You are on page 1of 8

La decisión sobre la renta petrolera: del hecho

económico al hecho político y su disfraz jurídico


RODOLFO QUIJADA
El objetivo del presente trabajo es analizar cómo es posible disfrazar en términos
jurídicos a la renta petrolera –que es una realidad esencialmente económica- y que conlleva
a un problema de investigación política.
Desde la década de 1960 se ha planteado la necesidad de comprender la naturaleza
específica de un Estado y un tipo de relaciones políticas asociadas a la presencia de la renta
generada por un recurso natural. Por siempre, los países han generado productos naturales
que les ha permitido acceder a un ingreso que –en función de las reglas políticamente
establecidas se distribuye socialmente. Sin embargo, esta renta generó un tipo específico de
configuración social que ha impactado en las posibilidades de modernización económica y
política de los países en desarrollo. Es el nacimiento de la idea de «rentismo» y la
emergencia del «Estado rentista», traduciéndose el rentismo como problema político,
disfrazado en términos jurídicos.
Para la doctrina la definición de la renta es uno de los rasgos que identifican el
carácter del soberano. Es por ello que, aunque basado en un hecho económico, la renta y
sus implicaciones han sido siempre un hecho claramente político. Ya a principios del siglo
XX se utilizaba la expresión «Estado rentista» para dar cuenta de aquellos Estados
europeos que extendían préstamos a Gobiernos no europeos. El concepto de Estado rentista
–tal como se le conoce hoy- es un fenómeno propio de los países en desarrollo. Sin
embargo, el uso contemporáneo del término da cuenta de la situación prerrevolucionaria en
Irán en la década de 1970, en donde las nacionalizaciones radicales transformaron el
modelo de explotación petrolera heredado del período colonial hacia un estatismo. La
expresión «Estado rentista» da cuenta de la etapa que –aunque es determinada
arbitrariamente señala en sentido amplio cuando los países reciben una base regular de
cantidades sustanciales de renta económica externa y en el cual los efectos del sector
petróleo es significativo y todavía el resto de la economía no tiene una importancia
secundaria.
Sin embargo muchos autores prefieren definirlo en términos de la economía
política: el Estado rentista es un subconjunto de la economía rentista y la naturaleza del
Estado se examina a través de su tamaño relativo en la economía y las fuentes y estructuras
de su ingreso. El Estado es el sistema social encargado de la administración del poder,
aparato u organización de gobierno o poder que ejerce el monopolio del uso legal de la
violencia, tal como lo define Foucault.
De acuerdo con Yates1, en el Cuadro N° 1 se delinea cuatro características que
deben estar presentes para que un Estado pueda ser catalogado con rentista.

• En la economía –donde el Estado es un subconjunto- debe predominar las situaciones de renta.


I

• El origen de la renta debe ser externa a la economía, es decir, la renta debe provenir
predominantemente del extranjero: la renta doméstica, aunque tienda a predominar, no es suficiente
paracaracterizar a un Estado rentista en tanto que debido a que la renta económicaes el pago a un
II factor que sólo resulta de la producción, la inversión y el manejo de riesgo

• En un Estado rentista sólo unos pocos están involucrados en la generación de la renta mientras que la
mayoría está activamente involucrada con su distribución y consumo.
III

• Finalmente, la renta está concentrada en manos de pocos


IV

Cuadro N° 1

Visto de esta manera, para muchos autores la teoría del rentismo plantea que éste
fenómeno genera «patologías políticas», y de lo cual Moore2, señala siete rasgos que
caracterizan a este fenómeno, tal como se muestra en el Gráfico N° 1. A esta situación se le

1
Yates, Douglas A. (1996). The Rentier State en Africa: Oil Rent Dependency and Neocolonialism in the Republic of
Gabon. Trenton, Estados Unidos, Africa World Press.
2
Moore, Mick (2003). “The New Fiscal Sociology in Developing Countries”. Ponencia presentada en el 2003 Annual Meeting of the
American Political Science Association. Filadelfia, Estados Unidos, 28-31 de agosto.
denominó «maldición de los recursos», aunque también se le conoce como «enfermedad
holandesa».

La política en los
Intervención externa,
Gran autonomía del estados minerales
resultado de la visión
Estado frente a los tiende al golpismo en
del recurso como un La ausencia de
ciudadanos, tanto que aquellos
commodity de
fundamentalmente que no están en el incentivos para la
naturaleza estratégica
porque no necesita de centro del poder se política cívica
que motiva al Estado
ellos para garantizar encuentran tentados
a la intervención
sus ingresos a tomarlo, incluso por
política y militar
la fuerza

Los Estados rentistas


La inefectividad de la son más vulnerables
La no transparencia en
burocracia pública, ante la subversión ya
el gasto público,
fundamentalmente que, al no estar en
llegando incluso a una
relacionado con la relación con sus
debilidad en las
inexistencia de una ciudadanos, deja
instancias de control
meritocracia eficiente espacio para surjan
competidores

Gráfico N° 1
Rasgos que caracterizan a fenómeno de la Renta Petrolera

Así, se podría deducir que el Estado rentista –como categoría analítica- implica una
serie de problemas que conllevan a tipos de políticas o regímenes3 que debido a las
patologías políticas que le acompañan, podrían dificultar el establecimiento de la
democracia política.
Visto de esta manera los Gobiernos convencen a la ciudadanía de las bondades de la
reforma energética con promesas de un futuro mejor. Más crecimiento, más empleo,
menores precios de la energía, como beneficio concreto e inmediato de la estatización del
negocio petrolero, pero en el fondo se busca organizar la realidad política del país basada
en la energía del petróleo, lo que quiere decir, siguiendo los preceptos de Soriano4, que el
sistema técnico incide en lo político transformando la realidad política por estos
presupuestos técnicos. Así vemos la transformación del país desde un Estado rural agrícola

3 Quijada, Rodolfo; EL PETRÓLEO COMO RECURSO DE PODER E INSTRUMENTO DE POLÍTICA EXTERIOR

Universidad Central de Venezuela , Especialización en Política y Comercio Petrolero Internacional , Mayo 2017.
4 Soriano, Graciela: “La incidencia de la técnica en la Historia de las Formas Políticas”. En: Politeia N° 3. Facultad de

Ciencias Jurídicas y Políticas. Caracas, 1974. Pág. 67-91.


a un Estado moderno petrolero, en donde los logros técnicos (basados en la energía
petrolera) son aprovechados para fines políticos, creando de este modo la estructura del
Estado, ejerciendo su poder bajo la incidencia de la técnica en la forma política del Estado
moderno petrolero (alineando en esa dimensión las técnicas militares, diplomáticas y
organizativas del Estado venezolano), configurando en esa medida a la sociedad
subsecuentemente.
Visto de esta manera, dado que el petróleo y su manipulación es generador de
territorialidades multiescalares (intra, inter y extraterritoriales), asociadas a la localización
del recurso pero también a su circulación y a su disponibilidad, la relación entre el concepto
de poder y la explotación del petróleo es muy estrecha en términos geopolíticos. Primero,
por el control del mismo que pueden hacer ciertas naciones y segundo, por las asimetrías y
dependencias en el contexto internacional que ello propicia5.
De acuerdo a esta situación planteada surge la inquietud a responder en esta
pequeña investigación, ¿Cuándo puede, el petróleo de darse las condiciones necesarias,
convertirse en un elemento de poder tan importante que permita, por sí sólo, articular una
política destinada a incrementar el poder de un Estado en la escena nacional? ¿Las leyes de
hidrocarburos facilitan disfrazar este poder del Estado, ayudándolo a fomentar el petrolero
?
Es notorio que con la Ley de Hidrocarburos, antes y después de 1999 el poder
petrolero, centrado en Petróleos de Venezuela, es más amplio, es un verdadero “Estado
dentro del Estado”. Pdvsa está presente en casi todas las instituciones del país, asesora al
Gabinete económico del Ejecutivo Nacional, financia a organismos públicos y privados,
ejerce influencia en los partidos políticos, al gobierno y utiliza los medios de comunicación
para moldear la opinión pública.
Sin duda alguna, Pdvsa ha acumulado un poder de grandes proporciones. Se cree
dueña del petróleo y, por ende, de Venezuela. Considera que el Poder Ejecutivo,
Legislativo y Judicial (y los restantes) deben ser instrumentos de la organización petrolera.
En ese sentido, las Leyes de Hidrocarburos se planifican, para que emerjan grupos
de presión política, para sustituir a los partidos políticos que perdieron la dirección de la
historia y que están en franca decadencia o desaparecieron; y estos intérpretes, actores y

5
OdelL, Peter R. Petróleo y poder mundial: una interpretación geográfica. Caracas: Tiempo Nuevo, 1971.
líderes del proceso político, económico y social, aspiran históricamente a llevar al
presidente del Ejecutivo también como líder de la propia industria petrolera a gobernar
directamente y, de esa manera actuar, sin limitaciones de ninguna naturaleza, no solamente
en el negocio petrolero, sino en todas las actividades económicas, políticas y sociales, bajo
la concepción política e ideológica que sustentan.

El nacionalismo intermitente
Parte del artículo: La nacionalización del petróleo:
de la historia a la historieta
por Fernando Luis Egaña
lunes, 5 febrero 2007
(http://webarticulista.net.free.fr/fe200705021344+FernandoEgana+Venezuela+petroleo.html)

Más tarde e invocando la defensa de la soberanía nacional, la "revolución bolivariana"


emprendió un conjunto de cambios contractuales y tributarios al esquema de
funcionamiento de la Apertura, diseñado en tiempos de bajos precios petroleros, para
migrar las iniciativas al formato de "empresas mixtas" con una mayoría accionaria de
Pdvsa. En un contexto de altos precios, el nuevo modelo conservaría el atractivo para la
inversión foránea, a no ser por el sobrevenido clima de hostilidad gubernativa.

Pero se trata de un "nacionalismo intermitente", porque a la par se entrega, por ejemplo,


la Plataforma Deltana a la explotación transnacional en condiciones onerosas, y se
suministran cerca de 100 mil barriles diarios de crudo a Cuba, sin contraprestación
monetaria. Tampoco es un logro "nacionalista" haber menoscabado la capacidad
industrial de Pdvsa, que al presente sólo alcanzaría a producir un millón y medio de
barriles, es decir poco más de la producción de la Apertura en el 2005.

El plan "Siembra Petrolera" recién anunciado por el presidente Chávez versión trasvasada
del plan estratégico concebido en 1996-97-- con el fin de aumentar la producción a 5
millones de barriles, sería inimaginable sin la participación técnica, operativa y financiera
de los socios internacionales de Pdvsa. Máxime ahora, cuando la empresa nacional se
encuentra en precarias condiciones hasta para mantener su diminuidos niveles de
actividad.

¿Hacia la nacionalización bolivariana?


Tal inventario de contradicciones, desde luego que en parte compensados por los
elevados ingresos provenientes de los igualmente elevados precios petroleros de los
últimos años, no ha sido obstáculo para que el régimen de Chávez esté insistiendo en tres
grandes falseamientos que nutren su renovada retórica roja-rojita.

El primero es que la nacionalización petrolera llevada adelante en el siglo XX fue una


simulación sin contenido soberano; el segundo es que el Estado, antes de su llegada al
poder, estaba privatizando a Pdvsa a precios irrisorios y por instrucciones del
imperialismo capitalista; y el tercero, consecuencia lógica y natural de los previos, es que
él se ha propuesto acabar con casi un siglo de coloniaje petrolero y por ende realizar la
verdadera nacionalización.
Ello forma parte de la obsesión por "reinterpretar" la trayectoria histórica de Venezuela
para encajarla al discurso oficialista, que no, necesariamente, a sus ejecutorias concretas;
o lo que Manuel Caballero denomina el propósito de "abolir la historia" con objetivos
proselitistas.

En este sentido, ya ha sido avisada una "Ley de Nacionalización Petrolera Bolivariana"


que Chávez promulgaría en el contexto de la Habilitante o delegación legislativa. Al
parecer, su protagonismo a nivel internacional necesita de símbolos más demostrativos
de su condición revolucionaria, y nada más idóneo, entonces, que centrar la atención en
la "conquista de la soberanía petrolera de Venezuela.

En suma, un peligroso espectáculo que hace recordar aquella agudeza de Carlos Marx
cuando dijo que los grandes hechos históricos suelen repetirse dos veces, la primera vez
como tragedia y la segunda como farsa.
DOMINIO
DECISORIO Comparing

Costos Beneficios

Propiedad del estado desde 1976 y del


ejecutivo desde 2003 NINGUNO: en el Siglo XXI
PDVSA CLASES POLÍTICAS:
ESTATAL
Siguen decidiendo contra racionalidad CONSIDERABLES / EXCESOS en el siglo XX
JUNTA DIRECTIVA: (1976-2000)
Pertenece al Ejecutivo
Los NACIONALES: propiedad
compartida entre los nacionales y el
EGAÑA
estado-ejecutivo. Entiéndase como PDVSA pertenece a la Nación
propuesta de transición
REFUTAR EL “nacionalismo”
CAPITALES ABIERTOS: trasladar a manos
no-estatales la propiedad de las “POTENCIALES”
PRIVATIZAR
actividades de De
 E & P (aguas arriba) CAPITAL
 Refinación Transferencia Conocimiento
 Transporte
 Distribución y Comercio

DOMINIO Choosing
DECISORIO
Agenda de Acciones
Inmediatas futuras

ya Estudiar A fecha cierta Contingencia

Realizar una auditoría técnico-


PDVSA financiera, de reser-vas, del Deconstruir Legalidad de tradición
ESTATAL estado de los yacimientos e propietaria Estatal
instalaciones, así como evaluar
rigurosamente la viabilidad de
aumentar la producción

Construir Política de Estado


en materia de ciencia y Creación del Consejo Nacional de la
EGAÑA tecnología en sistemas ENERGÍA
energéticos

Promoción de empresas locales en


Promover el desarrollo de las
ciencias y tecnologías, creando sistemas energéticos
oportunidades para la
investigación y desarrollo en
todas las fases de los sistemas de Construir Legalidad de Nación
PRIVATIZAR propietaria
oferta y demanda de los sistemas
energéticos

Potenciar la Educación Técnica Convenios de transferencia de


y Superior en sistemas conocimiento en sistemas energéticos
energéticos
HECHO
EXPLOTACIÓN
PETROLERA POLÍTICO
COMO HECHO Constitución de
ECONÓMICO
la República

Ley de
Hidrocarburos

Homus
Politucus

ONTOLOGIA
POLITICA
del
Estado Rentístico