You are on page 1of 6

 04/03/2018 - 23:01 Ι Clarin.

com Ι Economía Ι Economía

Mobile World Congress 2018

La telefonía móvil se prepara para


las comunicaciones del futuro
El 5G fue la estrella de la feria de Barcelona. Y predicen una nueva
revolución industrial. Los planes de la Argentina para ponerse a tiro.

La estrella. Varios fabricantes presentaron prototipos y avances con las redes de quinta generación.

Damián Kantor

“La tecnología 5G definirá el próximo salto hacia un mundo más


inteligente, en el que las personas, los vehículos, las casas y los dispositivos
estén completamente conectados, generando así nuevas experiencias,
conocimientos y capacidades para todos”, remarcó Richard Yu, CEO
mundial de la unidad de consumo de Huawei, en el evento de la marca
china en el Mobile World Congress, en Barcelona. Barcelona. Entre el lunes
y jueves pasado, durante la principal exposición de tecnología móvil, el 5G
superó en protagonismo a los lanzamientos de las grandes multinacionales
de la industria: Samsung, Huawei, Lenovo, Sony y el fabricante de chips
Qualcomm.

El salto a las redes 5G (quinta generación) implica ensanchar 50 veces el


ancho de banda estándar en el mundo y para muchos impulsará una nueva
revolución industrial. En varios países del mundo ya se hacen pruebas,
pero estos avances contrasta con el retraso tecnológico de la Argentina.
Para el Gobierno, la prioridad es expandir la cobertura 4G en el territorio,
que "hoy alcanza apenas al 30% del territorio y unos 15 millones de
usuarios", explicó el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, cabeza de
la nutrida delegación de funcionarios y empresarios que asistieron al MWC
2018. "Dentro del plan de conectividad, tenemos previsto conectar 2
millones de hogares en los próximos dos años", añadió en una charla
que mantuvo con el Económico.

La actualización de las redes ya es un hecho. En la misma exposición, la


operadora telefónica T-Mobile anunció que desplegará 5G en 30 ciudades
de Estados Unidos este año, comenzando con Nueva York, Los Angeles, Las
Vegas y Dallas, adelantó el CTO de la empresa, Neville Ray. El operador
usará equipamiento de Nokia y Ericsson. T-Mobile comunicó que ya
trabajan en la implementación de radiobases LTE "listos para 5G".
"También hay avances en Corea y Singapur. En la Argentina, las operadoras
está haciendo pruebas con el 4,5G, lo que representa una mejora
sustancial", desliza Bruno Drobeta, director Comercial Mobile de Samsung
Argentina. Este ejecutivo lo puso en números. "El 4G implica un ancho de
banda teórico de 20 gigas. El 4,5G va de 100 a 300 gigas. El 5G es un
terabyte", dijo. Desde una telefónica agregaron que efectivamente se
vienen haciendo pruebas e investigaciones sobre las redes, pero que por el
momento "no tenemos nada que comentar".
Para los argentinos, la feria transcurrió entre las novedades del mundo
desarrollado y los esfuerzos del Gobierno y las operadoras para ponerse a
tiro. Un día antes de la apertura oficial, como es habitual, los mayores
fabricantes de celulares presentaron sus modelos estrella. Samsung
presentó el Galaxy S9, un smartphone potente dotado de cámaras de
altísima definición y una nueva versión del Bixby, un asistente virtual
basado con Inteligencia Artificial. Las chinas Huawei y Lenovo mostraron
modelos de laptops y tablets, pero la renovada Nokia ratificó que está
dispuesta dar pelea nuevamente. Lanzó cinco nuevos dispositivos, con muy
buenos diseños y de bajo costo.

El Galaxy S9 y sus cámaras de alta de nición aptas para disfrutar la realidad virtual.

Nacida en Finlandia, Nokia lideró la categoría a nivel global (lo mismo que
en la Argentina) de 2005 a 2012. Caída en desgracia por el avance de
Samsung y Apple, la marca pasó a Microsoft hasta mayo de 2016, cuando la
finlandesa HMD Global (conformada por varios ex altos ejecutivos de la
vieja Nokia) compró la licencia. Detrás de tanta pirotecnia, la marca ahora
se prepara a desembarcar en la Argentina. Fuentes de la industria
confirmaron que Solnic, una empresa nacional, obtuvo la licencia de la
marca y que está fabricando los primeros modelos para lanzarlos en el
país, "en el primer semestre del año". Datos de la consultora IDC, el ranking
de ventas local en 2017 lo lideró Samsung (57% del market share), seguido
por LG (15%), Motorola (12%) y Huawei (7%). Los analistas creen que el
reingreso de Nokia modificaría este cuadro.

Nokia 8110 4G Reloded. La nueva versión de un viejo éxito de la marca, popularizado en la película Matrix.

Los smartphones avanzan en velocidad de procesamiento, ofrecen nuevas


prestaciones, incorporan más cámaras y de mayor definición y los
fabricantes introducen mejoras y variantes de inteligencia artificial. Por
software y también por hardware. En concreto, la AI le permite al
dispositivo "aprender" del usuario para asistirlo en distintas formas: para
sugerirle restoranes, alternativas de rutas según el tráfico, anticipar el
clima y proponerle un buen restorán de la zona. El único obstáculo es la
conectividad, el acceso a Internet y un ancho de banda adecuado.
Ibarra subraya que eso es prioritario para el Gobierno. "Un objetivo es
duplicar la cantidad de radiobases (antenas) para pasar de las 15.000 que
tenemos ahora a 30.000. Y ubicarlas en las áreas de mayor demanda, para
descongestionar las comunicaciones, pero sobre todo la velocidad de
Internet", dijo. El ministro adelantó que tienen previsto licitar nuevos
rangos de frecuencia pertenecientes a Arsat y las devueltas por Arlink, del
grupo Vila-Manzano "en los próximos meses, entre mayo y julio", todo con
el objetivo de acelerar el despliegue de la red 4G en el país.

La telefonía es un negocio dual. Además de los fabricantes de terminales,


están los proveedores de infraestructura. Algunas empresas juegan a dos
puntas, es decir, fabrican y diseñan teléfonos y también antenas y equipos
para las redes: Huawei, Ericsson y Nokia, por ejemplo. Juan Bonora, de
Huawei, observa que hay avances concretos en infraestructura: "Hay
despliegue de fibra óptica, que mucho tiene que ver con el futuro del 5G.
Si bien esto no incide directamente en las comunicaciones móviles, ayuda a
descongestionar el tráfico de la red", señaló. Por otro lado, agrega que
"efectivamente faltan radiobases en las frecuencias 4G, pero no por falta de
inversiones. Hay muchos distritos y municipios que se oponen a la
instalación de antenas".

El Mobile World Congress se desarrolla anualmente en la Fira Barcelona,


un gigantesco predio ubicado en L'Hospitalet de Llobregat. Funcionarios,
operadores, fabricantes y analistas palpitan los futuros pasos de una
industria que factura cada vez más. Un informe indica que en 2017, los
servicios móviles generaron el 5% de del PBI de América latina: alrededor
de US$ 260.000 millones. Y estiman la inversión total de las telefónicas en la
región, "destinada principalmente a la cobertura 4G, alcanzará US$70.000
millones hasta 2020. Siempre y cuando no se corte la llamada.

PUBLICIDAD