You are on page 1of 57

Directores en Acción

Módulos de Formación en competencias para la gestión


escolar en contextos de pobreza

Gestión Administrativa

Introducción Liliana
Jabif

Edición de micro casos y actividades de enseñanza y de aprendizaje Rosalía


Barcos y Liliana Jabif

Análisis jurídico y comentarios de los casos


Evely Brizeyda Velásquez Perdomo, Gloria Isabel Castillo Estrada, Alma
Judith Castro Tejada, e Irma Judith Leal Sazo de Tánchez.

Se agradece la colaboración prestada por los directores y supervisores de escuelas de


Guatemala cuyos nombres aparecen al final de este Módulo.

IIPE-UNESCO Bueno Aires


Utilizar un lenguaje que no sea discriminatorio entre hombres y mujeres es una de
nuestras preocupaciones. Reconocemos que al respecto no hay fórmulas secretas ni
tampoco únicas sobre la manera de hacerlo en español. En este sentido, y para evitar
una sobrecarga gráfica en los textos, con la utilización de modalidades o-a/a-o/@ entre
otras, optamos por emplear la forma masculina, en su acepción genérica, para hacer
referencia tanto a mujeres y hombres.

Directores en acción
Módulos de formación en competencias para la gestión
escolar en contextos de pobreza

© UNESCO 2004
International Institute for Educational Planning
7-9 rue Eugène-Delacroix
75116, París, Francia

IIPE-UNESCO
Sede Regional Buenos Aires
Agüero 2071
(C1425EHS) Buenos Aires
Argentina

2
Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza
EL tejido de la portada, es un representación de la riqueza simbólica de la cultura maya, que se refleja en
diseños utilizados en distintos medios, y que muestran cómo los mayas comprenden el mundo, la vida y
la relación de los seres humanos con la madre naturaleza.

PRÓLOGO
La Cooperación Española no es ajena al papel imprescindible de la educación en el
desarrollo de los pueblos. Hoy, cada vez más, se reafirma la importancia y la necesidad
de ofrecer una educación de calidad para todos. La calidad educativa es un objetivo
complejo. Jomtien ya proclamó la necesidad de mejorar la calidad de la educación y se
vinculaba a la accesibilidad, la pertinencia, la equidad y el desarrollo cognitivo. Más tarde
en Dakar, se proclamó con fuerza que la calidad constituía “la médula de la educación” y
un factor determinante para mejorar la escolarización, la retención y el aprovechamiento
escolar. Esta definición ampliada de la calidad enunció las características deseables de
los educandos, los procesos, contenidos y sistemas.

Si bien en la Región Centroamericana se han desarrollado importantes avances que


responden al desafío de la mejora de la calidad educativa, aún persisten grandes retos
que afrontar. En este contexto surge el Programa de Mejora de la Calidad Educativa
(MECE) inserto en el Programa de Cooperación Regional con
Centroamérica, en un marco de cooperación entre la Agencia Española de Cooperación
Internacional (AECI) y la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana (CECC),
órgano dependiente del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

El plan para el programa educativo tiene como principio inspirador el apoyo al proceso
de integración centroamericana en materia educativa, y plantea como objetivo
contribuir a la mejora de la calidad educativa con énfasis en el desarrollo profesional
docente, principalmente a través del apoyo a las instituciones regionales y nacionales
con la definición de políticas educativas y planes de educación. Así, el Programa Mejora
de la Calidad Educativa que comprende siete países (Guatemala, Honduras, El Salvador,
Nicaragua, Costa Rica, Panamá, y la República Dominicana), tiene por objetivos generales
promover la continuidad escolar e incrementar la cobertura escolar. Asimismo, cada uno
de los países aborda, dentro del propio programa, proyectos destinados a la mejora de
la calidad educativa en los ámbitos de la formación inicial y continua del profesorado; la
asesoría pedagógica; la evaluación de los sistemas educativos; y la gestión y dirección
escolares.

Dentro del ámbito de la gestión y dirección escolares, los países de Costa Rica y
Guatemala han implementado una estrategia educativa de formación que cuenta con el
importante apoyo y asesoramiento técnico del Instituto Internacional de Planeamiento
de la Educación (IIPE) - UNESCO, Sede Regional Buenos Aires. Este Instituto, de
reconocido prestigio en el ámbito educativo, ha establecido con el Programa de Mejora
de la Calidad Educativa un convenio marco de colaboración y acuerdos específicos para
desarrollar en conjunto un plan de trabajo que comprende la realización de una serie de

Gestión Administrativa 3
actividades educativas que inciden significativamente en el beneficio de los proyectos
desarrollados en ambos países.

4
Los módulos de formación en competencias para directivos que se presentan son el
resultado de un proceso de reedición y adaptación del título Directores en Acción, publicado
en el año 2004 por el IIPE – UNESCO, Sede Regional Buenos Aires. Se trata de materiales
especialmente elaborados para atender a las necesidades específicas de la formación de
formadores en el contexto regional. Por lo tanto, son el producto de un significativo esfuerzo
colectivo, y asumen el reto de perseverar en la búsqueda de la mejora de la calidad de la
educación en la Región Centroamericana. Esto implica promover cambios en la
conceptualización y en el ejercicio de la función de los directores de escuela, considerando
modelos educativos que favorezcan un liderazgo pedagógico y participativo que potencien
líderes dinamizadores capaces de implementar prácticas educativas innovadoras, y que
incorporen un perfil más profesional acorde con la realidad actual. Para avanzar hacia el
logro de estos objetivos, se ha previsto la producción de nuevos módulos relacionados con
el fortalecimiento de la gestión escolar (en particular en relación con los procesos de
planificación del currículo en el aula), el asesoramiento pedagógico y la gestión
administrativa. Éstos retomarán el diseño original y la misma perspectiva didáctica y
metodológica para el desarrollo de estas competencias profesionales y, al mismo tiempo,
considerarán de modo particular el contexto centroamericano y el de algunos de los países
de esta región.

La Agencia Española de Cooperación Internacional y el Instituto Internacional de


Planeamiento de la Educación, Sede Regional Buenos Aires, agradecen a los Ministerios de
Educación de Costa Rica y Guatemala el interés y el esfuerzo para potenciar la formación
gestora y dinamizadora de la dirección escolar dentro del área de liderazgo; a la
UNESCO/Guatemala toda la experiencia acumulada en el programa piloto de Formación de
Formadores para la Gestión Escolar; a la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana,
órgano dependiente del Sistema de Integración Centroamericana, el esfuerzo para el
proceso de integración centroamericana en materia educativa.

Esperamos que la difusión y enseñanza de estos valiosos materiales contribuyan a


enriquecer y mejorar el quehacer educativo, tanto de los directores de escuela como del
resto de todos los profesionales comprometidos con una educación de calidad para todos.

Fernando Fajardo Margarita Poggi

Coordinador Técnico Regional Directora

Programa de Mejora de la Calidad Educativa IIPE – UNESCO

AECI Sede Regional Buenos Aires

Contenido del módulo ”Gestión Administrativa”


Gestión Administrativa 5
Introducción ............................................................................................................................ 7
Administrar la institución escolar............................................................................................ 8
Administrar escuelas desde el paradigma de la complejidad ............................................... 10
MICRO CASOS:Caso : ¿El fin justifica los medios? ................................................................. 12
Caso : Maltrato intraescolar ........................................................................................... 17
Caso : Violencia doméstica en la escuela ....................................................................... 20
Caso : Indisciplina estudiantil ......................................................................................... 23
Caso : Un docente frente a un entorno de violencia ...................................................... 25
Caso : ¿Competencia o corrupción? ............................................................................... 28
Caso : Desorganización versus calidad educativa ........................................................... 31
Caso : ¿Para sancionar o estimular? ............................................................................... 35
Caso : Ordenando el archivo de la escuela ..................................................................... 37
Caso : Tiempo de lactancia ............................................................................................. 40
Caso : Promoción de alumnos por suficiencia ................................................................ 42
Caso : Llegando tarde ..................................................................................................... 45
Caso : El desarrollo curricular como tarea específica de la escuela ............................... 48
Caso : Evaluación ¿Instrumento de aprendizaje o de temor? ........................................ 51

BIBLIOGRAFÍA .........................................................................................................54

6 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Introducción
“Hace poco que estoy como directora en esta escuela y muchas veces no
sé cómo proceder ante algunas situaciones. Fíjese que tenemos el caso de
una alumna que cursó hasta sexto grado y en su expediente no aparece el
certificado de segundo grado, ¿cómo pudo suceder esto y qué se puede
hacer ahora que la niña está finalizando la primaria?” “Yo no sé para
qué me piden tanto papeleo, los formularios que uno tiene que llenar
quién sabe para qué, porque se los piden una y otra vez! Y lo que se pierde
de tiempo en esto, a veces me paso el día en trámites…”

“Lamentablemente hay situaciones de alcoholismo entre los profesores,


lo que causa problemas continuos en el trabajo, porque los que tienen
esta enfermedad, faltan, no cumplen con el horario o vienen de mal
carácter… se crea un clima de nerviosismo en la escuela que repercute
en todo.”

“Las llegadas tarde son un problema serio, los alumnos quedan


esperando y los padres de familia se quejan. Los profesores plantean
excusas todo el tiempo; yo les pido más puntualidad para iniciar sus
labores y dar un buen ejemplo a sus alumnos, evitando de esta forma
comentarios generalizados y que afectan al personal que sí cumple con el
horario de entrada”.

“Hace muchos años que soy directora y he tenido que manejar problemas
de todo tipo. De maltrato a los niños, ya sea por sus padres o por los
maestros, de discriminación, de acoso sexual, de accidentes ocurridos
aquí en la escuela, de consumo de drogas…; otros problemas son más de
tipo administrativo como por ejemplo, los relacionados con el uso de
edificio, el manejo de fondos, los contratos e interinatos. También tengo
conocimiento de que se han falsificado documentos. Todo se va
aprendiendo con el tiempo, preguntando aquí y allá….”

Los testimonios de los directores y maestros escogidos para la elaboración de este módulo,
dan cuenta de las múltiples tareas que éstos deben abordar en su día a día. Tal como lo
planteamos en los demás módulos que componen esta serie, el gestor competente es quien

Gestión Administrativa 7
pone en acción sus conocimientos, habilidades y actitudes, y la de los demás integrantes del
colectivo, a fin de resolver los problemas que se presentan cotidianamente en la escuela.
En este marco se hace necesario comprender el sentido de la función administrativa y
repensar las teorías que abordan el estudio de las organizaciones, en el marco de la
especificidad pedagógico-didáctica que caracteriza a las instituciones educativas.

Administrar la institución escolar

La dimensión administrativa de la gestión, retomando la representación que de ésta hace


Antúnez (1993), es el conjunto de acciones que se realizan a fin de movilizar recursos
(personas, tiempo, dinero, materiales, etc.) para la consecución de los objetivos de la
institución.

Implica la planificación, la distribución de tareas y responsabilidades, la coordinación, y


evaluación de procesos, el dar a conocer los resultados y, a la vez, incluye actuaciones
relativas al currículo, a la toma de decisiones, a la resolución de conflictos.

Administrar la educación, en tanto política pública y de interés general, se liga a la acción de


gobernar, y requiere por tanto de un aparato que haga posible la planificación, la prevención
de suministros, el procesamiento de la información para la toma de decisiones y la
implementación de acciones. Es casi imposible pensar en una organización compleja sin
división de tareas y funciones, sin asignación de roles, sin normas y reglas sobre las qué basar
su accionar.

Por tanto, administrar, desde nuestra perspectiva, es intervenir con sentido, saber el porqué
y el para qué de la actuación, en el área institucional y curricular, a fin de acoplar
operativamente el manejo de los recursos humanos y la toma de decisiones. Así, identificar
necesidades, determinar objetivos, fijar tiempos, asignar actividades y responsabilidades,
estimar recursos necesarios, resolver situaciones, son tareas de la gestión escolar que
trascienden la perspectiva tradicional, que entiende la administración como un proceso de
dirección y control de las actividades de los miembros de una organización (Rodríguez
Valencia, 1993).

1
Mirado en esta perspectiva, el director como administrador, posee el poder, toma decisiones, tiene gente bajo sus órdenes, organiza, coordina y
controla programas, proyectos y acciones, pero también tiene necesidad de conservar el orden establecido, vive absorto por la rutina y le resulta
difícil incrementar la eficiencia de sus acciones dentro de un contexto cambiante.

8 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


El estilo burocrático de organización le imprimió a esta función efectos perversos: rutinas sin
significados, duplicación de tareas, producción de información sin saber el para qué de su
utilización. Esta desvinculación de la tarea administrativa de la toma de decisiones, esta
alienación de los procedimientos burocráticos, ha hecho que la misma fuera concebida,
muchas veces, como un proceso ajeno y externo a la tarea de gobernar o gestionar la
escuela.

Sin embargo, esta dimensión necesita resignificarse a fin de revalorizar los tres tipos de
actividades que conforman lo que comúnmente se llama administración: la previsión de los
recursos, el control normativo y la organización de las diferentes tareas (Frigerio,G., y Poggi,
M., 1995). El primero refiere a los esfuerzos que se realizan para la consecución de recursos
o de fuentes alternativas complementarias al presupuesto; el segundo trata el conjunto de
normas que prescriben la estructura y regulan las funciones que deben cumplir los
miembros; el tercero alude a la distribución de tareas en el espacio y el tiempo, es decir a la
organización y asignación de horarios y aulas, tarea que requiere de un gestor competente
en el manejo de la comunicación y la negociación.

Es importante entonces que estos requisitos formales adquieran sentido para los actores,
que se comprenda su utilidad, que se encuentren caminos para la simplificación de los
procesos, que se eliminen aquéllos que no agregan valor a la tarea y que desvían a la
institución educativa de su objetivo principal que es producir aprendizajes de calidad en los
alumnos. Sólo así será posible vencer las resistencias que presentan las rutinas y lograr
escuelas más eficaces y eficientes.1

Pensar en una nueva concepción de lo administrativo es también tener en cuenta el conjunto


de elementos que configuran la dinámica de las instituciones escolares: la relación del centro
con el entorno, las relaciones entre los miembros del colectivo, la distribución de tareas y la
organización de la enseñanza, el manejo del personal, el manejo de los conflictos, entre
otros.

Esto implica entender las organizaciones educativas como sistemas dinámicos y complejos,
articulados, no sólo por un conjunto de reglas y roles bien estructurados, sino por grupos
sociales y por la red de relaciones que éstos van estableciendo a lo largo de su vida. (López
Yáñez, y Sánchez Moreno, 1998).

1
Eficacia es la aptitud para alcanzar los objetivos institucionales; eficiencia es la capacidad para el usar los recursos en función de alcanzar mejores
resultados.

Gestión Administrativa 9
Administrar escuelas desde el paradigma de la complejidad

Partiendo de la idea que los mencionados autores plantean acerca de las organizaciones
educativas y entendiendo que éstas se mueven en el marco de los profundos cambios
sociales, políticos y económicos que experimentan las sociedades modernas, administrar un
centro educativo desde la concepción de la complejidad, implica comprender que éstos
constituyen:

• Redes de significados (normas sociales y esquemas de pensamiento) construidos


socialmente a lo largo del tiempo y a partir de la interacción entre los miembros de la
organización y de éstos con su contexto;
• Redes de vínculos o relaciones sociales donde las relaciones de poder ocupan un
papel central y condicionan todos los aspectos de la vida organizacional;
• Sistemas en permanente transformación, donde sólo una
parte de la dinámica transformadora es intencional y donde
pugnan las fuerzas de cambio y resistencia al cambio;
• Sistemas sometidos permanentemente al conflicto y a la crisis, dado que éstos son
producto de los procesos por medio de los cuales los miembros negocian los
significados, establecen o desmontan vínculos sociales, impulsan o dificultan
determinadas transformaciones en su interior;
• Sistemas donde es necesario conocer y aplicar la normativa legal a fin de resolver
situaciones complejas.

Si se parte de este enfoque, el gestor educativo deberá comprender que la actividad


conseciente y racional de los miembros de una organización se verá canalizada y modificada
por las estructuras de relación y por tanto por la cultura (conjunto de creencias, valores,
modos de interpretar y percibir la realidad y las normas, actitudes, formas de expresión) que
los miembros construyeron a lo largo de su historia. Asimismo será necesario considerar a
las instituciones educativas como arena política, es decir, como lugar donde se desarrolla la
lucha por el poder y por el control, donde grupos con intereses afines desarrollan sistemas
ideológicos para defender sus intereses y se implican en procesos de negociación, en la
formación de coaliciones y si es necesario en la generación y sostenimiento de conflictos.

10 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


La estructura de creencias y significados colectivos se apoya y se propaga mediante la
estructura de poder y éste encuentra en la cultura una fuente necesaria de justificación y
legitimidad.2

De acuerdo a lo anterior, una concepción más global de las tareas administrativas del gestor
requiere que éste perciba a los centros educativos como estructuras sujetas a un juego
dialéctico entre cambio y estabilidad. Estas fuerzas opuestas, hacen que la institución,
enfrentada a situaciones de crisis internas o externas, se resista al cambio para preservar de
esta manera su identidad (búsqueda de equilibrio y estabilidad). Por esto, se dice que las
instituciones funcionan en forma adaptativa, es decir que transigen con pequeños cambios
que no representen una modificación drástica en su configuración, para mantener su
identidad. (López Yáñez, Sánchez Moreno y Nicastro, 2002).

En tanto los directivos deben resolver situaciones problema, complejos, será necesario “re-
mirar” y “re-pensar” la realidad desde adentro, lo que le obliga a plantearse nuevas
preguntas, ampliar los esquemas de análisis y modificar sus presupuestos. Desde esta
perspectiva, el gestor educativo interpreta los problemas que presenta la institución
educativa asumiendo que éstos son dinámicos y complejos; considera y comprende que los
esquemas de pensamiento y normas sociales que se han construido socialmente en la
institución no se cambian fácilmente o “por decreto”; comprende la fuerza de la cultura, el
trayecto y la historia de la escuela; ve lo que otros no pueden ver sobre las relaciones de
poder que se dan entre todos los miembros de la comunidad educativa a fin de comprender
el contexto institucional y comprender lo que allí sucede (Fernández, L.,1997 y Fernández,
L., 2001).

De igual manera, una nueva mirada sobre lo institucional, requerirá de gestores que
conozcan los referentes teórico-metodológicos de los procesos administrativos y de la
normativa legal vigente, con el objetivo de tomar decisiones relativas a los factores
humanos, pedagógicos, curriculares y financieros que inciden y que a la vez forman parte de
la organización y del funcionamiento de todo sistema educativo.

Este módulo se estructura del siguiente modo:

2
Debe quedar claro que no estamos hablando aquí del poder que confiere el conjunto de roles jerarquizados y formalizados que la organización
debe administrar y que se refleja en el organigrama. Esta es sólo una de las fuentes de poder; nos referimos al poder que no está escrito, al
poder invisible, aquél que es construido y desplegado por la organización y que establece el marco en el que encuentran acomodo y explicación
las manifestaciones individuales.

Gestión Administrativa 11
• Sepresenta una serie de micro casos elaborados por
directores y supervisores de las escuelas de Guatemala,
a partir de sus experiencias.

• Cada micro caso se acompaña de preguntas


que orientan la discusión en instancias de
formación y de comentarios de especialistas de la Oficina de Servicio Civil que
abordan la situación problema desde el marco legal vigente en Guatemala.

Objetivos

Este módulo, que complementa los anteriores de la serie, está referido a los procesos
administrativos y a la facilitación de la interpretación de la normativa legal vigente. Tiene
por objetivo brindar al formador un marco conceptual básico que permita al director de
escuelas en contextos de pobreza de Guatemala:

• Resignificar la función administrativa del centro educativo.


• Comprender que la gestión administrativa se realiza
en organizaciones complejas y dinámicas.
• Interpretar los problemas y abordar las situaciones
desde una perspectiva amplia y considerando su complejidad.
• Aplicar la normativa legal vigente a fin de
resolver de manera operativa, los problemas derivados del
desconocimiento de la ley o de su errónea interpretación.

MICRO CASOS CASO: ¿EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?


La directora de un programa organizado por la UNICEF, “La violencia
en el proceso educativo”, dirigido a directores y supervisores de centros
educativos de países de América Latina, plantea en la introducción al
mismo, lo siguiente: “En la vida cotidiana de la escuela, las relaciones
entre profesores y alumnos, al ser definidas como relaciones
jerarquizadas, otorgan al profesor el poder para conducir muchas de las
intervenciones que se suscitan en el contexto de aprendizaje. Aun cuando
los alumnos son también activos en este proceso, deben esperar la
mediación del maestro frente a diversos conflictos que surgen con sus
compañeros y sus dificultades de aprendizaje. En algunos casos estas

12 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


intervenciones emplean la fuerza para imponer una pauta de
comportamiento que el maestro busca enseñar al alumno. Estas señales
pueden

4
Este caso está elaborado en base a testimonios recogidos en el Seminario latinoamericano “Comunicación sin violencia” organizado por UNICEF
y la Facultad de Educación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, mayo de 2001.

indicar la presencia de factores de riesgo de violencia. Cabe aquí


observar el contexto en el que trabaja el maestro y la influencia del mismo
en su preocupación de llegar a la conducta esperada sin importarle los
medios violentos que pueda utilizar. Ciertas acciones de sometimiento y
sufrimiento del otro pueden ser aprobadas socialmente si éstas son
percibidas como medios y no como fines. Esto plantea un viejo problema
ético que el maestro deberá confrontar constantemente.”
La autora, los efectos de ilustrar el tema, relata los comentarios que le
hizo una docente: Al comienzo del año una mamá vino a verme para
decirme, frente a su hijo, que si se portaba mal debía pegarle, porque ese
chiquito era insoportable y a buenas no entendía. Donde trabajo, -explicó
la maestra-, muchos padres piensan eso y así crían a sus hijos. A los pocos
días el niño se peleó con otro compañero y le tiró una patada, yo cogí al
terrible de las orejas y le di con la regla en las piernas para que no
volviera a patear a sus compañeros. Para la profesora era lógico,
teniendo la autorización de la familia, ejercer también la fuerza, para la
corrección de la acción.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

Gestión Administrativa 13
a) ¿Cómo ve el hecho de utilizar la violencia para detener la violencia?
b) Analice la siguiente afirmación: Lo que sucede al interior del aula o de un ambiente
educativo, no está libre de las influencias del contexto social económico y cultural en
el que se desarrolla la práctica educativa.
c) Revise el Cuadro 1 e identifique, de acuerdo a su experiencia, variables externas al
medio educativo que favorecen un clima de violencia en relación con cada uno de los
factores.

Cuadro 1: Factores relacionados con el proceso educativo y la institución escolar.

d) El reconocimiento de dichas situaciones no justifica la violencia ejercida en el


contexto educativo. ¿Qué plantea la legislación al respecto?

Análisis jurídico del caso:

Parece evidente, que existe un acuerdo (casi global) en que la violencia está descartada como
herramienta educativa, que lejos de obtenerse con ella, buenos resultados, genera
alteraciones en la estructuración psicológica normal del individuo, que posteriormente se
refleja en sus relaciones sociales. Como Estado, Guatemala, en todo su sistema legal, desde
su norma suprema, promueve y tutela la educación con la visión de fomentar la convivencia
pacífica y armónica entre sus pueblos con su diversidad cultural.

En la declaración de principios contenidos en el preámbulo de la Constitución Política de la


República de Guatemala, se enfatiza la primacía de la persona humana como sujeto y fin del
orden social y reconoce a la familia como génesis primario y fundamental de los valores
espirituales y morales de la sociedad; garantizando a la misma, protección especial y
declarando de interés social, las acciones contra las causas de su desintegración.

14 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Asimismo, la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por Guatemala mediante
Decreto Legislativo 27-90, reconoce que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su
personalidad, debe crecer, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, al amparo de
sus padres y en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material. Sin
embargo, cuando su dignidad y bienestar se ven amenazados o en condiciones de
vulnerabilidad, es obligación del Estado garantizar su debida protección, tomando las
medidas pertinentes a fin de dar efectividad a los derechos que le son inherentes; aun en el
mismo seno familiar.

El instrumento legal que en forma específica desarrolla los preceptos constitucionales en


materia de derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes, además de los contenido
en tratados, convenios, pactos y demás instrumentos internacionales aceptados y ratificados
por Guatemala, es la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia, contenida en
el Decreto 27-2003 del Congreso de la República; la que en su artículo 11 regula: “Todo niño,
niña y adolescente tiene derecho a ser protegido contra toda forma de descuido, abandono
o violencia, así también a no ser sometido a torturas, tratos crueles, inhumanos o
degradantes.” En el mismo sentido, el segundo párrafo del artículo 13, en su parte
conducente indica: “El Estado respetará los derechos y deberes de los padres… de guiar,
educar y corregir al niño, niña o adolescente, empleando medios prudentes de disciplina que
no vulneren su dignidad e integridad personal… siendo responsables penal y civilmente de
los excesos…”

Contrario a lo que muchos argumentan, el Estado reconoce y respeta el derecho (y obligación


a su vez) de los padres, de cuidar, educar y criar a sus hijos de la forma que consideren
adecuada, en función de sus valores y principios particulares, siempre y cuando en la relación
padre-hijo (niño-adulto) no se transgreda el respeto a la dignidad humana, definido éste
como “la inviolabilidad de la integridad física, psíquica, moral y espiritual del niño, niña y
adolescente.”

Los centros educativos y otros de naturaleza asistencial, además de cumplir con esta
normativa, están obligados a comunicar a la autoridad competente de la respectiva
localidad, los casos de sospecha o confirmación de maltrato contra de un niño, niña y/o
adolescente detectado en ejercicio de su función, para que se tomen las medidas legales
necesarias, a fin de evitar a los menores, cualquier lesión a su dignidad. Debemos recordar
que la educación en Guatemala se fundamenta entre otros, en los principios de respeto a la
dignidad de la persona humana y el cumplimiento efectivo de los derechos humanos y el
deber de ser orientada al desarrollo y perfeccionamiento integral del ser humano y a la
conformación de una sociedad justa y democrática.

Gestión Administrativa 15
El docente como responsable de la transmisión no sólo de conocimientos, sino de valores y
principios éticos en el proceso de formación de los individuos, juega un rol importantísimo
en la cultura y comportamiento del “sujeto social” de una nación, siendo innegable su
incidencia en conductas colectivas ciudadanas. Por consiguiente más allá de la obligación
que tiene, como todo servidor público, de guardar fidelidad a la Constitución, debe estar
comprometido con el logro de los fines del Estado en general y de los fines de la Educación
en particular, claramente definidos en la Ley de Educación Nacional.

El acto de un servidor público, contrario a las disposiciones legales, que implique perjuicio a
la administración pública o a los particulares, está tipificado en el artículo 418 del Código
Penal como Abuso de Autoridad, cuando establece:
“El funcionario o empleado público que abusando de su cargo o de su función, ordenare o
cometiere cualquier acto arbitrario o ilegal en perjuicio de la administración o de los
particulares que no se hallare especialmente previsto en las disposiciones de este código, será
sancionado con prisión de uno a tres años.”

El Artículo 9º del Acuerdo Gubernativo 197-2004, Normas de Ética del Organismo Ejecutivo,
en su parte conducente preceptúa: “Además de los deberes y obligaciones referidos en los
artículos precedentes, los funcionarios, empleados públicos y asesores del Organismo
Ejecutivo tendrán los siguientes: ...D) No deberán incurrir en agravio, desviación o
prepotencia en el ejercicio de sus cargos.

Conclusión:

En el caso particular que nos ocupa, concluimos que tanto la madre como la maestra, han
violentado los derechos humanos del niño, al acudir a la violencia como instrumento de
formación. De esa cuenta, la conducta agresiva del alumno es consecuencia lógica de su
crianza, ya que replica conductas que en su núcleo familiar parecieran comunes. Visto de esa
manera y hasta este momento, la actitud del niño no es reprochable. Eso no quiere decir que
no se tomen las medidas correctivas que dentro del marco legal, son aplicables para corregir
este flagelo.

La acción de la maestra, es totalmente censurable, puesto que constituye violación a los


preceptos legales analizados. Administrativamente es susceptible de un proceso disciplinario
de sanción o destitución (a criterio de la Autoridad Superior) contenidos en los artículos 74
y 76 de la Ley de Servicio Civil y 80 de su reglamento. Penalmente, tal conducta podría
encuadrarse en el delito de abuso de autoridad, como ya se enunció.

16 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Es responsabilidad del jefe inmediato superior iniciar las acciones correspondientes,
evaluando objetivamente la gravedad y circunstancias del hecho, su trascendencia en la
comunidad educativa, y la actitud de la infractora.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 1, 2, 3, 4, 47, 51, 56, 72.

Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 4, 5, 19, 28, 29

Decreto Legislativo 27-2003, Ley de


Protección Integral de la Niñez y Adolescencia del 1 al 6, 10, 11, 13
Decreto Legislativo 12-91 Ley de Educación 1, 2, 17, 18, 19, del
Nacional 33 al 44
Decreto Legislativo 1485, Ley de Dignificación 1, 2, 3 y 42.
y Catalogación del Magisterio Nacional
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 1, 2, 3, 4, 74, 75, 76, 77 y 85 Acuerdo
Gubernativo 18-98, Reglamento 1, 25, 80 de la Ley de Servicio Civil

CASO: MALTRATO INTRAESCOLAR


La Sra. Julia López y su hijo Mario Velásquez López se presentaron a la
Coordinación Técnico Administrativa del Distrito Escolar de su localidad
para denunciar el maltrato físico, psicológico y moral del cual fue objeto
su hijo.

Esta señora manifiesta que la profesora de cuarto grado de una escuela


oficial urbana para varones de la villa de Huehuetenango, a la que asiste
su hijo, le ha pegado con una regla, de tal manera que le ha dejado
marcas en sus piernas. En efecto, las huellas de los golpes son visibles y
además la señora presenta fotos de las partes del cuerpo maltratadas.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Cómo podría explicarse que este caso no haya sido advertido, encauzado y
monitoreado desde la dirección de la escuela?

Gestión Administrativa 17
b) ¿Son estas situaciones excepcionales o aparecen con cierta frecuencia? ¿A qué causas
podrían deberse?
c) ¿Qué medidas pueden tomarse desde la institución escolar para prevenir estas
situaciones?
d) ¿Cuál es la manera correcta, de manejar estos casos, de acuerdo a la ética y a la
legislación vigente?

Análisis jurídico del caso:

A ninguno es ajeno el pasado violento de nuestro país y que su proceso democrático no ha


logrado despegar y desarrollar una democracia plena. El tejido social guatemalteco ha
estado matizado de relaciones violentas, desde hace muchísimos años y pese a los esfuerzos
por erradicar esa cultura de agresión, intolerancia y uso de la fuerza para sortear diferencias,
aún persisten muestras de ella a todo nivel, tanto en el ámbito privado como público; y la
escuela no escapa a este fenómeno.

A decir de José Palos Rodríguez, “La paz empieza por el rechazo de la violencia como forma
de solucionar los conflictos. La paz se debe interiorizar culturalmente y esto supone erradicar
la cultura de la guerra y la violencia como forma de resolver los problemas. La construcción
de una cultura de la paz es un proceso lento que supone un cambio de mentalidad individual
y colectiva. En este cambio la educación tiene un papel importante en tanto que incide,
desde las aulas, en la construcción de los valores de los que serán futuros ciudadanos y esto
permite una evolución del pensamiento social.” 3

La Constitución Política de la República de Guatemala, inspirada en los principios filosóficos


de legalidad, seguridad, justicia, igualdad, libertad y paz, en su artículo 71 garantiza la
libertad de enseñanza y criterio docente. El ejercicio de este derecho en ningún momento
debe ser antojadizo e ilimitado, sino debe hacerse efectivo en consonancia con los fines del
Estado. La educación, concebida desde la Carta Magna, constituye la herramienta para lograr
el desarrollo integral de la persona humana. Finalidad dentro de la cual debe enmarcarse
esa libertad conferida al docente, en el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje.

La violencia ejercida por los maestros, desde el aula, es absolutamente reprobable e


injustificable, porque su resultado es la antítesis de los fines mismos de la educación, además
de transgredir toda la normativa en materia Derechos Humanos de los niños, niñas y

3
Palos Rodríguez, José. Educación y Cultura de la Paz. Universidad de Barcelona, España. Sala de Lectura. Programa Educación en Valores.
Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

18 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


adolescentes, garantizados y tutelados por la legislación guatemalteca, específicamente el
derecho a ser protegido contra toda forma de violencia. Ésta según Milena Grillo, debe
entenderse como cualquier forma de invasión a la otra persona. El hecho de golpear es un
acto violento, independientemente del daño que produzca.

Todo niño, niña o adolescente tiene el derecho de no ser objeto de cualquier forma de
violencia, crueldad y opresión, según lo establece el artículo 53 de la Ley de Protección
Integral de la Niñez y Adolescencia. La disciplina debe aplicarse en los centros educativos,
empleando medios prudentes que no vulneren la dignidad e integridad personal de los
alumnos. Teniendo en cuenta que “el castigo corporal modifica comportamientos, pero no
educa.”4 Cualquier acto disciplinario aplicado con exceso que contraríe estas disposiciones,
es motivo para deducir responsabilidades penales y civiles a quien resulte responsable.

Cuando estas prácticas se utilizan en las escuelas, cualquier persona, no sólo los
directamente afectados, tienen el derecho y la obligación de denunciarlas ante las
autoridades competentes, para que se proceda de conformidad con la ley; ejerciendo el
derecho de petición reconocido en el artículo 28 constitucional. Asimismo le asiste el
derecho de acudir libremente a los tribunales, dependencias y oficinas del Estado, para
ejercer sus acciones y hacer valer sus derechos, de conformidad con lo señalado en el
artículo 29 de la Constitución Política de la República.

Las entidades ante las cuales puede presentarse la denuncia en caso de violencia contra los
niños, niñas y adolescentes son:

Ministerio Público
Procuraduría General de la Nación
Policía Nacional Civil
Juzgados de la Niñez y Adolescencia
Juzgados de Paz
Juzgados Comunitarios
Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de la Procuraduría de Derechos Humanos

Conclusión:

Atendiendo el caso concreto y en observancia de las leyes enunciadas; la señora Julia López
y su hijo están en todo el derecho de presentar la denuncia por agresión física, en contra de

4
Educar sin Violencia, entrevista a Milena Grillo, Directora de Paniamor, Costa Rica. Teletica: Buen Día: Noticias.

Gestión Administrativa 19
la maestra de cuarto grado. El titular de la Coordinación Técnico Administrativa del Distrito
Escolar, está obligado a realizar las acciones pertinentes a fin de investigar la realidad del
hecho imputado, dando intervención a la entidad que en su localidad, sea competente para
conocer y resolver el caso.

Asimismo en coordinación con el Director o Directora de la Escuela, y si existen suficientes


elementos para creer que la maestra utilizó un método incorrecto de disciplina en contra del
alumno, deberán iniciarle proceso disciplinario de sanción o despido (a criterio de la
Autoridad Superior) contenidos en los artículos 74 y 76 de la Ley de Servicio Civil y 80 de su
reglamento. Siempre evaluando objetivamente la gravedad y circunstancias del hecho, su
trascendencia en la comunidad educativa, y la actitud de la infractora; observando además
el debido proceso y teniendo en cuenta el término de la prescripción para imponer la medida
disciplinaria que proceda (tres meses a partir del hecho que motiva el proceso).

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 1, 2, 3, 4, 28, 29, 47, 51, 71, 72.


Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 4, 19, 27, 28, 29
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de
Protección Integral de la Niñez y Adolescencia 1, 2, 3, 4, 9,11, 13, 53, 54, 55
Decreto Legislativo 12-91
Ley de Educación Nacional 1, 2, 17, 18, 19, del 33 al 44
Decreto Legislativo 1485, Ley de Dignificación y
Catalogación del Magisterio Nacional 1, 2, 3 y 42.
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 1, 2, 3, 4, 74, 75, 76, 77, 85 y 87
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la
Ley de Servicio Civil
1, 25, 80
CASO: VIOLENCIA DOMÉSTICA EN LA ESCUELA
Alma, profesora de cuarto grado, comenta en la reunión del equipo de
docentes su preocupación por el caso de una alumna llamada Carmen que
hace días que no concurre a clase. La niña se mostraba frecuentemente
triste, no jugaba con sus compañeros en los recreos ni se interesaba por
la tarea. Ante esta situación, Alma solicitó hablar con sus padres, pero
éstos no se presentaron en la escuela. Ese día, Silvia, una alumna del

20 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


grupo le contó que había visto a Carmen pidiendo monedas en la puerta
de la

iglesia, el domingo por la mañana. Esta noticia confirmaba su temor de


que los padres obligaban a la niña a mendigar, y que por esta razón,
faltaba a la escuela.

Alma planteó el caso a la directora a fin de encontrar, con ella y los demás
maestros, alguna acción tendiente a impedir que los padres de la niña
continuaran “usándola”. En una reunión, la maestra Teresa contesta que
ese no es problema de la escuela, que es un problema social muy extendido
y del cual ellos no son responsables. “Mejor será poner todas las energías
en educar a los niños que están en la escuela en condiciones de aprender”,
dijo Teresa.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Cómo evalúa las posiciones de Alma y de Teresa?


b) ¿Estas posiciones responden a concepciones más abarcativas de la relación
escuelasociedad?
c) ¿Cómo cree que esta temática debería ser organizada en la reunión por la directora de
la escuela?
d) ¿Qué plan de acción entiende pertinente para esta situación?
e) ¿Qué plantea la legislación vigente?

Análisis jurídico del caso:

La legislación guatemalteca en la carta magna constituye como fin y deber del Estado, la
protección a la persona humana, organizándose para amparar a la persona y a la familia.
Siendo su fin supremo el de la realización del bien común. También nos garantiza a todos los
habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo

Gestión Administrativa 21
integral de la persona; protege la vida humana desde su concepción, así como la integridad
y la seguridad de la persona. (Artículo 1 de la Constitución Política de la República). Partiendo
de estos preceptos la familia goza del resguardo y protección jurídica del Estado.

La Ley de Protección integral de la Niñez y Adolescencia, tiene como objetivo la integración


familiar, promoción social, que persigue lograr el desarrollo integral y sostenible de la niñez
y adolescencia guatemalteca, dentro de un marco democrático e irrestricto respeto a los
derechos humanos.

El Estado y la sociedad tienen la obligación de velar por la dignidad de los niños, niñas y
adolescentes, como individuos y miembros de una familia, poniéndoles a salvo de cualquier
tratamiento inhumano, violento, aterrorizador, humillante o constrictivo.

De la misma manera, en su artículo 51 establece la obligación estatal de proteger a los niños,


niñas y adolescentes de protegerlos contra la explotación económica, el desempeño de
cualquier trabajo que puede ser peligroso para su salud física y mental o que impida su
acceso a la educación.

Conforme lo dispuesto por el artículo 53 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y


Adolescencia, “todo niño, niña o adolescente tiene el derecho de no ser objeto de cualquier
forma de… explotación… ya sea por acción u omisión”. El artículo 54 del citado cuerpo legal
en su parte conducente indica: “El Estado deberá adoptar las medidas legislativas,
administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger a los niños, niñas y
adolescentes contra toda forma de…. Abuso emocional: que ocurre cuando un persona daña
la autoestima o desarrollo potencial de un niño, niña o adolescente”. Asimismo, se establece
la obligación de los establecimientos de enseñanza de presentar la denuncia ante la
autoridad competente en los casos de reiteradas faltas injustificadas y de evasión escolar,
cuando sean agotados los medios administrativos escolares. En consecuencia si un niño o
niña es objeto de explotación, no tiene acceso a la educación, o no asiste a recibir sus clases
regulares, el establecimiento educativo, por medio de sus autoridades, está obligada a
hacerlo del conocimiento de las autoridades competentes.

Conclusión:

En el presente caso, si el personal docente del establecimiento escolar, ha detectado que la


alumna está siendo objeto de explotación por parte de sus progenitores, por obligarla a
mendigar y dejar de asistir a clases por tal motivo; el establecimiento educativo, por medio
de su máxima autoridad, tiene la obligación de plantear la denuncia correspondiente ante

22 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


las autoridades competentes, para dar a las disposiciones legales establecidas en nuestra
legislación. De lo contrario se estaría incurriendo en el delito de Incumplimiento de Deberes,
conforme lo preceptuado en el artículo 419 del Código Penal que establece: “El funcionario
o empleado público que omitiere, rehusare hacer o retardare algún acto propio de su función
o cargo, será sancionado con prisión de uno a tres años.”

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 1, 2, 3, 51, 71, 72.


Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 4, 19, 27, 28, 29
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de
Protección Integral de la Niñez y Adolescencia 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 9, 16, 44,
46, 51,53 y 55
Decreto Legislativo 12-91 Ley de
Educación Nacional 1, 2, 17, 33 al 38
CASO: INDISCIPLINA ESTUDIANTIL
Luis es un alumno de once años que cursa cuarto grado del nivel
primario. Es un niño muy inteligente, pero indisciplinado, irrespetuoso
con los adultos y con malos hábitos de higiene.

En varias ocasiones los maestros le han levantado observaciones por su


mal comportamiento. La situación se fue agravando al punto de habérsele
encontrado objetos robados de alguno de sus compañeros de clase.

El niño fue retirado de la escuela y su familia se quejó ante la Supervisión


escolar. El niño reingresó nuevamente a la escuela sin haberse producido
ningún cambio en sus comportamientos anteriores.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Qué opiniones le merece las decisiones tomadas por la escuela y por la Supervisión
escolar?
b) ¿Es necesario contar con un Reglamento Interno en las escuelas? ¿Por qué?
c) ¿Cree que los alumnos deben participar en la elaboración del mismo?

Gestión Administrativa 23
d) ¿Cuántos “Luisitos” asisten a las escuelas? Reflexione y emita algunas razones de
porqué son niños que no se sienten a gusto en las escuelas y las abandonan o son
expulsados de las mismas.
e) ¿Qué estrategias innovadoras, para tratar estos casos de indisciplina, podría sugerir
para los diferentes niveles?
f) ¿Qué plantea la legislación vigente?

Análisis jurídico del caso:

La educación es derecho y obligación de todos los guatemaltecos recibirla dentro de los


límites que fija la ley. El Estado por su parte tiene la obligación de proporcionar y facilitar la
educación a sus habitantes sin discriminación alguna, por lo que la educación pública es
gratuita, laica y obligatoria hasta el último grado de diversificado. Los niños, niñas y
adolescentes tienen derecho a recibir una educación integral, la que deberá ser orientada a
desarrollar su personalidad, civismo y urbanidad, promover el conocimiento y ejercicio de
los derechos humanos, con la finalidad de prepararles para el ejercicio pleno y responsable
de sus derechos y deberes.

El artículo 34 del Decreto 12-91 del Congreso de la República, Ley de Educación Nacional,
enumera las obligaciones de los educandos, dentro de las cuales se encuentran la de cumplir
con los requisitos expresados en los reglamentos que rigen los centros educativos de
acuerdo con las disposiciones que se derivan de la ejecución de la ley; y la de respetar a
todos los miembros de la comunidad educativa. En ese mismo sentido, el artículo 35 del
cuerpo legal citado, asigna a los padres de familia la obligación de velar porque sus hijos
cumplan con las obligaciones establecidas en la ley y en reglamentos internos de los centros
educativos.

El incumplimiento de cualquier obligación debe ser sancionado de conformidad con la ley.


Según lo regula el artículo 43 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, “El
Estado a través de las autoridades educativas competentes adoptará las medidas
pertinentes para procurar que la disciplina en los centros educativos, tanto públicos como
privados, se fomente respetando la integridad y dignidad de los niños, niñas y adolescentes,
garantizando la oportunidad de ser escuchados previamente a sufrir una sanción.”

Si el acto cometido por un estudiante constituyera una falta o delito conforme la ley penal,
deberá tomarse en cuenta la edad de dicho estudiante. Por principio constitucional, los
menores de edad son inimputables y su tratamiento debe estar orientado hacia una

24 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


educación integral propia de la niñez y la juventud. Los menores de edad pero mayores de
trece años, serán sujetos de un procedimiento especial seguido ante tribunales específicos
atendiendo al grupo atareo al que pertenezcan y serán considerados como adolescentes en
conflicto con la ley penal (no como presunto delincuente). Los menores de trece años de
edad, serán objetos de atenciones médicas, psicológicas y pedagógicas que fueren
necesarias bajo el cuidado y custodia de los padres o encargados y deberán ser atendidos
por los Juzgados de la Niñez y la Adolescencia (artículo 138 de la Ley de Protección Integral
de la Niñez y Adolescencia).
Conclusión:

El alumno está obligado a cumplir con el Reglamento Interno del establecimiento y sus
padres a velar porque así sea.

El reglamento deberá contemplar medidas disciplinarias que estimulen la reflexión del


educando respecto a su conducta, respetando la integridad y dignidad del niño y dándole la
oportunidad de ser escuchado previamente a ser sancionado. Adicionalmente se deberá
procurar atención psicológica para ayudar al alumno a conseguir estabilidad emocional.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 12, 71, 72, 74


Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 12, 28, 29
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de Protección
Integral de la Niñez y Adolescencia 36, 37, 43, 132, 133, 134,
136, 138 y 139
Decreto Legislativo 12-91 Ley de Educación Nacional 1, 2, 33, 34, 35 y 36

CASO: UN DOCENTE FRENTE A UN ENTORNO DE VIOLENCIA


El maestro Benito había llegado recientemente a la escuela. Le habían
asignado un centro escolar en una región que no conocía; sólo había
estado una vez por allí, pero para visitar a unos parientes.

Gestión Administrativa 25
Los primeros días no la pasó muy bien ya que tuvo que confrontar
muchas clases de agresión y observó que sus alumnos se relacionaban
violentamente. Benito, como recién llegado a la localidad no se atrevió
a actuar en un primer momento y esperó, para dar respuesta a tanta
indisciplina, a ver cómo reaccionaban los demás maestros. Conversando
sobre el tema con un grupo de maestros, al salir de la escuela, escuchó
estos comentarios: Aquí, no permitimos la indisciplina, si un alumno se
pelea con otro es necesario castigarle, suspenderlo, o privarle del recreo
o de su merienda.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Cree que a través de estas prácticas los maestros pueden resolver problemas
interpersonales que se presentan en la escuela?
b) Discuta las perspectivas de Gardner y Goleman, que se plantean más abajo y analice
estos postulados en el marco de los lineamientos del CNB y la legislación existente en
Guatemala en materia de educación.
La investigación ha demostrado que los contextos educativos que ofrecen a sus alumnos
oportunidades para realizar tareas cuyo sentido comparten y con las que se identifican
emocionalmente, logran de ellos un alto grado de concentración, participación y
colaboración. (Gardner, H. 1993).
Por el contrario, aquellos ambientes donde las oportunidades de acción e interacción
carecen de sentido para ellos y les resultan ajenas, intimidatorios o irritantes, los
inducen a la dispersión, la huida, el rechazo o la agresión. (Goleman, D.1996)
c) ¿Qué aspectos de la práctica educativa promueve un clima de no violencia? En
relación:
- a la organización y funcionamiento de la institución educativa
- a la organización del aula
- al desarrollo curricular
- a la metodología de enseñanza y de aprendizaje
- al vínculo maestro-alumno
- al sistema de evaluación
- a la infraestructura y ambiente - a la noción de autoridad y disciplina d)
¿Qué plantea la legislación vigente?

Análisis jurídico del caso:


26 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza
El Estado de Guatemala se compromete a través de las autoridades educativas competentes,
a adoptar las medidas pertinentes para procurar que la disciplina se fomente, respetando la
integridad y dignidad de los niños, niñas y adolescentes, garantizando la oportunidad de ser
escuchados previamente a sufrir una sanción. En los establecimientos educativos se
adoptarán las medidas que sean necesarias y adecuadas, para velar porque la disciplina
escolar se administre de modo compatible con la dignidad humana del niño y atendiendo las
disposiciones contenidas en la Convención de los Derechos del Niño.

Conforme lo dispuesto en el artículo 31 de dicha convención, “El Estado reconoce el derecho


del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su
edad”; precepto que debe ser tutelado principalmente en los centros educativos,

En ese orden de ideas, cuando en un plantel estudiantil se presenta un caso de indisciplina y


los docentes recurren al castigo, suspensión o privación del recreo o merienda de un alumno,
están aplicando una disciplina de carácter represivo, que bien podría modificar
momentáneamente el comportamiento del estudiante, pero los productos de esa represión,
a futuro próximo, serán de rebeldía, resistencia pasiva, conductas violentas y relaciones
basadas en la dominación; todo lo contrario a los fines de la educación. No debemos olvidar
que la indisciplina estudiantil también tiene su origen, en la administración del terror para
manejarla.

Es conveniente que los establecimientos educativos revisen las normas disciplinarias


adoptadas; elaborar un reglamento interno, donde se establezcan en forma clara y concreta
las reglas a que debe atender cada miembro de la comunidad educativa; esto en consonancia
con toda la legislación educativa vigente y con apego al principio rector de que en todas las
disposiciones que se emitan, debe privar el interés superior del niño.

Conclusión:

La cultura violenta e indisciplina estudiantil observada por el maestro Benito, es producto de


la represión con que el claustro de profesores implementa en la realización de sus
actividades docentes; sin olvidarnos que no sólo la escuela es la responsable, sino también,
el contexto familiar y social en el que se desarrolla el educando. Es prudente que el
Supervisor propicie una revisión de las normas disciplinarias del establecimiento y se elabore
un reglamento interno de una manera representativa en la que tengan participación activa,
padres de familia, estudiantes, docentes y autoridades educativas (Director y Supervisor),
velando siempre porque la disciplina se funde en los principios y valores del respeto mutuo,

Gestión Administrativa 27
colaboración y cooperación; corresponsabilizándose todos con el logro de los objetivos de
aprendizaje, sin menoscabo de la integridad y dignidad de los y las estudiantes.

Disposiciones legales aplicables


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 12, 71, 72, 74


Convención sobre los Derechos del Niño 28, 31
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de
Protección Integral de la Niñez y Adolescencia 43, 45
Decreto Legislativo 12-91 Ley de Educación
Nacional
1, 2, 33 al 42
CASO: ¿COMPETENCIA O CORRUPCIÓN?
El relato que sigue es el comentario que un supervisor le hace a un
colega acerca de la situación vivida en una de sus visitas habituales a
una escuela:

“En el recorrido por las aulas me percaté que en el segundo grado, la


clase estaba siendo impartida por una maestra que no correspondía al
claustro de esa escuela. Extrañado, le pregunté al director quién era esa
maestra que yo no conocía. Me respondió que la maestra de planta estaba
enferma y ella la sustituía. Ante esta situación le solicité un informe por
escrito. Pero éste nunca llegó. Al tiempo pude averiguar que no sólo el
director había autorizado a la maestra a ausentarse de su trabajo, sino
que también autorizó a la que la sustituyó a cubrir el monto de honorarios
por un mes y medio. Al final se le suscribió un acta.”

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Hay razones que pueden justificar las decisiones de este director?


b) ¿Podría responder la pregunta que da título a este caso fundamentando su repuesta?
c) ¿Cuáles son los límites legales que jamás deberían ser franqueados por profesionales
de la educación?

Análisis jurídico del caso:


28 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza
La Ley de Servicio Civil y su Reglamento, en su artículo 4 considera que es “Servidor Público,
aquella persona individual que ocupe un puesto dentro de al Administración Pública en
virtud de un nombramiento, contrato o cualquier otro vínculo legalmente establecido,
mediante el cual queda obligada a prestarle sus servicios o a ejecutarle una obra
personalmente a cambio de un salario, bajo la dependencia continuada y dirección
inmediata de la propia Administración Pública”.

Tómese en cuenta que el servicio debe ser prestado personalmente, la función pública no es
delegable y no podrá ejercerse sin prestar previamente juramento de fidelidad a la
Constitución (artículo 154 tercer párrafo). El servidor público tiene el deber de cumplir con
las obligaciones estipuladas en la Ley de Servicio Civil y su Reglamento, así también todas
aquéllas que determinen las leyes y reglamentos. Entre esas obligaciones está la de asistir
con puntualidad a sus labores y acatar las reglas de control de puntualidad y asistencia.

Si un servidor público deja de asistir a sus labores sin el correspondiente permiso o sin causa
debidamente justificada, durante dos días laborales completos o durante cuatro medios días
laborables en un mismo mes calendario, es causa justa para destituirlo del cargo, por
abandono del mismo. Si la ausencia es por menos tiempo, el servidor está obligado a
justificarla al momento de retornar a sus labores, acreditando las causas que la motivaron.

Si la ausencia fuera por enfermedad por más de dos días, el servidor deberá presentar la
suspensión por enfermedad otorgada por Instituto Guatemalteco de Seguridad Social –IGSS–
5. Si va a ausentarse por un mes calendario con goce de salario, o hasta tres meses calendario

sin goce de salario, dentro de un mismo ejercicio fiscal, por otro motivo que no sea
enfermedad; únicamente la Autoridad Nominadora en este caso la Ministra de Educación,
bajo su responsabilidad, está facultada para otorgar la licencia respectiva y siempre que la
necesidad de la misma se justifique plenamente, según lo dispuesto en el artículo 61 numeral
4 de la Ley de Servicio Civil y 60 de su reglamento. De la misma manera tiene la potestad de
nombrar en forma interina una persona para que sustituya al titular del puesto durante el
tiempo que dure su ausencia.

Con relación a las obligaciones de un Director de un centro educativo, se encuentra la de


tener conocimiento y pleno dominio del proceso administrativo… y de la legislación
educativa vigente relacionada con su cargo y centro educativo que dirige”;
consecuentemente debe de respetar los procedimientos que la ley establece y no

5
Ver también Acuerdo Gubernativo C.M. 15-69, publicado en el Diario Oficial, el 02 de mayo de 1969. (Relativo a licencias con goce de sueldo por
enfermedad).

Gestión Administrativa 29
extralimitarse en el ejercicio de su función. Como máxima autoridad de un plantel educativo,
el Director puede autorizar licencia con goce de sueldo únicamente por los motivos y número
de días que señala el artículo 60 numeral 2:

• Por fallecimiento del cónyuge, persona unida de


hecho declarada legalmente, hijos o padres, cinco días hábiles, y
por fallecimiento de hermanos tres días hábiles;
• Cuando se contrae matrimonio civil, cinco días hábiles;
• El día del nacimiento de un hijo;
• Por citación de autoridades administrativas o
judiciales para asistir a diligencias, el tiempo
que sea indispensable, previa presentación de la citación respectiva;
• Para asistir al Instituto Guatemalteco de Seguridad
Social, el tiempo que sea indispensable. El servidor deberá
presentar constancia de la hora de ingreso y egreso a la consulta; y,
• El día del cumpleaños del servidor.

Conclusión:

En el presente caso, tanto la maestra titular del puesto como el Director del establecimiento,
han violado las disposiciones legales aplicables para el caso de licencias con o sin goce de
sueldo o salario.

La maestra al dejar de prestar sus servicios de manera personal y el Director al autorizar una
licencia, para las cuales no se está facultado, constituye violación a la ley y causal para ser
destituidos del cargo sin responsabilidad para el Estado. “Son causas justas que facultan a la
autoridad nominadora para remover a los servidores públicos del servicio por oposición, sin
responsabilidad de su parte: …Cuando el servidor incurra en actos que impliquen cualquier
infracción de esta ley y sus reglamentos…” (artículo 76 numeral 12 de la Ley de Servicio Civil).

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 154, 194


Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 4, del 64 al 76
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de
la Ley de Servicio Civil 60, del 75 al 80

30 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Decreto Legislativo 12-91 Ley de
Educación Nacional
36, 37
CASO: DESORGANIZACIÓN VERSUS CALIDAD EDUCATIVA
Un nuevo supervisor ha sido asignado a un municipio percibiendo la
siguiente situación de la escuela:
• ambientes sucios, vidrios y puertas quebradas,
techo en malas condiciones
• cobertura educativa muy baja
• niños que llegaban tarde y se manifestaban
indisciplinados
• padres desinteresados
• docentes irresponsables y poco colaborativos
• director alcohólico

Como era lógico de suponer, esta escuela estaba totalmente


desprestigiada socialmente. El nuevo supervisor levantó un acta haciendo
constancia de la situación observada en relación a las faltas en las que se
estaba incurriendo. El director fue removido de su cargo.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Cómo se imagina el proceso de deterioro de esta institución educativa?


b) ¿Hay responsabilidades compartidas? Analícelas
c) ¿Quiénes son los perjudicados y en qué aspectos?
d) ¿Entiende usted que este caso se inscribe en uno más amplio que tiene que ver con el
contrato Estado-educación? Responda a partir del análisis y la reflexión de la temática
abordada.
e) ¿Qué plantea la legislación vigente?

Análisis jurídico del caso:

Al tenor de lo dispuesto en la legislación guatemalteca, de manera particular en la Ley de


Educación Nacional, Decreto Legislativo 12-91, es obligación del Estado propiciar y facilitar
la educación de los habitantes sin discriminación alguna. El proceso educativo en Guatemala,
por principio, es un proceso científico, humanístico, crítico, dinámico, participativo y

Gestión Administrativa 31
transformador, orientado al desarrollo y perfeccionamiento integral del ser humano, que
coadyuva a la conformación de una sociedad justa y democrática.

El Sistema Educativo Nacional es un conjunto ordenando e interrelacionado de elementos,


procesos y sujetos a través de los cuales se desarrolla la acción educativa; debe ser un
sistema participativo, en el cual los diversos actores tienen responsabilidades que cumplir y
derechos que ejercer, en un ambiente interactivo, claramente establecidos en el marco legal
vigente. Este sistema está integrado por el Ministerio de Educación, la Comunidad Educativa
y los Centros Educativos. La comunidad educativa a su vez, está integrada por educandos,
padres de familia, educadores y organizaciones con fines educativos, todos con la obligación
de participar activamente en el proceso educativo, asignándoseles un rol específico y
corresponsabilizándolos del mismo.

Así encontramos que los educandos están obligados (entre otras) a participar en el proceso
educativo de manera activa, regular y puntal en las instancias, etapas o fases que lo
requieran; a preservar los bienes muebles o inmuebles del centro educativo
corresponsabilizarse con su comunidad educativa del logro de una acción educativa conjunta
que se proyecte en su beneficio y el de su comunidad. Los padres de familia están en la
obligación de brindar a sus hijos el apoyo moral y material necesario para el buen desarrollo
del proceso educativo; velar porque sus hijos cumplan con las obligaciones establecidas.
Además tienen el derecho de exigir y velar por una eficiente educación para sus hijos.

Los educadores aparte de ser los directamente responsables de la transmisión de


conocimientos y de valores morales y culturales del estudiantado, están obligados a cumplir
con los calendarios y horarios de trabajo docente; colaborar en la organización y realización
de actividades educativas y culturales de la comunidad en general; propiciar en la conciencia
de los educandos y en la propia, una actitud favorable a las transformaciones y la crítica en
el proceso educativo.

Ahora bien en el establecimiento educativo, la máxima autoridad está representada por el


Director quien es el responsable de planificar, organizar, orientar, coordinar, supervisar y
evaluar todas las acciones administrativas del centro educativo en forma eficiente; asumir
conjuntamente con el personal a su cargo la responsabilidad de la realización del proceso
enseñanza-aprendizaje dentro del marco de los principios y fines de la educación. Asimismo
es el responsable del cuidado y buen uso de los muebles e inmuebles del centro educativo.

Cuando una persona ocupa un puesto dentro del servicio público, en virtud de
nombramiento o contrato de trabajo, queda obligada a prestar sus servicios o ejecutar una

32 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


obra en forma personal, y a desempeñar con eficiencia las atribuciones inherentes a su
puesto; de lo contrario pueden deducírsele responsabilidades administrativas, laborales,
civiles y/o penales, según corresponda. En materia laboral, La Ley de Servicio Civil y su
reglamento, señalan las obligaciones, las faltas, las sanciones y el procedimiento a seguir
para su aplicación. La ebriedad consuetudinaria y embriaguez en el desempeño de las
funciones, es causal de despido justificado, de conformidad con el artículo 76 numerales 9 y
10 del citado cuerpo legal.

Conclusión:

El presente caso evidencia una total desorganización del establecimiento educativo y


actividades docentes. El ambiente sucio, las malas condiciones de las instalaciones y la
irresponsabilidad de los maestros, son reflejo de esa desorganización. Ésta ha provocado
también, la indisciplina de los alumnos y el desinterés de los padres de familia; en suma, el
prestigio de la escuela y la consecuente baja en la cobertura educativa.

Si bien es cierto que la responsabilidad es compartida por todos los miembros de la


comunidad educativa, es responsabilidad directa del Director velar porque el personal
docente cumpla con eficiencia sus obligaciones y que el establecimiento reúna las
condiciones mínimas para ofrecer al estudiante un ambiente físico adecuado para el
aprendizaje. Debemos recordar que dentro de los aspectos que definen la calidad en la
educación, están los relacionados con los medios que el sistema brinda a los alumnos para
el desarrollo de su proceso educativo.

Si el Director de la Escuela no cumple con eficiencia su función y ha incurrido en alguna o


varias de las causales de despido justificado, debe aplicarse lo dispuesto en el artículo 76 de
la Ley de Servicio Civil y 80 de su reglamento y ser removido de su puesto. También debe
evaluarse si hay elementos suficientes para seguir un proceso disciplinario en contra de los
docentes.

La Escuela debe ser sujeta de un proceso de reorganización administrativa, en el que deberán


participar activamente todos los miembros de la comunidad educativa. Procurar acuerdos
para que cada uno de sus integrantes se comprometa a cumplir con las obligaciones que le
asigna la Ley de Educación Nacional y a ejercer los derechos que como tales, les otorga la
legislación vigente.

Disposiciones legales aplicables:

Gestión Administrativa 33
Cuerpo Legal Artículos
Constitución Política de la República 1, 2, 71, 72, 73, 74
Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 4, 5, 28, 29
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de
Protección Integral de la Niñez y Adolescencia del 1 al 4, 36, 40
Decreto Legislativo 12-91,
Ley de Educación Nacional del 1 al 8, 17, 18, del 33 al 42
Decreto Legislativo1485, Ley de Dignificación y
Catalogación del Magisterio Nacional 1, y 42.
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 1, 2, 3, 4, 74, 75, 76, 77, 85, 87
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la
Ley de Servicio Civil 1, 25, 80

34 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


CASO: ¿PARA SANCIONAR O ESTIMULAR?
“Soy Director de una escuela en la ciudad de Guatemala, de un área
marginal, cuya población estudiantil creció el año pasado, más
precisamente en primer grado. Para poder recibir a estos nuevos niños
tuve que improvisar un aula en el patio, construida con pedazos de
madera y lámina.

Llegado el medio verano, el calor era tal, que permanecer en ese salón
era insoportable. Ante esta situación convoqué a una reunión con
carácter urgente a los padres y madres de familia con quienes acordamos
hacer actividades para recaudar fondos.

Se hicieron rifas y otras actividades que permitieron comprar el material


de construcción para un aula digna para los niños y niñas. Se llamó a
varios albañiles, quienes cobraron razonablemente y entregaron los
recibos correspondientes a cada uno de los pagos. Como responsable de
la escuela guardé los recibos mencionados así como las facturas de la
compra de material de construcción.

Durante el mes de enero se presentaron a la escuela miembros de la


Contraloría de Cuentas y Personal de Derechos Humanos por una
denuncia en mi contra por actos de corrupción en relación a la
construcción de un aula, aduciendo mal manejo de fondos.

Actualmente me siento perseguido por estas dos instituciones ya que no


creen que los albañiles hayan presentado facturas por los pagos que se
les hizo.

Por esta situación he tenido que ausentarme varias veces de mis labores
para presentarme a las oficinas de estas instituciones y contestar muchas
preguntas. Esta situación ha impedido el normal funcionamiento de mis
labores.”

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Qué opina acerca del trabajo que realizó el director de esa escuela?

Gestión Administrativa 35
b) ¿Cuál es el proceso que usted sigue para el manejo de fondos en su escuela?
c) ¿Cómo ubicaría la gestión administrativa de este director de acuerdo a los conceptos
trabajados en la introducción del módulo?
d) ¿Cuál es la base legal para el manejo de fondos de los establecimientos educativos?

Análisis jurídico del caso:

El Estado de Guatemala, tiene la obligación de garantizar el buen funcionamiento de los


centros educativos, dotarles de la infraestructura, mobiliario escolar y enseres necesarios
para el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje.

Además de la asignación presupuestaria que según el Plan Operativo Anual, les corresponde,
los establecimientos educativos, pueden agenciarse de recursos económicos a través de la
realización de actividades de autofinanciamiento, como por ejemplo las colectas especiales
en la comunidad; tanto la recaudación como la ejecución de los fondos recaudados, deberá
estar a cargo del Comité de Finanzas, que por mandato legal debe conformarse, acorde a lo
dispuesto por el Acuerdo Gubernativo 399 de fecha 03 de octubre de 1968, que también
señala el procedimiento a seguir para operar los gastos.

El Decreto 58-98 del Congreso de la República, Ley de Administración de Edificios Escolares,


plantea dentro de sus principios el siguiente: “para la conservación de los edificios escolares
se requiere de la solidaridad y participación de la comunidad educativa y demás fuerzas vivas
de la sociedad para asegurar su mantenimiento sostenible.” La Ley de Probidad y
Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos, Decreto Legislativo 89-2002,
declara como bienes tutelados por la misma, los fondos que se recauden entre el público
para fines de interés social; designa a la Contraloría General de Cuentas como una de las
instituciones tutelares de la ley.

La Ley de Probidad en su artículo 8 establece: “Responsabilidad administrativa. La


responsabilidad es administrativa cuando la acción u omisión contraviene el ordenamiento
jurídico administrativo y las normas que regulan la conducta del funcionario público”.

El Procurador de los Derechos Humanos, por precepto constitucional, está facultado para
supervisar la administración; entre sus atribuciones están: promover el buen
funcionamiento y agilización de la gestión administrativa gubernamental, en materia de
Derechos Humanos; e investigar y denunciar comportamientos administrativos lesivos a los
intereses de las personas.

36 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Conclusión:

Tanto la Contraloría General de Cuentas, como la institución del Procurador de los Derechos
Humanos, están facultadas y obligadas a investigar cualquier denuncia que se presente por
mal manejo de fondos públicos.

La responsabilidad del Director del centro educativo, es velar y resolver cualquier asunto
relacionado con el edificio del mismo, por lo que cualquier mejora que se le haga debe
realizarse de acuerdo a los recursos económicos y financieros con que se cuenta, sean éstos
provenientes del presupuesto estatal o de la recaudación propia de la escuela, pero su
ejecución corresponde al Comité de Finanzas del establecimiento.

En el presente caso, pese a que la intención y actuación del Director de la escuela es


encomiable, el procedimiento seguido no fue el correcto, toda vez que se obviaron las
disposiciones legales aplicables, específicamente las contenidas en el Acuerdo Gubernativo
399, Reglamento de Recaudaciones de Fondos en los Establecimientos Educativos Oficiales
de la República.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 232, 237, 274, 275


Decreto Legislativo 12-91, Ley de Educación Nacional 33, 89
Decreto Legislativo 58-98, Ley de Administración de
Edificios Escolares 3, 11
Decreto Legislativo 89-2002, Ley de Probidad y
Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos Del

1, al 8
CASO: ORDENANDO EL ARCHIVO DE LA ESCUELA
La Directora de una escuela en la ciudad de Guatemala renuncia al cargo
por lo cual se elige otra Directora. La nueva Directora decide ordenar el
archivo rotulando cada fólder según los documentos que contiene.
Dudando de si el procedimiento es el adecuado, consulta con otros
directores acerca de cómo han ordenado el archivo de sus
establecimientos educativos.

Gestión Administrativa 37
Para su sorpresa, todos le dan respuestas diferentes, por lo cual,
intrigada por esta situación, busca ayuda en libros, y encuentra también
varias formas de ordenar un archivo.

Desorientada y sin saber cuál es el procedimiento que mejor se adapta a


las necesidades de su escuela, se pregunta por qué no la han capacitado
para tener ordenado un archivo en forma estándar.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Conoce el uso y ordenamiento correcto de un archivo escolar?


b) ¿Cómo está ordenado el archivo de su escuela?
c) ¿Qué recomendación haría para universalizar el orden de los archivos escolares?
d) ¿Cuál es la importancia de un buen ordenamiento de los archivos escolares?

Análisis jurídico del caso:

Conforme lo establecido en los artículos 30 y 31 de la Constitución Política de la República


de Guatemala, “todos los actos de la administración son públicos. Los interesados tienen
derecho a obtener, en cualquier tiempo, informes, copias, reproducciones y certificaciones
que soliciten y la exhibición de los expedientes que deseen consultar. Toda persona tiene el
derecho de conocer lo que de ella conste en archivos, fichas o cualquier otra forma de
registros estatales”.

Derivado de la normativa constitucional en la materia, surge la necesidad de que todo


establecimiento educativo, primordialmente los de naturaleza estatal, cuente con un
sistema adecuado de registro y conservación de la documentación generada en la actividad
educativa, ya sea de carácter docente o administrativa.

La organización y funcionamiento de los archivos escolares se encuentra específicamente


regulada por el Acuerdo Gubernativo número M. de E. 3-70 de fecha 20 de diciembre de
1969, según el cual los mismos deberán armonizarse con lo preceptuado en el Decreto 1768
del Congreso de la República de fecha 03 de julio de 1968, que crea el Archivo General de
Centroamérica.

38 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


El artículo 2 del citado reglamento, “todos los establecimientos educativos que se
encuentren funcionando o se crearen en el futuro… están obligados a organizar su archivo y
a velar porque cumplan con las funciones que le son propias.”

El artículo 3 del mismo cuerpo legal señala que “cada centro educativo deberá organizar sus
respectivos archivos de acuerdo a sistemas modernos de catalogación, clasificación y
registro a efecto, de que preste servicios eficientes y cumplan integralmente con sus
funciones.”

Siendo que la normativa legal existente deja un amplio margen de discrecionalidad al no


especificar el sistema a utilizar, concretándose a señalar que los archivos deben organizarse
de acuerdo a “sistemas modernos” de catalogación, clasificación y registro; es conveniente
que al interno de cada institución se cuente con una normativa propia (manual de
procedimientos), para sistematizar los procedimientos; a fin de que los posibles cambios de
personal no afecten el funcionamiento y que la información que le sea requerida se obtenga
oportuna y eficientemente.

Los responsables del archivo escolar podrán solicitar la asesoría necesaria a entidades
versadas en la materia, y concretamente al Archivo General de Centroamérica, cuyo Director
es el facultado para efectuar la inspección del mismo, función que puede ser delegada a los
supervisores administrativos.

Conclusión:

El archivo escolar es responsabilidad directa del Director del plantel; ya sea que
personalmente él se encargue de su organización y funcionamiento (caso de los centros del
nivel primario); o bien, esta responsabilidad recaiga en el secretario u oficial, en el caso de
los centros de educación media.

Los procedimientos utilizados en la aplicación de cualquiera de los sistemas de catalogación,


clasificación y registro que se adopte, deben estar debidamente normados, para que el
archivo sea funcional y responda a las necesidades para las cuales fueron creadas.

Disposiciones legales aplicables:

Cuerpo Legal Artículos


Constitución Política de la República 28, 30, 31
Decreto Legislativo 12-91, Ley de Educación Nacional 7, 67, 72

Gestión Administrativa 39
Acuerdo Gubernativo M. de E. 3-70, Reglamento Sobre
Organización y Funcionamiento de los Archivos Escolares Del 1, al 18

CASO: TIEMPO DE LACTANCIA


Una maestra de una escuela de San José Pinula, da a luz a su bebé, y la
Directora, basándose en lo que ella entiende que es lo correcto, concede
a la maestra su derecho de descanso de una hora diaria (hora de
lactancia), durante diez meses, a partir del nacimiento de su hijo.

La maestra, no conforme con la decisión de la directora, busca


información por otros medios. Así, lleva a la Directora una nota del
Servicio Civil donde se indica que los diez meses se cuentan a partir del
día en que regresó la maestra del período postnatal. Sin embargo, otras
personas consultadas informan que sólo se debe dar permiso treinta
minutos, porque no se labora todo el día impartiendo clases, sino media
jornada.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Qué información debe tomar en cuenta la Directora para aplicar el Derecho de


Lactancia Materna?
b) ¿Cuáles son las razones que explican la escasa información sobre los derechos y
deberes que poseen directores y docentes?
c) ¿Qué marco legal se aplica actualmente para el derecho de toda madre de dar
lactancia?

Análisis jurídico del caso:

En nuestra legislación, es deber del Estado, la protección de la maternidad y el estricto


cumplimiento de los derechos y obligaciones que de ella se derivan. Garantía expresa,
contenida en el artículo 52 de la Constitución Política de la República de Guatemala.

En consonancia con este principio y siendo la lactancia materna un hecho y derecho


inherente a la maternidad, la misma está garantizada en el artículo 102 inciso k) de nuestra
Carta Magna, que refiriéndose a los derechos de la mujer trabajadora, en su parte
conducente dispone: “En la época de la lactancia tendrá derecho a dos períodos de descanso

40 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


extraordinarios, dentro de la jornada.” Esta disposición aplica tanto para las mujeres
trabajadoras de empresas de carácter privado como para las trabajadoras de las
dependencias del Estado, ya sean centralizadas, descentralizadas o autónomas.

Esta garantía constitucional se encuentra desarrollada en la ley, específicamente en el


artículo 153 del Código de Trabajo, reformado por el Decreto 64-92 del Congreso de la
República, que regula: “Toda trabajadora en época de lactancia puede disponer en el lugar
donde trabaja de media hora dos veces al día durante sus labores con el objeto de alimentar
a su hijo. La trabajadora en época de lactancia podrá acumular las dos medias horas a que
tiene derecho y entrar una hora después del inicio de la jornada o salir una hora antes de
que ésta finalice, con el objeto de alimentar a su menor hijo o hija. Dicha hora será
remunerada y el incumplimiento dará lugar a la sanción correspondiente para el empleador.

El período de lactancia se debe computar a partir del día en que la madre retorne a sus
labores y hasta diez meses después, salvo que por prescripción médica éste deba
prolongarse.”

Debe tomarse en consideración que el ejercicio de este derecho es sin menoscabo del salario
y de ninguno de los derechos que en materia laboral otorga la legislación vigente. Asimismo
obsérvese que la norma transcrita, da a la madre trabajadora, la facultad de acumular los
dos períodos de descanso extraordinarios que se le confieren, para entrar o salir una hora
más tarde de su jornada de trabajo, la que debe entenderse, como “el tiempo que un
servidor público, permanece a disposición de la Administración Pública,”6 dentro del horario
establecido en el contrato de trabajo o en el respectivo nombramiento.

Este derecho en ningún caso debe ser ejercido caprichosamente, sino que debe gozarse
previa coordinación con la autoridad inmediata superior, tratando en todo momento de
armonizar los intereses tanto de la madre, como del servicio que presta, de lo cual, por
principio administrativo, debe dejarse constancia escrita, para los efectos del control interno
de la institución.

La duración del período de lactancia ha sido motivo de discusión en varias de las


dependencias de la Administración Pública, toda vez que el Reglamento para el Goce del
Período de Lactancia (Acuerdo del Presidente de la República, de fecha 15 de enero de 1973)
fija el mismo, en diez meses “a partir del momento del parto”, situación que contradice lo
preceptuado en el Código de Trabajo, que computa los diez meses “a partir de la fecha en

6
Ver artículo 78 del Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la Ley de Servicio Civil.

Gestión Administrativa 41
que la madre retorna a sus labores” (al finalizar el período post-natal). Al respecto vale la
pena aclarar que este reglamento, si bien es cierto no ha sido expresamente derogado, ha
perdido su positividad, por razón que la ley expresamente indica las condiciones y el
momento a partir del cual debe otorgarse el derecho al período de lactancia;
consecuentemente, resulta inaplicable la citada norma reglamentaria. Esto al amparo del
precepto constitucional que señala: “En caso de duda sobre la interpretación o alcance de
las disposiciones legales, reglamentarias o contractuales en materia laboral, se interpretarán
en el sentido más favorable para los trabajadores.”7

Conclusión:

Atendiendo la normativa aplicable, el período de la lactancia a que tiene derecho la maestra


que recién dio a luz a su bebé, es de una hora (o dos medias horas) por la jornada laboral
establecida en su nombramiento o contrato de trabajo, período que debe computarse por
diez meses contado a partir del día en que la madre retorne a sus labores una vez concluido
el período postnatal, salvo que por prescripción médica deba prolongarse.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos
Constitución Política de la República 52, 102 literal k), 103, 106
Decreto Legislativo 1441, Código de Trabajo 153
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 5

CASO: PROMOCIÓN DE ALUMNOS POR SUFICIENCIA


Es el caso de una alumna de tercer grado de una escuela de San Juan
Sacatepéquez, La alumna es inteligente y muy promovida familiarmente.
Su ritmo de aprendizaje es diferente al de sus compañeros de grado.
El Director, consultado por la maestra de la niña deciden, de común
acuerdo realizarle algunas pruebas escritas, cuyo resultado amerita que
se le promueva al grado inmediato superior y al cabo de dos años más,
termina sus estudios de nivel Primario. Al revisarse el expediente, en la
Supervisión Escolar, se dan cuenta que no existe ningún documento que
haga constar que la alumna aprobó tercer grado.

7
Artículo 106 último párrafo, de la Constitución Política de la República de Guatemala.

42 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Preguntas orientadoras de la discusión grupal:

a) ¿Qué trámites debía hacer el Director para pasar de grado a la niña mencionada?
b) ¿Cuál es el proceso que el Director debía hacer después del examen por suficiencia
según la Ley de Evaluación?
c) ¿La resolución de las dificultades de determinadas pruebas escritas es razón suficiente
para “adelantar “grados? ¿Hay otros factores a tener en cuenta?
d) ¿Qué haría usted para resolver este caso?

Análisis jurídico del caso:

Según lo estipula el artículo 39 incisos e) y j) de la Ley de Educación Nacional, Los educandos


tienen derecho a ser evaluados con objetividad y justicia y a ser estimulados positivamente
en todo momento de su proceso educativo.

Los criterios de promoción de los alumnos del nivel primario al grado inmediato superior, lo
encontramos regulado en el Acuerdo Ministerial No. 1356 de fecha 24 de noviembre de 1987
que contiene el Reglamento de Evaluación del Rendimiento Escolar. La misma se concibe
como el conjunto de acciones que se ejecutan en el proceso enseñanzaaprendizaje, para
determinar, si se han alcanzado los objetivos de aprendizaje trazados en los planes
educativos.

Los resultados obtenidos en las evaluaciones efectuadas, por disposición del Despacho
Ministerial, contenida en el citado acuerdo, deberán registrarse utilizando el formulario que
diseñe la Comisión de Evaluación del establecimiento. Al finalizar cada grado de estudio la
Dirección del establecimiento extenderá el certificado correspondiente, en las formas
diseñadas por la Dirección General de Educación Escolar.

El artículo 22 del referido reglamento, indica que los alumnos del nivel primario serán
promovidos al grado inmediato superior, cuando aprueben Idioma Español y Matemática
con 60 puntos cada una y obtengan un promedio global de 60 puntos, como mínimo, en las
otras asignaturas del plan de estudio.

La inexistencia de registro de la promoción de un estudiante de primaria al grado inmediato


superior, es un caso no previsto en la legislación, sin embargo ante estos casos, La
Supervisión respectiva, en consulta con la Dirección Regional tiene a su cargo la resolución

Gestión Administrativa 43
de los mismos. Si fuese necesario intervendrá también la Dirección General de Educación
Escolar. La corrección, rectificación y actualización de los registros estatales es una acción
válida, amparada en el artículo 31 de la Constitución Política de la República.

Conclusión:

Después de dos años, muchas podrían ser las causas por las cuales no aparece un documento
en el expediente respectivo. Determinarlas nos podría significar una pérdida considerable
de tiempo y de recursos, probablemente con muy pocos resultados positivos. Incluso no
procedería una sanción disciplinaria en contra de los responsables porque ya transcurrió el
término de la prescripción (tres meses a partir de la comisión de la falta) señalada en la Ley
de Servicio Civil. Esto no quiere decir que administrativamente no se tomen las medidas
necesarias para evitar que vuelva a suceder una situación similar.

En el presente caso, si la alumna aprobó sin problemas el cuarto, quinto y sexto grados, es
evidente que aprobó el tercero o por lo menos satisface los requisitos para su aprobación,
toda vez que el grado superior dentro del mismo nivel educativo, presupone mayor
dificultad, respecto al inmediato inferior.

El problema planteado, es de naturaleza eminentemente administrativa y el error u omisión,


debe subsanarse atendiendo lo dispuesto en La Declaración de los Derechos del Niño,
aprobada por unanimidad por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1959, en su
principio 7, segundo párrafo: “El interés superior del niño debe ser principio rector de
quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación;”, principio desarrollado en
el artículo 3 numeral 1 de la Convención sobre los Derechos del Niño: “En todas las medidas
concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social,
los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración
primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.”

Corresponderá a la Supervisión en consulta con la Dirección Regional (o Departamental)


emitir la resolución que corresponda. En su defecto la resolución podrá ser dictada por la
Dirección General de Educación Escolar.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 1, 2, 31,71, 72

44 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Convención sobre los Derechos del Niño 1, 2, 3, 4
Decreto Legislativo 27-2003, Ley de
Protección Integral de la Niñez y Adolescencia del 1 al 4, 36
Decreto Legislativo 12-91, Ley de Educación Nacional del 1 al 8, 39, 69, 71
Decreto Legislativo 1485, Ley de Dignificación y
Catalogación del Magisterio Nacional 1
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 85, 87
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la
Ley de Servicio Civil 1, 25
Acuerdo Ministerial No. 1356, Reglamento de Evaluación
del Rendimiento Escolar. 1 al 4, 10, 15, 18, 22, 37,
38, 40, 48
CASO: LLEGANDO TARDE
En una escuela de Quetzaltenango, labora la maestra Alma Lucrecia
Flores, quien constantemente llega a la institución diez o más minutos
tarde. Cada día presenta una excusa distinta al ingresar a su aula donde
sus alumnos y padres de familia ya la están esperando.

Dada la conducta habitual de la maestra, el Director la convoca y le


solicita puntualidad para iniciar sus labores, señalándole que si ella no
es puntual, no podrá exigírselo a sus alumnos.

La impuntualidad continúa y los padres y madres de familia generalizan


la situación como característica de esta escuela.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal

a) ¿Qué recursos administrativos puede emplear el director ante el caso de esta maestra?
Enumere dos.
b) ¿A quiénes perjudica ingresar habitualmente tarde a laborar?
c) ¿Qué valores éticos están comprometidos en esta conducta?

Gestión Administrativa 45
Análisis del caso:

Para abordar el incumplimiento de las obligaciones contraídas por un servidor público, en


virtud de su nombramiento o contrato de trabajo y deducir las responsabilidades
administrativas y laborales que de ello se derivan, debemos partir de la normativa que regula
la relación del Estado con sus trabajadores, lo que de conformidad con el artículo 108 de la
Constitución Política de la República de Guatemala, corresponde a la Ley de Servicio Civil,
con excepción de aquellas entidades que se rijan por sus propias leyes o disposiciones.

Con el fin de garantizar a los servidores públicos su eficiencia, asegurarles justicia y estímulo
en su trabajo, la Ley de Servicio Civil, además de contemplar los derechos que les asiste,
también les asigna obligaciones, siendo una de ellas “asistir con puntualidad a sus labores”.
En tal sentido, el servidor está sujeto al cumplimiento de las disposiciones que la autoridad
nominadora, dicte con relación a las reglas de control de puntualidad y asistencia.

En el caso particular de los docentes, la Ley de Educación Nacional en su artículo 36 literal h)


indica que es obligación de los educadores: “Cumplir los calendarios y horarios de trabajo
docente.”

En el presente caso existe una evidente violación a esta normativa, resultando procedente
la aplicación de la sanción que legalmente corresponda. El artículo 74 de La Ley de Servicio
Civil establece cuatro clases de sanciones: amonestación verbal, amonestación escrita y
suspensión en el trabajo sin goce de sueldo o salario hasta por un máximo de treinta días en
un año calendario. La aplicación del tipo de sanción, dependerá de la calificación de la
gravedad de la falta que a su vez dependerá de la frecuencia en que se incurra, la
trascendencia que tenga (en la comunidad educativa) y la actitud del infractor ante la misma.

Es importante tomar en cuenta que, el incumplimiento en el que ha incurrido la maestra


Alma Lucrecia Flores, podría incluso enmarcase dentro de las causales de despido reguladas
en el artículo 76 de la Ley de Servicio Civil, específicamente si al efectuarse el cómputo de
los minutos que durante un mes calendario ingresó tarde a sus labores, resultan los
equivalentes, a dos días laborales completos. O bien por la mala conducta, insubordinación
y marcada indisciplina en el desempeño de sus funciones (numerales 6 y 11 de la norma
citada).

Ahora bien, para garantizar la eficacia de la sanción o del proceso de destitución, según
corresponda, es indispensable observar el procedimiento señalado en el artículo 80 del
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la Ley de Servicio Civil. Haciendo la salvedad que

46 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


se aplicará únicamente la sanción o el procedimiento de despido, según proceda, atendiendo
al principio de que nadie puede ser sancionado más de una vez por la misma falta.

Conclusión:

Corresponde a la máxima autoridad del establecimiento educativo (Director), proceder y


aplicar el régimen disciplinario que contempla La Ley de Servicio Civil y su Reglamento para
sancionar el incumplimiento del personal a su cargo, con estricto apego a los procedimientos
contenidos en dichos cuerpos legales.

Disposiciones legales aplicables:

Cuerpo Legal Artículos


Constitución Política de la República 108
Decreto Legislativo 1485, Ley de Dignificación

y Catalogación del Magisterio Nacional 1

Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 1, 4, 10, 61 al 66, 74 al 76


Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la
Ley de Servicio Civil
75 al 80
CASO: EL DESARROLLO CURRICULAR COMO TAREA ESPECÍFICA DE

Gestión Administrativa 47
LA ESCUELA
En una Escuela de Petén el director convoca a una reunión al personal
docente para planificar la implementación del nuevo diseño curricular de
la Educación Primara en Guatemala: el CNB. Antes de la hora fijada el
director recibe aviso de varios docentes que se excusan por no poder
asistir a la reunión por causas personales diversas. Al comienzo de la
reunión el profesor Juan Carlos Barrios, quien no acepta integrarse a la
Reforma Educativa, asegura que la forma en que aprendió a planificar y
evaluar en su época de estudiante, es la mejor y que no hay ley que lo haga
cambiar.

Por su parte la maestra Rosa María Cruz afirma que si bien no sabe
mucho de este nuevo diseño, no le parece bien eso del “perfil de egreso”.
La profesora de sexto grado explica que ella no sabría por dónde empezar
y que no está dispuesta a comenzar un cambio así, a esta altura de su vida.

El maestro más joven de la escuela piensa que sería bueno aceptar el


desafío, pero la maestra Mercedes le pregunta si tiene alguna idea de
cómo enseñar competencias en vez de los temas que los docentes dominan.
Los comentarios continúan, el tiempo pasa y el desarrollo curricular en
esa escuela no sigue los lineamientos propuestos por el Ministerio de
Educación de Guatemala.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal

a) ¿Es potestad de los docentes desarrollar el currículo “que saben o el que más les gusta”
?
b) ¿Qué estrategias emplearía como director en la situación descrita en este caso?
c) ¿Qué potestades tienen el Mineduc, la Supervisión Escolar y el director de la institución
educativa para que los docentes implementen el Currículo que como norma ha sido
aprobado?
d) ¿Qué sanciones están previstas en el caso de incumplimiento?

Análisis jurídico del caso:

48 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


La transformación curricular es parte de un proceso orientado a la construcción de un nuevo
proyecto de nación, centrado en la equidad y la solidaridad como fundamentos de la
democracia, la cultura de paz, la multiculturalidad e interculturalidad; derivado de la
necesidad de reformar la educación, manifiesta en los Acuerdos de Paz, particularmente en
el Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas y en el Acuerdo sobre Aspectos
Socioeconómicos y Situación Agraria. Vale la pena destacar que mediante el Decreto 52-2005
del Congreso de la República, reconoce a los Acuerdos de Paz el carácter de compromisos
de Estado.

La transformación curricular se fundamenta en una serie de disposiciones jurídicas que


reflejan la voluntad política de cambio hacia el ideal de nación que se persigue; reconociendo
el papel transformador de la educación en los individuos. Nuestra Carta Magna dispone que
la administración del sistema educativo deberá ser descentralizada y regionalizada, en
consecuencia, el solicitar la planificación de la implementación de las políticas que en
materia educativa se dicten por la autoridad superior, es responsabilidad de todas sus
dependencias, incluyendo las escuelas .

Si bien es cierto, la Reforma Educativa presupone un proceso participativo, el ente rector


para su implementación y ejecución es el Ministerio de Educación. Éste es el responsable de
coordinar y ejecutar las políticas educativas, determinadas por el Sistema Educativo del país.
Asimismo, tiene a su cargo la elaboración de los planes de desarrollo educativo en
coordinación con el Consejo Nacional de Educación. También está encargado de la ejecución
de las políticas de investigación pedagógica, desarrollo curricular y capacitación de su
personal. De conformidad con lo preceptuado en el artículo 193 de la Constitución Política
de la República, los Ministros de Estado tienen la función de ejercer jurisdicción sobre todas
las dependencias de su ministerio y dirigir, tramitar, resolver e inspeccionar todos los
negocios relacionados con el mismo.

Los servidores públicos está obligados a acatar las órdenes e instrucciones que les impartan
sus superiores jerárquicos, de lo contrario incurren en causal de despido justificado. Si el
nuevo diseño curricular de la educación primara en Guatemala –CNB– está amparado y
sustentado legítimamente por ser una disposición emanada de la superioridad
administrativa, es deber de todos los involucrados, acatarla.

Conclusión:

Resulta evidente que la reacción del claustro de docentes de la escuela que presenta este
caso, con muy pocas excepciones, refleja el temor y rechazo al “cambio”. Su oposición, más

Gestión Administrativa 49
que argumentos técnicamente sustentados, no son más que pretextos sin sentido, lo cual,
en mucho, escapa a la esfera legal puesto que su ámbito es eminentemente actitudinal,
donde el rol de la capacitación es importantísimo. Esta actitud, aunque no evidente, es
compartida por el Director de la escuela, en virtud que no ejerce la autoridad propia del
cargo que ostenta.

El Director como máxima autoridad del establecimiento, debe presidir y manejar la reunión
en función de los objetivos propuestos y la agenda preparada; debiendo tomar las medidas
pertinentes, con apego a la ley y respetando los procedimientos establecidos, para no
incurrir en responsabilidad administrativa. Asimismo deberá exigir a los docentes que se
excusaron para asistir a la reunión convocada, para que justifiquen de manera fehaciente,
los motivos de su ausencia, lo cual de conformidad con la ley, deberán hacer al momento de
reanudar sus labores, si no lo hubieren hecho antes.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos
Constitución Política de la República 71, 72, 76, 154, 194
Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos
Indígenas y en el Acuerdo sobre Aspectos
Socioeconómicos y Situación Agraria
Decreto Legislativo 52-2005, Ley Marco de los Acuerdos
de Paz 1, 2, 3
Decreto Legislativo 12-91, Ley de Educación Nacional 1, 2, 4, 8, 33, 36, 37, 67, 72,
74, 90
Decreto Legislativo 1748, Ley de Servicio Civil 1, 4, 10, 64, 74 al 76
Acuerdo Gubernativo 18-98, Reglamento de la
Ley de Servicio Civil
75 al 80

50 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


CASO: EVALUACIÓN: ¿INSTRUMENTO DE APRENDIZAJE O DE TEMOR?
En dos escuelas de la ciudad de Guatemala, dos grupos de docentes
manifiestan su desacuerdo a participar en una actividad programada por
la Supervisión educativa, que tiene como propósito conocer el nivel de
aprendizaje de los alumnos del sector.

La resistencia se concretó en el momento en que se les solicitó que los


maestros de una escuela fueran a evaluar a los alumnos del otro centro
de estudios y viceversa. El argumento esgrimido era que el procedimiento
era antipedagógico y que no permitirían que otros docentes juzgaran su
trabajo. Aceptaban hacer las evaluaciones solamente si les permitían
estar presentes con sus alumnos el día que se aplicaran las pruebas.

Ante el conflicto generado, el Director de la escuela Federal inició una


negociación con la otra Directora y sus docentes logrando acuerdos que
aparentemente resolverían la situación.

Sin embargo, una de las partes rompe con lo convenido agudizando aún
más el conflicto. Al no encontrar una salida viable al problema la otra
Directora decide avisar a la supervisora quien se presentó a la escuela
donde se generó la confrontación entre docentes. La supervisora decide
levantarle acta a quienes se oponían a cumplir con lo requerido.

Preguntas orientadoras de la discusión grupal

a) ¿Qué problemas explícitos y encubiertos están planteados en este caso?


b) ¿Qué opina del comportamiento de los docentes y del de los directores?
c) ¿Qué estrategias podrían haberse empleado que hubieran evitado el conflicto?
d) ¿Qué piensa sobre las evaluaciones “externas”? Analice aspectos positivos y
debilidades.
e) ¿Qué plantea la legislación educativa?

Análisis jurídico del caso:

Entre los significados más frecuentes asociados con la evaluación están las ideas relativas al
control externo y la función penalizadota de la evaluación. Estas ideas relacionadas con la

Gestión Administrativa 51
calificación propia del ámbito escolar han contribuido a la generación de un conjunto de
estereotipos que dificultan la práctica evaluadora.8

La legislación guatemalteca en materia educativa, define la evaluación como un proceso


inherente a la acción educativa que debe realizarse en forma sistemática y permanente, a
fin de determinar los logros cualitativos y cuantitativos de la educación en función de sus
fines y principios.

El Reglamento de Evaluación del Rendimiento Escolar, Acuerdo Ministerial 1356 de fecha 24


de noviembre de 1987, estipula que la evaluación se concibe como el conjunto de acciones
que se ejecutan en el proceso enseñanza-aprendizaje especificados en el plan respectivo,
cuya finalidad es esencialmente didáctica y educativa.

Este reglamento en su artículo 5 dispone que en cada establecimiento educativo oficial,


privado o por cooperativa, en que laboren tres o más maestros, se organizará una comisión
de evaluación presidida por el Director e integrada como mínimo, por dos miembros del
personal docente, electos anualmente. En el caso de establecimientos con dos o menos
maestros la asesoría estará a cargo del Supervisor de Nivel u Orientador Técnico respectivo.

Entre otras, la Comisión de Evaluación de cada establecimiento tendrá la función de asesorar


en la selección, elaboración y aplicación de los instrumentos de evaluación con base en la
planificación docente; y coordinar todas las actividades (en materia de evaluación) que se
realicen en el establecimiento.

El Acuerdo Gubernativo M. de E. 13-77, en su artículo 66 estipula: “La evaluación educativa


es una función técnica, sistemática y permanente, que permite a través de diversos
procedimientos, establecer el grado de eficiencia con que el sistema educativo cumple con
sus objetivos generales y específicos. Comprende tanto al educando como al docente, a la
escuela, autoridades, legislación, política educativa, métodos y procedimientos, currícula,
planeamiento y programación.”

Según lo establecido en el artículo 66 de la Ley de Educación Nacional, “Es responsabilidad


del Ministerio de Educación, garantizar la calidad de educación que se imparte en todos los
centros educativos del país, tanto públicos, privados y por cooperativas. La calidad de la
educación radica en que la misma es científica, crítica, participativa, democrática y dinámica.

8
Prof. Nydia Elola – Lic. Lilia V. Toranzos. Evaluación Educativa. Una Aproximación Conceptual. Buenos Aires, Argentina. Año 2000 (Internet)

52 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Para ello será necesario viabilizar y regular el desarrollo de procesos esenciales tales como
la planificación, la evaluación, el seguimiento y supervisión de los programas educativos.”

De conformidad con el artículo 71 de la Ley de Educación Nacional, “la evaluación del


rendimiento escolar, debe realizarse solamente en períodos y sistemas con carácter
obligatorio y permanente en base a las necesidades socioeducativas del país. Estará regulada
por la reglamentación respectiva.”

El artículo 72 de la norma citada define la supervisión educativa, como una función técnico
administrativa que realiza acciones de asesoría, de orientación, seguimiento, coordinación y
evaluación del proceso enseñanza-aprendizaje en el Sistema Educativo Nacional.

Cuando existe inconformidad por parte de los educadores con respecto a su evaluación, la
ley les concede el derecho a apelar ante la autoridad competente.

Conclusión:

La evaluación del rendimiento escolar es un proceso legítimo y necesario a todo nivel del
Sistema Educativo. Para su implementación deben observarse las disposiciones contenidas
en el Reglamento de Evaluación del Rendimiento Escolar, que faculta a los profesores de
grado y de asignatura para seleccionar, elaborar y aplicar las técnicas e instrumentos que
consideren necesarios.

En el presente caso, se evidencia un problema de coordinación, entre la Supervisora y las


Comisiones de Evaluación de ambos establecimientos, en virtud que pareciera, no se les
tomó en cuenta a pesar de ser la instancia que, por disposición legal, es la responsable de
coordinar las actividades en esta materia.

Los Directores de los planteles son los responsables de que las actividades se desarrollen,
dentro de la normativa legal vigente y son los que presiden la Comisión de Evaluación.

Por desconocimiento de los preceptos legales, falta de comunicación y concertación de


actividades se generan procesos que son adecuados desde del punto de vista teórico, pero
que al llevarlos a la práctica generan conflicto, que trasciende a la administración y afecta a
todo el proceso educativo y a sus diferentes actores.

Se deben tener claros los objetivos generales y específicos de una actividad de evaluación.
Evaluar el rendimiento escolar o nivel de aprendizaje, no es lo mismo que evaluar el proceso

Gestión Administrativa 53
enseñanza-aprendizaje. La normativa a observarse dependerá de ello. En el presente caso,
más allá de aplicar sanciones, se deben enmendar los procedimientos y ajustarlos a las
disposiciones reglamentarias específicas, en cuya planificación debe incluirse la participación
de los docentes. La responsabilidad en todo caso, recae primordialmente en los Directores.

Disposiciones legales aplicables:


Cuerpo Legal Artículos

Constitución Política de la República 28, 71, 72


Decreto Legislativo 12-91, Ley de Educación Nacional 39, 41, 69, 71
Acuerdo Ministerial No. 1356, Reglamento de Evaluación
del Rendimiento Escolar.
1 al 4, 10, 15, 18, 22, 37, 38, 40,
48
Bibliografía
Antúnez, S. (1993) Hacia una gestión autónoma del centro escolar. En: Claves para la
organización de centros escolares. ICE/Horsori, Barcelona, pp. 59-69.
Fernández, L. M. (1997) Asesoramiento institucional en situaciones críticas. En Marcelo, C. y
López Yáñez, J. (Coord) Asesoramiento curricular y organizativo en educación. Barcelona:
Ariel
Fernández, L. M. (1998) El análisis de lo institucional en la escuela. Un aporte a la formación
autogestionaria para el uso de los enfoques institucionales. Buenos Aires: Paidos.
Frigerio, G. y Poggi, M. (1995). Las instituciones educativas. Cara y Ceca. Elementos para su
gestión. Troquel, BsAs.
Gardner, H. (1993) las inteligencias Múltiples. Paidos, Barcelona.
Goleman, D. (1996) La inteligencia emocional. Vergara, BsAs.
López Yáñez, J., Sánchez Moreno, M. y Nicastro, S. (2002) Análisis de organizaciones
educativas a través de casos. Madrid: Síntesis.
López Yáñez, J., Sánchez Moreno, M. (1998) Asesoramiento y apoyo externo a los centros de
enseñanza secundaria. III Jornadas Andaluzas sobre Organización y Dirección de
Instituciones educativas. Granada.
Rodríguez Valencia, J. (1993) Administración. En: Teoría de la Administración aplicada a la
educación. Ed. ECASA. México.

Los siguientes directores y supervisores de escuelas de Guatemala aportaron los casos


que se presentan en este módulo. A todos ellos muchas gracias.

54 Competencias para la gestión escolar en contextos de pobreza


Delfino Gregorio Alva
Marlyn Lissethe Rivera Méndez
Artemio Noé Morales Villatoro
Fredy Aroldo López Rivas
Mario Mateo Diego Amalia
Fernández
Ricardo Antonio Marroquín Escobar.
René Belarmino Diéguez Hernández.
Elba Roxana Pérez Rosil de Solórzano.
Elizabeth Cristina Gudiel Carrillo de
Puac.
Marisela Gómez Salazar
Edy del Carmen Manzanero
Violeta Bautista de Castillo
Silvia Martínez de Tobar
Julio Pérez Gutiérrez
César Oswaldo León
Mélida Hernández de Villeda

Gestión Administrativa 55
El libro “Gestión Administrativa”, se imprimió
en la Dirección General del Diario de Centro
América y Tipografía Nacional, dependencia del
Ministerio de Gobernación, bajo la dirección de
Ana María Rodas, en el mes de marzo de 2009.
La edición consta de 3,000 ejemplares
impresos a dos tintas (pantone DS 316-4C y
negro), tamaño 7.5x9.5 en papel bond b/75.
Carátula a fullcolor en texcote calibre
12 con barniz UV. Guía No. 37326