You are on page 1of 27

CIUDADANOS

PRESIDENTE Y DEMÁS MAGISTRADOS DE LA SALA


CONSTITUCIONAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

Yo, NERY MARGARITA ESCALONA FERNANDEZ, venezolana, titular de la


cédula de identidad Nº 6.026.033, representada por el abogado RODOLFO LUIS
QUIJADA MARVAL, venezolano, titular de la cédula de identidad Nº 5.083.706, abogado
en ejercicio e inscrito en el Inpreabogado con el Nº 82.529, ocurro con el respeto debido a
los fines de ejercer RECURSO DE AMPARO CONSTITUCIONAL en contra de la decisión
emanada de de la Sala de Casación Penal a los veintisiete (27) días del mes de noviembre
de 2013, la cual DESESTIMÒ POR MANIFIESTAMENTE INFUNDADO, el recurso
de casación interpuesto en fecha 17 de junio de 2013, en contra de la decisión dictada en
fecha 22 de mayo de 2013, por la Sala Dos de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial
Penal del Área Metropolitana de Caracas, en donde se declara inadmisible el Recurso de
Apelación interpuesto por mi persona en fecha 16 de abril de 2012 en contra de la decisión
dictada por el JUZGADO 30º DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIONES DE
CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL AREA METROPOLITANA DE
CARACAS, de fecha 28 de Febrero de 2012, en donde se declara innecesaria la celebración
de la Audiencia Oral, a que se refiere el artículo 323 del Código Orgánico Procesal Penal y
a la vez acordó decretar el sobreseimiento de la causa 30C-15.855-10, de conformidad con
el artículo 318 numeral 1° del Código Orgánico Procesal Penal, previamente solicitado en
fecha 13 de julio de 2011 por la FISCALÍA 16° del Área Metropolitana (Expediente
01F16-0504-10), de conformidad con el artículo 318 numeral 4°.
Dado lo anterior y con sujeción al orden que establece el artículo 18 de la Ley Orgánica
de Amparo Sobre Derechos y Garantías Constitucionales en sus ordinales 1, 2, 3 y 4,

cumplo con señalar:


1.- La persona agraviada por la Sentencia recurrida de fecha (27) días del mes de noviembre de
2013, emanada de la Sala de Casación Penal, es la Ciudadana NERY MARGARITA
ESCALONA FERNANDEZ identificada en el encabezamiento de esta solicitud de Amparo,
y en la que además, se ha identificado suficientemente al abogado que asiste a la accionante en
este acto, ciudadano RODOLFO LUIS QUIJADA MARVAL
2.- La agraviada está domiciliada en la ciudad de Caracas y a los efectos procesales señalo
como domicilio procesal el siguiente:
3.- En cuanto al agraviante, identifico como tal a la SALA DE CASACIÓN PENAL,
situada en la sede del Tribunal Supremo de Justicia del Distrito Metropolitano, Caracas.
4.- En cuanto a la parte accionada son los imputados BELKIS TERESA ESCALONA
FERNÁNDEZ, BELKIS ALEJANDRA RAMOS ESCALONA, JUAN
PORTALINO RIVAS GARCÍA, CARLOS ALÍ ESCALONA FERNÁNDEZ,
GISELA COROMOTO TALLAFERRO DE ESCALONA, LUIS RAÚL
MONTELL, MARÍA XIOMARA PÉREZ BRITO, MARÍA ISABEL LAYA
ESCOBAR, OSCAR EDWAR MORÓN HERNÁNDEZ, ANÍBAL JOSÉ
CENTENO y MARTHA BELMONTE.
5.- Las garantías constitucionales violados por la sentencia contra la cual se recurre mediante esta
solicitud de Amparo Constitucional, encuentran su fundamento en violación del derecho a la
defensa, de la garantía del debido proceso y el derecho al acceso a una justicia imparcial,
consagradas en los artículos 2, 26, 27, 49: numerales 1°, 4°, 3° y 257 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela.
6.- Este escrito contiene:
-- La fotocopia certificada

consignado en este acto como anexo “A” ; la segunda pieza correspondiente a la Alzada, es
decir, el ya referido TRIBUNAL SUPERIOR NOVENO o AdQuem, desde el folio 1 hasta el
folio 165 consignado en este acto como anexo “B”.
La sentencia contra la que se recurre, se encuentra anexa a este escrito en fotocopia
certificada en los folios 135 al 147, ambos inclusive, del anexo “B”.
- Documentos en Fotocopia del expediente Nº130020 de la Inspectoría General de
Tribunales, el cual consignamos en este acto como anexo “C”.

Este recurso lo interpongo de acuerdo a los siguientes fundamentos:

PUNTO I
DEL QUEBRANTAMIENTO DE DERECHOS CONSTITUCIONALES
POR PARTE DEL FISCAL 16° DEL AREA METROPOLITANA

Ciudadanos Magistrados en el ANEXO 1 adjunto a este escrito, se observa copia


certificada de EL ESCRITO, consignado en fecha 28 de noviembre de 2011 por ante el
Juzgado 30° de Control en el cual en los CAPÍTULO 1, 2, 3, 4, 6 y 7 se reconstruyen
secuencialmente los hechos acaecidos en la fase investigación fiscal, en donde se detallan
los argumentos que se opondrían en audiencia oral convocada por el Juez 30º de Control,
pactada para el 30 de noviembre de 2011, los cuales demuestran fehacientemente que el
FISCAL 16º, incurrió en el INCUMPLIMIENTO DE COMPETENCIAS y
ATRIBUCIONES, establecidas en los artículos 16 numerales 1º,2º,3º y 4º de la Ley
Orgánica del Ministerio Público, artículos 13, 22, 108: numerales 8º, 11º y 15º, 198 del
Código Orgánico Procesal Penal Vigente para esa fecha, ya que a través de los autos y
durante la incompleta y desordenada investigación, actuó con irresponsabilidad,
negligencia, omisión, silencio de pruebas y abuso de poder en la práctica de diligencias
para poder lograr más y nuevos elementos de convicción, y además porque imputó sin
indagar, ni citar a los ciudadanos MARTHA BELMONTE y ANIBAL JOSÉ CENTENO
para que rindieran sus declaraciones y menos investigó los datos de ubicación del
ciudadano LUIS MONTELL, a pesar de ser solicitado por la víctima y ordenado por el
Juez de Control 30° en las querellas admitidas el 14 de diciembre de 2010 y el 26 de abril
2011 y en donde están involucrados todos los imputados.
Con estas irregularidades, el Fiscal 16° emitió sentencia de sobreseimiento en fecha
13 de julio de 2011 (La cual riela en este escrito en fotocopia como ANEXO 2), en la cual
omitió y desvirtuó los hechos, todo lo cual fue denunciado en forma clara, detallada y
precisa en el CAPÍTULO 8 de EL ESCRITO y en la PARTE I del Recurso de Apelación
interpuesto en fecha 16 de abril de 2012, el cual riela en fotocopia certificada en este escrito
como ANEXO 3, en donde se establece que la referida solicitud de sobreseimiento posee el
vicio de inobservancia y a la vez no corresponde con el petitorio, todo lo cual colorea a
esta decisión del vicio de inmotivación, causando su plena nulidad.
Visto lo anterior, de acuerdo a los errores cometidos por la Fiscalía 16° durante la
fase de investigación que se han comentado, desestimar los elementos de prueba que
fueron aportados por la víctima, la falta de apreciación y valoración de las declaraciones
de los imputados BELKIS TERESA ESCALONA FERNANDEZ, BELKIS ALEJANDRA
RAMOS ESCALONA, JUAN PORTALINO RIVAS GARCÍA, CARLOS ALI
ESCALONA FERNANDEZ, GISELA COROMOTO TALLAFERRO DE ESCALONA,
MARÍA XIOMARA PÉREZ BRITO, MARÍA ISABEL LAYA ESCOBAR y ÓSCAR EDWAR
MORÓN HERNÁNDEZ., la falta de declaración de los imputados MARTHA BELMONTE y
JOSE ANIBAL CENTENO, la no ubicación e imputación del ciudadano LUIS RAÚL MONTELL
para ser investigado y estima, sin valorar de forma precisa, también de manera dolosa cada una
de las experticias realizadas, viciadas de nulidad absoluta a las actas procesales por su
lectura, sirviendo todo lo anterior de premisas menores para argumentar ilógicamente la
solicitud de SOBRESEIMIENTO DE LA CAUSA, de conformidad con lo establecido en
el Ordinal 4° del artículo 318 del Código Orgánico Procesal Penal, vigente para esa
fecha.
De lo anterior se desprende que en la solicitud de sobreseimiento por parte del
Fiscal 16°, no expuso la valoración del cúmulo probatorio presentado en la denuncia y en
las querellas, dando como resultado que no fundamenta su decisión y menos aún las
cuestiones de hecho y de derecho y se presenta simplemente como una enumeración
material e incoherente de pruebas, una reunión heterogénea e incongruente de hechos y
razones, y no como debe ser un todo armónico, formado por elementos diversos, que se
eslabonen entre sí, que converjan a un punto o conclusión, para ofrecer de esta manera una
base segura y clara a la solicitud presentada.
Visto de esta manera, para quien suscribe es forzoso declarar que la solicitud de
sobreseimiento presentada por el Fiscal 16° presenta diversos vicios DE INMOTIVACIÓN
que la hacen anulable y puede catalogarse de falta, contradicción e ilogicidad manifiesta en
la motivación.
Dado lo anterior, para quien suscribe es forzoso declarar que la sentencia de
solicitud de sobreseimiento, solicitado en fecha 13 de julio de 2011 por la FISCALÍA
16° del Área Metropolitana (Expediente 01F16-0504-10), está coloreada de nulidad
total y es violatoria de la Tutela Judicial Efectiva y el Debido Proceso, establecidos en los
artículos 26, 27 y 49.1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Así
queremos sea decidido.

PUNTO II
DEL QUEBRANTAMIENTO DE DERECHOS CONSTITUCIONALES
POR LA ACTUACIÓN DEL JUEZ 30º DE CONTROL ESTADAL
DEL AREA METROPOLITANA

Consta en la PARTE I del CAPÍTULO II del Recurso de Apelación interpuesto, ut


supra, en contra de la decisión dictada por el JUZGADO 30º DE PRIMERA INSTANCIA
EN FUNCIONES DE CONTROL, de fecha 28 de Febrero de 2012 (La cual riela en este
escrito en fotocopia como ANEXO 4), que el mismo omitió en forma dolosa, en la
ENUNCIACIÓN DE LOS HECHOS, correspondiente a la referida decisión, de todas y
cada una de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de cómo sucedieron todos los
hechos acaecidos en la querella admitida el 26 de abril de 2011 por el mismo Juez 30° de
Control en contra de los ciudadanos ANÍBAL JOSÉ CENTENO y MARTHA
BELMONTE, y en la cual se demostró fehacientemente la forma como fue falsificada la
firma de mi difunta madre en los documentos de la apertura sucesoral consignados en el
SENIAT, y de todo lo cual el fiscal 16º nunca realizó las averiguaciones pertinentes para
determinar la culpabilidad de los imputados, por lo tanto no puede el Juez 30°de Control
sobreseer una causa sin los elementos de convicción necesarios para tal fin. Esta situación
de omisión de algún relato preciso y circunstanciado en los hechos acreditados colorea a la
referida sentencia del vicio de falta de motivación.
Consta en la PARTE II del CAPÍTULO II del Recurso de Apelación interpuesto, ut
supra, que el Juez 30° de Control nunca elaboró el Acta correspondiente a las resultas de la
Audiencia Oral pactada para el 25 de Enero de 2012 y de manera intempestiva emite la
decisión del 28 de febrero de 2012 en donde decreta el sobreseimiento de la causa,
conducta dolosa de omisión de formas sustanciales de los actos que causan indefensión,
pues el prescindir, sin la presencia de la victima de la audiencia oral para que las partes
debatieran sobre los fundamentos de la antes referida solicitud fiscal de sobreseimiento, lo
cual constituye no solo una infracción al numeral 7° del articulo 120 del Código Orgánico
Procesal Penal vigente para la fecha, sino que la observada omisión condujo a una seria
lesión del derecho fundamental a la defensa de la victima, en beneficio de las partes
imputadas en el proceso penal correspondiente.
Ahora bien, el fallo del Juzgado 30° de Primera Instancia de Control se produjo sin
la realización de una audiencia en la que la ciudadana NERY MARGARITA ESCALONA
FERNÁNDEZ, tuviera la oportunidad de exponer sus alegatos. De modo que ese tribunal
de control obvió el principio de contradicción y el derecho que tiene la víctima a ser oída
por el tribunal antes de que dicte el sobreseimiento, que además siempre implica el ponerle
fin al juicio.
Consta en la PARTE III del CAPÍTULO II del Recurso de Apelación interpuesto, ut
supra, el Juez 30° de Control en LOS FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO de
su sentencia, sólo toma en consideración los hechos establecidos por la víctima en su escrito
de denuncia y al igual que la Fiscalía 16° omitió en forma dolosa los hechos establecidos
en las querellas admitidas. También omitió y no valoró ni apreció lo aportado por los
imputados para su defensa, omitió su valoración y apreciación sobre las declaraciones de
los imputados, omitió y no expresó su valoración sobre las experticias grafotécnicas,
omitió, no valoró ni apreció los hechos acaecidos en la sustanciación del expediente 15-
855-10 ( llevado por su Tribunal), así como también omitó los hechos que han sido
probados por la víctima, tal como tal como la falsificación pública y notoria de su difunta
madre en el documento de apertura sucesoral presentado en el SENIAT y la conducta
contumaz de los imputados para evadir las tres (03) Audiencias orales. También omitó el
Juez 30° de Control las diligencias que fueron ordenadas por él y solicitadas por la víctima
para esclarecer los hechos y que no fueron realizadas por el Fiscal 16°.
De esta misma forma, el Juez 30º de Control en forma artera y falaz estableció en su sentencia
“…que de las actuaciones que reposan en el expediente se aprecian suficientemente los alegatos de la vindicta
publica, al tiempo que el análisis del presente caso se corresponde principalmente con aspectos de derecho no
sujetos a prueba…”, sin establecer dichos aspectos y sin alegar el porqué de la prescindencia de la
audiencia oral.
Así, para quien suscribe es forzoso declarar que en el presente caso el Juez de Control,
además de omitir al igual que el Fiscal 16° medios de prueba ofertados por la víctima, no
relacionó, ni concatenó entre si, todos los medios de pruebas que fueron sustanciados
dentro de la fase de investigación pertinente, no estableciendo cuales aprecia y cuales no,
no fijando los motivos de cada caso, del porque apreciaba una y por que desechabas otras;
siendo que además no señaló las circunstancias del hecho que estimó acreditadas con cada
una de la pruebas analizadas, violentando el método de valoración probatoria de la sana
critica.
Consta en la PARTE IV del CAPÍTULO II del Recurso de Apelación interpuesto, ut
supra, que la sentencia adolece del vicio de Ilogicidad, lo cual afecta la motivación de la
misma,cuando el Juez 30° de Control diò por establecidos unos hechos en detrimento y
antagonismo de las pruebas que remozan el proceso. En pocas palabras, el razonamiento
del juzgador en la motivación de la sentencia resultò carente de lógica al realizar el análisis
y comparación de las pruebas a los fines de establecer los hechos que se derivan de las
mismas y en consecuencia, el derecho aplicable.
Consta en la PARTE V del CAPÍTULO II del Recurso de Apelación interpuesto, ut
supra, la denuncia de la inobservancia de ley cometido por el Fiscal 16° de imputar al
ciudadano LUIS RAUL MONTELL, sin realizar las investigaciones pertinentes, sin tomar
su declaración y menos aún de determinar la ubicación o dirección procesal del mismo y
que el Tribunal 30º de Control, sin pronunciarse sobre esta anomalía procesal, decide con
abuso de poder, en forma fraudulenta, con alevosía y en connivencia con los imputados
otorgar el sobreseimiento del referido ciudadano y libra boleta de emplazamiento del
mismo en dirección errónea y en donde, consta en autos, era y es imposible su ubicación.
En fechas 04/06/2012 y 12/06/2012 la recurrente en este amparo consignó escritos
en donde dejó claramente establecido (La cual riela en este escrito en fotocopia como
ANEXO 5) su solicitud de declarar las nulidades absolutas del proceso sustanciado y la
aclaratoria del establecimiento del lapso para intentar el Recurso de Apelación, dada la
grave situación sobrevenida sobre la omisiòn del Fiscal 16º de imputar al ciudadano LUIS
RAUL MONTELL, sin investigar sus datos filiatorios y además, la reiterada conducta del
Juez 30º de Control de enviar boletas de notificación al referido ciudadano en direcciones
erróneas, originando como consecuencia retardar el recurso de apelación interpuesto
causando una completa indefensión de la recurrente.
En auto emanado con fecha equivocada (15 de junio de 2011) (ANEXO 6), el Juez
30º de Control responde con arteras mentiras a la recurrente, que se están librando boletas
de emplazamiento al ciudadano LUIS RAUL MONTELL, en la dirección aportada por la
querellante (La recurrente) en su escrito de querella, lo cual es falso de toda falsedad tal
como quedó demostrado, que nadie aportó dirección alguna sobre el referido ciudadano
En fecha 25 de febrero de 2013, la recurrente consigna diligencia (ANEXO 7) en
donde solicita se pronuncie sobre la notificación del ciudadano LUIR RAUL MONTELL y
también solicita se notifique al mismo. Seguidamente en fecha 28 de febrero de 2013 el
juez 30º de control emitió auto en donde acuerda librar las respectivas boletas en la
dirección confusa: NOTARÌA PÚBLICA TERCERA DEL MUNICIPIO SUCRE (ANEXO
7). En fecha 20 de marzo de 2013, la recurrente consigna escrito en donde una vez más le
reitera al Juez 30º de Control, que el referido ciudadano no se encuentra en esa dirección
(ANEXO 7). En el folio inmediato a la anterior diligencia anterior, fue consignada boleta
de emplazamiento supuestamente suscrita por el ciudadano LUIS RAUL MONTELL en
fecha 23/02/2013, en una dirección distinta a la NOTARÌA PÚBLICA TERCERA DEL
MUNICIPIO SUCRE (ANEXO 7).
Tal como se desprende de lo inmediato anterior, la actitud delictual del Juez de 30º
de Control en este proceso quedó evidenciada al simular fraudulentamente el
emplazamiento del ciudadano LUIS RAUL MONTELL en connivencia con los imputados,
con lo que, además de otras fraudulentas conductas endoprocesales atribuibles al
Juez 30º de Control que emana de las actas contenidas en el Recurso de Apelación
interpuesto, nació una presunción lógica, fuerte y concordante de la conducta del
referido juez durante la sustanciación de la causa 15-855-10, obvió parte de sus
facultades como juez de control garante y velador de la Constitución y de los
principios establecidos en el Código Orgánico Procesal Penal, todo lo cual colorea
de nulidad a la decisión del 30 de febrero de 2012.
Ojo buscar funciones del juez de control en la jurisprudencia

En este orden de ideas, denunciamos la violación de los artículos 26, 27 y 49.1


de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En consecuencia, lo
procedente y ajustado a Derecho es admitir esta solicitud de amparo y anular la decisión
dictada por el Juzgado 30° de Primera Instancia de Control. ASÍ QUEREMOS SEA
DECIDIDO.
PUNTO III
DEL QUEBRANTAMIENTO DE DERECHOS CONSTITUCIONALES
POR LA ACTUACIÓN DE LA SALA 2ª DE APELACIONES DEL AREA
METROPOLITANA.

Ciudadanos Magistrados, la recurrente consignó escrito en fecha 20 de mayo de


2013 por ante LA SALA 2ª DE APELACIONES DEL AREA METROPOLITANA
(ANEXO 8), en donde señala el comportamiento del Juez 30º de Control, con claros y
convincentes indicios endoprocesales, graves y concordantes, que hacen nacer una fuerte
presunción de la comisión de un delito tipificado en nuestra ley sustantiva penal, como
consecuencia de la falsificación de la firma del imputado LUIS RAUL MONTELL y la
utilización de una boleta de emplazamiento fraudulenta, y además le solicita “… ante esta
situación gravísima,…., se admita el presente recurso de apelación y fije la audiencia para
con ello probar la existencia del referido fraude procesal y con ello declara la nulidad de
las sentencias de sobreseimiento…”
En fecha 21 de mayo de 2013 se abocó el Juez ponente Dr. Carlos Navarro
(ANEXO 9), y con la velocidad de la luz, es decir al día siguiente 22 de mayo de 2013,
emitió la sentencia prefabricada, en donde declaró inadmisible el Recurso de Apelación
interpuesto por la recurrida por ser extemporáneo, conforme a lo establecido en el artículo
428, literal b del Código Orgánico Procesal Penal vigente (ANEXO 10).
La Sala 2ª de Apelaciones haciendo caso omiso de las advertencias y las pruebas
aportadas por la recurrida en el sentido de las artimañas, fraudes y mentiras esgrimidas por
el Juez 30º de Control en connivencia con los imputados y la Fiscalía 16º, contravino
flagrantemente normas adjetivas penales, incurrió en delito tipificado en la norma
sustantiva penal y quebrantó el derecho constitucional del debido proceso, a una adecuada
administración de justicia, a un juez imparcial y el derecho a la defensa de la recurrida,
decidió emitir la sentencia que riela en el ANEXO 10, la cual debe ser anulada por las
siguientes consideraciones:
III.1.- La Sala 2ª de Apelaciones no establece nada respecto a los errores en la
emisión de las boletas de notificación libradas al ciudadano LUIS RAUL MONTELL,
especialmente en la boleta de notificación de fecha 06 de febrero de 2012 del
sobreseimiento librada al referido ciudadano, totalmente inventada ya que es falsa la
dirección y el carácter de notario público (ANEXO 11). El referido ciudadano nunca
suscribió la referida boleta de notificación.
Ciudadanos Magistrados, tal como se desprende de autos en la que el Juez 30° de
Control pretende dar a entender que el Ciudadano LUIS RAUL MONTELL suscribió en
fecha 23 de febrero de 2013, la Boleta de Emplazamiento emanada en fecha 24 de mayo
de 2012, con la cual debería tener conocimiento del Recurso de Apelación interpuesto.
Ahora bien, existen boletas de notificación que rielan en el expediente que aun no han sido
suscritas por el referido ciudadano, por lo que en este punto preguntamos lo siguiente: Porque
el ciudadano LUIS. RAUL MONTELL no suscribió también las referidas boletas de
notificación? Dada esta situación, para quien suscribe es forzoso establecer que es
totalmente falso que el ciudadano LUIS RAUL MONTELL suscribió la boleta de
emplazamiento ya referida.
III.2.- La Sala 2ª de Apelaciones estableció en su sentencia lo siguiente:

“…En base a todo lo anterior transcrito, queda reflejado que la ciudadana NERY
MARGARITA ESCALONA FERNANDEZ, -en su carácter de querellante-quedó
debidamente notificada en fecha 09 de marzo de 2012, tal y como se desprende de la
resulta de la Boleta de Notificación que cursa al folio cincuenta y tres (53) de
estas actuaciones, presentando el Recurso de Apelación con representación de su
Abogado RODOLFO LUIS QUIJADA MARVAL en fecha 16 de abril de 2012
ante el Juzgado Trigésimo (30°) de Primera Instancia en Funciones de Control de
este Circuito Judicial Penal, contra la decisión de fecha 28 de febrero de 2012,
transcurriendo un lapso de días hábiles desde el 09-03-2012 (excluido) hasta el
16-04-2012 (incluido) de acuerdo a los días certificado por el secretario del
Juzgado A quo en el computo realizado y que cursa a los folios 243 al 250 de
estas actuaciones, los siguientes días: Lunes 12/03/2012, Martes 13/03/2012?
Miércoles 44/03/2012, Jueves 15/03/2012, Viernes 16/03/2012, Lunes
19/03/2012, Martes 20/03/2012, Miércoles 21/03/2012, Jueves 22/03/2012,
Viernes 23/03/2012, Lunes 26/03/2012, Martes 27/03/2012, Jueves 29/03/2012,
Viernes 30/03/2012, Lunes 02/04/2012, Martes 03/04/2012, Martes 10/04/2012,
Miércoles 11/04/2012, Jueves 12/04/2012 y Lunes 16/04/2012 (fecha de la
presentación del recurso de apelación), para un total de VEINTE (20) D(AS
HABILES…”

Ciudadanos Magistrados, tal como se desprende de lo anterior, el Recurso de


Apelación fue consignado por la recurrente en fecha 16 de abril de 2012 ante el Juzgado
Trigésimo (30°) de Primera Instancia en Funciones de Control de este Circuito Judicial
Penal, y a partir de esta fecha, hasta el 25 de febrero y el 05 de marzo de 2013, fecha en
que fueron consignadas las Boletas de emplazamiento supuestamente suscritas por el
Ciudadano LUIS RAUL MONTELL y por la ciudadana MARIA XIOMARA PEREZ
BRITO respectivamente, transcurrieron largamente aproximadamente entre diez (10) y
once (11) meses (Ver ANEXO 11). Ahora bien, desde la fecha 16 de abril de 2012 hasta la
fecha 07 de mayo de 2013, fecha en que el Tribunal de Control remitió el expediente a la
Unidad de Distribución, transcurrió más de un (01) año.
De acuerdo con lo inmediato anterior, qué sentido tiene la supuesta
extemporaneidad alegada por la Sala 2º de Apelaciones, si para oírle su apelación la
Recurrente tuvo que esperar aproximadamente un (01) año, tanto por omisión de
Investigación del Fiscal 16°, como por los ya denunciados errores grotescos procesales del
Juez 30° de Control al notificar y emplazar al ciudadano imputado LUIS RAUL
MONTELL en direcciones falsas, lo cual como consecuencia evidencia una grave y
grotesca parcialización con los imputados, violatorios del debido proceso, de una adecuada
administración de justicia y sobre todo la sustanciación de un proceso plagado de
formalismos jurídicos que coliden con la celeridad procesal y el derecho a la defensa de la
recurrente. No obstante, igual situación se hubiera presentado si se hubiera consignado el
Recurso de Apelación dentro del lapso supuesto establecido por la Sala 2ª de Apelaciones.
Esta grave situación violatoria de derechos constitucionales fue omitida
intencionalmente por la Sala 2ª de Apelaciones en su sentencia.
III.3.- Consta en el Oficio 447 (ANEXO 12) emanado del Juzgado del 30° de
Control en fecha 07 de mayo de 2013 suscrito por la ciudadana YULISMAR JAIMES
SANCHEZ, y en el cómputo realizado por el ciudadano Secretario (ANEXO 11), en
donde establecieron erróneamente que solo existe una querella admitida por el referido
tribunal en fecha 14 de diciembre de 2010, sin percatarse que también existe otra querella
admitida en fecha 26 de abril 2011, en donde aparecen involucrados los imputados
ciudadanos ANIBAL JOSE CENTENO y MARTHA BELMONTE. Este grave error, fue
denunciado en el CAPÍTULO II, DE LA ACTUACIÓN DEL JUEZ 30º DE DE
CONTROL, PARTE I: CONFIGURACION FÁCTICA DEL VICIO DE
VIOLACIÓN DE LA LEY POR INOBSERVANCIA DE UNA NORMA JURIDICA
POR PARTE DEL JUEZ 30º DE DE CONTROL, del Recurso de Apelación interpuesto,
ut supra.
Esta situación no fue detectado por la Sala 2º de Apelaciones, ya que el magistrado
ponente tuvo el expediente de tres (03) cuerpos en sus manos un (01) solo día, es decir se
abocó en fecha 21 de mayo de 2013 (ANEXO 9), y con la velocidad de la luz, es decir al
día siguiente 22 de mayo de 2013, y en tan corto tiempo omitió intencionalmente todo lo
denunciado por la recurrente y sentenció inadmitiendo el recurso en cuestión, sin la debida
fundamentación y argumentación jurídica causando estado de indefensión a la recurrente.
Esta conducta procesal demuestra una vez más que el Juez de 30° de Control
FRANZ CEBALLOS SORIA, el Secretario y los suplentes que sustanciaron este proceso,
en connivencia con la Sala 2ª de Apelaciones nunca han revisaron las actuaciones y han
emitieron escritos, autos y sentencias en donde demostraron su parcialidad hacia los
imputados, así como la violación al debido proceso y al derecho a la defensa de la
recurrente en este amparo.
III.4.- La Sala 2ª de Apelaciones estableció en su sentencia lo siguiente:

“… A los folios 243 al 250 de estas actuaciones, cursa de fecha 07-05-2013,


c6mputo practicado por el Abogado ERICK CASTRO, en su condici6n de
secretario del Juzgado Trigésimo de Control de este Circuito Judicial Penal, de
los días hábiles transcurridos a partir del día 28 de febrero de 2012…”

En el cómputo practicado por el Abogado ERICK CASTRO (Ver ANEXO 11), se


observa lo siguiente:
…Omissis…
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Julio del ano 2012
transcurrieron integralmente con Dos (02) días en fas cuates este
Tribunal no dio despacho tos cuales fueron Martes 05-07-12 y Jueves
05-05-12 y no fue consignada ninguna boleta por el servicio de
alguacilazgo mediante la cual se diera por notificados LOS ciudadanos
imputados LUIS RAUL MONTELI y MARIA XIOMARA PEREZ
BRITO.

 Se deja Expresa Constancia que el mes de Agosto -del año 2012


transcurrieron íntegramente con Seis (06) días en los cuales este Tribunal
no dio despacho los cuales fueron: Viernes 03-08-12, Martes 08-08-12,
Viernes 10-08-13, Viernes 17-08-12, Viernes 24-08-12, y Viernes 31-
08-12 y no fue consignada ninguna boleta por el servicio de alguacilazgo
mediante la cual se diera por notificados los ciudadanos imputados LUIS
RAUL MONTELI y MARIA XIOMARA PEREZ BRITO.
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Septiembre del año 2012
transcurrió íntegramente con Dos (02) das en los cuales este Tribunal no
dio despacho los cuales fueron: Jueves 06-09-12 y Lunes 10-09-12 y no
fue consignada ninguna boleta por el servicio de alguacilazgo mediante
la cual se diera por notificados los ciudadanos imputados LUIS RAUL
MONTELI y MARIA XIGMARA PEREZ BRITO.
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Octubre del año 2012
transcurrió íntegramente con un (01) día en tos cuales este Tribunal no
dio despacho el cual fue: Martes 30-10-12 y no fue consignada ninguna
boleta por el servicio de alguacilazgo mediante la cual se diera por
notificados los ciudadanos imputados LUIS RAUL MOKTELI y
MARIA XXOMARA PEREZ BRITO.
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Noviembre del año 2012 transcurrió
íntegramente con Tres (03) días en los cuates este Tribunal no dio despacho
los cuates fueron: Viernes 02-11-12, lunes 05-11-12 y Lunes 12-11-12 y no fue
consignada ninguna boleta por el servicio de alguacilazgo mediante la cual se diera
por notificados los ciudadanos imputados LUIS RAUL MONTELL y
MARIA XIOMARA PEREZ BRITO.
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Diciembre del año 2012 transcurrió
íntegramente con Dos (02) días en los cuates este Tribunal no dio despacho los
cuates fueron: Jueves 20-12-12 y Viernes 21-12-12 y no fue consignada ninguna
boleta por el servicio de alguacilazgo mediante la cual se diera por notificados los
ciudadanos imputados LUIS RAUL MONTELL y MARIA XIOMARA
PEREZ BRITO.
 Se deja Expresa Constancia que el mes de Enero del año 2013 transcurrió
íntegramente con Un (01) día en el cual este Tribunal no dio despacho el cual
fue: Lunes 21-01-13 y no fue consignada ninguna boleta per el servicio de
alguacilazgo mediante la cual se diera por notificados los ciudadanos imputados
LUIS RAUL MONTELL y MARIA XIOMARA PEREZ BRITO.

(Subrayado nuestro)

“…Omissis…”

 Lunes 25/02/13 -----Es consignada ante este Juzgado Boleta de emplazamiento


mediante la cual el ciudadano Raúl Montell se da por notificado en fecha
23-02-13 de la decisión recurrida ante este Tribunal.

 Martes 05/03/13 -- --Es consignada ante este JuzgadoBoleta de emplazamiento


mediante la cual la ciudadana MARIA XIOMARA PEREZ BRITO se da por
notificada en fechaa 04-03-13 de la decisión recurrida ante este Tribunal

De lo anterior se desprende que las boletas de emplazamiento de los ciudadanos imputados LUIS
RAUL MONTELL y MARIA XIOMARA PEREZ BRITO, no fueron consignadas por el servicio de
alguacilazgo, así como tampoco dice quien las consignó y esta grave situación no fue detectado por
la Sala 2º de Apelaciones, ya que el magistrado ponente hizo caso omiso a lo establecido en la
denuncia consignada en el escrito de fecha 20 de mayo de 2013, ut supra, así como
también a lo establecido en la PARTE V del Recurso de Apelación interpuesto, ut supra, que dice:
PARTE V

“…Consta de las actas procesales los escritos consignados por la víctima, en


donde se denuncia la inobservancia de ley cometido por el Fiscal 16° de imputar
al ciudadano LUIS RAUL MONTELL, sin realizar las investigaciones
pertinentes, sin tomar su declaración y menos aún de determinar la ubicación o
dirección procesal del mismo y que el Tribunal, sin pronunciarse sobre esta
anomalía procesal, decide otorgar el sobreseimiento del referido ciudadano y libra
boleta de notificación del mismo en dirección errónea y en donde, consta en
autos, es imposible su ubicación…”

Ahora bien, debido a que la actuación realizada por la Sala 2° de Apelaciones, al


declarar INADMISIBLE el Recurso de Apelación por interponerse extemporáneamente, a
sabiendas el mismo se encuentra debidamente fundado, entendiéndose por debidamente
fundamentado, cuando de su lectura se puede establecer claramente lo denunciado, es decir,
la evidente comisión de un hecho punible en la sustanciación de la causa por parte del juez
30° de Control, para favorecer a los imputados y al Fiscal 16°; la recurrente estima que
dicha Sala se extralimitó en sus funciones y abusó de formalismos no esenciales para no
conocer el fondo de tal recurso y declararlo simplemente inadmisible, negando la
posibilidad de realizar la audiencia de apelación, necesaria para oír a las partes, respecto de
sus fundamentos y descargos en relación con el recurso de apelación interpuesto.
Por consiguiente, es evidente que la Sala 2° de Apelaciones vulneró derechos
fundamentales, tales como: la tutela judicial efectiva y, en este caso, el interés social y
colectivo, la finalidad del proceso, así como el principio de la doble instancia.
Al respecto, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, ha
señalado lo siguiente:
“… la omisión de la realización de la referida audiencia, vulneró el principio de
oralidad e igualdad entre las partes, ya que cada sujeto procesal tiene derecho a
fundamentar y exponer sus argumentos planteados en el recurso de apelación, y
la otra a conocer, los alegatos y probanzas, que se señalan en el referido
recurso, a los fines de objetar y debatir los elementos que considere pertinente
(principio de contradicción). Es por ello, que en el caso de autos, son evidentes
las violaciones de orden constitucional y legal, que se han materializado, lo que
produce forzosamente la nulidad del fallo de la Corte de Apelaciones del
Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar…”. (Sentencia Nº 117, del 3 de marzo
de 2008).

Igualmente, esa misma Sala, en relación al principio de la doble instancia ha


establecido que:
“…La intención del legislador de establecer el principio de la doble instancia, no
es la de consagrar un mecanismo automático de revisión o de consulta de las
decisiones judiciales, sino por el contrario, se trata de la oportunidad procesal
regulada de acudir, dentro de las reglas del debido proceso, ante otra autoridad
judicial superior a la que toma la decisión de Primera Instancia, para someter
todo o una parte de la actuación judicial, con el fin de procurar la atención de
las posiciones de las partes inconformes con la sentencia, o bien para garantizar
la efectividad de los derechos de las partes que disienten lo resuelto…”.
(Sentencia N° 231, de 20 de mayo de 2005).

Visto de esta manera, para quien suscribe es forzoso declarar que la Sala 2° de Apelaciones
al declarar en este caso, y bajo las circunstancias expuestas, INADMISIBLE el Recurso
de Apelación por interponerse extemporáneamente, no tomó en consideración el derecho
fundamental que tiene el estado de hacer justicia, sin dilaciones ni formalismos y ejercer la
acción penal como un auténtico derecho constitucional y procesal incurriendo en la
violación de los artículos 2, 26, 29, 257, 271 y 285 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela.

PUNTO IV
DEL QUEBRANTAMIENTO DE DERECHOS CONSTITUCIONALES
POR LA ACTUACIÓN DE LA SALA DE CASACIÓN PENAL
DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

IV.-1

DE LOS FUNDAMENTOS DE HECHO ESTABLECIDOS


EN LA SENTENCIA RECURRIDA

Ciudadanos Magistrados, en la sentencia recurrida se establecieron los siguientes fundamentos de


hecho:
I. Un extracto incompleto de la sentencia de fecha 28 de Febrero de 2012, emanada
del JUZGADO 30º DE CONTROL, de fecha 28 de Febrero de 2012 en donde
establece el mismo error cometido por el referido Tribunal de Control, es decir, que
“(…) Se inició la presente causa en fecha 28 de junio del año 2010, en virtud de
escrito de denuncia, con sus respectivos anexos, interpuesto por ante la Fiscalía
Superior de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas,
suscrito por la ciudadana NERY MARGARITA ESCALONA FERNÁNDEZ,
asistida por el Abogado RODOLFO LUIS QUIJADA MARVAL, mediante el cual
plasmó, entre otras cosas las siguientes: ‘A partir de la fecha 14 de marzo de
2009, mi padre tuvo dificultades de ciertos movimientos corporales y/o traslado
para cualquier trámite o diligencia (...).(Subrayado y en negrillas nuestro)

Ciudadanos Magistrados, de autos consta que fue mi madre la que


tuvo dificultades de ciertos movimientos corporales, y no mi padre tal como
erróneamente también se estableció en la sentencia recurrida.
También establece la recurrida que “… Por esos hechos, el Juzgado
Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal
del Área Metropolitana de Caracas, a cargo del ciudadano Juez Franz Ceballos
Soria, declaró lo siguiente: “… PRIMERO: SE DECLARA INNECESARIA la
celebración de la Audiencia Oral, a que se refiere el artículo 323 del Código
Orgánico Procesal Penal…” y “… SEGUNDO: CON LUGAR la solicitud del
representante del Ministerio Público, y en tal sentido DECRETA EL
SOBRESEIMIENTO DE LA PRESENTE CAUSA,…”, donde figuran los
imputados ut supra identificados.
II. Recurso de apelación interpuesto por la accionante de este amparo de fecha
El 16 de abril de 2012, en contra del fallo de fecha 28 de febrero de 2012,
dictado por el Juzgado Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control
del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas.
III. Extracto de la sentencia del 22 de mayo de 2013, emanada de la Sala Dos de la
Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de
Caracas, la cual declaró “… INADMISIBLE el Recurso de Apelación intentado por la
ciudadana NERY MARGARITA ESCALONA FENÁNDEZ, en su carácter de querellante en la
presente causa, representada por el Abogado RODOLFO LUIS QUIJADA MARVAL, contra la
decisión emanada por el Juzgado Trigésimo (30°) de Primera Instancia en Funciones de Control de
este Circuito Judicial Penal, de fecha 28 de febrero de 2012, donde: ‘se declara innecesaria la
celebración de la Audiencia Oral, a que se refiere el artículo 323 del Código Orgánico Procesal
Penal y a la vez acordó decretar el sobreseimiento de la causa 30C-15.855-10, de conformidad con
el artículo 318 numeral 1 del Código Orgánico Procesal Penal, previamente solicitado en fecha 13
de julio de 2011 por la FISCALÍA 16° del Área Metropolitana (Expediente 01F16-0504-10), de
conformidad con el artículo 318 numeral 4°’, por ser extemporáneo, conforme a lo establecido en el
artículo 428, literal b), (Anteriormente 437) del Código Orgánico Procesal Penal (…)”.

IV. Recurso de casación interpuesto por la accionante de este amparo de fecha el


17 de junio de 2013, en contra de la decisión dictada en fecha 22 de mayo de
2013, por la Sala Dos de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal
del Área Metropolitana de Caracas.
V. Escrito de contestación de fecha 1° de julio de 2013 al recurso de casación
ejercido por la recurrente, consignado por el abogado defensor de los
imputados BELKIS ALEJANDRA RAMOS ESCALONA, BELKIS
TERESA ESCALONA FERNÁNDEZ, JUAN PORTALINO RIVAS
GARCÍA, CARLOS ALÍ ESCALONA FERNÁNDEZ y GISELA
COROMOTO TALLAFERRO DE ESCALONA.
VI. Remisión de las actuaciones correspondientes en fecha 16 de julio de 2013, a la
Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, por la Sala Dos de
la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de
Caracas.
IV.-2

DE LA ARGUMENTACIÓN Y VICIOS EN LA SENTENCIA


RECURRIDA

Ciudadanos Magistrados, una decisión cumple con el fundamental requisito


de la motivación, cuando expresa sus razones a través de contenidos argumentativos
finamente explicados. Ello significa que el juzgador la ha elaborado con objetividad y
en condiciones de imparcialidad, es decir, que como acto razonado, la motivación permite
conocer el criterio que ha asumido el juez, antes de tomar la decisión.
Dada la importancia extraordinaria que tiene la motivación como regla procesal, es
necesario que en su elaboración, el juez cumpla con sus exigencias, es decir, que
sea suficiente, precisa, consistente y coherente con el fin de evitar que las decisiones
judiciales respondan al capricho y a la arbitrariedad.
En definitiva, la motivación además de ser un instrumento que busca evitar la
arbitrariedad permite conocer la independencia e imparcialidad del juez; y constituye uno
de los principios que inspiran el reciente concepto de debido proceso.
Visto lo anterior y haciendo un análisis de la sentencia contra la que se recurre,
podemos establecer lo siguiente:

DE LA SUSTANCIACIÓN (1)

Tal como se escribió en el literal I del aparte IV.-1, en la sentencia recurrida


contiene un extracto incompleto de la sentencia de fecha 28 de Febrero de 2012, en donde
se comete el error de aseverar que fue mi padre el que tuvo dificultades de ciertos
movimientos corporales y lo más grave es deducir en la recurrida que “… Por esos
hechos, el Juzgado Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control del Circuito
Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, a cargo del ciudadano Juez Franz
Ceballos Soria, declaró lo siguiente: “… PRIMERO: SE DECLARA INNECESARIA la
celebración de la Audiencia Oral, a que se refiere el artículo 323 del Código Orgánico
Procesal Penal…” y “… SEGUNDO: CON LUGAR la solicitud del representante del
Ministerio Público, y en tal sentido DECRETA EL SOBRESEIMIENTO DE LA
PRESENTE CAUSA,…”
Ahora bien, en el literal II del aparte IV.-1 se puede observar el Recurso
de Apelación interpuesto por la accionante de este amparo de fecha El 16 de abril de
2012, en contra del fallo de fecha 28 de febrero de 2012, dictado por el Juzgado
Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal
del Área Metropolitana de Caracas (ANEXO XXX), en el cual la apelante, hoy
recurrente, estableció en el PUNTO II de este escrito, que consta en la PARTE I del
CAPÍTULO II del referido Recurso de Apelación, el JUZGADO 30º Control, omitió en su
sentencia en forma dolosa, en la ENUNCIACIÓN DE LOS HECHOS, todas y cada una de
las circunstancias de tiempo, modo y lugar de cómo sucedieron todos los hechos acaecidos
en la querella admitida el 26 de abril de 2011 por el mismo Juez 30° de Control en contra
de los ciudadanos ANÍBAL JOSÉ CENTENO y MARTHA BELMONTE, y en la cual se
demostró fehacientemente la forma como fue falsificada la firma de mi difunta madre en
los documentos de la apertura sucesoral consignados en el SENIAT, y de todo lo cual el
fiscal 16º nunca realizó las averiguaciones pertinentes para determinar la culpabilidad de
los imputados.
De la misma manera, omitió también la Sala de Casación Penal el argumento veraz
de la recurrente en el Recurso de Apelación consignado, en donde dejó claramente
establecido que ”…consta en autos las diligencias realizadas por la víctima para que el tribunal 30° de
Control se abstenga de librar boleta de notificación al ciudadano LUIS MONTELL ya que fue un grave error de
inobservancia del Fiscal 16° de no investigar los datos para ubicar al referido ciudadano y dicho error fue
confirmado por el Juez 30° de Control.
Las boletas de Notificación de este ciudadano han sido y serán infructuosas, por lo que la audiencia oral nunca se
llevará a cabo por inobservancia, negligencia y omisiones del Tribunal 30° de Control….”, por lo que declarar

INNECESARIA la celebración de la Audiencia Oral, a que se refiere el artículo 323 del


Código Orgánico Procesal Penal, por parte del Juez de 30ª Control, significó violentar en
derecho a la defensa y el d ebido proceso a la recurrida.
Ciudadanos Magistrados, la Sala de Casación Penal en ponencia de la
Magistrada Doctora DEYANIRA NIEVES BASTIDAS, de fecha 30 de Junio de
2010, expediente 212, estableció lo siguiente:
“…Omissis…”
Al respecto, el artículo 364 del Código Orgánico Procesal Penal, establece,
como uno de los requisitos que debe contener toda sentencia es: “…3º. La
determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el tribunal estime
acreditados;…”.
Este requisito junto con los otros señalados en el artículo 364 del señalado
Código Procesal, son de estricto orden público, pues lo contrario sería un error in
procedendo que traería como consecuencia irremediable la nulidad de la
sentencia. Por ello todos los jueces de juicios están obligados a determinar los
hechos con sus correspondientes pruebas, para así, de acuerdo al análisis y
valoración que se hagan de los mismos se pueda comprobar la comisión de un
hecho que constituya una falta o delito, según sea el caso y así establecer la
consiguiente responsabilidad del autor o participe en el hecho punible con su
correspondiente penalidad.
Por otra parte, considera la Sala que el establecimiento de los hechos
constituye la base fáctico-jurídica de toda sentencia, pues es con ello que el juez
puede subsumir la conducta del individuo dentro de un determinado tipo penal.
Asimismo estima la Sala de Casación Penal que, siendo el
establecimiento de los hechos la garantía tanto para las partes como para el
Estado de que la decisión del juzgador es la fiel expresión del resultado del
análisis, valoración y comparación de todas y cada una de las pruebas del
proceso, tampoco se puede concebir que con la mera transcripción de las pruebas
se establezcan los hechos, es imprescindible para ello que el juez exprese en
forma clara y que no deje lugar a dudas, cuáles son los hechos que él consideró
probados a través del análisis y valoración que le merecieron las pruebas.
En relación al establecimiento de los hechos y la motivación, ha establecido
de manera reiterada la Sala de Casación Penal que: “…el juez debe
necesariamente establecer cuáles son los hechos que considera probados, para
con posterioridad constatar si encajan en la norma penal sustantiva y en su
conminación típica. No basta con citar simplemente y en forma aislada la
disposición que se considera aplicable, pues su labor debe ir más allá y por ello
está en el deber de ser lógico, claro y preciso al momento de dar las razones
tanto de hecho (circunstancias de modo, tiempo y lugar) como de Derecho que
motivan la sentencia dictada por él: si incumple ese deber su fallo está
inmotivado…”. (Sentencia N° 200 del 23 de febrero del año 2000).
Asimismo, la Sala de Casación Penal en un criterio reciente, dejó
establecido que: “…adolece del vicio de falta de motivación aquella sentencia
que carezca de un relato preciso y circunstanciado de los hechos acreditados,
ante la falta de claridad en la declaración del relato fáctico, la incomprensión de
lo que realmente se pretendió manifestar, la ininteligibilidad o ambigüedad de
las frases empleadas o ante omisiones sustanciales que provoquen lagunas o
vacíos en la relación histórica de los hechos, todo lo cual, sea capaz de
imposibilitar la comprensión del fallo al impedir poder determinar la existencia
del delito, la participación concreta del acusado, en definitiva, la verdad de lo
acontecido …”. (Sentencia N° 200 del 5 de mayo de 2007).
En tal sentido, estima la Sala que el vicio en el que incurrió el
sentenciador del Juzgado Cuarto de Primera Instancia en funciones de Juicio, del
Circuito Judicial Penal del estado Trujillo, constituye un vicio que produce la
nulidad absoluta de la sentencia, tal como lo prevé el artículo 191 del Código
Orgánico Procesal Penal, el cual dispone que: “…Nulidades absolutas. Serán
consideradas nulidades absolutas aquellas concernientes a la intervención,
asistencia y representación del imputado, en los casos y formas que este Código
establezca, o las que impliquen inobservancia o violación de derechos y
garantías fundamentales previstos en este Código, la Constitución de la
República, las leyes y los tratados, convenios o acuerdos internacionales
suscritos por la República”. (Subrayado de la Sala).
En consecuencia, la Sala de Casación Penal, con base en las argumentaciones que
anteceden y de conformidad con lo establecido en el artículo 191 del Código
Orgánico Procesal Penal, concluye que lo procedente y ajustado a derecho es
ANULAR la sentencia dictada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en
Función de Juicio del Circuito Judicial Penal del estado Trujillo, que CONDENÓ
al ciudadano acusado OMAR DARÍO SAAVEDRA CHÁVEZ al haber
violentado el numeral 3 del artículo 364 eiusdem, así como las actuaciones
procesales subsiguientes y ORDENA la remisión del expediente al Juez
Presidente del referido Circuito Judicial Penal, para que lo distribuya en otro
juzgado de Juicio y realice un nuevo juicio oral y público al referido ciudadano.
Así se decide…”

Visto de esta manera, es evidente que la Sala de Casación Penal obvió, en el


presente caso, hacer el debido análisis sobre la posible existencia del vicio de
inmotivación alegada por la parte actora en su recurso de apelación, resultando ello
en un evidente error que colorea a la sentencia recurrida del mismo error in procedendo
cometido por Juez 30° de Control en su sentencia, es decir, omitió todos los hechos
jurídicos relevantes para la decisión, acaecidos en la querella admitida el 26 de abril de
2011 por el mismo Juez 30° de Control en contra de los ciudadanos ANÍBAL JOSÉ
CENTENO y MARTHA BELMONTE, violentando el artículo 364 del Código Orgánico
Procesal Penal, el cual establece, como uno de los requisitos que debe contener toda
sentencia es: “…3º. La determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el
tribunal estime acreditados;…”, adoleciendo del vicio de falta de motivación y lo que
traería como consecuencia irremediable tanto la nulidad de la sentencia recurrida como la
sentencia del Juez 30° de Control.
En relación con la correcta motivación del fallo la Sala de Casación Penal en
sentencia N° 422 del 10 de agosto de 2009, expresó lo siguiente:
“…La motivación de un fallo radica en manifestar la razón jurídica en virtud de la cual
el juzgador adopta una determinada resolución, su decisión es un acto que se origina por
el estudio y evaluación de todas las circunstancias particulares y específicas del caso
controvertido, así como de los elementos probatorios que surjan durante el desarrollo
del proceso penal.
Para poder establecer que un fallo se encuentra correctamente motivado, este debe
expresar los motivos de hecho y de derecho en que ha sido fundamentado y según lo que
se desprendió durante el proceso. En tal sentido, la motivación comprende la obligación,
por parte de los jueces, de justificar racionalmente las decisiones judiciales y así
garantizar el derecho a una tutela judicial efectiva que impone el artículo 26 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Tal exigencia, se encuentra íntimamente relacionada con la legitimidad de la función
jurisdiccional, en torno a que el fundamento de la sentencia debe lograr el
convencimiento de las partes en relación a la justicia impartida y permitir el control de la
actividad jurisdiccional…”.

Sobre el particular, ha sido reiterada y constante la posición de la Sala, en lo que


debe entenderse por motivación, lo cual “… no es más que la exposición que el juzgador
debe ofrecer a las partes como solución a la controversia, eso sí, una solución racional,
clara y entendible que no deje lugar a dudas en la mente de los justiciables…”. (Sentencia
Nº 545 del 12 de agosto de 2005).
En igual sentido, se refirió la misma Sala de Casación Penal al señalar: “…la
sentencia ha de ser el resultado de un proceso lógico-jurídico de naturaleza rigurosamente
intelectual que va de la ley al caso – o de los hechos a la ley – a través de la subsunción y
lo que pretende la exigencia de la motivación es demostrar a las partes (y no solo a ellas)
que efectivamente se ha seguido el proceso. Se trata, por tanto de una cautela adjetiva que
se añade a la sustancial, que es la vinculación del juez a la ley: ´ en la motivación describe
el juez el camino legal que ha seguido desde la norma al fallo…”. (Sentencia 578 del 23 de
octubre de 2007).
De igual forma, reiteró la Sala de Casación Penal, en su sentencia N° 155 del 25
marzo de 2008, lo siguiente : “…la alzada al motivar su fallo, tiene la obligación de
expresar el pronunciamiento mediante un razonamiento jurídico de forma explícita y
directa de los fundamentos de hecho y de derecho en que apoyó su decisión, para
determinar que la sentencia de instancia, está ajustada a derecho, todo esto, de
conformidad con los principios constitucionales de la tutela judicial efectiva, el debido
proceso y el derecho a la defensa, y con lo establecido en los artículos 173 y 364 (numeral
4) del Código Orgánico Procesal Penal…”.
Visto todo lo anterior, para quien suscribe es forzoso declarar que en la sentencia
recurrida se configuró el vicio de inmotivación denunciado por la recurrente en sus
escritos, comportando con ello la violación al debido proceso, al derecho a la defensa y
a la tutela judicial efectiva, previsto y sancionado en los artículos 49 y 26 de nuestra
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, al constatarse que son
ciertas las denuncias formuladas por la recurrente.

DE LA SUSTANCIACIÓN (2)

De los documentos consignados en originales, insertos en este escrito marcado


como ANEXO XXX, que forman parte del expediente sustanciado por la Sala de Casación
Penal, se deduce que esta omitió los siguientes fundamentos de hecho, los cuales fueron
consignados antes de emitir la recurrida y constituyen denuncias graves y a la vez
constituyen argumentos de defensa ante el grave atropello acaecido en contra de la
recurrente:

1) Escrito consignado por la recurrente en fecha 02 de agosto de 2013, en


donde expone a la Sala de Casación Penal sobre la denuncia por ante LA
INSPECTORÍA GENERAL DE TRIBUNALES, a los magistrados de la Sala 2ª
de Apelaciones sobre la situación grave de la comisión de los delitos previstos
en los artículos 321, 322 y 323 del Código Penal, en connivencia con la Fiscalía
16º y los imputados, al falsificar la firma del imputado LUIS RAUL MONTELL
EN UNA BOLETA DE EMPLAZAMIENTO FRAUDULENTA.
2) Escrito consignado por la recurrente en fecha 05 de agosto de 2013, en
donde expone a la Sala de Casación Penal sobre las formalidades del recurso de
casación interpuesto, sobre violaciones constitucionales a la recurrente allí
mencionadas y sobre la situación grave de la comisión de los delitos previstos
en los artículos 321, 322 y 323 del Código Penal, por parte del Juzgado
Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control en connivencia con la
Fiscalía 16º, la Sala 2º de apelaciones y los imputados, al falsificar la firma del
imputado LUIS RAUL MONTELL EN UNA BOLETA DE
EMPLAZAMIENTO FRAUDULENTA. En dicho escrito la recurrente también
informa a la Sala de Casación Penal su determinación de ejercer las acciones
penales correspondientes.
3) Escrito consignado por la recurrente en fecha 27 de agosto y 02 de
noviembre de 2013, en donde deja constancia de las querellas interpuestas en
contra de los imputados y del auto de admisión de las mismas.

Explicar esto

4) Escrito consignado por la recurrente en fecha 08 de noviembre de 2013, en


donde expone fundamentos de derecho sobre la existencia de los delitos
denunciados, de la denuncia realizada en contra de los imputados, quienes
buscan o procuran beneficios procesales, tal como lo hicieron en connivencia
con el Juez 30º de Control y la Sala 2ª de Apelaciones para causar daños
morales y materiales a la recurrente. Además solicita a la Sala de Casación
Penal que admita el Recurso de Casación llame a una audiencia oral para
dilucidar la verdad sobre lo denunciado y asignar las responsabilidades penales.

Ciudadanos Magistrados, en este punto creo debemos precisar si estos escritos


consignados, forman parte de un todo conjuntamente con el primer recurso de casación
presentado por la recurrente, lo que equivaldría decir que estaríamos en presencia de un
Recurso de Casación compuesto de cuatro (4) denuncias, y que las mismas debieron ser
sometidas a la revisión de los requisitos cualitativos establecidos en los artículos 452 y 454
del Código Orgánico Procesal Penal, para evaluar si se encuentran fundadas, con indicación
en forma concisa y clara de los preceptos legales presuntamente infringidos por falta de
aplicación, indebida aplicación o errónea interpretación, expresando de qué modo se
impugna la decisión de fecha 22 de mayo de 2013, por la Sala Dos de la Corte de
Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, en donde se
declara inadmisible el Recurso de Apelación, advirtiendo que los escritos separados, ut
supra, se soportan en idénticas argumentaciones jurídicas, con situaciones sobrevenidas del
mismo tenor, demostrativas de la comisión de delitos denunciados tanto en la decisión
apelada como en la recurrida y procurando un semejante resultado, por lo que para quien
suscribe, la Sala de Casación Penal debió aplicar una especie de control difuso del artículo
454 y conceder el tratamiento de un único escrito para el trámite recursivo extraordinario de
casación, debido a las violaciones graves de normas constitucionales ya denunciados,
acaecidas durante la sustanciación de la presente causa y en aras de no sacrificar la justicia
por formalidades inútiles.
Si lo planteado inmediatamente anterior no fuere el caso, es decir, si estos escritos
consignados no forman parte de un todo conjuntamente con el primer recurso de casación
presentado por la recurrente, debió la Sala de Casación Penal, pronunciarse sobre estos
escritos no aducidos en el escrito del recurso de casación interpuesto, pues a la luz de los
artículos 2º, 26 y 257 de la Constitución de 1999, que proclaman la búsqueda de la verdad
material, pues las circunstancias de causas de nulidad absoluta o las violaciones de las
garantías constitucionales son alegables en todo estado y grado del proceso e incluso
apreciables de oficio.
En último caso, si los planteamientos anteriores no fueren posibles a la luz de
nuestro ordenamiento jurídico penal adjetivo, la Sala de Casación Penal, vistas las
evidentes violaciones de las garantías constitucionales a la querellante, debió aplicar lo
establecido en el artículo 458 del COPP, para que los referidos escritos consignados,
fueren ventilados en la audiencia de casación.
En este punto debemos aclarar que cualquiera de las posiciones antes referidas por
la Sala de Casación, no podemos poder dejar de distinguir que la admisibilidad de una
denuncia tiene la intención de proteger la casación como un recurso delimitado por
requisitos explicables debido a la organización técnica del proceso penal acusatorio, en el
cual la primera instancia sirve de base a la estructura de la causa, visualizando una segunda
instancia que funge como revisora de la labor y actuación de los jueces y juezas con
funciones de control, juicio y ejecución, y a cuya casación se circunscribe el análisis del
proceso y la sustancia de la causa, con especial significado en la administración de justicia
de las Cortes de Apelaciones, en un cometido que debe ser eminentemente flexible, pero
riguroso, profiláctico y orientador.
Visto de esta manera, es evidente que la Sala de Casación Penal obvió, en el
presente caso, hacer el debido análisis sobre los escritos de denuncia consignados por la
recurrida en fechas 05 de agosto de 2013, 27 de agosto y 02 de noviembre de 2013 y 08 de
noviembre de 2013, incurriendo en violación por inobservancia del artículo 346 numerales
1, 2, 3 y 4 del Código Orgánico Procesal Penal, resultando de ello un evidente error que
colorea a la sentencia recurrida de un error in procedendo es decir, omitió todos los hechos
jurídicos contenidos en los escritos consignados, ut supra, en los cuales se denuncian
violación de garantías constitucionales, la evidencia de la comisión de un hecho punible por
parte de un juez de la República, y de todo lo cual era y es relevante para la decisión
en la sentencia recurrida.
En este mismo orden de ideas, la Sala Constitucional en decisión N°
33, del 30 de enero de 2009, Exp. N° 08 -220, en el caso de Hi elo Manolo,
C.A., con respecto al preindicado requisito de la sentencia, señala:

“…E st a S ala Co n st it u ci o na l ha s e ñal ad o , re sp ec to a la mo t i va ció n


d el a cto j ur i sd icc io na l, l o si g u ie n te :
Au n qu e no lo d ice e xp re sa me n te el a r tíc ulo 4 9 d e la
Co n st it u ció n d e la R ep úb li ca B o liv a ria na d e Ve nez ue la , e s d e
la e se nc ia d e di cha no r ma , qu e to do fa l lo de be s er mo t iv a do ,
de ma nera que la s pa rtes co no zca n lo s mo tiv o s de la
a bso l ució n o d e la co n de na , d e l po r q ué se d ecla ra co n o s i n
lug a r u na de ma n da . So lo a sí, p ue de ca l ifica rs e e l erro r
j ud ic ia l a q ue se ref ie re e l n u me ra l 8 de l c i ta do a rt íc ulo 4 9 ;
só lo a sí, p ue de t e ne r lug a r e l a cto de ju zg a mi ento , e l cua l
co rre s po n de a lo s j u ece s, seg ú n e l n u me r a l 4 d e l mi s mo
a rt íc ulo ; só lo a sí, p ue de dete r mi na r se si a la p er so na se l e
sa n cio na po r a ct o s u o mi s i o n es, co mo lo e sta b lece el nu me ra l 6
del me nc io na do a rt íc ul o ; y es má s, to do a cto de ju zg a mi e nto , a
j ui cio de e st a Sa la , d e be co nte ne r u na mo t iv a ció n, q ue e s la
qu e ca ra ct eri za e l j u zg a r . Es l a fa lt a d e mo ti va ció n d e la
se n te nc ia, e n cr ite r io d e e s ta Sa la, u n vic io q ue a fect a el o rd e n
p úb lico , ya q u e to d o e l s is te ma d e re sp o ns ab i l id ad c i vi l d e lo s
j uece s no p o d r ía ap lic ars e y la co sa j u z gad a no se co no c erí a
co mo se o b t u vo , y p r i n cip io s rec to re s co mo e l d e co n gr ue n ci a y
d e la d e fe n sa s e mi n i mi zarí a n, p o r lo c ua l s ur gi ría u n cao s so ci al.
Fal lo s j ud ici al es si n j uz ga mi e n to s ( mo t i vac ió n) ate n ta n co n tra e l
o r d en p úb l ico , y s ie nd o é ste e l v ic io q u e se d e n u nc ia e n l a
so l ic it ud d e a mp ar o , c o n sid era l a S al a, q ue d eb e e xa mi n ar la
se n te nc ia p ar a ca li f ica r s i re al me n t e ha y fa lt a d e mo t i vac ió n.
( s. S. C. n.° 1 5 0 /2 0 0 0 , caso : Jo sé Gu s ta vo Di Ma se
Urb a n eja ) . ..”( Re sa lt ad o y s ub r a yad o d e l te xto tr an sc rito ).

En el caso bajo examen, para quien suscribe es forzoso declarar que en la sentencia
recurrida se configuró una vez más el vicio de inmotivación denunciado por la recurrente,
comportando con ello la violación al debido proceso, al derecho a la defensa y a la
tutela judicial efectiva, previsto y sancionado en los artículos 49 y 26 de nuestra
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, al constatarse que son
ciertas las denuncias formuladas por la recurrente.

DE LA SUSTANCIACIÓN (3)

Ciudadanos Magistrados, en el escrito consignado en fecha 05 de agosto


de 2013, omitido por la Sala de Casación Penal, la recurrente le denuncia a la Sala la
violación de garantías constitucionales en la forma siguiente:

“…Los Capítulos I y II del Recurso de Casación demuestran con claridad que


los Jueces de Control y los Jueces de la Sala de Apelaciones nunca se pronunciaron
sobre la denuncia sobre la violación de Normas Constitucionales relativas al
DEBIDO PROCESO contenidas en el TITULO III. De los Deberes, Derechos
Humanos y Garantías; Capitulo I. Disposiciones Generales. Artículos 19°,
20°, 25°, 26° y 27°; Capitulo III; De los Derechos Civiles, Artículos 49°,
numerales 1°, 3° y 8° de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela, en cuanto a que una vez presentada la Solicitud de Sobreseimiento de
la Causa ante el Juez de Control N° 30 de esta Circunscripción Judicial y que
fuera declarada CON LUGAR; me cercenaron mis derechos constitucionales que
como victima tengo, y toda esta situación fue debidamente denunciada por ante
los organismos competentes, tal como se observan en los documentos que rielan
anexo-a este escrito como ANEXO A, ANEXO B y ANEXO C; constituyendo
una flagrante lesión constitucional, con ocasión de actuaciones no ajustadas al
proceso, siendo que los alegatos formulados en mi escrito de apelación y de
casación, versan también sobre la GARANTIA CONSTITUCIONAL DEL
DEBIDO PROCESO…”

Seguidamente, le anuncia la presunción grave de la comisión de un delito, de la


forma siguiente:
“…Omissis…”
“…y con el resto de dicho escrito se evidencia no solamente un error inexcusable
o ignorancia supina en lo atinente a la materia procesal penal, sino también como
jueces, crearon un fraude procesal, y dados los indicios presentes en el
expediente, para quien suscribe es forzoso establecer que nace la fuerte
presunción que es totalmente falso que el ciudadano LUIS RAUL MONTELL
suscribió la boleta de emplazamiento ya referida, y que los imputados
mencionados en el juicio de marras, en forma continua y sistemática realizaron
actos delictivos para obtener beneficios judiciales, claramente en connivencia con
la Fiscalía 16°, los Jueces 30° de Control y los Jueces pertenecientes a la SALA
2° DE LA CORTE DE APELACIONES, por lo tanto, estamos en presencia de
conductas perfectamente subsumibles en el esquema delictivo de
FALSIFICACION DE FIRMA, FALSA ATESTACION ANTE FUNCIONARIO
PUBLICO y USO 0 APROVECHAMIENTO DE ACTO FALSO, previstos
sancionados en los Artículos 321, 322 (en concordancia con el articulo 319 y 323
del Código Penal vigente para el momento de los hechos, y de todo lo cual
ejerceremos las acciones penales correspondientes…” (Subrayado nuestro)

Visto lo anterior, dado que la recurrente había agotado los recursos


establecidos en la ley adjetiva penal (den uncia Fiscal, querella, apelación) y
denuncia por vía administrativa ( Insectoría de Tribunales e Insectoría del
Ministerio Público ), el tiempo transcurrido de aproximadamente cuatro (04)
años, sin respuesta alguna por estas vías a pesar de haber demostrado que los
imputados y el Juez 30º de Control están inmersos en comisión de los delitos
denunciados, se recurrió a la Sala de Casación Penal para denunciar una vez
más la injusticia al utilizar La Fiscalía, el Tribunal 30º de Control y la Sala
2º de Apelaciones para causar retardos y fraudes procesales, burlándose
descaradamente y atropellando la dignidad de la recurrente y, por ello se
aprovechó el Recurso de Casación como una esperanza de aplicar lo
establecido en los artículos 2, 19, 21, 26,49 y 257 de la Constitución de
1999.
Sin embargo, obviando lo anterior en la recurrida se establece que “…
respecto a la fundamentación, se evidencia que en el presente caso, la recurrente planteó
cuatro (4) denuncias, en los términos siguientes:..”. Es decir, que las denuncias
establecidas en el Recurso de Casación, específicamente en el CAPÍTULO I
(DE LA VIOLACIÓN DE LEY Y DE LA CONSTITUCIÓN POR PARTE DEL FISCAL
16° DEL AREA METROPOLITANA) y en el CAPÍTULO II (CONFIGURACIÓN
FÁCTICA DE VIOLACIÓN DE LA LEY POR PARTE DEL JUEZ 30º DE CONTROL),
fueron consideradas en la recurrida como parte integrante de las formalidades del
mencionado recurso, a pesar de la advertencia oportuna realizada en el escrito consignado
en fecha 05 de agosto de 2013, omitido por la Sala de Casación Penal, en la forma
siguiente:
“…Ciudadanos magistrados la solemnidad o formalidades del Recurso de
Casación interpuesto están contenidos en el CAPITULO III…”

DE LA SUSTANCIACIÓN (3)

Visto de esta manera y obviando los requerimientos de la recurrente ,


en la recurrida se establece en el análisis de la PRIMERA DENUNCIA, lo
siguiente:
“…Omissis…”
y fundamentó la mencionada, en los términos siguientes:
“(…) En autos y en el Recurso de Apelación interpuesto en fecha 16 de abril de
2012 (Folios 126 al 137 de la Pieza III), consta la denuncia por parte de la
víctima, que la Fiscalía 16° actuó con irresponsabilidad, negligencia, omisión,
silencio de pruebas al no investigar nunca los datos de ubicación del ciudadano
LUIS RAÚL MONTELL, y con todo este comportamiento procesal, lesiva a los
derechos fundamentales del accionante, a la tutela judicial eficaz y al debido
proceso que le reconocen los artículos 26 y 49 de la Constitución, la referida
Fiscalía imputó al referido ciudadano sin tener ningún dato filiatorio y sin
notificarlo para ponerlo a derecho, para luego solicitar su sobreseimiento en
fecha 13 de julio de 2011 (…)”.

En esta parte la Sala de Casación Pe nal omitió una vez más lo


siguiente:
Ciudadanos Magistrados, consta efectivamente los anexos de los autos que la
víctima solicitó tanto en el petitorio de la denuncia interpuesta por ante la
Fiscalía 16° del Área Metropolitana en fecha 22 de junio de 2011, como en la
primera querella interpuesta la cual riela en los folios 1 al 9 de la Pieza I:
“... que se librara oficio a la Dirección de registro y notaria del Ministerio del
Interior y Justicia a fin de solicitar todos los datos personales, incluyendo
dirección de vivienda principal y número de cédula de identidad, del ciudadano
LUIS RAUL MONTELL, quien fuera (por lo menos en el año 2002) Notario
Público de la Notaría Pública 3ra (Tercera) del Municipio Sucre del Estado
Miranda…’’
Igualmente consta el auto emanado en fecha 25 de noviembre de 2010 (Folio 215
de la Pieza I) en donde el Juez de 30° de Control solicita a la querellante por el
artículo 296 del COPP, se especifique la dirección del ciudadano LUIS RAUL
MONTEL, y en la Admisión de la referida Primera Querella en fecha 14 de
diciembre de 2010 (Folios 223 al 231, Pieza I), el Juez 30° de Control establece:
‘‘…SEGUNDO: Se identifica a los querellados, ciudadanos …, LUIS RAUL
MONTELL, titular de la cédula de identidad N° 3.177.889, quien es de
nacionalidad venezolano, mayor de edad, de este domicilio, que ocupaba en
cargo como Notario Público de la Notaría Pública Tercera del Municipio
Sucre,…’’ (Subrayado nuestro)
y a su vez emplaza a la Fiscalía 16° a realizar las diligencias de investigación
solicitadas por la querellante, mediante boleta de notificación de fecha 14 de
diciembre de 2010 (Folios 258 y 259 Pieza I)

Ciudadanos Magistrados, La Sala de Casación Penal reconoce al


establecer en la recurrida que el ciudadano LUIS RAUL MONTELL fue
imputado por la Fiscalía sin tener ningún dato filiatorio y sin notificarlo para ponerlo a
derecho, para luego solicitar su sobreseimiento en fecha 13 de julio de 2011, pero omite lo
referente a la grave negligencia y/o omisión del fiscal 16º “...al no solicitar todos los datos
personales, incluyendo dirección de vivienda principal y número de cédula de identidad, del ciudadano LUIS
RAUL MONTELL, quien fuera (por lo menos en el año 2002) Notario Público de la Notaría Pública 3ra
(Tercera) del Municipio Sucre del Estado Miranda…’’
Esta grave situación fue ampliamente denunciada por ante el Juez 30º
de Control y en el Recurso de Apelación interpuesto, quienes hicieron caso
omiso a pesar de la flagrante violación denunciada por la recurrente en el
Recurso de Casación “… de formas sustanciales, considerada como actos insaneables, que
denunciamos e imputamos a la Fiscalía 16° en su debido momento, coloreó de nulidad absoluta la solicitud
de sobreseimiento, violentó los artículos 13, 22, 108: numerales 8º, 11º y 15º, el numeral 1 del artículo 125,
los artículos 126, 127, 130, 131, 132, 198, 300 y 301 del Código Orgánico Procesal Penal de 2009, así
mismo en VIOLACION de la Tutela Judicial Efectiva y el Debido Proceso, establecidos en los artículos 26
y 49º numerales 1º y 8º y 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en concordancia
con el artículo 1º del Código Orgánico Procesal Penal, presunta tipicidad del Artículo 85 de la Ley Contra
la Corrupción y del articulo 251del Código Penal.

DE LA SUSTANCIACIÓN (4)

En el análisis de la SEGUNDA DENUNCIA, en la recurrida se observa


que hace una transcripción de los tres (03) últimos párrafos del CAPÍTULO
II del Recurso de Casación, obviando una vez más una serie de hechos
jurídicos surgidos en la sustanciación de la causa, denunciados como ilegales
y violatorios el derecho a la defensa y a un debido proceso , en donde el Juez
30º de Control simuló arteras actuaciones en las cuales emitió autos y
decisiones fraudulentos , para someter a la recurrente a un estado de
indefensión a través de un largo y tedioso pr oceso, relacionado
principalmente con las erróneas e ilegales boletas de notificación y boletas
de emplazamiento del imputado LUIS RAUL MONTELL, quien fue
sobreseído por referido Juez sin cumplir los requisitos establecidos en la ley
adjetiva penal en connivencia con los imputados y la Fiscalía 16º, y de lo
cual la recurrente le solicitó al Juez 30º de Control se pronunciara sobre la
nulidad de todas las actuaciones y sobr e el lapso para ejercer el recurso de
Apelación.
Ciudadanos Magistrados, esta grave s ituación fue advertido a la Sala
de Casación en el referido CAPÍTULO II del Recurso de Casación, de la
siguiente manera:
“…Dada esta situación de violación de la ley Procesal Penal y del debido proceso
la víctima consignó escrito en fecha 04 de junio 2012 solicitando la nulidad de
todo las actuaciones y solicitando una decisión sobre el lapso para el recurso de
apelación (Folios 212 al 213).
En los folios 217 al 218 riela un auto emanado de un suplente del Juez de 30°
de Control, quien actuando con abuso de poder y con ignorancia de lo
sucedido en autos, establece en forma falsa que el ciudadano LUIS RAUL
MONTEL fue notificado en la dirección aportada por la víctima.
Dada toda esta situación de indefensión, de retardo debido a errores del la
Fiscalía 16° y del Juez de Control 30°, en fecha 25 de febrero de 2013 (Folio
228), la víctima consignó escrito en donde estableció que no constaba en
autos que el ciudadano LUIS RAUL MONTEL se hubiese dado por notificado
de alguna boleta de emplazamiento. Seguidamente en fecha 28 de febrero de
2013 el Tribunal 30° de Control libró boleta de emplazamiento (Folio 231)
en la dirección de Notaría Pública Tercera del Municipio Sucre y en las
resultas nuevamente fallida del alguacil de fecha 14 de marzo de 2013, se
establece que “la notaría se mudó hace seis años del edificio monte
Arara” (Folio 232).

Esta situación, de la comisión de claros, precisos, evidentes, grotescos errores y


vicios procesales (no presuntos ni indiciarios), está demostrada en todos y cada uno de los
folios que rielan en el expediente es violatoria de garantías constitucionales establecidas
en los artículos 2, 19, 21, 26, 49.1 y 257 de la Constitución , y lo cual fue
omitida intencionalmente tanto por el Juez 30º de Control como por la Sala 2ª de
Apelaciones (Ver ANEXO XXX) y, tal como denunciamos anteriormente, también fue
omitido en la recurrida por la Sala de Casación Penal, quien además, violentando el
principio a la tutela judicial efectiva se parcializa hacia los ya referidos al establecer en la
recurrida que:
“…La accionante en casación atribuye de manera simultánea a la Fiscalía Décima
Sexta del Área Metropolitana de Caracas del Ministerio Público, así como al
Juzgado Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control del Circuito
Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, presuntos errores en la
notificación efectuada al ciudadano Luis Raúl Montell, específicamente respecto
a la ubicación de la dirección procesal del referido ciudadano, lo cual según sus
dichos, ocasionó una violación a la tutela judicial efectiva y al debido proceso,
así como el quebrantamiento de los artículos 10, 12, 13, 18, 19, 22, 364 en sus
numerales 2, 3 y 4; 282, 305, 323 del Código Orgánico Procesal Penal y de los
artículos 5, 6, 9, 10 y 11 del Código de Ética del Juez Venezolano y la Jueza
Venezolana…”

Respecto a los presuntos vicios cometidos, por parte de la Fiscalía


Décima Sexta del Área Metropolitana de Caracas del Ministerio Público, así
como por el Juzgado Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control
del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, se observa
que los mismos no pueden ser revisados por esta Sala, pues, de acuerdo a lo
establecido en el artículo 451 del Código Orgánico Procesal Penal, en casación
sólo se podrán revisar los vicios de sentencias dictadas por las Cortes de
Apelaciones…” (Subrayado y en negrillas nuestro)

Seguidamente la recurrida basa esta argumentación tanto en la Sentencia


N° 565, del 13 de noviembre de 2009, como en la sentencia Nº 323, de fecha 13 de julio de
2006, ambas provenientes de Sala de Casación Penal, para luego demostrar su parcialidad
al exponer falazmente que la notificación de LUIS RAUL MONTELL fue efectuada, sin
percatarse que estamos en presencia de una boleta emplazamiento falsificada tanto en su
firma como en la dirección y como obvió la diligencia de fecha 02 de agosto de 2013

Cito:
“…Se desprende entonces que, en el presente recurso, la recurrente ataca
una serie de actuaciones realizadas por Fiscalía Décima Sexta del Área
Metropolitana de Caracas del Ministerio Público, así como, del Juzgado
Trigésimo de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal
del Área Metropolitana de Caracas, respecto a la notificación efectuada a uno
de los imputados, sin exponer de manera motivada los vicios que
presuntamente fueron cometidos por la Sala Dos de la Corte de Apelaciones
del Circuito Judicial Penal del Área Metropolita de Caracas, que en
definitiva constituye el objeto del recurso de casación…” (Subrayado y en
negrillas nuestro)

para justificar su decisión En consecuencia, la Sala de Casación Penal


DESESTIMA POR MANIFIESTAMENTE INFUNDADAS, la primera y
segunda denuncias del recurso de casación interpuesto por la ciudadana Nery
Margarita Escalona Fernández, asistida por el ciudadano Abogado Rodolfo Luis
Quijada Marval, de acuerdo a lo previsto en el artículo 457 del Código Orgánico
Procesal Penal. Así se decide.

Ciudadanos Magistrados, para quien suscribe es forzoso declarar que la


recurrente denunció en su escrito de Recurso de Casación hechos jurídicos
relevantes claros, precisos, evidentes y grotescos errores violatorios de principios
constitucionales, los cuales fueron omitidos en la recurrida, inficcionando a
la misma del vicio de inmotivación, violentando con ello el debido proceso, al
derecho a la defensa y a la tutela judicial efectiva, previsto y sancionado en los
artículos 49 y 26 de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

DE LA SUSTANCIACIÓN (5)

En el análisis de la SEGUNDA DENUNCIA, en la recurrida se observa que

hace una transcripción de los tres (03) últimos párrafos del CAPÍTULO II

del Recurso de Casación, obviando una