You are on page 1of 3

¿Qué es el daño al proyecto de vida?

Comencemos este ensayo con una pregunta ¿Cuáles son sus sueños en la vida? Como ejemplo
pondré a mi profesor de karate, Kiei. El karate es su pasión y lo practica desde hace más de 20 años,
compitiendo a escala internacional desde hace 3 años. Él anhela llegar a ser campeón y casi lo ha
logrado, pues en la última competencia internacional en España quedó en segundo lugar de su
categoría. ¿Qué sucedería si Kiei mientras camina por la calle es arrollado por un carro y queda
inhabilitado de usar las piernas de por vida? Salta a la vista que esa lesión le impediría poder
continuar con su vida, con su enseñanza de las artes marciales y frustraria su sueño de ser campeón
internacional.

¿Qué nos dice la lógica en este caso? Que el chofer debería pagarle los daños causados además de
darle una cuantiosa indemnización por haberlo imposibilitado de volver a practicar el deporte que
marcó su vida. ¿Qué nos dice el Código Civil? En los artículos 1321 y 1322 señala que los daños
indemnizables pueden ser de tres clases: 1) daño emergente, 2) lucro cesante y 3) daño moral. O
sea, a Kiei le deberían pagar por 1) gastos del hospital, 2) salario que dejará de percibir al no poder
dar clases de karate; y 3) el daño emocional que le provocó el ser arrollado. ¿Acaso el código no está
olvidando regular algo fundamental? ¿Acaso no hay indemnización alguna por haber frustrado los
sueños de ese pobre hombre? Se podría pensar que dicha indemnización puede incluirse en el daño
moral, pero a mi parecer ello no sería posible, pues el “daño moral” tiene una distinta naturaleza
jurídica del daño que indemniza la imposibilidad de ver realizado un sueño. Mientras el primero
implica una lesión a la estructura psicosomática, de carácter psíquico-emocional, el segundo implica
un menoscabo a la libertad de la persona, a su a su expresión fenoménica convertida en actos, en
conductas las que son frustradas, menoscabadas o retardadas (1). Por lo tanto, al parecer en nuestra
legislación, no hay un mecanismo que expresamente nos habilite a solicitar dicha indemnización,
pero si miramos la jurisprudencia interamericana observaremos que en ella sí se considera como
indemnizable ese daño el cual la doctrina llama el “Daño al Proyecto de Vida”.
El Dr.Díaz nos señala que “en el proyecto de vida el ser humano marca su destino, fija sus metas, a
las cuales dirigirá todos sus esfuerzos. La libertad se manifestará concretamente en la búsqueda o
en la realización de dichas expectativas(2)” . En consecuencia, el daño al proyecto de vida es aquel
daño que afecta “el destino que la persona otorga a su vida(3)” y que debe ser indemnizado en tanto
la frustración o retardo de dicho proyecto “originará un vacío existencial difícil de suplir o sustituir
por otro proyecto(4)”. Así el daño al proyecto de vida se expresa mejor como un daño a la libertad
de la persona, pues le quita la libertad de desarrollarse como deseaba. No obstante, debe ponerse
en claro que el proyecto de vida debe estar “vinculado con metas razonables, esperanzas fundadas
o proyectos accesibles(5)” y no con meras expectativas sin base real, pues sino caeríamos en la
arbitrariedad.

Regresando al tema central, aunque la indemnización por este daño no se encuentra expresamente
en la ley, ello no significa que no pueda ser indemnizado en nuestro ordenamiento jurídico. Lo único
que necesitamos es encontrar una base legal que nos sirva de fundamento; y ese riguroso trabajo
ha sido realizado por el Dr.Sessarego vanguardista en esta temática. Él señala que existen en tres
pilares centrales para solicitar una indemnización por daño al proyecto de vida: 1) El artículo 3 de la
Constitución, pues protege los derechos fundamentales de la persona no recogidos expresamente
en la Constitución pero sí reconocidos internacionalmente; 2) el artículo 1985 del Código Civil,
porque da la amplia noción de los “daños a la persona” dentro de la cual puede subsumirse el daño
al proyecto de vida; y 3) el artículo 5 del código civil, que apoyaría al artículo anterior señalando que
el derecho a la libertad de la persona es irrenunciable y, como dijimos antes, el proyecto de vida es
una expresión de la libertad de la persona(6). Cabe mencionar que lo anteriormente dicho no es
sólo un análisis abstracto, algo tangible que se ha plasmado en algunas sentencias de nuestro país,
las cuales no comentaremos en este ensayo por motivo de espacio(7).

En conclusión, debo señalar que en el Perú no existen normas expresas que regulen el daño al
proyecto de vida, pero se cuenta con una base legal que, aunque escasa, es suficiente como para
aplicar este tipo de indemnización. Por lo tanto, es responsabilidad de nosotros los abogados el
hacer lo necesario para que nuestros clientes, en caso de que hayan visto su proyecto de vida
frustrado reciban una buena indemnización en caso de ver frustrado su proyecto de vida y, al menos,
atenúen su pena.

Stéfano D’Ambrosio Núñez


(Miembro de la Asociación Foro Académico)
(1) FERNANDEZ DE SESSAREGO, Carlos. “El daño al proyecto de vida en la
doctrina y jurisprudencia contemporáneas”. En: Foro Jurídico, Lima, Año 10, N°10, En imprenta.
(2)DÍAS CÁCEDA, Joel Christopher. “Los conceptos de ‘daño a la persona’ y ‘daño al proyecto de vida’
en las reparaciones por violaciones a los derechos humanos en el Perú”. Tesis para título profesional
de abogado. Lima, Perú., 2004, Pontificia Universidad Católica del Perú, pag 12.
(3)FERNANDEZ DE SESSAREGO, Carlos. “Apuntes sobre el daño a la persona”. En: Ius et Veritas, Lima,
Año 8, N°25, Noviembre del 2002, pag 16.
(4)FERNANDEZ DE SESSAREGO, Carlos. “Daño moral y daño al proyecto de vida”. En: Revista Jurídica
del Perú, Lima, Año 52, N°31, febrero del 2002, pag 51.
(5)FERNANDEZ DE SESSAREGO, Carlos. “El daño al proyecto de vida en la doctrina y jurisprudencia
contemporáneas”. En: Foro Jurídico, Lima, Año 10, N°10, En imprenta.
(6)FERNANDEZ DE SESSAREGO, Carlos. “El daño al proyecto de vida en la doctrina y jurisprudencia
contemporáneas”. En: Foro Jurídico, Lima, Año 10, N°10, En imprenta.
(7)Para mayor información sobre la jurisprudencia consultar el artículo del profesor Sessarego
titulado “El daño al Proyecto de Vida” que se publicó en la 10ma edición de la “Revista Foro Jurídico”.