You are on page 1of 94

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui

opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh
jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvb
nmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwer
INDOEUROPEO
tyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas
I
dfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx
cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq
Profesora: Julia Mendoza

wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuio
Universidad Complutense

pasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghj
klzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbn
mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty
uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf
ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc
vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrty
uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf
ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc
vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw
ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop
1
TEMA 1: INTRODUCCIÓN AL INDOEUROPEO. LA HIPÓTESIS INDOEUROPEA. MÉTODO
COMPARATIVO

ANTECEDENTES

Cuando se habla de indoeuropeo nos referimos únicamente a la lengua, no hay un


reconocimiento geográfico ni una entidad genética. La lengua es un elemento de
identidad. El indoeuropeo es una lengua de la que no hay testimonio alguno y que
supone la base de una gran cantidad de lenguas conocidas. Los testimonios de estas
lenguas son de épocas muy diferentes: del griego tenemos testimonios desde el 2º
milenio hasta ahora, mientras que del albanés solo hay testimonios desde el siglo XIX.
Hay una diversidad de lenguas muy diversas, desde las lenguas aisladas a las grandes
familias. El problema que nos plantea el indoeuropeo es saber cómo hemos averiguado
que todas estas lenguas pertenecen a la misma familia.

La diversidad de lenguas es una percepción empírica. La idea de que las lenguas están
en familias proviene de los parecidos, ya que todas las lenguas presentan similitudes. El
parecido entre lenguas se convierte también en una percepción empírica cuando los
romanos empiezan a aprender griego. Los gramáticos latinos cuando entran en
contacto con la lengua griega se encuentran con que tienen grandes similitudes: el
alfabeto es el mismo que el de las inscripciones del sur de la península itálica, el léxico
es extremadamente parecido, además de las similitudes morfológicas.

La primera explicación del parecido es que en una etapa anterior fueron de la misma
lengua y posteriormente se separaron. Varron se pregunta sí el latín es un dialecto
griego con contaminaciones bárbaras, porque confunde lengua y grafía ya que vincula el
alfabeto latino a los alfabetos griegos occidentales. Busca una explicación genética a las
dos lenguas.

Posteriormente, en la Edad Media, la biblia introduce el concepto del monogenetismo,


afianzando la explicación genética. El origen común presupone la existencia de una
lengua común para toda la humanidad que posteriormente se habría fraccionado. Esta
diversidad de lenguas se explica con la historia de Babel: todas las lenguas proceden de
una lengua divina y hay una maldición que hace que se fraccione en varias lenguas,
además explica la fragmentación del latín. Hay un intento de clasificar las lenguas y
aparece la denominación de lenguas semíticas (sem: el hijo bueno, el hebreo, arameo
etc.), jaféticas (europeas) y camíticas (africanas) que corresponden a los nombres de los
hijos de Noé.

La idea de que los parecidos entre lenguas responden a un origen común se conserva, lo
que no hay es un método. Otros autores buscan explicaciones no aleatorias donde se
trata de justificar por el sónico consonántico (Isidoro de Sevilla). Se busca un
fundamento científico a la teoría genética.

2
A finales del siglo XVII, A. Jäger escribe un compendio de los antecedentes más serio de
la lengua indoeuropea. Observa los parecidos entre las lenguas de Europa y las
orientales, por lo que debe haber una gran lengua madre. Inaugura lo que se llama la
lengua escito-celta.

HIPÓTESIS INDOEUROPEA

En 1747, Sir William Jones lanza su hipótesis indoeuropea ante la Royal Asiatic Society
of Bengala. Vive en el momento de la expansión inglesa en Oriente donde envían
funcionaros cultos, principalmente clásicos. Se encuentra con que no va a un territorio
salvaje, sino que hay una rica literatura y una gran corriente filosófica. Lanza su hipótesis
de que las lenguas sagradas de la India, es decir, el védico y el sánscrito, son lenguas
hermanas del griego y el latín. En 1796, se presenta en la sede de Londres donde hace
una descripción del sánscrito y una larga lista de palabras y estructuras morfológicas
similares al griego, latín, céltico y las lenguas germánicas. Su hipótesis apoya el
eurocentrismo del siglo XIX.

El camino de Sir William Jones de comparar sistemáticamente los bloques léxicos y


morfológicos supone un método y se empiezan a incorporar diversas lenguas a esa
protogamilia de lenguas compuesta por Jones. Empiezan a aparecer otros hitos de esta
teoría como Friederich von Schlegel, fundador de la escuela Romántica alemana.
Escribe Uber die Sprache und Weisheit der Indier, (Heidelberg 1808). Fundamente con
más extensión la comparación entre lenguas.

August Wilhelm von Schlegel, su hermano, es romanista, poeta y excelente traductor


de poesía. Es el fundador de la clasificación tipológica de las lenguas en: aislantes,
aglutinantes y flexivas. Además postula la sucesión diacrónica de estos tres tipos. Planea
que hay lenguas sin parecido léxico, pero si estructural. Se da cuenta que tienen un
fundamento parecido.

El siguiente paso adelante es el estudio de Franz Bopp Über das Conjugations-system der
Sanskritsprache in Vergleichung mit jenem der griechischen, lateinischen, persischen und
germanischen Sprache, Frankfurt an Main 1816. Su estudio es una comparación de los
sistemas morfológicos, en concreto, la estructura verbal del sánscrito, las lenguas
germanas, latín, persa y griego. Acota a estas lenguas porque las otras están en duda
dentro del saco de las lenguas indoeuropeas. Busca paralelos sistemáticos y propone
reconstruir el tipo prehistórico.

En la primera mitad del siglo XIX, hay un punto de inflexión, la obra de Rasmus Rask
quien empieza a distinguir entre el parecido por origen común y el parecido entre
lenguas por contacto. Comienza a poner en orden una lista de palabras relacionadas
etimológicamente y se da cuenta de que responde a una regularidad, es decir, que no
son cambios aleatorios, sino que responden a una pauta. Cuando a un sonido de una
lengua le corresponde sistemáticamente otro sonido de otra lengua distinta, se debe a

3
un origen común. Cuando no hay correspondencia fonética regular, el término no se
debe a un origen genético, sino a un préstamo.

Esta teoría crea un interés por la historia de la lengua. Uno de los grandes de este
estudio es Jakob Grimm que escribe una gran historia de la lengua alemana (Deutsche
Grammatik, 1819). Al acceder al estudio de Rasmus Rask se replantea su volumen y
escribe una segunda parte en 1822 donde trata la Ley de Grimm: la rotación
consonántica.

Georg Curtius es el fundador de los estudios clásicos modernos, escribió


Sprachvergleichende Beiträge zur griechischen und lateinischen Grammatik (1846)

MÉTODO COMPARATIVO

Para reconstruir la lengua originaria tenemos que recorrer a la inversa el cambio


fonético. Las lenguas cambian porque la fonética y morfología cambia según unas
lenguas fijas.

August Schleicher dice que las lenguas son como organismos vivos que cambian según
sus leyes fonéticas. Están sometidas a leyes de evolución como las Leyes naturales.
Tiene un influjo de Darwin. Dice que las familias de lenguas son como las especies. La
tarea del lingüista es la misma que la del arqueólogo, reunir las piezas para recomponer
la lengua originaria. La tarea del lingüista es reconstruir y Schleicher propone el signo *
para las palabras reconstruidas.

En cuanto a la formación de las lenguas, todas se desarrollan teniendo más complejidad


morfológica y posteriormente entran en decadencia teniendo pérdida fonética y
reducción morfológica. Habla también de la ley fonética, es decir, el cambio está
dominado por leyes fonéticas, regulares e inmutables. La reconstrucción es posible
gracias a la regularidad de esta ley fonética y es la principal tarea del lingüista. Establece
además la teoría de la dialectalización, para explicar el cambio lingüístico que llevó a la
diversificación de las distintas lenguas. Las lenguas pueden tener relación entre sí en
una especie de Árbol genealógico que iría dividiendo las lenguas por bipartición.

4
LOS NEOGRAMÁTICOS

Hacia 1850, comienza la lingüística moderna con los neogramáticos, díscipulos de


Schleicher: August Leskien, Karl Brugmann, Delbück y Osthoff, los cuales hablan explícitamente
de la Ley fonética: norma según la cual un mismo sonido en una misma lengua y en una misma
época evoluciona siempre de la misma forma. Con esto absorben la reconstrucción completa de
una protolengua indoeuropea y de su gramática. Las lenguas cambian porque cambia su
fonética. La Ley fonética sólo puede ser detenida o desviada por la Analogía.

Toman la idea de Árbol genealógico, pero plantean el siguiente

Lenguas centum germanico, celta,


(occidente) italicas, griego
I.E
báltico, eslavo,
Lenguas satem
armenio, irano,
(oriente)
indio

El árbol genealógico muestra un modo de escindirse las lenguas que no parece muy acorde a la
realidad. Los procesos de dialectalización que recoge el árbol son demasiado rigidas y
demasiado regulares. Hoy en día seguimos usando el árbol genealógico, pero no como una guía
para la reconstrucción. La geografía lingüística nos ha mostrado que las líneas geográficas de
dialectalización no son rígidas, sino que son difusas. La geografía lingüística crea el concepto de
isoglosa, que son los límites a los que llega el cambio lingüístico.

La escuela Neogramática, a mitad del siglo XIX, constituye la primera escuela de lingüística como
tal. Consideran que las lenguas deben ser estudiadas científicamente. Formulan el método para
el tratamiento de las lenguas.

Exponen el Método comparativo: el establecimiento riguroso de las correspondencias fonéticas


regulares es lo que permite la clasificación de las lenguas en familias y lo que permite la
reconstrucción. Su principio inicial es que No es posible la existencia de coincidencias
sistemáticas fortuitas, las correspondencias fonéticas regulares demuestran el parentesco. Los
objetivos de este método son: trazar la historia de las lenguas más allá de la documentación,
reconstrucción del prototipo del que derivan las lenguas emparentadas y el modelo del Árbol
Genealógico permite reconstrucción escalonada. El resultado de la reconstrucción es el
indoeuropeo que se debió hablar en un momento determinado y la comparación entre la
protolengua y el indoeuropeo.

También establecen un algoritmo para el método comparativo.

1- Establecer el número de correspondencias fonéticas regulares en todas las


lenguas de la familia. En este punto debe haber una crítica cuidadosa de las
líneas de correspondencia y un proceso de ampliación, pero también de
reducción.

5
El número de correspondencias fonéticas regulares nos va a dar el número de
sonidos que hay que reconstruir en la lengua original. Las unidades del nivel
fónico son limitadas. Estas unidades, al ser sometidas a cambio fonético
evolucionan dando lugar a otras unidades fónicas en cada lengua. También nos
da el número de fonemas de la lengua madre y la evidencia de parentesco.

2- El siguiente paso consiste en proponer un fonema para cada una de las


correspondencias, es decir, la reconstrucción. Se debe dotar de un contenido
fonético, por esto nos vemos obligados a tomar decisiones y, por tanto, se
introduce cierto factor de subjetividad. Lo primero es sí es verosímil para la
lengua el fonema que planteamos, si el cambio que derive de ese fonema es un
cambio fonético usual. A esto hay que añadir la normalidad tipológica del
fonema y del sistema.

Los parecidos tipológicos son similitudes estructurales. Tanto la usualidad del cambio, como la
normalidad tipológica hay que verlos tanto en las lenguas en general como en la familia en
particular.

También hay que atender a la cronología del cambio en las diversas lenguas, pero sin un criterio
rígido, pues la velocidad de los cambios es irregular y hay períodos con cambios fonéticos muy
rápidos y otras en las que no se produce cambio alguno.

Cristerios de la reconstrucción:

 Criterios que se refieren al tratamiento de los materiales:


– Cronología de los textos
• la forma atestiguada en textos de mayor antigüedad es usualmente la
más antigua
• sólo aplicable a textos de una misma lengua, y con restricciones
– Reconstrucción interna
• estudio de los materiales de cada lengua y aplicación de deducciones
lógicas: gr.N A V n.
• sg. εὐδαίμον- pl. εὐδαίμον-α
• γένος- γένεα < < *γἐνεσ-α

 Criterios que se refieren al nivel fonético y fonológico


– Cambio fonético usual (teoría del cambio)
• aplicado al conjunto de las lenguas del mundo:
– *s > h-
– fricativización de oclusivas (p > f)
• aplicado dentro de la misma lengua
– cambios que siguen la misma tendencia a lo largo del
tiempo
– Imposibilidad de escisión espontánea

6
– Es usual el cambio que implica la fusión de fonemas. La
escisión debe ser explicada mediante reglas específicas:
» todas las lenguas IE /r/ y /l/. A.i. sólo /r/
» IE *kw > a.esl. k, č (ante e, i) y c [ts] ante ai

 Criterios que se refieren a la morfología:


– Antigüedad de las formas anómalas
• Conservan arcaísmos (Meillet): conjugación semitemática, conjugación
de *es-
– Tendencias evolutivas (morfología)
• procesos que se desarrollan a lo largo de la historia de las lenguas:
pérdida del du., creación de un artículo
– Tendencia general a abreviar las palabras
• formas más cortas son las más antiguas: criterio muy inseguro

 Criterios que se refieren a la distribución dialectal.


 Aplicación de las Normas de la Lingüística Areal
– Área aislada: conserva arcaísmos. Tocario
– Áreas laterales: la coincidencia de áreas laterales indica arcaísmo: pasiva en *r
en lat-celta y toc.
– Área mayor: el rasgo presente en un área muy amplia es arcaísmo, si el área
menor no es aislada o dos áreas laterales.
– Área de colonización: fosiliza formas heredadas que en el continuum original
siguen evolucionando
– Fase en desaparición: los rasgos que se van perdiendo (declinación pronombres
en español) son arcaísmos.

Resultado de la reconstrucción:

• Lengua real hablada en un momento determinado de la prehistoria.


• Es posible traducir textos: Fábula La oveja y los caballos (Schleicher)
• Indoeuropeo real es incognoscible
• Protolengua:
– Lengua reconstruida
– No se recupera la totalidad del material de la lengua. Además reúne:
• distintos estratos cronológicos: es difícil establecer
correspondencia sincrónica entre resultados de campos
diferentes
• distinto niveles dialectales: no es posible reconocer variantes
dialectales

La teoría del cambio lingüístico evolucionará mucho gracias a la escuela estructuralista,


que establece la idea de que la lengua es un sistema y que las unidades de la lengua
están estructuradas en sistemas. Saussure establecerá la noción del fonema y del
sistema fonológico.

7
La noción de unidad distintica nos permite reducir el número de unidades con las que
trabajar. Todo esto afecto al trabajo de reconstrucción lingüística, que se beneficia tanto
de las teorías del cambio lingüístico como de los trabajos sobre dialectalización.

8
TEMA 2: - LA FONOLOGÍA DEL INDOEUROPEO: VOCALES LARGAS Y BREVES. EL
SISTEMA VOCÁLICO PROTO-INDOEUROPEO

Es una selección de lenguas indoeuropeas que responde al núcleo de lenguas


indoeuropeas más una lengua anatolía. Es una por familia, lo más normal es que es una
columna venga la forma de la lengua más antigua atestiguada, normalmente la más
arcaizante. No hay un sistematismo en la selección de lenguas, se selección por nivel de
representación. Lenguas por familia donde se excluyen las lenguas más alejadas y
dentro de cada una la de testimonio más antiguo. En griego nos encontramos con el
griego alfabético, el griego de primer nivel. Al seleccionar el latín, presuponemos que
está en el mismo saco que las... . Ocasionalmente nos encontraremos la forma del latín
clásico y del latín arcaico. La tercera columna está ocupada por una de las lenguas
germánicas donde utilizaremos el testimonio más antiguo de la que tenemos
documentos suficientes. De las lenguas indoeuropeas tenemos dos grandes familias, las
bálticas y las centroeslavas. De todo el grupo indoiranio, elegimos solo el antiguo indio.
Por último, se escoge una de las lenguas anatolias más antiguas, el hitita.

Para la reconstrucción del indoeuropeo utilizamos la correspondencia de Schlegel. Cada


correspondencia regular esta extraída de la comparación de listas de términos donde
observamos una similitud regular.

Cuando reconstruimos, reconstruimos lexemas y raíces mayoritariamente, a veces


también morfemas. Podemos reconstruir raíces que dan lugar a diferentes palabras.

VOCALES LARGAS Y BREVES

El cuadro de vocales breves y largas es el resultado de los estudios de los


neogramáticos. Este esquema contiene 5 vocales breves y 5 largas que nos
corresponden a un sistema muy estable de vocales (2 vocales abiertas, dos centrales y
una). Cada uno de los timbres se corresponde con un timbre paralelo opuesto por la
cantidad. Los gramáticos se ven obligados a reconstruir lo que llaman schwa /ə/ , debido
a que en la lista de correspondencias que nos llevan a reconstruir el vocalismo a parece
evidente ya que en todas aparece ese vocalismo, todas coinciden exactamente menos el
antiguo indio (que cambia a i, aunque no se ha sabido explicar porqué hay ese cambio).

Los neogramáticos se encuentran con que al intentar llenar los timbres vocálicos
tenemos la /e/ ocupada, todas las lenguas nos presentan /e/, menos el gótico que nos
presenta /i/. La reconstrucción de /o/ es evidente, donde la /o/ a veces ha pasado a /a/.
El timbre vocálico en las vocales es muy fácil de reconstruir porque en este punto son
muy conservadores. Se varía en antiguo indio porque el timbre probablemente no era
claro, tenía un timbre indefinido. La única explicación es que no se trate de una vocal
breve, sino de una vocal ultrabreve de timbre indefinido. Evidentemente, lo que
podemos extraer en primera instancia es un sistema vocálico de 5 vocales que se

9
oponen en el timbre (largo o breve). A partir de este sistema, tendremos que explicar
cómo evolucionan las lenguas, qué ha ocurrido en las distintas lenguas indoeuropeas.

Observaremos que hay una fuerte tendencia a eliminar la cantidad, aunque todas las
lenguas indoeuropeas antiguas tienen cantidad vocálica (excepto el hitita), al final de la
evolución de esas lenguas la tendencia es a ir eliminando la cantidad hasta perderla casi
por completa.

Hay ciertos cambios que tienen que ver con el timbre. Uno de esos cambios que son
muy comunes y que pronunciamos en muchas lenguas, es la confusión de los timbres *o
y *a > *a. En principio, en las breves tenemos una isoglosa. La isoglosa es un término
acuñado a Schmidt que propone un modelo de cambio distinto al de Schlegel y el resto
de neogramáticos, donde intenta establecer a nivel geográfico las distintas familias. Nos
habla de que el cambio fonético es progresivo, que no es un decreto, sino una norma
que se va saltando de hablante en hablante y de palabra en palabra. El cambio fonético
provoca dialectalización según van variando. La isoglosa une puntos de la misma
expansión fonética, abarca el cambio de las lenguas.

Hay un cambio que supone la confusión de timbre, que supone una fusión de fonemas
(*o y *a> *a). Esta fusión no es un fenómeno aislado de una lengua, sino que abarca un
número de lenguas indoeuropeas muy amplio. Se conserva la distinción en griego y
latín, pero también en celta y en armenio, y probablemente prototocario, en lenguas
itálicas. Sin embargo, tenemos restos de esa fusión en la protolengua más antiguo de las
lenguas germánicas bálticas, el grupo indoiranio, lenguas anatolias. Nos encontramos
con un testimonio que empieza a ser dudoso. Al indoeuropeo, se da el paso de 2 a 1,
supone un proceso de fusión de fonemas que es asumible, para proponer lo contrario
necesitaríamos explicar en qué casos se provocaría la escisión. Nos podemos encontrar
estudios que proponen que el indoeuropeo sólo tiene una vocal, hay una teoría que
establece que en las breves solo tenía 4, proponen que una a ha pasado a o. Las dos
vocales se fusionan en a, en todas las lenguas donde se produce la fusión el resultado es
a, nunca o, por lo que suponemos que el cambio es muy arcaico, tanto como para
presuponer el cambio en una época de comunidad. Es bastante que en los
protodialectos haya modelos que solo hereden a, o hereden a y o.

Después de que el antiguo eslavo entrara en contacto con las lenguas clásicas la *a se
cierra en *o. Implica que la forma de la alternancia vocálica nos va a variar. El mismo
grupo que fusionan los timbres de las breves, fusionan las largas, mayoritariamente en
el timbre alternativo, en o. Las lenguas bálticas y germánicas si que han cambiado al
timbre alternativo, las lenguas eslavas sin embargo no fusionan en o, fusionan en a
larga. Por esto a lo largo de la historia del eslavo tiene una tendencia de cerrar la a
breve en o. Cada lengua opera por su cuenta, las lenguas germánicas por lo general
dejan la o larga y la a breve. La antigua aparece siempre como o larga, pero la o larga a

10
veces tiene un resultado diptongado, eso significa que todavía tenemos un testimonio
que en alguna época se distinguían la a y la o en las largas.

El antiguo eslavo aprovecha el espacio vacío y retrasa la vocalización de la a, pasando a


la a breve a velar.

En indoiranio se resigna, se le fusionan las breves y las largas, pero esa fusión provoca
un terremoto en el sistema de vocales, siguen fusionando fonemas y a lo largo del
período indoiranio fusionan el otro timbre medio, la *e > *a. También encontramos
cambios fonéticos producidos por la presencia de e, como en el perfecto ca-kar (raíz en
grado o)- a que ha palatalizado, procede de ke-kar-a. Tenemos evidencias internas de
que la e en indoiranio se conservaba.

Una vez que hemos asumido esa fusión primera responden a presión primera, porque el
sistema tiene una dinámica propia y una influencia importante en los cambios fonéticos.
Hay bastantes cambios fonéticos porque el motor de ese cambio está en el sistema. EL
indoeuropeo tiene un sistema de 5 timbres, pero separados que hacen que haya una
simetria de timbres. 10 vocales donde las distinciones son relativamente sutiles, de ahi
que la tendencia de la lengua sea eliminar o acotar los timbres. En báltico y eslavo la
fusión de timbres a-o ha provocado una fusión de las largas en la dirección contraria, un
eslavo donde la fusión ha provocado una evolución de la a a oposiciones de la o. El
gótico pertenece a esas lenguas donde esas breves han fusionado a a breve y o larga y
acaban perdiendo la cantidad de manera progresiva, el gótico además de fusionar la
vocal media y la posterior, fusiona la e breve con la i (en el resto de gérmanico no).El
resultado para el gótico es un sistema camino de hacer inutil la catidad, la a siempre
breve la o larga. Dentro del gótico se produced un fenomeno que denominamos
Brechung que afecta a todas las i breves y a la u breve. La i breve del gótico a la que se
ha llegado fusionando y la u breve que se ha heredado linealmente. La i breve se rompe
esa vocal y aparece representada como ai y au, la i se abre en e y la u en o ( de i-au-e/
de u-au-o). Esto sucede cuando van seguida de aspiradas, es decir, de r, h, hw.

Las vocales cuando no están en inicial o no van acentuadas tienen evoluciones distintas.
El vocalismo griego es muy conservador, en primer lugar porque no fusiona a y o,
además de tener muy pocas alteraciones internas, es raro que tengan apologías,
sincopas, ni caídas en silaba final, ni alteraciones de timbres en mitad de palabra o al
final.

El modo en que se escribe una lengua, tiene que ver con las circunstancias específicas
culturales, no con la lengua. No vamos a hablar de signos, sino de fonemas y fonología.
El modo en que se escribe una lengua no tiene relación en sí con su pronunciación. El
primer alfabeto no representaba la cantidad vocálica. Los latinos toman el alfabeto
griego occidental y lo usan en la forma de anotar el latín, además de adaptarlo. En jonia
por ejemplo el signo de la H [h] ya que son dialectos psilóticos (que no usan aspiración)

11
por lo que utilizan este símbolo para representar la e larga. Un alfabeto, note o no,
tenga o no signos, no es un tema relevante para nosotros.

El griego intenta romper la simetría Se produce un fenómeno por el cual las vocales
breves tienden a (cerrada) pronunciarse más cerradas de manera que la e breve se
empieza a pronuncias como una e cerrada y la o breve como una o cerrada (1), mientras
que las largas se mueven al lado contrario. Esto ocurre en un área del griego que
atraviesa fronteras dialectales, el epicentro estará en Corintio. Parte del dorio tiene esta
ruptura, pero el jonio y el ático no. Se produce una caída de consonantes que producen
alargamientos compensatorios, el alargamiento de la e cerrada breve da a una e cerrada
larga. En todo el Jonio y en esa parte del dorio una epsilon alarga en ei mientras que en
el resto una epsilon alarga en eta. Esto hace que se tenga una grafía distinta (2). Hay
una complicación del sistema vocálico producto de los alargamientos compensatorios.

Otros cambios fonéticos que sufren las vocales indoeuropeas en griego. En parte del
griego la a larga se cierra en eta, esto implica que en esa parte del griego en principio no
hay a larga. El jonio sufre alargamientos compensatorios y naturalmente aparecen
nuevas aes largas resultado de un alargamiento compensatorio que no pasa a eta. El
griego conserva los timbres antiguos, pero se producen algunos cambios a lo largo de la
historia que crean cierta complejidad. Sabemos también que la /u/ antigua en vez
mantenerse como una labial palatalizada adelanta la articulación ū u >u. muy
probablemente porque la tendencia de la o larga cerrada invada el campo de la u es
muy común.

Vocales en latín

El latín es extraordinariamente conservador, conserva sus 5 timbres vocálicos y su


oposición de cantidad. Su alfabeto no tiene notación de las cantidades, pero sabes
perfectamente que la lengua si distinguía la cantidad. La distinción dura, en principio,
hasta el protoromance. Sabemos que al romano vulgar le costaba seguir el ritmo en el
teatro. Hay un germen de la modalidad de latín de suprimir la distinción de cantidad.
Probablemente haya un rasgo que les costaba percibir. Es una lengua que conservan a y
o. Altera extraordinariamente el timbre entre palabra y al final. Toda vocal en silaba
anterior no acentuada se debilita en i (Facio > perficio). Los timbres de las vocales,
sobretodo breves, en silaba final también se alteran importantemente, por ejemplo en
final absoluto una -i breve pasa a -e (pensar en los neutros en temas en -i). En un final
de -os u -om se cierra en -us -um. Estas alteraciones no cuentan para las vocales largas
que son demasiado estables.

Vocales en gérmanico:

En germánico las vocales breves /o/ y /a/ se fusionan en /a/. Se ha reducido un sistema
de 10 vocales a un sistema de 8. Este sistema lleva a que hay vocales que tienen timbres

12
que son solo breves y timbres que son solo largas. El gótico sigue avanzado y cierra la
/e/ breve en /i/, que provoca que la /a/ sea siempre breve, la /o/ siempre larga y la /e/
larga. En protogermánico solo tenemos /a/ breve y /o/ larga. En todo el germánico
empiezan a aparecer nuevas /a/ largas como resultados de alargamientos
compensatorios, fusiones de vocales, etc. El camino que emprende el gótico es el
intento de eliminar la cantidad rompiendo la simetría de timbres, que provoca que la
cantidad deje de ser relevante. En gótico a la i es la i-e breve indoeuropea y la u es la u
indoeuropea.

Hay que tener en cuenta que hay un cambio interno de la lengua: I > [e] ai u> [o] au
delante de r, h, hw. La vocal se rompe al contacto con estos tres fonemas, lo que se denomina
Brechung. Cuando el fonemo Brechung hace efecto reaparece el fonema de la ŏ y la ĕ, que se
les inventa una grafia para distinguir de la o y la e [au] y [ai]

𝑎𝑖
𝑎𝑖 {
ę

𝑎𝑢
𝑎𝑢 { ǫ

Lenguas báticas:

Las lenguas bálticas, en principio nos vale el mismo paso que el del gótico. Una de las
lenguas que hereda la /o/ y /a/, pero nos da la pista de que realmente solo había breve
porque la antigua o larga indoeuropea en algún período del protobáltico ha cerrado en
uo, pero correspondiendo a una antigua /o/ larga tenemos /o/. Tenemos un período
protobáltico (4) se ve que primero ha habido una separación de la o larga y después la
fusión de a-o en /o/.

∗𝑎
}∗𝑎
∗ ŏ

∗ā →ā
}∗ō
∗ ō → ō/ou

s. I s. II s.
III
ă Ă ă
ā ā ō
ō ō

lit.: uo

13
Ya en el balt. La confusión de *ŏ en ă es muy arcaica y no tenemos constancia de que en
las breves haya habido oposición de timbre. La oposición de timbre en las largas
(posterior a la de las breves) también se elimina y confluyen todas en ō. Se hace
extensivo al resto de las lenguas.

En lit. los timbres *ŏ y *ă coinciden en ă, mientras que la *ě aparece sin alteración. La


*ē se conserva, mientras que la *ā evoluciona a ŏ y *ō se resuelve en el dipt. uo, lo que
indica restos de la antigua oposición tímbrica. La correlación de la cantidad se ha
conservado hasta hoy. Por otro lado la ī, ē se conservan representadas en y /ī/, ė
(equivalente a la /ē/, esto implica que el cambio de la ē tiene una realización abierta y la
grafía del lit. lo dibuja así) respectivamente.

Vocales en las lenguas eslavas:

El primer testimonio del eslavo es del siglo IX y se trata de un dialecto propio del sur. La
digresión del eslavo se sitúa en torno al siglo VI. Hay por tanto un período previo que
conocemos como eslavo común, que para dar el antiguo eslavo (s.IX) ha sufrido un
proceso de evolución y otro de fragmentación. Previamente hay un proto-eslavo, donde
las isoglosas propias del eslavo ya están actuando. El proto-eslavo es de ese grupo que
confluyen a/o en a. Esa confusión se mantiene casi hasta el final del eslavo común, pero
después pasa a o.

I.E P.E E.C. Ec


*a *a *a……..ŏ
*o

Se sabe que esa ŏ era en eslavo común a por las zonas de contacto y los prestamos. Por
tanto, hubo una confusión en a y una retrocesión posterior a ŏ.

Las dos vocales largas también se confunden con ā-

Los antiguos eslavos el cambio de la ruptura de timbres es muy largo, pero se acaba
consiguiendo. El período se da en una comunidad eslava. Las vocales breves se fusionan
en a, da una fusión de las largas en e, de manera que hay un primer paso donde se
continúa la simetría de timbres. Claramente el proto-eslavo pierde las vocales medias
posteriores quedándose con un sistema de 4 timbres. Además en el proto-eslavo, hay
una apertura de la vocal larga anterior, pero no se fusiona con la a larga, sino que se
produce una apertura de la e hasta el nivel de la a pero manteniendo la articulación
palatal. Esto se denomina jat . La jat también se hace en la a breve, pero solo en ciertos
testimonios. Se va a generar un vacío en el sistema, todos los timbres medios
prácticamente han desaparecido. En inicio del eslavo común hay una centralización de
la u larga, se ha deslabializado. En el último período del eslavo común hay un intento de
crear una ruptura de simetría de timbres, la a breve se vuelve a cerrar en o. Antes de

14
esto se había recuperado una u larga procedente de los diptongos. Por esto se recupera
los timbres medios. La i y u se centralizan y ultra abrevian.

El antiguo eslavo abre el timbre de las vocales medias, esta tendencia fonética sigue
avanzando en el sistema de forma que la vocal larga e también se abre. Hay una
preyodización. En eslavo común 1 se sigue produciendo cambios fonéticos en las
vocales, transliteramos que en el alfabeto cirílico (una u deslabializada). Como resultado
de la monoptongación de los diptongos se hace un nueva u. En el eslavo común 2 y 3
aparecen como resultado de la reducción del grupo de vocal mas nasal, dos vocales
media nasalizadas, y hay una fuerte tendencia a eliminar la simetría de timbres de forma
que se intenta romper el rasgo de cantidad como rasgo único caracterizando a las
vocales. Las vocales breves vuelven a sus posiciones medias, a se cierra en o y la a se
cierra en e, a este fenómeno se le llama retrocesión. Las vocales breves retroceden a los
timbres medios. Sabemos que ha ocurrido este cambio fundamentalmente por los
prestamos. Al moverse las vocales se han roto la simetría de timbres casi por completo.
Al final hay una ultra abreviación, de u pasa a una jer velar ъ y la i pasa a una jer palatal.

Grupo indoiranio (antiguo indio):

En indoiranio, heredan el sistema con fusión de vocales en a breve. Como el antiguo


eslavo esa fusión provoca una tendencia a fusionar los timbres de las largas. Hay a breve
y a larga, así se mantiene el sistema del indoiranio común y es el sistemas del indio
anterior a los textos que conocemos, es decir, tiene todavía timbre e. En el momento
que encontramos un indio literario ya ha fusionado los timbres de las vocales interiores
en a. No rompe simetría de timbres, sino que reduce los fonemas dentro del sistema,
fusiona la e breve con la a. El resultado es un sistema con tres timbres vocálicos donde
la cantidad se conserva perfectamente. La fusión es muy arcaica mientras que la fusión
de la e es relativamente cercana por lo que sabemos a través de los testimonios. La e en
protoindoirano se conservaba porque provocaba generalmente palatalizaciones de
guturales, después de palatalizarse la e se ha fusionado con la a. Se ha producido esto
en indio y en irano, ambos fusionan en a. Es un sistema muy equilibrado, un triangulo
vocálico con una distribución de cantidad que distingue dentro de cada grupo largas y
breves. A lo largo del protoindio, los diptongos también confluyen en un mismo
diptongo que monoptongan en u y en e por lo que se recuperan los timbres medios,
pero solo en las largas.

La función distintiva entre vocales parece que solo la tienen las vocales cerradas.
Presenta alternancia vocálica que es una función de las vocales con uso morfológica, lo
que implica que en la raíz y morfema indoeuropeo la e y la o tienen función morfológica,
pero no distintivo. La forma alterna el vocalismo sin que altere la identidad de la raíz.

La alternancia regular de grado vocálico: el grado pleno con alternancia cuantitativa e/o,
frente al grado cero (no hay ninguna de esas dos vocales). Todos los demás elementos:
la i y la u don distintivas no alternan.

15
El problema de la a breve es que hay muy pocas, está en raíces no alternantes, no está
en ninguna desinencia antigua ni en sufijos. Se pueden clasificar en grupos semánticos
lo que nos hace sospechar que está un poco en entredicho. Tenemos un léxico de niñera
y el léxico expresable por ejemplo en denominaciones de enfermedades o insultos. En
términos técnicos que tienen que ver con la agricultura y cuando ya no están
emparentados entre sí son prestamos. Esto hace pensar que quizá no había una a
autentica en indoeuropeo y por eso hay una isoglosa. Aparece además en palabras
ajenas a alternancias vocálicas.

Las largas alternaban con schwa. Tienen una serie de alternancias donde la vocal larga
alterna con una vocal reducida. Si en una tiene grado pleno frente a grado pleno, aquí se
dice que tienen grado alargado y grado reducido. Había series, sobre todo los que detrás
de vocal tenían una liquida, donde en el grado cero asumía formas que no eran
coherentes. De Saussure aporta a la lingüística indoeuropea una mirada sistemática a
todas las series, dice que al quedarse la l, m ,n ,r necesitan una vocal cuando se
encuentran en centro de sílaba, por lo que algunas vocalizan, por esto el grado cero
tiene resultados tan raros. Funcionan igual que las series del grado pleno. Propone que
en el grado alargado es una e + x y en grado cero es un ∅ + x, por esto dice que esa x es
un coeficiente del que no se sabe dar un sentido fonético y da lugar a las vocales largas y
al schwa. El schwa aparece cuando ese coeficiente desconocido aparece y no es una
autentica vocal. Renuncia a darle contenido fonético, tiene un anatema absoluto.
Habría un sistema más arcaico con 5 timbres.

Tocario

Lenguas y textos

• Dos dialectos:

– Tocario A: es el dialecto oriental, llamado también turfanita (por la ciudad


de Turfán).

– Tocario B: es el dialecto occidental, llamado también cucheo (por la


ciudad de Kucha).

16
• Escritura:

– Derivado del silabario brahmi, procedente de la India.

Sufre muchas alteraciones, pero las principales son que la *ă > ā, *ĕ > ă, *ŏ > en TA: ă
y en TB: ĕ (pero ŏ ante –lm, -ly). En las largas la *ā se conserva (en TB abrevia en sílaba
no acentuada); la ē se resuelve en TA: ă y en TB: ĕ; la *ō aparece como ā, pero en TB da
ŏ en final absoluto.

Hitita:

El hitita pertenece al grupo que unifica los timbres o y a en a. Lo que pasa con la e no se
sabe realmente, pues se escribe coneiforma, un silabrario procedente de una lengua de
una familia completamente distinta y no se puede preocupan de adaptarlo.
El hit. es una lengua atestiguada desde 1.900-1.800 a.C. El hit. es una de las lenguas que
no oponen timbre *a / *o, ya que desde muy antiguo está atestiguado la fusión en a.
Parece que para la ĕ usa indistintamente silabogramas con ĕ / ĭ, es decir, se usan de
forma equivalente. La vacilación con la e / i etimológicas no nos permite saber qué ha
pasado con la e hitita. Esto se debe al sistema de escritura: sistema cuneiforme. Es una
escritura muy convencional destinada a un pequeño número de escribas muy poco
adaptada a la fonética, puesto que la finalidad no era ser comprensible para un gran
número de personas.
En cuanto a la*ŭ, se conserva.
Con respecto a las vocales largas, en el sistema de escritura hitita no hay ninguna
evidencia que haga pensar en oposiciones de cantidad. El hitita tiene dos formas de
representar una sílaba: scriptio simplis te-eh-hi; y scriptio plena te-e-eh-h. Hay símbolos
únicos para te, ke, ka; pero también hay símbolos para e, i, a cuando son sílabas enteras
(cuando la sílaba empieza por vocal). Te se puede escribir con el silabo-grama simple
(te) o con el silabo-grama simple reforzado (te.e) con el silabo-grama de la vocal cuando
es plena: se repite la vocal. Sería un buen procedimiento para marcar la cantidad pero la
alternancia de la scriptio simple y la scriptio plena es aleatoria y convencional. Es decir
que podría significar una oposición de cantidad, pero no lo es; es una variante de
escritura.
El cuneiforme utilizado por los hititas lo toman de una lengua semítica. Hay varios
tipos de lenguas semíticas: unas no notan las vocales porque tienen una armonía
silábica muy fuerte; otras sí que vocalizan. De las segundas, las lenguas semíticas
occidentales, procede el alfabeto. Su gran aportación es que reducen el número de
signos con la notación de las vocales que sirven para desambiguar sonidos. La scriptio
plena sería, por tanto, una forma convencional de hacer que la vocal quede bien
marcada, sin duda, en las lenguas semíticas, con independencia de la cantidad vocálica.
Igual que en el hitita (se cree).

17
La evolución fonética de las largas y las breves en hitita es la misma y se utilizan los
mismos silabo-gramas para su representación. En hitita, en palabras que en otras
lenguas indoeuropeas tienen vocal larga, sí que aparece una grafía distinta: el timbre de
la vocal seguida de una h enfática: eh, ih, ah, eh, ih, uh. La aparición de una aspiración
que no se corresponde con nada en las lenguas indoeuropeas hace disparar la teoría
laringal. Allí donde Saussure decía que tenía que haber una vocal breve seguida de un
coeficiente sonantico (x), el hitita tiene una vocal seguida de una h. Esta h sería el resto
consonántico del coeficiente sonantico antes del cambio. A partir de aquí se cuestionan
cuántas laringales hay, si cambian de timbre también a la /e/ o solo a la /o/, si vocalizan
solo en /a/ o en el timbre característico de la laringal... No es consistente la escritura
con o sin h, pero sí que parece haber cantidades, por lo menos en comparación con
otras lenguas indoeuropeas: eh, ih, ah, eh, ih, uh. Es decir que cuando la vocal es larga
aparece detrás de ella h̬ , cuando en otras lenguas se postula el schwa, para la
alternancia vocálica. Ej.: gr. τίθημι, Hit. teh̬ h̬i.

No se puede saber si estas alternancias de escritura correspondían a diferenciaciones


fonéticas reales o si eran aleatorias, o formas de escritura convencional o costumbres de
distintos grupos de escribas.

eh̬ < ē
ah̬ < ā
ih̬ < ī
uh̬ <
ū

La alternancia vocálica de Saussure:

La forma de marcar categorías es el grado pleno en o/e ( λειπω/ λοιποϛ ) y la falta de


desinencia en el grado cero (ελιπον). Se ve a través de una serie de raíces que en un
cierto momento aparece una vocal e, en otro o y en otro nada, y luego aparecen series
como δερκομαι δεδορκα y εδρακον donde se presupone que se da e+r, o+r y ∅+r que
necesita una vocal de apoyo. Por esto se deduce que la presencia dentro de la raíz de l,
m, n y r provoca alteraciones fonéticas. Además sabemos que en los verbos atemáticos
hay una alternancia de grado pleno en singular y cero en plural. Frente a esto se
encontraba un grupo de vocales largas con los tres timbres alternantes: e larga/ schwa,
a larga/ schwa, o larga/ schwa. Hay raíces con vocales largas en verbos atématicos y
marcan singular ( τιθημι) y el resultado del schwa marca el plural ( τιθεμεν). Sí
tiene la misma función la vocal larga y el schwa con el grado cero y pleno, ¿no ocurrirá
que formalmente es lo mismo? Quizá signifique que hay una e más algo que ha dado
distintas vocales y ∅ más x igual. Solo nos queda de esa x el resultado al entrar en
contacto con otra cosa. Esta x es llamada coeficiente. El coeficiente sonántico es
fundamentalmente tres: cambie al timbre siguiente Ae-á, cambia el timbre y alarga la
vocal que va delante eAâ larga, entre consonante vocaliza.

18
La segunda teoría del coeficiente no tiene ningún éxito, mientras que a Cuny y a Moller
estaban convencidos de que había que buscar el origen común, ven la teoría de
Saussure y ven que las laringales que se conservan en parte del semita cuyo efecto
fundamental es cambiar el timbre de las vocales con las que entran en contacto.

Uno de los discípulos de Saussure, Kurylowicz publica un artículo donde dice que
Saussure decía que había un coeficiente sonante en hitita hay una H. Delante de verbos
que tienen vocalismo a, el hitita sin embargo tiene una H en general. Por lo que, la
evidencia que había dejado Saussure se impone y cobra sentido. Las laringales, no se
sabe si realmente eran fonemas laringales, desde luego eran sonantes, pero es difícil
dotarlos de un sentido fonético porque han desaparecido.

No todas las largas provienen de las laringales, pero si la raíz de ellas la cantidad es
relevante. Hay largas expresivas y largas morfológicas (para modificar las categorias).

Las lenguas anatolias tienen un sistema gráfico que no se adapta a la lengua de la forma
adecuada. El itita tiene muchas inconsistencias a la hora de escribir, son silabogramas,
es decir, hay algunos signos que representan consonante y vocal, y algunos que solo
representan la vocal, los que contienen e e i se usan de forma inconsistente, mientras
que la u y la son claras. No se sabe si se han fusionado en i, o es un problema de grafía.

En hitita no hay oposición de cantidad entre largas y breves, sino que suelen aparecer la
vocal y la H, aunque no está clara tampoco esta grafía. No tenemos ninguna evidencia
que nos haga pensar en oposiciones de cantidad, en principio sí tendría una posible
oposición porque si presenta una oposición de sílabas, las transcripciones plenas y
simples que parecen usarse de forma arbitraria (T. simple: te-e-eh-e, T. plena: te-eh-hi).

La evolución fonética presenta las mismas alternativas gráficas, no hay diferencia entre
las largas y las breves. En hitita aparece en las raíces donde la vocal es larga, si aparece
una grafía distinta, nos aparecen silabogramas que contienen detrás de la vocal una H.
*e- e/i- eh/ih *a/*o-a-ah *i-e/i- eh/ih *u-u-uh

19
*e
*dekm̥ “diez” gr. δέκα, lat. decem, gót. taihun , lit. dešimt , aesl. desętь, ai. dáśa
*bher- “llevar” gr. φέρω, lat. ferō, got. bairan, a.esl. berǫ, ai. bharāmi
*esti “es” gr. ἐστί, lat. est, ai. asti, got. ist, lit. esti, a.esl. jestь
*o
*owis “oveja” gr. ὄFις , lat. ovis, gót. awis-tris “redil”, lit. avis, a.esl. ovьca, ai. avis.
*oktōu “ocho gr. ὀκτώ, lat. octō, gót. ahtau , lit. aštuoni, aesl. osmь, ai. aṣṭau.
*a
*ag- “llevar” gr. ἄγω, lat. agō, a.nórd. aka, ai. ajati.
*agros “campo” gr. ἀγρός, lat. ager, gót. akrs, ai. ajras.
*aks- “eje” gr. ἄξων, lat. axis, aaa. ahsa, lit. ašis, aesl. osь, ai. akṣa-, hit.

*pəter “padre” gr. πατήρ, lat. pater, gót. fadar, ai. pitá̅.
*i
*kwi- “quién, qué” gr. τίς, lat. quis, aesl. cьto, ai. cid, hit. kwis.
*widh- “viuda” gr. ἠ(F)ίθεος, lat. uidua, gót. widuwo, a.esl. vьdova, ai. vidhavā.
*u
*dhugəter “hija” gr. θυγατήρ, gót. dauhtar, lit. duktê, a.esl. dъšti, ai. , arm. dustr.
*yugom “yugo” gr. ζυγόν , lat. iugum, gót. juk, lit. jùngas, a.esl. igo, ai. yugám.

*dhē- “poner” gr. ἔθηκα, lat. fēcī, gót. ga-deþ, lit. déti, a.esl. děti , ai. ádhāt, hit. teḫḫi.
*sē- “sembrar” lat. sēmen, gót. mana-seþs, lit. sémens, a.esl. sěmę, ai. , hit.
*mē- “medir” gr. μῆτις, lat. mētior, gót. mēls, lit. metas, a.esl. měra, ai. mimāti (mā-)

*dō- “dar” gr. ἔδωκα, lat. dōnum, lit. duõnis, a.esl. danŭ, ai. dānam, hit. daḫḫi.
*gnō- “conocer” gr. ἔγνωκα, lat. gnōscō, a.esl. znati, ai. jñāta-.

*māter “madre” μάτηρ, μήτηρ, lat. māter, a.ingl. mōdor, lit. motė, a.esl. mati ai.matá̅

20
*stā- “estar, situar” gr. ἔστην, lat. stāre, gót. (part.) stoþ, lit. stóti, a.esl. stati, ai.
asthāt.

*gwīwos “vivos” lat. uīuus, lit gyvas, a.esl. živъ, ai. jīvas.
*pī- “beber” gr. πῖθι, a.esl. pivo, ai. pītas.

*mūs “ratón” gr. μῦς, lat. mūs, aaa. mūs, a.esl. myšь, ai. mūṣ-
*dhūmos “humo”, gr. θυμός, lat. fumus, lit. dúmai, a.esl.dymъ, ai. dhūma-, hit.
tuḫḫeššar-.

TEMA 3: LOS DIPTONGOS BREVES Y LARGOS

La estructura de la sílaba:

Las lenguas tienen unidades fonológicas, pero en el habla o articulación fónica, esas
unidades fonológicas se articulan en silabas. La unidad mínima es la sílaba y la sílaba
está sujeta a unas reglas de formación universales. La sílaba está constituida por unos
elementos que forman parte de la sílaba: el ataque y un segundo elemento llamado
rima dividido a su vez en núcleo y coda. Entre el ataque y el núcleo tiene que haber una
subida, una resonancia formada por la apertura de la boca, la curva debe ser
ascendente. A partir del núcleo la curva debe ser descendente. El núcleo debe ser el
punto de mayor apertura. La estructura completa no es obligatoria, pero sí la hay esta
sucesión es obligatoria. EL núcleo es imprescindible, sin él no hay sílaba. Parece más
importante el ataque que la coda.

A partir de esto, cada lengua pone restricciones fonotácticas, es decir, de colocación de


los sonidos dentro de las sílabas. Incluso cuando se cumple la norma general, hay
lenguas que no aceptan ciertas sílabas. Hay muchas lenguas del mundo que no admiten
sílabas trabadas, es decir, prohíben la coda, pero ninguna lengua del mundo hace
obligatoria la coda, por lo que parece un elemento prescindible. En muchas lenguas, el
ataque silábico es obligatorio. En inicial de sílaba pueden aparecer combinaciones de s
más oclusiva.

El indoeuropeo en centro silábico admite diptongos y claramente admitía en centro


silábico al menos liquidas y nasales.

Un diptongo es un núcleo silábico ocupado por dos vocales, es decir, un núcleo silábico
complejo. Nunca hay triptongos, sólo admite núcleos compuestos por dos vocales,
además de que solo admite diptongos si el segundo elemento es i/u. Un grupo que se

21
ordene de manera diversa no puede ser centro de sílaba, la i y la u si van delante pasan
a ser parte del ataque.

La gran discusión es si los centros silábicos del tipo ei, ai, están compuestos por do
fonemas /e/ + /i/ - /a/ + /i/ o son un único fonema complejo con cambio de timbre /ei/.
A la vocal que le sigue un diptongo (i,u) se le llama co-vocal y se deja el término semi-
vocal para cuando van en primer lugar (y, w) y en vez de formar diptongo forman un
grupo consonántico más vocal.

Entendemos los diptongos como bi-fonemáticos, aunque la división de fonema respecto


a otro es desigual. No todas las lenguas del mundo admiten diptongos. Los diptongos
dependen de la estructuración silábica que es monolingüe, independiente en cada
lengua. Lo primero que hay que hacer es averiguar si en I.E las normas de silabación
permiten la formación de diptongos.

Los diptongos son siempre descendientes, nunca encontraremos combinaciones de las


vocales más abiertas. El indoeuropeo tendría 6 diptongos: ai, ei, oi, au, eu, ou. Es
diptongo si detrás de ese segundo elemento aparece un elemento más cerrado, al que
pueda ser coda, si aparece un elemento más abierto, esa u/i no puede ser núcleo y pasa
al ataque silábico. Un diptongo será diptongo en tanto en cuanto la estructura de la
palabra vaya seguida de una consonante o en final absoluto de la palabra, si va seguida
de vocal, la i/u pasa a ser un elemento más cerrado y pasa al ataque.

Los diptongos en general son inestables y tienden a ser eliminados mediante dos
alternativas o cambios:
-Monoptongación: Reducción a una única vocal. Es un fenómeno de asimilación entre
dos timbres. En las lenguas indoeuropeoas el resultado de la monoptongación es
siempre una vocal larga.

-Consonantización del segundo elemento (pasarlo a coda). Se produce una disimilación


de timbre de la 2ª vocal hasta aproximarlo a la consonante más cercana.

Hay que tener en cuenta la ley de sonoridad creciente: prohibir cualquier tramo
descendente después de un núcleo, ni una sílaba abierta.

22
Diptongos griegos:

A primera vista el griego es extraordinariamente conservador, hereda los 6 diptongos,


como el griego tiene además una grafía etimológica parece que se conservan. En
micénico se conservan los diptongos tal cual, pero al inicio de la época clásica ei se
pronunciaba como e larga cerrada y ou como o larga cerrada. Oi y ai acaban
evolucionando a i. Eu pasa a ef y Au a af, en el griego bizantino, pero depende de lo que
tengan detrás.

Aunque en época pregriega se conervan sin duda, en el siglo VII ei y ou ya han


monoptongado en vocal larga cerrada, aunque la grafia es conservadora.
*ei> ei [ệ] *ou> o [ō]

Esto se produce solamente en la zona cuyo epicentro es Corinto. Posteriormente, en el


siglo IV ya se han transformado esas vocales, aunque la grafia sigue siendo
conservadora:

s. VII s. IV s.VII S. IV
[ệ] > [ī] [ộ] > [ū]

Los diptongos ευ y αυ se mantienen hasta la Edad Media.


En griego, en los diferentes dialectos los dipongos evolucionan:

S.VII S.IX
Ei ει [ệ]…… ……..[ī]
Oi οι [ū]
Ai αι [ē]
Eu ευ
Ou ου [ộ]..... ……..[ū]
Au αυ

Diptongos latinos:

En latín se conservan los diptongos a lo largo de todo el período arcaico, menos eu que
ha pasado a ou. Entre el siglo III a.C. y el II a.C se alteran todos los diptongos en un
período muy corto, se monoptongan los diptongos. En el final del siglo II han visto ya los
diptongos esa alteración.

Ei lo tenemos atestiguado en latín arcaico de forma regular en las inscripciones como


deinos mei. A lo largo del siglo III a.C. monoptonga en e larga cerrada, esto se sabe
porque empiezan a aparecer grafías donde en lugar de ei se escribe e como ploirume.
Hacia la mitad del siglo II a.C esa e larga cerrada pasa a i larga cerrada.
[EI]> [ệ]> [ī]

23
Ai se conserva en latín arcaico y hasta el final del siglo III a.C. está atestiguado. Después
pasa a ae y finalmente pasa a e. Se establecen unas normas que regularizan la lengua, a
partir de la forma de hablar del siglo II en Roma se impone. La lengua sigue
evolucionando por debajo que es la forma del latín vulgar y su forma.

[ai]> [ae]> [e]

El diptongo oi es el que presenta mayores problemas porque tiene varias evoluciones.


Por un lado tiene una conservación como en ploirume en latín arcaico. En el siglo III a.C
pasa a oe y en el siglo II a.C. pasa a u (larga). El problema es que la palabra ploirume
tiene dos diptongos etimológicamente (ploirumoi) por lo que se sabe que el diptongo oi
tiene dos evoluciones, la normal explicada anteriormente y la otra. En final absoluto
pasa a ei y sufre los mismos cambios que este.

El diptongo oi ya se presenta en época arcaica como oe, pero probablemente en época


de Plauto ya había monoptongado en ū antes de la mitad del siglo III a.C. Pero tenemos
otra segunda evolución, tras [u] consonántica, en silaba átona y en sílaba final (*woikos>
vicus) donde oi pasa primero a ei y después evoluciona a ī.

*oi> oe> e/ *oi>ei>i

La forma con oe se mantiene sin monoptongar cuando el diptongo va detrás de p y de f,


siempre que en la sílaba siguiente no haya una i, como es el caso de ponea, sin embargo
punicum se produce la monoptongación porque la siguiente sílaba lleva i. Cuando va
detrás de w hay una disimilación y pasa a ei.

En el caso de eu y ou, nos encontramos con que sistemáticamente eu pasa a ou, aunque
no tenemos testimonios del motivo. De ou pasa a u, es decir, monoptonga. Ou solo se
converba delante de otra vocal, en realidad porque su u ha pasado a ser consonántica.

El diptongo au aparentemente se conserva a lo largo de toda la historia del latín. Resiste


en el latín de Roma, literario y correcto, pero muy probablemente en el latín del Lacio
había monoptongado en o, lo sabemos por las descripciones de los gramáticos además
de lo que sabemos a través de la histórica (como el caso de la familia de Claudio a
Clodio).

Arc. 1/2III 1/2II


*ei ei > ệ > ī
*oi oi > oe > ū/ oi> ei >ī
*ai ai ai > ae
*eu
*ou ou ū
*au au → au (→ 𝑜)

24
Diptongos en gótico:

El gótico va a heredar sólo 4 diptongos: ei, eu, ai, au. Ei monoptonga en i larga, a pesar
de que el digrafo se usa ei. El diptongo eu ha seguido la norma de evolución del gótico
de cerrar la e en i, por esto pasa a iu. En el resto de las lenguas germánicas se conserva
eu. Los diptongo ai y au aparecen con la grafia ai y au, lo que presenta un problema, ya
que esperaríamos que monoptongen de ai a e y de au a o, cosa que ocurre en el
nórdico, germánico y anglosajon.

𝑜𝑖 𝑜𝑢
Ei ei [ī] Eu> iu } 𝑎𝑖 … . . (𝑒) } 𝑎𝑢 … . (𝑜)
𝑎𝑖 𝑎𝑢

Diptongos en lenguas bálticas:

Nos encontramos con cuatro diptongos: ei, ai, au, ei. Las lenguas bálticas generan un
sistema muy complejo de entonación, tiene dos, ascendente y descendente, por lo que
muchas veces la evolución de una vocal depende de la entonación. Muchas veces no
sabemos qué entonación provocaba que cambios. En principio, el diptongo ei se
conserva, además tenemos la evidencia de que el antiguo prusiano lo conserva. En
lituano el diptongo ei tiene dos resultados: la conservación (ei), y ie. Lo mismo ocurre
con las soluciones de ai: ai y ie. Eu pasa a au, pero conserva su carácter palatal de la e,
reflejado en esa yod (jau).

Ei eĩ, ie
𝑜𝑖
} 𝑎ĩ, 𝑖𝑒
𝑎𝑖
Eu jaũ
𝑜𝑢
} 𝑎ũ
𝑎𝑢

Diptongos en las lenguas eslavas:

Heredan cuatro diptongos. En el inicio de la transición entre el protoeslavo y el eslavo


común, la lengua eslava genera una norma conocida como la ley de la sílaba abierta, es
decir, cambia las normas fonotácticas. Esta norma dice que no quiere ninguna
descendiente en el último tramo de la sílaba. Es la ley de la sonoridad silábica creciente,
prohíbe que la sílaba acabe en un punto descendente, la sílaba debe acabar en el punto
más alto de la sonoridad, esto produce una enorme cantidad de cambios. Para
conseguir esto, todas las consonantes finales caen. Se produce cambios silábicos en
interior de palabra, por lo que todas las consonantes pasan a inicio de la sílaba y acaban
cayendo sino respetan o entran en esta norma. Los diptongos, al presentar la segunda
vocal cerrada, monoptongan para respetar esta norma.

25
En el eslavo común uno, todos los diptongos eslavos monoptongan: ei en i (larga), ai en
yad2 (ě) (se llama así porque provoca unos cambios fonéticos distintos al yad que
aparece al final de palabra). Los diptongos en u, monoptongan en u, solo que en eu
como tiene una vocal palatal delante, monoptonga en u, pero conserva su carácter
palatal con la yod delante (ju), mientras que au pasa a u larga.

P.E. E.C.
*ei ei → ī
∗ 𝑜𝑖
} 𝑎𝑖 → ě
∗ 𝑎𝑖
*eu eu → ju
∗ ou
} au → ū
∗ au

Diptongos en antiguo indio:

El Antiguo Indio había unificado todas las vocales medias en a. Por lo tanto no partimos
de 4 ditongos, como en el resto de lenguas, confunden la a y la o, sino dos. En Indio del
segundo milenio aún se conservan os diptongos. El diptongo en i va a monoptongar en
Indio en ē y el diptongo en u monoptonga en ō, por lo que el indio recupera, para las
largas vocales medias. Los gramáticos indios saben perfectamente que estas dos vocales
largas proceden de diptongos y son distintas de las otras tres largas ( ī,ū, ā).

Tenemos otra vez cuatro diptongos y sabemos que en el período indoiranio


conservamos los 4 diptongos, pero hay que contar que por la fusión de la e en a, pasan a
tener dos diptongos ai y au. Finalmente, monoptongan au en e y au en o. En indio, la e y
la o tienen todavía una equivalencia delante de vocal pasando de ai a ay y de au a av,
sólo son diptongos cuando van delante de consonante.

∗ 𝑒𝑖
∗ 𝑜𝑖 } 𝑎𝑖 → ē
}
∗ 𝑎𝑖
∗ 𝑒𝑢
∗ 𝑜𝑢 } 𝑎𝑢 → ō
}
∗ 𝑎𝑢

Diptongos en las lenguas anatolias:

En el silabrario de las lenguas anatolias, la grafía que se emplea para la e y la i se


confunden, lo que genera problemas con la grafia de los diptongos ei/eu, por eso no
sabemos con seguridad si el diptongo ei había monoptongado en ī, pero en principio
los tratamos como si se conservasen los diptongos.

El hitita no es consistente a la hora de mostrar un diptongo.

26
*ei ei
∗ 𝑜𝑖
} 𝑎𝑖
∗ 𝑎𝑖
*au au
∗ 𝑜𝑢
} 𝑎𝑢
∗ 𝑎𝑢

DIPTONGOS LARGOS

Cuando las laringales desaparecen se produce la fonolización de las largas, por tanto
aparecerán en escena diptongos largos: ei-eu ai-au oi-ou. Un diptongo largo es un
diptongo donde las primeras de las vocales ocupan más espacio, es decir, la primera
vocal es larga, pero la cantidad total no es más que la del diptongo normal. El problema
es explicar porqué aparecen, dado que si nosotros interpretamos que una vocal larga es
siempre el resultado de una antigua vocal que no era breve ni larga más laringal, por lo
tanto los diptongos largos deben derivar de algo en contacto con laringales. Por ejemplo
la raíz *dyeu- asumimos que las vocales largas no estaban en el indoeuropeo primitivo
(las vocales largas entran después de la caída de las laringales).

Hay dos posibilidades, que todas estas vocales tengan una breve seguida de una laringal
(dyeH1u-), se reestructura la sílaba al caer la laringal y convertirse en una vocal larga se
puede considerar un núcleo silábico. La otra solución es que la i y la u son también
resultado de la laringal, es decir, un rasgo fonético de la laringal que al caer y tener una
posición labializada su apéndice es la que deja ese diptongo largo. Esto significa que las
laringales tienen un apéndice, más o menos labializada, aunque esta teoría de Adrados
no está del todo aceptada.

Los diptongos largos son muy inestables y la mayoría dentro de una misma raíz
presentan una alternativa con vocal larga. En algunas lenguas, muy pocas, se conservan,
como en el indio antiguo (ai, au) que es prácticamente la única lengua donde se
conservan. En la mayoría de lenguas, por un lado se da una abreviación, es decir, el
diptongo largo pasa a identificarse con el diptongo normal y cuando abrevian ese
diptongo sigue los cambios del diptongo normal. En las lenguas eslavas y bálticas se
hace de forma sistemática. En otras lenguas, la abreviación no es la única solución, hay
una lengua que cuando el diptongo largo abrevia cuando está en contacto con una
consonante, como en griego (Ley de Osthoff). También puede romperse el diptongo por
caída del segundo elemento, esto implica que si en una lengua encontramos las dos
soluciones, la segunda solución tiene que ser muy antigua, anterior a la acción de la ley
de Osthoff. En griego a partir de *dyeu tenemos un θευς y el acusativo etimológico
partiría de *dyeu-m dando θην, el genitivo tendrá grado cero *dyw-os por lo que no
habrá nada que alargar dando διος. El griego ha regularizado esta declinación. Este

27
acusativo implica que la caída del segundo elemento es heredado, por tanto, más
antiguo.

La abreviación no siempre se debe a la ley de Osthoff como es el caso de βων que en


latín da bo-s/bou-is. *Dyeu- Iou- Iu (Iupiter). La forma alternativo la tenemos en los
antiguos nombres de dios como Dyam y por otro lado lo encontramos en latín
reutilizado con otro nombre que tiene relación con el nombre de dios, die-s.

El morfema de dativo *-oi *-ai, es un morfema que tiene diptongo largo claramente,
donde vamos a encontrar soluciones complejas, como la caída del segundo elemento en
griego y abreviación en latín, mientras que en indio se conserva. Puede aparecernos en
algunas lenguas una desinencia de dativa con conservación, y una solución con caída del
instrumental del segundo elemento.

Actualmente, se piensa que las vocales largas son una creación reciente del I.E. común,
además de que los diptongos largos se producen por la caída de las laringales. Se discute
si el segundo elemento del diptongo se encontraba en la raíz o si formaba pare de la
laringal.

PRÁCTICA DE VOCALES Y DIPTONGOS

I.-. En la siguiente correlación de étimos, propón los elementos (vocales o diptongos)


que faltan en la raíz reconstruida

Ejemplo:

lat. gr. φέρω, lat. fero, gót. baíran , aesl. berǫ, ai. bharati IE *bh_r-
Solución ĕ breve, IE *bher-

Las correspondencias regulares corresponden a las de la ĕ breve que se conserva en


todas las lenguas en los periodos más antiguos. En ai. se ha unificado con las otras tres
vocales en el timbre ă. En gót. se ha cerrado en i y ésta ante r sufre Brechung dando ai
[e]

1. gr. μέθυ, ai mádhu lit medùs aesl. medъ


IE *m__dh_ -

2. gr. κόραξ, lat. coruus, ai. karatas


IE *k__r-

3. gr. gr. πόσις, lat. potis, gót. fats, lit. pàts, ai. pátis.
IE *p__t__-
4. vīr, lit. vỳras, ai. vīrás

28
IE *w__ro-

5. gr. dor. δᾶμος, át. δῆμος, ai. dāmam, a.esl. damъ


IE *d__-

6. lat. sēmen, gót (mana)-sets, lit. sémens, aesl. sěmę, hit. seḫur
IE *s__-

7. gr. ὗς, lat. sūs, ags. aaa. su, ai. sū-kara


IE *s__-

8. gr. χαῖος, ai. héṣas, lat. gaesum


IE *gh__s__-

9. gr. στοῖχος, gót. staiga, lit. staigà.


IE *st__gh-

10. gr. αὔξω, lat. augeo, gót. aukan, lit. áugumas, ai. ójas
IE *__g-

II.- Apoyándote en las correspondencias regulares, clasifica según el grado vocálico las
palabras relacionadas de cada uno de los étimos

Ejemplo
gr. (ϝ)οἶδα, (ϝ)ἴδμεν lat. uīdi, gót. wait, witum, lit. véidzmi, aesl. vědě, ai. véda, vidmá.
Solución
• grado P o: gr. (ϝ) οἶδα, gót. wait, aesl. vědě cf. las correspondencias del diptongo
*oi en IE (explicarlas)
• grado P e lit. véidzmi cf. correspondencias del diptongo *ei
• grado P, dudoso si e/o: lat. uīdi, ai. véda, porque los dos diptongos *ei y *oi dan
lo mismo. Al tratarse de un perfecto hay que inclinarse por *oi.
• grado ø gr. (ϝ)ἴδμεν, gót. witum, ai. vidmá

1. gr. στείχω, στοῖχος, στίχω, gót. steigan, staiga, lit. staigà, steîgtis, a.esl. stignǫ,
stьgna, ai stighnóti.

2. gr. κλευσόμεθα, κλέ(ϝ)ω, ἔκλυον, κλυτός, κλέ(ϝ)ος, lat. cluor, inclutus, cluēre, gót.
hliuma, a.esl. slovo, ai. śrotra-, śrudhi, śrutas, srávas (toma en cuenta que IE *l > ai. r)

3.gr. ἔχω, aor. ἔσχον, perf. ἔσχηκα, pres. red. ἴσχω; ὀχυρός, ἔξ-οχος, όχεύς, got. sigis, ai
sáhate, sáhas.

4. gr. φέρω, φορός, lat. fero, fors, gót. baíran,, a.esl. sъ-borъ, ai. bhárati, bhṛtás, bhṛtís,
bháras.

29
5. gr. ῥέ(ϝ)ω, ῥεῦμα, ῥο(ϝ)ός, ῥυτός, lit. sravà, srutà.esl. o-s(t)rovъ, ai. srotas, srutás.

6. gr. πεδίον, ποῦς, ποδός, lat. ped-is, gót. fotus, lit. pédà , aesl. pešь, podъ, ai. pad-ás,
padám, hit. pata-, pedan.

30
TEMA 4: LAS SONANTES. REALIZACIONES DE YOD Y WAU. LIQUIDAS Y NASALES

Las sonantes son fonemas que pueden ser núcleo y eventualmente coda. Son fonemas
bi-funcionales. Dentro de estas sonantes se incluyen: dos vocales (i,u), dos liquidas (l,r) y
dos nasales (n,m). La característica de las sonantes es que tienen dos realizaciones
(alófonos), una en ataque y otra en núcleo:

/i/ [i] → núcleo (vocal) /u/ [u]


[ḭ] → ataque (consonante) [ṷ]

YOD Y WAU

Son simplemente las pronunciaciones consonánticas de la i y la u. Volviendo atrás, y


teniendo en cuenta la estructura de la sílaba en cuanto a su colocación de ascendentes y
descendentes, hay que considerar que la escala de sonoridad tiene como mínimo las
sordas oclusivas, por lo que el primer paso siempre serán las oclusivas y entre ellas las
sorda y la sonora, el paso siguiente será las africadas y entre ellas sordas y sonoras, las
fricativas y entre ellas las sordas y las sonoras, las nasales donde el aire se cierra aunque
sale por la nariz, las liquidas nunca tienen un cierre total (r y l). Las silbantes que tienen
representantes en uno y otro lado, van a tener una licencia en cuanto a su posición.
Después de estas combinaciones, vienen los aproximantes que es a los que le
pertenecen los sonidos yod y wau. Por último en el punto más alto, se encuentran las
vocales en una escala de las más cerradas a las más cerradas. (Ataque= fricativas etc,
núcleo= yod wau; coda=ataque).

La vocal es un sonido continuante, y una consonante no son continuantes. Las reglas


individuales que cada lengua pone distintas restricciones, como por ejemplo en nuestra
lengua el núcleo debe ser la vocal. En muchas lenguas, las vocales más cerradas pueden
funcionar en el ataque silábico, lo que hace que la i y la u se cierren un poquito más y se
pronuncien como aproximantes. La yod y la wau son las pronunciaciones alofónicas de
la i y la u cuando la posición de la sílaba les obliga a ser parte del ataque, nunca en coda.
Esto sucede cuando van seguidas de un fonema más abierto que la i y la u. El
indoeuropeo no admite en núcleo un diptongo ascendente.

La yod y la wau tendrán dos alófonos cuando va como vocal [i] [u] y otro cuando vaya
seguido de vocal [y] [w].

En general los alófonos sonantes suelen seguir dos tendencias sin ser demasiado
estables no hay nada que impidan que se conserven, hay una cierta tendencia a hacerles
evolucionar o bien eliminándolos (caen), o refuerzan la articulación consonantizandolas,
de forma que la wau suele convertirse en una fricativa labial (w-v) mientras que la yod
pasa a una fricativa palatal (y- ´ỳ ).

31
La realización consonántica de i y u se produce cuando va delante de vocal. Las lenguas
indoeuropeas tienden a reducir los fonemas bifuncionales, por lo que se tenderá a
resolver uno de las dos realizaciones, las que estén menos acordes con su carácter
fonético. En el caso de la i, u, su carácter fonético es más acorde con la realización
vocálica, con lo que las lenguas I.E. tenderán a resolver la realización consonántica:

1-Lo normal será que en posición de ataque se cierre la pronunciación hasta terminar en
unas fricativas y, w, con lo que el fonema se escinde en dos y tenemos una vocal capaz
de ser núcleo silábico y una consonante yod y way.

2-Otra posibilidad es eliminar por completo el alófono consonántico.

En latín:

En principio en latín *y *w se mantienen, pero el alfabeto latino no experimenta la


necesidad de aplicarlos un signo especifico, probablemente porque aún se pronuncian
como semivocales. Por lo tanto los alófonos consonánticos *y *w se notan con las
grafías i, u.

La yod se mantiene en posición inicial (iugum, iuvenis). En cambio en interior de palabra,


entre vocales suele perderse y nos deja vocales en contacto que acaban contrayendo
(*treyes > tres).

La wau, le ocurre lo mismo, en inicial de palabra se conserva de forma regular (video),


entre vocales se conserva a veces y otras desaparece. La w tiene un montón de
problemas, cae en latín clásico cuando va delante de vocal posterior (deiwos > deus),
entre vocales iguales, siempre que la segunda no vaya acentuada, cae (proworso>
prorsus diwitis > ditis). Si el acento va sobre la segunda se conserva (seuerus, avarus).

En gótico:

Normalmente se transcriben la yod como una j y la wau mediante el signo de la w. Se


conservan sistemáticamente en posición original, aunque en antiguo nórdico tiende a
perder la yod inicia. En posición intervocálica, la yod tiende a perderse en casi todas las
lenguas germánicas, es decir, suele caer aunque no es sistemático. La wau en posición
intervocálica tiende a mantenerse, excepto ante u. Se produce el fenómeno
verschörfung (refuerzo), este fenómeno afecto a la yod y la wau en posición
intervocálico, no pasa siempre, solo en algunas raíces, la yod y wau intervocálicas
geminan y pasan a doble yod y doble wau. No se sabe cuáles son las condiciones
fonéticas que determinan la geminación. El resultado de esas geminaciones en gótico
hay un refuerzo de la consonante y se fricativizan dando lugar a una fricativa palatal
(*yy- ddj *ww-ggw) y en nórdico (*yy-ggj *ww-ggv). En germánico occidental la yod da

32
iy y la wau, uw. No es un fenómeno aleatorio, sino que se produce en todo el germánico
ya que se produce en una época de comunidad del germánico por eso sabemos en qué
palabras se producen pero no las correcciones fonéticas que producían esta geminación.

En Báltico:

Se transliteran como j y v. Sabemos que han consonantizado, es decir, se han convertido


en fricativas (palatal j, y labial v). Se conservan en inicial y en posición intervocálica.

Lenguas eslavas:

Hay una ley de sonoridad silábica creciente, donde la sílaba debe acabar en el tramo
más alto. Por esta ley se prohíbe todo tramo descendente después del núcleo y propicia
que siempre tenga ascendencia. Va a ser estable y se va a reforzar, en antiguo eslavo la
wau ya es una fricativa labial, v, y la yod pasa a j aunque es todavía un aproximante con
carácter palatal. En las lenguas eslavas aparecen nuevas yod y wau, no etimológicas,
porque en inicio absoluto de palabra cuando en indoeuropeo empezada por una vocal
esa sílaba disonaba, no tenía tramos ascendente, como *esti (con e breve) y *êsti, en
proto-eslavo la e breve se conserva y la e larga da a yad. La lengua reacciona y al inicio le
mete una yod delante de las vocales anteriores, genera una prótesis de yod, (*esti-jesti
*êsti-jasti).

Delante de i breve se genera una yod y una v delante de u (tanto larga como breve),
esto explica porque la palabra agua en antiguo eslavo (vydra) tiene una v inicial cuando
en griego es UDWP. Esto sucede por razones fonotácticas. Además explica porque la
preposición *on en indoeuropeo al ir ante nasal la o breve del eslavo pasa a um y las
consonantes finales caen por lo que nos da vu y luego la u ultrabrevia y da v.

En antiguo indio:

Son aproximantes a lo largo de todo el sanscrito y según Panini son semivocales. Al


menos en antiguo sanscrito sabemos que la wau pasa a v, aunque normalmente las
conserva como aproximantes. Cuando clasifica los fonemas de su lengua pasa las
nasales a consonantes, y la yod y la wau las pasa a semivocales porque es consciente de
que son transformables a i y u. Se conservan en todas las posiciones.

En hitita:

Se conservan en todo caso como aproximantes usando la grafía y y w. Correspondiendo


a otras lenguas, nos representa a veces yod y wau y otras la laringal aspirada seguida de
yod y wau. En las otras lenguas la laringal ha caído, aunque el hitita se conserva.

33
En griego:

Como teoría general, estos fonemas no son demasiado aceptados, estos sonidos en
griego desaparecen. En griego del primer milenio, la yod ya ha desaparecido tanto en
inicial como en interior de palabra y la wau ha desaparecido por completo también. La
cronología de cada caída es diferente, la wau se conserva establemente en micénico, se
escribe siempre, hay una serie silabogramas de la serie w (βασιλεwες). El griego del
segundo milenio también la conserva y llega viva hasta los dialectos del primer milenio,
porque la wau está tan viva que cuando se adapta el alfabeto necesitan un signo para
representar la wau, estamos seguros que el texto homérico está escrito de forma que
conservaba la wau. Se fija en un griego donde ya la wau ha caído, pero el texto tenía
wau. La digamma es el nombre del signo alfabético con el que escribimos la wau. EL
alfabeto griego no tiene un signo para la yod, mientras que para la wau si. La wau va
cayendo a partir del siglo VIII en un período distinto, en las inscripciones áticas y jónicas
caen antes, mientras que las cretenses la conserva hasta que se deja de hablar. La wau o
se conserva o cae.

La yod,ya en micénico tiene una aparición precaria, porque la yod no siempre se escribe,
tanto en inicial como en intervocálica. Tenemos formas como la del relativo WS que a
veces aparece en micénico con jo- o con o-. Esa caía es absoluta entre vocales, nunca va
a haber un signo alfabético para la yod, posiblemente en período postmicénico ya ha
caído por completo. Hay yod que estaban a mitad de caer, como es el caso de
ελεφατειος (e-le-pan-te-o/ e-le-pa-te-jo) o φοινικ(ι) (po-i-ni-ke-a/ po-i-ni-ke-ja),
esta vacilación de grafía nos incida que la yod está en una situación débil.

En los dialectos griegos del primer milenio la yod ha caído por completo en todos los
dialectos. La yod inicial ha caído dando lugar a una aspiración (*y> η) y la yod
intervocálica ha caído de forma sistemática (-y > ∅). La yod ha caído antes del inicio de la
transmisión alfabética, se había borrado por completo, de forma que cuando se adapta
un alfabeto procedente de un tipo de escritura semítica y se inventa el sistema de
escritura y se adapta al griego no necesitan un símbolo para la yod porque en todas las
posiciones ha caído por completo. Tras la caída de yod se ve que hay vocales que
todavía no se han contraído, pero la yod no existe ni interviene ni hay una necesidad de
reconstruirla para entender la prosodia del griego.

La caída de la wau no deja huella, mientras que la caída de la yod si deja una huella
dejando una aspiración. Tenemos el resultado de la YOD EN XHETA a inicio de palabra.

A final de palabra no se encuentran porque se realizarían como vocal.

La wau en micénico se escribe siempre, como por ejemplo αναξ en micénico aparece
como wa-na-ka o el término κορα con una antigua digamma detrás de la r, la tenemos
atestiguada en micénico como ko-wa. Se conserva en los dialectos del primer milenio
porque cuando se adapta el alfabeto necesitan un signo para transcribir la wau, y

34
tenemos un signo en griego alfabético F, sabemos que se mantiene hasta bastante tarde
porque claramente el texto homérico necesita y conserva la wau. Evidentemente,
después cae, aunque es un hecho dialectal, ya que cae en todos los dialectos, pero en
distintas épocas. Los dialectos jonios cae la wau muy pronto, mientras los dialectos del
continente son mucho más conservadores y en el interior del Peloponeso, el cretense
desaparece aún teniendo digamma.

Cuando cae en inicial, normalmente, la wau no deja huella. Lo que si va a provocar entre
consonante y vocal, son alargamientos compensatorios en algunos dialectos. Cae en los
períodos alfabéticos.

En micénico hay una vacilación de tratamiento. En griego del primer milenio ha caído
dejando una aspiración. En los dialectos psilóticos (Asia Menor, eolio), pierden la
aspiración. En griego nos vamos a encontrar dos alfabetos: el oriental tiene signos
especiales para la e larga y la φ , κ y χ y el occidental, que no necesitan estos dígrafos
porque escriben πη, κη, τη.

Desde el micénico, al lado de la solución que nos presenta una yod simple encontramos
que hay palabras que frente a raíces indoeuropeas que claramente empiezan por yod,
en cambio tienen en griego una ζ. EL número de palabra que tienen ζ en inicial es
relativamente pequeño como *yug- (ζυγον, ζευγνυμι) o *yo- (ζωννυμιZWNNUMI,
ζωστοϛ) *yes- (ζεω) *yum- (ζυμη) *yawa (ζεια).

La yod simple es la que da el resultado de la aspiración, mientras que la yod con una
laringal da el refuerzo de ζ. Aunque otras escuelas dicen lo contrario, por lo que no es
una teoría valida, la presencia o no de laringal no influye en el resultado de la yod. Otras
propuestas es que una d y una yod dan ζ, como pasaría con τοδ Yυγον > το ζυγον.
La solución más plausible hasta ahora, viene ya desde Meillé que observa que las raíces
donde tenemos un tratamiento ζ pertenecen todas a un ámbito semántico que tiene
que ver con actividades o productos del entorno agrario.

Hay una posición que tiene tratamientos especiales, que es la posición de yod y wau
entre consonante y vocal. La definición de estos fenómenos de i/yod w/wau, dependen
de las estructura de la sílaba, si yo tengo una palabra o sílaba que empieza por
consonante seguida de vocal, la ley de estructura silábica me va a dar dos posibilidades:
o bien interpreto que hay un final de sílaba (di|eu di-eu-s). EL problema es que se
presenta una estructura silábica sin tramo ascendente. Sí en lugar de interpretar esto, se
toma como un escalonamiento de la ascendente, automáticamente esa i no la
interpretaría como una vocal sino como una variante semiconsonántica y la silabación
se desplazaría (dy-eu θευϛ). Esta doble posibilidad está abierta en todas las lenguas,
porque depende solo de la interpretación de la estructura silábica.

35
La ley de Sievers

En los nombres y adjetivos con sufijo yod deben rehacerse en otro modelo de
declinacion. Sievers observa que en germánicos la yod disilabiza debido a la estructura
silábica. Establece que la pronunciación mono/disilábica de y/w depende de la cantidad
silábica de la silaba anterior. Sí la silaba anterior es ligera (prosódicamente breve) se
selecciona la pronunciación monosilábica: *korios→ *hărias→ harjas. Sí la silaba
anterior es pesada (prosódicamente larga) se da la solución bisilábica:
*kordios→*hardias→hardija.

Desarrollo de la yod:

En griego prehistórico, la /i/ es cerrada (la lengua cerca del paladar) anterior con los
labios no redondeados, además es palatal. La /u/ es cerrada posterior, es decir, tan atrás
como sea posible, con los labios redondeados, además es velar. En griego antiguo, no se
escribe la yod, es decir, en el griego alfabético no existe (siglo VII). La yod es el alófono
consonántico de la /i/ proto-indoeuropea, en primer lugar sufre una palatalización, lo
que en los grupos consonánticos (consonante + yod) palatalizará dando distintos
resultados. Cronológicamente habría una primera palatalización, la yod influirá en la
consonante anterior, solo en las dentales, después se reintroducirá alguna yod que se
perdió. En tercer lugar, habrá otra palatalización donde la diferencia se dará en las
consonantes sobre las que actúa en todas. Antes del griego histórico, tendremos una
despalatalización.

En la primera palatalización, sólo se da en las dentales del tipo *ty/ thy. Estas dos
dentales sordas, la segunda (thy) será el resultado del ensordecimiento de la dental
sorda en indoeuropeo *dhy. Solamente en estos dos se verá este desarrollo. Ejemplos:

-sufijo protoindoeuropeo medhyos- methyos (en griego antiguo se ensodece)- metsos


(pérdida de la aspiada)- μεσος (en jónico/ático) μεττος (beocio) MESSOSμεσσος
(lesbio y tesalio).

-*dhyeH2- dórico σαμα- ático σημα

36
-*pantya- pantsa- pansa- πασα (ático) πανσα(tesalio) παισα (lesbio).

Ejemplos de introducción de yod:

*kretyros (protoindoeuropeo)- *kretsos (primera palatalización)- *kret(s)yon


(reintroducción)/ kreccon-κρεσσον (despalatalización) κρειττων (ático).

Ejemplos de la despalatalización:

1- *ky/ kwy > ss/ tt: phlak-yo> φυλασσω/ττω

2- *ty: *eret-yo>ερεσσω

3-*gwy/ gy/ dy-: *pedyos- πεζος en micénico da to-pe-za/ *elpidyo- ελπιζο.

4- *py/phy > πτ: *skep-ye/o- Iσκετομαι

5- *my/ ny-> nn> ν: alargamiento en la vocal preferente o la yod pasa a ser 2º elemento
del diptongo. *krinyo > κρινω/ *phanyo > φαινωFAINW.

6- Ty-> rr> p: alargamiento compensatorio o pasa a ser 2º elemento: *phtheryo>


φθειρω / *morya > μοιρα.

7- *ly> (protogriego) ll> λλ: *H2ely-os > αλλοϛ

8- *wy->ww (protogriego)->yy- >i: (protoindeuropeo) *sweh2dew-iH2> ηδεια

9- *sy> hy> i: *nasyo->ναιω.

Desarrollo de la wau:

Los grupos consonánticos con la wau desaparecen, luego la wau intervocálica y en


tercer lugar la wau+vocal a inicio de palabra.

Dorio Jónico Ático Formas dialectales arcaicas

1- νφ/ρφ / λφ Ζηνος Ζεινος Ζενος ΖενFος

2-σφ ισος ισος ισος φισφος

37
3-δφ : Homero: *dedwia> δειδα/ Corintio: φειναϛ

4-τφ> σ/ σσ/ ττ (en beocio y ático): *tweyso> σειω

5-κφ: 0/ *dhwer> καιροϛ

6- φρ> eleo se mantiene ρρατρα/ vocal+φ= diptongo: ταλαφρινοϛ> ταλαυρινοϛ/


ático ρρRR- ερρηθε

7- Fy/ FL: en micénico se conserva el grupo wy en la palabra wy-dr-wi-jo y wr en el grupo


wr-e-wi-ri-po

Los grupos wy/wr/wl normalmente están precedidos por vocal, en micénico la w


permanece, pero a partir del griego del primer milenio no se conserva ninguna w por loq
eu dará como primer resultado el diptonto i en los grupos wy, y por otro lado el
diptongo u en los grupos wr/wl.

LÍQUIDAS Y NASALES.

Este nombre con el que tradicionalmente se conoce este grupo de fonemas procede del
gr. ὑγρά, denominación, no muy feliz, que dieron los gramáticos griegos a los fonemas
/l, m, n, r/ y nosotros lo traducimos a través del lat.
En este grupo se englobaban en la protolengua fonemas de muy diferente naturaleza:

- Dos fonemas nasales: labial /m/ y dental /n/, articulados en el mismo punto que
las demás labiales y dentales, respectivamente, pero con el velo del paladar
bajado, de manera que el aire produce resonancia al salir por las fosas nasales.
En principio, son opuestas entre sí por el punto de articulación (labial/dental). La
posibilidad correspondiente de un fonema nasal gutural /ŋ/ no se realiza en IE,
sino que sólo existiría, en todo caso, como alófono, ante gutural siguiente debido
a un fenómeno de asimilación. Por el comportamiento general de estos fonemas
les atribuimos sin grandes dudas una realización como sonoros.
- Un fonema lateral /l/, esto es, articulado con la punta de la lengua sobre la
bóveda del paladar, dejando salir el aire por los lados. La realización de tal lateral
depende de la posición más delantera o más trasera de la punta de la lengua: si
es delantera, se realiza como palatal, si es trasera, se realiza como velar (ł). En IE
no había más que una /l/, aunque cabrían variantes alofónicas, condicionadas
por el fonema siguiente. Su realización era verosímilmente sonora.

38
- Un fonema vibrante /r/, asimismo sonoro, cuya realización podía ser apical, esto
es, producto de las vibraciones de la punta de la lengua sobre los alvéolos. No
obstante, cabe que se realizara en la forma de algunas de las variantes de
vibrante que conocemos en las lenguas habladas actualmente. Reconstruimos,
pues, un único fonema vibrante en IE (y cuando una lengua tiene una sola
vibrante, entonces ésta suele ser alveolar). No sabemos si era una r múltiple o
simple.
*La lateral y la vibrante entrarían en el grupo de lo que hoy llamamos “aproximantes”.
Implican que los órganos no se cierran del todo en ningún momento y el aire siempre
sale por algún lado, o bien por el lateral o bien provocando una vibración en el punto
donde se produce una obstrucción.

Son fonemas, pues, diferentes y provocan también alteraciones distintas y, asimismo,


tienen características distintas, sin embargo, los vamos a seguir estudiando juntas por
tradición.
Están hacia la mitad de la escala de sonoridad, como ya vimos. Podrían ser, entonces,
núcleo silábico, porque están en un punto de la escala propicio, como veremos a
posteriori.
Todos ellos son fonemas sonantes y continuantes.

1. En función consonántica:

Su posición más estable es la de margen de sílaba, como consonantes.


En tal situación, estos fonemas son enormemente estables en IE y en las lenguas
derivadas, y lo general es que se conserven sin alteraciones. Señalaremos sólo algunas
de las particularidades y resultados específicos de dichos fonemas.

LyR
Se conservan en función consonántica en todas las posiciones. La única particularidad
reseñable del cuadro es el tratamiento del ai, el antiguo indio confundió l y r. En i.-i. hay
una tendencia a la confusión entre *l / *r (rotatización). En efecto, el dialecto en que se
compusieron los himnos más antiguos del Rigveda carecía de /l/, situación compartida
con el av. En sánsc. clás., hallamos tanto r como l, pero su distribución no corresponde
con la reconstruida para el IE. En algunos dialectos, por el contrario sólo hallamos /l/.

MyN
Se conservan en función consonántica en todas las posiciones, pero sufren una
evolución peculiar como coda en final absoluto, y en tal posición muy pocas palabras
mantienen la oposición labial/dental, como a continuación veremos.

39
1.1. En inicial de palabra:

Hay una característica reseñable que afecta a la distribución de estos fonemas,


especialmente de /r/.
La vibrante /r/ no aparece en inicial de palabra en anat. ni en arm. En cuanto al gr.,
hallamos muy pocos casos de ῥ- inicial derivada directamente de *r- IE. Los ejs. de ῥ-
inicial en gr. proceden en su inmensa mayoría de la evolución de grupos como *sr-, *wr-
(o sea, en gr. no queda una sola *r- etimológica), cuyo resultado no se ve afectado por la
prótesis vocálica. Ante una palabra con r- inicial en todas las lenguas, el gr. y el arm.
responden habitualmente con una forma con vocal inicial, a la que llamamos <<vocal
protética>>, esto es, que “se coloca delante”. De forma más ocasional, también
hallamos prótesis ante l, m, n, w en gr., arm. y alb. Suele vocalizar en e: *rudhrós >
ἐρυθρός “rojo”, frente al lat. ruber. En hit. tiene lugar el mismo fenómeno, pero la vocal
que se estabiliza es la a. En gr., en el caso de la *r- la prótesis es sistemática, pero ésta
en verdad se puede dar delante de cualquier sonante: ἐλεύθερος “libre”, frente al lat.
liber. Sin embargo, suele remitirse al efecto de una laringal que se hallaba delante de la
sonante.

1. 2. En interior de palabra:

Una característica común a las líquidas es una notable tendencia a la disimilación entre
ellas, como en het. laman < *naman (cf. lat. nomen), lat. militaris <*militalis (cf. –alis, en
fatalis, etc.), gr. λάρναξ < νάρναξ, e igualmente la contraria, la tendencia a la
asimilación: lat. lilium / gr. λείριον, gr. dór. ἐνθών por ἐλθών, etc.

En cuanto a la vibrante y la lateral /r, l/, la particularidad más reseñable es su movilidad:


una cierta facilidad de estos fonemas para desplazarse de lugar en la palabra, esto es,
para sufrir metátesis de posición, antes o después de una vocal (cf. gr. κρίκος / κίρκος,
πορτί / προτί) o para cambiar de sílaba (gr. δίφρος, siracusano δρίφος; τάφρος /
heracleota τράφος; arm. kcirtn “sudor” <*swidro-, cf. gr. ἱδρως; lat. vulg. coacla por
cloaca, esp. vulg. dentífrico por dentífrico).

En lo que se refiere a las nasales, es de destacar la tendencia a la neutralización de la


oposición entre m / n ante oclusiva y silbante e incluso una particular inestabilidad ante
dental y s. Que ésta no es la situación, sin embargo, originaria lo indican formas como
lit. šimtas, remti, gót. ga-qumbs, ams, etc. en que la aparición de m / n no viene
condicionada por el punto de articulación de la consonante siguiente. Pero es una
tendencia general de las lenguas IE pronunciar las nasales en el punto de articulación de
la cons. siguiente, de forma que ante dental aparezca /n/ y ante labial /m/. Incluso se
desarrolla un alófono velar ante velar, escrito con una grafía diferente en algunas
lenguas, como en gr. ὄγκος (en gót. por imitación del gr., p. ej. en juggs), ai. áṅka-, y que
en lat. produce resultados fonéticos especiales en la vocal anterior, p. ej. *e > i en
quinque. En ai. incluso hay una nasal palatal ante cons. palatal. No obstante todo esto,
lo normal es que estas realizaciones velar o palatal de la nasal permanezcan relegadas a

40
un contexto determinado y por tanto no se fonologicen. Finalmente, una vez que se ha
producido la neutralización (común a todas las lenguas IE) el grupo consonántico
resultante es tratado en cada lengua de forma distinta.

También se da el caso de que las nasales se pierdan tras vocal, nasalizándola. Es el caso
del esl. y quizá el gr. Téngase en cuenta que el grupo de vocal + líquida funcionaba en IE
como un dipt., y en algunas lenguas lo sigue siendo, al menos desde un punto de vista
acentual. Éste es el caso del lit., donde las secuencia de vocal + /r, l, m, n/ son
susceptibles de dos entonaciones, dulce y fuerte, como los dipt. con /i, u/. Quizá hay
también huella de esta situación en gr. en acentuaciones (recogidas por Herodiano)
como ἒνθά τε con el mismo acento de énclisis que εἶ τά τε, que falta p. ej. en ἒκτα τε.
Esta estrecha relación entre vocal y sonante a veces conduce, en el caso de las nasales, a
la creación de vocales nasalizadas, p. ej. en esl.

1. 3. En final de palabra:

La más reseñable es la tendencia a la neutralización entre -m / -n con resultado en la


nasal dental mayoritariamente (que sería el archifonema). A excepción del i.-i. y lat.,
sólo aparece en cada lengua una nasal final, bien –n (gr., celt., germ., arm., bált., esl.,
het.), bien –m (itál., toc.).

En griego:

La neutralización -m / -n provoca algunas extensiones analógicas. P. ej. gr. *χιομ-,


*χθομ-, *σεμ- eran temas en –m, pero la alteración de *-m en *-n ( > χιών, > χθςων, >
ἓν, respectivamente, y también la de *sem-s > *hens > εἷς) produce la extensión de –n al
resto del paradigma; pero tiene lugar ya en fecha posmicénica, ya que mic. e-me /emei/,
dat. del numeral “uno” (luego ἑνί), implica que por lo menos la extensión de -n- al resto
del paradigma aún no se había producido. En conclusión, por una parte, en gr. la nasal –
m en final absoluto > -n (ergo los acusativos eran con la –m etimológica que tenemos
claramente conservada en lat.); y por otra parte, en gr. las nasales finales se han
neutralizado y a veces provocado alteraciones en la raíz y regularizaciones dentro de la
declinación.

En eslavo:

Cuando la coda es una líquida, el esl. tiene que solucionar esa posición por su Ley de
sonoridad silábica creciente (norma fonotáctica): tras el tramo más alto de la síl. no
puede haber otro tramo descendente. Al encontrarse síl. trabadas por líquida o nasal en
todas las posiciones de la palabra, éstas tienen que desaparecer, pero no puede eliminar
los fonemas sin más. Existen, pues, distintas soluciones:

41
a) Cuando la coda es una nasal: como comparte cierto rasgo con las nasales (la
nasalidad), el esl. genera dos nuevas vocales nasalizadas a partir de estas
nasales en coda (en cualquier posición de la palabra). Por tanto, in, en > ę
(otros la representan así: ẽ) y un, on > ǫ (ídem: õ). Así nos encontramos ac.
sg. en –ǫ y 1ª sg. de los vbs. en –ę. Es una solución sencilla, porque al poder
“vocalizarse” (en realidad es la vocal la que se “nasaliza”, adquiriendo ese
rasgo de la cons., eliminando el carácter consonántico e incorporando ese
rasgo distintivo a la vocal), las vocales no tienen problema para ser núcleo;
es, además, un cambio fonético muy habitual de las lenguas del mundo, pues
se conserva el rasgo distintivo.

b) Cuando la coda es una líquida (nos referimos ahora en un uso más concreto
del término a vibrante y lateral): como no tienen un rasgo distintivo, no
puede eliminarlas sin más. Debe recurrir a la metátesis de posición: la líquida
de la coda pasa delante de la vocal (con alarg. o sin él). Por tanto, er > rě / re,
or > ra / ro, el > lě / le, ol > lā / lo. No obstante, en esl. oriental se produce
una pleofonía (se añade una vocal siempre del mismo timbre): ere, oro, ele >
olo, olo, respectivamente. Ej. de las dos soluciones: *ghordh-os > a.esl. grādz,
pero rus. gorod.

En final se da el caso de que una líquida o nasal se pierda en algunas lenguas tras una
vocal larga, cf. ai. nom. pitā´ frente a gr. πατήρ, o los nom. de temas en –n, como ai. –ā,
lat. –o, lit. –uo. En cambio, se conerva la –n tras vocal larga en el nom. gr. –ων. Schindler
considera que la pérdida de –n tras vocal larga se produjo en época IE y que por tanto
en gr. se ha reintroducido la nasal secundariamente. Schmalstieg propone incluso que
fue –oN lo que provocó en fecha IE el alargamiento de –o por la caída de –N.

De todos modos, en general la líquida o nasal final muestran en diversas lenguas una
gran debilidad articulatoria, que provoca su pronta pérdida. Es el caso de la –r en het.,
desaparecida en muchos casos, o de la –m en lat., frecuentemente omitida en
inscripciones tales como las de los Escipiones, cf. viro por virum (probablemente porque
ya se tendía a pronunciarla débilmente, ergo ya está transliterando una pronunciación,
pues no se están hechas precisamente por ignorantes), y que no impide la elisión de la
vocal anterior ante inicial vocálica en los textos en verso. Tal debilitación explica la
evolución de las lenguas romances.

Independientemente de este hecho, se advierte una alternancia de formas con y sin


nasal final en algunas categorías morfológicas. Es el caso de la –ν efelcística del gr. en la
3ª sg. ἒφερε(ν), el dat. pl. ποσί(ν), y la formación en –φι(ν), y de otras alternancias como
1ª pl. i.-i. –ma, gr. –μεν, etc. Probablemente no se trata de un fenómeno fonético, sino
de un antiguo procedimiento morfológico, sobre el que estamos tan mal informados
como sobre la s- móvil.

42
COMO VOCALES

Al griego no le va a quedar ninguna ρ etimológica a principio de palabra, al igual que en


hitita.

Las que funcionan como vocales, son alófonos determinantes de la estructura de la


sílaba. Se realizaran como vocales cuando vayan en inicial absoluto, en interior entre
consonantes o entre consonante y final absoluto, es decir, cuando en su entorno no
haya un fonema más abierto o que pueda generar un núcleo silábico. Entre consonante
y vocal volvemos a tener el doble tratamiento.

Estos fonemas en indoeuropeo tienen tratamiento consonántico cuando van en coda o


a principio de silaba, y vocálico cuando son núcleo. Normalmente, en griego se
encuentra una protesis delante de sonante, a veces la presencia de esta protesis está
relacionada con una laringal inicial, aunque otras veces es simplemente un fenómeno
que afecta a este tipo de sonantes. La segunda de las grandes alteraciones es el que
afecta a las nasales, siempre tienen una posición de neutralización ante consonante
dando un punto de articulación de la consonante que le sigue. El resultado después
dependerá de las reglas de grupo consonántico de cada lengua. Las nasales en final
absoluto solo conservan la oposición en un grupo reducido, mientras que en la mayoría
de las lenguas se neutraliza.

El indoeuropeo apenas tiene restricciones fonotácticas, líquidas y nasales pueden estar


en ataque y coda, lo único que las nasales se neutralizan, cualquier nasal etimológica en
el momento que va seguida de una dental, acabará siendo una dental. Ese conjunto de
raíces indoeuropeas da a entender que las sílabas trabadas son muy frecuentes, bases
de la raíz que acaban en consonante, sufijos que empiezan por consonantes, por lo
tanto las lenguas indoeuropeas heredan muchas palabras con sílabas trabadas y en
muchas lenguas hay prohibición de acabar con sílabas trabadas (como en eslavo la
norma de sonoridad creciente). En protoeslavo hay que contar con que caen la -s final,
la o y la a confluyen, pero seguimos teniendo una sílaba mal conformada, el eslavo ha
ido resolviendo paulatinamente las sílabas trabadas. En una época relativamente tardía
después de la monoptongación de diptongos (en el eslavo común II) soluciona los
problemas de la sílaba trabada cuando tienen una nasal. La nasalidad es un rasgo
fonético que afecta o puede caracterizar a una determinada consonante, pero también
puede caracterizar a las vocales. Un cambio fonético es eliminar el carácter
consonántico y le doy el carácter nasal a la vocal, lo que genera un cambio en el sistema.
A partir de los grupos en y in da lugar a una vocal anterior nasalizada y an/un a o (nasal
posterior).

IE Prot. esl. Esl común 2 Antiguo eslavo


*mentis- *menti- meti- metb
*gombhos- *gomba- gobu- gobz (z=yer)

43
Hay palabras donde no hay una posible solución o rasgo fonético que nos permita caer
esos fonemas sin perder la distintibidad, por lo que prácticamente hasta el final del
período del eslavo común III (período predialectal) se conservan sílabas mal formadas.
Estas sílabas se solucionan después de la ultrabreviación de los yers, probablemente
muy poco antes de nuestro primer testimonio (eslavo del siglo X). No tienen una
solución fonética facil. La única solución es una metátesis, pero cada dialecto lo hace
por separado ya que cada lengua tiene un resultado. Hay dialectos, los del sur, que
hacen alargamientos (ar-- râ/ er--rê):

*ghorahos *gardu gradz


*bherghos *bergu bregz
*melkos *melku mlekz

Hay otro grupo dialectal, el occidental (sobretodo checo y polaco) donde se produce
solo metátesis sin alargamiento, de forma que ar pasa a ro, y, er pasa a ro:

*ghorahos *gardu grod


*bherghos *bergu breg
*melkos *melku mlek

El grupo eslavo oriental, sobretodo el ruso, donde ya no hay metátesis. Esto quiere decir
que estos cambios se han hecho en paralelo. EN lugar de metátesis toma como solución
la pleofonía: ar-oro, er- ere.

*ghorahos *gardu gorod


*bherghos *bergu bereg
*melkos *melku melek

Cuando la sílaba trabada contiene una i/u todas las lenguas indoeuropeas tienen
metátesis, el resto de combinaciones silábicas se presentan igual, sin dar mayor
problema.

44
COMO CONSONANTES

Las líquidas y nasales en indoeuropeo tienen capacidad de ser tanto ataque y coda,
como núcleo silábico, están en la mitad de la escala de sonoridad. Cuando actúan como
vocales es porque lo que les rodea no les permite ser núcleos y desde el punto de vista
fonético son consonantes.

Entre dos consonantes y final absoluto y con pausa final de palabra, es decir, cuando al
rededor no hay un elemento que pueda focalizar el centro de sílaba serán interpretadas
como vocales. Hay una posición ambigua cuando van entre consonante y vocal, donde
tendremos las dos posibilidades: la líquida interpretada como ataque realizándose como
consonante, o la líquida realizándose como vocal. Los casos donde no hay duda que
tiene realización vocálica. No hay nada que les obligue en centro de sílaba a alterarse,
de hecho, algunos de ellos se conservan con su función vocálica, como el antiguo indio
que nunca le ha retirado a la r la condición de núcleo silábica. La l vocálica indoeuropea
ha confluido con la r, Panini incluso nos la describe como una vocal más, como el indio
sufre cambios hay incluso r largas. Cuando caen las vocales al rededor tienen licencia
para volver a ser núcleo silábico.

El resto de lenguas, alteran cuando están en función vocálica. La única posibilidad es


ponerle una vocal anaptíctica (o delante o detrás). Esto implica que en una sílaba como
trt, para vocalizar se debe disociar en la pronunciación el núcleo silábico de la vibración,
la sonante se mantiene ya en función consonántica porque se rompe su funcional y. Se
le da una vocal de apoyo. Sabemos que en una pronunciación descuidada suelen
producirse el desplazamiento del apoyo vocálico. Se registran incluso pronunciaciones
prolongadas donde se hace una especie de núcleo extendido, dando un doble apoyo
vocálico: trt- [t·rt] [tr·t] [t·r·].

El resultado va a ser siempre una vocal breve. En ese proceso el hablante debe decidirse
por el lugar del apoyo vocálico, se regulariza la pronunciación (o delante de la líquida o
detrás). Esto lo fijará cada lengua, para cada fonema, se hará además palabra a palabra
de forma que se pueda hacer una regla general, aunque siempre encontraremos
irregularidades. En la mayoría de los ejemplos encontraremos la vocal delante o detrás,
pero por ejemplo en griego, dependiendo del dialecto la fija delante y en otros detrás
(κρατος /καρτος). El lugar, depende de la opción genérica de cada lengua, de cómo es

45
la estructura general de cada palabra, de sí tienen el grado pleno o cero. El segundo
paso sería decidirse por un timbre, hay una tendencia general en cada lengua como el
timbre que podemos considerar regular, pero que depende de la lengua, aunque
siempre nos van a aparecer timbres alternativos. A la hora de fijar el timbre regular, por
un lado la tendencia general es buscar la sílaba más estable posible, normalmente la a
(aparece en casi todas como timbre regular, y si no, como timbre alternativo). La a en
muchas de ellas, no se confunde jamás con un grado pleno, las lenguas donde o/a se ha
fusionado el grado o está representado como a. Habrá una tendencia en algunas
lenguas a intentar que la solución regular no se confunda con los grados. Aparecerán
dentro de una lengua timbres alternativos determinados por el punto de articulación
con las consonantes en contacto.

El resultado de todo el proceso, habitualmente es una sílaba donde se genera una vocal
y al lado aparece la líquida o nasal asumiendo forma consonántica. Aunque en bastantes
lenguas, es bastante frecuente que en el caso de las nasales desaparezcan absorbidas
por la vocal.

En griego:

Los resultados implican vocalización en timbre a delante de la líquida y las nasales se


ven absorvidas por la vocal de apoyo. No es esperable que todos los dialectos sean
acordes, la mayoría optan por el timbre a, pero cambian la posición:

r- αρ/ρα l- αλ/λα m- α n-α

En eolio se produce una vocalización en o, con las dos posibles posiciones. Aunque
dentro de todos los dialectos hay muchsisímas irregularidades, como la vocalización en i
(*wrdya> ῤιϑα/ *gwm-a >γυνη). Hay algunas palabras que son panhelénicas que
tienen la misma vocalización. La vocalización de las sonantes por lo general es un
fenómeno irregular, porque cambias una pronunciación que en origen era alofónica.

En latín:

Simplemente se tiene una situación bastante más regular, sistemáticamente las líquidas
desarrollan la vocal delante, siempre el timbre o, mientras que en el caso de las nasales
siempre e: r- or l-ol m- em n-en. El latín conserva la oposición de las nasales, por tanto
se verá la diferencia etimológica. Para vocalizar, esa /l/ vocálica debía ir a final de
palabra o hay una consonante detrás de esa vocal. La /l/ en sílaba trabada se
pronunciaba velarizada, provocando el cierre de o a u, de modo que ol se cierra en ul.

Evolución de las líquidas y nasales en centro de sílaba:

El latín selecciona el timbre /o/ para las líquidas y el timbre /e/ para las nasales. El grupo
/ol/ del que tenemos inscripciones del latín arcaico, pasa a /ul/. Los dialectos avélicos

46
sufren los mismos cambios. La generación una vocal breve es un fenómeno que tiene
lugar en las lenguas históricas en un período preliterario dentro de cada grupo dialectal
por separado.

Al lado de las soluciones regulares del latín, encontramos también una serie de
irregularidades, como por ejemplo la serie de verbos matemáticos que vocalizan en /a/
como fagio y frango. La opción por el timbre /a/ está favorecida porque proporciona la
sílaba más estable, de forma que esta tendencia va a aparecer en muchas lenguas,
sobretodo como la forma irregular más frecuente.

En las lenguas germánicas:

Vocaliza sistemáticamente en /u/, la tiene el gótico y el resto de las lenguas germánicas.


El timbre /u/ es uno de los que nos permite distinguir muy bien el grado cero del pleno,
de hecho muchos de estos resultados lo encontramos justo en la flexión del verbo.

l- ul r- ur m-um n-un

leihwan laihw liehw


bindam band bundun
waiZar warZ wurZun

Una u seguida de r sufre brechung, es decir, ur da a /aur/.

El báltico:

Fluctúa entre /i/ y /u/.

l- il/ ul r- ir/ ur m- im/ um n- in/ un

Los que tienen /i/ etimológica a veces tienen tramos ascendente y a veces descendente,
pero la u siempre es ascendente.

Eslavo:

Están distribuidas en raíces, ya que la patria eslava toca el territorio donde los dialectos
lituanos atestiguan la doble solución. La lengua opta por dos soluciones alternativas sin
decantarse por ninguna. Esto tiene lugar en proto-eslavo, esto genera una sílaba con
coda, de forma que va a ser una sílaba que cuando se instaura la ley de sílaba creciente,
estos grupos van a tener que ser resueltos de la misma manera que los grupos de /i/ y
/u/ etimológico.

*l- *ul/ *il *r- *ir/ *ur *m- *im/ *um *n- *in/ *un

47
En el caso de las vibrantes se produce una ultrabreviación. Y los grupos con yers sufren
metátesis. En eslavo común del II al III da: bl, Zl; br, zr. En antiguo eslavo da: lb; lz; rb; rz.

La sílaba con /u/ en nasal, procedente de vocalización debilita la nasal, por lo que la
vocalización en /u/ da yers con caída de la nasal. La /i/ da /e/ nasalizada. Es bastante
difícil detectar vocalizaciones con otras vocales por esta oscilación.

En antiguo indio:

Conserva la capacidad de la /r/ de ser centra de sílaba, hasta tal punto que Panini la
integra en las vocales y en el grado de semiconsonante. La /l/ y /r/ vimos que se
fusionan de forma imperfecta ya que el sánscrito no fusiona del todo quedando algunos
ejemplos de /l/, aunque en este caso sólo nos queda una raíz con /l/ vocálica: klp.

Las nasales vocalizan, generan una vocal /a/ y pierden la nasal. En sánscrito cuando se
encuentra con que la vocalización de la m/n tiene lugar en un morfema donde la nasal
es un elemento característico, después de vocalizar, la conserva o la restaura. Ejemplo:
*pater-m en griego vocaliza en /a/ πατέρα, en latín vocaliza delante de la /m/ dando
patrem, en indio vocaliza en /i/ y la /e/ fusiona en /a/ dando pitar-a pero al quedarse
fuera de lo característico preserva la nasal dando: pitar-am (restitución analógica). Sólo
se conservará la nasal cuando la morfología les obliga.

El hitita:

El resultado normalmente es /a/ sin pérdida de la nasal. Aunque encontramos un


resultado alternativo con / u/ cuando la consonante que la precede es velar o labiovelar.

POSICIÓN ENTRE CONSONANTE Y VOCAL

Puede tener una doble realización: Cro/Cr-o. Puede interpretarse la líquida como una
consonante formando grupo con la consonante inicial, es decir, permanece
monosilábico. La líquida puede ser interpretada como ataque silábico y hay una
resilabización. Cuando se produce la solución disilábica, la líquida vocalizará
previamente. Además por estructura de la sílaba lo normal es que la parte consonante

48
de la sílaba se conserve. Ejemplo: *pro puede dar en griego πρό [pro] o πάροϛ
[p·/ros]. El latín opta por el timbre /a/.

Hay una vocal de apoyo, y finalente, una vocalización. Aquí el lugar de la vocal de apoyo
fluctúa, va siemrpe delante de la sonante.

Μενω/ mṇ-ē→ m˚n- ē→ έμάνην

El griego opta por el timbre /a/.El latín opta por el timbre /a/. El gótico soluciona con
/u/. El antiguo eslavo vocaliza en un yer y la parte consonántica abre. El antiguo indio
vocaliza en /ar/ (al). En hitita en /a/.

Sonantes largas:

Hay algunos casos muy específicos donde el resultado de la vocalización es una vocal
larga y no una brev. Los neográmaticos reconstruyen una sonante larga (estos postulan
que la r consonántica y la r vocálica son dos fonemas distintos).

Junto a formas con vocal de apoyo breve, tenemos en griego, latín y antiguo indio
formas con vocal de apoyo larga.

Raíz: pḷ-nos

Gót. Fulls La. Plenus


Lit. pilnas ai. purnah
a.esl. plъnъ

*gen- gr. γνητος Lat. Gnátus ai. Ja-tás

El sufijo indica que el grado de la raíz es cero (gn); pese a ello la vocal de apoyo que ha
desarrollado es una vocal larga. La teoría laringal se resuelve sin emplear la olución de
las sonantes largas.

Las llamadas sonantes largas son grupos de líquidas o nasales seguidas de laringal.
Cuando la sonante vocaliza, pueden producirse resultados con vocal larga en algunas
lenguas.

49
PRÁCTICA DE SEMIVOCALES, LÍQUIDAS Y NASALES

I.-. En la siguiente correlación de étimos, propón los elementos que faltan en la raíz
reconstruida. Una vez hecho ésto, explica la relación de las formas adicionales respecto
a la raíz

1. gr. πλήρης, lat. plēnus, ai. prātás


IE *p___–

2. gr. (ϝ)ἔργον, a.saj. werk, gót *wirkan


IE *____g- “actuar, obra”
Explica gr. (perf). ἔοργα, pres. (con sufiyo -*yo-) ῥέζω; got. waúrkjan

3. gr. ζυγόν, lat. iugum, gót. juk, lit. jù(n)giu “uncir”, aesl. (*jъgo > *jьgo >) igo, ai.
yugám, hit. yugan
IE *___g__m
Explica: gr. ζεύγνυμι

4. gr. νέ(ϝ)ος, lat. nouus, ai. návas


IE *______-
Explica aesl. novъ

5. gr. βροτός, lat. mortuus, gót. maúrtr, lit. mir̃ti, aesl. (sъ-)mrъtь, ai. mṛtás
IE*____t-

6. gr. ἧπαρ, lat. iecur, ai. yākṛt


IE *____kw__t-

II.- Apoyándote en las correspondencias regulares, clasifica según el grado vocálico las
palabras relacionadas de cada uno de los étimos, y explica las soluciones del grado cero
respecto a las demás. Como ayuda os incluyo la reconstrucción del grado P de cada raíz.

1. *derk- “mirar”
gr. δέρκομαι, ἔδρακον, δέδορκα, gót. ga-tarhjan, ai. darśayati, adarśat, dṛṣṭás.

2. *men- “pensar”
gr. αὐτό-ματος, μαίνομαι, μανῆναι, lat. mens, moneo, gót. ga-munds, munan, lit.
miñtìs, minèti, aesl. pa-mętъ, mьněti ai. matás “pensado”, matís “idea”, mányate.

3. *ghwen- “matar, degollar”


gr. θείνω, φόνος, φατός (Hsch.), lat. of-fendo, gót. gund-ulf, anord. gunnr
“combate”, lit. genù, giñti, aesl. ženǫ, ai. hánti, ghnánti, hatás perf. ja-ghā́n-a, ,
hit. kuenzi, kuwašk-

50
4. *wert- “dar vueltas, volverse, llegar a ser”
gr. ῥατάνη “cucharón”, lat. uerto, uorsus > uersus, gót. waírtan, waúrtans lit.
vartyti, vir̃štas aesl. vrьtěti, vrьstь ai. vártati, vṛttás, hit. (anda-)wart-.

5. *sem- “uno, simple”


gr. εἷς, ἅμα, ἅπαξ, lat. semel, sim-plex, similis, arc. semol > simul, gót. samjan,
sums lit. sam, aesl. sǫ, ai. sa-(kṛ́t), samá-,hit. šan-, ša-(liga)
6. *ĝen- “nacer”
gr. γίγνομαι, γένος, lat. gigno, genus, gót. –kunds “descendiente de”, lit. žéntas,
aesl. zętь, ai. jánati, jánas, av zīzǝnti

51
TEMA 6 : EL SISTEMA DE LAS OCLUSIVAS INDOEUROPEAS. NÚMERO DE FONEMAS POR
SERIE. EL PROBLEMA DE LAS SORDAS ASPIRADAS. LAS SERIES LABIAL Y DENTAL.

OCULISVAS

Las oclusivas son fonemas que para ejecutarlos necesitan un cierre absoluto de la
cavidad bucal, se interrumpa por completo la salida del aire, en un momento
determinado.

El indoeuropeo, pese a tener un catálogo muy amplio de fonemas consonánticos, tiene


muy pocas clases de consonantes. Sólo tiene oclusivas y un único fonema fricativo, la
silbante. No tiene fricativas ni africadas. Sin embargo, el sistema fonológico de las
oclusivas es muy amplio. Se organizan en series que se distinguen por el punto de
articulación: labiales, dentales, dorsales (velares), que algunos proponen dividir en dos
series (palatal y velar) y una serie de labiovelares (fonemas únicos, no secuenciales con
dos puntos de articulación semiconsonánticos).

En muchas lenguas éste es lo único que distingue las distintas oclusivas entre sí; el IE las
organiza en series distintas según el punto de articulación y dentro de cada serie los
fonemas distinguidos por el entrecruzamiento de dos parámetros que son la sonoridad
(el rasgo distintivo positivo; en este sentido es la vibración de las cuerdas vocales que
acompaña a la emisión del fonema oclusivo). Hasta ahora no habíamos manejado este
concepto porque necesariamente una vocal es sonora, líquidas y sonoras lo son
mayoritariamente (porque sordas hay en muy pocas lenguas y son fonemas muy raros),
pero las oclusivas no son naturalmente sonoras (pueden serlo o no). La no sonoridad es
el rasgo negativo, el rasgo no marcado (+/- sonoridad; sí sonora/no sonora). Y el otro
parámetro es la aspiración (+/- aspiración). Son dos marcas distintivas que se cruzan
entre sí, dando lugar a un cajón de 4 huecos de una tabla, de manera que una lengua
podría estar caracterizada por 4 fonemas:

Sonora Sorda
Labial b p
bͪ (ph)
Dental d t
dͪ (tͪ)
Dorsales/ g’ k’
serie palatal g’ͪ (k’ͪ)
Dorsales/ g k
Serie velar gͪ (kͪ)
Labiovelares gᵂ kᵂ
gᵂh (kᵂh)

52
Hay discusiones sobre sí existe o no un fonema sordo aspirado, y las generaciones
posteriores a los neogramáicos han llegado a la conclusión de que estaban mal
construidos.

Sordas aspiradas

Los neogramáticas reconstruyen cuatro fonemas para cada sere de oclusivas, pero
desde esta primera reconstrucción de sordas asperadas generaron problemas. Hoy
reconstruimos para el indoeuropeo un sistema defectivo, sin sordas aspiradas. Los
neogramáticos las reconstruyen porque:

1- El atiguo indio tiene sordas aspradas para cada serie: phut- (soplar); ti-sth-a-ti
(ίστημι); gá-ccha-ti; ká-kha-ti (reírse).
En la mayoría de los casos para el griego, las sordas aspiradas del antiguo indio
corresponden a una sorda. En las demás lenguas corresponde a una sorda.

Griego Latín Antiguo indio


π p P
φ p Ph

No había mas remedio en pura teoría neogramática que decir que no es más que otra
correspondencia, ergo es otra serie de fonemas (siguiendo la regla). Salvo que podamos
decir en qué contextos las sordas se aspiran: esto sucede cuando se pone en escena la
teoría laringal.

Panthas con esa a larga (el gr. cero de esta raíz es pathí-, fijaos en la evidencia de esa
swa). Proceden de un contexto en el que hay una sorda seguida de una laringal, hemos
encontrado el contexto del ai. en el que se fonologiza la serie de la sorda (se extiende a
todas las formas de esa raíz): crea el alófono sordo. Antes de caer genera una aspira

1. No hay sordas aspiradas en IE.

2. Hay una creación de una serie de sordas aspiradas en ai siempre tras dicho
contexto (ese es su lugar etimológico, es de regla, no esporádico). Otro contexto,
menos frecuente, el contacto con s (sorda precedida de s podía aspirarse), pero
es esporádica.

3. Una vez creada esa serie en ai., esa pronunciación aparece en determinadas
onomatopeyas que explican la aparición de esa aspiración. Cuando uno lexicaliza
una onomatopeya, utilizar el fonema más cercano( decimo chistar, la africada ch,
cuando en realidad cuando chistas usas una dental palatal ts, ts).

53
Asi pues, en el esquema que veíamos del IE sería un sistema en el cual cada serie de
fonemas direncaidos por el punto de articulación, que podría contar en teoría con 4
fonemas, cuentas sólo con 3 (hay una casilla vacía en la sorda aspirada:

p/b t/d k/g kᵂ/gᵂ


x /bͪ x/ dͪ x/gͪ x/gᵂh

(x= vacio)

Tras la eclosión de la teoría laringal, los estudiosos revisan los materiales y se replantean
la cuarta casilla de las series de oclusicas. Las aspiradas pueden ser un sorda que va
detrás de una –s (ga-cchati) o puede ser una sorda que está en contacto con una
laringal.

Las sonoras aspiradas, ese fonema es justamente el que es inestable (cuadro


correspondencias: la sorda y la sonora se conservan como tal en todas las lenguas o la
mayoría, y el punto de articulación no se toca, parecen tener un estatus muy estable).
Cuando entra la teoría larginal, empezamos a estudiar la lengua como un sistema donde
todo está relacionado e interrelacionado con todo, un sistema interdependiente.
Podemos comparar los sistemas fonológicos, tienen unas reglas, hay ciertas estructuras
muy estables, y viceversa.

Cuando en una lengua hay un rasgo distintivo si falta alguno de los fonemas, este suele
ser el marcado positivamente. Si tienes una oposición sonora/sorda (si en las series de
dentales t sobre un fonema, el que t sobra es el ¿, la lengua tiende a ser económica.
Roman Jacobson “no hay sonora sin sorda en un sistema que oponga. Habrá sonora
siempre y cuando aparezca como rasgo no marcado, pero si no tienes el rasgo no
marcado, no hay sonora.

Si vemos arriba el cuadro esa reconstrucción del IE es anómalo, que el IE tuviese una
anomalía tipológica en su sistema es lo que tendríamos que asumir. Incumple el
precepto de economía: un fonema marcado tiene que tener el no marcado al lado, sino
aparecerá el no marcado (si ya está suficientemente marcado por la aspiración la bh+ xa
que quiero marcarlo ¿

Es un sistema desequilibrado. La casilla vacía (el hecho de q sea el fonema sordo el que
falta) genera un anomalía tipológica. Además ese fonema tiene una dificultad fonética
(de la sonora aspirada), xq cuando uno examina la realización concreta de un fonema
que hemos definido como sonoro aspirado (explosiona, cierra todo el conducto y a
continuación xa ser aspirado tiene que dejar salir el aire un ratito más, xa eso uno tiene
que parar todo y dejar salir el aire, la aspiración por definición es sorda, paro todo, las
cuerdas vocales se relajan, xa dejar salir el aire; este fonema implica una tensión de la
glotis que debería de estar abierta cual trampilla (q si se cierra tensa las cuerdas vocales
si se abre las relaja, la glotis lo hace naturalmente, aunque sea un movimiento

54
voluntario), habría q mantenerla a media asta, tiene un componente de articulación
glotal, y el IE tendía a cargarse todos los fonemas d articulación postverales (ha
eliminado las laringales). Implica mantener un rasgo de tensión glotal que las lenguas
indoeuropeas evitan (una articulación posterior a velo). Ninguna de ellas tiene fonemas
de articulación posvelar. Ninguna lengua indoeuropea ha desarrollado o tiene una serie
glotal. La que masc. cercana estaría a eso es el ai.

… desaparecen en todas las lenguas menos en ai. Lo cual no quiere decir que no… en IE,
pero tiene problemas fonéticos. Cuando un cambio fonético viene impulsado por la
búsqueda del equilibrio, viene desde dentro del sistema. Las lengua IE VAN A tender a
solucionar el problema de la serie de sonoras aspiradas que ha redado.

Esos fonemas que tenían problemas de integración. El griego ha normalizado el sistema


ensordeciendo. La sorda aspirada es un fonema estable, el que la sorda aspirada luego
pase a fricativa más tarde es un cambio muy normal.

 Todo el resto de las lenguas IE participan de una isoglosa muy común: modificar
la pronunciación del fonema hacindo que la parte oclusiva y la subsiguiente de
salida del aire se hagan de manera simultanea, dando como resultado una
fricativa (>b con raya encima del rabito superior, en horizontal, lo hemos
desviado de un rasgo de pronunciación a un rasgo de articulación). Xo seguimos
teneindo un fonema sin correlato sordo. Desde el celta hasta el tocario
observamos esta solución, luego probablemente es muy antigua, un cambio
fonético casi dentro del período de comunidad y que hay dos lenguas que
resisten. El IE heredado no tenía ninguna fricativa? Hay una tendencia a integrar
ese nuevo fonema fricativo dentro del

Este nuevo fonema fricativo sonoro se identifique con la oclusica sonora, invadiendo su
terrerno. Resultado: fusión de fonemas y por tanto reducción del sistema de 3 a 2 ( > b
con ese rabo flecha b fusión).

Donde se da esta fusión total de este fonema? En el área mayor del IE: celta, lenguas
bálticas y eslavas, iranio, y en hitita y tocario, sin duda).

Los problemas de grafía dl hitita no nos deja saber cuál era el sistema de las serie de
esta lengua. Tenemos una enorme cantidad de signos cuneiformes que transliteramos
por la sorda y la sonora, que no parece que se opongan en función de la cualidad sorda
o sonora etimológica. Que conserva la sonoridad, la oposición es segura, pero no es
coherente, como le sucede al micénico que sabemos que lo poseía y conservaba gracias
al gr. del Ier mil. Que nos da la solución, pero no lo nota claramente.
Ahora tenemos problemas de distintividad y cada lengua se enfrenta a eso como puede.

55
Hay un pequeño grupo que no responde a ninguna de estas condiciones. Ese grupo es
precisamente el que coincide con el griego y parece que son palabras expresivas,
muchas onomayopeyas. Se trataría de las onomatopeyas paralelas, que también tienen
paralelas en hitita. Por tanto forman parte del léxico expresivo.

El indio genera las sordas aspiradas para estabilizar el sistema dado que es la única
lengua I.E que conserva las sordas aspiradas. Responde a un cambio fonético interno
producido por el contacto de una sorda con una laringal *𝑠𝑡𝑒𝐻2 / *𝑠𝑡𝐻2 . Empieza a
producirse una pronunciación alofónica 𝑠𝑡 ℎ 𝐻2, que posteriormente se extendería al
resto de la raíz y después a las formas donde la sorda va tras –s. También se estabilizaría
para la pronunciación de onomatopeyas expresivas.

La inestabilidad de las sonoras aspiradas en I.E se debe a que el sistema es defectivo. A l


generar un fonema sordo aspirado el antiguo indio resuelve el desequilibrio. Además
hay un desequilibrio tipológico: el hecho de que el único fonema de la serie aspirada
fuera sonoro hace que la configuración tipológica sea atípica, pues lo normar es opoer
fonemas por un solo rasgo, no por dos.

La tendencia de las lenguas I.E. es eliminar los rasgos articulatorios post-velares. Todo
esto hace que la evolución de las sonoras aspiradas sea muy temprana.

Hay una isoglosa que afecta a la inmesa mayoría de las lenguas I.E., que es la
desaspiración de las sonoras aspiradas.

*b/bͪ → b *d/dͪ→ d

Esto puede causar problemas de distintividad, provocando homonimios. Cada lengua


solucionará estos problemas por separado. La mayoría de las lenguas I.E. desde el celta
hasta el iranio y el tocario, se ve afectada por esta isoglosa, lo que implica que esta
isoglosa es muy antigua y que se produjo en un momento de relativa unidad de la
lengua.

La desaspiración, que provoca fusión de fonemas, tiene un tratamiento especial en las


lenguas. A estas las afecta de isoglosa, pero la fusión de fonemas se detiene. Esto
sucede en armenio y gérmanico. Alterar la fusión haciendo que se altere todo el sistema
mediante una rotación consonántica.

Rotación consonántica

Hay otras lenguas donde, en lugar de producirse desaspiración se produce una


conservación del fonema y una evolución alternatica.

La solución del griego es evitar la doble caracterización ensordeciendo. El fonema: ph


(φ); th (θ); kh (χ), que eran auténticas sordas aspiradas. Encontramos muchas

56
inscripciones escitos en alfabeto occidental (donde no hay signo para ph, th, kh, pero sí
para la aspiración H) donde aparece la sorda acompañada del signo de la aspiración πh.
Los cambios fonéticos (Ley de Grassman) nos indican que se trata de sordas aspiradas,
pues el resultado de la sidimilación es una sorda, lo que demuestra que no era una
fricativa.

También los préstamos entre lenguas nos indican la existencia de sordas aspiradas en
griego. Los préstamos del lacio (antiguo) recogen άμφορή como amporella> ampulla,
pese a que el latín ya tenía la fricativa /f/. Después, cuando a partir del siglo III a.C. se
toman nuevos préstamos, el latín si pronuncia fricativizando, pero es porque esas sordas
aspiradas ya han fricativizado en griego.

Probablemente la transformación de sorda aspirada/fricativa en griego se produjo hacia


el siglo V a.C.

El itálico no desaspira, ni las conserva, ni las asimila. El itálico tiende a eliminar la


anomalía de pronunciación, las fricativiza, pero sin que pierdan la sonoridad en todos
los casos. El resultado es una fricativa sonora *bͪ, *dͪ> ҍ,đ. No sesoluciona la anomalía
dipológica, pero sí ha resuelto es el problema de sistema, sacándola de orden y el
problema de la pronunciación. Es posible que esta isoglosa afectase a todo el grupo que
desaspira, como paso intermedio ants de la desaspiración. Por tanto el proceso de
desaspiración pasaría por un estadio de fricativización antes de integrarse dentro de las
oclusivas sonoras. El grupo itálico se habría quedado en un estadio intermedio.

En las otras lenguas la fricaticización puede haber coincidido con una pronunciación
alofónica del fonema sonoro, lo que habría facilitado la fusión.

[𝑏]
/b/{ /bͪ/→ /ҍ/
[ҍ]

La sonora probablemente se pronunciaba como fricativa cuando ina en interior de


palabra (como en español); lo que habría hecho que el fonema /b/ y el fonema /ҍ/ se
confundan en muchos casos (salvo en inicial absoluto).

Las demás lenguas los fusionan, por lo que ensordece el nuevo fonema dando lugar a
una labio dental sorda /f/.

Labial *b →
ͪ */ҍ/ → ensordecimiento → /f/

Dental *dͪ → */đ/ → ensordecimiento → /f/

La fricativización de la sonora se produce en todo el grupo itálico. El segundo paso, el


ensodecimiento sucedece en Osco y Umbto, en todas las posiciones en latín el
ensordecimiento se produce en inicial absoluto: *bͪer→ ҍer-

57
Sin embargo, si no va en incial absoluto, sino en interior, la fricativa sonora se
ensordece, lo que hace que se confunda con la pronunciación alofónica [ҍ] de /b/ y que
se fusionen estos fonemas en interior de palabra. Por tanto en interior de palabra /bͪ/
da siempre /b/ y /dͪ/ da /d/, (salvo en contacto con r o tras u,r. o delante de l).

En germánico la rotación consonántica consiste en que cada fonema del indoeuroeo, de


toda la serie cambie.

*bͪ→ ҍ→ b *p→ f
*b→ p *b→ p
*p→ f (fricativización)

Lo llama rotación consonántica porque Grimm interpreta que las consonantes han
rotado en conjunto, el sistema ha girado.

bͪ tͪ
d
f b Z (thon)
p t

No se trata, sin embargo, de un cambio repentino. Toto el sistema se mueve para evitar
fusión de fonemas La sonora ensordece para evitar la confusión con la sonora
precedente de la desaspiración de la sonora aspirada. La sorda fricativiza por la presión
del ensordecimiento de la sonora.

Excepciones:

1- La sorda no rota: *p→ p


Lat. Spuo- gót. Speiwam
Lat. Hostis – gót. Gasts.
Lat. Noctis gót. nachts

La sorda no rota cuando va precedida de otra fricativa aunque sea indoeuropea) /s/

2- La sonora del gérmanico a veces corresponde en antiguo indio a sonora y en


griego a sorda: b b π

Lo resolvió la formulación de la Ley de Grassman. Al gótico no le pasa nada, su evolución


es regular, pero griego e indio tienen una ley de disimilación aspirada. Es por tanto una
falsa excepción.

3- Sorda da sonora en germánico en lugar de una fricativa. Πατηρ- fadar.

58
Tenemos labiales (b, p, bh), dentales (d, t, dh) y guturales. Dentro del grupo de las guturales
habría dos grupos, aunque tradicionalmente se reconstruyen tres: una serie velar (g, k, gh) otra
palatal (ĝ, ˆk, ĝh) y otra velar (gw, kw, gwh).

LABIALES

Tenemos una labial sonora (b), una sorda (p) y una aspirada (bh). Por lo general siempre
se mantendrán las sordas.

El avéstico, el fonema sonoro y el fonema sonoro aspirado pasan a /b/. Delante de t es


el único contexto donde la sorda no se fricativiza como es el caso de pitar. La raíz *pleu
da ausfravante, ya que no tiene una /t/ en su contexto pasa a /f/.

En latín, se mantienen las labiales *p y *b. En inicio de palabra, la sonora aspirada se


fricativiza, en interior pasa a una labial sonora.

En germánico, la sonora aspirada pasa a sorda y después pasa a fricativa.


*bh->b- p- >f- >/φ/

En celta, el fonema *p desaparece ante vocal y a inicio. *pater- air


Para la sonora y la sorda aspira (b y bh) se mantiene su carácter labial, pero pierde la
aspiración (b).

En armenio, la *p desaparece, menos en inicial que se aspira (h) y en interior pasa a w.


Se da la Ley de Grimm.

En albano, *p> p, *b y *bh>b.

El punto de articulación sigue siendo labial, pero el modo de articulación es distinto, ya


que pasa a una fricativa.

La b de las lenguas indoeuropeas, en gótico sigue siendo labial, pero el modo de


articulación es distinto. La b aspirada, se convierte en una sonora sin aspiración.

Las labiales sordas se convierten en fricativas sordas. */p t k k w/- /f þ h h (hw)


La dental se convierte en nuestra c.
La labiovelar sorda se mantiene como tal por ejemplo en gótico. */b d g gw/- /p t k
kw/
Las aspiradas dan su correspondiente sonora. */bh dh gh gwh/- /b d g gu (pasa a
wau)/

59
La reacción en cadena (Ley de Grimm)

Se produce en primer lugar una perdida de la aspiración, en realidad es un fenómeno


que podríamos calificar casi de trivial (bh- b). Los hablantes en un momento dado en el
germano común se encuentra con que tienen sonoras originarias y sonoras que se dan
de la aspirada, es decir, dos tipos de sonoras. Tienen sonoras de más, esta atracción
lleva a que se modifique la antigua sonora para diferenciarse de la nueva sonora, se
ensordece (b- p). Los hablantes con este mismo cambio, en otro tiempo, se encuentran
con que tienen dos tipos de sordas, por lo que la antigua sorda se convierta en una
fricativa y este cambio también es trivial (p- f).

Hay un epiley que formulo Verner que afectaba siempre a la posición medial. Algunos
ejemplos de excepciones:

*pód-s gót. fotus


ai. ápi gót. iftma
ai. saptá gót. sibun

Son sordas que en lugar de dar la fricativa esperable dan un resultado sonoro. Vinculo
estas excepciones a la posición del acento porque los ejemplos que él estudio, al estar
en védico, el acento tiene posición libre. Este tipo de cambios se producían de una
forma similar a lo que ocurría con las silbantes. Las excepciones estaban condicionadas
al acento en época prehistórica, cuando la sorda no iba precedida de la silba acentuada.

*geus- ai. jósate gót. kiusi *bheres- ai. bhárase gót. baíraza
*kaitú ai. ketú gót. haidus *okw- ai. akst gót. augo

*pǝter- “padre” gr. πατήρ, lat. pater, gót. fadar, a.i. pitā́. (ejemplo de labial sorda)
*ped-/pod- “pie”gr. ποῦς, πεδίον, lat. pedem (ac.), lit. pedà “huella”, a.esl. podъ
“suelo”, a.i. pádam, hit. pedan “lugar
*bel-/*bol- “fuerza” gr. βελτίων, lat. de-bilis, a.esl. bolьjь “mayor”, a.i. bálam
“fuerza”.

60
lat. labius inglés lip
*bher- “llevar” gr. φέρω, lat. fero, gót. bairan, a.esl. berǫ, a.i. bhárati.
*nebh- “nube” gr. νέφος, lat. nubis, a.esl. nebo, a.i. nábhas, hit. nepiš.

DENTALES

ter-/tor-/tṛ- “secar” gr. τέρσομαι, lat. torreo, gót. ga-þairsan, þaursus, a.i. tarṣayati.
*trei- “tres” gr. τρεῖς lat. trēs, gót. þreis, lit. trŷs, a.esl. trije, a.i. trayas, a.irl. tri, toc. A
tre, B trai.
*dō- “dar” gr. ἔδωκα lat. dōnum, lit. duônis, a.esl. danъ, a.i. dānam, hit. daḫḫi.
*deik- “mostrar gr. δείκνυμι lat. dīco, gót. ga-teihan, a.a.a. zīhan, a.i. dideṣṭi, hit.
tekkuššanumi
*dhē- “poner” gr. ἔθηκα lat. fēci, gót. ga-deþs, lit. dė t́ i, a.esl. děti, a.i. ádhāt, hit. teḫḫi
*r(e)udh- “rojo” gr. ἐρυθρός lat. ruber, gót. rauds, lit. raûdas, a.esl. rъdrъ, a.i. rohita.
*medhyos “medio” gr. μέσσος lat. medius, os. mefiaí “in media”, gót. midjis, a.esl.
mežda, a.i. madhyás.

En avéstico *t- t/ θ(ante consonante) *treyes- θrayas *ters-/trs- tarsu. La aspirada pasa
a una dental sonora *dhê- dadâiti.

En latín, las aspiradas pasan a f en inicial (*dhea- feci), a mitad de palabra dental + u/r
pasa a b (*rudh- ruber) o de una dental /d/.

En gótico dh- d- t- t- th (la letra de thor), aunque a veces pasa a una dental en vez de
una fricativa da una sonora. Ejemplos: preis, taíhum ga-deps

En celta, en antiguo irlandes tenemos la t se queda como t, y la dental sorda y la


aspirada pasa a d. Ejemplos: tri, deich, dâl.

En armenio, la dental sorda pasa a una aspirada (t- ˋt) y en la dental sonora y aspirada se
da la Ley de Grimm (t-d dh-d). Ejemplos: ters/trs- tàramin, tasn, *dhê- edi.

61
En albano, la dental sorda se queda igual, la dental sonora lo mismo y la dental sonora
aspirada pasa a d.

En balto eslavo pasa lo nmismo que en el albano.

En tocario, todas las dentales pasan a t, y se pronuncia como /ts/.

GUTURALES

La escuela neogramátca postulaba la sentencia de guturales palatales y velares. Esto


está en discusión, no es seguro que los datos que tenemos provengan de dos series; es
posible que provengan de una sola serie que ha dejado excepciones.

SERIE PALATAL

-Modificación del punto de articulación.

Tenemos que contar con un cambio anterior a toda la evolución de las guturales. Las
sonoras aspiradas sufren cambios antes que ningún otro fonema. Hay lenguas que
modifican la sonora aspirada antes de modificar el punto de articulación.

Hay un cambio que parece partir en dos a las lenguas I.E., que es la modificación del
punto de articulación de las guturales. Las lenguas centum mantienen el carácter
gutural de estos fonemas (son velares no palatales). Estas lenguas ocupan el ámbito
occidental del área de dispersión del I.E.: lenguas célticas, germánicas, itálcas, griego.
Las lenguas centum, conservan las guturales, pero no la oposición palatal/velar, sino una
sola serie de dorsales velares. El otro grupo es el de las lenguas satəm: báltico, eslavo,
albanés, armenio, indo-iranio. En estas lenguas, esta serie de dorsales palatales adelanta
la articulación y adelanta a silbantes, bien silbantes dentales, bien silbantes africadas,
perdiendo el carácter dorsal.

La escuela Neogramática pensó que éste era el primer cambio producido en el I.E., que
rompía la continuum I.E. en dos. En las lenguas satəm la serie velar se mantiene
inalterada y es precisamente esto lo que los hace postular dos series. En la supuesta
serie palatal no hay excepción alguna, palatalizan todas. La suposición de que ésta era la
primera escisión condiciona toda la reconstrucción del I.E., pues obliga a retrasar al I.E.
primitico cualquier coincidencia entre lenguas centum y satəm.

Esta teoría se derrumba con el desciframiento de las lenguas orientales: tocario,


decididamente centum, y el Anatolio que, a priori también es una lengua centum. Esto
cuestiona la antigüedad de la isoglosa, de la palatalización de las dorsales, que seria
mucho más tardía y en un momento que ya se ha producido la dispersión. Al tocario no
le habría llegado la isoglosa y las lenguas anatolias serían previas a la satəmización.

62
La satəmización es una palatalización incondicionada que afecta a todos los fonemas de
la serie, en todas las posiciones, sin distinciones y que lleva hasta las silbantes. Esta
isoglosa se da antes del segundo milenio, peroen un momento en que ya se están
conformando los dialectos y en proceso de expansión.

Lenguas Centum Lenguas satəm


I.E Griego Latín. Gótico Báltico Eslavo Irano A. Indio
*k’ K c H,g Š s s ´s
*g’ Γ g K
*g’ͪ Χ H,g g >ž>z>z j

En latín la sonora aspirada desasprira: gͪ> g. Depués se ensocede y se convierte en una


aspiración (gr. Οχος, lat. Veho). Esta aspirada es tan débil que dejará de pronunciarse.
Esta aspiración se produce tanto en inicial como en interior (frente a labiales y
dentales). Sólo se conserva la sonora /g/ tras n /-ng-/ (Ley de Sievers).

En germánico hay rotación consonántica. El resultado de la fricativización de la sorda va


a ser una aspirada, más fuerte que la del latín.

La palatalización se produce después de la isoglosa de desaspiración de la sonora


aspirda y la confluencia del resultado de la desaspiración y la sonora (/gͪ/→/g/←/g/).

En antiguo indio hay resultados distintos porque no le afecta la desaspiración de la


sonora aspirada. La sorda evoluciona hasta silbante chicheante. Las sonoras no llega tan
adelante y se uedan en palatales fricativas sonoras /j/ y palatal fricativa sonora aspirada
/jh/, que se debilitará en una aspiració sonora *jh>h (sonora). Sabemos que este paso es
así por este presente reduplicado: ji-ha, donde ha actuado la ley de Grassman *jhi-jha.
El indio tiene una ch, pero no es el resultado de la sonora aspirada, no se puede
encontrar la sorda aspirada en antiguo indio lo que implica que las sordas aspiradas no
son heredadas. La ch aparecede solo con geminada cch y en presentes correspondientes
al infijo griego – σκ-.

Las lenguas bálticas palatalizacon en fonemas chicheantes que son silbantes palatales
africadas. Su punto de articulación es un poco más retrasado que el de nuestras
silbantes. En las lenguas bálticas esta silbante no se fusiona con la /s/ procedente de la
*s I.E.m creando una nueva serie de silbantes y crea la oposición sonora/sorda para las
silbantes, la sonora prodecente de la satəmización.

En antiguo eslavo y en iranio estas silbantes sonoras se fusionan con la antigua sorda
*s, por tanto llegan a la silbante fricativa (se articula más adelante que las chicheantes).

63
En antiguo indio, la sorda pasa a una silvante (k-ś sátam) la sonora palatal evoluciona a
una fricativa palatal (g-j, jamati) la aspirada sonora pasa a una aspirada (gh- h, héman)

En avéstico, la sorda pasará a una silvante sorda (k-s satam), la sonora y sonora
aspirada pasarán a una silbante (ĝ/ ĝh- z, zízanti, zya)

En las lenguas indoiranias, desarrolla una palatal en vez de la velar que en principio
debería mantener. Lo que se ha hablado antes pertenece a la primera palatalización.
En armenio: *k- s (sêr) *ĝ- c (cnanin) *ĝh- j (jium)
En albano: k- th ĝ-dh /th/ *ĝh- d (dental sonora)

Las palatales en las lenguas indoiranias tienen resultados fricativos debido a los
fonemas guturales.

En el grupo baltoeslavo:
Balto: *k-s *ĝ/ĝh-z
Antiguo eslavo: *k-s *ĝ/gh- z

*kṃtom “cien” gr. ἑκατόν, arcad. ἑκοτόν, lat. centum, gót. hund, lit. šim̃ tas, a.esl. sъto,
a.i. śatám, av. satǝm.
*dekṃt “diez” gr. δέκα, lat. decem, gót. taihun, lit. dešim̃ t, a.esl. desętъ, a.i. dáśa.
*gen- “engendrar” gr. γίγνοµαι, γένος, lat. genus, gót. -kunds, lit. žėntas, a.esl. zętъ, a.i.
jánas, jánati.
*gnō- “conocer” gr. γιγνώσκω, lat. gnōsco, gót. kunnan, lit. žnóti, a.esl. znati, a.i.
jñāyate.
*ghei- “invierno” gr. χειµών, lat. hiems, lit. žiemà, a.esl. zima, a.i. héman, hit.
gimmanza.
*wegh- “transportar” gr. ἔχω, ὄχος, lat. ueho, gót. ga-wigan, lit. vežù, a.esl. vezǫ, a.i.
váhati.

64
SERIE VELAR

Las lenguas centum tienen el mismo resultado, pero las lenguas satəm tienen dosales
no palatalizadas, es decir, el resultado aspirado para las velares. Esto es lo que llevó a
los Neogramáticos a plantear las dos series de dorsales. Problema: para las palatales
tenemos cantidades ingentes de raíces, pero para las velares, en las lenguas satəm
apanas hay átimos. Cuando una serie de correspondencia está apoyada por tan pocas
palabras hay que revisarla. Se pone en cuestión la teoría de las series dorsales. Sí la
satəmización es un cambio reciente, tampoco sería muy raro que quedem excepciones
en las lenguas, sí es muy antigua es menos probable.

La existencia de dos series imprica una despalatalización en las lenguas centum, de la


serie dosal-palatal; este cambio es posible, pero muy extraño, no hay vestigio de que se
de en ningún otro lugar. De hecho, las lenguas centum tienden a palatalizar
condicionadas por el entorno fonético, pero no a velarizar.

Los gramáticos identifican la satəmización con la isoglosa más antigua que afecta al I.E.,
que había generado una primera división dialectal en dos bloques. Se pone en cuestión
cuando, dentro del territorio de las lenguas satəm, aparecen las lenguas centum. La
isoglosa no fecta a los extremos del territorio de las lenguas satəm, lo que implica que
es una isoglosa reciente. Una vez puesto en cuestión la antigüedad, los lingüistas
confirman que la palatalización es tardía por una serie de cambios que afectan a la
silbante. La satəmización se produce en época dialectal, pero es una isoglosa que
rebosa las fronteras dialectales. Este hecho, que es de época dialecta, explica que la
satəmización poduzca diferentes resultados según la lengua. Si fuese una isoglosa
antigua habría producido los mismos resultados, como la isoglosa de la desaspiración de
las sonoras aspiradas, que produce el mismo resultado (desaspiración) en todas las
lenguas.

Las irregularidades parecen distribuidas aleatoriamente por las lenguas, no responden a


lo esperado porque hay formas con velar en todas las lenguas satəm, por tanto no
responden a un modelo de dispersión dialectal. Sin embargo, si sabemos que en báltico
y eslavo, hay una proporción alta de formas no palatalizadas con respecto a otras
lenguas satəm.

Hay veces que la reconstrucción nos obligaría a recontruir dos fonemas, palatal y velar.
Ejemplo:
Ai. Kamy ai. Ásman lit. Akmuo lit. Asmens.

El cambio fonético no se ha extendido a todas las formas. Los debates se aprovechan


para crear nuevos derivados con significados distintos.

65
No se ha podido determinar un contacto fonético en el que no se produzca la
palatalización. No ay una norma. Parece más bien que estemos ante excepciones dentro
de un cambio fonético muy profundo y muy amplio, que necesariamente deja flecos
sueltos. Estos resultados vacilantes son muchisímos en el conjunto de las lenguas I.E..

A una velar de las lenguas centum puede corresponder una palatalización de las lenguas
satəm o una velar en estas mismas lenguas. Lo que nos lleva a pensar que había una
sola serie (velar), conservada en las lenguas centum y cuyo resultado regular en las
lenguas satəm es una palatalización, incondicionada aunque quedan excepciones que
deber ser asumidas como tales, pues el cambio fonético es progresivo y lo normal es
que deje excepciones. Hay raíces que palatalizan en unas lenguas sí y en otras no, y no
se puede establecer una norma. También hay raíces que palatalizan, en una misma
lengua, en unas formas sí y en otras no. Esto es lo esperable en un cambio fonético, y
sobre todo, en un cambio fonético tan amplio. La mayoría de las lenguas de una única
serie, probablemente velar, aunque con alófonos más palatalizados en una serie de
circunstancias.

Problema: ¿por qué hay tantas excepciones a la palatalización en antiguo eslavo, que es
precisamente una lengua con una enorme tendencia a la palatalización? La cantidad de
palabras no satəmizadas en antiguo eslavo no concuerda con esa tendencia tan
marcada. La teoría de los eslovistas es que los protoeslavos y protobálticos que ya eran
satəm, se expanden hacie el oeste e invaden territorios de las lenguas centum. Gran
parte de las excepciones a la satəmización no serían tales excepciones, sino influencia
de un sustrato centum. Sabemos que el territorio sobre el que finalmente se asientan
los eslavos estaba ocupado por I.E. Por tonto, podñia ser que la cantidad enorme de
excepciones de satəmización en báltico y eslavo se debe a un sustrato centum.

Se dividirían en: velar pura (k,g, gh) y labio velar (kw, gw, gwh).

Tiene dos grupos de lenguas, uno que conserva la velar (latín, celta, gótico y tocario y
griego) y otro que la velar la pasa a palatal (indoiranio, baltoeslavo, armenio o albano).

1º grupo 2º grupo 3º grupo


A Velar Velar Labiovelar
B Velar palatal fricativa Velar
silbante

En antiguo indio, vamos a tener los mismos fonemas que en el indoeuropeo. Ejemplos:
*(s)ker- karat *kreu/kru- χrura

En avéstico, tendremos para el fonema sordo gutural el fonema sordo o una fricativa

66
ante consonante (*k- K/ χ). Para la sonora y sonora aspirada tendremos el mismo
resultado de las dentales (*g/gh- g). Ejemplos: *aug/ug- ugra *delegh- daraga

En latín, la sorda y la sonora se quedan igual, las aspiradas a inicio se aspira perdiendo
el elemento gutural y ante dos consonantes la aspirada sonora pasa a sonora (se queda
el elemento gutural, pero pierde la aspiración).
*k- c *g-g *gh- h/g

En gótico, la aspirada pasa a sonora, sorda y por último aspiración.


gh- g- k- h

En antiguo irlandes, tenemos la sorda pasa a sorda o a una aspirante velar sordo (*k- c/
espirante velar sordo *kreu/kru- crûad). g/gh pasa a g o espirante sonoro (
(s)teg/(s)tog- teg)

En armenio: *k- k' (K'erem) *g- c (luc) *gh-g (meg)

En tocario: *k *g y *gh- k (ante vocal palataliza) s.

En baltoeslavo: *k- k *g/gh- g . Esto se dará en lituano y antiguo prusiano, pero en las
lenguas eslavas se palatalizará y habrá tres fases cronológicas: una primera
palatalización ante i/e, una segunda ante ai (-ia- e), y por último tras e/i.
1 palatalización: *K- ĉ /ch/ *g/gh- Z /j/
2 palatalalización: *k- c /ts/ *g- Z

*krew- “carne, sangre” gr. κρέας, lat.cruor, m.irl. crú, a.a.a. hrō, a.isl. hrār, lit. kraûjas,
a.esl. krъvъ, a.i. kravís.
*weik- “fuerza” lat. uinco, gót. weihan, lit. viêkas, a.esl. věkъ.
*yugom “yugo” gr. ζυγόν, lat. iugum, gót.juk, lit. jùngas, a.esl. jigo, a.i. yugám.
*aug- “aumentar” gr. αὔξω, lat. augeo, gót. aukan, lit. áugti, a.i. ugrás.
*ghostis “extranjero” lat. hostis, gót. gasts, a.esl. gostь.
*steigh-/*stigh- “subir” gr. στείχω, gót. steigan, lit. staigà, a.esl. stignǫ, a.i. stighnoti.

67
Resultados vacilantes

1.- velar bált. y esl. / palat. i-ir.


*ak-/*ok- “agudo” gr. ἀκή, lit. akúotas “arista” / a.esl. ostrъ “agudo”, a.i. aśrís, arm.
asełn “aguja”. Pero cf. lit. ašrús “cortante”
*ak-men- gr. ἄκµων, lit. akmuô, a.esl. kamy / a.i. aśman, lit. âšmens “filo”.
*keu- “brillar” lit. kiáune, rus. kuna “marta” / a.i. śvás “mañana”,arm. šukh “brillo”.

2.- palat. bált y esl. / velar i-ir.


*bhelg- /*bhleg- “brillar”gr. φλέγω, ai. bhárgas “resplandor”, lit. bâlgans, a.esl. blagъ /
let. blâzt.

SERIE LABIOVELAR

Se articulan como una velar, pero con un apéndice labial. Se trata de un fonema único.
Aparencen en principio y final de la raíz, pero nunca en la morfológia. Son bastante
inestable sy tienden a desaparecen en todas las lenguas I.E.. En las lenguas centum ante
consonante, ante yod y wau (consonánticas) pied el apéndice labial:

*nokʷ-ts lat. Noctis gr. Νυκτος


*pekʷ-y-o gr. Πεσσω
*nigʷ-y-o gr. Νιζω
*gʷou-kʷolos > βουκολος

Griego:

Las labiovelares se modifican de varias maneras según el dialecto y el contexto. En


micénico se conservan en la serio qo, qú, qe ,qa. No tenemos qu, porque ya en micénico
se ha perdido el apéndice labial ante /u/, dando lugar a una dorsal. En micénico también
ha perdido el apéndice labial tras /u/ *eughʷ-> e-u-ke-to. Por tanto, en cotacto con /u/
ha asado a velar. En griego del primer milenio, perde el apéndice labial ante yod y au.
Hay una segunda fase donde, ante e, evoluciona a la dental correspondiente salvo en
chipriota y eolio (eolio, tesalio, beocio, lesbio):

*kʷ+e> τ *gʷ>δ *ghʷ>θ *kʷet> τεσσαρες

Ante –i, en todos los dialectos la laviovelar sorda pasa a τ(kʷ+i >τ) *kʷis> τις. En tesalio
podemos encontrar κις, pero se trata de una excepción, porque pueden provenir de la
negación *ou-kʷis que habría ensordecido en la fase primitiva en /u/.

La tercera fase: todas las labiovelares en eolio y chipriota, y los que estaban ante vocal
distinta de u,e,i en los demás dialectos pasan a labial correspondiendo:

68
*kʷ> π, *gʷ>β *ghʷ>φ
Ejemplos:

Mic. Qa-si-re-u > βασιλευς


*penkʷe áti. Πεντε lesb. Πεμπε

𝛾𝜐𝜈𝜂
*gʷna{𝛽𝛼𝜈𝛼

Lenguas Itálicas

En latín la labiovelar sorda se conserva kʷ-qu


La labiovelar sonora tiene dos desarrollos:
-Tras nasal se conserva, escrita –gu *engʷ> inguen(io)
-En el resto de los casos pierde el carácter velar y pasa a labial. *gʷei> vivus

La labiovelar sonora aspirada también tiene varias realizaciones:


-En posición inicial pasa a –f- *ghʷormos> formus
-En interior de palabra ante nasal se conserva, escrita gu-
-En los demás casos pierde el carácter velar, quedando como labial.
neighʷ> ninguit, pero nivis

En osco-umbro todas las labiovelares pasan a su correspondiente labial.

kʷ>p gʷ> b ghʷ> f gʷei> bivus.

Hitita

Se conserva la labiovelar escrita kw, tanto la sorda como la sonora o la aspirada. Pero
como en todas las demás lenguas centum, ante consonante, yod o wau pierde el
apéndice.

Las lenguas centum mantienen la serie de velares procedentes de las dorsales I.E. Por
eso, conservan las labiovelares, pues hay una oposición entre velares y labiovelares.

Las lenguas satəm, en cambio, se ha producido una palatalización masiva de las velares,
y lo que queda de las viejas dorsales indoeuropeas sea algo residual, sin entidad
suficiente para constituir una auténtica oposición productiva. Esto permite que las
labiovelares puedan perder el apéndice labial y pasen a ocupar, ya desabializadas, el
lugar dejado por las velares. Las velares en las lenguas satəm tendrán en su mayoría una
etimología labiovelar, y en su minoría procederán de las antiguas dorsales I.E. La
productividad de la oposición velar-labiovelar es tan ínfima que no es necesario
mantenerla, lo que propicia que las labiovelares simplifiquen su articulación.

69
Este cambio produce después d que cada grupo lingüístico haya tratado las sonoras
aspiradas. Sin embargo, la tendencia a la palatalización en las lenguas satəm sigue
actuando y se produce una segunda palatalización que actúa sobre las velares
(procedentes de labiovelares y dorsales) de las lenguas satəm. Esta palatalización es
muchos más débil:

-Afecta a menos lenguas; no sucede en báltico.


-Afecta a menos contextos, es condicionante. (+ễ,i)
-Menos profundidad fonética: nunca llega a las silbantes, se quedan el africadas
palatales/fricativas palato-dentales.

Esta sedunda palatalización tiene lugar en los proto-dialectos por separado. En la


mayoría de las lenguas satə, paltaliza.

Por extensión anlógica las reduplicaciones de velares se van a producir en palatal.

La segunda palatalización se pierde antes de que la *e procedente de *e I.E. unifique su


timbre con el resultado de *a/*o>a. También sabemos que se produce antes de la Ley
de Grassman.

Lenguas eslavas

Las lenguas con mayor tendencia a la palatalización entre las satəm. La tendencia a
adelantar la articulación se mantiene durante más tiempo y hay tres oleadas de
palatalización.

1ª palatalización eslava: cuando la gutural se encuenra con e/i prodecendes de *i/*e I.E.
El resultado de esta primera palatalización son africadas paladates: č /ch/ y ž

Grupo indoirnaio:

En antiguo indio, en primer lugar, habrá una pérdida del apéndice labial y queda una
velar: *kw- k *gw- g *gwh-gh. Sobre estos resultados, hay una palatalización (2ª)
cuando se ponen en contacto con i, yod y e: kw- c gw-j gwh-h.

En avéstico: kw-c gw/gwh-j

Tenemos una primera palatalización que afecta a las palatales guturales y una segunda
palatalización que afectará a las labiovelares. Ejemplos de la primera palatalización
(fonemas palatales: k/ĝ/ĝh):
En antiguoindio: *kmtom- śaram (k-ś) *ĝen- janatt (ĝ-j) *ĝhei-héman (ĝh- h)
En avéstico: *kmtom- satam (*k-ś) *ĝeb-zizanti *ĝhei-zya (*ĝ/ĝh- z)
En griego:

70
kw- κ τ π
gw- ρ δ γ
ghw- φ θ χ

En una primera fase neutraliza, esto sucede cuando va ante consonante, u/w o tras
u/w. Esta neutralización ocurre ya en micénico, por lo que hereda una gutural. En una
segunda fase, hay una conversión en dentales cuando van delante de vocal anterior (-
e/-i) en todos los dialectos menos en eolio, el resultado es: τ δ θ. Sistemática ante -e la
dentalización, pero no ante i. En todos los dialectos griego delante de a/o siguen
apareciendo labiovelares. En última fase, se convierten en labiales, es decir, hay una
desvelarización: π φ β.

Dentaliza ante vocal anterior (-e/-i)

1) Deslabialización: la labial detras w o kw, o delante de yod o wau: κ γ χ


2) Patalización: kw+e/i da τ δ θ
3)Desvelarización: π φ β

En latín:
kw- qu Ejemplo: *kwi- quis/ kwetwor- quattuor
gw- gu (tras nasal) y u (sin nasal) Ejemplo: gwem- uenio engw- ingenio
*gwh: a inicio de palabra f, gu tras nasal y u sin nasal.
En contexto de labiovelar más consonante y/w/u tendremos desarrollos con velares
dando: c (sorda) o g (sonoras y aspiradas). Ejemplos: *sokwyos- socius *ungwsi- unχi
*nigwhs. niχ

En gótico:
*kw- hw/ Verner g (+cons/ vocal trasera o/u) w (+a/ vocales denalteras e/i)
*gw- q
*gwh- w (a inicio de palabra y delante de sonante) h (delante de dental) gw (detras de
dental) g (el resto de casos)

En armenio:
kw- k'/ +e: c
gw- k
gwh- g/ +e: j

En albano:
*kw-k, excepto: + o/u que da s/c
*gw/gwh- g, excepto: +ou que da z/x

En las lenguas bálticas:


Es una lengua satem, por lo que da una velar y como se fusiona las sonoras y las sordas,
se queda como una velar. Pierden la aspiración y se fusiona con el fonéma sonoro. No

71
tiene segunda palatalización.
kw-k
gw/gwh- g

LA SILBANTE -S

En muchas lenguas ha sido un punto de apoyo, siendo un fonema bastante estable.


Frente al sistema de oclusivas, la -s carece de oposición de sonoridad, es una -s sorda y
sólo en determinadas ocasiones puede pronunciarse como un alófono sonoro. Esa
sonorización de la -s sorda es una situación de pronunciación fonética normal de las
lenguas que no tienen más silbantes. Hay varias lenguas indoeuropeas que utilizan algún
recurso para introducir un silbante sonora: fonologizando (la -s se sonoriza y fonologiza
y genera una s sonora intervócalica). Las lenguas que presentan esta oposición lo hacen
porque se genera a partir de algún cambio fonético especifico.Como es el caso de las
lenguas germánicas con el efecto de la ley de Verner provoca la oposición de sorda
sonora.

La -s es bastante estable, aunque no está exenta de sufrir cambios fonéticos en algunas


lenguas. En posición inicial y ante vocal se mantiene prácticamente en todas las lenguas
indoeuropeas, pero hay algunas lenguas indoeuropeas donde la s- se aspira. La
aspiración es uno de los cambios más usuales, se da en griego, en armenio y parte del
celta. En griego psilióticos, se pierde la aspiración.

Si la consonante es sorda se conserva en todas las lenguas. Si la consonante es sonora


hay diversas situaciones. Algunas lenguas la conservan (ai. snusa) y otras la pierden (gr.
νυος). La reducción de los grupos de s en inicial más sonora afecta en más lenguas,
como en latín (*snurus->nurus).Ante consonantes si que suelen ser inestables, a veces
en esas posiciones nos ocurre que hay palabras indoeuropeas que presentan dudas
porque cuando se dan esas alternancias, interpretamos que en indoeuropeo tenía -s,
pero a veces se da también este fenómeno con sordas. Hay formas en indoeuropeo que
indican que ya hay una alternancia entre la caída, como no se sabe explicar exactamente
se denomina -s móvil.

72
Si la consonante es sorda la -s se mantiene en todas. En aquellas lenguas donde las
sonoras aspiradas han pasado a sorda, el grupo es s más sorda.

Cuando le sigue sonora, se realiza como un alófono sonoro [z]. Esto no implica que haya
un cambio fonético. El alófono sonoro es más débil, está más expuesto a aspirarse o
perderse, la alternativa más común es la eliminación que a veces conlleva un
alargamiento compensatorio. Si va ante sonora en griego cae, en antiguo indio y latín no
solo cae sino que produce también alargamiento compensatorio.

Cuando la -s va entre vocales y en posición interior, como norma general se mantiene


en las lenguas en las que se conserva la -s inicial y se altera en las que se altera la s-
inicial. En griego, esa -s- intervocálico, está en contesto sonoro por lo que tiende a
sonorizarse , tiende a aspirarse y finalmente a caer (-s- >-z- > -h- >Ø ). Hay inscripciones
en laconio, donde aparece la -s- ya representada con una aspirada. No se pierde esta -s-
si es una marca morfológica clara (futuros, aoristos).

En iranio se produce una aspiración de la -s- intervocálica.

En osco y umbro la -s- intervocálica se hace sonora, y se hace un fenómeno sistemático.


Probablemente este fenómeno afecta a todos los dialectos itálicas.

La -s- en interior de palabra, precedida de: r, u,k, i + s + una sonora (vocal o


consonante), en las lenguas satem la -s- se pronuncia palatalizada. Este fonema en el
grupo báltico y en iranio acaba identificándose con la š . En eslavo la lleva hasta una
articulación velar, la convierte en una africada velar X. El antiguo indio, tiene fonémas
cerebrales (pegar la lengua pronunciando la d) que acaban dando las retroflejas (buscar
el punto de articulación de la dental con la lengua en el palatar) a partir de los grupos -s-
con dental, la dental se cerebraliza (cae la -s- cerebral y se celebraliza la dental). EN
indio se hace con una nueva serie, las cerebrales ajenas al indoeuropeo.

*septṃ “siete” gr. ἑπτά, lat. septem, gót. sibun, lit. septunì, a.esl. sedmь, a.i. saptá, av.
hapta.
*(s)neighw- “nieve”gr. νίφα, lat. niuis, ninguit, gót. snaiws, a.irl. snigid, lit. sniêgas,
a.esl. sněgъ.
*(s)nus-(ā) “nuera”gr. νυός, lat. nurus, a.isl. snor, a.esl. snъxa, a.i. snuṣā.
*-es-os G sg. de temas en *-s gr. νέφεος, γένεος ໮ νέφους, γένους, lat. generis, a.esl.

73
nebese, a.i. janasas, hit. nepišaš.
*esti “él es” gr. ἐστί, lat. est, gót. ist, a.esl. jestь, a.i. asti.
*mizdhos “salario”gr. µισθός, gót. mizdo, a.esl. mižda, a.i. mīḍhas, hit.
*nizdos “nido” lat. nīdus, a.a.a. nest, a.i. nīḍas.
*ters- “secar”gr. τέρσοµαι, lat. *torsitos > tostus, gót. ga- þairsan, lit. tirštas, a.i. tṛṣyati,
av. taršu-.
*-su L. pl. temas en *-i, *-u, *-r a.esl. trixъ, synuxъ, a.i. agniṣu, sunuṣu.

ESPIRANTES INTERDENTALES

Hay un número de raíces que dan resultados irregulares. Generalmente en griego el


grupo de gutural más dental. En el resto d elenguas la correspondencia es todavía más
irregular.

No podemos establecer una correspondencia regular, aunque estamos seguros de que


se trata de las mismas raíces. Ni si quiera en griego todos los términos derivados de esa
raíz tienen a misma estructura: Τεκτων> φιλοσκητης> τεχνη.

Tradicionalmente se propuso un grupo consonántico de gutural más un fonema


consonántico distinto de los reconstruidos hasta ahora.

La irregularidad de estas correspondencias se explica porque algo ha provocado una


irregularidad en el tratamiento fonético. Los lingüistas trataron de explicar esta
irregularidad. La primera solución fue considerarlo un gripo consonántico más un tipo
de fonema diferente, unas espirantes interdentales * Z (thor) *Zh *f *fh- Esta propuesta
de los neogramáticos es complicada, pues proponen una serie entera para un grupo
pequeño de fonemas no es satisfactorio. En un segundo momento se habla de un
fonema (no grupo) nuevo. Beneviste propone las oclusivas de explosión silbante *kˢ *gˢ
el resultado de ese fonema serían las irregularidades por encontrarse aíslado y ser
atípico.

Cuando se desabren el hitita y el tocario aparecen testimonios de algunas de estas


raíces.

Parece que estamos ante un grupo consonántico de dental más gutural, pero en el
orden inverso que en griego. Podemos postular un grupo kt que metatetiza en griego.
*tkam> χθων

En antiguo indio este grupo también habría sufrido metátesis y asibilación de la dental.
En el resto de las lenguas este grupo, de orden anómalo, se habría resuelto en un solo
fonema.

74
La anomalía, sin embargo, se ha resuelto de manera irregluar. La irreglaridad de las
soluciones puede explicarse por cuestiones de vocabulario. Se trata de dos tipos de
palabras:

-Términos especializados, técnicos, relacionados con actividades técnicas. Estos


términos suelen tener irregularidades fonéticas en todas las lenguas, pues suelen sufrir
interferencias linguisticas. Es difícil decir cuál es la interferencia lingüística en una
irregularidad que está tan extendida.

-Nombres de animales, léxico relacionado con la violencia, que es un conjunto de


vocabulario susceptoble de estar sometido a tabú lingüistico. En algunas lenguas, estos
términos han caído en desuso y se han sustituído por metáforas, algo muy propio de los
tabues lingüísticos.

Prácticas de oclusivas y silbante

I.-. En la siguiente correlación de étimos, propón cuál es la raíz Indoeuropea, y comenta


los cambios. Una vez hecho esto, explica la relación de las formas adicionales respecto
a la raíz

75
1. gr. νέφος, lat. nebula, aaa. nebul, aesl. nebo, ai. nábhas-, hit. nepiš.
IE *

2. gr. πόσις, lat. potis, gót. fats, lit. pàts, ai. pátis.
IE *

3. gr. ἡδύς, lat. suāuis, ai. svādus.


IE *

4. gr. κεῖται, , gót. heiwan, lit. šeimyna, , aesl. sěmьja, ai. śete, hit. kittari.
IE *
Explica gr. κοιμάω, lat. cūnae, lit. kàimas

5. gr. λύκος, lat. lupus, gót. wulfs, lit. vîlkas, aesl. vlьkъ, ai. vṛ́kas,
IE *

6. lat. hostis, gót. gasts, lit. , aesl. gostь


IE *

7. gr. θείνω, lat. (of-)fendo, lit. genù, aesl. ženǫ, ai. hánti, hit. kuenzi,
IE *
Explica gr. φόνος, φατός (Hsch.), gót. Gund(-ulf), lit. giñti, ai. ghnánti, hatás
perf. ja-ghán-a, hit. kuwašk-.

II.- Agrupa las formas según su grado de alternancia y reconstruye la raíz. Como guía
adicional se indica el significado genérico de la raíz

1. “llevar” IE *
gr. φέρω, φόρος, lat. fero, fors, a.irl. biru, gót. baíran, (ga-)baúrts , aesl. berǫ,
(sъ-)borъ, ai. bharati, bháras, bhṛtás, bhṛtís.

2. “tener, sujetar” IE *
gr. ἔχω, aor. ἔσχον, perf. ἔσχηκα, pres. red. ἴσχω; ὀχυρός, ἔξ-οχος, όχεύς, got.
sigis, ai sáhate, sáhas.

3. “sangre coagulada, carne sangrante” IE *


gr. κρέας, lat. cruor, aisl hrār, lit. kraûjas, aesl. krъvь, ai. kravís.

4. “ fluir, nadar”
gr. πλέω, πλυτός, lat. plouebat (Petron.), plūit, gót. flōdus “río”, lit. pláuju, a. esl.
plovǫ, ai. plávate, plutás.

III.- Traza la evolución de la raíz del IE al griego y al latín y propón alguna palabra
derivada de ella en estas lenguas. Al hacerlo, toma en cuenta, si es oportuno, las

76
variantes procedentes de la posible alternancia vocálica:

1. *ĝen- “engendrar, nacer”


gr.
lat.

2. *snusos “nuera”
gr.
lat.

3. *leuk- “lucir, luz > blanco”


gr.
lat.

4. *sekwo- “seguir”
gr.
lat.

5. *dhūmos “humo”
gr.
lat.

77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87
88
89
90
91
92
93