You are on page 1of 3

PATOLOGÍA DE LA ÉTICA

Son dos conferencias, dictadas por Miller en el II Encuentro Brasilero del Campo
Freudiano, en 1989 en San Pablo. Estas conferencias están publicadas en Lógicas de la vida
amorosa, editado por Manatial.

Primera conferencia:

Hay disparidad en el título: patología y ética son dispares porque pertenecen a


distintos campos. Patología y medicina son afines, en cambio la ética no tiene nada que ver
con lo biológico porque pertenece al hombre en tanto ser racional.

Pero en la actualidad, hay un anudamiento entre estos campos diferentes, se intenta


poner límites éticos a la ciencia, los chomites de ética para frenar al científico cuyo bien
supremo es la investigación. Podría ser que el científico sea el gran perverso moderno. La
palabra PERVERSIÓN es admirable, designa una patología clínica pero a la vez tiene
connotaciones éticas. Por tanto la perversión hace ver el enlace secreto entre la clínica y la
ética, tanto la medicina como la ética hacen referencia a una norma.

Si definimos a la ética como un discurso en el cual se proponen normas de conducta,


de buen comportamiento.

Sin embargo Foucault señala que la ética antigua hacia equivaler la ética con la salud,
la medicina era casi un capitulo en la ética: tener buena salud, cuidarse, no ir hacia los excesos
eran deberes éticos. Ahora hay un rescate de esto con el imperativo “tu debes conservar tu
cuerpo en buena salud”. Bajo el modo contemporáneo se reformula el imperativo kantiano,
que hace norma PARA TODOS, lo que era un consejo de sabiduría antigua.

La experiencia crucial para pensar el concepto de salud mental es la


RESPONSABILIDAD.

Ser o no ser responsable determina la salud mental de alguien?.

Esto demuestra que el sujeto es primero un sujeto jurídico y ético. Ahora bien, la
vuelta que hay que hacer es que este sujeto por qué es esencialmente ético? Miller dice que el
sujeto de la experiencia analítica es ético porque puede juzgar él mismo lo que hace y dice. No
solo se somete a la instancia del Otro social sino que él mismo se juzga acerca de los
enunciados, el sujeto de la experiencia analítica puede decir: “he dicho esto pero…… no sé si lo
creo”. El sujeto de la enunciación puede tomar distancia de lo que dice. Este es el sujeto ético.
Si esto falta, la experiencia analítica no se desarrolla.

El neurótico obsesivo es esencialmente un sujeto ético, quien mas que el obsesivo para
preocuparse por lo que hace o no hace. Lleva la ética hasta lo patológico porque tener
escrúpulos por su conducta es el principio mismo de la ética. En cambio, el paranoico podemos
decir que goza de muy buena salud mental, no se hace responsable de sus actos!.

Por qué Freud encuentra en todos lados la función del SENTIMIENTO DE CULPA?.
El sentimiento de culpa es el pathos de la responsabilidad. El sentimiento de culpa significa
que me siento responsable de…. no sé qué. El sentimiento de culpa es un AFECTO del sujeto,
como sujeto ético. Y es el fundamento mismo del LAZO SOCIAL. El sentimiento de culpa
significa que ahí tenemos un sujeto capaz de responder.

La RECTIFICACIÓN SUBJETIVA es otro ejemplo de sujeto ético. Dora al principio del


tratamiento se quejaba de los otros, lo interesante para la experiencia analítica es cuando
percibe que ella es parte del desorden del que se queja.

El sujeto del Inconsciente es siempre un sujeto ACUSADO. Y es por eso que es tan
importante en la teoría psicoanalítica el concepto de SUPERYÓ.

Segunda Conferencia:

Hay una vinculación esencial entre SENT. DE CULPA y ASOCIACIÓN LIBRE. Freud
encuentra siempre este sentimiento de culpa fundamental para la experiencia analítica.

La clínica del sujeto es aquella que tiene como base la falta en ser. Y la falta en ser
toma también a forma de culpa, por eso la neurosis se expone como una tentativa del sujeto
de justificar su existencia. Esto define la neurosis como entidad ética, justificar la existencia,
considerar si uno tiene derecho o no, en cuanto a la responsabilidad; en cuanto al ser también
están las preguntas de por qué soy así?. La clínica de las preguntas es una clínica ética.

Lacan estudió mucho a Spinoza, admiraba a este filosofo, cuando tenia 15 años
pegaba anotaciones de Spinoza en las paredes de su habitación, ( no desarrolla la ética
spinozeana pero la menciona para compararla con Kant). Seria así: para Spinoza somos
inocentes, para Kant todos somos culpables. La ética de kant destruye lo particular. Hay
ruptura con Kant. Adquiere valor el PARA TODOS. Antes la ley daba lugar para la
interpretación. Ahora el PARA TODOS produce una servidumbre. Miller dice que la igualdad
tiene como traducción practica una disparidad que nunca se vio en la historia del mundo.

Punto interesante sobre la MELANCOLÍA, tenemos un sujeto que presenta una


condición de indigno, de manera fija, sin dialéctica el sent. de culpa. Dice no se puede tratar de
curar con el psicoanálisis a un verdadero melancólico.

Para el PARANOICO, el culpable es el Otro, Dios en Scheber.

El psicoanálisis en impensable sin sujeto de derecho, como es impensable la practica


analítica en Estados sin derechos.

ALGO DE ERIC LAURENT, en el libro El goce sin rostro, capitulo Posiciones femeninas del ser.

TEXTUAL:

Sabemos que el superyó, según Lacan, formula una orden de goce. El superyó ordena:
goza(JOUIS), a lo que sólo podemos responder: “escucho (JOUIS=OIGO). Hay que eliminar la
idea de que el superyó es una prohibición. Pensar que el superyó es un empuje al crimen no es
evidente para los no lectores de Lacan. Hubiera sido difícil hacerles entender en 1968 a los que
proclamaban: “gozar sin parar y sin trabas” que era el puro enunciado del mandamiento
superyoico. Los contestatarios del 68 creían que eran los mas libertarios del mundo. Creían en
emanciparse de todos lo prejuicios sociales. A la prohibición social sobre el goce, oponían el
“gocemos tanto y más”, es decir “ avancemos hacia la muerte”. Fue necesaria La Ética del
Psicoanálisis para darse cuenta que lo que estaba en el núcleo del superyó del descubrimiento
freudiano no es una prohibicion del goce, sino un escándalo. El escándalo del descubrimiento
freudiano, es que cualquiera sea el acondicionamiento del mundo, en el goce hay un más allá
del pcio de placer. El que quiere entrar en ese espacio del goce sin trabas, se encuentra muy
pronto en el horror. Por eso, a esa voz tan inocente de enuncia: “ Me has satisfecho” se le
debe atribuir la calidad de superyoica.