You are on page 1of 7

Universidad Nacional de Asunción

Facultad de Ciencias Químicas

FISIOLOGÍA HUMANA
Laboratorio

Práctica Nº 4:

Fisiología renal humana

Carrera: Bioquímica

Grupo 1:

o Julián Almirón
o Brenda Da Silva
o Natalia Garcia
o Marianela Olmedo
o Adriana Santacruz

San Lorenzo-Paraguay

2018
OBJETIVOS

Objetivo General

- Analizar las variables que alteran el sistema renal fisiológico humano.

Objetivos Específicos

- Comparar los grupos de sobrecarga hídrica, retención hídrica, té, diurético, nicotina y
etanol con el grupo control para evaluar la fisiología del riñón.
- Determinar el flujo sanguíneo para cada grupo de ensayo.
- Cooperar en el trabajo en equipo.
FUNDAMENTOS

La orina consiste en un medio importante para el mantenimiento hídrico electrolítico del


organismo, siendo fundamental para el mantenimiento de la homeostasis. En condiciones
normales el volumen urinario es de 0,5 a 2 L/d. Cuando los valores se hallan en un rango
superior se habla de diuresis.
La diuresis osmótica se debe al aumento de la filtración tubular de sustancias no
reabsorbibles. Por razones osmóticas estas sustancias retienen H2O, que luego es excretada
con ellas.
Los diuréticos, medicamentos que desencadenan diuresis, también disminuyen la
reabsorción de H2O.
Como el volumen de orina producida por los riñones es variable, para ser hecha una
comparación más precisa de la función renal, se adopta como parámetro de estudio el flujo
urinario (F): volumen de orina (mL) producido por minuto.
A través de tiras reactivas multianálisis es posible identificar glucosa, bilirrubina, cetona,
sangre, proteínas, y urobilinógeno y nitrito en orina y además medir el pH y densidad, es un
procedimiento preliminar. La muestra reacciona con los reactivos desecados unidos a una fase
sólida adherida a un soporte.
El principio químico de la medición de pH se basa en indicadores dobles (rojo de metilo y
azul de bromotimol) los cuales dan un amplio espectro de colores cubriendo el rango de pH
urinario completo.
El principio químico de la densidad se basa en el cambio del pKa. En presencia de los
cationes urinarios, se liberan protones de un polielectrolito produciéndose un cambio de color
en el indicador azul de bromo timol desde azul hasta amarillo.
MATERIALES

 Probetas de diversas graduaciones: 10, 25, 50, 100, 250, 500 y 100mL.
 Tiras reactivas multianálisis de orina.
 Recipientes contenedores de boca ancha para la recolección de muestras de orina.
 Grupo de sobrecarga hídrica: 1.5mL de agua mineral sin gas.
 Grupo de nicotina: 1.5mL de agua mineral sin gas y 2 cigarrillos.
 Grupo de diurético: 1 comprimido de furosemida de 40mg.
 Grupo de etanol: una copa de vino.
 Grupo de té: 0.5 mL de té fuerte sin azúcar.
DISCUSIÓN

Una vez conocidos los flujos urinarios, se pueden comparar los resultados de los
diferentes grupos de práctica con el grupo control. Como era de esperarse, el grupo de
sobrecarga hídrica tuvo un considerable aumento del flujo urinario; debido al fenómeno
conocido como diuresis hídrica. Por otra parte, el grupo de retención hídrica tuvo una leve
tendencia al descenso del flujo urinario por causa de la secreción de la hormona antidiurética
(ADH), llevando a cabo un mecanismo de retroalimentación negativa.

El grupo perteneciente al consumo de té, también mostró un incremento en los flujos


urinarios, debido a que el té contiene sustancias no reabsorbibles, causando una diuresis
osmótica. Prosiguiendo con el grupo del diurético (furosemida), se observó un gran
incremento en los flujos, como era de esperarse; la furosemida consiste en un fármaco que
inhibe la secreción de ADH causando una también una diuresis hídrica.

En el grupo del etanol, se observó también un incremento en los flujos urinarios, pero no
tan significativo con respecto a la sobrecarga hídrica y a la furosemida. El etanol es una
sustancia farmacológica que inhibe la producción de ADH, lo que explica la ocurrencia del
fenómeno de diuresis hídrica. Por último, el grupo de la nicotina, mostró un leve, aunque
considerable aumento de la tasa de flujos urinarios, hecho que en teoría no debería de haber
ocurrido, ya que la nicotina es una sustancia que estimula la secreción de ADH. El efecto en los
flujos debía ser el opuesto.

Cabe destacar también que este último inesperado resultado pudo deberse en gran parte
al promedio de flujos urinarios del grupo control, ya que en aproximadamente dos ocasiones,
la mitad de los voluntarios no pudieron miccionar. La falta de suficientes datos para obtener
un promedio más acorde a la realidad, pudieron también ocasionar las leves o grandes
diferencias con los demás grupos ya mencionados.
CONCLUSIÓN

A través de la realización de esta práctica se pudieron analizar diversas variables que


alteran el sistema fisiológico renal del organismo humano. Este análisis se realizó mediante la
comparación de grupos de ensayo de sobrecarga hídrica, retención hídrica, té, diurético,
nicotina y etanol con el grupo control para evaluar la fisiología del riñón. Se midieron los
volúmenes de orina en cierto intervalo de tiempo y con dichos datos se calculó el flujo
sanguíneo mediante el cual se realizó la comparación. A su vez en esta práctica se aprendió a
trabajar en equipo de forma a tener un ambiente lo más adecuado y propicio para analizar
correctamente los datos obtenidos.
BIBLIOGRAFÍA

 Stefan Silbernalg, Agamemnon Despopoulus. (2009). Fisiolgia Texto y Atlas. Madrid,


España: Editorial Médica Panamericana.
 Barret, Kim E. Barman, Susan M. Ganong. Fisiología Médica. Mc Graw-Hill. 24a edición.
2012