You are on page 1of 3

“La guerra es una de las más antiguas actividades del hombre y, en ella la participación de los

niños también.”

Menores en cautiverio

Escrito por: Viviana Chindicue Largo


20161147183

Mi madre tuvo a su primer hijo a los 17 años, a los 18 el segundo y a los 19 a mi otro
hermano, el menor de todos. En mi vida nunca cuide de mis hermanos, ellos tampoco
cuidaron de mí, todos éramos casi de las mismas edades. Dentro del ambiente escolar y
dentro del grupo amistades era la única que siempre tenía tiempo para jugar después de
clases, la única que podía tomarse todo el tiempo del mundo para llegar a casa. Por otro
lado mis compañeras salían rápidamente del salón para llegar rápido a casa -¿Por qué? El
deber las esperaba, Ir a la guardería por su hermano, lavar sus pañales, cocinar para sus
padres que llegaban en la noche, hacer aseo en toda la casa, lavar el uniforme, etc.

La historia nos cuenta que muchos siglos atrás los niños eran considerados como adultos
pequeños (Aries 1960) sin ninguna distinción con los demás. Hacían exactamente las
mismas actividades que los adultos, eran muy apetecidos en los campos de batalla por lo
rápido y obedientes que llegaban a ser, el maltrato en aquella época era nefasto
(Rodríguez Mannarelli 2007).Los adultos quienes se creían tener la razón pasaban por
encima de la opinión de los niños, esto ocurrió hace mucho tiempo y se sigue repitiendo
ahora no es en los campos de batalla, ahora es en los campos de trabajo. Yo
personalmente yo nunca tuve que dejar mid juegos para encerrarme a cuidar a a mis
hermanos, Hoy en día hay muchas organizaciones, institutos, leyes, programas que luchan
por disminuir los índices de maltrato infantil. Tan solo en Colombia hay más de 869
menores trabajando, la principal razón es porque participa en el sustento económico de su
familia, segun Iván Daniel Jaramillo observador laboral de la universidad del Rosario, citado
por Camilo Vega Barbosa (2017).
Los padres han cedido su papel de “responsabilidad” a sus hijos, prohibiéndoles a que se
diviertan, a que conozcan y descubran, en vez de eso muchos desde muy temprana edad
entran al mundo laboral, dejando sus estudios y lo que es en verdad importante para ellos
¿A cuántos hermanos mayores no les toco quedarse cuidando a sus hermanos pequeños
porque sus padres estaban trabajando? ¿Cuántos tuvieron que empezar a trabajar para
comprarse un par de zapatos? ¿Cuántos tuvieron que dejar sus estudios? ¿Cuántas niñas
menores de edad se encuentran trabajando en casa de familia, sirviendo a una familia que
nunca hizo nada por ella?. No debemos ver “el niño trabajando” como una progreso o
algo extraordinario, veamos las cosas tal como son, el trabajo para el niño solo puede
significar “el encierro” –¿por qué? Porque Se le están prohibiendo a su libre desarrollo, a
disfrutar su infancia, su vida, sus juegos, sus amigos, se le está prohibiendo a equivocarse y
aprender, se le prohíbe a ser él, a aprender a ser él – los tenemos en cautiverio.

Seguimos reclutando a nuestros niños contra su voluntad Alrededor del mundo hay 168
millones de niños trabajando de los cuales 85 millones son empleados en las “peores
formas” entre las que se distingue la esclavitud y el trabajo forzoso incluida la trata y el
reclutamiento en conflictos armados; la prostitución y la pornografía; el uso de niños en
actividades ilícitas; y aquellas actividades que dañen la salud, seguridad o moralidad del
niño (Maribel Hernandez 2014).

El adulto no ha dejado de ver al niño desde una perspectiva histórica no solo por el trabajo
que desempeñan los niños, si no por el oder que ejercen sobre ellos

Referencias:

Ariès, Philippe ([1960] 1987): El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen, Madrid,
Taurus.

Rodriguez; María E Mannarelli (2007) Historia de la niñez en América Latina, Universidad


externado de Colombia.
Camilo Vega B (12 de junio 2017) Mas de 869.000 trabajan en Colombia, Revista semana,
Colombia.