You are on page 1of 2

ANTIGUOS CATÓLICOS

Wenceslao Calvo (11-03-2011)

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia
Evangélica Pueblo Nuevo

ANTIGUOS CATÓLICOS

Antiguos católicos es el nombre dado a ciertos católicos que rechazaron aceptar el decreto del concilio
Vaticano I de 1870 que afirmaba la infalibilidad del papa cuando habla ex cathedra.

Origen
Fe y práctica
En otros países europeos
Image not found
Johann Josef Ignaz von Döllinger
http://www.iglesiapueblonuevo.es/img/historia/dollinger.jpg

Johann Josef Ignaz von Döllinger


Origen.
El decreto había sido debatido y contestado por una minoría considerable de los obispos presentes en el
concilio, basando sus argumentos en la historia antigua de la Iglesia y su fe fundamental y costumbres, tal
como fueron declarados por los concilios ecuménicos. Una añadida acusación hecha por la minoría fue que
la libertad de discusión no había prevalecido en el concilio y que la acción final fue forzada. Sin embargo, de
esta minoría solo unos pocos fueron coherentes con su posición. La organización de la oposición tras la
publicación del decreto se llevó a cabo en un encuentro en Nuremberg el 27 de agosto de 1870, con los
profesores de Bonn, Breslau, Braunsberg, Munich, Münster, Praga, Würzburgo y otros lugares, que, bajo el
liderazgo de Johann Josef Ignaz von Döllinger, se declararon contra el decreto. Una convocatoria de laicos
en Königswinter en septiembre de ese mismo año resolvió que: "Considerando que el concilio... no deliberó
en libertad perfecta... los católicos firmantes [1.359 en número]... no reconocen los decretos sobre el poder
absoluto del papa y su infalibilidad como decisión de un concilio ecuménico, sino más bien lo rechazan
como innovaciones en contradicción directa a la fe uniforme de la Iglesia." De la minoría disidente ya
mencionada el obispo Hefele fue el último en someterse (abril de 1871). La presión eclesiástica se ejerció
sobre los profesores disidentes y los que continuaron oponiéndose fueron excomulgados. Se sintió la
necesidad de una organización para proteger al clero disperso que se adhirió a la posición de la minoría,
celebrándose un congreso en Munich entre el 22 y 24 de septiembre de 1871, presidiendo el profesor J. F.
von Schulte de Bonn, en el que se respaldaron las conclusiones de las convocatorias precedentes
mencionadas, la dirección del movimiento dio pasos decisivos y se aprobaron medidas para la cura de almas.
Luego se organizaron congregaciones en varios lugares. El segundo congreso se celebró en Colonia el 20 de
septiembre de 1872, haciéndose provisión para la elección de un obispo, que fue escogido el 4 de junio de
1873, cayendo la elección en Joseph Hubert Reinkens, profesor de teología en Breslau, quien recibió la
consagración en Rotterdam del obispo jansenista Heycamp de Deventer, reconociéndolo el rey de Prusia el 7
de septiembre del mismo año y otros príncipes alemanes un poco después. En este congreso se estipuló el
gobierno de la Iglesia mediante una junta de clérigos y miembros laicos. El tercer congreso se celebró en
Constanza en septiembre de 1873. A partir de entonces el congreso se celebró regularmente, pero su función
se limitó a discusiones generales para el bien general, haciéndose provisión para que el cuidado específico de
la Iglesia se encomendara al sínodo que se organizó.

Fe y práctica.
El primer sínodo se celebró en Bonn, 1874, y otros posteriores elaboraron la política y vida de la Iglesia. La
posibilidad de unión con los protestantes no fue pasada por alto. Se publicaron un catecismo y un manual de
instrucción, reconociendo sólo aquellas doctrinas que fueron consideradas apostólicas. La confesión auricular
fue hecha voluntaria y la absolución se contempló como una declaración ceremonial hecha por el sacerdote
como siervo de Jesucristo. Cristo, "el Hijo de Dios en el sentido de que es de la misma esencia del Padre", es
la cabeza de la Iglesia, que posteriormente fue definida como el cuerpo invisible que incluía a todos los que
tienen parte en la salvación por la fe en Cristo. El credo apostólico se utiliza en todos los servicios excepto
en la misa, donde se usa el credo niceno. Se hicieron intentos para eliminar los abusos que surgían de la
penitencia, ayunos y festividades, el celibato de los sacerdotes y varios asuntos financieros, mientras que se
extendió el uso de la lengua alemana hasta cubrir el servicio entero. Una junta de clérigos y laicos constituía
el órgano directivo de la Iglesia, con el obispo como presidente y un laico como vicepresidente. El sínodo es
el cuerpo representativo, constituido del obispo, presidente ex officio, la junta, y los sacerdotes y diputados
de la congregación; sus poderes son legislativos, judiciales, disciplinarios y administrativos. Los pastores y
ayudantes los escogen las congregaciones (desde 1878), con aprobación episcopal salvo en el caso de
beneficios. El juicio por delitos ligeros es ante el obispo o el obispo y la junta y para casos más serios ante
un tribunal sinodal, con procedimientos basados en el código alemán. Para propósitos parroquiales existe
una junta parroquial, compuesta del párroco y un conjunto de consejeros escogidos durante tres años por la
congregación. Los candidatos son ordenados por el obispo tras examen, que va precedido por el curso
regular en las universidades. Existen varias clases de fondos para apoyar la obra de la Iglesia.

En otros países europeos.


Los sacerdotes que en Suiza rechazaron los decretos vaticanos adoptaron una constitución para "la Iglesia
cristiana católica de Suiza", similar a la de los antiguos católicos alemanes. El primer sínodo se celebró en
Olten en julio de 1875 y Eduard Herzog, profesor de teología católica en Berna, salió elegido obispo en
junio de 1876. El curso general del desarrollo fue similar al de Alemania; se hizo opcional la comunión en
ambas especies y se adoptaron regulaciones para las festividades y observancias. En Austria los esfuerzos
para organizar a los antiguos católicos quedaron obstruidos por la Cámara alta y el parlamento y por el
gobierno. En 1875 se retiró la oposición gubernamental y en 1876 se celebró un encuentro de delegados en
Viena, dándosele reconocimiento legal a la Iglesia católica Antigua el 18 de octubre de 1877. En un sínodo
provisional en Viena en julio de 1879 se aceptaron las reformas de la Iglesia en Alemania y Suiza. El primer
sínodo regular fue celebrado en junio de 1880, asistiendo cinco sacerdotes y varios laicos. En el vigésimo
sínodo en Viena en 1900 había sesenta miembros presentes y se contaban 16.885 en totalidad. En Italia el
movimiento mostró menos vigor que en los países citados y no fue hasta 1875 que delegados de varias
congregaciones se reunieron en Nápoles y eligieron a Luigi Potro Giurlo obispo de la Iglesia Católica
Nacional. En Francia se produjo un interés activo por mediación de Charles Jean Marie Augustin Hyacinth
Loyson y el abate Michaud, formándose una congregación en París en 1878, que visitaron obispos de
Holanda, Suiza e Inglaterra varias veces. Un obispo temporal fue escogido en 1888 en la persona de Henry
Lascelles Jenner. En Rusia varias comunidades de bohemios se asociaron con el movimiento de antiguos
católicos, obteniendo reconocimiento y también apoyo del Estado para tres sacerdotes. En 1880 obtuvieron
permiso para una conferencia a fin de elaborar una constitución de organización permanente. Un número de
prelados de la Iglesia ortodoxa ha demostrado simpatía hacia el movimiento y asistieron al Congreso
internacional. La organización de los antiguos católicos en Inglaterra no quedó completada hasta 1908,
cuando A. N. Matthew fue elegido obispo, logrando el reconocimiento de los antiguos católicos de Holanda,
siendo consagrado en Utrecht el 28 de abril de 1908, teniendo entonces su diócesis 17 sacerdotes.