You are on page 1of 8

JABONES

Utensilios principales para la elaboracion de los jabones:

 Dos cubetas medianas.

 Cuchara de madera.

 Moldes.

 Guantes.

 Batidoras.

 Gafas.

 Papel para embalar.

 Cortadora.

Principales aceites para la elaboracion de los jabones:

 Aceite de aguacate.

 Aceite de coco.

 Aceite de oliva.

 Miel.

 Aceite esencial de Bergamota.


JABON CASERO DE LAVANDA

El jabón de lavanda casero nos ofrece unas propiedades muy buenas para el cuidado de
nuestra piel, siendo muy beneficioso para hidratar la piel, eliminar impurezas y protegernos
ante los agentes bactericidas.

Además, las grandes propiedades relajantes que posee la lavanda hacen que este jabón sea
ideal para tomarnos un baño muy placentero y relajante, además ayuda a aliviar las
tensiones y favorecer nuestro bienestar general.

Si quieres aprovecharte de todos estos beneficios que nos proporciona y además, de forma
económica y entretenida, en este artículo de hoy, os traigo una receta muy sencilla y fácil,
para poder aprender a realizar un jabón casero de lavanda que nos dará muchas alegrías y
satisfacciones e incluso lo podremos utilizar para realizar un regalo muy original.

Lo que necesitaremos para hacer el jabón de lavanda:

1. Infusión de lavanda
2. 210 gr de agua
3. 85 gr de sosa cáustica
4. 680 gr de aceite de oliva virgen extra
5. 10 gr de aceite esencial de lavanda
6. Planta de lavanda fresca
7. Recipientes de platico
8. Moldes
Instrucciones para hacer nuestro jabón casero de lavanda:

Para hacer este jabón casero de lavanda, necesitaremos además de la lavanda, aceite de
oliva virgen extra, puede ser usado o sin usar que quedaría mejor y sosa cáustica, además
de las otras cosas indicadas anteriormente. Ahora sigue los pasos que te voy a mostrar a
continuación para la elaboración de nuestro jabón.

En primer lugar tenemos que preparar una infusión de lavanda, para ello usaremos unos
210 gr de agua y 2 cucharadas soperas de flores de lavanda, luego de in fusionar dejamos
enfriar durante un rato y la vertemos en un recipiente de plástico.

A continuación vamos añadiendo poco a poco la sosa cáustica y vamos removiendo poco a
poco la mezcla hasta que se disuelva, para este paso es muy importante realizar lo en un
lugar ventilado, además de usar para protegernos de posibles salpicaduras y vapores con
mascarilla y guantes, ya que la sosa es una sustancia bastante peligrosa en el contacto con
la piel y los vapores que desprende al calentarse también son perjudiciales si los respiramos
de manera continuada.

Luego de realizado esto y mientras la mezcla se enfría, vamos a ir calentando el aceite de


oliva a fuego lento hasta alcanzar unos 30 o 40 grados más o menos.

Una vez la primera mezcla se haya enfriado y tengamos el aceite caliente, iremos
añadiendo el aceite de oliva poco a poco en el recipiente de plástico con mucho cuidado
para no salpicarnos, una vez vertido iremos removiendo todos los ingredientes siempre en
el mismo sentido de rotación hasta que veamos que la mezcla empieza a espesarse.

Cuando veamos que se comienza a espesarse, es el momento en el que agregaremos el


aceite esencial de lavanda y seguiremos removiendo hasta que la mezcla se uniforme y por
tanto estén todos los ingredientes bien mezclados.
Para finalizar el proceso de elaboración de nuestro jabón casero de lavanda verteremos la
mezcla resultante en el recipiente que hayamos elegido como molde para el jabón, os
recomiendo que este sea bien ancho y de poca altura y de un material flexible para un mejor
desmoldado, los ideales son de silicona.

Por ultimo puedes espolvorear por encima de la mezcla antes de que comience a
solidificarse unas flores de lavanda bien desmenuzadas para darle otro toque distinto a
nuestro jabón.

A continuación debemos dejar reposar la mezcla durante unos 15 días aproximadamente,


para que nuestro jabón casero se endurezca. Será en ese momento cuando lo podremos
desmoldar y proceder a cortar los trozos de nuestro jabón de lavanda en trozos manejables
y empezar a usarlo o preparar como regalo para nuestras amistades y familia.

JABON DE GLICERINA

Hacer jabones artesanos es una tarea que nos puede resultar muy fácil de realizar con los
conocimientos adecuados y que además puede hacernos ahorrar una cantidad no
despreciable de dinero en casa.

Uno de los principales tipos de jabones caseros que se pueden realizar fácilmente es el
jabón de glicerina, aunque por ejemplo también se puede hacer jabón con aceite usado para
reciclarlo. También podremos elegir la esencia que más nos agrade para poder aromatizar
nuestro jabón artesano de glicerina, que además de para nuestra propia higiene también nos
podrá servir como ambientador para poder perfumar y aromatizar nuestros cajones y
armarios.

Pero antes de indicaros los pasos necesarios para su elaboración, vamos a ver más sobre la
glicerina, su componente principal, además de sus principales características, propiedades y
los beneficios que podremos obtener con su uso gracias a sus propiedades.
¿QUÉ ES EL JABÓN DE GLICERINA?

La glicerina, también conocida con el nombre de glicerol, es un alcohol líquido que suele
ser usado para elaborar diversos productos cosméticos como jabón y crema. La glicerina
tiene múltiples beneficios para nuestra piel, lo que la hace muy buena para hidratar la piel o
matar bacterias, entre otros beneficios. Esta también es incolora e inodora, además de que
también absorber muy bien otros líquidos y puede disolverse fácilmente en el agua. Es muy
habitual encontrar productos realizados o que contengan glicerina, aunque también se
puede adquirir para hacer remedios caseros.

Este es un jabón en el que la base del mismo está constituido principalmente por glicerina
de ahí su nombre. Además de la glicerina y el agua se utiliza generalmente colorantes y
aromatizantes naturales que le proporcionan color y olor natural.

CARACTERÍSTICAS DEL JABON DE GLICERINA.


El jabón de glicerina es neutro, esto quiere decir que posee un pH muy parecido al de la
piel, de manera que consigue eliminar las impurezas sin resultar nada agresivo con nuestra
piel. A diferencia de los jabones industriales que habitualmente podremos encontrar en
supermercados y perfumerías cuya mayoría contienen entre sus ingredientes grasas
animales y que por ese motivo pueden llegar a afectar a nuestra piel según el tipo de piel
que tengamos y pueden llegar a causarnos descamación, irritación, enrojecimiento,
sequedad en la piel, etc.

Por eso siempre hay que tratar de utilizar productos con la acidez más similar a nuestra
epidermis. El pH del jabón de glicerina al ser neutro lo puede utilizar todo el mundo sea
cual sea su tipo de piel. No es nada agresivo con nuestra epidermis y es muy recomendado
para personas con piel sensible como podrían ser incluso los bebés. Otro tipo de jabones
pueden llegar a resultar dañinos según su composición, sobre manera si se tiene
sensibilidad e incluso pueden hacer que aparezcan problemas en la piel como indicamos
anteriormente.

PROPIEDADES DEL JABÓN DE GLICERINA.

Habitualmente el jabón de glicerina está muy indicado para su utilización en pieles grasas
porque sus características tienden a cerrar las glándulas sebáceas de nuestra piel. Es un
jabón con características neutras y de una larga acción duradera. Así que resulta muy
adecuado para el tratamiento del acné, las espinillas, los granos, piel grasa, etc.

A su vez también se le considera un jabón de gran utilidad para pieles finas y sensibles que
son las que más sufren de los agentes exteriores. Las personas que tienes ese tipo de
características en su tipo de piel, si utilizan este tipo de jabón para lavarse la cara, les
ayudara a su reafirmación y a mantenerla en mejores condiciones y cuidada.

En su proceso de elaboración se le puede añadir plantas aromáticas o extractos vegetales, lo


que les proporciona el aroma y el olor deseado y a su vez también le añadimos los valores
terapéuticos que posean las plantas o extractos utilizados para su elaboración.

Este tipo de jabon es un excelente aliado para las personas que sufren de trastornos de la
piel, tales como comezón, sequedad de piel, erupciones cutáneas, piel grasa, etc. Estos
problemas pueden ser causados por diversos motivos pero por suerte tenemos a nuestro
alcance productos que pueden ayudarnos a mantener una piel sana y más cuidada gracias
este excelente producto.

La glicerina es un aceite natural que es utilizada para la preparación de jabones y cremas


hidratantes por sus grandes propiedades higroscópicas, esto quiere decir que tiene una gran
capacidad de absorción de la humedad del aire de manera fácil.
De hecho es uno de los principales ingredientes en la inmensa mayoría de los cosméticos
fabricados, por su gran eficacia para todo tipo de pieles y porque además es transparente lo
que facilita darle la terminación deseada.

Como hemos visto, el jabón de glicerina es capaz de mantener la hidratación de la piel y


esta propiedad hace que actúe eliminando la picazón, la descamación y la sequedad de la
piel. Esto lo convierte en el jabón ideal para aquellas personas que tengan alergias de piel,
ya que además tiene un buen efecto calmante.

El jabón de glicerina proporciona a la piel suavidad y flexibilidad. Esta cualidad hace que
se recomiende su uso para pieles con erupciones cutáneas y enrojecidas. Es eficaz incluso
para quemaduras del sol. Además, ayuda a limpiar la piel de la suciedad y la grasa que nos
obstruye los poros de la piel. Por esa razón también es muy utilizada en los casos de
personas con problemas de acné y espinillas.

Y por último para aquellas personas que deseen no notar el paso de los años sobre su rostro
nada mejor que el utilizar a diario jabón de glicerina ya que también ayuda a combatir
arrugas y estrías producidas por el paso de los años.

En este artículo te voy explicar paso a paso cómo poder hacer jabón de glicerina, de
manera fácil y rápida, se puede preparar en casa, con una formula casera que resulta muy
fácil de realizar, la confección de este clase de jabón no es muy barata, por el coste de la
compra de la glicerina, aunque el producto obtenido es de muy alta calidad y merece mucho
la pena su realización, así que vamos ya con ello.

INGREDIENTES Y UTENSILIOS PARA SU ELABORACIÓN

 Pastilla de glicerina o glicerina líquida.


 Recipiente.
 Moldes de silicona, también se pueden utilizar de otra clase.
 Aceite esencial (opcional).
 Colorante (opcional).
 Utensilio para remover.

INSTRUCCIONES DE ELABORACIÓN

 El primer paso para hacer jabón de glicerina será derretir la glicerina; para ello,
corta la pastilla grande en pequeños trozos y colócala en un recipiente.
 Puedes optar por deshacer la pastilla de glicerina en el microondas o hacerlo al baño
maría, como prefieras, pero recuerda siempre que deberás usar un recipiente apto
para cada caso y que solo vayas a usar para hacer jabón de glicerina.
 También existe la posibilidad de usar glicerina líquida para hacer el jabón, para ello
deberás calentar agua y, cuando esta esté caliente sin que llegue a hervir, añadir la
glicerina poco a poco para que vaya espesando. Consulta las instrucciones del
fabricante para conocerla cantidad de glicerina necesaria a utilizar por cada litro de
agua.
 En ambos casos, sea cual sea la glicerina que usemos deberás remover muy bien la
glicerina para que no se formen burbujas, es recomendable hacerlo en círculos de
arriba a abajo.
 En caso de que quieras teñir los jabones, añade colorante a la glicerina y mézclalo
bien para que adquiera el color deseado.
 A continuación, deberás añadir el aceite esencial que más te guste para que
aromatice el jabón casero a base de glicerina y le confiera sus propiedades.
 Por último, tienes que echar la mezcla de glicerina en el molde de silicona o el que
usemos. Es recomendable untarlos un poco con aceite para que sea más fácil
después retirar nuestro jabón artesano.
 Deja reposar la mezcla para que se enfríe y solidifique naturalmente, pasadas unas
horas, cuando lo veamos que esté bien seco ya podrás desmoldar tu jabón de
glicerina y disfrutar del resultado.