You are on page 1of 8

Ética empresarial

La ética es una disciplina filosófica cuyo objeto de estudio es la moral.

A continuación exponemos dos definiciones de ética:

Para la Real Academia de la Lengua “es la parte de la filosofía que trata del bien y
del fundamento de sus valores”.

La ética de la empresa trata de aplicar principios éticos en la toma de decisiones y


en acciones concretas, y aporta herramientas que eleven el nivel ético de las
empresas.

Analiza la ética desde la visión del entorno económico, político y social de las
empresas, es decir, desde los sistemas económicos en general. Se ocupa de
cuestiones como la justicia, el desarrollo sostenible, la redistribución de la riqueza,
el papel del Estado, la necesidad de una responsabilidad social de las empresas,
la explotación infantil o el respeto por el medio ambiente.

Analiza la ética de las actuaciones de la empresa. Se ocupa de las políticas de


buen gobierno en los órganos de decisión más importantes de las empresas, en
los procedimientos y normas para integrar la ética en la gestión diaria, en la
transparencia, en la comunicación interna, en la calidad de los productos, en la
misión y visión de una organización, en los códigos de valores o de conducta, en
el clima ético, entre otros.

Analiza, desde la ética, las relaciones y comportamientos individuales dentro de la


empresa. Se ocupa de temas como el acoso moral, los sobornos, el uso de
información privilegiada, entre otros.

Ética de la empresa y Responsabilidad Social (RS) son conceptos distintos


aunque relacionados:

• La ética de la empresa son las normas y principios moralistas que se


utilizan para resolver los diversos problemas morales o éticos dentro del
contexto empresarial.
• La Responsabilidad Social son las actuaciones voluntarias emprendidas
por una empresa para abordar la responsabilidad de los impactos
económicos, sociales y ambientales de sus operaciones comerciales y las
preocupaciones de sus agentes principales. La RS se refiere
específicamente a las relaciones con grupos de interés que interactúan con
la empresa: accionistas, clientes, proveedores y sociedad.

Son varias las razones que están en el origen del surgimiento de la ética en la
empresa:

• Las actuaciones faltas de ética de las empresas que están detrás de los
numerosos casos de corrupción, abuso de poder, estafas del sector
bancario, falta de responsabilidad empresarial han desencadenado una
pérdida de confianza con dos consecuencias muy importantes:

Disminución de ventas y deslealtad tanto de consumidores como de trabajadores.

• El fenómeno de la globalización, que ha supuesto, por una parte, el


crecimiento del poder de las empresas y, por otra, la deslocalización de las
mismas han hecho que las leyes existentes sean insuficientes y el poder
de los gobiernos sobre estas sea menor. También las decisiones de las
empresas afectan a un mayor número de personas, por lo que debe
exigírseles una mayor responsabilidad.

• La imagen y la reputación corporativa se ha convertido en los últimos años


en una ventaja competitiva de las empresas. Las empresas se esfuerzan
por vincularse con valores éticos y ganarse la confianza de los
consumidores.

La aplicación de criterios y valores éticos en una empresa le proporciona una serie


de ventajas:

• Incrementa la motivación para el trabajo y, por lo tanto, la satisfacción del


trabajador. Esta no se debe exclusivamente a motivos como la
remuneración o el prestigio social, sino también el respeto por los valores
éticos que motivan a las personas y afectan a su rendimiento y actitud, a la
vez que atraen a trabajadores de mayor cualificación.
• Genera cohesión cultural, proporcionando una cultura de empresa
fuerte. Una cultura empresarial fuerte es un signo distintivo frente a
la competencia. Esta se construye a partir de las actuaciones y
actitudes de las personas que forman la organización, sustentadas
en unos valores y criterios compartidos.
• Mejora la imagen de la empresa. Una empresarial. Una buena
reputación en los negocios es uno de los principales activos
empresariales. Cuando una empresa actúa mal, ya sea incumpliendo
sus promesas, no dándola calidad ofrecida por un producto, o
simplemente dando un mal servicio, se producen quejas, se crea
mala reputación y Las ventas caen. Y al revés, una buena
reputación acaba generando Confianza entre los diferentes grupos
que interactúan con La empresa (empleados, clientes, proveedores,
accionistas, sociedad en general).
• Evita casos de corrupción gracias a una política clara que presta
atención a los posibles conflictos de intereses.

La ética de la empresa se basa en la dirección y gestión a partir de valores de su


actividad. Dicha actividad afecta a muchos grupos de interés o stakeholders. Por
ello, contrae responsabilidades no solo con sus accionistas, sino también con
todos aquellos grupos o individuos que puedan ser afectados por la misma. Su
aplicación afecta tanto a las relaciones externas (clientes, proveedores, sociedad,
etc.), como a las relaciones internas (trabajadores, directivos, entre otros.):

• En el ámbito interno se debe poner especial atención a la demanda


de ética por parte de los empleados, que exigen la aplicación de
unos valores que eviten malas prácticas en la gestión de los recursos
humanos. Se exige actuar justamente tanto en el otorgamiento de
oportunidades como en evitar favoritismos basados en intereses
personales.
• La gestión de los recursos humanos debe realizarse desde el ámbito
de la ética empresarial y, puesto que su función está íntimamente
ligada a la relación y desarrollo de las personas, es fácil establecer la
relación entre problemas con las personas y problemas éticos.
• En el ámbito externo, la empresa se enfrenta continuamente a
conflictos de intereses que tienen que ver con la calidad de sus
productos, con las relaciones con las diferentes administraciones,
con sus proveedores, con sus accionistas, con la opinión pública,
entre otros. Se exige de ella una actitud responsable para con dicha
comunidad, ya que un comportamiento ético o poco ético repercute
directa o indirectamente.

Los consumidores penalizan a las empresas que no llevan a cabo un


comportamiento responsable no consumiendo sus productos; a la vez que tiene un
comportamiento positivo hacia aquellos productos responsables desde estándares
éticos. Además, los inversores se interesan cada vez más por los fondos de
inversión socialmente responsables.

La aplicación de la ética de la empresa se basa en dos pilares importantes:

• La definición y aceptación por parte de la empresa de un conjunto de


alores y criterios de actuación, que a su vez han de ser integrados en
la cultura de la empresa.

• La creación de herramientas que sirvan de referencia o pauta


de conducta, o prácticas éticas.

Códigos éticos o de buena conducta

Las declaraciones, o códigos éticos de conducta o de valores, son documentos


formales cuya función principal es explicar el proyecto, los principios, los valores y
las reglas de actuación de la empresa.

Responsabilidad Social
La RSC, responsabilidad social corporativa, también denominada responsabilidad
social de la empresa RSE, es un término que hace referencia al conjunto de
obligaciones y compromisos, legales y éticos, tanto nacionales como
internacionales, que se derivan de los impactos que la actividad de las
organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los
derechos humanos. Hoy en día las empresas son cada vez más conscientes de la
necesidad de incorporar las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales
y de derechos humanos, como parte de su estrategia de negocio.

Hablamos de un tratamiento ético de las relaciones en la actividad empresarial: es


decir, tratamiento honesto y justo al realizar la actividad empresarial; no porque se
requiera legalmente, sino porque es la forma de realizarla.

Ahora bien, la gran responsabilidad social de las empresas es mantenerse, Parece


evidente que no se puede pedir a cierto nivel de pequeñas y microempresas que
cumplan con una función que no es típicamente empresarial aunque la necesidad
de respetar ciertas normas es cada vez más reconocida y aceptada por las
empresas.

Esta situación no siempre es tan fácil de tratar por las empresas pues hay que
tener cierta sensibilidad con los grupos sociales porque cada vez más el éxito de
la empresa depende de su adaptación al medio en el cual opera. Incluso los
inversionistas ha comenzado a manifestar su preferencia por hacer sus
inversiones en empresas si cumplen un cierto número de normas de conducta
consideradas "socialmente responsables". Quisiéramos destacar que una buena
conducta corporativa no afecta de manera radical a los resultados financieros sólo
los mejora o los puede mejorar.

En sentido amplio, la RSC o RSE se refiere a las relaciones que tiene la empresa
con sus stakeholders (interesados); accionistas, proveedores, clientes, empleados,
las familias de los empleados y el entorno en el que opera. La mayoría de las
implicaciones están enfocadas hacia las relaciones laborales y el medio ambiente,
ámbito interno y externo, y tratan sobre el correcto comportamiento de las
empresas en su relación con la sociedad y el medio ambiente.

Los principales actores que guían la implementación o desarrollo de informes o


programas de Responsabilidad Social de la Empresa están representados en la
Organización Internacional de Estándares (ISO). La ISO se relaciona con otras
partes interesadas al proceso de diversas maneras. De cualquier manera existe
una cierta preocupación para que las gestiones corrientes de una empresa no
estén demasiado condicionadas por ciertas normas. Las empresas no deben tener
dificultad para manejar este tipo de normas dado que hablamos de un tratamiento
ético en la actividad empresarial, es decir, no se requiere legalmente pero es
propio de realizar la actividad empresarial siguiendo esta línea; por
Responsabilidad Social.

Factores que impulsan el desarrollo de la RSE en las empresas son:

• Los criterios sociales influyen cada vez más.


• La preocupación cada vez mayor sobre el deterioro ambiental.
• Las nuevas expectativas e inquietudes del mercado.
• Los instrumentos voluntarios de certificación; los llamados sistemas de
gestión medioambiental (SGMA) que incluye los diferentes aspectos
ineludibles para desarrollar y mantener la política medioambiental:
organización, planificación, procedimientos, procesos y otros recursos.

La RSE como elemento diferenciador de la empresa frente a la competencia:

• Mejora de la imagen corporativa y de su reputación pública. Se produce una


influencia positiva de la empresa en la sociedad.
• El mercado toma conciencia de la empresa y aumenta su atractivo por ser
empresa socialmente responsable.
• Mejora de la relación de la empresa con el entorno. La sociedad está más
predispuesta a la recepción de las estrategias de comunicación de las
empresas socialmente responsables.

La RSE como factor de mejora del clima laboral:

Se puede derivar resultados positivos de un mejor entorno de trabajo.


Se fomenta una cultura corporativa, que redunda en un aumento de la
competitividad.

La responsabilidad social y el medio ambiente

El respeto por el Medio Ambiente es un capítulo esencial en el quehacer diario de


las Empresas que señalamos a continuación. Empresas con una clara vocación de
satisfacer plenamente los requisitos y las expectativas de sus clientes y de la
Sociedad con relación al cuidado del Medio Ambiente. Para ello cuentan con los
recursos técnicos, económicos y humanos necesarios en todas las actividades de
la organización y siguen realizando el esfuerzo en adecuar esos recursos a los
nuevos tiempos.

Consecuentemente con el enunciado, manifiestan y asumen compromisos y


principios de Gestión Ambiental:

• Respeto al entorno, manteniendo mínimamente un riguroso respeto a la


normativa ambiental (suelo, aire, flora, fauna, recursos naturales…).
• Mejora constante de su formación y competencia para que mejore el
comportamiento en aspectos medioambientales.
• Esfuerzos hacia los principios anteriores, incluyendo cauces de intercambio
de información y de cooperación entre su personal, así como con sus
proveedores y otros agentes externos.
• Evaluación de los aspectos medioambientales perjudiciales por sus
actividades, con el objeto de prevenirlos, reducirlos al mínimo o eliminarlos.

La actuación de las Empresas se encaminará fundamentalmente en la dirección


de la ecoeficiencia y con una actitud proactiva con la ecoinnovación, y se definirán,
como mínimo anualmente los objetivos y metas a conseguir. Dichos objetivos
serán cuantificables o medibles lo mayormente posible, de manera que se pueda
evaluar el grado de consecución de los mismos y establecer las medidas
oportunas en el caso de que no se cumplan.

Referencia
Chomali, F y Majluf N. (2016) Ética y Responsabilidad Social de la Empresa,
Ediciones UC, Chile.

Colina, A (2008) Ética de la Empresa, 8va. Edición, Trotta Editorial, España.

García, D. (2011) Ética Empresaria, Del dialogo a la confianza, 2da, Edición.


Ediciones Rial, España

Gómez R. (1999) Ética empresarial. 3er. edición. Ediciones Rial, España

Martínez H (2011) Responsabilidad social y Ética empresarial, 1er. Edición Eco


Ediciones. Guatemala.

Real Academia Española, Ética, disponible en línea en www.rae.es