You are on page 1of 1

El Primer Debate Político del Perú

Estando en el gobierno del Perú, el Protector Don José de San Martín convocó
a cuarenta personalidades para conformar la Sociedad Patriótica. En esta
institución se debía discutir todas las cuestiones de interés público, entre
ellas cuál era el sistema de gobierno que más convenía al Perú: monarquía o
república.
En el primer tomo de la obra Iniciación de la República de Jorge Basadre
encontramos a los protagonistas y argumentos de esta discusión que decidiría
el destino político del Perú.

Las sesiones de la Sociedad Patriótica fueron dirigidas por el poderoso


Bernardo de Monteagudo quien favorecía abiertamente las posiciones
monarquistas. Estas fueron argumentadas por el sacerdote José Ignacio
Moreno Santisteban planteando que “la difusión del poder político debe estar
en relación directa con la ilustración y civilización del pueblo, y en razón
inversa de la grandeza del territorio”. Es decir, para Moreno un país con
mayoría analfabeta como era Perú debía ser dirigido por un Rey ayudado por
sabios y moderado por las leyes que diera un Congreso Nacional (Monarquía
Constitucional). Además, el Perú era un país de territorio grande y de
población muy heterogénea. Esto, en una república acentuaría las discordias y
provocaría constantes guerras civiles. Una fuerte figura real unificaría las
castas, mitigaría las ambiciones caudillescas y evitaría la demagogia, disputas
y gastos de los periodos electorales.

Por otra parte, Moreno, respaldado por el prestigioso Hipólito Unanue,


destacó que en el Perú no se ha conocido otra forma de gobierno. Fue
monarquía en el incanato y en la colonia. La república era un sistema extraño
que los peruanos, acostumbrados al vasallaje, no sabrían manejar.

El representante del sistema republicano era Mariano José de Arce, apoyado


por Manuel Pérez de Tudela. En su argumentación señaló que al escuchar al
Canónigo Moreno, había sentido la sensación de oír a Bossuet defendiendo a
los despóticos reyes de Francia. Después de este exordio rotundo examinó las
formas de gobierno señaladas por Montesquieu hizo el elogio del sistema
representativo. Extrañó que se quisiera delegar el poder de un solo hombre,
cuando la ciencia política de su época, proclamaba la división de los poderes y
el gobierno de la nación sólo podían ejercerlo los representantes de ésta
reunidos en un Congreso constituyente. Además la expresión que un gobierno
republicano sólo puede mantenerse en un territorio pequeño y que uno
dilatado sólo puede gobernarse bajo la monarquía. Este aserto es mirado
como erróneo, después de haberse descubierto el sistema representativo el
cual es adaptable desde el más pequeño hasta el más grande territorio.

Los liberales son identificados con los republicanos y los conservadores con los
monarquistas.