You are on page 1of 6

La construcción del enemigo en el

conflicto armado Colombiano 1998-2010


Construction of the enemy in the Colombian armed conflict
1998-2010.
(Medellín: Sílaba, Universidad de Antioquia, INER).

Julio González Z.1

Recibido 05/04/2015 - revisado 10/07/2015 - aceptado 11/8/2015

Resumen: Abstract:
La lectura de este libro me ha evocado a Foucault Reading this book has evoked me to Foucault
cuando decía que sus trabajos y sus teorías deberían when he said that his work and his theories
tomarse como unas cajas de herramientas o como should be taken as a toolbox or as a lens, which
unos lentes, que se usan si permiten ver mejor y are used if they allow a better view and leaving
se dejan de lado si enturbian la mirada o perturban aside whether or disturb the look muddy work.
I think the construction of the enemy in the Co-
el trabajo. Creo que La construcción del enemigo
lombian armed conflict 1998-2010, is that: a
en el conflicto armado colombiano 1998-2010, es
good toolbox or good lenses that allow us aus-
eso: una buena caja de herramientas o unos buenos
cultate some phenomena and raises some con-
lentes, que nos permiten ver algunos fenómenos y
cerns?
despierta algunas inquietudes.
Keywords: internal enemy, armed conflict.
Palabras clave: enemigo interno, conflicto
armado.

1. Profesor. Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 1 Ene - Jun 2015 P.Nº101 - P. Nº106
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 101
Reseña K

S
i bien los autores de
texto “La construc-
ción del enemigo en
el conflicto armado
colombiano 1998-
2010”, han hecho un corte tem-
poral muy preciso (1998-2010,
la época de la Seguridad De-
mocrática) para examinar cómo
se construye el enemigo en
ese período, sus hallazgos, la
metodología que emplean, los
referentes conceptuales que
utilizan, permiten que el tex-
to se utilice con provecho para .
mirar otros fenómenos, en otros
contextos y en otros tiempos.
Por ejemplo, la airada reacción
de algunos comunicadores so-
ciales que se consideran casi
agredidos por el Presidente
Santos, cuando hace pocos
días los invitaba a dejar de re-
ferirse a los miembros de las
FARC como meros terroristas
y los invitaba a mencionarlos
como guerrilleros o miembros
de esa organización.

Pero también puede servir pa-


ra repensar otros fenómenos,
por ejemplo, aquel de finales
de los ochenta y principios de
los noventa, especialmente en
la ciudad de Medellín, cuando
se hizo la construcción mediá- popular, equivalía a ser asesino académicos, nos deja una lec-
tica y social del sicario. Tal vez a sueldo. La secuela de injusti- ción ética muy importante: a
muchos de ustedes recuerden cias, muertes, persecuciones y veces con el lenguaje se pue-
cómo se hizo una tipología del estigmatizaciones contra este den hacer tantos daños o más,
sicario, como si ella correspon- sector social, aún no la hemos que con los mismos hechos o
diera a una realidad ontológica lamentado suficientemente. Y con las mismas armas. Pero so-
y a partir de esas construccio- sus secuelas, a lo mejor no han bre todo, que en un conflicto
nes se persiguió de una manera desaparecido del todo. como el colombiano, muchos
inclemente a los jóvenes de los de los que tienen la posibilidad
barrios populares, hasta el pun- Desde este punto de vista, el de utilizar la palabra con cierta
to de que ser joven de un barrio libro, aparte de sus méritos capacidad de influencia, no son

102 V7 Nº 1 Ene - Jun 2015 P.Nº101 - P. Nº106 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Reseña K

los que sufren las con- les que los explican.


secuencias de sus ac-
No hay un lector universal, ni Me refiero a la teoría
tos, porque los riesgos neutro, ni objetivo. Cuando se de la reacción social o
y los efectos materia-
les de esas palabras,
lee algún texto con interés, éste etiquetamiento, que
tan duramente fue
los asumen otros, que deja de ser un objeto frío para criticada y diría que
normalmente no las
entienden o no las
integrarse al sujeto que hace la hasta despreciada,
por los algunos crimi-
pronunicarían porque lectura. nólogos críticos2, pe-
conocen de cerca a las ro desde mi punto de
personas a las que van vista, tiene unos pun-
dirigidas: su hermano, su pri- po pero ella estaba por morir. tos de engarce ineludibles, con
mo, su amigo que puede ser (Christie, 2004, p. 5-6) este libro.
guerrillero, soldado, paramili-
tar y a veces les toca enfren- La historia no terminaba ahí, o
mejor todavía no está comple-
En efecto, según esta
tarse, entre ellos mismos, en el
campo de batalla. ta: les habían dicho que a ella teoría,
no la podían seguir atendiendo “[…] la desviación no es una
Decía Nils Cristie, que el de- domiciliariamente y que debe- simple cualidad presente en
lito no existe y lo documen- ría ser llevada lejos, a un esta- algunos tipos de conducta y
taba a partir de una anécdota blecemiento sanitario, lo que ausente en otros. Es, más bien,
conmovedora: implicaba su separarían. Como el resultado de un proceso que
dice Christie, “Para algunos esta implica las reacciones de las
Según fue denunicado en Es- es una historia de Romeo y Ju- otras personas frente a esta
tecolmo, un hombre drogó a lieta. Para otros es simplemen-
conducta. La misma conducta
su mujer, causándole la muerte te un asesinato” (Christie, 2004,
puede ser una infracción a las
por asfixia. Luego escribió a la p. 6)
reglas en un momento y no en
policía, les contó lo que había
No hay un lector universal, ni otro; puede ser una infracción al
hecho y tambien cuál sería el fin
neutro, ni objetivo. Cuando se ser cometido por una persona,
de la historia. Subiría a bordo
lee algún texto con interés, éste pero no cuando es otra quien
de un barco rumbo a Finlandia,
deja de ser un objeto frío para lo hace; algunas reglas pueden
cargaría su cuerpo de pesadas
integrarse al sujeto que hace la quebrantarse impunemente,
piedras y saltaría. La carta llegó
lectura. No puedo sustraerme a otras no” (Becker, 2009, p.23).
a la policía dos días después.
Los policías encontraron la esta realidad ni tampoco eludir
Y los individuos tampoco
puerta de entrada del depar- mis prejuicios y taras profesora-
son naturalmente desviados:
tamento sin llave, tal como el les. Por eso el texto me evocó
hombre había dicho en su car- una teoría criminológica que Algunos individuos que beben
ta. También encontraron a su su considero de gran importancia, demasiado reciben el nombre
esposa, como él había dicho. pero que en algunos sectores de alcohólicos y otros no; cier-
El cuerpo estaba dispuesto a se le mira con desdén, porque tos individuos que actúan de
la vieja usanza- limpio y con se consideraba una visión de manera extraña son encerrados
el rostro cubierto con tela de mediano alcance y se ocupa en manicomios y otros no; sólo
lino-. Ella tenía 86 años y pa- apenas de los efectos de cier- algunos individuos sin medios
decía Alzahiemer: él, 78. Él la tos fenómenos y no encara con de vida conocidos tienen que
había cuidado por mucho tiem- rigor las estructurales materia- comparecer ante el tribunal por

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 1 Ene - Jun 2015 P.Nº101 - P. Nº106
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 103
Reseña K

vagos… y la diferencia entre cial crea la criminalidad” (García Jaime Andrés Mesa Bedoya,
unos y otros depende exclusi- Pablos de Molina, 1999, p. 777) Diana Ramírez Jiménez, Mario
vamente de la manera como la Elkin Ramírez Ortiz y Adriana
comunidad interpreta los nu- Introduzco estos elementos no María Ruíz Gutiérrez, que son
merosos datos personales que con la idea de ponerme en el profesionales y estudiantes de
somete a clasificación. A este papel del evaluador, que no se muy diversas disciplinas y de
respecto, el tamiz de la comu- detiene en el trabajo que está varios niveles (pregrado, doc-
nidad puede ser objeto de un evaluando, sino en el trabajo torado), pero casi todos ellos
estudio más interesante para la que él quisiera haber hecho, si- profesores. Hay abogados, fi-
investigación sociológica, que no para resaltar que de este li- lósofos, trabajadores sociales,
la conducta real del individuo” bro se podrían desprender una comunicadores sociales, edu-
(Erikson, s.f, p.42). serie de indagaciones que sin cadores, sociólogos, psicólo-
duda serviría para comprender gos, psicoanalistas, doctores
Una misma conducta puede el conflicto colombiano y sobre con diversos énfasis. Espero
considerarse desviada, delin- todo para entender algunas de no haber incurrido en ninguna
cuencial o heroica y ejemplar. las claves de su larga perviven- omisión en este listado.
Es el caso de la muerte de una cia, aparte de los elementos
persona, uno de los hechos más que ya de por sí nos entrega. Lo primero que quisiera resal-
graves que se puedan realizar. tar del texto es precisamente
Normalmente es considerado Claro que el libro no se ocupa eso. ¿Cómo fue posible que
delictivo, pero en otras ocasio- de examinar cómo se forma la tantas personas, con forma-
nes se recibe con gran regocijo delincuencia, ni cómo se apli- ciones tan diversas, puedan
por la población, como cuando can las normas, ni tampoco las construir un texto homogéneo,
el muerto es una de esas perso- causas o factores materiales donde no se vislumbran ruptu-
nas consideradas un enemigo que han originado el conflicto ras en el discurso, en un medio
público o se realiza en medio armado colombiano, ni siquie- donde usualmente cada disci-
de una guerra3. ra, la verdad o falsedad que plina académica cree poseer
puedan encontrarse en los una parcela de conocimiento
Obviamente, desde el pun- discursos de los principales perfectamente acotada, que no
to de vista de esta teoría, no actores del mismo, pero es in- debe contaminarse con otras y
tendrá ningún sentido indagar dudable que entre estos fenó- que normalmente, de una ma-
por las causas por las cuales menos y la forma como se crean nera recíproca, suelen mirarse
una persona llega a cometer las enemistades, se mantienen, por encima del hombro?
un delito, pues la condición se transmutan o desaparecen
de delincuente no es más que hay demasiadas cercanías. En este sentido el libro es una
una etiqueta que le es impues- prueba clara de que el trabajo
ta mediante un proceso social Pero creo que ya es hora de interdisciplinario es posible y
demasiado complejo: “No inte- hablar del libro. La construcción productivo, pero sobre todo,
resan las causas de la desvia- del enemigo en el conflicto armado co- quisiera resaltar el hecho que
ción (primaria), sino los proce- lombiano 1998- 2010, es una obra en este texto nos puede servir
sos de criminalización, porque, en colectiva en la cual participaron de ejemplo para mostrar que
definitiva, según este enfoque, Pablo Emilio Angarita Cañas, cuándo queremos entender un
una persona deviene delin- Héctor Gallo, Blanca Inés Ji- problema, tenemos que acudir
cuente cuando otras personas ménez Zuluaga, Hernando Lon- a algo, que a falta una expresión
muy significativas le etiquetan doño Berrío, Daniela Londoño más afortunadamente, llamaría
con éxito como tal. El control so- Usme, Gonzalo Medina Pérez, la construcción por pedazos.

104 V7 Nº 1 Ene - Jun 2015 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Reseña K

Probablemente nin- dispensable para la


guno de los fenóme-
Estos juegos de lenguaje tiene afirmación de sí mis-
nos sociales que nos una función importante: por mo y para mantener
intrigan podemos
comprenderlos sin el
un lado, desconocerle al otro una estructura cohe-
rente”. (Angarita Ca-
auxilio de varias cien- cualquier posibilidad de ser ñas & al., 2015, p. 15)
cias. No estoy dicien-
do nada nuevo, pero
considerado sujeto, pero al El enemigo contin-
sí algo que posible- mismo tiempo pretenden, para gente puede venir a
mente se olvide con quien los usa, intentar producir ser ocupado por cual-
quiera que, por dis-
frecuencia. Ya decía
hace mucho tiempo el una superioridad moral a tintas circunstancias
gran penalista alemán sus propios ojos, que sería coyunturales, ofrezca
rendimientos favora-
Claus Roxin:
indiscutible. bles, por ejemplo, pa-
La evolución de la ra dar un escarmiento,
teoría del delito en el recordar quién es el
siglo XX, que hasta aquí sólo se lítica, la filosofía del lenguaje, que manda, producir miedo,
ha podido esbozar en sus más la ciencia política, la sociología generar zozobra, dar a enten-
simples líneas básicas […] no política y la filosofía política. der que hay gente que estorba
se ha desarrollado como una o se presta para que el enemigo
discusión meramente interna El libro gira alrededor declarado necesario se camu-
del Derecho penal, sino sobre de cuatro categorías de fle. (Angarita Cañas & al., 2015,
enemigo: p. 15)
el trasfondo de la filosofía y la
historia del pensamiento (Ro- Enemigo político, que “Supo- En el examen de los discursos
xin, 1999, p. 200). ne la existencia del otro, al cual de los actores de este conflicto,
no solo se reconoce como di- durante el período examinado,
Y muchos otros lo han mostrado ferente, sino que se confronta se muestra que la categoría más
con ejemplos más elocuentes. debido a los desacuerdos y a la utilizada es la de enemigo ab-
¿Qué es en resumidas cuentas competencia por el poder”. (An- soluto, y por lo tanto, son co-
la famosa escuela de Viena, garita Cañas & al., 2015, p. 12) munes expresiones como: “…
sino un diálogo permanente mentirosos, inconsistentes,
entre la filosofía, la música, la Enemigo absoluto, que “Se engañosos, inhumanos, crimi-
arquitectura, la pintura, la física, presenta como desligado de su nales, anormales, infanticidas,
el teatro, la literatura? Diálogo humanidad, por lo tanto no se traicioneros, agentes de atro-
del cual a los abogados nos reconoce ningún límite moral cidades, nazis, inescrupulosos,
quedó la monumental teoría pura ni racional que actúe como ba- terroristas, infames, delincuen-
del derecho de Hans Kelsen, por rrera para impedir o poner en tes, cínicos, animales, bandi-
ejemplo. cuestión internamente la deci- dos, monstruos, mafiosos, sin
sión de aniquilarlo”. (Angarita nombres humanos, demonía-
La interdisciplinariedad fue Cañas & al., 2015, p. 12-13) cos, bárbaros, maleza, plaga”
utilizada para construir un re- (Angarita Cañas & al., 2015, p. 84)
ferente conceptual, en el cual El enemigo necesario “se ins-
se utilizaron aportes de la an- cribe en relación con el otro Estos juegos de lenguaje tie-
tropología social, la historia po- considerado diferente, es in- ne una función importante: por

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 1 Ene - Jun 2015
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 105
Reseña K

un lado, desconocerle al otro Pero aparte de mostrar los armas sino con la confrontación
cualquier posibilidad de ser efectos que pueden tener el política.
considerado sujeto, pero al uso de la categoría de enemi-
mismo tiempo pretenden, pa- go absoluto, el libro reivindica Por estas y otras razones, que
ra quien los usa, intentar pro- la necesidad de ciertas ene- seguramente se pondrán en
ducir una superioridad moral mistades, como la enemistad evidencia en el diálogo con
a sus propios ojos, que sería necesaria y la necesidad po- los autores, quería terminar
indiscutible. lítica. Sin ellas no es posible parafraseando a la Maestra Ma-
una democracia, entendida ría Teresa Uribe, vale la pena
Es obvio que un trato así, des- como un mecanismo para que leerlo.
truye cualquier posibilidad de las sociedades puedan tramitar
entendimiento y diálogo y por sus conflictos, pero obviamente Referencias
fuerza, cualquier posibilidad partiendo de la idea de que el Angarita Cañas, P. E., & al., e. (2015).
de resolver el conflicto. otro se asume como un sujeto, La construcción del enemigo en
que lo que tiene de distinto, no el conflicto armado colombiano
Sin embargo, ese enemigo ab- lo hace inhumano, ni animal, ni 1998-2010. Medellín: Sílaba, Uni-
soluto, puede ser transmutado objeto de destrucción, sino que versidad de Antioquia, INER.
en un enemigo político o en un Christie, N. (2004). Una sensata can-
solo es diferente. Pensar en una
tidad de delito. (C. Espeleta, Trad.)
enemigo necesario. Ahí el len- sociedad sin enemigos, es pen- Buenos Aires: Editores del puerto.
guaje cambia sustancialmente sar en una sociedad en perfecta García Pablos de Molina, A. (1999).
porque ya puede ser llamado armonía, sin opositores, con un Tratado de criminología. Valencia:
“la otra parte” o inclusive sentir- consenso inquebrantable, es Tirant lo blanch.
lo comprometido en una tarea decir, una auténtica distopía. Taylor, I., Walton, P., & Young, J. (2001).
común (como conseguir la paz) La nueva criminología: contribu-
Una sociedad inmóvil, o el más
ción a un teoría social de la con-
y hasta asumirse como miem- asfixiante totalitarismo. ducta desviada (2a ed.). Buenos
bros de alguna comunidad por Aires: Amorrortu editores.
lo menos imaginada (hijos de la Y desde este punto de vista, el
misma Colombia), por ejemplo. libro nos alerta sobre algunas Notas al pie
Ahí nacen posibilidades de al- visiones de lo que será, even- 2. Ver: (Taylor, Walto n, & Young,
gún entendimiento. tualmente el postconflicto. No 2001).
será una sociedad sin conflic- 3. “[…] cualquier conducta que ten-
El libro se ocupa de estas mu- tos, sino una sociedad en la ga una forma desaprobada también
taciones, al calor de los acerca- cual los conflictos sociales, tiene formas idénticas objetiva-
mente, que son neutrales o apro-
mientos y conversaciones y de políticos y económicos, no se
badas”. (Chapman, s.f: 169).
las rupturas. resolverán con las fuerza de las

106 V7 Nº 1 Ene - Jun 2015 P.Nº101 - P. Nº106 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.