You are on page 1of 8

Frontera norte vol.13 no.25 México ene./jun.

2001

Reseña bibliográfica

¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo,


respuestas a la globalización

José L. Coronado Ramírez*

Ulrich Beck. Barcelona, Paidós (Estado y Sociedad, 58), 1998


trad, de Bernardo Moreno y Ma. Rosa Borras

En el sencillo título de la obra de Ulrich Beck, ¿Qué es la globalización?, se encierra una


verdadera lluvia de argumentos que no sólo pretenden dejar claro el significado de un
concepto tan debatido e inabarcable, por evidente y generalizado, como el de
globalización, sino profundizar, con relativo éxito, en los intersticios de un mayor
significado del mismo y sus múltiples lógicas entreveradas y condicionadas.

El que la globalización sea un proceso mundial innegable y "contundente" (como diría


Viviane Forrester en El horror económico) es reconocido por Ulrich Beck, aun cuando
sus preocupaciones —a lo largo del texto— sean predominantemente las vertientes
económica y política en compleja dinámica. Ambas vertientes constituyen el
instrumento empírico que le permiten captar, develar y criticar desde una realidad
europea, y particularmente alemana, en qué consiste dicho proceso y cuáles son los
actores sociales directamente involucrados. En cierto sentido, el logro del autor es
profundizar en los conceptos elementales, pero también es su principal inconveniente,
pues se aprecia una relativa parcialidad en sus juicios ante los países no desarrollados
o alejados del desempleo y del manido desmoronamiento del Estado social europeo.

Como es obligado en un ensayo acerca del tema, Ulrich Beck debate el papel del
Estado nacional, al que considera anclado en sus ataduras conservadoras, derivadas de
una primera modernidad, y limitado al territorio (ya difícilmente expandible), cuyos
límites temporales iniciales los ubicamos al finalizar la guerra fría, cuando las
posibilidades reales de experiencias no capitalistas habían terminado y el conjunto de
las naciones queda en evidente tránsito hacia democracias liberales con mayor o
menor grado de perfección. Para él, tanto el Estado asistencial como la sociedad de
mercado y la misma democracia liberal se encaminan por derroteros nuevos hacia su
paulatino "debilitamiento" o, cuando menos, transformación. Y ello se debe a cambios
inéditos, en primera instancia, en el ámbito de la economía y de la política. El Estado-
nación está siendo sometido a procesos de cambio intensos, y los acontecimientos que
ocurren sin su regulación se incrementan en forma considerable desde la pasada
década.

Desde sus primeros acercamientos al tema, el autor nos ofrece antecedentes de


relaciones trasnacionales perniciosas y configuradas como la causa esencial de los
procesos globales en ámbitos diferentes. Dichas relaciones tienen como figuras
principales a las empresas y a los empresarios trasnacionales, cuyas decisiones, nada
patrióticas, debilitan a las economías desarrolladas y, a través de ellas, a amplios
sectores de la población europea y alemana, acrecentando el desempleo. Beck
aventura una primera aclaración conceptual entre globalismo y globalidad como
términos que, de no ser aclarados, llevarían al lector hacia las primeras confusiones
conceptuales.

Globalismo es esa visión economicista del proceso de globalización; es la reducción y


aproximación tendenciosa del liberalismo económico ("fundamentalista", diría George
Soros en su Crisis del capitalismo global) que esgrime su "hechizo despolitizador"
cuando resulta ser motivo y finalidad de políticas económicas antipopulares,
antinacionales, antidemocráticas e incluso, en última instancia, anticapitalistas. En los
términos de Beck, es "la nueva ideología del liberalismo" o la "ideóloga del dominio del
mercado mundial", cuya esencia reside en confundir la distinción fundamental (de la
primera modernidad) entre política y economía, porque impide delimitar "los marcos
jurídicos, sociales y ecológicos dentro de los cuales el quehacer económico es posible y
legítimo socialmente", llegando a la osadía de tratar a los países como empresas.
Ulrich Beck nos brinda, a mi entender, el concepto de globalismo sin reflexionar en que
los acontecimientos económicos reclaman una interpretación menos cargada de juicios
de valor y más centrada en explicar las principales tendencias de la economía mundial,
como lo han propuesto desde hace ya tiempo estudios publicados de Paul Krugman,
Kenichi Ohmae o Samuel Huntington,1 por mencionar textos del ámbito de la
economía, y los estudios de relaciones internacionales. En estos últimos la
preocupación es precisamente analizar los acontecimientos económicos internacionales
en las naciones de mayor y menor dimensión económica regional y mundial, con la
mira en explicar las consecuencias mediatas de su organización política, que tendrá
como marco —en todos los casos— los espacios locales, regionales e incluso
mundiales.

El análisis de los procesos de globalización económica hecho por Beck puede tener un
enfoque reduccionista todo lo criticable que pueda considerarse, pero ello no sustituye
otras visiones que coinciden en que la desregulación económica mundial ha sido
perjudicial para prácticamente todas las naciones, con impactos complejos en empleo y
políticas sociales, y que han llegado a poner en gran riesgo a los capitalismos
nacionales (incapaces de resolver aisladamente sus propias crisis) e incluso a lo que se
denomina "capitalismo global". Esa perspectiva "ultraliberal", para utilizar el término
de Viviane Forrester, de los empresarios trasnacionales escépticos de los Estados
nacionales en crisis es clara, y se puede identificar plenamente con el globalismo, pero
ello —hay que insistir— no sustituye ni explica los procesos de globalización
económica. Al parecer, Ulrich Beck evitar entrar en detalles, como explicarnos la
relación entre desempleo y desnacionalización, que, lejos de ser un resultado mecánico
de causa-efecto, más bien podría explicarse con base en el temporal abandono del
ámbito internacional (o la no-continuidad histórica) por parte del trabajo organizado,
incapaz todavía de involucrarse globalmente en beneficio de la clase trabajadora del
mundo.2 Algo que, junto con las historias nacionales y la evolución de los sistemas
democráticos de los países, ha logrado avances de consideración, atribuibles a una
sociedad que ya ha domesticado sus propias economías y ha establecido marcos
jurídicos y sociales nacionales, para retener los beneficios de unos cuantos en países
considerados en su conjunto como ricos o desarrollados, aun cuando sus avances se
vean temporalmente opacados por políticas económicas restrictivas y proteccionistas.

Globalidad, por el contrario, según Beck, es el concepto que implica el incremento de


las relaciones internacionales en un sentido amplio, que corresponde a múltiples
aspectos de la vida social, económica, política, cultural, ecológica, etc., cuya intensidad
y diversidad son apreciados y reconocidos con mayor rapidez y accesibilidad por
amplios sectores de todas las naciones del mundo. En esta cualidad de
autorreconocerse y de aceptar la pluralidad y la diferencia como partes irrenunciables
de un mundo que puede considerarse como único es donde radica la posibilidad de
concebir una sociedad mundial. Una sociedad que no reclama forzosamente procesos
de integración, sino que puede concebirse, paradójicamente, como una "pluralidad sin
unidad". Son muchos los autores que, percibiendo la escasa e insuficiente regulación
internacional, se inclinan por el fortalecimiento de acuerdos y normas internacionales
que faciliten las ventajas de la convivencia a todos los países; sin embargo, aquí Beck
no profundiza demasiado. Más bien nos confunde un poco al plantearnos que la
pluridimensionalidad de la globalidad conduce a lo que denomina la "irrevisabilidad" de
las distintas lógicas de la globalización, a la que considera como el conjunto de
"procesos en virtud de los cuales los Estados nacionales soberanos se entremezclan e
imbrican mediante actores transnacionales y sus respectivas probabilidades de poder,
orientaciones, identidades y entramados varios".

Es evidente que Ulrich Beck opina que la globalidad es una característica de la


dinámica mundial desde siempre y que no hay posibilidad de modificarla
sustancialmente. En esta globalidad se adivinan una o varias hegemonías regionales, la
permanencia de los fenómenos de dependencia y subdesarrollo (de hecho, las maneras
en que se refuerzan y profundizan, con lo que tendríamos que repasar "el lado oscuro
de la globalización", de Jay Mazur) y quiénes son los que continúan perdiendo en la
comunidad internacional. ¿Qué es lo que resulta no reducible ni explicable por sí solo
de la globalidad? Según Beck: a) el conjunto de fenómenos que caracterizan al
mercado financiero internacional, cuyo intercambio y red de relaciones se densifican,
dando mayor poder a las empresas trasnacionales; b) la revolución tecnológica en
comunicaciones y en administración de información; c) el tema de los derechos
humanos como una exigencia ante las dinámicas migratorias o el ejercicio judicial; d)
la dinámica de las industrias globales de la cultura y su omnipresencia irónica; e) el
incremento de los actores trasnacionales; f) la creciente pobreza global; g) los
conflictos ecológicos globales (que en sentido estricto, si son ecológicos, son globales y
viceversa), y h) los conflictos trasculturales.

A esta lista habría que agregar, sin la menor duda, i) las actividades ilegales
organizadas trasnacionalmente (tráfico de narcóticos, de prostitutas, de pornografía,
de armas, de bienes de consumo en contrabando, de personas, etc.); j) los problemas
de salud sujetos a control epidémico, cuya periódica presencia poco se publicita pero
mucho se teme, y por último, k) los acontecimientos de corte militar, cuyo marco de
origen ha sido el Estado (y en particular los Estados que se presumen hegemónicos
desde la Segunda Guerra Mundial), pero con manifestaciones e impactos de carácter
regional evidentes. Basta acercarse a los acontecimientos en los Balcanes, en la región
del Cáucaso o en el Golfo Pérsico, para adivinar a los participantes involucrados,
voluntaria e involuntariamente, lidiar con decisiones allende sus fronteras. Cualquier
decisión militar en esta época involucra a más de dos países.
Más adelante Ulrich Beck, al abordar los diferentes enfoques de los procesos derivados
de la globalidad, nos advierte del poco desarrollo actual de la sociología en el campo
de la globalización. Según él, es necesaria una revisión profunda de la tradicional
comente en que el "dominio estatal del espacio" ha prevalecido, corriente que
considera las fronteras de los Estados-nación de forma implícita. La razón que se
vislumbra es que esta sociología se encuentra incapaz de trascender los problemas
trasnacionales con la visión de la "autoridad ordenadora" del Estado nacional en
"contenedores", aun cuando sus alcances y contexto hayan correspondido a una
primera modernidad. Además, la sociedad a la que el Estado está vinculada lleva a una
conceptualización parcelaria del mundo con sus propias subdivisiones, las cuales a su
vez son identificadas como identidades colectivas. Es interesante cómo Beck agrega un
ingrediente más: que esa sociología se encuentra preñada del espíritu del progreso,
con una "autoimagen evolutiva" en la que las finalidades y objetivos sociales apuntan
hacia un "ser moderno" como modelo, equivalente a "superior".

En contrapartida, el autor propone el interesante concepto de espacios sociales


trasnacionales, que sustituirían a las unidades de análisis estatales-nacionales, y en los
cuales, se considera, actúan y ejercen su poder múltiples organizaciones
trasnacionales, actores, grupos e individuos "que tejen y destejen un vasto entramado
de relaciones sociales". Este concepto es interesante en su aplicación, pero es poco
novedoso en cuanto a su propio contenido. Sólo basta recordar los trabajos de Edward
Soja y Robert Shields,3 para ampliar su visión acerca de los espacios no sólo
explorados por el ser humano, sino los construidos y los imaginados por él. Espacios,
estos últimos, difícilmente contenidos en fronteras o límites, y por demás efímeros en
un horizonte temporal amplio, como la historia humana. De tal manera, su visión del
África conceptual europea también se ha estudiado en las grandes ciudades del
mundo. Lo interesante, y que considero necesario resaltar, es su visión de los espacios
sociales trasnacionales compartidos y simultáneos, en consecuencia, a sus discusiones
acerca de un obligado enfoque global que nos permita concebir los fenómenos
mundiales de forma incluyente —en lugar de "esto o eso", considerar las ventajas de
usar "ésto y éso"—. Dichos espacios son posibles sólo en un ámbito social: el ejemplo
de los mexicanos estadunidenses y de los estadunidenses mexicanos es reproducible
con amplitud en muchas realidades en el mundo.

El recorrido por las diferentes lógicas de la globalización se realiza en una secuencia


temática propia. Ante la cuestión del origen de la globalización, el autor nos acerca a
visiones sistémicas, como las de Wallerstein y su sistema capitalista mundial, un buen
antecedente moderno cuyo pecado es considerar que los procesos 'lineales son
empíricamente difíciles de seguir por la historia mundial, y que son causados y
explicados a partir de una sola lógica: la económica. La maximización de beneficios, la
función de control de los Estados nacionales al capitalismo y la teoría de los espacios
centrales, de la semiperiferia y de los países y regiones periféricos explican un
capitalismo de naturaleza forzosamente global. En este marco, las fragmentaciones y
los procesos de integración ocurren como resultado de un equilibrio buscado por los
actores nacionales, tanto al interior como al exterior de sus respectivos espacios
políticos.

Otros autores invitados en esta obra y que transitan por la lógica política son Rosenau,
Gilpin y Held, que coinciden en la urgencia de observar una nueva época, en la cual se
transite por una política postinternacional, en búsqueda de coincidencias de actores
estatal-nacionales y actores trasnacionales, entendidos estos últimos como
organizaciones, empresas y movimientos sociales y políticos trasnacionales. Por ello se
resalta la división que Rosenau propone entre el ámbito en el que se desenvuelven las
sociedades de los Estados y el mundo de la subpolítica trasnacional y una política
mundial policéntrica, con ligas estrechas al avance tecnológico mundial.

Gilpin, por el contrario, nos recuerda que los Estados nacionales, lejos de perder
vigencia, se encuentran más encadenados que nunca y en una perspectiva ortodoxa de
la política internacional, y afirma que la globalidad surge por la permisividad de ellos,
lo que supone una globalización contingente, dado que requiere —en un nuevo orden
mundial— de la función hegemónica de naciones que garanticen el funcionamiento del
mercado internacional liberal. Estos conceptos nos hacen reflexionar acerca de la
globalización como proceso que presumimos independiente del Estado-nación. Held, a
su vez, penetra en lo que se constituye en un punto obligado de discusión y que los
primeros autores no tocan: la soberanía. Da un paso importante en la discusión acerca
de su transformación o alteración de la realidad del Estado nacional, y aunque queda
poco claro en el texto, notamos que el concepto de soberanía transita hacia una nueva
conceptualización. Para él, la soberanía debe entenderse y analizarse como un poder
escindido que se percibe fraccionado, limitado y maniatado por los actores nacionales,
regionales e internacionales.

Por otra parte, en la lógica de los problemas ecológicos, Ulrich Beck discute también su
propuesta de la sociedad de riesgo mundial, con la que pone de manifiesto lo
vulnerable de la humanidad, por el peligro que genera en su relación conflictiva con la
naturaleza. El autor afirma que tal peligro consiste en un choque ecológico que
despierta una conciencia común cosmopolita capaz de suprimir las fronteras existentes
"entre el hombre, las bestias y las plantas". Su percepción de lo ecológico, aunque
limitada, no es incorrecta, ya que estamos de acuerdo en que, efectivamente, los
espacios sociales trasnacionales también se conflictúan y complican a partir de peligros
no deseados, desmentidos o reprimidos. Pero con la pequeña diferencia de que en el
universo ecológico no sólo actúan los seres vivos (animales y vegetales, junto con los
humanos), sino que también interactúan, en una dinámica estrictamente física,
procesos en los que el ser humano no tiene injerencia, por lo que es mejor
considerarlo vulnerable con relación a su propia ignorancia de dicha dinámica. El riesgo
se dimensionaria en función del peligro y también de la vulnerabilidad. El primero no
se puede evitar; la segunda se puede reducir. Los peligros condicionados por la
pobreza y la riqueza y los derivados de las armas (destrucción masiva) nos recuerdan
los debates en torno al uso de los recursos naturales y las formas de explotar la
riqueza natural. Estos debates dejaron claro que el ser humano necesita utilizar la
naturaleza lo mejor que pueda para no agotar sus propias posibilidades de sobrevivir.
El uso deseado se ha ampliado incluso hasta imaginar guerras ecológicamente
"limpias". De tal manera, el tema parece ser un poco más complicado de como nos lo
sugiere Beck.

Otro enfoque discutido con amplitud en el texto es el de la globalización cultural, con la


insistencia constante en evidenciar la falsedad de la tesis de la mcdonalización del
mundo, pero más que nada en explicar las cuestiones relativas a esa presencia
creciente de símbolos y valores asociados al consumo como otro reduccionismo que
salta en pedazos al contrastarse con cualquier definición de cultura que se quiera
esbozar. En este sentido, la tesis de Beck de que el capitalismo necesita
particularmente de la multiplicidad y de las contradicciones locales para acceder a
innovaciones en materia de productos y publicidad es consistente con los
planteamientos de la relevancia de lo local en los procesos culturales de globalización.
De allí que dé paso a sus amplias coincidencias con Ronald Robertson y su propuesta
de globalización, en lugar del vago término globalización cultural, puesto que de
acuerdo a ambos autores la globalización significa también acercamiento y mutuo
encuentro de las culturas locales. A esto es difícil oponerse, excepto por el hecho de
que la preocupación gira en torno sólo a los términos, en lugar de marcar el énfasis en
que todavía no existe —y muy posiblemente no existirá nunca— una cultura mundial
como tal.

Una última posición en torno a la globalización revisada con amplitud la encarnan los
postulados de Zygmunt Bauman, cuya posición coincide en grandes rasgos con la
anterior, pero que, además, hace hincapié en los perfiles oscuros de la globalización,
como lo propone cuando afirma una polarización y estratificación mundial en ricos
globalizados y pobres localizados. Ésta es una puerta de entrada a temas ampliamente
debatibles, puesto que es empíricamente contrastable la profundización y ampliación
de los niveles de pobreza en todas las naciones. Bauman argumenta que las dos caras,
una de globalización y otra de localización, se caracterizan también al contener las dos
partes más diferenciadas de la población mundial, dado que estamos ante un nuevo
reparto de privilegios, riquezas, posibilidades de triunfo, poder y libertad, en el que
unos lo reciben mientras otros no. "Unos son auténticos moradores del globo; los otros
están simplemente encadenados a su puesto..." Ulrich Beck nos anuncia un primer y
un segundo mundo con sus tristes características de desigualdad: mundos de
ganadores y perdedores. Y lo peor del asunto es que la actividad creadora de riqueza
del capitalismo se encuentra en franca disminución, lo que hace revisar con calma la
frase de que "es el capitalismo el que destruye el trabajo".

Esto lo queremos debatir brevemente, puesto que pareciera que los textos revisados
de Bauman se refieren únicamente a las crisis de los años setenta en Europa y Estados
Unidos. ¿No será que se cae en lo que tanto se ha criticado: en reducir nuestros juicios
a una sola lógica? Porque el desempleo en países que se caracterizan como del primer
mundo tiene raíces bastante diferentes de las que tiene en los países del segundo, ya
que mientras en los primeros se observan tendencias muy claras de empleos más
calificados en nuevos sectores (terciarios, generalmente) y con mayor flexibilidad
laboral, en los países pobres, con las escasas y explicables excepciones, los empleos
que se crean son en las industrias y servicios, mientras que los sectores tradicionales
de la agricultura y el comercio se mantienen permanentemente impactados por la
presión demográfica y caracterizados todos como empleos de trabajo intensivo, con
enormes problemas de corporativismo y bajísimos salarios. Ha sido raro observar un
ascenso en el empleo de los países pobres, mientras que el de los países ricos
pareciera un comportamiento cíclico y que se traslada hacia otros sectores. La
capacidad de las economías nacionales para resolverla carencia de empleo también es
ampliamente diferente en uno y otro grupo de países. Por lo que toca al capitalismo
que destruye trabajo, éste siempre ha existido. La creación de empleos ha sido cíclica
y corresponde todavía, y en esencia, a una lógica de obtención de beneficios. La
intervención del Estado todavía está en posibilidad, en los países denominados ricos —
dada su capacidad—, de poner en marcha políticas de fomento al empleo, mientras
que los países pobres raramente han tenido esa posibilidad.

Finalmente en esta importante parte del texto, Ulrich Beck nos obsequia una visión de
los aspectos relevantes para la sociedad mundial a futuro, en la que alcanza a percibir
rasgos que podemos calificar como alentadores. Estos rasgos se pueden resumir en
seis puntos básicos: la democracia cosmopolita, la sociedad mundial capitalista, la
sociedad de riesgo mundial, la sociedad mundial política, la sociedad civil global y el
Estado trasnacional. Cada uno de ellos tiene líneas bosquejadas con las opiniones de
los autores revisados. Es, de hecho, un planteamiento propositivo, con interesantes y
alentadoras temáticas, todas ellas debatibles y, por lo mismo, bastante fructíferas. Y
aquí Beck se enfrasca en un impostergable ajuste de cuentas con el globalismo, en el
que punto por punto señala lo que considera sus diez engaños (a los que intentará
proponer alternativas, ya no tan precisas). Inicia con la metafísica del mercado
mundial, en la que se critica de nuevo el reduccionismo y su carácter monocausal.
Continúa con una crítica, bastante trillada y débil, al libre comercio mundial, al que
atribuye males que hace ya tiempo fueron denunciados por corrientes dependentistas
de países del tercer mundo. Se enfrasca de nuevo en la escenificación del riesgo que
favorece a las empresas trasnacionales en lugar de alertar a los agraviados. Increpa a
los actores trasnacionales su carencia de proyecto político revolucionario. Vuelve sobre
el mito de la linealidad en la interpretación de fenómenos culturales. Hace un llamado
a la búsqueda de oportunidades, en lugar de fortalecer el pensamiento catastrofista, y
precisa las políticas económicas proteccionistas de diferentes alcances y
contradicciones, ilustrándolas con tristes colores: negro para los conservadores, verde
para los ecologistas y rojo para los socialistas.

Las alternativas de Ulrich Beck girarán y concurrirán de la mano con otras propuestas
plasmadas en forma aislada por diversos autores. Es muy alentador leer su énfasis en
la cooperación internacional, en la necesidad de discutir y aclarar lo que denomina
soberanía incluyente cuando trata del Estado trasnacional, en la participación del tan
criticado capital, y en puntos sucesivos, como la educación, los valores democráticos y
la fijación de nuevos objetivos culturales, políticos y económicos. Resultan novedosas
algunas de sus concepciones del trabajo público y autónomo, así como su percepción
de una cultura abierta y permisiva. Es, en fin, un buen ejercicio para el optimismo.

Por último, y como reforzando su punto de vista europeo, Beck intenta sensibilizarnos
ante los retos de identidad europeos y la construcción de lo que pudiera ser la Europa
profunda y real, tal vez sin percatarse de sus semejanzas y sobrestimando sus
diferencias culturales. Es una especie de ventana a los problemas europeos de
cosmopolitización. El final se perfila aun más patético, con la alarmante visión de una
Europa imaginada como una nación subdesarrollada (brasileñizada) y enfrentada a los
problemas que viven miles de millones de seres humanos todos los días. El horror de
verse en el espejo, desfigurados y padeciendo lo que en gran medida provocaron
centenares de años de colonización, saqueo, etc., además de la incapacidad actual de
las naciones pobres, la lleva a estar alerta. Y tristemente refuerza mi impresión inicial
de que el prisma de Ulrich Beck para analizar un problema mundial tiene matices y
filtros europeos.

En fin, ¿Qué es la globalización? nos ofrece una riqueza amplia de discusiones para
debatir muchos de los aspectos centrales en torno a nuestro mundo, en particular
cuando intentamos definir el concepto preciso de un término ya universal: la
globalización.

Notas

1
Me refiero mínimamente a The Return of Depression Economics y al
clá [ Links ]sico Geography and Trade de Paul Krugman; [ Links ] al trabajo
The end of the Nation State de Kenichi Ohmae o al de "The Clash of
Civilizations?", [ Links ] artículo de Samuel Huntington y otros.
2
Ver Mazur Jay, "El nuevo internacionalismo del movimiento laboral" en Foreign
Affairs, enero-febrero de 2000, traducido y publicado en Este País, México, marzo de
2000, No. 108, pp. 2-8. [ Links ]

3
Ambos estudiosos contemporáneos de los procesos territoriales, Edward Soja, desde
perspectivas de una geografía social con la propuesta de un tercer espacio (el
imaginado) y R. Shields desde la perspectiva sociológica de la construcción de
imágenes sociales del territorio que podemos o no conocer físicamente.