You are on page 1of 6

Los jóvenes y el

consumo
Trabajo practico de Trabajo y
Ciudadanía

Alumnos: Rivera, Aldana; Chervo, Agustina; Liberto, Antonella


Curso: 6° C
Profesor: Folonier, Silvina
Fecha de entrega: 20/10/16
En el siguiente informe hablaremos sobre el consumo y la publicidad, y su efecto en los jóvenes en
la actualidad. Explicaremos porque en una sociedad como la actual, existe un interés tan grande
en promover las ventas a través de los jóvenes con el fin de aumentar el lucro empresarial. Esto es
así ya que las empresas saben exactamente como persuadirnos para comprar sus productos,
llevándonos muchas veces a caer en el consumo de bienes innecesarios para nosotros, gracias a
las publicidades que realizan.
Los jóvenes y el consumo

¿Qué es el consumo?

El consumo es la acción y efecto de consumir o gastar, ya sean productos, bienes o servicios, es


decir, comprende las adquisiciones de bienes y servicios por parte de cualquier persona con el fin
de satisfacer sus necesidades. Constituye una actividad de tipo circular porque la sociedad
produce para poder consumir y a su vez el consumo genera producción. Aunque esté siendo
masivo puede dar lugar al consumismo, el cual es la acumulación o compra de bienes y servicios
considerados no esenciales, y a la denominada sociedad de consumo, considerada en la actualidad
como una forma de alienación donde hace que la sociedad vea el consumo, a través de la
publicidad, como una forma de ser feliz.

Se pueden establecer tres tipos de consumo basándonos en las necesidades de las personas y la
frecuencia en el gasto de bienes o servicios:

 Consumo experimental: consumo del producto o servicio que se produce por novedad o
curiosidad.
 Consumo ocasional: consumo que es intermitente, basado en la disponibilidad del bien o
servicio o en la satisfacción de necesidades no permanentes.
 Consumo habitual: consumo que ya forma parte de las actividades cotidianas del sujeto.

¿Qué es la publicidad?

La publicidad es la difusión y promoción masiva de productos y servicios a través de medios


tecnológicos. Esta desarrolla un importante papel de difusión y persuasión a través de la
transmisión de mensajes que influyen sobre el público receptor, destruyendo o implantando
valores y nuevas formas de comportamiento. Tiene dos objetivos:

 Difundir: significa hacer público, en el sentido de posicionar marcas y dar a conocer


masivamente productos o servicios.
 Persuadir: significa crear compradores y consumidores o usuarios motivándolos e
impulsándolos a la adquisición de marcas y productos. Se dirige a nuestros sentimientos
para convencernos más fácilmente y muchas veces, sin darnos cuenta al utilizar diversos
recursos y estrategias con el fin de ser más llamativo para el público receptor.

Según el medio de comunicación que se utilice, se pueden distinguir tres tipos de publicidad:

 Publicidad gráfica: utiliza material gráfico y fotográfico y se difunde a través de la prensa,


carteles, revistas o folletos.
 Publicidad sonora: Se difunde por la radio y emplea diferentes elementos sonoros como
música, voces, efectos especiales.
 Publicidad audiovisual: Se compone de elementos gráficos y sonoros y de imágenes en
movimiento. Se encuentra en la televisión, el cine e Internet.
La publicidad influye en la vida cotidiana de todos, compramos lo que la publicidad dicta sin
evaluación racional de la utilidad del producto al ser persuadidos para hacerlo por esta. Muchas
veces esta persuasión se realiza a través de la publicidad subliminal, es decir, todo aquel mensaje
audiovisual que se emite sin que lo que percibamos conscientemente.

¿Cómo afectan el consumo y la publicidad a los jóvenes en la actualidad?

El consumo adolescente es el gasto que los individuos de entre once y veintiún años
aproximadamente realizan en bienes y servicios. Un gasto que, en este caso, estaría condicionado
por la situación de dependencia económica con respecto a la familia propia de la edad. Los padres
cubren las necesidades básicas de sus hijos adolescentes, de tal forma que aquello que éstos
consumen por y para sí mismos les sirve para cumplir otros objetivos que no tienen que ver
directamente con la supervivencia: divertirse, reforzar su identidad, integrarse en el grupo, etc. Se
trata de un consumo que cumple una función más bien personal.

Para los jóvenes comprar es una de las actividades más divertidas. Les gusta entrar en los centros
comerciales, sienten un deseo permanente de ir de compras y adquirir cosas nuevas, y su grado de
impulsividad en la compra y de falta de autocontrol y responsabilidad económica es muy alto. La
explicación está en que la adolescencia es una etapa en la que se tienen mayores dificultades para
controlar los impulsos.

Siendo los jóvenes y adolescentes un público objetivo susceptible, se puede hacer una analogía
con una esponja, la cual va absorbiendo todo lo percibido y lo mismo pasa con los jóvenes y
adolescentes al frente de la publicidad y el consumo. Mientras los jóvenes y adolescentes tratan
de definir su personalidad, la publicidad ofrece una serie de roles estereotipados con mensajes
dañinos de nuevos conceptos de moralidad, de religión, de respeto, de pudor.

Una de las mayores preocupaciones que existen en la relación entre la publicidad y los
adolescentes son los modelos de referencia que se utilizan para mostrar los anuncios, en los
productos que se quieren vender. La identificación presente en la relación de los jóvenes con los
líderes de opinión, está íntimamente relacionada con la búsqueda de una identidad, así como con
los problemas y enfermedades presentes como los trastornos de alimentación, la anorexia o la
bulimia.

La publicidad recurre a distintos procedimientos para lograr su efecto en los jóvenes. Los artículos
en venta se vinculan al éxito con el otro sexo, la imagen de ‘triunfador’ o la belleza física,
induciendo al individualismo, la competencia o el desarrollo de formas de vida o hábitos
alimentarios inadecuados. Las agencias de publicidad recurren frecuentemente a figuras muy
populares entre los jóvenes, especialmente deportistas famosos, cuya imagen se asocia al
producto promocionado. Figuras de este tipo también prestan su colaboración en campañas de
educación sanitaria.

Esta no solo busca orientar las compras hace ciertos productos, sino que los mismos se asocian
con un ‘estilo de vida’ que se relaciona con frecuencia con lo de poco interés o trascendencia y a lo
exhibicionista. Estos valores no son los más importantes a la hora de enseñar a los adolescentes.
Es inusual que la publicidad de algún artículo destinado a los jóvenes se relaciones con valores
como los de trabajo, perseverancia, solidaridad y actividades socialmente útiles.

Los efectos de la publicidad tienen varias consecuencias. Las principales son problemas de salud y
diferencias económicas. Los problemas de salud se basan en que las publicidades muestras que
para tener éxito, ser alguien deseado, reconocido o incluso para obtener ese producto hay que ser
casi perfecto estéticamente. Esto está íntimamente relacionado con la búsqueda de identidad y el
proceso de desasimiento de la figura parental, así como con estos problemas que son la bulimia y
la anorexia. Otro gran problema son las diferencias económicas, ya que por el carácter masivo de
la audiencia el público al que llegan estos mensajes es socialmente heterogéneo. La misma
invitación a consumir es captada por persona de muy variado poder adquisitivo. Al margen de sus
recursos económicos, todos son inducidos a adquirir los mismos productos, lo que a su vez tiene
consecuencias: la satisfacción de ese deseo, cuando se cuenta con el dinero necesario, o la
frustración, cuando se carece de ese dinero. Esto último lleva a querer consumir las llamadas
‘marcas truchas’, es decir imitaciones de los productos auténticos cuya elaboración da origen a un
mercado paralelo, caracterizado por el trabajo en negro.
Los jóvenes son los personajes mas utilizados por la publicidad, promoviendo una publicidad más
dinámica y consumista. Además utiliza engaños, por acercarlos a sus productos, como relacionar al
producto con ciertos beneficios que no son fehacientes. El autentico mensaje de esta sin arreglos
ni adornar, que son los que nos muestran a nosotros, es ‘consigue la felicidad a través de este
producto o servicio’. Así, mediante este mensaje, nos provocan a consumir grandes cantidades de
ese producto o servicio sin darnos cuenta hasta el punto que llegamos. Esto afecta mayormente a
los jóvenes ya que somos el sector más vulnerable, al no poder controlas nuestras ganas de
consumir o el capricho de obtener cierto producto. La mayoría de las publicidades están dirigidas a
los adolescentes y por esto generan muchas consecuencias sobre ellos, desde problemas
alimenticios debido a la forma estética que se muestra, a generar diferencias económicas al poder
conseguir ese bien o no.