You are on page 1of 15

Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

Estudios Internacionales 164 (2009) - ISSN 0716-0240 • 79-93


Instituto de Estudios Internacionales - Universidad de Chile

Mujeres, sociedad civil y proceso


de democratización en Corea del Sur

Women, civil society and the democratization


process in South Korea

Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito*

Resumen

El artículo reflexiona acerca de la creciente participación de las mujeres


surcoreanas en el espacio público a partir del decenio de 1980, expre-
sada en la forma de movimientos, agrupaciones y asociaciones civiles.
Se analiza la creciente presencia de estos y la significación de sus reivin-
dicaciones dentro de la agenda política nacional, con el fin de dilucidar
el grado de inclusión y participación alcanzado por este actor social en
el modelo democrático de la República de Corea. Los movimientos de
mujeres han ido cobrando cada vez mayor visibilidad y el estudio de
los movimientos de mujeres y de su relación con la sociedad política
permite dar cuenta de la intervención de la mujer en el espacio público,
contribuyendo al conocimiento de su nueva condición en el escenario
coreano actual, signado aún por la coexistencia de valores tradicionales
y modernos. El trabajo vincula fuentes secundarias producto de las in-
vestigaciones de las autoras: «Sociedad civil y partidos políticos: Corea
1987-2002» e «Identidad y Género en Corea del Sur», de la primera y
la segunda, respectivamente.

Palabras clave: mujeres, participación, Corea del Sur, democratización,


agenda política.

*
Becarias de Conicet <barbarabavoleo@yahoo.com.ar>; <paulaiadevito@yahoo.com.ar>.
Recibido el 7 de abril de 2009; aceptado el 10 de julio de 2009.

79
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

Abstract

The article reflects upon the increasing participation of South Korean


women in the public scenario, as expressed in civil movements, groups
and associations, since the 80s. Their increasing presence and the signifi-
cance of their demands in the context of the national political agenda
is examined with the purpose of explaining the degree of inclusion and
participation achieved by this social actor in the democratic model of the
Republic of Korea. Women’s movements have undoubtedly been acquir-
ing increasing visibility and its study, together with its relationship with
the political society sheds light on women´s intervention in the public
sphere, thus contributing to the understanding of their new status in the
present Korean scenario, where traditional and modern values continue
to coexist The paper links secondary sources product of the authors´
research: :«Civil Society and political parties: Korea 1987-2002» and
«Identity and Gender in South Korea», respectively.

Key words: women, participation, South Korea, democratization,


political agenda.

80
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

Introducción dos con la condición de la mujer como


un problema social prioritario3.
A partir de la década de 1970, las En una segunda etapa –durante los
mujeres coreanas comenzaron a partici- primeros años de la década de 1980–
par en diferentes manifestaciones de la las activistas que participaban a titulo
sociedad civil. Sin embargo, los temas individual en varias organizaciones de
de género, las reivindicaciones de sus la sociedad civil comenzaron a formar
derechos y la lucha por la igualdad de asociaciones, logrando que los temas de
sexos quedaban de algún modo poster- género obtuvieran una presencia cada
gados en el marco de una sociedad aún vez mayor en la agenda de las organi-
fuertemente signada por la ideología zaciones sociales. Sin embargo, solo
confuciana y patriarcal. Cabe señalar en 1987 –año en que la República de
que muchos de aquellos rasgos cultu- Corea4 inició su transición formal hacia
rales sedimentados a lo largo de los la democracia con la «Declaración de
distintos períodos que conformaron Reforma Democrática del 29 de junio»
la sociedad Choson condicionarán el concretada por Roh Tae-woo– las mu-
modo en que Corea se despliega en la jeres alcanzaron mayor protagonismo
modernidad y le otorgarán un sentido en el escenario público, hecho que se
particular. enmarca en el proceso de reactivación
Resulta conveniente distinguir dos de la sociedad civil en su conjunto.
etapas evolutivas en el proceso de in- En diciembre de 1987, con la elección
corporación de las mujeres en el mundo de Roh Tae-woo como Presidente,
público. Una primera etapa fue la que se se inauguró la Sexta República, que
extendió desde el decenio de 1970 hasta constituyó un punto de inflexión en la
los primeros años de los años ochenta1, historia política de Corea y que puso fin
período durante el cual la participación a las prolongadas décadas de gobiernos
de las mujeres fue limitada, marginal y dictatoriales. Se trató de una elección
focalizada en determinados niveles de limpia y libre que consagró la primera
la sociedad. Los temas femeninos en-
contraban espacio en el ámbito univer-
3
Aunque estas primeras experiencias de
sitario2, siendo las mujeres académicas
participación femenina en la arena públi-
quienes promovieron gradualmente el ca hayan quedado circunscriptas a deter-
reconocimiento de los temas relaciona- minados ámbitos, resulta pertinente seña-
lar que, sin lugar a dudas, fue un momen-
to fundacional con consecuencias no sólo
1
Cho, Young-sook (2007), The Role of para las mujeres sino para todos los inte-
Women’s Organization for Gender Equal- grantes del grupo familiar y la sociedad
ity and Challenges Emerged, en Korea en general.
Women’s Associations United Bulletin, p. 1. 4
De aquí en adelante se utilizarán indistin-
2
En 1977, la Ewha Women’s University tamente los términos República de Corea
establece el primer curso de estudios de la y Corea para referirse a la parte sur de la
mujer. península coreana.

81
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

transferencia pacífica de mando. Así, demandas de reformas democráticas


durante su período de gobierno se persistieron debido a que consideraban
adoptaron medidas de reforma liberal que la administración Roh era una
orientadas a resguardar los derechos continuación del régimen autoritario.
políticos y las libertades civiles de los En efecto, pese a las reformas liberales
ciudadanos. Asimismo, se restableció el su gobierno aparecía como un autori-
derecho de asociación5, hasta entonces tarismo liberalizado, razón por la cual
vedado debido al efecto político de la a los ojos de la sociedad la lucha pro-
confrontación ideológica entre el norte democrática continuaba siendo vital7.
y el sur de la península y a la propia Los movimientos de mujeres –ar-
naturaleza del régimen surcoreano6. ticulados a partir del reconocimiento
En este contexto se asistió al resurgi- de derechos económicos, políticos y
miento de la sociedad civil, con un vigor sociales– alcanzaron cada vez mayor
comparable al alcanzado un poco más visibilidad y acompañaron este resurgi-
adelante, a mediados de la década de miento de la sociedad civil. Así fue que
los años ochenta. Recordemos que ella emergieron numerosas organizaciones
había atravesado momentáneamente y asociaciones de mujeres que dieron
por un período de parálisis, como a conocer los problemas que enfrenta-
consecuencia de la materialización de ban. Algunos de sus reclamos lograron
algunas de sus demandas históricas, concretarse en leyes tales como la Ley
tales como la adopción del sistema de prevención de la violencia doméstica
de elección presidencial directa, la (1993) y la Ley básica de desarrollo de
libertad de prensa y la autonomía de la mujer (1995), así como en la creación
las instituciones académicas. Distintos del sistema de cuotas de mediados de
grupos sociales: estudiantes, intelectua- los años noventa, que dieron lugar a
les, trabajadores, mujeres, campesinos que aumentara la participación de la
y líderes religiosos reanudaron su mujer en la política institucional.
intervención en la arena política. Sus Este artículo examina la creciente
participación de las mujeres surcorea-
5
Diamond, Larry y Shin, Doh-chull (2000). nas en el espacio público a partir de la
Introduction: Institutional Reform and década de 1980 y comenzará por dar a
Democratic Consolidation in Korea, en
Diamond, L. y Doh-chull Shin (eds.). In- conocer las principales asociaciones de
stitutional Reform and Democratic Con- mujeres que acompañaron el proceso
solidation in Korea. California: Hoover democratizador, para pasar luego a
Institution Press, p. 8. destacar las principales leyes relacio-
6
Bavoleo, Bárbara (2007) Partidos políticos
y sociedad civil en la democracia coreana. nadas con la problemática de la mujer.
En Di Masi, J. y M. Crisconio (comp.)
Corea y Argentina: percepciones mutuas Kim, Sunhyuk (2002), Civil Society and
7

desde una perspectiva regional´, La Plata, Democratization. En C. Armstrong (Ed.).


Asociación Argentina de Estudios Corea- KoreanSociety. Civil Society, Democracy
nos, p. 446. and the State. Londres,: Routledge, p. 98.

82
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

Su identificación permitirá especular la expansión del feminismo a nivel


acerca del grado de inclusión alcanzado mundial y la presión internacional –de
por este actor social en la democracia principios de los años ochenta– por al-
coreana. Se considera que el estudio canzar la igualdad de género, que llevó
de los movimientos de mujeres y de al gobierno coreano a crear el Instituto
su intervención en el espacio público Coreano de Desarrollo de la Mujer y
contribuye al conocimiento de la (re) el Comité Nacional de Políticas de la
configuración del sujeto femenino en Mujer, hecho que favoreció el estudio
el marco del proceso de modernización y el conocimiento de temas de mujeres
de la sociedad surcoreana. tales como los sufrimientos y la lucha
de las trabajadoras, que puso de mani-
fiesto múltiples fuentes de opresión de
La democratización la mujer. Sin duda, estas experiencias
y el lugar de las mujeres contribuyeron a la propagación de los
en la sociedad civil movimientos femeninos9.

La transición política de un go- en relación con la actual situación de


bierno autoritario a una democracia empleo, destacados por la Prof. Sun-ok
electoral transformó tanto al movi- Kim en una conferencia llevada a cabo en
la Universidad de Belgrano de la Ciudad
miento por la democratización como a Autónoma de Buenos Aires. Entre las ci-
las agrupaciones de mujeres las que se fras mas representativas cabe mencionar
propagaron considerablemente. Entre las siguientes: en el sector de ventas y
estas agrupaciones de mujeres cabe servicios el nivel de participación femeni-
na es del 47% y su salario inferior en 50%
mencionar la Asociación de Mujeres al salario de los hombres; en cargos públi-
para la Igualdad y la Paz, la Asocia- cos y profesionales, las mujeres ocupan
ción de Mujeres para la Democracia puestos de baja categoría no superando el
y la Hermandad, y las agrupaciones 27% y, en lo que refiere a cargos políticos,
la presencia femenina es prácticamente
Hot Line y Una Cultura Alternativa. insignificante (de 109 diputados solo 3 son
Pero no solamente el factor político de mujeres). La misma autora se refiere al
cambio de régimen contribuyó a este problema de la segregación por género: es
crecimiento. Deben tenerse en cuenta decir, las mujeres ingresan al mundo labo-
ral insertándose en empleos de la econo-
también, entre otros, los siguientes mía informal en proporciones mucho más
factores: la participación de la mujer altas que los hombres-trabajadores. Véase
en el ámbito laboral y la experiencia Mera, Carolina (2004). Reflexiones acer-
directa de discriminación en el lugar de ca de los cambios en la mujer coreana:
Corea y Argentina, en Mera, C. (comp.)
trabajo que aumentaron su conciencia Estudios Coreanos en América Latina.
de la presencia de problemas comunes8; Buenos Aires-La Plata, Ediciones Al Mar-
gen, pp. 65-90.
9
Nam Jeong-lim (2000). Gender Politics in
En uno de sus artículos, Mera recapitula
8
the Korean Transition to Democracy.
indicadores de la discriminación femenina Korean Studies. Vol. 24, pp. 96-97.

83
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

El amplio desarrollo de estos movi- En contraposición a la KWAU exis-


mientos se acompañó de un aumento tían organizaciones de mujeres o aso-
de su cohesión, que se expresó en la ciaciones semi-voluntarias12 –creadas
formación de coaliciones. Así, en 1987, por el régimen de Chun Doo-hwan,
veintiuno de estos grupos voluntarios con el fin de colaborar con la represión
formaron la Asociación Unida de Mu- estatal– categorizadas como Organi-
jeres Coreanas (KWAU, por su sigla en zaciones de Masas Administradas13
inglés) con el objetivo de articular las (AMOs, por su sigla en inglés). Las AMOs
reivindicaciones de otros grupos de mu- fueron utilizadas como herramientas
jeres (trabajadoras, campesinas, amas para la implementación de políticas de
de casa urbanas, pobres urbanas). La control de población y desarrollo eco-
KWAU difería de otras organizaciones nómico y, para propagar las ideologías
de mujeres preexistentes o emergentes de seguridad nacional, anticomunismo
tanto por su declarada oposición al es- y nacionalismo. Dentro de este tipo de
tado represivo como por su orientación organizaciones se encontraba el Conse-
feminista, que abogaba por la igualdad jo de Asociaciones de Mujeres Coreanas
de género. Sus miembros fundadoras (KWAC, por su sigla en inglés) que había
adoptaron la ideología y objetivos del adoptado una postura conservadora
movimiento Minjung10, tal como se y poco comprometida con la realidad
desprende del primer volumen de su político-social, y cuyas actividades se
revista oficial, de acuerdo con el cual: limitaban al trabajo caritativo, la pro-
«el objetivo de los movimientos de mu- tección de los derechos del consumidor,
jeres no debe restringirse a la obtención la promoción de la amistad entre sus
de derechos iguales a los hombres. Este miembros, y el ofrecimiento de clases
debe orientarse a la transformación de y cursos para amas de casa y futuras
las causas estructurales de la opresión esposas, denotando una falta de visión
de la mujer. Los movimientos de muje- crítica y de conciencia feminista.
res deben inscribirse en el movimiento
más amplio de la democracia social que
busca la igualdad de género, justicia y
derechos humanos»11.
12
Las mismas se ubican en un punto inter-
medio entre la oposición de la KWAU y la
sumisión de las AMOs ante la política del
régimen. La mayoría de estas asociaciones
10
El movimiento Minjung (pueblo), surgido intermedias eran de tipo religioso u ocu-
a principios de los años ochenta postulaba pacional. Véase Moon, Seungsook (2002).
no solo la eliminación del régimen auto- Women and democratization in the Re-
ritario sino la evolución hacia un orden public of Korea. The Good Society. Vol.11
social alternativo, basándose en el análisis No. 3, pp. 473-500.
de las contradicciones del capitalismo y el 13
Las AMOs se definen como «organizacio-
cambio en la estructura de clases de la nes civiles de masas creadas por los regí-
sociedad coreana. menes para implementar políticas públi-
11
Citado en Nam Jeong-lim, op. cit., p. 101. cas». Ver: Moon, Seungsook, op. cit.

84
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

Durante el proceso de democratiza- mejoras en las condiciones laborales e


ción se redujeron apreciablemente, las igualdad de posibilidades de acceso a
diferencias entre la KWAU y las AMO puestos de trabajo14. Además, dichas
gracias al espacio de negociación inau- asociaciones (la KWAU y las AMOs)
gurado por el régimen democrático. Es mantenían contacto con el grupo de
decir, por un lado disminuyó el antago- Mujeres Empresarias y Profesionales
nismo entre la KWAU y el Estado debido (BPW) y con la Asociación Coreana de
a que su reivindicación central, la lucha Mujeres Universitarias (KAUW). Si bien
contra la política estatal represiva, se las exigencias de estas organizaciones se
diluyó en el contexto de la transición circunscribían al ámbito de desarrollo
democrática y, por el otro, cesó el do- de sus actividades, no pueden dejar de
minio estatal sobre las AMO, cuya par- mencionarse debido a que han contri-
ticipación política fue autorizada. En buido a la lucha por los derechos de la
relación con la KWAU resulta importante mujer. Otro grupo importante que es
señalar que hacia mediados de la déca- preciso mencionar es la Liga Coreana
da de 1990 comenzó a interesarse por de Mujeres Votantes (KLWV, por su
los procesos electorales (tanto locales sigla en inglés) que, fundada en 1969,
como nacionales) con vistas a influir en centró la atención en la participación
la toma de decisiones y en el diseño de y la educación de la mujer. Gracias a
las políticas públicas. Recién en 1998, la liberalización política, la KLWV co-
con el gobierno de Kim Dae-jung, algu- bró mayor protagonismo y proyectó
nos de sus miembros fueron designados su preocupación a la difusión de los
en cargos públicos, especialmente en potenciales beneficios de la autonomía
organismos gubernamentales centrados local hacia las mujeres votantes.
en asuntos de la mujer. Al mismo tiem- En Corea del Sur, los diversos movi-
po, las AMO incorporaron la igualdad mientos de mujeres han contribuido al
de género y la participación política de proceso de democratización en varios
la mujer a sus temas de interés. aspectos. Desde luego, ayudaron a am-
Estas asociaciones no estaban com- pliar la agenda política, incluyendo te-
pletamente desvinculadas de la acti- mas medioambientales y humanitarios.
vidad sindical. Ejemplo de ello fue el También, como en el caso de la KWAU,
lazo de cooperación establecido entre la introdujeron temas esenciales para la
KWAU y la Asociación Unida de Mujeres creación de una sociedad democrática
Coreanas Trabajadoras (KWWAU, por su tales como la protección de la materni-
sigla en inglés). Esta última fue fundada dad y los problemas de la niñez, las vio-
en 1992 con la finalidad de agrupar a laciones sexuales y el principio de igual
las distintas asociaciones regionales de
mujeres trabajadoras, logrando de este Para el año 1995, durante la presidencia
14

modo centralizar y reforzar su poder. La de Kim Yong-sam, fue reconocida como


agregado corporativo por el Ministerio de
KWWAU reclamaba fundamentalmente Trabajo de la República de Corea.

85
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

remuneración por igual trabajo. Otro la aprobación y reforma del Decreto de


aporte fue la innovación en los modos Protección de la Niñez en 1990 y 2003,
de protesta y resistencia. Y por último, la promulgación de la Ley de Castigo a
puede decirse que han contribuido a la Violencia Sexual y Protección de las
la transición democrática a través del Víctimas, en 1993, la aprobación de la
reforzamiento del poder organizacio- Ley Especial de Castigo a la Violencia
nal de los sindicatos: por ejemplo, la Doméstica en 1997, el establecimiento
KWWAU adoptó la estrategia de expan- del sistema de cuotas para aumentar
dir y revitalizar los comités de mujeres la participación de la mujer en el em-
dentro de ellos.. Como sostiene Nam: pleo público de mediados de los años
«Al contrario de la creencia popular noventa, la promulgación de la Ley
según la cual las mujeres coreanas son de Prevención de la Prostitución y la
apolíticas y están excluidas de la políti- Ley de Castigo a los Causantes de la
ca nacional dominada por los hombres, Prostitución y Hechos Asociados en
muchas mujeres participaron en las 2004. Todas ellas fueron resultado de
luchas democráticas. Ellas tomaron la colaboración de la Asociación de
parte de los movimientos democráticos Amas de Casa, la Federación de Clubes
a través de canales alternativos como de Amas de Casa y la KWAU.
las organizaciones de mujeres de base Sumada a esta convergencia de las
y las protestas políticas a nivel local»15. asociaciones, el Estado abrió canales
de negociación que generaron un cam-
bio en su relación con el movimiento
Las reivindicaciones femeninas de mujeres. Por un lado, se manifestó
y respuesta legislativa como apoyo financiero del gobierno
oficializado en 1995 con la promul-
Las asociaciones de mujeres lo- gación de la Ley básica de desarrollo
graron compatibilizar sus intereses, de la mujer16. Dicha Ley exigía la par-
haciendo converger sus esfuerzos para ticipación del gobierno central y local
exigir acciones legislativas. Gracias a la en el financiamiento de proyectos de
formación de coaliciones entre diversos organizaciones de mujeres destinados a
grupos de mujeres se logró la promul- la igualdad de género y el bienestar de
gación de algunas leyes. A manera de la mujer. Por otro lado, estos canales de
ejemplo, cabe mencionar la reforma negociación permitieron que los movi-
de la Ley de Familia a fines de los años mientos de mujeres se involucraran en
ochenta, la reforma del Decreto de Em- la reforma y la promulgación de nuevas
pleo Equitativo en 1989, 1995 y 2001,
Antes de que se promulgara esta Ley, el
16

Estado financiaba a las AMO y a las aso-


15
Nam Jeong-lim (2000). Gender Politics in ciaciones semi-voluntarias a fin de ejercer
the Korean Transition to Democracy. control sobre ellas. Véase Monn, Seung-
Korean Studies. Vol. 24, pp.108-109. sook, op. cit.

86
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

leyes para la emancipación de la mujer. ban adelante contra el sistema Hoju-je


Entre las que lograron materializarse (sistema de registro familiar encabeza-
cabe mencionar: el Decreto de Cuidado do por los hombres) mediante el cual
Infantil, de 1991, el Decreto Especial de se amparaba la estructura patriarcal de
Violencia Sexual, de 1993 y su reforma la sociedad coreana. En 2005 se aprobó
de1997, y el Decreto de Prevención de por mayoría absoluta en la legislatura la
la Violencia Doméstica de 1998. reforma de la Ley Civil para reemplazar
La nueva relación entre las asocia- al sistema Hoju-je; éxito que fue pro-
ciones de mujeres y el Estado incluyó ducto de 30 años de vigorosos esfuerzos
el incremento y expansión de las agen- de las mujeres coreanas18.
cias gubernamentales responsables En las tareas de gestión orientadas a
de políticas públicas femeninas, tales la obtención de derechos que resguar-
como la implementación del sistema daran a las mujeres, la KWAU jugó un
de inclusión de mujeres en puestos rol fundamental. Se encargó de difundir
gerenciales de la administración pú- estos temas en los medios de comuni-
blica, la expansión de la participación cación social, de diseñar anteproyectos
de estas en las comisiones internas del con la colaboración de profesionales
gobierno, la promoción del empleo de especializados, de organizar reuniones
profesoras en las universidades públi- de discusión con expertos y partidos
cas nacionales y el establecimiento de políticos y utilizó las elecciones para
políticas presupuestarias diferenciadas ejercer presión sobre el gobierno y la
por género17. Sin embargo, el hecho más legislatura para lograr la aprobación
destacado fue la creación del Ministe- de las leyes. Como sostienen Madison
rio de Igualdad de Género durante el y Jung: «... la KWAU permitió que las
gobierno de Kim Dae-jung que, a pesar activistas feministas maximizaran las
de su limitado presupuesto, contribuyó oportunidades políticas y se ganaran
significativamente a la expansión del respeto como actores legítimos en el
discurso político femenino. Entre las proceso formal de negociación»19, no
principales actividades del Ministerio obstante, debido a la influencia que
cabe citar las iniciativas para construir adquirió la KWAU, las organizaciones
una perspectiva de género en el proceso menores que no pertenecen a aquella
de planeamiento presupuestario, la con- tienden a verse excluidas del proceso
tribución a la reforma de la Ley de Ma- de disposición de la agenda pública, de
ternidad, en 2001, que garantizó a las la distribución de recursos financieros
madres la licencia con goce de haberes
y, más significativo aún, el compromiso
de este organismo con la campaña que 18
Madison, Sarah y Kyungja Jung (2007)
organizaciones civiles de mujeres lleva- Rethinking women’s movements in chan-
ging contexts: Australia and South Korea,
p. 16
17
Cho, Young-sook (2007). op. cit., pág. 4. 19
Ibid., p.18.

87
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

y de la participación en el proceso de a traspasar los límites que las mante-


toma de decisiones. nían circunscritas al ámbito privado21.
A lo largo del período de democrati- Así fue que ingresaron al mercado de
zación puede advertirse un incremento trabajo, accedieron al sistema educa-
del poder de presión de las asociaciones tivo y a la participación política. Esta
de mujeres para lograr que sus reivin- progresiva inclusión de las mujeres en
dicaciones adquirieran carácter legal. el espacio público se inscribe dentro
Los movimientos de mujeres no solo del proceso de cambio del modelo de
consiguieron participar en la esfera sociedad tradicional al modelo moder-
estatal con injerencia en la elaboración no. Los cambios en el sujeto femenino
de normas, sino que conquistaron un se relacionan con las variaciones en las
espacio dentro de la más amplia so- estructuras sociales. Sin embargo, cabe
ciedad civil coreana caracterizada por señalar que: «... aunque desde los años
el predominio masculino. Así, tanto sesenta muchas mujeres también em-
sus manifestaciones públicas como sus pezaron a frecuentar las universidades
influencias en el ámbito institucional y el nivel educativo de la mujer y su
pueden leerse como indicadores, entre participación en la sociedad aumentó
otros, del grado de inclusión consegui- relevantemente, su consideración en
do por las mujeres dentro del modelo todos los niveles todavía está muy me-
de democracia surcoreana. diatizada por su papel en el seno de la
familia y su rol como madre»22.
Participación política y (re) La dicotomía entre lo público y lo
configuración del sujeto privado vincula el primero con el Estado
femenino y el segundo con la familia y no solo
refiere a una jerarquización de concep-
La proliferación y paulatina conso- tos sino también a una sexualización de
lidación de los movimientos de mujeres los mismos. Cada una de estas esferas
dentro de la sociedad civil forman parte de la sociedad se define a partir de un
del proceso de adaptación de Corea
del Sur a la modernidad, dinamizado
a partir de mediados del siglo XX. cambio en el estilo de vida, los patrones y
consumos culturales.
Como producto de las transformacio- 21
Dentro del modelo de sociedad tradicional,
nes a nivel económico, político, social patriarcal, patrilocal y patrilineal, las
y cultural20, las mujeres comenzaron mujeres coreanas estaban limitadas a su
rol de esposas y madres. Véase Mera,
Carolina. Op.Cit.
20
Corea del Sur atravesó por un proceso de 22
Doménech, Antonio José (2005). Mujer,
profundos cambios que la convirtieron en Género y Familia en Corea, material pu-
una sociedad industrial, moderna y urba- blicado por la Cátedra Mera, Carrera de
na. Su estructura agraria fue rápidamente Ciencia Política, Facultad de Ciencias
reemplazada por una estructura produc- Sociales de la Universidad de Buenos Aires,
tiva industrial que trajo aparejado un p. 51.

88
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

conjunto de atributos. A lo público se este marco, el papel de las asociaciones


lo vincula con el Estado, lo objetivo, de mujeres –que fue abriendo camino
lo universal, lo abstracto, lo racional, a la participación política femenina
lo literal y el trabajo productivo y, a lo en el proceso de democratización– se
privado, con la familia, lo subjetivo, lo constituyó en un elemento vital para
particular, lo narrativo, lo emocional, la las conquistas legislativas orientadas a
metáfora y el trabajo reproductivo. Estos resguardar los derechos de familia y de
atributos de público y privado refuerzan la mujer. Así, la mujer pudo trascender
–en la modernidad– las jerarquías entre el ámbito privado e incursionar en el
varones y mujeres, mientras que antes mundo de la política. Como sostiene
las mismas hallaban su respaldo en el Moon: «El pequeño cambio positivo
orden de la naturaleza. Sobre este esque- en la representación de las mujeres en
ma binario continúan justificándose las la política masculina requiere tanto del
desigualdades de género de la sociedad desarrollo de asociaciones de mujeres
coreana actual. Un ejemplo claro de las autónomas como del de un esquema
desigualdades lo constituye la llamada alternativo de interpretación para en-
«feminización de la pobreza» que se tender el significado de las relaciones
expresa en un 73 % de mujeres subem- estado-sociedad»24. Si bien el tránsito
pleadas y en la Ley Básica de Familias por este camino ya se inició y las muje-
Saludables, promulgada en 2003, que res han logrado ganar posiciones en el
establece que las mujeres deben asumir ámbito civil, en los órganos legislativos
la labor no remunerada de cuidar de los y gubernamentales y en los partidos
miembros de la familia. No obstante, en políticos, el mundo de la política en la
la Corea de hoy, a partir de fines de los sociedad surcoreana continúa siendo
años ochenta temas que en el contexto androcéntrico. Es decir, es un mundo
histórico tradicional fueron privados se regido por una ideología patriarcal
han ido convirtiendo en asuntos públi- –signada por los valores confucianos–
cos gracias al aumento de la participa- que ubica al hombre en el centro de la
ción política femenina. escena. Dicha impronta lejos de diluirse
El proceso de democratización en el contexto de la modernidad se (re)
abrió un espacio sociopolítico en el significa en el marco del capitalismo.
cual las asociaciones civiles pudieron Sin embargo, resulta innegable la
emerger, expandir sus capacidades proliferación de nuevas identidades
organizacionales y extender el rango signadas por la globalización y la di-
de sus actividades a ámbitos públicos versidad cultural como consecuencia de
tales como temas medioambientales, las múltiples reestructuraciones de los
garantías civiles, anticorrupción, dere-
chos humanos y temas de género23. En Making of Civil Society in Korean Politi-
cal Reform. Journal of Contemporary
Asia. Vol. 34. No. 1, p.3.
Kim Hyuk-rae (2004). Dilemmas in the
23 24
Moon, Seungsook. op. cit.,p. 41.

89
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

escenarios locales e internacionales que de equidad social y económica que


caracterizan al mundo social actual25. habiliten una efectiva participación
Las transformaciones socioeconómicas dentro de la escena política, tanto de
y culturales encuentran como correlato las mujeres como de otras minorías
una acentuación de los particularismos, sociales. En el caso de Corea del Sur, la
es decir, una tendencia creciente a la precaria institucionalización partidaria
diferenciación que se manifiesta en la de las décadas de los años ochenta y
emergencia de nuevas identidades polí- noventa y la consiguiente ausencia de
ticas, multiculturales, étnicas, religiosas, canales regulares de transferencia de
sexuales, entre otras. Es decir, los «nue- las demandas al Estado, convierte a los
vos sujetos» del mundo globalizado movimientos sociales en entidades que
definen sus formas de vida a partir de ejercen la representación aglutinando
anclajes identitarios heterogéneos26. En las demandas sociales27.
este contexto, las retóricas y prácticas Como se ha mencionado, las or-
feministas tanto en Corea como en el ganizaciones de mujeres fueron las
resto del mundo, sin eludir las particu- encargadas de agrupar las demandas,
laridades históricas de cada caso, han no solo en relación con problemas de
comenzado a cuestionar las categorías género sino también con solicitudes de
de sexo y género. El esfuerzo del pen- inserción política. Como producto de
samiento feminista es historizar el bina- su incorporación al espacio público se
rismo y repensar sus significados en los ubican las leyes que amparan la condi-
confines de la ciencia y la tecnología. Se ción femenina. Es por eso que las mis-
trata de una búsqueda por comprender mas deben entenderse no como mera
la relación entre el cuerpo físico y las consecuencia de la instauración de un
influencias del discurso en el proceso de sistema de gobierno democrático sino
construcción del sexo-género. como resultado de una lucha histórica
que las mujeres, en tanto actor social,
han emprendido en el contexto de la
Consideraciones finales modernidad.
Una de las principales caracterís-
La democracia, entendida en térmi- ticas de los movimientos de mujeres
nos amplios, requiere de la existencia de finales de los años ochenta fue su
preocupación ideológica por la trans-
formación social que daba prioridad a
25
Véase: Sassen, S. (1999). La Ciudad Glo- los temas vinculados con la democracia
bal. Buenos Aires: Eudeba (2003). Los
espectros de la globalización. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica de Bavoleo, Bárbara (2007), La instituciona-
27

Argentina. lización partidaria como elemento contin-


26
Jameson, F. y S.Zizek (1998), Estudios gente. Revista Portes,. Tercera Época,
C u l t u ra l e s : R e f l e x i o n e s s o b r e e l Volumen 1, Número 1. Enero/Junio. Co-
Multiculturalismo. Buenos Aires, Paidós. lima, México, pp. 39-52.

90
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

y el nacionalismo respecto de los que género (al aborto, a la anticoncepción,


enfatizaban su propia autonomía e a la autodefensa, a los sindicatos, etc.).
independencia. Luego de lograda la Pero si sus demandas se circunscriben
democratización, sus actividades gira- a la lucha por la equidad y la igualdad
ron hacia la realización de campañas de oportunidades o a la reivindicación
relacionadas con aspectos de la vida de aquellas cuestiones que definen la
diaria femenina. Así, las agrupaciones naturaleza femenina, existe el riesgo
de mujeres comenzaron a tomar dis- caer en esencialismos. En el primer
tancia del movimiento civil nacional caso, negando la sexualización, pero
estableciendo como contenido principal no la jerarquización que establece el
de su agenda las cuestiones de género par dicotómico público-privado y, en el
e igualdad. La progresiva profundiza- segundo, revirtiendo la jerarquízación
ción democrática, hacia mediados del pero no la sexualización. Es por eso que
decenio de 1990 posibilitó el cambio el pensamiento feminista deberá plan-
de una relación de antagonismo con el tearse sistemas complejos que permitan
Estado a una de negociación. Así, las explicar los cambios y las realidades
asociaciones de mujeres participaron actuales, teniendo en consideración
activamente en la formación de la agen- otros sujetos, otras miradas y saberes
da política y su influencia se destacó diversos que modifican las institucio-
en la legislación nacional mediante la nes en el día a día28. Por otro lado, es
aprobación de importantes leyes como indispensablel que los movimientos de
las que acá han sido destacadas. Du- mujeres se diversifiquen, amplíen sus
rante los últimos dos gobiernos, Kim bases y se consoliden para acceder a la
Dae-jung (1998-2002) y Roh Moo- instancia de negociación con el Estado
hyun (2003-2007), se asistió a una
alianza entre el Estado y el movimiento Dentro del campo de producciones teóricas
28

del feminismo occidental, en las últimas


femenino que permitió que se nombrara
décadas se ha venido desarrollando la lla-
ministros a cuatro mujeres, incluyendo mada tercera vía o posición, cuyas reflexio-
a Han Myung-suk en 2006, en el cargo nes en torno a la cuestión de la identidad
de Primer Ministro. y el género cuestionan algunas de las pre-
misas básicas del feminismo cultural y del
Por último, creemos que en el
feminismo post-estructuralista. Los aportes
contexto de una sociedad capitalista- de Judith Butler (2001) y Teresa De Lau-
patriarcal, el reto que enfrentan los rentis forman parte de esta renovada línea
movimientos de mujeres es orientarse de pensamiento. El debate al interior del
feminismo y las contribuciones de las au-
an principio hacia dos direcciones
toras pueden consultarse en: Acoff, Linda
básicas. Por un lado, las mujeres de- (2001) Feminismo cultural versus poses-
ben defender tanto los derechos por tructuralismo: la crisis de la identidad en
la igualdad sexual (al trabajo, a la la teoría feminista, en Navarro, M. y C.
Stimpson, (comp.). Nuevas Direcciones.
educación, a organizarse) como los
Buenos Aires: Fondo de Cultura Económi-
derechos que avalen la especificidad de ca de Argentina, pp. 65-106.

91
Estudios Internacionales 164 (2009) • Universidad de Chile

demostrando una capacidad de respues- Cho, Hein (1997). The Historical Origin of
ta relativamente autónoma. Civil Society in Korea. Korea Journal.
Summer. pp. 24-41.
Es innegable que los movimientos Cho, Young-sook (2007), The Role of
de mujeres coreanas adquirieron re- Women’s Organization for Gender Equa-
levancia en el contexto sociopolítico lity and Challenges Emerged, Korea
contemporáneo y que lograron avances Women´s Associations United Bulletin,
pp.. 1-10.
significativos en materia legislativa.
Choi, Jang-jip (2000), Democratization, Civil
Sin embargo, este es solo uno de los Society, and the Civil Social Movement in
aspectos del proceso de modernización Korea: The Significance of the Citizens´
del modelo de mujer. Otras aproxima- Alliance for the 2000 General Elections,
ciones podrán enriquecer este enfoque Korea Journal, Autumn, pp. 26-57.
De Lauretis, Teresa (1996), La tecnología del
indagando los espacios de sociabilidad género. Revista Mora Nº 2,pp.6-34.
y la experiencia de las mujeres corea- Diamond, Larry y Shin, Doh-chull (2000).
nas, igualmente configuradores de su Introduction: Institutional Reform and
identidad. Democratic Consolidation in Korea. En
Diamond, L. y Doh-chull Shin (eds.). Ins-
titutional Reform and Democratic Con-
solidation in Korea, California: Hoover
Bibliografía Institution Press,pp.1-42.
Doménech, Antonio José (2005). Mujer, Géne-
Acoff, Linda (2001). Feminismo cultural ro y Familia en Corea, material publicado
versus posestructuralismo: la crisis de la por la Cátedra Mera, Carrera de Ciencia
identidad en la teoría feminista. En Nava- Política, Facultad de Ciencias Sociales de
rro, M. y C. Stimpson (comps.). Nuevas la Universidad de Buenos Aires.
Direcciones, Buenos Aires: Fondo de Cul- Han, Sang-jin (1997). The Public Sphere and
tura Económica de Argentina. pp. 65-106. Democracy in Korea. A Debate on Civil
Bavoleo, Bárbara (2005), Sociedad Civil en el Society, Korea Journal, Winter, pp.78-97.
Proceso de Consolidación Democrática. Iadevito, Paula Marina (2005), Corea tradicio-
República de Corea: 1995-2000, publica- nal y moderna: espacios de construcción
ción electrónica y en CD del II Encuentro de la identidad femenina. En E. Oviedo
Latinoamericano de Estudios Coreanos, El (comp.) Corea... una mirada desde Argen-
Colegio de México - Korea Foundation. tina, Rosario: Editorial de la Universidad
Bavoleo, Bárbara (2007), Partidos políticos y Nacional de Rosario, pp. 271-290.
sociedad civil en la democracia coreana. Iadevito, Paula y Laura Zambrini (2007),.
En Di Masi, J. y M. Crisconio (comps.), Identidad, Género y Subjetividad en el
Corea y Argentina: percepciones mutuas mundo actual: aportes del feminismo
desde una perspectiva regional, La Plata: y la filosofía, publicación en CD de las
Asociación Argentina de Estudios Corea- Jornadas Pre-Alas Preparatorias del XXVI
nos, pp. 445-458. Congreso ALAS Guadalajara 2007-Bue-
Bavoleo, Bárbara (2007), La institucionalización nos Aires-Argentina, Facultad de Ciencias
partidaria como elemento contingente, Revis- Sociales - Universidad de Buenos Aires.
ta Portes. Tercera Época, Volumen 1, Número Jameson, F. y S.Zizek (1998). Estudios Cul-
1. Enero/Junio, Colima, México, pp. 39-52. turales: Reflexiones sobre el Multicultura-
Butler, Judith (2001). El género en disputa. El lism, Buenos Aires: Paidós.
feminismo y la subversión de identidad,. Kim Hyuk-rae (2004). Dilemmas in the Ma-
México DF: Paidós. king of Civil Society in Korean Political

92
Bárbara Bavoleo y Paula Ladevito • Mujeres, sociedad civil...

Reform, Journal of Contemporary Asia, Mera, Carolina (2004), Reflexiones acerca de


Vol. 34 - No. 1, pp.3-23. los cambios en la mujer coreana: Corea y
Kim, Hyuk-rae (2002). Unraveling Civil So- Argentina. En C. Mera (comp.). Estudios
ciety in South Korea: Old Discourses and Coreanos en América Latina. Buenos
New Visions, Korea Observer, Vol.33 - No. Aires-La Plata, Ediciones Al Margen,
4, Winter, pp. 541-568. pp.65-90.
Kim, Sunhyuk (1997), State and Civil Society Moon, Seungsook (2002), Women and demo-
in South Korea’s Democratic Consolida- cratization in the Republic of Korea, The
tion: Is the Battle Really over?, Asian Sur- Good Society, Vol.11 - No. 3, pp.36-42.
vey, Vol. 37 - No. 12. Dec. pp.1135-1144. Nam, Jeong-lim (2000), Gender Politics in the
Kim, Sunhyuk (2002), Civil Society and De- Korean transition to democracy. Korean
mocratization. En C. Armstrong (ed.). Ko- Studies, Vol. 24, pp.94-112.
rean Society. Civil Society, Democracy and Pak, Sejin (1998), Two Forces of Democrati-
the State. Londres, Routledge,pp. 92-108. zation in Korea. Journal of Contemporary
Kim, Sunhyuk (2003), Civil Society in Demo- Asia , 28 - No.1,pp. 45-73.
cratizing Korea. En Kim, Samuel (ed.),. Sassen, S. (1999), La Ciudad Global. Buenos
Korea’s democratization, Cambridge, Aires, Eudeba.
Cambridge University Press, pp. 81-106. Sassen, S. (2003), Los espectros de la globa-
Lief Palley, Marian (1990), Women’s Status in lización, Buenos Aires: Fondo de Cultura
South Korea: Tradition and Change, Asian Económica de Argentina.
Survey, Vol. 30 - No.12, pp.1136–1153. Seong, Kyung-ryung (2000), Civil Society
Lim, Hy-sop (2000), Historical Development and Democratic Consolidation in South
of Civil Social Movements in Korea: Korea: Great Achievements and Remai-
Trajectories and Issues. Korea Journal. ning Problems. En Diamond, L. y Kim,
Autumn, pp. 5-25. Byung-kook, Consolidating democracy in
Madison, Sarah y Kyungja Jung (2007), Re- South Korea, colaborado, Lynne Rienner
thinking women’s movements in changing Publishers,pp.87-110.
contexts: Australia and South Korea. Dispo-
nible en: http://ipsa-rc19.anu.edu.au/Maddi-
son%20Jung.ipsa06%20.pdf, pp.1-25.

93