You are on page 1of 8

Tipos de energías

Energía eléctrica
Se denomina energía eléctrica a la forma de energía que resulta de la existencia de
una diferencia de potencial entre dos puntos, lo que permite establecer una corriente
eléctrica entre ambos cuando se los pone en contacto por medio de un conductor
eléctrico. La energía eléctrica puede transformarse en muchas otras formas de
energía, tales como la energía lumínica o luz, la energía mecánica y la energía
térmica.
Energía radiante
La energía radiante es la energía que poseen las ondas electromagnéticas1 como
la luz visible, las ondas de radio, los rayos ultravioletas (UV), los rayos infrarrojos
(IR), etc. La característica principal de esta energía es que se propaga en el vacío
sin necesidad de soporte material alguno. Se transmite por unidades llamadas
fotones.
Energía térmica
La energía térmica es la parte de la energía interna de un sistema termodinámico
en equilibrio que es proporcional a su temperatura absoluta y se incrementa o
disminuye por transferencia de energía, generalmente en forma de calor o trabajo,
en procesos termodinámicos. A nivel microscópico y en el marco de la Teoría
cinética, es el total de la energía cinética media presente como el resultado de los
movimientos aleatorios de átomos y moléculas o agitación térmica, que
desaparecen en el cero absoluto.
Energía nuclear
La energía nuclear o atómica es la que se libera espontánea o artificialmente en las
reacciones nucleares. Sin embargo, este término engloba otro significado que es el
aprovechamiento de dicha energía para otros fines, tales como la obtención de
energía eléctrica, energía térmica y energía mecánica a partir de reacciones
atómicas, y su aplicación, bien sea con fines pacíficos o bélicos.1 Así, es común
referirse a la energía nuclear no solo como el resultado de una reacción, sino como
un concepto más amplio que incluye los conocimientos y técnicas que permiten la
utilización de esta energía por parte del ser humano.
Energía química
La energía química es el potencial de una sustancia química para experimentar una
transformación a través de una reacción química o, de transformarse en otras
sustancias químicas. Formar o romper enlaces químicos implica energía. Esta
energía puede ser absorbida o evolucionar desde un sistema químico.

La energía que puede ser liberada (o absorbida) por una reacción entre un conjunto
de sustancias químicas es igual a la diferencia entre la cantidad de energía de los
productos y de los reactivos. Este cambio en energía se llama energía interna de
una reacción química.
Energía solar
La energía solar es una energía renovable, obtenida a partir del aprovechamiento
de la radiación electromagnética procedente del Sol. La radiación solar que alcanza
la Tierra ha sido aprovechada por el ser humano desde la Antigüedad, mediante
diferentes tecnologías que han ido evolucionando. Hoy en día, el calor y la luz del
Sol puede aprovecharse por medio de diversos captadores como células
fotovoltaicas, helióstatos o colectores térmicos, pudiendo transformarse en energía
eléctrica o térmica. Es una de las llamadas energías renovables o energías limpias,
que podrían ayudar a resolver algunos de los problemas más urgentes que afronta
la humanidad.
Las diferentes tecnologías solares se pueden clasificar en pasivas o activas según
como capturan, convierten y distribuyen la energía solar. Las tecnologías activas
incluyen el uso de paneles fotovoltaicos y colectores solares térmicos para
recolectar la energía. Entre las técnicas pasivas, se encuentran diferentes técnicas
enmarcadas en la arquitectura bioclimática: la orientación de los edificios al Sol, la
selección de materiales con una masa térmica favorable o que tengan propiedades
para la dispersión de luz, así como el diseño de espacios mediante ventilación
natural.
Energía Mecánica
La energía mecánica es la energía que presentan los cuerpos en razón de su
movimiento (energía cinética), de su situación respecto de otro cuerpo,
generalmente la tierra, o de su estado de deformación, en el caso de los cuerpos
elásticos. Es decir, la energía mecánica es la suma de las energías potencial
(energía almacenada en un sistema), cinética (energía que surge en el mismo
movimiento) y la elástica de un cuerpo en movimiento.
Energía cinética
La energía cinética de un cuerpo es aquella energía que posee debido a su
movimiento. Se define como el trabajo necesario para acelerar un cuerpo de una
masa determinada desde el reposo hasta la velocidad indicada. Una vez conseguida
esta energía durante la aceleración, el cuerpo mantiene su energía cinética salvo
que cambie su velocidad. Para que el cuerpo regrese a su estado de reposo se
requiere un trabajo negativo de la misma magnitud que su energía cinética. Suele
ser simbolizada con letra E- o E+ (a veces también T o K).
Energía Potencial
La Energía Potencial es la capacidad que tiene un cuerpo para realizar un trabajo
de acuerdo con la configuración que ostente en el sistema de cuerpos que ejercen
fuerzas entre sí, es decir, la energía potencial es la energía que es capaz de generar
un trabajo como consecuencia de la posición de un cuerpo. A la misma puede
considerársela como la energía almacenada en el sistema o la medida de un trabajo
que el sistema puede ofrecer.
Entonces, se supone que cuando un cuerpo se moviliza con relación a un cierto
nivel de referencia estará en condiciones de acumular energía.
Energía eólica
La energía eólica es la energía obtenida a partir del viento, es decir, la energía
cinética generada por efecto de las corrientes de aire, y que es convertida en otras
formas útiles de energía para las actividades humanas. El término «eólico» proviene
del latín aeolicus, es decir «perteneciente o relativo a Eolo», dios de los vientos en
la mitología griega.
En la actualidad, la energía eólica es utilizada principalmente para producir
electricidad mediante aerogeneradores conectados a las grandes redes de
distribución de energía eléctrica. Los parques eólicos construidos en tierra suponen
una fuente de energía cada vez más barata y competitiva, e incluso más barata en
muchas regiones que otras fuentes de energía convencionales.23 Pequeñas
instalaciones eólicas pueden, por ejemplo, proporcionar electricidad en regiones
remotas y aisladas que no tienen acceso a la red eléctrica, al igual que la energía
solar fotovoltaica. Las compañías eléctricas distribuidoras adquieren cada vez en
mayor medida el excedente de electricidad producido por pequeñas instalaciones
eólicas domésticas. El auge de la energía eólica ha provocado también la
planificación y construcción de parques eólicos marinos a menudo conocidos como
parques eólicos offshore por su nombre en inglés, situados cerca de las costas. La
energía del viento es más estable y fuerte en el mar que en tierra, y los parques
eólicos marinos tienen un impacto visual menor, pero sus costos de construcción y
mantenimiento son considerablemente mayores
La energía hidráulica
Se basa en aprovechar la caída del agua desde cierta altura para producir energía
eléctrica. Actualmente, el empleo de la energía hidráulica tiene uno de sus mejores
exponentes: la energía minihidráulica, de bajo impacto ambiental.

Presa de central hidroeléctrica. La energía hidráulica o energía hídrica se obtiene


del aprovechamiento de las energías cinética y potencial de la corriente del agua o
los saltos de agua naturales. En el proceso, la energía potencial, durante la caída
del agua, se convierte en cinética y mueve una turbina para aprovechar esa energía.

Este recurso puede obtenerse aprovechando los recursos tal y como surgen en la
naturaleza, por ejemplo, una garganta o catarata natural, o bien mediante la
construcción de presas. Desde hace siglos existen pequeñas explotaciones en las
que la corriente de un río mueve un rotor de palas y genera un movimiento aplicado,
por ejemplo, en molinos rurales. Sin embargo, la utilización más común hoy en día
la constituyen las centrales hidroeléctricas de las presas.
Energía sonora
La energía sonora (o acústica) es la energía que transmiten o transportan las ondas
sonoras. Procede de la energía vibracional del foco sonoro y se propaga a las
partículas del medio que atraviesan en forma de energía cinética (movimiento de
las partículas), y de energía potencial (cambios de presión producidos en dicho
medio o presión sonora). Al irse propagando el sonido a través del medio, la energía
se transmite a la velocidad de la onda, pero una parte de la energía sonora se disipa
en forma de energía térmica.1 La energía acústica suele tener valores absolutos
bajos, y su unidad de medida es el julio (J). Aunque puede calcularse a partir de
otras magnitudes como la intensidad sonora, también se pueden calcular otras
magnitudes relacionadas, como la densidad o el flujo de energía acústica.
A partir de la definición de intensidad acústica, se puede calcular la energía acústica
que atraviesa una superficie A:
Energía lumínica
En fotometría la energía lumínica es la fracción percibida de la energía transportada
por la luz y que se manifiesta sobre la materia de distintas maneras, una de ellas es
arrancar los electrones de los metales, puede comportarse como una onda o como
si fuera materia, pero lo más normal es que se desplace como una onda e interactúe
con la materia de forma material o física. La energía lumínica es de hecho una forma
de energía electromagnética.
La energía luminosa no debe confundirse con la energía radiante ya que no todas
las longitudes de onda comportan la misma cantidad de energía.
Su símbolo es Q v y su unidad es el lumen por segundo (lm·s).

Energía fotovoltaica
Este tipo de energía se usa principalmente para producir electricidad a gran escala
a través de redes de distribución, aunque también permite alimentar innumerables
aplicaciones y aparatos autónomos, abastecer refugios de montaña o viviendas
aisladas de la red eléctrica. Debido a la creciente demanda de energías renovables,
la fabricación de células solares e instalaciones fotovoltaicas ha avanzado
considerablemente en los últimos años. Comenzaron a producirse en masa a partir
del año 2000, cuando medioambientalistas alemanes y la organización Eurosolar
obtuvo financiación para la creación de diez millones de tejados solares.
Energía de ionización
La energía de ionización, potencial de ionización o EI es la energía necesaria para
separar un electrón en su estado fundamental de un átomo de un elemento en
estado gaseoso.
Esta energía corresponde a la primera ionización. La segunda energía de ionización
representa la energía precisa para sustraer el segundo electrón; esta segunda
energía de ionización es siempre mayor que la primera, pues el volumen de un ion
positivo es menor que el del átomo y la fuerza electrostática atractiva que soporta
este segundo electrón es mayor en el ion positivo que en el átomo, ya que se
conserva la misma carga nuclear.
La energía de ionización se expresa en electronvoltios, julios o en kilojulios por mol
(kJ/mol).
1 eV = 1,6 × 10-19 C × 1 V = 1,6 × 10-19 J
Energía geotérmica
La energía geotérmica es una energía renovable12 que se obtiene mediante el
aprovechamiento del calor natural del interior de la tierra que se transmite a través
de los cuerpos de roca caliente o reservorios por conducción y convección, donde
se suscitan procesos de interacción de fluidos y rocas, dando origen a los sistemas
geotérmicos.
El término geotérmico viene del griego geo (Tierra), y thermos (calor); literalmente
(calor de la Tierra). El interior de la Tierra está caliente y la temperatura aumenta
con la profundidad. Las capas profundas están a temperaturas elevadas y, a
menudo, a esa profundidad hay capas freáticas en las que se calienta el agua: al
ascender, el agua caliente o el vapor producen manifestaciones en la superficie,
como los géiseres o las fuentes termales, utilizadas para baños desde la
antigüedad. Actualmente, el progreso en los métodos de perforación y bombeo
permiten explotar la energía geotérmica en numerosos lugares del mundo.

Energía mareomotriz
La energía mareomotriz es la que se obtiene aprovechando las mareas: mediante
el uso de un alternador se puede utilizar el sistema para la generación de
electricidad, transformando así la energía mareomotriz en energía eléctrica, una
forma energética más segura y aprovechable. Es un tipo de energía renovable, en
tanto que la fuente de energía primaria no se agota por su explotación, y es limpia
ya que en la transformación energética no se producen subproductos
contaminantes gaseosos, líquidos o sólidos. Sin embargo, la relación entre la
cantidad de energía que se puede obtener con los medios actuales y el coste
económico y ambiental de instalar los dispositivos para su proceso han impedido
una implementación notable de este tipo de energía.
Otras formas de extraer energía del mar son: las olas (energía undimotriz), de la
diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas profundas del océano, el
gradiente térmico oceánico; de la salinidad, de las corrientes marinas o la energía
eólica marina.

Energía electromagnética
La energía electromagnética es la cantidad de energía almacenada en una región
del espacio o tiempo que podemos atribuir a la presencia de un campo
electromagnético, y que se expresará en función de las intensidades del campo
magnético y campo eléctrico. En un punto del espacio la densidad de energía
electromagnética depende de una suma de dos términos proporcionales al
cuadrado de las intensidades del campo.
Energía metabólica
Energía metabólica: es aquella generada por los organismos vivos gracias a
procesos químicos de oxidación como producto de los alimentos que ingieren.
El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas que realizan las células para
obtener energía, y sintetizar compuestos.
Las reacciones metabólicas pueden ser de dos tipos:
Anabólicas, en donde la célula a partir de los nutrientes que incorpora del medio
externo construye sus propias moléculas y para esto consume energía, son
reacciones endergónicas.
Catabólicas, en donde la célula degrada sustancias (glucosa) y obtiene energía
(reacciones exergónicas), que utiliza para cumplir con sus funciones celulares tales
como:
 Síntesis de compuestos orgánicos (moléculas ricas en energía química
formadas por moléculas menores).
 Transporte de sustancias: las células han de transportar sustancias por las
membranas y dentro de la célula.
 Movimientos: muchas células son móviles por orgánulos especializados
(cilios y flagelos), por contracciones (musculares y otras) o por crecimiento
interior del citoesqueleto (microtúbulos).
Energía hidráulica
Energía hidráulica, energía hídrica o hidroenergía es aquella que se obtiene del
aprovechamiento de las energías cinética y potencial de la corriente del agua, saltos
de agua o mareas.
Se puede transformar a muy diferentes escalas. Existen, desde hace siglos,
pequeñas explotaciones en las que la corriente de un río, con una pequeña represa,
mueve una rueda de palas y genera un movimiento aplicado, por ejemplo, en
molinos rurales. Sin embargo, la utilización más significativa la constituyen las
centrales hidroeléctricas de represas.
Es generalmente considerada un tipo de energía renovable puesto que no emite
productos contaminantes. Sin embargo, produce un gran impacto ambiental debido
a la construcción de las presas, que inundan grandes superficies de terreno y
modifican el caudal del río y la calidad del agua.
Energía del magnetismo
El magnetismo o energía magnética es un fenómeno natural por el cual los objetos
ejercen fuerzas de atracción o repulsión sobre otros materiales. Hay algunos
materiales conocidos que tienen propiedades magnéticas detectables fácilmente
como el níquel, hierro, cobalto y sus aleaciones que comúnmente se llaman imanes.
Sin embargo, todos los materiales son influidos, de mayor o menor forma, por la
presencia de un campo magnético.
El magnetismo se da particularmente en los cables de electromatización. Líneas de
fuerza magnéticas de un imán de barra, producidas por limaduras de hierro sobre
papel.
El magnetismo también tiene otras manifestaciones en física, particularmente como
uno de los 2 componentes de la radiación electromagnética, como, por ejemplo, la
luz.
Energía de biomasa
La biomasa incluye la madera, plantas de crecimiento rápido, algas cultivadas,
restos de animales, etc. Es una fuente de energía procedente, en último lugar, del
sol, y es renovable siempre que se use adecuadamente.
La biomasa puede ser usada directamente como combustible. Alrededor de la mitad
de la población mundial sigue dependiendo de la biomasa como fuente principal de
energía. El problema es que en muchos lugares se está quemando la madera y
destruyendo los bosques a un ritmo mayor que el que se reponen, por lo que se
están causando graves daños ambientales: deforestación, pérdida de biodiversidad,
desertificación, degradación de las fuentes de agua, etc.
También se puede usar la biomasa para preparar combustibles líquidos, como el
metanol o el etanol, que luego se usan en los motores. El principal problema de este
proceso es que su rendimiento es bajo: de un 30 a un 40% de la energía contenida
en el material de origen se pierde en la preparación del alcohol.