You are on page 1of 4

Resumen

En este estudio se abordan los nuevos retos en el desarrollo de la gerencia de


yacimientos, así como también se estudian los beneficios que tendría para la
Escuela de Petróleo de la Universidad del Zulia la inclusión de materias alusivas
al desarrollo de nuevas tecnologías en su pensum de estudio. El propósito es
analizar lo imprescindible que es en la actualidad la integración del conocimiento
de las tecnologías emergentes y de los nuevos retos que rodean a la gerencia de
yacimientos, con la preparación de los ingenieros del mañana en nuestra casa de
estudios. Se enmarcó en una investigación analítica de tipo cualitativa, no
experimental. Los resultados del análisis permiten reconocer los beneficios que
tendrían para los estudiantes de la Escuela de Petróleo conocer los retos que
presenta la gerencia de yacimientos en la actualidad en cuanto a la tecnología
disponible para la explotación de yacimientos no convencionales, tomando en
cuenta que Venezuela es el país con mayores reservas de petróleo pesado y extra
pesado en el mundo. La modificación del pensum de estudio con la inclusión de
materias alusivas a temas relacionados con Yacimientos no convencionales,
Gerencia de yacimientos, Crudo pesado y extra pesado, Fracturamiento hidráulico,
Recuperación mejorada de hidrocarburos; permitiría al estudiante estar mejor
preparado para el presente de la industria petrolera, una actualidad donde las
reservas en yacimientos convencionales se agotan y el hombre busca con nuevas
tecnologías poder recuperar crudo de donde antes no lo hizo, los yacimientos no
convencionales.

Metodología

La investigación se desarrolló como analítica, con un diseño de investigación


documental no experimental donde no se manipularon las variables.

Se realizó con una técnica de recolección de datos de tipo cualitativa, ya que


produce hallazgos a los que no se llega por medio de procedimientos estadísticos
u otros medios de cuantificación.

Resultados de la investigación

La gerencia de yacimientos juega un papel fundamental en lo que concierne


a la ingeniería de petróleo y la asociación de ésta con otras disciplinas como lo
son la ingeniería de yacimientos, de producción, la geología, petrografía, geofísica,
entre otras, las cuales en conjunto buscan maximizar el beneficio obtenido al
ejecutar la explotación de un yacimiento.

Según Pacheco (2009), conforme las nuevas reservas de hidrocarburos se


vuelven más difíciles de localizar, se está recurriendo a la explotación de los
yacimientos no convencionales. Una forma de abordar estos retos es mediante la
aplicación de nuevas tecnologías y enfoques para lograr una mejor comprensión
de un yacimiento. Nuestro país no está exento de eso, los retos en el sistema
tecnológico venezolano incluyen desarrollar tecnologías para la producción y
manejo en superficie de crudos pesados y extrapesados, los cuales representan el
mayor porcentaje de las reservas probadas de nuestro país, ubicados en su gran
mayoría en la Faja Petrolífera del Orinoco, siendo considerada ésta una de las
acumulaciones de hidrocarburos más grandes a nivel mundial.

Aun cuando Venezuela ya ha logrado producir crudos pesados, 16 a 18


grados API, en niveles económicamente atractivos y las refinerías fueron
adaptadas poco a poco para procesarlos, el reto ahora son las tecnologías para
procesamiento de los crudos extrapesados, es decir, producir combustibles de alta
calidad a partir de crudos por debajo de los 14 grados API.

Además de estos retos, la industria petrolera nacional específicamente de la


región occidente, se enfrenta a yacimientos maduros depletados y ante una gran
cantidad de pozos abandonados que pudieran ser aprovechados con la puesta en
marcha de planes eficientes de explotación, esto si se contara con la inversión
necesaria y la tecnología.

La adquisición, incorporación y aplicación de tecnologías avanzadas en el


sector petrolero venezolano, elemento básico para el impulso y la viabilidad del
desarrollo de la industria petrolera, presenta actualmente los siguientes
problemas:

 Carencia de una infraestructura de gestión tecnológica en la industria


petrolera nacional y su relación con las estrategias del MPPEUCT.

 Deficiencias en los procesos de asimilación, adaptación e incorporación


tecnológicas y, por ende, de investigación aplicada.

 En materia de tecnología petrolera, las potencias económicas poseen y


manejan la exclusividad de patentes, derechos de autor e industriales, tanto
a través de mecanismos proteccionistas internos (proteccionismo
industrial), como de las grandes compañías transnacionales.

 Insuficiencia de capacitación adecuada de alto nivel de los cuadros


profesionales venezolanos.

 Recursos financieros insuficientes para el desarrollo de la industria


petrolera, ya que sus ganancias van al gasto corriente del gobierno y hacia
la banca internacional, vía servicios de deuda y compromisos varios.

 Presiones externas que han impedido el desarrollo independiente de la


industria nacional.

A causa de las políticas económicas aplicadas en el país, se ha reducido la


masa crítica del personal técnico especializado del sector petrolero, de
exploración, refinación y petroquímica. Por tanto, una verdadera transferencia y
desarrollo tecnológico de la industria petrolera nacional en conjunto con las
universidades, entre ellas nuestra ilustre Universidad del Zulia, es necesaria y
debe ser guiada por una estrategia y gestión tecnológica que involucre no sólo a
las entidades implicadas directamente (PDVSA), sino a los organismos de política
energética y tecnológica como son los Ministerios: MPPPM, MPPEUCT y MINEA.

En este sentido se vuelve necesaria una actualización del pensum de


estudio de la Escuela de Petróleo de la Universidad del Zulia, enfocada en integrar
materias con tópicos como: crudos pesados y extrapesados, recuperación
mejorada de hidrocarburos pesados, yacimientos de crudo no convencionales,
perforación horizontal, fracturamiento hidráulico, manejo en superficie de crudos
extrapesados, recuperación de pozos abandonados, optimización y adaptación de
métodos térmicos y en la aplicación de métodos no térmicos (producción en frio de
crudo pesado con arenas, inyección de polímeros, surfactantes y/o polímeros
surfactantes).

Conclusión
Para afrontar estos nuevos retos, se debe seguir capacitando a los futuros
profesionales, buscando conocimientos complementarios en las universidades y
centros de investigación. El país debe asignar un rol estratégico a la formación del
recurso humano con planes muy estructurados para la contratación y su formación
complementaria. La producción de crudos pesados y su procesamiento implica un
enorme esfuerzo en inversión y tecnología. En este sentido, se deben conducir
programas tecnológicos con portafolios de proyectos dedicados específicamente a
la investigación y su consecuente desarrollo para la producción de crudos pesados
y extra pesados, así como para el procesamiento de estos crudos. Es por ello que
afirmamos la existencia de una necesidad impetuosa de continuar capacitando a
los futuros profesionales e invitamos a la escuela de petróleo del Programa de
Ingeniería de la Universidad del Zulia a que incluya materias relacionadas con
estos nuevos retos que se presentan en la actualidad en la industria. Estos
conocimientos permitirían a los estudiantes defenderse ante estos escenarios,
dando así la oportunidad de incrementar la capacidad imaginativa e inventiva de
los mismos en la resolución de problemas reales y actuales, preparando a la
fuerza trabajadora que tendrá la responsabilidad de guiar la explotación de
hidrocarburos en Venezuela durante los próximos años.