You are on page 1of 2

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación


Universidad “Fermín Toro”
Barquisimeto

Alumno:
Alcides Pérez
C.I: 25.401.865
Cesare Lombroso, un criminólogo y médico italiano, fue uno de los
precursores de la criminología. Lombroso creía que la evolución humana y la
forma en que el hombre fue cambiando, eran las claves para estudiar los actos
criminales y, de cierta forma, evitar que ocurrieran trabajando sobre el
individuo. Sus estudios, lo llevaron a elaborar la llamada “teoría del criminal
nato",” que describe características físicas y biológicas de aquellos que nacen
pre-dispuestos a ser criminales. Esos delincuentes por naturaleza, Algunas de
las características del llamado criminal nato. Asimetrías en el rostro y cráneo
de apariencia irregular, con una frente chata.Sobre desarrollo de la mandíbula
inferior, Orejas grandes y brazos más largos de lo habitual, Mayor fuerza en el
lado izquierdo del cuerpo, Vista aguda, Menor sensibilidad al dolor y al tacto,
Falta de capacidad de remordimiento, control de impulsos y vergüenza,
Tendencia a los vicios como la bebida, tabaco y drogas.
La teoría de Lombroso se asemeja mucho a Jean Baptiste Grenouille un
hombre que al nacer fue abandonado por su madre. Fue llevado a un orfanato,
allí a los trece años de edad fue vendido. Trabajaba como aprendiz de
perfumista. Tenía un don a percibir toda clase de olores esto lo llevo a ser un
asesino de mujeres de toda condición social para capturar su fragancia. La
obsesión que el tenia de crear un perfume perfecto esto lo llevo a asesinar
mujeres, para obtener olores diferentes de cada mujer y poder crear su perfume
perfecto. Jean Baptiste Grenouille posee características muy específicas que
eran que no tenía remordimiento por lo que hacía, Menor sensibilidad al dolor
y al tacto, falta de capacidad, no controlaba sus impulsos, poseía una vista muy
aguda, frente chata, Orejas grandes. Características que concuerdan con lo que
para Lombroso es un asesino nato, según Cesare, presentaban una serie de
signos no sólo físicos, sino que también de moralidad, comportamiento y
socialización.