You are on page 1of 5

Una pequeña síntesis de la introducción filosófica al derecho de la obra de

Goldschmidt.-

I. Sostiene el autor citado en el año 1960 en su el prefacio a la primera edición de


su obra Introducción Filosófica al Derecho que la introducción al derecho
aborda más bien, como primera asignatura de la carrera jurídica, el primer tema
del derecho que consiste en una exposición del mundo jurídico.-

Dice que el estudiante hará bien en aprender dos cosas: La primera está en saber
que ninguna materia está expresada en una solo libro. La segunda que el libro no
sustituye al profesor, ni el profesor al libro. El libro se dirige a un lector anónimo,
mientras que el profesor habla a personas de carne y hueso.

El mundo jurídico no es nada menos que el mundo de la convivencia social. El


joven jurista debe saber que el mundo no es algo hecho sino que es algo que se
hace y que es él quien colabora en su construcción.-

Por su parte en el prefacio que realiza en el año 1961 a la segunda edición de la


obra citada dice que el mundo jurídico en el que todos nos movemos, se compone
de un orden de repartos, valorando por la justicia y descrito e integrado por las
normas; que las últimas son los caminos gracias a los cuales avanzamos. Que la
equivocación está en suponer que la función del jurista consiste en vencer al
adversario en la controversia de intereses planteada. En realidad, es el jurista
quien a sabiendas reparte con justicia.-

Repartir con justicia es el fundamento de la paz social; y la paz social es el


requisito imprescindible de la vida, del progreso y del bienestar en la sociedad.-

El éxito que el jurista debe buscar es el del reparto justo.-

En el prefacio a la cuarta edición en 1972 agrega que arrancando desde mediados


del siglo XIX, tres épocas pueden distinguirse dentro de las doctrinas referentes a
la naturaleza del Derecho.-

En el primer período que puede llamarse el de la complejidad impura, los


autores mezclan de manera confusa elementos sociales, normológicos y
valorativos.-

Esa fase produce la reacción de la simplicidad pura. El gran depurador es Hans


Kelsen que purifica el concepto del Derecho. El elemento social es extrañado y
confinado a la sociología. El ingrediente valorativo es excomulgado del ámbito de
la ciencia y vagabundea por el campo de la política.-

Esas dolorosas operaciones produjeron a su vez una nueva reacción, que quería
salvar el ideal de la pureza, haciéndolo compatible con la complejidad del mundo
jurídico. Entramos pues, en la tercera etapa, la de la complejidad pura. Se trata,
en otras palabras, de mantener la triplicidad de los elementos por un lado, pero
aunándola al ideal Kelseniano de la pureza. En este orden se llevan a cabo
diversos intentos, como por ejemplo el Tridimensionalismo de Miguel Reale, el
Integrativismo de Jerome Hall, y la Egología de Carlos Cossio.-

Ahora bien, hay que distinguir, en primer lugar, entre concepciones y teorías y,
en segundo término, entre idealismo y realismo genéticos.-

La diferencia entre concepción y teoría consiste en que la primera constituye


meramente un programa, mientras que la segunda contiene la elaboración
pormenorizada de un ideario.-
II. En su obra Goldschmidt afirma que aunque muchos juristas están de acuerdo
en que el mundo jurídico se compone de una dimensión social, otra valorativa
y una tercera normativa, este acuerdo no constituye sino un mero programa, por
lo que urge idear en primer lugar, una fórmula que nos permita ensamblar las tres
dimensiones (problema de integración) y luego en segundo lugar, ejecutar esta
fórmula (problema de la realización de la integración).-

Se pregunta si no podría comprender también la economía, la sico-sociología por


ejemplo y responde que ello no es así porque los objetos del conocimiento
pertenecen ontológicamente, o a objetos materiales asequibles a los sentidos y a
la razón, o a objetos de la propia sique asequibles a la introspección y a la razón,
o a objetos ideales (enunciativos o valorativos) asequibles solo a la razón.-

Dice que la dimensión social está formada por objetos materiales, la dimensión
normológica por objetos enunciativos y la dimensión dikelógica por objetos
ideales valorativos. Cualquiera de las tres dimensiones pueden absorver objetos
de otro contenido, pero ellos pertenecerían necesariamente a cualquiera de las tres
dimensiones.-

Nos continúa diciendo que la interpretación de las tres dimensiones puede llevarse
a cabo, de acuerdo con una fórmula idealista o en virtud de un esquema
realista.-

Si partimos del Cristianismo que recoge al realismo genético religioso monoteísta,


podemos dar al tridemensionalismo una base firme. Encontramos en primer lugar,
la sociedad formada por hombres que tienen una relativa independencia con
respeto al creador, ya que existe el libre albedrío gracias al cual el hombre tiene
autarquía moral. Al lado de la dimensión social se halla la normativa. Finalmente
nos encontramos con los valores. En otras palabras: si uno no cae presa del
fatalismo en lo que concierne a la estructuración de la sociedad y al
establecimiento de las normas y, por el otro lado no extiende equivocadamente el
libre albedrío al establecimiento de las pautas morales, la integración del
tridimensionalismo resulta hacedera.-

III. Nos recuerda que la concepción jurídica no logró durante medio siglo
transformarse en una auténtica teoría trialista del mundo jurídico por la sencilla
razón de que de las tres ciencias jurídicas constitutivas una sola había sido
correctamente desarrollada, la normológica. Ella atraviesa en su historia tres
etapas que actualmente conviven dentro de su área.

En la primera que va desde la época romana hasta el principio del siglo XIX
había sido casuística que se servía de la analogía. Las segunda fase se caracteriza
por la aparición de la norma general. El tercer período se destaca porque en el
los juristas ensamblan las diversas normas en ordenamientos normativos.

Es Hans Kelsen el que sistematiza a las tres etapas del desarrollo de la jurística
normológica en su llamada Teoría Pura del Derecho. En ella confluyen, en
coherencia sistemática, la casuística, el análisis de la norma y la expresión del
ordenamiento normativo.-

La sentencia como norma individual, la norma como juicio hipotético y el


ordenamiento normativo como pirámide jurídica constituyen las tres cumbres
de la suma dogmática Keynesiana.-
La dimensión social no encontró en cambio, una elaboración adecuada.
Necesitamos un turística sociológica. Debemos buscar las categorías sociales que
contemplan el material estimativo del valor justicia.-

La ciencia de la justicia despierta ya en la antigüedad dentro de la esfera de la


filosofía. Platón escribe en su obra “La República” el primer libro clásico de la
axiología dikelógica: en ella se esboza el contenido de un régimen justo, según el
leal saber y entender de su autor.-

Si bien las aportaciones filosóficas y teológcas a la dikelogía son imperecederas,


distan mucho de ser suficientes para las necesidades de los juristas. Urge elaborar
una jurística dikelógica, en estricta relación con la jurística sociológica y
normológica.-

IV. El Estado es sociológicamente un orden de repartos, normológicamente un


ordenamiento normativo y dikelógicamente un régimen de justicia.-

La justicia sociológica busca las categorías sociales que contemplan el material


estimativo del valor justicia, e investiga este mismo material. Importa que se trate
de un fenómeno social que sea susceptible de una valoración dikelógica.-

La justicia normológica se ocupa de la captación lógica de los repartos y de sus


conjuntos.-

V. La justicia es una valor. Los valores, a su vez son entes ideales enunciativos o
exigentes.-

La realidad ideal, como cualquier otra se compone de naturaleza y cultura. Hay


una realidad exigente material. Mencionamos todos los valores superiores, tales
como justicia, caridad, fortaleza, prudencia, etc. Hay valores naturales como
valores fabricados. Los valores naturales a su vez son absolutos o relativos a
valores absolutos naturales.-

La justicia es un valor material absoluto; el poder es un valor material relativo.-

La justicia tiene una función pantónoma: valora la totalidad de los repartos


futuros, presentes y pasados. He aquí la auténtica justicia, la jurística divina. Su
realización es imposible para el hombre que desconoce el futuro, al que se le
escapó el pasado y que solo domina muy imperfectamente la actualidad.-

La justicia humana es necesariamente fraccionada. Es necesariamente imperfecta


en su realidad. La justicia de cualquiera de nuestras resoluciones se vicia por el
desenvolvimiento incesante del mundo.-

El reparto debe cumplir con el supremo principio de justicia.-

Los partidarios del Derecho Natural lo buscan en la naturaleza humana social, es


eterno, universal completo. Corrige los errores del derecho fabricado.-

VI. Goldschmidt divide la teoría trialista del mundo jurídico en una parte
general que esboza la teoría trialista del mundo jurídico como totalidad, y una
parte especial que analiza la teoría trialista desde sus diversas secciones.-

Clasifica el mundo jurídico parte general en jurística sociológica; jurística


normológica; y jurística dikelógica.-
A su vez, clasifica el mundo jurídico parte especial en derechos en su totalidad
(Derecho Internacional Privado y Derecho Canónico) y Derecho Nacional
(Público y Privado).-

Esboza los rasgos esenciales del Derecho Internacional Privado y el Derecho


Canónico, que por una razón u otra brindan un aspecto muy diferente del que nos
ofrece el Derecho Intraestatal.-

Por el otro lado, sostiene que tanto el Derecho Internacional Privado, como en
mayor medida aún el Derecho Canónico, no suelen estar en el centro de atención
del jurista, que por ende, fácilmente llega a identificar derecho con Derecho
Intraestatal, identificación inexacta y fuente de concepción erróneas.-

Dice que sabemos con exactitud, que el Derecho Privado comprende el conjunto
de repartos autónomos, y sabemos igualmente que desde este ángulo visual nos
encontramos con Derecho Privado en todas las materias jurídicas, pero también
que tradicionalmente se agregan las materias en disciplinas de Derecho Privado o
Público, según su prevalencia en su área, del reparto autónomo o del reparto
autoritario.-

El Derecho Privado, en sentido tradicional, contempla la vida familiar y la vida


económica.-

Sostiene que el industrialismo, consecuencia de la aplicación de las creencias


naturales a partir de principios del siglo XIX y del capitalismo, da nacimiento a
un nuevo binomio: patrón-obrero. La finalidad del Derecho Social consiste en
amparar a la parte más débil que es el asalariado, contra la parte fuerte, o sea,
contra el patrón.-

El ordenamiento normativo civil constituye un sistema material. Otro tanto cabe


decir del ordenamiento normativo comercial. En cambio, parece que el
ordenamiento normativo social sólo es un sistema material a favor del asalariado.-

VII. Desde la elaboración básica de la teoría trialista del mundo jurídico,


producida por Werner Goldschmidt y a la par de sus desenvolvimientos, la
Fislosofía del Derecho logró importantes avances entre los que se destacan los de
la lógica jurídica y la argumentación.-

Existen hechos unitarios susceptibles de ser subsumidos en una pluralidad de


normas, con la subsiguiente generación de diversos conflictos normativos a ser
resueltos. Destaca la ventaja que la teoría trialista del mundo jurídico presenta
frente a concepciones formales normológicas del Derecho, (conf. Juan José
Bentolila; Jornadas de Filosofía del derechos en Conmemoración del
Vigésimo Aniversario del Fallecimiento deWerner Goldschmidt y Carlos
Cossio).-

Las bondades de una Teoría del Derecho se advierten especialmente, en la


medida que sirva para describir con plenitud la actividad de los operadores
jurídicos. El derecho es un fenómeno complejo que hace más de cuarenta años
Goldschmitd ya destacaba la necesidad de reconocer la complejidad del objeto a
tratar, mediante el reconocimiento integrado de los aspectos fácticos, normativos
y axiológicos del fenómeno jurídico. Goldschmidt construyó un concepto de
norma que permite al jurista prestar especial atención al grado de cumplimiento
que tienen tanto la norma aislada como el ordenamiento normativo.
Golschmidt efectuó una fuerte búsqueda en el respeto por la dignidad del ser
humano (conf. Mario Chaumet en las jornadas mencionadas).-
En conexión con la visión abarcativa del fenómeno jurídico de Goldschmidt, la
ciencia jurídica tiene que hacerse cargo de todo lo que se necesita para vivir el
Derecho. Para esto, es necesario saber más que lo que se reconoce habitualmente
como jurídico. Podría aceptarse que el problema del valor no pueda conocerse
científicamente, pero no que la realidad social no sea susceptible de un estudio
científico. Dejando de lado la realidad social, se pierde la posibilidad de pensar
el país (conf. Ciuro Caldani en las jornadas mencionadas anteriormente).-

VIII. El operador del derecho debe tener en cuenta la realidad social –sus
necesidades y valores- para la aplicación de la norma o normas que regulan
conductas en particular, normas que no deben violar el ordenamiento jurídico en
general, y realizar todo lo necesario para que este último satisfaga aquellas
necesidades y valores y para efectuar un orden de repartos con justicia y equidad
para hacer efectiva de manera más integral posible la dignidad humana.-

Por Jorge Rubén Danzi