You are on page 1of 5

ACTIVO NO CORRIENTE

El activo no corriente o activo fijo de una empresa está formado por todos los activos
de la sociedad que no se hacen efectivos en un periodo superior a un año, es decir
que tienen una vida útil superior al año. Es una parte del activo, dentro del balance
de situación de una empresa.
Los activos no corrientes son duraderos y poco líquidos, porque se necesita tiempo
para convertirlos en dinero efectivo. Son un elemento importante en la estructura
económica de la empresa, pero al ser inversiones a largo plazo, no sirven para
conseguir liquidez (dinero) para la empresa en el corto plazo. Son recursos que
sirven para el negocio en el largo plazo, como por ejemplo un local, una furgoneta,
los ordenadores, una patente, etc.
La idea es mantenerlos en la empresa durante un largo periodo de tiempo. Por
ejemplo la maquinaria utilizada en la fabricación de muebles o una nave industrial
sufren poco desgaste y tienen una vida útil muy larga. Hay que tener en cuenta que
aunque son duraderos no son eternos.
Es importante señalar que el valor de un activo en los libros contables es el precio
de compra, incluyendo los costes de la compra y descontando la amortización anual
de ese activo. Según el tipo de bienes que disponga una empresa en su activo no
corriente podremos adivinar a qué actividad se dedica.
Los activos no corrientes, si bien son duraderos, no siempre son eternos. Por ello,
la contabilidad obliga a depreciar los bienes a medida que transcurre su vida normal,
debido a que éstos lo hacen de forma natural por el paso del tiempo, por su uso, por
el desgaste propio del tiempo que se use ése activo y por obsolescencia, de forma
que se refleje su valor más ajustado posible, o a amortizar los gastos a largo plazo
(activo diferido). Para ello existen tablas y métodos de depreciación y de
amortización.
Mediante la depreciación y la amortización, se reduce el valor del bien y se refleja
como un gasto (menor valor del bien) y se aplica el gasto pagado adelantado en el
periodo que le corresponde. (Cabe mencionar que los activos son los derechos de
la empresa)

Clasificación del activo no corriente

 Inversiones financieras a largo plazo, como por ejemplo la adquisición de


valores de renta fija a largo plazo, acciones y aportes de capital.
 Elementos del inmovilizado, comprende los bienes inmuebles, bienes
muebles y útiles, equipos, maquinas, terrenos, intangibles, etc. Los
inmuebles forman el activo no corriente excepto si es una empresa
inmobiliaria, que se dedica a comprar y vender inmuebles. En ese caso,
serían activo corriente.
 Activos intangibles, son aquellos que no se pueden cuantificar físicamente
pero que producen o pueden producir beneficios para la empresa, como por
ejemplo los derechos de uso de la propiedad industrial o intelectual, o una
patente.

CUENTAS DE ACTIVO NO CORRIENTE


o Terrenos
o Edificios
o Depreciación acumulada de Edificio
o Mobiliario y equipo
o Depreciación acumulada de mobiliario y equipo de oficina
o Equipo de transporte
o Depreciación acumulada de equipo de transporte
o Equipo de servicio
o Depreciación acumulada de otro tipo de servicio
ACTIVO CORRIENTE

El activo corriente, también llamado activo circulante o líquido, es el activo de una


empresa que puede hacerse liquido (convertirse en dinero) en menos de doce
meses. Como por ejemplo, el dinero del banco, las existencias, y las inversiones
financieras.

Además podemos entender el activo corriente como todos aquellos recursos que
son necesarios para realizar las actividades del día a día de la empresa. Se conoce
como corriente porque es un tipo de activo que se encuentra en continuo
movimiento, puede venderse, utilizarse, convertirse en dinero líquido o entregarse
como pago sin demasiada dificultad.

En contabilidad, cuando analizamos el balance de situación de una empresa,


podemos diferenciar entre activo, pasivo y patrimonio neto. Dentro del activo,
encontramos el activo corriente, que es el activo que se hace efectivo a corto plazo
y el activo no corriente, que es el activo que se hacen efectivos en un periodo
superior a un año.

Ahora bien sabemos que para el buen funcionamiento diario de la empresa, el activo
corriente debe ser mayor que el pasivo corriente, es decir, que los recursos de los
que disponemos(activo corriente) sean mayores que las deudas a corto plazo
(pasivo corriente) para poder hacerlas frente. Sin embargo, ante esto último se
pueden dar varias situaciones:

Pasivo corriente mayor que el activo corriente: Seria una situación peligrosa dado
que tendríamos más deudas a corto plazo que recursos para poder pagarlas.

Activo corriente igual que el pasivo corriente: Estaríamos ante un punto de equilibrio
en el que la liquidez de la empresa está asegurada, pero en el momento que alguno
de nuestro deudores no nos pagase a tiempo nuestros activos líquidos serian
inferiores a las deudas a corto plazo y por consiguiente estaríamos en la situación
en que el pasivo corriente seria mayor que activo corriente.

El balance de situación de una empresa se representa de la siguiente manera. El


activo es igual al pasivo más el patrimonio neto. El fondo de maniobra, es el activo
circulante (o corriente) menos el pasivo corriente (que son las deudas exigibles a
corto plazo). Al activo no corriente anteriormente se le conocía como activo fijo.

CLASIFICACIÓN DEL ACTIVO CIRCULANTE


o Activos no corrientes mantenidos para la venta.
o Existencias.
o Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar.
o Inversiones en empresas del grupo y asociadas a corto plazo.
o Inversiones financieras a corto plazo.
o Periodificaciones a corto plazo.
o Efectivo y otros activos líquidos equivalentes
CUENTAS DEL ACTIVO CORRIENTE

o Caja y bancos. Naturalmente que estos son activos corrientes puesto que
ya son dinero en efectivo. En este grupo no debe incluirse los CDT que se
tienen en una entidad financiera puesto que estos se consideran una
inversión, y no se pueden considerar efectivo hasta tanto no venza el plazo
pactado, plazo que si es inferior a un año se considera activo corriente, de lo
contrario será activo no corriente.

o Inversiones. Corresponde a los recursos que la empresa ha invertido en


Títulos valores, Acciones y cuotas partes entre otros. Igual que los CDT, las
inversiones se deben clasificar según el tiempo necesario para convertirlas
en efectivo. Por costumbre se ha considerado que todas las inversiones se
clasifican en activos corrientes y no siempre es así, toda vez que bien pueden
existir inversiones que aunque sea posible convertirlas en efectivo, no es la
intención de la empresa. A manera de ejemplo tenemos las acciones y/o
cuotas partes, las cuales algunas empresas las adquieren con la intención
de mantenerlas por tiempo indefinido lo que las lleva a convertirse en activo
no corriente.

o Clientes. Corresponde a las deudas que los terceros tienen con al empresa.
Estos terceros pueden ser los clientes (Cartera), socios, trabajadores, etc.
Por lo general este rubro siempre es activo corriente puesto que la empresa
no concede préstamos ni créditos a largo plazo, en especial las empresas
industriales, comerciales o de servicios. No sucede lo mismo con las
entidades financieras cuyo objeto social es precisamente prestar dinero a los
clientes a plazos que pueden llegar inclusive a 15 años como en el caso de
los préstamos para vivienda.

o Inventarios. Los inventarios por obligación deben ser activos corrientes


puesto que una empresa no puede darse el lujo de comprar mercancías para
almacenarla durante meses o años. De hacerlo incurriría en un alto costo
financiero por tener recursos inmovilizados que no generan Rentabilidad
alguna. Lo ideal en el caso de los inventarios es acercarse en lo posible a lo
que se conoce como inventario cero (Producción justo a tiempo). Considerar
un inventario realizable a más de un mes significa tener recursos
subutilizados que no sólo no generan renta sino que implica incurrir en un
costo para conservar y mantener ese inventario, adicional al deterioro normal
que sufre toda mercancía. (Vea: Capacidad ociosa)