You are on page 1of 3

Que es el subrayado es una pregunta muy importante

para resolver en el proceso que llamamos comprensión


lectora. Que es el subrayado es un interrogante que debe
resolverse en el en todo proceso de lectura, en
cualquier tipo de lectura o comprensión lectora.

El término subrayado o subrayar, tiene su origen en la


industria gráfica. Se dice de la letra, palabra, frase u oración
que en el impreso va con carácter cursivo o de otro distinto
del empleado en el resto del texto. La finalidad
del subrayado es llamar la atención sobre el contenido de
lo que se quiere expresar.

En el trabajo intelectual corriente, desde la escuela primaria


hasta la universidad utilizamos el término subrayado. El
maestro usualmente dice: “por favor subrayen la palabra…”
El alumno traza una raya por debajo de la palabra que el
maestro ha indicado.

Este subrayado elemental ha sido y es práctica en todas


las instituciones educativas. Sin embargo, su empleo
mecánico, lo lleva a convertirlo en una práctica inútil.
Incluso folclórica, que se presta para aquellos chistes
mordaces de los alumnos: “subrayado con rojo o con
azul…” y se suelta una sonrisa maliciosa… ¿De dónde sale
la sonrisa?, de la inutilidad del acto.

El otro asunto es el siguiente: es corriente subrayar los


cuadernos, pero los libros no. El argumento es simple y
constituye una falacia: “los libros se dañan”, “desmejora su
presentación”, “se desvirtúa el contenido”, se dice y esta
importante técnica para la comprensión lectora se aplica sin
eficacia.
¿Cuándo y por qué es útil el subrayado?
Consideramos que el subrayado es útil en la lectura, como
un complemento en el “registro” que de ella se haga y que
debe estar basado en una adecuada señalización.

Mediante el subrayado, el contenido del libro se actualiza.


Es decir, trasciende como información al lector. O por lo
menos, facilita que trascienda la información, el contenido.
Las ideas que el autor ha expresado cobran nueva forma y
nueva vida. Al tiempo se descubre su significado.

Por otro lado, la señalización permite tener una guía para el


análisis (léase descomposición) del texto y posteriormente
para su síntesis.

Condiciones del subrayado


Dos condiciones pensamos necesarias, en una práctica
técnica del subrayado: La adecuada distinción entre Ideas
principales y secundarias y la utilización de un código
especial y consistente de símbolos.

Distinción entre ideas principales y secundarias

Consideramos que el propósito del subrayado es ubicar,


más que simples palabras o frases, Ideas. Este es el primer
asunto que el lector debe resolver. Encontramos a menudo
lectores que, con muy buena intención subrayan, pero no
hay conciencia de por qué y para qué se subrayan.
Proponemos especialmente subrayar Ideas.
Pero en esto, también hay que hacer una distinción.
Debemos subrayar primordialmente ideas principales. Y
cuando subrayemos ideas secundarias, lo debemos hacer
diferenciando éstas de las anteriores.

Código especial y consistente de símbolos

El lector empírico, aunque de buena fe, utiliza cualquier


seña para subrayar, cuando estamos trabajando en libros
en papel. Algunas veces una raya por debajo de la línea.
Otras un marcador transparente. Luego líneas
entrecortadas, etc., etc.

El resultado de esta falta de consistencia y de simbología


es la confusión.

La utilización de un código especial y consistente de


símbolos busca identificar las ideas mediante señales, cuyo
significado no varía. Cabe indicar que en esto la
imaginación del lector, para crear su propio sistema de
símbolos, juega un papel decisorio.

Para la práctica de una lectura técnica proponemos el


siguiente juego de símbolos que pueden ser utilizados: