You are on page 1of 6

TEMA:

Análisis de sentencias de la Corte Interamericana de


Derechos Humanos

Asignatura:

Derecho Internacional Público y Privado

Docente:

Dra. Ena Carnero Arroyo

Autor:
José Antonio Contreras Santa Cruz

2018

1
La CIDH, la última esperanza para el ciudadano

Por: José Antonio Contreras Santa Cruz


Estudiante de la Escuela Profesional de Derecho
PEaD – USS

RESUMEN
El presente trabajo pretende demostrar la intervención de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos en casos de atropellos por parte del estado al ciudadano. A través de
estos casos se aprecia la intervención del Derecho Internacional cuya función principal es
promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en las Américas. De
conformidad con el artículo 106 de la Carta de la Organización.

INTRODUCCIÓN
En este trabajo se dará a conocer la intervención de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos ante los atropellos de los derechos de las personas y cuando estos son
vulnerados. La razón principal es demostrar y dar evidencias de la intervención de la CIDH
y como esta instancia sigue operando en defensa de la democracia.

Para realizar este trabajo se ha utilizado material linkográfico de diversas fuentes de internet
tanto nacional como extranjero, diapositivas, así como videos; todo ello se ha recopilado
mediante la técnica del fichaje para de esta manera considerarlo en la bibliografía para
consultas posteriores.

En cuanto a la distribución de los temas se ha considerado como primera sentencia el caso


Canales Huapaya y otros vs Perú; como segunda sentencia el caso Trabajadores Cesados
de Petroperú y otros Vs. Perú y por último el caso Mohamed vs. Argentina.

2
RESULTADOS

Primera sentencia: CASO Canales Huapaya y otros vs Perú

EL CASO

El 24 de junio de 2015 la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia


mediante la cual declaró responsable internacionalmente al Estado de Perú por ciertas
violaciones de derechos humanos cometidas en el marco del cese de 1, 117 trabajadores
del Congreso de la República en diciembre de 1992, tras la ruptura del orden democrático
constitucional ocurrida el 5 de abril de 1992. La Corte encontró que el Estado era
responsable por los impedimentos normativos y prácticos para asegurar un acceso real a
la justicia de Carlos Alberto Canales Huapaya, José Castro Ballena y María Gracia
Barriga Oré, así como por los diversos problemas de falta de certeza y claridad sobre la
vía a la cual podían acudir las presuntas víctimas frente a los ceses colectivos. Por otro
lado, el Tribunal no encontró méritos para declarar la violación al derecho a la igualdad ni
para declarar la violación al derecho a la propiedad privada alegadas por las víctimas.

Por lo tanto se dispone:

 El Estado debe, en el plazo de seis meses a partir de la notificación de la presente


Sentencia, publicar en el Diario Oficial y en un diario de amplia circulación nacional, por
una sola vez, el resumen oficial de la presente Sentencia. Adicionalmente, el Estado
debe, dentro del mismo plazo, publicar la presente Sentencia íntegramente en un sitio
web oficial del Estado durante el período de un año. Todo ello, en los términos del párrafo
152 de la presente Sentencia.

 El Estado debe pagar las cantidades fijadas en el párrafo 194 de la presente Sentencia,
por concepto de indemnización compensatoria, y por el reintegro de las costas y gastos
fijadas en el párrafo 201, así como reintegrar al Fondo de Asistencia Legal de Víctimas
la cantidad establecida en el párrafo 205, en los términos de los referidos párrafos y de
los párrafos 206 a 211.

 El Estado debe, dentro del plazo de un año contado a partir de la notificación de esta
Sentencia, rendir al Tribunal un informe sobre las medidas adoptadas para cumplir con
la misma.

 La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de esta Sentencia, en ejercicio de sus


atribuciones y en cumplimiento de sus deberes conforme a la Convención Americana

3
sobre Derechos Humanos, y dará por concluido el presente caso una vez que el Estado
haya dado cabal cumplimiento a lo dispuesto en la misma.

Opinión discrepante
Se cree oportuna la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya que
se considera al estado peruano como el principal responsable por la violación de los
derechos protegidos en los artículos 8.1 y 25.1 de la Convención Americana, en relación
con las obligaciones previstas en los artículos 1.1 y 2 del mismo instrumento, en perjuicio
de las víctimas Carlos Alberto Canales Huapaya, José Castro Ballena y María Gracia
Barriga Oré, en los términos de los párrafos 96 a 109 de la presente Sentencia.
Sin embargo, creo que las pretensiones impuestas por los agraviados son consideradas
sumamente elevadas constituyendo de esta manera el enriquecimiento de una parte y el
empobrecimiento de la otra.

Segunda sentencia: CASO Trabajadores Cesados de Petroperú y otros Vs. Perú

El 23 de noviembre de 2017 la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó Sentencia


mediante la cual declaró la responsabilidad internacional del Estado Peruano por la
violación a los derechos a las garantías judiciales y la protección judicial, así como al
derecho al trabajo, en perjuicio de 85 trabajadores de la empresa Petróleos del Perú (en
adelante, “Petroperú”), 25 trabajadores de la Empresa Nacional de Puertos (en adelante,
“Enapu”), 39 trabajadores del Ministerio de Educación (en adelante “Minedu”) y 15
trabajadores del Ministerio de Economía y Finanzas (en adelante, “MEF”), con motivo de la
falta de respuesta judicial adecuada y efectiva ante sus ceses colectivos ocurridos en la
década de los noventa, en el marco de diversos procesos de racionalización y evaluación
de personal llevados a cabo por las entidades públicas en las que laboraban

Por lo tanto se dispone:

 El estado debe realizar en el plazo de seis meses contado a partir de la notificación de la


presente sentencia las publicaciones ordenadas en los términos del párrafo 211 del
presente fallo.
 El estado debe pagar las cantidades fijadas en los párrafos 218, 222 y 228 de la presente
sentencia por conceptos de indemnizaciones por daños materiales e inmateriales y por el
reintegro de costas y gastos así como el reintegro al Fondo de Asistencia Legal de
víctimas.

4
 El Estado debe, dentro del plazo de un año contado a partir de la notificación de esta
Sentencia, rendir al Tribunal un informe sobre las medidas adoptadas para cumplir con
la misma.

Opinión discrepante
El presente caso se constituye otra violación de los derechos de las personas por parte
del estado peruano. Comparándolo con el caso anterior sobre el despido arbitrario de los
trabajadores del Congreso de la República a los señores Carlos Alberto Canales
Huapaya, José Castro Ballena y María Gracia Barriga Oré.
Es por ello que esta decisión a favor de la parte agraviada es razonable por parte de la
Corte Interamericana de los Derechos Humanos, caso contrario seguirían los atropellos a
la parte trabajadora.

Tercera sentencia: CASO Mohamed vs. Argentina

El 16 de marzo de 1992 el señor Óscar Alberto Mohamed, quien trabajaba en la ciudad de


Buenos Aires como conductor de una línea de colectivos, fue parte de un accidente de
tránsito. El señor Mohamed atropelló a una señora, quien sufrió graves lesiones y falleció.
Ese mismo día se inició un proceso penal contra el señor Mohamed por el delito de
homicidio culposo. El régimen procesal penal aplicado al señor Mohamed en el proceso
penal en su contra fue el regido por el Código de Procedimientos en Materia Penal de 1888,
con sus respectivas modificaciones. El Fiscal Nacional de Primera Instancia en lo Criminal
y Correccional Nº 14 presentó acusación contra el señor Mohamed como autor penalmente
responsable del delito de homicidio culposo previsto en el artículo 84 del Código Penal.
Tanto el fiscal como el abogado del querellante solicitaron que se le impusiera la pena de
un año de prisión e inhabilitación especial para conducir por seis años y el pago de las
costas procesales. El 30 de agosto de 1994 el Juzgado Nacional en lo Correccional Nº 3
emitió sentencia, mediante la cual resolvió, inter alia, absolver a Óscar Alberto Mohamed
del delito de homicidio culposo, reprimido en el artículo 84 del Código Penal. El fiscal del
Ministerio Público y el representante del querellante interpusieron recursos de apelación
contra los puntos de la sentencia relativos a la absolución y a los honorarios del abogado
defensor. El referido juzgado concedió los recursos de apelación y ordenó elevar la causa
al superior. El representante del querellante presentó su memorial de expresión de agravios
sustentando el recurso de apelación interpuesto. El 22 de febrero de 1995 la Sala Primera
de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional emitió sentencia, en la
cual resolvió, inter alia, condenar al señor Mohamed “por encontrarlo autor penalmente
responsable del delito de homicidio culposo a la pena de tres años de prisión, cuyo
cumplimiento se deja en suspenso, y a ocho años de inhabilitación especial para conducir

5
cualquier clase de automotor (arts. 26 y 84 del Código Penal)”, e imponer las costas de
ambas instancias al condenado.

OPINIÓN DISCREPANTE:

Consideramos que el señor Óscar Alberto Mohamed, quien trabajaba como conductor de
una línea de colectivos en la ciudad de Buenos Aires, al ser parte de un accidente de
tránsito, quien atropelló a una señora que sufrió graves lesiones y falleció, el mismo fue
procesado penalmente por el delito de homicidio culposo fue debidamente procesado y
condenado, consideramos que no solamente se debió aplicar la pena, sino además la
reparación civil, pero esta no se ha considerado en la sentencia, debería establecerse
además.

Conclusiones:

 Este trabajo nos ha ayudado a comprender que las luchas por la defensa de nuestros
derechos no deben tener tregua y que no debemos de detenernos en el afán de encontrar
justicia, debemos entender que a veces la justicia en nuestro propio país nos desanima
o nos produce incertidumbre, pero que existen tribunales internacionales a los que
podemos acudir en busca de justicia.

Bibliografía

Valenzuela Villalobos, W. (2013). Reflexiones sobre el derecho al recurso a partir


de la sentencia “Mohamed vs. Argentina” de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos: Cuestiones a tener en consideración sobre el sistema
recursivo en el Proyecto de Código Procesal Civil. Estudios
Constitucionales, 11 (2), 713-736.

Linkografía
http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/resumen_296_esp.pdf
http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/resumen_344_esp.pdf