You are on page 1of 156

CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

INTRODUCCIÓN

EL amparo, es un medio de control constitucional que tiene por objeto restituir en


el pleno goce de sus derechos al gobernado que ha sido violentado en sus
garantías individuales o en sus derechos humanos reconocidos por cualquier acto
de autoridad; cuya procedencia deriva de la regla general establecida en el
artículo 103 constitucional, y que de acuerdo al acto de autoridad que se reclame
por vía de amparo, este puede ser directo o indirecto.

Para efectos de procedencia del amparo directo será impugnable contra


sentencias definitivas, laudos y resoluciones que ponen fin al procedimiento;
mientras que el amparo indirecto procederá contra cualquier acto de autoridad que
no tenga tal carácter.

Es menester recalcar que el alcance protector del juicio de amparo no se limita a


lo que establece la regla general de procedencia constitucional, sino por el
contrario, su extensión de protección es sumamente amplia perfilándolo como un
medio de control de la legalidad, conjuntamente con su calidad originaria de
sistema protector de la Constitución.

El juicio de amparo, como medio de control constitucional, para efectos de


procedencia puede ser directo uniinstancial ó indirecto biinstancial, a través del
desarrollo del presente, se estudiara contra que actos de autoridad deriva la
procedencia de cada uno y mismos que consagra la Constitución y la Ley de
Amparo.

Es dable además, para el estudiante en Derecho conocer todos y cada uno de los
elementos que conforman la acción de amparo, ya que estos configuran una
1
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

condición esencial para su existencia y para su acción, los cuales se constituyen


como sujeto activo, sujeto pasivo, tribunal competente, objeto de la acción y
causa, que está a su vez se deriva en dos, a saber: causa remota y causa
pretendi, que más adelante se delimitaran sus conceptos para su estudio.

El Juicio de Amparo en nuestro derecho es una institución de reconocido prestigio,


constituye uno de los elementos básicos del legado histórico de nuestro País,
siendo una figura clave en el sistema jurídico mexicano. La finalidad del amparo es
cuidar, respetar y hacer valer los lineamientos o mandamientos constitucionales
en beneficio del gobernado. Fue instituido por primera vez en la Constitución de
Yucatán de 1841, considerada entonces como uno de los más grandes adelantos
que en materia de Constitucional se haya experimentado en el régimen jurídico
mexicano. El autor principal de esta figura jurídica, fue el insigne jurisconsulto, Don
Manuel Crescencio García Rejón Y Alcalá,1 considerado por algunos como el
padre del amparo. A través de los años, las reformas constitucionales han sido un
medio para actualizar este medio de control constitucional a las necesidades del
individuo. Un ejemplo de tal adecuación son las reformas constitucionales del 6 de
junio del 2011. Las citadas reformas impactan los artículos 94°, 103°, 104°, 107°
de la constitución, y por consecuente la Ley de Amparo. Uno de los diversos
objetivos de la citada reforma es tutelar derechos humanos establecidos en la
misma constitución y en los tratados internacionales vigentes en los que México
sea parte. Además asegurar la protección del agraviado, que aluda ser poseedor
de un interés legítimo,2 la reforma constitucional, amplía la esfera de protección
del gobernado incluyendo no solo actos sino omisiones de la autoridad como
causales para interponer la acción de amparo.3

La protección a los derechos humanos es parte esencial en la reforma


constitucional del 10 de junio del 2011. El objetivo de la citada reforma es
reconocer estos derechos, que se definen como el conjunto de prerrogativas
inherentes a la naturaleza de la persona, cuya realización efectiva resulta
2
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

indispensable para el desarrollo integral del individuo que vive en una sociedad
jurídicamente organizada.4 En México, la protección a los derechos humanos, ha
sido sin lugar a dudas un tema controversial y al que no se le prestaba la atención
merecida. Esto hasta la reciente reforma constitucional del juicio de amparo y del
Título Primero, Capítulo I de nuestra constitución referente a la protección integral
de estos derechos.5

3
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

I. DE LA NATURALEZA DEL AMPARO Y DE LOS SISTEMAS DE


CONTROL CONSTITUCIONAL

1. El Juicio de Amparo y la Reforma Constitucional del 2011.

De acuerdo a numerosos tratadistas mexicanos el juicio de amparo es una


institución mexicana, teniendo sus orígenes en la etapa pre-colonial, colonial y el
México independiente. Se instituyó por primera vez en la Constitución de Yucatán,
en la cual se proponía la inserción de varias garantías constitucionales, como la
libertad religiosa y los derechos que el aprehendido debería gozar. De lo anterior
surgió la necesidad de crear un medio de control constitucional, al que le
denominaron como “Amparo”.9 Los principios básicos que deberían regir en ese
entonces eran: ser solicitado por la parte agraviada, ejercer este recurso contra
actos presuntamente violatorios de garantías, y en caso de obtener una resolución
favorable solo surtía efectos en relación con el peticionario y únicamente contra
los actos que reclamara. 10 La principal necesidad de la creación del amparo, fue
para brindar la adecuada protección al gobernado, respecto de sus derechos
fundamentales que a su favor consagra la Constitución, cuando estos resultaren
vulnerados o amenazados por una ley o acto de autoridad. Don Ignacio Burgoa
Orihuela, tratadista del juicio de amparo, define a esta figura jurídica, como la
institución procesal que tiene por objeto proteger al gobernado contra cualquier
acto de autoridad, que en detrimento de sus derechos, viole la constitución”.11 El
jurista contemporáneo Manuel Bernardo Espinoza Barragán, enriquece la
definición anterior y concibe a esta institución como aquella que se tramita y
resuelve por los órganos del Poder Judicial Federal, y excepcionalmente por los
órganos jurisdiccionales locales, a instancia del gobernado que considera que un
acto de autoridad afecta su esfera jurídica por ser contrario a las garantías que en
su favor consagra la constitución, después de haber agotado contra él los medios
de defensa ordinarios, con el objeto de que el mismo se deje insubsistente y sin
efecto en el caso especial sobre el que verse la demanda, y se le mantenga o
restituya en el goce de la garantía que estima infringida. 12 La anterior definición
aunque demasiado exhaustiva, enuncia de manera implícita los principios
fundamentales del juicio de amparo, los cuales son necesarios para una mejor
comprensión y aplicación de esta institución jurídica.13 Principio se define, como
la base, origen o razón fundamental sobre la cual se procede discurriendo en
cualquier materia.14 En lo concerniente a la materia de amparo estos principios
son; principio de iniciativa o instancia de parte agraviada, agravio personal y
directo, prosecución judicial, relatividad de la sentencia de amparo, definitividad, y
el principio de estricto derecho.15 Ante la ausencia de uno de estos, se declararía
improcedente la demanda de amparo, por este motivo es de vital importancia se
tenga un claro panorama de los mismos.
4
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

El juicio de amparo, gracias a reformas constitucionales, se ha modernizado y a


continuado vigente en el derecho mexicano, un ejemplo de esta actualización son
las reformas que fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación, el pasado
6 de junio de 2011 las cuales entraran en vigor en el mes octubre del presente
año. Las citadas reformas adicionan, y derogan diversas disposiciones de los
artículos 94, 103, 104 y 107 de nuestra Constitución, y tienen por objeto ampliar la
protección de la esfera jurídica del gobernado, incluyendo entre muchas otras
cosas la defensa de los derechos humanos, establecidos en la constitución y
aquellos reconocidos en acuerdos internacionales de los que México sea parte.
Adicionalmente estas reformas legitiman el ejercicio de la acción de amparo, no
solo para quienes sufran un detrimento en su esfera jurídica, acreditando tener un
interés jurídico, sino al acreditar ser integró poseedor de un interés legitimo,
igualmente la reforma incluye el amparo por omisión de la autoridad, y dicho sea
de paso se innova el principio de relatividad de la sentencia de amparo, o también
conocido como formula Otero.

1.1 El Juicio de Amparo

Existen dos tipos de juicio de amparo, el amparo directo e indirecto. Se le da el


nombre de amparo directo por la forma en que llega de manera inmediata a la
Suprema Corte de Justicia de la Nación o a los Tribunales Colegiados de Circuito.
Por regla general se va a realizar en una instancia por esta razón se le conoce
también como uni-instancial, situación diferente ocurre en el amparo indirecto, en
donde el acceso a la corte o a los tribunales colegiados de circuito se produce a
través de la interposición del recurso de revisión, por lo que también se le conoce
como bi-instancial16.

La naturaleza del juicio de amparo sigue siendo objeto de controversia entre


tratadistas respecto a si es un verdadero proceso, es decir, un juicio, o si es
solamente un recurso extraordinario. El juicio de amparo indirecto, por sus
atributos, constituye un verdadero juicio con todas sus etapas procesales, y
además el recurso de apelación se tramita ante un órgano jurisdiccional superior al
primero. El juicio de amparo indirecto, se inicia con una acción que da pauta a la
formación de un expediente autónomo y en que se dictan resoluciones que no
dependen de otra instancia procesal. El amparo directo, por otro lado, se
considera un recurso extraordinario, pues por medio de él se busca anular un acto
que atenta contra las garantías constitucionales previstas en la Constitución. El
juicio de amparo es verdadero juicio, que por su naturaleza es un medio de
impugnación, pero diferente a los recursos. Los medios de impugnación son el
género; los recursos ordinarios son la especie, como lo son también los incidentes
de nulidad, el juicio de nulidad de juicio concluido (un juicio que sirve para
impugnar otro juicio).17 El hecho de que el juicio de amparo sea un medio de
impugnación, no afecta la naturaleza procesal del mismo toda vez que existen
5
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

varios tipos de juicios que son estrictamente medios de impugnación. Como


ejemplo de estos tenemos, el juicio de nulidad en materia fiscal o administrativa
que tiene como finalidad impugnar la resolución de la autoridad y no por ello deja
de ser un juicio.18 Como se sostiene en lo anteriormente expuesto, el amparo
constituye un verdadero juicio con todas sus etapas procesales, razón por la cual
debe ser concebido como tal, no solo como un mero recurso extraordinario.

Anteriormente habíamos comentado respecto a la definición dada por Espinoza


Barragán, dijimos que se incluían de manera superficial los principios
fundamentales del juicio de amparo así como la importancia que estos tienen en el
mismo, la siguiente sección hace un breve análisis de los mismos.

1.1.1 Principio de instancia de parte agraviada

Este principio rector de juicio de amparo, fue expresado de manera frívola por
Manuel Crescencio Rejón. Como todo proceso, el juicio de amparo no puede
iniciarse de manera oficiosa, es decir, que el propio órgano jurisdiccional lo
ordene. Debe ser precisamente quien resiente la afectación en su esfera jurídica
quien tenga la capacidad para interponer la demanda de amparo. En este aspecto
el Artículo 107 constitucional "reformado" establece; Las controversias de que
habla el Artículo 103 de esta constitución, con excepción de aquellas en materia
electoral, se sujetarán a los procedimientos que determine la ley, de acuerdo a las
bases siguientes:

El juicio de amparo se seguirá siempre a instancia de parte agraviada, teniendo tal


carácter quien aduce ser titular de un derecho o de un interés legítimo individual o
colectivo, siempre que alegue que el acto reclamado viola los derechos
reconocidos por esta Constitución y con ello se afecte su esfera jurídica, ya sea de
manera directa o en virtud de su especial situación frente al orden jurídico.

En base a lo interior tenemos que el juicio de amparo, únicamente lo puede iniciar


aquel que estime le ha ocurrido un acto de autoridad cuyo le ha violado alguna
garantía o "derecho" establecido a su favor en la constitución. Por lo tanto, si se
habla de principio de instancia de parte, debemos tener en claro que el único que
puede iniciarlo será el quejoso, nunca otra persona extraña a este, como tercero
perjudicado o la misma autoridad responsable. El juicio nunca puede operar
oficiosamente y para su nacimiento es necesario el ejercicio de la actuación
constitucional del gobernado mediante la cual ataque el acto de autoridad que
considere lesivo a sus derechos.19

1.1.2 Principio de Agravio Personal y Directo Como dijimos con anterioridad el


proceso para el juicio de amparo solo puede iniciarse por instancia de parte, o sea
por el quejoso, cuando este resienta agravio personal y directo en su esfera
6
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

jurídica. La afectación o menoscabo de una garantía reconocida por una norma,


con la necesidad que dicha afectación sea real y no solamente subjetiva; no es
que el quejoso “crea” o “sienta” que se le está afectando, sino que el agravio debe
existir en la realidad, y es de aquí donde parte el juicio de amparo, la afectación
que reciba el individuo, va íntimamente ligada al interés jurídico, que debe
acreditar el quejoso para que en su caso, se le sea concebida la protección
solicitada.

Por agravio debe entenderse la producción de una ofensa en los derechos del
gobernado, o sea la afectación de los intereses jurídicos de las personas físicas o
morales. Asimismo, por personal se debe entender que el agravio recae en la
propia esfera del gobernado, individualmente, sin que este pueda ser de carácter
genérico, abstracto o indeterminado. En cambio, "directo" se refiere a lo inminente
de su actualización, cuando el agravio se da en el pasado o en el presente, en
forma actual e inmediata o en el futuro, pero de realización cierta, no en el
eventual, es decir, en el futuro aleatorio, probable, y de realización incierta.20

1.1.3 Principio de Prosecución Judicial

En la parte enunciativa del Artículo 107 constitucional, por principio de prosecución


judicial, consiste el que se tramita por medio de procedimientos y formas de orden
jurídico, lo cual implica que el juicio de amparo se revela en cuanto a su
substanciación, en un verdadero proceso judicial en el cual se observan las formas
jurídicas procesales, esto es demanda, contestación, audiencia de pruebas,
alegatos y sentencia.21 De esta forma el juicio de amparo debe ser un proceso
judicial verdadero y real, con todas las formas jurídicas del procedimiento
jurisdiccional, siendo la Ley de Amparo quien regula los procedimientos y formas
del orden jurídico.

El amparo ha ido evolucionando progresivamente, puede promoverse, según el


caso, ante la Suprema Corte de Justicia, los tribunales colegiados de circuito, los
tribunales unitarios de circuito y los jueces de distrito.

1.1.4 Principio de Definitividad

Este principio resalta la naturaleza del juicio de amparo como medio extraordinario
de impugnación, hace alusión a lo definitivo que debe ser el acto de autoridad para
poder ser reclamado por la vía de amparo. Cuando el gobernado requiere resolver
alguna controversia legal acude ante un órgano jurisdiccional para resolverla, en
ese momento el gobernado se sujeta a cumplir con obligaciones procesales, así
como se le dotan derechos, entre estos la posibilidad de recurrir la determinación
judicial, es decir, si el gobernado cree que el juez no resolvió conforme a derecho
pide sea revisada esta determinación, hecha la revisión puede modificarse,
7
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

nulificarse, revocarse; lo anterior es a grandes rasgos un procedimiento ordinario


que inicia cuando el juez conoce la controversia y fenece con alguna decisión
inalterable es decir que ya no puede modificarse.22 Debido a que el juicio se
amparó se encuentra bajo la premisa de que el amparo es un juicio extraordinario,
su tramitación difiere de los juicios ordinarios porque tiene principios propios, otro
de ellos es el de definitividad. Para entender el principio fundamental de la
definitividad es necesario definir la palabra definitivo: proviene del Latín definitīvus,
adj. que decide resuelve o concluye. 23 En ese orden de ideas podemos hablar
que la definitividad se da cuando existe una decisión precisa, es decir inalterable.
En el artículo 107 "reformado" fracción III de nuestra constitución, prevé la
precedencia del amparo:

Contra sentencias definitivas, laudos y resoluciones que pongan fin al juicio, ya


sea que la violación se cometa en ellos o que, cometida durante el procedimiento,
afecte las defensas del quejoso trascendiendo al resultado del fallo.24

Existen algunos casos en los que se determina la posibilidad de ocurrir al amparo


aún cuando no se hayan agotado los medios ordinarios de defensa, es decir a
pesar de que el acto reclamado no tenga la calidad de definitivo, a estas se les
denomina como excepciones las cuales pueden ser Legales es decir se
encuentran establecidas en la propia Ley de Amparo, Jurisprudenciales las
acogidas por la Jurisprudencia o constitucionales las establecidas propiamente por
la Constitución.

1.1.5 Principio de Estricto Derecho

El principio de estricto derecho estriba en que el juzgador debe concretarse a


examinar la constitucionalidad del acto reclamado a la luz de los argumentos
externados en los conceptos de violación, y si se trata de resolver un recurso
interpuesto en contra de la resolución pronunciada por el Juez de Distrito, en que
el revisor se limite a apreciar tal resolución tomando en cuenta, exclusivamente, lo
refutado en los agravios. Cuando el gobernado acude al amparo para plantear
actos de autoridad violatorios de garantías constitucionales tendrá que plantear en
su demanda conceptos de violación, así como agravios del acto reclamado, por
otra parte el juzgador examinara si es o no violatorio de garantías el acto, sin
embargo esta revisión no es general, pues se encuentra obligado legalmente a
concentrarse y resolver de acuerdo con lo que planteo el quejoso, caso por el cual,
si en su demanda de amparo el quejoso no plantea el concepto de violación
correctamente o alegó distinta violación, aunque el acto reclamado sea
inconstitucional a los ojos del Juez, está impedido para declararlo por el principio
de estricto derecho y deberá de negar la protección de la justicia federal.25
8
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Este principio cuenta con su excepción prevista en el articulo 107 fracción II,
llamada suplencia en la deficiencia de la queja, consistente en que el juzgador no
deberá ceñirse a las alegaciones expuestas por el agraviado al plantear su
demanda o interponer los medios de defensa respectivos, es decir, el órgano
jurisdiccional de amparo debe hacer valer oficiosamente cualquier aspecto de
inconstitucionalidad de la ley, acto o resolución que se reclama, a efecto de
otorgar al quejoso la protección de la justicia federal.26

Por lo tanto podemos definirla como la obligación constitucional y legal que tiene el
juzgador de amparo de corregir los errores, deficiencias u omisiones en que
incurre el quejoso al elaborar los conceptos de violación de su demanda, o bien al
formular los agravios relativos a los recursos por el interpuestos, en las hipótesis y
en los términos previstos en la Ley de Amparo.27

1.1.6 Principio de Relatividad en la Sentencia de Amparo

Este principio también es llamado “formula Otero” pues fue el ilustre jurista
Mariano Otero quien lo expuso tal. En la nueva reforma al juicio de amparo este
principio ha sido sustancialmente modificado. Anterior a la reforma, la sentencia
que se dictara en un juicio de amparo no tenía efectos generales o erga omnes
(general o “para todo el mundo”), por lo que solo protegía o beneficiaba a quien o
quienes solicitaban el amparo; con la inclusión del efecto “erga omnes”, las leyes o
normas generales declaradas inconstitucionales en sentencia de amparo,
revestirán el mismo efecto de resolución para todo gobernado que se encontrare
en la igual hipótesis normativa, aunque este no hubiese solicitado la protección de
la justicia federal. Con esta reforma la protección será general beneficiando a toda
la sociedad, pues antes los efectos de la sentencia eran personales pues sólo
beneficiaba a quien interpusiera el amparo. Por lo que al abrir la puerta a la
declaratoria de sentencia con efecto erga omnes, se considera un avance
significativo y de gran trascendencia en nuestro régimen jurídico, que se venía
proponiendo desde años atrás por eminentes juristas, como el propio Don Ignacio
Burgoa.28

Como hemos visto a lo largo de esta sección, tenemos que el juicio de amparo es
un medio de control constitucional, ejercitado por órganos jurisdiccionales, en vía
de acción, encaminado a proteger al quejoso o agraviado en lo particular, en los
casos que se refiere el artículo 103 constitucional. En razón esto, cuando una
autoridad admistrativa o judicial viola garantías o derechos fundamentales
establecidos a nuestro favor, estamos en la posibilidad de ocurrir ante los
Tribunales Federales a solicitar la protección y la restitucion de la garantía que
estima infringida.

1.2 La Nueva Reforma Constitucional al Juicio de Amparo


9
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

El pasado 13 de diciembre de 2010 se aprobó en el Congreso de la Unión,


reformas constitucionales a los artículos 94, 103, 104, 107 y 112 con la finalidad
de modificar substancialmente el juicio de amparo y como consecuencia la Ley de
Amparo. Entre los aspectos fundamentales de dicha propuesta se encontraban; la
tutela y protección de los “derechos humanos contenidos en tratados
internacionales”, la admisión del juicio del amparo en tanto se demuestre la
existencia de un “interés legítimo”, el reconocimiento legal de amparo por “omisión
de la autoridad”, entre otras, como la institucionalización de la declaratoria general
de inconstitucionalidad, la cual implica la eliminación del principio de relatividad
como la consecuente Cláusula Otero.

Los objetivos centrales del contenido de la iniciativa de reforma, era llevar a cabo
precisamente, una reforma integral al instrumento de control constitucional más
importante que se tiene en el ordenamiento jurídico mexicano, y el principal medio
de protección de los derechos fundamentales y garantías, que es el juicio de
amparo. Debido a ese papel trascendental que juega en la vida jurídica y política
del país, es que se pretendía el fortalecerlo a partir de la eliminación de
tecnicismos y formalismos extremos que habían dificultado su accesibilidad y, en
consecuencia, su ámbito de protección. Por otro lado, la iniciativa propuso el
fortalecimiento y perfeccionamiento de la estructura del Poder Judicial de la
Federación y consolidar a su órgano superior: la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, como un tribunal garante de nuestra Constitución, a fin de que permitirle
pueda concentrarse en la resolución de aquellos asuntos que revistan la mayor
importancia y trascendencia para la totalidad del ordenamiento jurídico nacional y
del Estado Mexicano en su conjunto.29

El 6 de junio de 2011 se publica en el Diario Oficial de la Federación, el decreto


por el cual, el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa emite
Reformas Constitucionales al Juicio de Amparo, con el que se adicionan, y
derogan diversas disposiciones de los artículos 94, 103, 104 y 107 de nuestra
Constitución. Enfocaremos el análisis principalmente en los artículos 103 y 107. La
citadas Reformas son muy importantes y de gran trascendencia, pues están
armonizando y modernizando drásticamente el régimen jurídico nacional,
ampliando el ámbito de protección de nuestro juicio de amparo, tutelando los
derechos humanos establecidos en la constitución y los reconocidos en tratados
internacionales, claro está que estos últimos, solo serán aquellos de los que el
estado mexicano sea parte. En palabras de nuestro Presidente de la República,
(…) los ciudadanos podrán interponer amparos cuando consideren que han sido
violentados, no solo los derechos garantizados en las leyes mexicanas, sino
además en los tratados internacionales ratificados por México, que desde luego
estarán apoyados por nuestro nuevo sistema constitucional, a través de la
institución del juicio de amparo.30 El amparo procederá contra cualquier violación
10
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

de derechos humanos, sean los establecidos en leyes, la constitución o acuerdos


internacionales.
Para poder apreciar mejor los cambios, debemos efectuar una comparación entre
las características actuales del juicio de amparo y las que serán aplicables una vez
que entre en vigor la nueva reforma. Para esto nos apoyaremos de cuadros
comparativos, donde resaltaremos, los cambios hechos con la reforma
especialmente a los artículos 103° y 107° de nuestra constitución.

Dentro de los muchos aspectos relevantes a la reforma de juicio de amparo, está


la matización al principio de instancia de parte agraviada, trasladando con ello del
interés jurídico al interés legítimo, así el juicio de amparo será procedente no sólo
ante la afectación personal y directa a un derecho sino atendiendo a la especial
situación del particular frente al orden jurídico. Se amplía el ámbito de protección
del juicio de amparo. Anteriormente solo protegía las garantías constitucionales,
aquellas consagradas en la constitución, sin embargo con estas nuevas reformas
atenderá a proteger los derechos humanos reconocidos en la constitución y
aquellos consagrados en los tratados internacionales de los que México sea parte,
relativos a los derechos humanos. Se adopta además la figura del amparo por
omisión de la autoridad, esto es en los casos en que la autoridad con su accionar
pasivo o de omisión viole derechos humanos. Consideramos este como un cambio
fundamental, toda vez que en la mayoría de las ocasiones se piensa que la
autoridad es responsable por alguna “acción”, y pocas veces interponemos
mecanismos contra la omisión o el “no hacer” de las autoridades.

A su vez no podemos dejar de hacer mención por considerarlo de verdadera


trascendencia e impacto para los efectos del Amparo, el principio de relatividad de
las sentencias de amparo, incorporando a su regulación la figura de las
declaratorias generales de inconstitucionalidad las cuales podrán ser emitidas por
la mayoría calificada de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación. Una de las opiniones más importantes, en estos momentos, es que los
efectos del juicio de amparo serán de carácter general; esto es que beneficiarán a
todos los gobernados aun cuando el juicio de amparo lo hubiese solicitado una
sola persona. Esto es a lo que se le conoce como el principio “erga omnes”; para
los efectos del mismo se requerirá de la resolución o aprobación del pleno de la
Suprema Corte en votación favorable de cuando a lo menos ocho ministros. Hay
que decir que este efecto erga omnes no será aplicable en materia impositiva por
los efectos devastadores que pudiera tener en la recaudación fiscal.31

Estas reformas representan un cambio significativo en el régimen jurídico


mexicano, a partir de ello será más practico interponer la demanda de amparo,
11
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

debido a que las citadas reformas abarcan aspectos que anteriormente eran
reconocidos doctrinalmente, pero en el ámbito legal no estaban plasmados,
ejemplo de ello es el amparo por omisión de la autoridad. Además, se reconocen
los derechos humanos establecidos en la constitución y tratados internacionales y
con ello la potestad para hacerlos valer al acreditar ser titular de un interés
legítimo. Con esto el juicio de amparo se reafirma como el verdadero defensor del
gobernado, lo protege y le garantiza una adecuada impartición de justicia.
3. Interés Jurídico vs Interés Legítimo

Existen tres categorías de interés que deben ser analizadas en el amparo. Es el


caso del interés jurídico, del interés simple y del interés legítimo. El interés jurídico
es uno de los aspectos más sensibles para la procedencia del amparo, de manera
indudable es el centro vital de este juicio; sin interés jurídico no hay acción de
amparo y, por lo tanto, ninguna protección federal puede otorgarse. La fracción V
del artículo 73 de la ley de amparo, establece la improcedencia para el amparo,
cuando se promueve; contra actos que no afecten los intereses jurídicos del
quejoso. Este interés jurídico era uno de los más grandes obstáculos, porque
limitaba o restringía en muchos de los casos el acceso a la protección
jurisdiccional, sobre todo tratándose de los llamados derechos difusos e, inclusive
el mero interés legítimo.

2.1 Interés Jurídico

El interés jurídico, es lo que la doctrina jurídica reconoce con el nombre de


derecho subjetivo,32 es decir, como facultad o potestad de exigencia, cuya
institución consigna la norma objetiva del derecho.33 El interés jurídico es el
derecho legítimamente tutelado, cuya violación faculta a su titular a demandar de
la justicia federal que se condene a la autoridad responsable a la restitución en el
goce de la garantía constitucional infringida. Como en el amparo solo puede
reclamarse la violación de derechos fundamentales, el presupuesto del interés
jurídico es la existencia de una norma objetiva (de rango constitucional) que
instituya un derecho a favor del gobernado (derecho subjetivo) con el deber
jurídico, correlativo, de la autoridad, en el sentido de preservar y respetar ese
derecho (es decir, que quedan excluidas las normas meramente programáticas
que no se pueden hacer efectivas mediante el juicio de garantías).34 Sin embargo
hasta lo anteriormente mencionado no existe todavía interés jurídico en el amparo,
ya que para que exista es necesario una transgresión de ese deber jurídico por la
autoridad, causando un agravio al quejoso. De este modo, el agravio es la base
del interés jurídico. Y es precisamente ese agravio el que le permite al gobernado
reclamar la restitución del goce de la garantía estime le fue violada, en virtud de lo
dispuesto en el Art. 80 de la Ley de Amparo. 35

12
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

La suprema corte explica entre los diversos intereses que puede tener una
persona, es decir, “situaciones favorables para la satisfacción de una necesidad,
existen los llamados intereses simples” que consisten, en situaciones en las
cuales los particulares reciben un beneficio del Estado cuando este, en el ejercicio
de sus atribuciones y buscando satisfacer las necesidades colectivas que tiene a
su cargo, adopta una conducta que coincide con esos intereses particulares, y en
cambio sufren un perjuicio cuando esa conducta no es adecuada a los propios
intereses. En el primer caso reciben un beneficio y en el segundo se perjudican,
pero no tienen ningún derecho para exigir que se mantenga esa situación
privilegiada.36 No existe derecho subjetivo ni por lo mismo interés jurídico, cuando
la persona tiene solo una mera facultad o potestad, que se da cuando el orden
jurídico objetivo solamente concede o regula una mera actuación particular, sin
que esta tenga la capacidad, otorgada por dicho orden, para imponerse
coercitivamente a otro sujeto, es decir, cuando no haya un “poder de exigencia
imperativa”; tampoco existe un derecho subjetivo ni por consiguiente interés
jurídico, cuando el gobernado cuenta con un interés simple, lo que sucede cuando
la norma jurídica objetiva no establezca a favor de persona alguna ninguna
facultad de hacer o ninguna facultad de exigir, sino que consigne solamente una
situación cualquiera que puede aprovechar algún sujeto, por ser benéfica para
este, pero cuya observancia no puede ser reclamada por el favorecido o
beneficiado, en vista de que el ordenamiento jurídico que establezca dicha
situación no le otorgue facultad para obtener coactivamente su respecto. 37

Para que la acción constitucional proceda, no basta que sea impulsada por un
mero interés, ya que este es aquel que tiene todo gobernado en el momento que
le surge o se le mantiene una diversa situación. Así pues, para la esencia del
concepto de interés jurídico, es necesaria la existencia de un derecho protegido
por la ley; y de un sujeto – el quejoso – que en virtud del interés en obrar que le
corresponde, ejercita una pretensión para poner en movimiento la actividad
jurisdiccional de los tribunales federales, para que estos intervengan con el fin de
reparar la violación constitucional que se reclama y reponer a dicho quejoso en el
goce de su derecho violado.38 La mayoría de los juicios que se sobreseen, es
decir que se termina el juicio sin entrar al fondo, se debe a que los quejosos no
tienen interés jurídico.39

2.2 Interés Legítimo

El primer punto de la reforma constitucional al juicio de amparo, que hemos


tratando, se refiere al interés legítimo. Anteriormente, para la procedencia del
amparo se requería el interés jurídico, un concepto mucho más estrecho que el de
interés legítimo. El primero se refiere a la titularidad de un derecho afectado
directamente por el acto reclamado. El interés legítimo, por otro lado, presupone la
13
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

existencia de normas que imponen obligaciones a la autoridad. A estas


obligaciones no debe corresponder necesariamente un derecho subjetivo de los
particulares, aunque si debe afectar su esfera jurídica. La afectación puede ser
directa o puede abarcar una situación de hecho que tenga el agraviado dentro del
ámbito jurídico. En otras palabras, el interés legítimo se refiere al interés de ciertos
gobernados sobre la legalidad de algunos actos de autoridad que los afecte.

Era criterio que para la procedencia del juicio de amparo, entre otros requisitos
debía acreditarse el interés jurídico. El doctor Arturo Zaldívar apunta para la
existencia de dicho interés se requiere, a) la existencia de un derecho establecido
en una norma jurídica (derecho objetivo), b) la titularidad de ese derecho por parte
de una persona, c) la facultad de exigencia para el respeto de ese derecho
(derecho subjetivo), y d) la obligación correlativa a esa facultad de exigencia.40
Sin embargo la exigencia de interés jurídico así entendida para la procedencia del
juicio de amparo restringe la posibilidad de protección de los derechos difusos o
colectivos, como a su vez de la protección de quien eluda tener un interés
legítimo.

El artículo 107° Constitucional fracción I, reformado dice:

El juicio de amparo se seguirá siempre a instancia de parte agraviada, teniendo tal


carácter quien aduce ser titular de un derecho o de un interés legítimo individual o
colectivo, siempre que se alegue que el acto reclamado viola los derechos
reconocidos por esta constitución y con ello se afecte su esfera jurídica, ya sea de
manera directa o en virtud de su especial situación frente al orden jurídico.41

Uno de los aspectos relevantes de la reforma es la ampliación del interés jurídico,


ahora contemplado como interés legítimo, reconocido para la interposición de la
demanda de amparo en el artículo 107 fracción I constitucional. El cual consiste en
la legitimación intermedia entre el interés simple y el interés jurídico. Hemos
precisado con anterioridad la diferencia de un interés jurídico y un mero interés, la
diferencia de estos con el interés legítimo es, que este no corresponde con los
derechos subjetivos de que sean titulares determinados particulares, y tampoco se
trata de proteger a cualquier persona por conducto de acción popular. Sino que
solo en aquellos casos, donde ciertos gobernados puedan tener un interés titular y
cualificativo respecto a la legalidad de determinados actos de administrativos. El
interés legítimo no requiere de la afectación a un derecho subjetivo, aunque si la
esfera jurídica del gobernado. El presupuesto de dicho interés, es precisamente la
existencia de normas que imponen una conducta obligatoria de la administración
pública, pero tal obligación no corresponde con el derecho subjetivo de que sean
titulares determinados particulares, a pesar de que si se afecta la esfera jurídica
de dichos particulares.42

14
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Aunque no existe un concepto doctrinal preciso por interés legítimo podemos decir
que consiste en la legitimación intermedia entre el interés jurídico y en el interés
simple, por lo tanto el interés legítimo no requiere la afectación de carácter
subjetivo, aunque si de la esfera jurídica entendida en sentido amplio, causa por la
cual el gobernado que se ve afectado por un acto de autoridad estará facultado
para interponerlo. La posibilidad de acudir al amparo mediante el interés legítimo
abre las puertas a la protección de actos de autoridad que antes no eran factibles
de ser protegidos. Se debe entender que el interés legítimo no es lo mismo que los
intereses difusos o colectivos ya que la defensa de los intereses colectivos
presentan distintas formas de protección, mientras que el interés legítimo solo
atenderá si el acto de autoridad afecta realmente la esfera de derechos del
gobernado. Con la inclusión del interés legítimo se da posibilidad de proteger los
derechos fundamentales que anteriormente se encontraban excluidos debido a
que no se acredita su interés jurídico. Las reformas a los derechos humanos y al
juicio de amparo pudiesen abarcar la protección al medio ambiente.

3. Los Derechos Humanos y el Medio Ambiente

Nuestro sistema admite la protección a los derechos humanos, plasmados en la


Constitución, Leyes y Tratados Internacionales.

En el ámbito internacional los mismos tratados establecen mecanismos de


defensa, por ejemplo en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del
que México es parte, instituye un comité de derechos humanos, que se compone
de dieciocho miembros, pertenecientes a los estados partes en el pacto. Este tiene
como finalidad examinar el exacto cumplimiento de las obligaciones contraídas en
dicho acuerdo internacional. Cada Estado se compromete a presentar informes
sobre las disposiciones que se hayan adoptado, para la protección de los
derechos reconocidos en el pacto; si un Estado considera que otro estado parte no
cumple con las disposiciones adquiridas en el mismo, este podrá señalar su
incumplimiento mediante una comunicación escrita.43

En el continente Americano se cuenta con la Comisión Interamericana de


Derechos Humanos (CIDH), que tiene por objeto observar, defender, investigar y
estimular la conciencia de los derechos humanos en los Países de América.44 Es
una de las dos entidades del sistema interamericano de protección y promoción de
los derechos humanos en las Américas. Tiene su sede en Washington, D.C. 45 La
CIDH fue creada en 1959, es un órgano principal y autónomo de la Organización
15
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y


de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Está integrada por siete
miembros independientes, que no representan a ningún país en particular y que
son elegidos por la Asamblea General. En 1961 la CIDH comenzó a realizar visitas
in loco para observar la situación general de los derechos humanos en un país, o
para investigar una situación particular.46

El otro órgano que se tiene a nivel Internacional entre los Estados Americanos, es
la Corte Interamericana de Derechos Humanos creada el 22 de noviembre de
1969, con sede en San José, Costa Rica. Es uno de los tres Tribunales regionales
de protección a los derechos inherentes a la naturaleza humana, conjuntamente
con la Corte Europea de Derechos Humanos y la Corte Africana de Derechos
Humanos y de los Pueblos. Realiza esencialmente dos funciones, una función
contenciosa y otra función consultiva, a las que se une la facultad de adoptar
medidas provisionales. En cuanto a la función contenciosa, se trata del
mecanismo por el cuál la Corte determina si un Estado ha incurrido en
responsabilidad internacional por haber violado alguno de los derechos
consagrados o estipulados en la Convención Americana sobre Derechos
Humanos. En relativo a la función consultiva, es el medio por el cual la Corte
responde consultas que formulan los Estados miembros de la OEA o los órganos
de la misma. Esta competencia consultiva fortalece la capacidad de la
Organización para resolver los asuntos que surjan por la aplicación de la
Convención, ya que permite a los órganos de la OEA consultar a la Corte en lo
que les compete. El Tribunal se compone de 7 jueces nacionales de Estados
miembros de la OEA elegidos, a título personal y a propuesta de los Estados Parte
en la Convención Americana, por la Asamblea General de la OEA. Los jueces de
la Corte no representan los intereses de los Estados que los proponen como
candidatos.47

En México es la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) quien se


encarga de conocer, recibir quejas e investigar sobre presuntas violaciones a los
derechos humanos.48 La protección y defensa a estos derechos en el País fue
elevada a rango constitucional el 28 de enero de 1992, con la publicación del
Decreto que adicionó el apartado B al artículo 102 de la Constitución, bajo la
naturaleza jurídica de un Organismo descentralizado, con personalidad jurídica y
patrimonio propios, dándose de esta forma el surgimiento del llamado Sistema
Nacional no Jurisdiccional de Protección de los Derechos Humanos.49 El 13 de
septiembre de 1999 por medio de una reforma constitucional dicho Organismo
Nacional se constituyó como una Institución con plena autonomía de gestión y
presupuestaria, modificándose la denominación de Comisión Nacional de
Derechos Humanos por la de Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Esta
reforma constituyó un gran avance en la función del Ombudsman50 en México, ya
16
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

que le permite cumplir con su función de proteger y defender los Derechos


Humanos de todos los mexicanos. 51 La CNDH emite una serie de
recomendaciones52 sobre el caso particular en el cual verse la queja. Si bien es
cierto no tienen el carácter de obligatoriedad respecto al derecho humano
infringido, representan un avance significativo a la convivencia y armonía en
sociedad. Tienen por finalidad enterar a una autoridad de que en un caso
determinado se han violado los derechos humanos del quejoso y pedirle que
repare el daño y sancione a los culpables. 53
El día 10 de junio de 2011 días después de la firma a la reforma del juicio de
amparo, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la reforma constitucional
relacionada con derechos humanos, en la que se modifica la denominación del
Capítulo I del Título Primero de la Constitución, denominándolo “De los Derechos
Humanos y sus Garantías”. Así pues se modificaron los artículos 1º, 3º, 11, 15,18,
29, 33, 89, 97, 102,105 de la constitución.

Se modifica la expresión “individuo”, “garantías”, por “todas las personas”, y


“derechos humanos”, respectivamente, eliminándose el término limitativo como lo
es “garantías”, lo que significa que no son solo las "garantías constitucionales" los
únicos derechos humanos del ser humano, por lo tanto "derechos humanos" son
un vocablo universal y más amplio que permite su extensión, no solo los
reconocidos en la constitución o leyes locales sino también en el ámbito
internacional, es decir, aquellos establecidos en Acuerdos y Tratados
Internacionales ratificados por México. Por lo tanto este nuevo diseño en el
régimen jurídico constitucional mexicano, apuntala una nueva visión hacia la
impartición de justicia, nada está ni podrá estar por encima de la protección de los
derechos humanos, permitiendo así, una vida social privilegiada.

México atraviesa uno de los más grandes problemas sociales de su historia, las
violaciones a los derechos humanos son cada vez más frecuentes por ende la
protección a estos, es indispensable para la vida humana. Contando con
numerosos tratados internacionales referentes a los derechos humanos era
necesario se diera esta reforma constitucional, ya que estos acuerdos abarcan
una mayor cantidad de aspectos en diferentes ámbitos relativos a los derechos
humanos, por lo tanto, ahora se podrá brindar una mayor protección al gobernado,
debido a que las garantías individuales que se establecían en la constitución
resultaban insuficientes para el adecuado resguardo de los derechos
fundamentales, por consecuente era necesario el reconocimiento constitucional de
los derechos humanos que gozamos todos los seres humanos.

3.1 Medio Ambiente en la Reforma Constitucional

17
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Una de las políticas de casi todos los gobiernos a nivel mundial, ha sido la
protección al medio ambiente, adecuando normas para el cuidado y resguardo del
mismo, asimismo invirtiendo en educación e investigación ecológica, campañas de
reforestación, cuidado y manejo de los recursos naturales, biodiversidad y
ecosistemas.54

Es el derecho ambiental el encargado de regular las relaciones de los seres


humanos en sociedad con los recursos naturales y la medida en que aquellos
puedan influir sobre estos últimos. Dicho así, se trata de un sistema normativo que
conduce las relaciones entre los seres vivos y su medio ambiente siendo el
conductor de las mismas el hombre, para propiciar su propio equilibrio y desarrollo
sustentable.55 Para el tratadista Raúl Brañes, el derecho ambiental es un conjunto
de normas jurídicas que regulan las conductas humanas que pueden influir de una
manera relevante en los procesos de interacción que tienen lugar entre los
sistemas de los organismos vivos y sus sistema de ambiente, mediante la
generación de efectos de los que se espera una modificación significativa de las
condiciones de existencia de dichos organismos.56

Ley General de Equilibrio Ecológico Protección al Ambiente, (LGEEPA) en acorde


al espíritu del artículo 4º Párrafo IV, de nuestra Constitución estipula; “Toda
persona tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y
bienestar”. Este principio fundamental ha sido reconocido por la doctrina
constitucional como derechos humanos de la tercera generación o derechos de
solidaridad, puesto que cuyos destinatarios no son solo los habitantes de un
territorio determinado Estado, sino la humanidad entera.57 Por lo tanto, en base a
los anteriores preceptos, el estado tiene el deber de garantizar el derecho a un
medio ambiente digno, como se ha sostenido por innumerables tratadistas el
derecho a un medio ambiente sano debe ser concebido como un derecho humano
fundamental puesto es necesario para el goce de otros derechos.

La preocupación ambiental va acrecentándose día a día; en su tiempo fueron los


bosques, luego el cambio climático, posteriormente el agua, los que trajeron como
consecuencia, que la frase toda persona tiene derecho a un medio ambiente
adecuado para su desarrollo y bienestar, deba obligar a que el Estado realice una
serie de actos con el fin de garantizarle al particular un verdadero goce de estos
derechos "fundamentales".

4. Acuerdos Internacionales en Materia de Derechos Humanos y Medio Ambiente

18
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Una cadena de tratados internacionales sobre derechos humanos ha conferido


una base jurídica a los derechos humanos inherentes a la persona, y por
consecuente, han desarrollado el conjunto de derechos humanos internacionales.
La tendencia internacional de los derechos humanos se fortaleció
indiscutiblemente, cuando se aprueba por parte de la asamblea general de las
naciones unidas, el 10 de diciembre de 1948, la declaración universal de los
derechos humanos. En ella se proclamaba, el ideal común por el que todos los
pueblos y naciones se comprometen a esforzarse, a fin de que tanto individuos
como las instituciones, promuevan mediante la enseñanza y la educación, el
respeto a los derechos humanos, así como asegurar por diversas medidas sean
de carácter nacional e internacional, su reconocimiento, aplicación y efectividad,
tanto entre los pueblos de los estados miembros como entre los de los territorios
colocados bajo su jurisdicción. 58 En la declaración universal de los derechos
humanos, por primera vez en la historia de la humanidad, se establecían
claramente los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales
básicos de los que todos los seres humanos deben gozar.

La declaración universal de los derechos humanos, junto con el pacto


internacional de derechos civiles y políticos, sus dos protocolos facultativos, así
como el pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales, forman
la denominada carta internacional de derechos humanos.59 En este documento se
llegó a la conclusión de que los países estaban resueltos, entre otras cosas; a
reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor
de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres de las
grandes y pequeñas naciones. Dentro de sus propósitos tenía el realizar la
cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter
económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estimulo del respeto
a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer
distinción por motivos de etnia, genero, idioma o religión.60

El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que


los estados deben respetar. Al ser parte en los tratados internacionales, los
estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho
internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación
de respetarlos significa que los estados deben abstenerse de interferir en el
disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de protegerlos
exige que los estados impidan los abusos de los derechos humanos contra
individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los estados deben
optar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos
básicos.61

A través de la ratificación de los tratados internacionales de derechos humanos,


los gobiernos se comprometen a adoptar medidas y leyes internas compatibles
19
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

con las obligaciones y deberes derivados de los mismos. México, a pactado toda
clase de acuerdos internacionales, que van desde el ámbito penal, mercantil,
comercio y ambiental en este último, tal es el caso del Acuerdo de Cooperación
Ambiental de América del Norte, firmado entre los países de México, EUA y
Canadá. El cual dentro de sus diferentes objetivos tiene; la conservación,
protección y mejoramiento del medio ambiente, la declaración al derecho
soberano que tienen los estados partes sobre sus recursos y su responsabilidad
correlativa por los daños que ocasionen al medio ambiente y el reconocimiento a
la interrelación del medio ambiente norteamericano, tomando en cuenta las
respectivas diferencias en sus riquezas.

En materia ambiental se cuenta primeramente con elementos inspiradores como lo


fueron la Declaración de Rio sobre el medio ambiente y el desarrollo y la
Declaración de Estocolmo sobre el medio ambiente humano, los cuales no
revestían carácter de obligatoriedad puesto para su cumplimiento se requería de la
buena voluntad de las partes firmantes para hacerlo valido.

La Declaración de Estocolmo adoptada al margen de la conferencia de las


Naciones Unidas sobre el medio ambiente humano, toma su nombre debido a que
fue realizada en Estocolmo, Suecia, el 16 de julio de 1972. En ella se proclama el
derecho fundamental a la libertad, igualdad y el disfrute de las condiciones de vida
adecuadas en un medio ambiente de calidad tal que le permite llevar una vida
digna y gozar de bienestar y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el
medio ambiente para las generaciones presentes y futuras.62 La Declaración de
Rio fue aprobada en Conferencia de las Naciones Unidas sobre medio ambiente y
el desarrollo, reconociendo así la naturaleza integral e interdependiente de la
tierra, nuestro hogar. Se origina del día 3 al 14 de junio de a 1992, habiéndose
reunido en Rio de Janeiro, Brasil. En esta se reafirmaba la Declaración de
Estocolmo tomándola como base, con el objetivo de establecer una alianza
mundial nueva y equitativa mediante la creación de nuevos niveles de cooperación
entre los estados, los sectores claves de la sociedad y las personas, procurando
alcanzar acuerdos internacionales en los que se respeten los intereses de todos y
se proteja la integridad del sistema ambiental y el desarrollo mundial.63

Como consecuencia del incremento de la población, continuamente existen


problemas derivados del medio ambiente por lo cual fue necesario adoptar normas
y medidas apropiadas para hacer frente a estos problemas. Un ejemplo de ello se
encuentra plasmado en el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos en materia de derechos económicos, sociales y culturales,
"Protocolo de San Salvador", donde se proclama toda persona tiene derecho a
vivir en un medio ambiente sano, y obligando a los Estados partes a promover la
protección, preservación y mejoramiento del medio ambiente.64 Otro ejemplo
importante se visualiza en el Pacto Internacional de Derechos económicos,
20
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

sociales y culturales, donde se reconoce el derecho de toda persona a un nivel de


vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda
adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia. Para ello los
Estados se encargaran de llevar a cabo las medidas correspondientes para
asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo la relevancia primordial de
la cooperación internacional con base en el libre consentimiento.65

Son múltiples los Acuerdos Internacionales concernientes a la defensa de los


derechos humanos y protección al medio ambiente, realizados precisamente por la
imperiosa necesidad de tener una adecuada protección de los mismos, sin
embargo es preciso mencionar la principal debilidad del derecho internacional, por
ende Tratados Internacionales, es la falta de implementación de las obligaciones
contraídas en el, toda vez que a nivel global no existe un organismo dedicado
únicamente a la estricta vigilancia y cumplimiento de las mismas, aunado a esto la
falta de capacidad económica de ciertos países miembros en el tratado conlleva el
incumplimiento de los derechos66, adicionado a esto, tenemos que diversos
acuerdos internacionales no forman carácter de obligatoriedad para el acatamiento
de las disposiciones en ellos plasmados, sino que dependen de la buena voluntad
de los países para su implementación.

5. Legitimación para acudir al Juicio de Amparo ¿Ambiental?

La Constitución General de la República establece que “toda persona tiene


derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar”. A la
fecha, este derecho fundamental no puede ejercerse debidamente en virtud de
que el juzgador o la propia ley, e inclusive el Poder Ejecutivo Federal, no le
reconocen al particular la legitimación activa, principalmente frente a los actos de
autoridad que vulneran o presumiblemente pueden quebrantar su derecho. Fue a
través de las reformas al juicio de amparo y los derechos humanos, en las cuales
se da la pauta para promover legítima, individual y colectivamente la protección a
este derecho. Si contemplamos al medio ambiente sano como un derecho humano
fundamental para la adecuada existencia y desarrollo del hombre, este tendrá la
posibilidad de acudir ante la autoridad correspondiente cuando se vea agraviado
en su entorno natural, puesto que este derecho se encuentra reconocido en la
constitución y tratados internacionales, para exigir que actué conforme a sus
atribuciones, verificando, clausurando, estableciendo sanciones. Ante el supuesto
de la omisión del actuar de dicha autoridad, podrá el gobernado proceder a la
interposición del juicio de amparo. De esta manera la autoridad tendrá la
obligación de restituir el goce del equilibrio natural del ser humano.

El artículo 103 Fracción I. Constitucional reformado establece el amparo es


procedente: Por normas generales, actos u “omisiones de la autoridad” que violen
21
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

los “derechos humanos” reconocidos y las garantías otorgadas para su protección


por esta “Constitución”, así como por los “tratados internacionales” de los que el
Estado Mexicano sea parte.

El artículo 107 Constitucional fracción I, reformado no dice; El juicio de amparo se


seguirá siempre a instancia de parte agraviada, teniendo tal carácter quien aduce
ser titular de un derecho o de un “interés legítimo individual o colectivo”, siempre
que se alegue que el acto reclamado viola los derechos reconocidos por esta
constitución y con ello se afecte su esfera jurídica, ya sea de manera directa o en
virtud de su especial situación frente al orden jurídico.

En base a los anteriores supuestos la integración del interés legítimo y el amparo


por omisión podemos decir que cuando el particular se encontrare en tal acto
normativo, estará en la posibilidad de interponer una demanda de amparo, ya que
dicha omisión o acto, de carácter ambiental que haga o deje de hacer la autoridad
correspondiente, es violatorio de sus derechos humanos, establecidos en tratados
internacionales y la constitución. Es decir, si toda persona tiene derecho a un
medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar, está legitimada para
denunciar cualquier acto, hecho u omisión que vulnere o ponga en riesgo ese
derecho y para reclamar la reparación del daño causado, por lo que el Estado
debe garantizar, defender y preservar ese derecho.

Uno de los aspectos del actual funcionamiento del juicio de amparo que restringe,
en gran medida, su finalidad proteccionista es la limitada legitimación para
promoverlo a través del interés jurídico, identificado como derecho subjetivo. Algo
que como pudimos observar tendiente a la reforma constitucional ha cambiado a
ser un interés legítimo. Como comentamos con anterioridad se aprobó en la
reforma introducir la figura del "interés legítimo", lo que permitirá que se presente
como quejoso aquella persona que resulte afectada por un acto que ataque sus
garantías constitucionales o, no violentando directamente sus derechos, se le
afecte su situación jurídica derivada del propio orden jurídico.

6. Conclusión y Propuestas

Las reformas aprobadas en los primeros días de junio de 2011, son de singular
transcendencia, no solo para los individuos sino también para el Poder Judicial. La
reforma constitucional al juicio de amparo y la reforma constitucional relativa a los
derechos humanos, son fundamentales para el desarrollo integral del país.

En estos tiempos de problemas derivados del cambio climático, ocasionados por


la contaminación ambiental entre otros factores, no ha sido suficiente la premisa

22
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

establecida en el artículo 4º de la constitución, que establece el derecho a un


medio ambiente sano.

Consideramos no basta que los gobernados cuenten con un conjunto de


derechos, que los gobernantes deben respetar y promover, sino es imprescindible
que cuenten con instrumentos para hacerlos valer, aquí es donde la reforma al
juicio de amparo juega un papel preponderante, ya que constituye un eficaz
sistema protector de los derechos humanos.

Las reformas constitucionales sobre Derechos Humanos han transformado sin


lugar a dudas nuestro juicio de amparo. Antes del inicio de la vigencia a las
reformas, solo era un medio de control de constitucionalidad, de naturaleza
jurisdiccional, establecido a favor de todo gobernado y en función de las garantías
constitucionales otorgadas en la propia constitución, por lo que se le otorgaba el
nombre juicio de garantías. A partir de que entren en vigor las nuevas reformas, el
juicio de amparo será un medio jurisdiccional de protección a los Derechos
Humanos reconocidos por la constitución y los tratados internacionales, de igual
manera podrán hacer efectivas las garantías otorgadas para la protección de tales
derechos. En concordancia con lo anterior, deberán modificarse ciertos aspectos
en el dictado de las sentencias de los juicios de amparo, para adecuarlas a la
nueva función que le corresponde a la institución en el sistema jurídico nacional.

Es necesario cambiar el paradigma que se tiene respecto a concepción del juicio


de amparo, su procedencia, y las garantías constitucionales. Será imprescindible
se tenga el conocimiento adecuado sobre los derechos humanos y tratados
internacionales para manejar debidamente este nuevo sistema, y por consecuente
tener una mejor preparación tanto académica como laboral. Es vital que las
facultades que impartan la carrera derecho, den especial énfasis a los derechos
humanos y derecho internacional, ampliando la curricular escolar, incluyendo
además de la cátedra garantías individuales, otra relativa a derechos humanos,
donde se analizarían y se daría seguimiento a todos los derechos fundamentales
que tenga el individuo, tanto nacionales como internacionales.

6.1 Propuestas

 Difusión clara y concisa de las reformas a los derechos humanos y juicio de


amparo, en el sentido de que cualquier persona pueda entender lo
correspondiente a la materia y por ende ocurrir ante los órganos
jurisdiccionales y pedir la protección de la justicia.

 Trabajo en conjunto autoridades y particulares, en lo respectivo a la


protección del medio ambiente, con ellos respetar los lineamientos del
23
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

artículo 4 constitucional y lo estipulado en tratados internacionales


referentes al medio ambiente.

 Modificación de la curricula escolar, dándole especial cuidado a materias


relativas a derechos humanos y tratados internacionales, puesto es
necesario conocer adecuadamente los derechos humanos y cómo
podemos defendernos ante una violación de uno de ellos.

 Impartición de seminarios, concordantes a las nuevas reformas y los


posibles efectos que traerán al régimen jurídico mexicano, incorporando en
los mismos lo relativo a los juicios orales.

Aun cuando académicos argumentan que el derecho a un medio ambiente


adecuado se encuentra en pañales en México, sería interesante ver la aplicación
del mismo frente los tribunales locales y federales, en virtud de tratados
internacionales. Es menester decir, que si con estas reformas no se contribuirá en
lo correspondiente a la materia ambiental, se dejara en claro la falta de tacto sobre
las cuestiones ambientales y será necesario implementar las medidas adecuadas
para el cuidado de nuestro medio ambiente y con ello la protección de la Tierra
nuestro hogar.

6.2

LEY DE AMPARO

PLAZOS Y NOTIFICACIONES

Capítulo III

De los términos De los Plazos

Artículo 21.- El término para la Artículo 17. El plazo para presentar la


interposición de la demanda de amparo demanda de amparo es de quince días,
será de quince días. Dicho término se salvo:
contará desde el día siguiente al en que
haya surtido efectos, conforme a la ley del I. Cuando se reclame una norma general
acto, la notificación al quejoso de la autoaplicativa, o el procedimiento de
resolución o acuerdo que reclame; al en extradición, en que será de treinta días;
que haya tenido conocimiento de ellos o de
su ejecución, o al en que se hubiese II. Cuando se reclame la sentencia
ostentado sabedor de los mismos. definitiva condenatoria en un proceso
penal, que imponga pena de prisión, podrá
24
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

interponerse en un plazo de hasta ocho


años;

III. Cuando el amparo se promueva contra


actos que tengan o puedan tener por efecto
privar total o parcialmente, en forma
temporal o definitiva, de la propiedad,
posesión o disfrute de sus derechos
agrarios a los núcleos de población ejidal o
comunal, en que será de siete años,
contados a partir de que, de manera
indubitable, la autoridad responsable
notifique el acto a los grupos agrarios
mencionados;

IV. Cuando el acto reclamado implique


peligro de privación de la vida, ataques a la
libertad personal fuera de procedimiento,
incomunicación, deportación o expulsión,
proscripción o destierro, desaparición
forzada de personas o alguno de los
prohibidos por el artículo 22 de la
Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, así como la incorporación
forzosa al Ejército, Armada o Fuerza Aérea
nacionales, en que podrá presentarse en
cualquier tiempo.

Artículo 22.- Se exceptúan de lo dispuesto Artículo 18. Los plazos a que se refiere el
en el artículo anterior: artículo anterior se computarán a partir del
día siguiente a aquél en que surta efectos,
I.- Los casos en que a partir de la vigencia conforme a la ley del acto, la notificación al
de una ley, ésta sea reclamable en la vía quejoso del acto o resolución que reclame
de amparo, pues entonces el término para o a aquél en que haya tenido conocimiento
la interposición de la demanda será de o se ostente sabedor del acto reclamado o
treinta días. de su ejecución, salvo el caso de la
fracción I del artículo anterior en el que se
II.- Los actos que importen peligro de computará a partir del día de su entrada en
privación de la vida, ataques a la libertad vigor.
personal, deportación, destierro, cualquiera
de los actos prohibidos por el artículo 22 de
la Constitución, o la incorporación forzosa
al servicio del ejército o armada nacionales.

En estos casos la demanda de amparo


podrá interponerse en cualquier tiempo.
25
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

En los casos en que el acto de autoridad


combatible mediante demanda de amparo
consista en
acuerdo de la Secretaría de Relaciones
Exteriores favorable a la extradición de
alguna persona reclamada por un Estado
extranjero, el término para interponerla
será siempre de 15 días.

III.- Cuando se trate de sentencias


definitivas o laudos y resoluciones que
pongan fin al juicio, en los que el agraviado
no haya sido citado legalmente para el
juicio, dicho agraviado tendrá el término de
noventa días para la interposición de la
demanda, si residiera fuera del lugar del
juicio, pero dentro de la República, y de
ciento ochenta días, si residiere fuera de
ella; contando en ambos casos, desde el
siguiente al en que tuviere conocimiento de
la sentencia; pero si el interesado volviere
al lugar en que se haya seguido dicho juicio
quedará sujeto al término a que se refiere
el artículo anterior.

No se tendrán por ausentes, para los


efectos de este artículo, los que tengan
mandatarios que los representen en el
lugar del juicio; los que hubiesen señalado
casa para oír notificaciones en él, o en
cualquiera forma se hubiesen manifestado
sabedores del procedimiento que haya
motivado el acto reclamado.

Artículo 23.- Son días hábiles para la Artículo 19. Son días hábiles para la
promoción, substanciación y resolución de promoción, substanciación y resolución de
los juicios de amparo, todos los días del los juicios de amparo todos los del año, con
año, con exclusión de los sábados y excepción de los sábados y domingos, uno
domingos, el 1o. de enero, 5 de febrero, de enero, cinco de febrero, veintiuno de
1o. y 5 de mayo, 14 y 16 de septiembre, 12 marzo, uno y cinco de mayo, dieciséis de
de octubre y 20 de noviembre. septiembre, doce de octubre, veinte de
noviembre y veinticinco de diciembre, así
Puede promoverse en cualquier día y a como aquellos en que se suspendan las
cualquiera hora del día o de la noche, si se labores en el órgano jurisdiccional ante el
trata de actos que importen peligro de cual se tramite el juicio de amparo, o
privación de la vida, ataques a la libertad cuando no pueda funcionar por causa de
personal, deportación, destierro o alguno fuerza mayor.
26
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

de los actos prohibidos por el artículo 22 de


la Constitución Federal, así como la
incorporación forzosa al ejército o armada
nacionales, y cualquiera hora del día o de
la noche será hábil para tramitar el
incidente de suspensión y dictar las
providencias urgentes a fin de que se
cumpla la resolución en que se haya
concedido. Para los efectos de esta
disposición, los jefes y encargados de las
oficinas de correos y telégrafos estarán
obligados a recibir y transmitir, sin costo
alguno para los interesados ni para el
gobierno, los mensajes en que se demande
amparo por alguno de los actos
enunciados, así como los mensajes y
oficios que expidan las autoridades que
conozcan de la suspensión, aun fuera de
las horas del despacho y aun cuando
existan disposiciones en contrario de las
autoridades administrativas. La infracción
de lo prevenido en este párrafo se
castigará con la sanción que el Código
Penal aplicable en materia federal señala
para el delito de resistencia de particulares
y desobediencia.

La presentación de demandas o
promociones de término podrá hacerse el
día en que éste concluya, fuera del horario
de labores de los tribunales, ante el
secretario, y en casos urgentes y de
notorios perjuicios para el quejoso, los
jueces podrán habilitar los días y las horas
inhábiles, para la admisión de la demanda
y la tramitación de los incidentes de
suspensión no comprendidos en el
segundo párrafo del presente artículo.

Artículo 24.- El cómputo de los términos Artículo 22. Los plazos se contarán por
en el juicio de amparo se sujetará a las días hábiles, comenzarán a correr a
reglas siguientes: partir del día siguiente al en que surta
sus efectos la notificación y se incluirá
I.- Comenzará a correr desde el día
en ellos el del vencimiento, inclusive
siguiente al en que surta sus efectos la
notificación, y se incluirá en ellos el día del
para las realizadas en forma electrónica
vencimiento; a través del uso de la Firma

27
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Electrónica, salvo en materia penal, en


II.- Los términos se contarán por días donde se computarán de momento a
naturales, con exclusión de los inhábiles; momento.
excepción hecha de los términos en el Correrán para cada parte desde el día
incidente de suspensión, los que se
siguiente a aquél en que para ella
contarán de momento a momento;
hubiese surtido sus efectos la
III.- Para la interposición de los recursos, notificación respectiva.
los términos correrán para cada parte
desde el día siguiente a aquel en que para
ella haya surtido sus efectos la notificación
respectiva.

IV.- Los términos deben entenderse sin


perjuicio de ampliarse por razón de la
distancia, teniéndose en cuenta la facilidad
o dificultad de las comunicaciones; sin que,
en ningún caso, la ampliación pueda
exceder de un día por cada cuarenta
kilómetros.

Artículo 25.- Para los efectos del artículo Artículo 23. Si alguna de las partes reside
anterior, cuando alguna de las partes fuera de la jurisdicción del órgano de
resida fuera del lugar del juzgado o tribunal amparo que conozca o deba conocer del
que conozca del juicio o del incidente de juicio, la demanda y la primera promoción
suspensión, se tendrán por hechas en del tercero interesado podrán presentarse,
tiempo las promociones si aquélla deposita dentro de los plazos legales, en la oficina
los escritos u oficios relativos, dentro de los pública de comunicaciones del lugar de su
términos legales, en la oficina de correos o residencia, en la más cercana en caso de
telégrafos que corresponda al lugar de su no haberla, o bien, en forma electrónica a
residencia. través del uso de la Firma Electrónica.

Artículo 26.- No se computarán dentro de Artículo 19. Son días hábiles para la
los términos a que se refiere el artículo 24 promoción, substanciación y resolución
de esta ley, los días hábiles en que se de los juicios de amparo todos los del
hubiesen suspendido las labores del año, con excepción de los sábados y
juzgado o tribunal en que deban hacerse domingos, uno de enero, cinco de
las promociones. febrero, veintiuno de marzo, uno y cinco
de mayo, dieciséis de septiembre, doce
Se exceptúan de lo previsto en el párrafo de octubre, veinte de noviembre y
anterior, los términos relativos al incidente veinticinco de diciembre, así como
de suspensión.
aquellos en que se suspendan las
labores en el órgano jurisdiccional ante el
cual se tramite el juicio de amparo, o
cuando no pueda funcionar por causa de
fuerza mayor.

28
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Capítulo IV Notificaciones

Artículo 27.- Las resoluciones deben ser Artículo 24. Las resoluciones que se
notificadas a más tardar dentro del día dicten en los juicios de amparo deben
siguiente al en que se hubiesen notificarse a más tardar dentro del tercer
pronunciado, y se asentará la razón que día hábil siguiente, salvo en materia penal,
corresponda inmediatamente después de dentro o fuera de procedimiento, en que se
dicha resolución. notificarán inmediatamente en que sean
pronunciadas. La razón que corresponda
El agraviado y el tercero perjudicado se asentará inmediatamente después de
podrán autorizar para oír notificaciones en dicha resolución.
su nombre, a cualquier persona con
capacidad legal, quien quedará facultada El quejoso y el tercero interesado podrán
para interponer los recursos que procedan, autorizar a cualquier persona con
ofrecer y rendir pruebas, alegar en las capacidad legal exclusivamente para oír
audiencias, solicitar su suspensión o notificaciones aún las de carácter personal
diferimiento, pedir se dicte sentencia para e imponerse de los autos, quien no gozará
evitar la consumación del término de de las demás facultades previstas en el
caducidad o sobreseimiento por inactividad artículo 12 de esta ley.
procesal y realizar cualquier acto que
resulte ser necesario para la defensa de los Cuando el quejoso y el tercero interesado
derechos del autorizante, pero no podrá cuenten con Firma Electrónica y pretendan
substituir o delegar dichas facultades en un que los autorizados en términos del párrafo
tercero. En las materias civil, mercantil o anterior, utilicen o hagan uso de ésta en su
administrativa, la persona autorizada representación, deberán comunicarlo al
conforme a la primera parte de este órgano jurisdiccional correspondiente,
párrafo, deberá acreditar encontrarse señalando las limitaciones o revocación de
legalmente autorizada para ejercer la facultades en el uso de la misma.
profesión de abogado, y deberán
proporcionarse los datos correspondientes
en el escrito en que se otorgue dicha
autorización; pero las partes podrán
designar personas solamente autorizadas
para oír notificaciones e imponerse de los
autos, a cualquier persona con capacidad
legal, quien no gozará de las demás
facultades a que se refiere este párrafo.

Las notificaciones al titular del Poder


Ejecutivo se entenderán con el titular de la
Secretaría de Estado, con la Consejería
Jurídica del Ejecutivo Federal o con la
Procuraduría General de la República, que
deba representarlo en el juicio de amparo
29
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

o, en su caso, se estará a lo dispuesto en


los acuerdos generales a los que se hace
referencia en el artículo 19 de esta Ley.
Las notificaciones a las que se hace
referencia en este párrafo deberán ser
hechas por medio de oficio dirigido a la
residencia oficial que corresponda.

Artículo 28.- Las notificaciones en los Artículo 26. Las notificaciones en los
juicios de amparo de la competencia de los juicios de amparo se harán:
juzgados de Distrito, se harán:
I. En forma personal:
I.- A los representantes de las
autoridades responsables y a las a) Al quejoso privado de su libertad, en el
autoridades que tengan el carácter local del órgano jurisdiccional que conozca
de terceros perjudicados, por medio del juicio, o en el de su reclusión o a su
de oficios que serán entregados en defensor, representante legal o persona
el domicilio de su oficina principal, designada para oír notificaciones; La
en el lugar del juicio por el primera notificación al tercero interesado y
empleado del juzgado, quien al particular señalado como autoridad
recabará recibo en el libro talonario responsable;
cuyo principal agregará a los autos, c) Los requerimientos y prevenciones;
asentando en ellos la razón d) El acuerdo por el que se le requiera para
correspondiente; y fuera del lugar que exprese si ratifica su escrito de
del juicio, por correo, en pieza desistimiento;
certificada con acuse de recibo, el e) Las sentencias dictadas fuera de la
cual se agregará a los autos. audiencia constitucional;
Cuando no existiere el libro f) El sobreseimiento dictado fuera de la
talonario, se recabará el recibo audiencia constitucional;
correspondiente; g) Las resoluciones que decidan sobre la
suspensión definitiva cuando sean dictadas
II.- Personalmente, a los quejosos fuera de la audiencia incidental;
privados de su libertad, ya sea en el h) La aclaración de sentencias ejecutorias;
local del juzgado o en el i) La aclaración de las resoluciones que
establecimiento en que se hallen modifiquen o revoquen la suspensión
recluidos, si radican en el lugar del definitiva;
juicio; o por medio de exhorto o Las resoluciones que desechen la
despacho si se encontraren fuera demanda o la tengan por no interpuesta, y
de él. k) Las resoluciones que a juicio del órgano
jurisdiccional lo ameriten;
Lo anterior se observará, salvo el l) Las resoluciones interlocutorias que se
caso de que los quejosos hubiesen dicten en los incidentes de reposición de
designado persona para recibir autos;
notificaciones o tuviesen
representante legal o apoderado; II. Por oficio:

30
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

También deberán notificarse a) A la autoridad responsable, salvo que se


personalmente a los interesados los trate de la primera notificación a un
requerimientos o prevenciones que particular señalado como tal, en cuyo caso
se les formulen. se observará lo establecido en el inciso b)
de la fracción I del presente artículo;
III.- A los agraviados no privados de la
libertad personal, a los terceros b) A la autoridad que tenga el carácter de
perjudicados, a los apoderados, tercero interesado; y
procuradores, defensores,
representantes, personas c) Al ministerio público de la federación en
autorizadas para oír notificaciones y el caso de amparo contra normas
al Ministerio Público, por medio de generales.
lista que se fijará en lugar visible y III. Por lista, en los casos no previstos en
de fácil acceso, del juzgado. La lista las fracciones anteriores; y
se fijará a primera hora de
despacho del día siguiente al de la IV. Por vía electrónica, a las partes que
fecha de la resolución. Si alguna de expresamente así lo soliciten, y que
las partes mencionadas no se previamente hayan obtenido la Firma
presenta a oír notificación personal Electrónica.
hasta las catorce horas del mismo
día, se tendrá por hecha, poniendo
el actuario la razón
correspondiente.

En la lista a que se refiere el párrafo


anterior, se expresará el número del
juicio o del incidente de suspensión
de que se trate; el nombre del
quejoso y de la autoridad o
autoridades responsables y síntesis
de la resolución que se notifique.

Artículo 29.- Las notificaciones en los Artículo 29. Las notificaciones por lista se
juicios de amparo del conocimiento de la harán en una que se fijará y publicará en el
Suprema Corte de Justicia de la Nación o local del órgano jurisdiccional, en lugar
de los Tribunales Colegiados de Circuito, y visible y de fácil acceso, así como en portal
las que resulten de los procedimientos de internet del Poder Judicial de la
seguidos ante la misma Corte o dichos Federación. La fijación y publicación de
Tribunales, con motivo de la interposición esta lista se realizará a primera hora hábil
de cualquier recurso, o de la tramitación dedel día siguiente al de la fecha de la
cualquier asunto relacionado con el juicio resolución que la ordena y contendrá:
de amparo, se harán en la siguiente forma: I. El número del juicio o del incidente de
suspensión de que se trate;
I.- A las autoridades responsables y a las II. El nombre del quejoso;
autoridades que tengan el carácter de III. La autoridad responsable; y
terceros perjudicados, por medio de oficio, IV. La síntesis de la resolución que se
31
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

por correo, en pieza certificada con acuse notifica.


de recibo, cuando se trate de notificar el El actuario asentará en el expediente la
auto que admita, deseche o tenga por no razón respectiva.
interpuesta la demanda; el que admita,
deseche o tenga por no interpuesto
cualquier recurso; el que declare la
competencia o incompetencia de la
Suprema Corte de Justicia o de un Tribunal
Colegiado de Circuito; los autos de
sobreseimiento; y la resolución definitiva
pronunciada por la Suprema Corte de
Justicia o por un Tribunal Colegiado de
Circuito, en amparo del conocimiento de
ellos. En todo caso, al oficio por el que se
haga la notificación se acompañará el
testimonio de la resolución. El acuse de
recibo postal deberá agregarse a los autos.

Los jueces de Distrito al recibir el


testimonio del auto que deseche o tenga
por no interpuesto cualquier recurso o de la
sentencia de segunda instancia
pronunciada por la Suprema Corte de
Justicia o por un Tribunal Colegiado de
Circuito, en juicios de amparo promovidos
ante dichos jueces, notificarán esas
resoluciones a las autoridades
responsables por medio de oficio remitido
por correo, en pieza certificada con acuse
de recibo, acompañándoles copia
certificada de la resolución que tenga que
cumplirse. El acuse de recibo será
agregado a los autos;

II.- Al Procurador General de la República


se le notificará por medio de oficio el primer
auto recaído en los expedientes de la
competencia de la Suprema Corte de
Justicia.

Al Agente d adscrito a los Tribunales


Colegiados de Circuito se le notificará por
medio de oficio el primer auto recaído en
los expedientes de la competencia de
dichos Tribunales.

Las demás notificaciones al Ministerio


32
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Público Federal, se le harán por medio de


lista.

III.- Fuera de los casos a que se refieren


las fracciones anteriores, las notificaciones,
en materia de amparo, en la Suprema
Corte de Justicia o en los Tribunales
Colegiados de Circuito, se harán con
arreglo a las fracciones II y III del artículo
precedente.

Artículo 30.- No obstante lo dispuesto en Artículo 27. Las notificaciones personales


los artículos anteriores, la autoridad que se harán de acuerdo con las siguientes
conozca del juicio de amparo, del incidente reglas:
de suspensión o de los recursos
correspondientes, podrá ordenar que se I. Cuando obre en autos el domicilio de la
haga personalmente determinada persona, o se encuentre señalado uno para
notificación a cualquiera de las partes, recibir notificaciones ubicado en el lugar en
cuando lo estime conveniente; y, en todo que resida el órgano jurisdiccional que
caso, el emplazamiento al tercero conozca del juicio:
perjudicado y la primera notificación que
deba hacerse a persona distinta de las a) El actuario buscará a la persona que
partes en el juicio, se harán personalmente. deba ser notificada, se cerciorará de su
identidad, le hará saber el órgano
Las notificaciones personales se harán jurisdiccional que ordena la notificación y el
conforme a las reglas siguientes: número de expediente y le entregará copia
autorizada de la resolución que se notifica
I.- Cuando deban hacerse al quejoso, y, en su caso, de los documentos a que se
tercero perjudicado o persona extraña al refiera dicha resolución. Si la persona se
juicio, con domicilio o casa señalados para niega a recibir o a firmar la notificación, la
oír notificaciones en el lugar de la negativa se asentará en autos y aquélla se
residencia del juez o tribunal que conozca tendrá por hecha;
del asunto, el notificador respectivo
buscará a la persona a quien deba b) Si no se encuentra a la persona que
hacerse, para que la diligencia se entienda deba ser notificada, el actuario se
directamente con ella; si no la encontrare, cerciorará de que es el domicilio y le dejará
le dejará citatorio para hora fija, dentro de citatorio para que, dentro de los dos días
las veinticuatro horas siguientes; y si no se hábiles siguientes, acuda al órgano
espera, se hará la notificación por lista. jurisdiccional a notificarse, especificándose
el mismo y el número del expediente. El
El citatorio se entregará a los parientes, citatorio se dejará con la persona que se
empleados o domésticos del interesado, o encuentre en el domicilio; si la persona por
a cualquier otra persona que viva en la notificar no acude a la cita, la notificación
casa, después de que el notificador se se hará por lista; y por lista en una página
haya cerciorado de que vive allí la persona electrónica; y
que debe ser notificada; de todo lo cual
33
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

asentará razón en autos. Si la notificación c) Si el actuario encuentra el domicilio


debe hacerse en la casa o despacho cerrado y ninguna persona acude a su
señalado para oír notificaciones, el llamado, se cerciorará de que es el
notificador entregará el citatorio a las domicilio correcto, lo hará constar y fijará
personas que vivan en esa casa o se aviso en la puerta a fin de que, dentro de
encontraren en el despacho, asentando los dos días hábiles siguientes, acuda al
razón en el expediente. El citatorio órgano jurisdiccional a notificarse. Si no se
contendrá síntesis de la resolución que presenta se notificará por lista y por lista en
deba notificarse. una página electrónica pudiendo, el
referido órgano, tomar las medidas
II.- Cuando no conste en autos el domicilio necesarias para lograr la notificación
del quejoso, ni la designación de casa o personal si lo estima pertinente.
despacho para oír notificaciones, la
notificación se le hará por lista. En cambio, En todos los casos a que se refieren los
si no consta en autos el domicilio del incisos anteriores, el actuario asentará
tercero perjudicado o de persona extraña al razón circunstanciada en el expediente;
juicio, ni la designación de casa o
despacho para oír notificaciones, el II. Cuando el domicilio señalado de la
empleado lo asentará así, a fin de que se persona a notificar no se encuentre en el
dé cuenta el presidente del Tribunal mismo lugar en que resida el órgano
Colegiado de Circuito correspondiente, al jurisdiccional, la primera notificación se
juez o a la autoridad que conozca del hará por exhorto o despacho en términos
asunto, para que dicten las medidas que del Código Federal de Procedimientos
estimen pertinentes con el propósito de que Civiles, los que podrán ser enviados y
se investigue su domicilio. Si a pesar de la recibidos haciendo uso de la Firma
investigación se desconoce el domicilio, la Electrónica. En el exhorto o despacho se
primera notificación se hará por edictos a requerirá que se señale domicilio en el
costa del quejoso, en los términos que lugar del juicio, con apercibimiento que de
señale el Código Federal de no hacerlo, las siguientes notificaciones,
Procedimientos Civiles. aun las personales, se practicarán por lista,
sin perjuicio de que pueda hacer la solicitud
III.- Cuando deba notificarse al interesado a que se refiere la fracción IV del artículo
la providencia que mande ratificar el escrito 26 de esta Ley.
de desistimiento de la demanda o de
cualquier recurso, si no consta en autos el Cuando el domicilio se encuentre fuera de
domicilio o la designación de casa o lugar la circunscripción territorial del órgano
para oír notificaciones, ni se expresan jurisdiccional que conoce del juicio, pero en
estos datos en el escrito, la petición será zona conurbada, podrá comisionar al
reservada hasta que el interesado llene la notificador para que la realice en los
omisión, notificándose el trámite por lista. términos de la fracción I de este artículo;

III. Cuando no conste en autos domicilio


para oír notificaciones, o el señalado
resulte inexacto:

a) Las notificaciones personales al quejoso


se efectuarán por lista.
34
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

b) Tratándose de la primera notificación al


tercero interesado y al particular señalado
como autoridad responsable, el órgano
jurisdiccional dictará las medidas que
estime pertinentes con el propósito de que
se investigue su domicilio y podrá requerir
a la autoridad responsable para que
proporcione el que ante ella se hubiera
señalado. Siempre que el acto reclamado
emane de un procedimiento judicial la
notificación se hará en el último domicilio
señalado para oír notificaciones en el juicio
de origen.
Si a pesar de lo anterior no pudiere
efectuarse la notificación, se hará por
edictos a costa del quejoso en términos del
Código Federal de Procedimientos Civiles.
En caso de que el quejoso no acredite
haber entregado para su publicación los
edictos dentro del plazo de veinte días
siguientes al en que se pongan a su
disposición, se sobreseerá el amparo.

c) Cuando se trate de personas de escasos


recursos a juicio del órgano jurisdiccional,
se ordenará la publicación correspondiente
en el Diario Oficial de la Federación sin
costo para el quejoso.

Cuando deba notificarse al interesado la


providencia que mande ratificar el escrito
de desistimiento de la demanda o de
cualquier recurso, si no consta en autos el
domicilio para oír notificaciones, ni se
expresan estos datos en el escrito,
continuará el juicio.

Artículo 31.- En casos urgentes, cuando lo


requiera el orden público o fuere necesario
para la mejor eficacia de la notificación, la
autoridad que conozca del amparo o del
incidente de suspensión, podrá ordenar
que la notificación se haga a las
autoridades responsables por la vía
telegráfica, sin perjuicio de hacerla
conforme al artículo 28, fracción I, _de esta
35
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ley. El mensaje se transmitirá


gratuitamente, _si se trata de cualquiera de
los actos a que se refiere el párrafo
segundo del artículo 23 de esta ley, y a
costa del interesado en los demás casos.
Aun cuando no se trate de casos urgentes,
la notificación podrá hacerse por la vía
telegráfica, si el interesado cubre el costo
del mensaje.

Artículo 28. Las notificaciones por oficio se


harán conforme a las reglas siguientes:

I. Si el domicilio de la oficina principal de la


autoridad se encuentra en el lugar del
juicio, un empleado hará la entrega,
recabando la constancia de recibo
correspondiente.

Si la autoridad se niega a recibir el oficio, el


actuario hará del conocimiento del
encargado de la oficina correspondiente
que no obstante esta circunstancia, se
tendrá por hecha la notificación. Si a pesar
de esto subsiste la negativa, asentará la
razón en autos y se tendrá por hecha;

II. Si el domicilio de la autoridad se


encuentra fuera del lugar del juicio, se
enviará el oficio por correo en pieza
certificada con acuse de recibo, el que se
agregará en autos.

En casos urgentes, cuando el domicilio se


encuentre fuera de la circunscripción
territorial del órgano jurisdiccional que
conozca del juicio, pero en zona
conurbada, podrá ordenarse que la
notificación se haga por medio del actuario;
y

III. En casos urgentes, cuando lo requiera


el orden público o fuere necesario para la
eficacia de la notificación, el órgano
jurisdiccional que conozca del amparo o del
incidente de suspensión o de cualquier otro
36
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

previsto por esta ley, podrá ordenar que la


notificación se haga a las autoridades
responsables por cualquier medio oficial,
sin perjuicio de practicarla conforme a las
fracciones I y II de este artículo.

Las oficinas públicas de comunicaciones


están obligadas a transmitir, sin costo
alguno, los oficios a que se refieren las
anteriores fracciones.
Artículo 32.- Las notificaciones que no Artículo 32. Serán nulas las notificaciones
fueren hechas en la forma que establecen que no se hicieren en la forma que
las disposiciones precedentes, serán nulas. establecen las disposiciones precedentes.
Las partes perjudicadas podrán pedir la
nulidad a que se refiere este artículo, antes
de dictarse sentencia definitiva, en el
expediente que haya motivado la
notificación cuya nulidad se pide, y que se
reponga el procedimiento desde el punto
en que se incurrió en la nulidad.

Este incidente, que se considerará como


de especial pronunciamiento, pero que no
suspenderá el procedimiento, se
substanciará en una sola audiencia, en la
que se recibirán las pruebas de las partes,
se oirán sus alegatos, que no excederán de
media hora para cada una y se dictará la
resolución que fuere procedente. Si se
declarare la nulidad de la notificación, se
impondrá una multa de uno a diez días de
salario al empleado responsable, quien
será destituido de su cargo, en caso de
reincidencia.

Las promociones de nulidad notoriamente


infundadas se desecharán de plano y se
impondrá al promovente una multa de
quince a cien días de salario.

Artículo 33.- Los representantes de las


autoridades responsables estarán
obligados a recibir los oficios que se les
dirijan en materia de amparo, ya sea en
sus respectivas oficinas, en su domicilio o
37
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

en el lugar en que se encuentren. La


notificación surtirá todos sus efectos
legales desde que se entregue el oficio
respectivo, ya sea a la propia autoridad
responsable, a su representante o al
encargado de recibir la correspondencia en
su oficina, y si se negaren a recibir dichos
oficios se tendrá por hecha la notificación y
serán responsables de la falta de
cumplimiento de la resolución que ésta
contenga. El actuario respectivo hará
constar en autos el nombre de la autoridad
o empleado con quien se entienda la
diligencia y, en su caso, si se niega a
firmarla o a recibir el oficio.

Artículo 34.- Las notificaciones surtirán Artículo 31. Las notificaciones surtirán sus
sus efectos: efectos conforme a las siguientes reglas:
I. Las que correspondan a las autoridades
I.- Las que se hagan a las autoridades responsables y a las autoridades que
responsables, desde la hora en que hayan tengan el carácter de terceros interesados,
quedado legalmente hechas. desde el momento en que hayan quedado
legalmente hechas;
II.- Las demás, desde el día siguiente al de Cuando el oficio que contenga el auto o
la notificación personal o al de la fijación de resolución que se debe notificar se envíe
la lista en los juzgados de Distrito, por correo y no se trate de la suspensión,
Tribunales Colegiados de Circuito o en la fecha que conste en el acuse de
Suprema Corte de Justicia. recibo, siempre y cuando sea un día hábil.
En caso contrario, a la primera hora del día
hábil siguiente;
II. Las demás, desde el día siguiente al de
la notificación personal o al de la fijación y
publicación de la lista que se realice en los
términos de la presente ley. Tratándose de
aquellos usuarios que cuenten con Firma
Electrónica, la notificación por lista surtirá
sus efectos cuando llegado el término al
que se refiere la fracción II del artículo 30,
no hubieren generado la constancia
electrónica que acredite la consulta de los
archivos respectivos, debiendo asentar el
actuario la razón correspondiente; y

III. Las realizadas por vía electrónica


cuando se genere la constancia de la
consulta realizada, la cual, por una parte, el
órgano jurisdiccional digitalizará para el
38
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

expediente electrónico y, por otra, hará una


impresión que agregará al expediente
impreso correspondiente como constancia
de notificación.

Se entiende generada la constancia


cuando el sistema electrónico del Poder
Judicial de la Federación produzca el aviso
de la hora en que se recupere la
determinación judicial correspondiente,
contenida en el archivo electrónico.

Artículo 30. Las notificaciones por vía


electrónica se sujetarán a las reglas
siguientes:

I. A los representantes de las autoridades


responsables y a las autoridades que
tengan el carácter de terceros interesados,
así como cualesquier otra que tuviere
intervención en el juicio, la primera
notificación deberá hacerse por oficio
impreso, en los términos precisados en el
artículo 28 de esta ley y excepcionalmente
a través de oficio digitalizado mediante la
utilización de Firma Electrónica.

A efecto de dar cumplimiento a lo dispuesto


por el párrafo anterior, cuando el domicilio
se encuentre fuera del lugar del juicio, la
primera notificación se hará por correo, en
pieza certificada con acuse de recibo por
medio de oficio digitalizado, con la
utilización de la Firma Electrónica.

En todos los casos la notificación o


constancia respectiva se agregará a los
autos.

Las autoridades responsables que cuenten


con Firma Electrónica están obligadas a
ingresar al sistema electrónico del Poder
Judicial de la Federación todos los días y
obtener la constancia a que se refiere la
fracción III del artículo 31 de esta ley, en un
plazo máximo de dos días a partir de que el
órgano jurisdiccional la hubiere enviado,
39
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

con excepción de las determinaciones


dictadas en el incidente de suspensión en
cuyo caso el plazo será de veinticuatro
horas.

De no generarse la constancia de consulta


antes mencionada, el órgano jurisdiccional
que corresponda tendrá por hecha la
notificación y se dará por no cumplida por
la autoridad responsable la resolución que
contenga.

Cuando el órgano jurisdiccional lo estime


conveniente por la naturaleza del acto
podrá ordenar que las notificaciones se
hagan por conducto del actuario, quien
además, asentará en el expediente
cualquiera de las situaciones anteriores.

En aquellos asuntos que por su especial


naturaleza, las autoridades responsables
consideren que pudiera alterarse su normal
funcionamiento, éstas podrán solicitar al
órgano jurisdiccional la ampliación del
término de la consulta de los archivos
contenidos en el sistema de información
electrónica.

El auto que resuelva sobre la ampliación


podrá ser recurrido a través del recurso de
queja en los plazos y términos establecidos
para las resoluciones a las que se refiere el
artículo 97, fracción I, inciso b) de esta ley,
y

II. Los quejosos o terceros interesados que


cuenten con Firma Electrónica están
obligados a ingresar al sistema electrónico
del Poder Judicial de la Federación todos
los días y obtener la constancia a que se
refiere la fracción

III del artículo 31 de esta ley, en un plazo


máximo de dos días a partir de que el
órgano jurisdiccional la hubiere enviado,
con excepción de las determinaciones
dictadas en el incidente de suspensión, en
40
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

cuyo caso, el plazo será de veinticuatro


horas.

De no ingresar al sistema electrónico del


Poder Judicial de la Federación dentro de
los plazos señalados, el órgano
jurisdiccional que corresponda tendrá por
hecha la notificación.

Cuando el órgano jurisdiccional lo estime


conveniente por la naturaleza del acto
podrá ordenar que las notificaciones se
hagan por conducto del actuario, quien
además, hará constar en el expediente
cualquiera de las situaciones anteriores.

III. Cuando por caso fortuito, fuerza mayor


o por fallas técnicas se interrumpa el
sistema, haciendo imposible el envío y la
recepción de promociones dentro de los
plazos establecidos en la ley, las partes
deberán dar aviso de inmediato, por
cualquier otra vía, al órgano jurisdiccional
que corresponda, el que comunicará tal
situación a la unidad administrativa
encargada de operar el sistema. En tanto
dure ese acontecimiento, se suspenderán,
únicamente por ese lapso, los plazos
correspondientes.

Una vez que se haya restablecido el


sistema, la unidad administrativa
encargada de operar el sistema enviará un
reporte al o los órganos jurisdiccionales
correspondientes en el que deberá señalar
la causa y el tiempo de la interrupción del
sistema, para efectos del cómputo
correspondiente.

El órgano jurisdiccional que corresponda


deberá notificar a las partes sobre la
interrupción del sistema, haciéndoles saber
el tiempo de interrupción, desde su inicio
hasta su restablecimiento, así como el
momento en que reinicie el cómputo de los
plazos correspondientes.

41
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

• Mayores plazos tanto al quejoso para presentar la demanda como para el órgano
jurisdiccional para resolver los asuntos, también a la autoridad responsable para
rendir su informe con justificación. Esto permitiría equilibrio procesal entre las
partes.

• Plazos de promoción del juicio de amparo

• El tema relativo a los plazos de promoción del juicio de amparo es de suma


importancia, pues se modifican por completo los supuestos de la ley en vigor.
“otorgar el tiempo necesario que haga factible que las partes preparen con mayor
cuidado y calidad la exposición de los argumentos en que basan sus pretensiones.
Lo anterior logrará que la calidad de los litigios se eleve y, con ello, se facilite la
función del juzgador sobre los puntos de derecho que habrá de resolver.
Asimismo, la ampliación de los plazos, no sólo para la presentación de la demanda
sino de aquellos establecidos para la tramitación del juicio, permitirá un cabal
acceso a la justicia y que la calidad de ésta se incremente”. Razones contundentes
que soportan la intención de ampliar los plazos.

• En cuanto a los plazos en lo particular, la regla general consistió en aumentarlo de


quince a treinta días y se establecieron como excepciones las siguientes: de
cuarenta y cinco días tratándose del amparo contra normas generales
autoaplicativas; de dos años naturales cuando se trate de sentencias
condenatorias en un proceso penal o de actos de privación de los derechos
agrarios, y en cualquier tiempo, cuando se trate de ataques a la libertad personal
fuera de procedimiento, deportación, destierro, cualquiera de los prohibidos por el
artículo 22 constitucional y la incorporación forzosa al Ejército, Armada o Fuerza
Aérea Nacionales.

• Sobre las sentencias condenatorias en materia penal, se contará con un plazo de


dos años naturales para la promoción de amparo, mismo que se estima más que
suficiente para permitir una debida defensa pero, también, para lograr una
adecuada definición sobre la situación de las partes sometidas a un proceso penal.

• Modernización en la tramitación del Juicio de Amparo (Firma Electrónica).

• En México existen muchas instancias, tanto del sector público como del privado,
que ya utilizan diversos medios electrónicos, y cuya aplicación ha simplificado por
mucho el desarrollo de sus actividades. Uno de estos medios tecnológicos es la
llamada firma electrónica.

42
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

• A su vez, el Sistema de Justicia en Línea es un sistema informático establecido


por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que tiene por objeto
registrar, controlar procesar, almacenar, difundir, transmitir, gestionar, administrar
y notificar el procedimiento contencioso administrativo que se sustancia ante el
mismo. Sobra decir que este mecanismo es muy similar al Sistema de
Seguimiento de Expedientes (SISE) del Poder Judicial de la Federación que se
encuentra en funcionamiento desde 2001 y que actualmente se encuentra
albergado en la página electrónica del Consejo de la Judicatura Federal.

• La iniciativa propone establecer que en los juicios de amparo todas las


promociones puedan hacerse por escrito, o bien, que la parte que así lo solicite
expresamente pueda hacerlo vía electrónica a través del uso de la Firma
Electrónica, entendida ésta como el medio de ingreso al sistema electrónico del
Poder Judicial de la Federación, como opción para consultar, enviar y recibir
promociones, documentos, acuerdos, resoluciones, sentencias, comunicaciones y
notificaciones oficiales relacionadas con los asuntos competencia de los órganos
jurisdiccionales, la cual producirá los mismos efectos jurídicos que la firma
autógrafa.

• Los órganos jurisdiccionales del Poder Judicial de la Federación deberán integrar


un expediente físico y paralelamente un expediente electrónico.

6.3

MEDIOS DE CONTROL CONSTITUCIONAL

La Constitución, denominada la Carta Magna lo que pretende, y lo que se busca


en todos los países del mundo que cuentan con ella, es tener una ley, una
normatividad en lo más alto de la cúspide, a la cual se sujeten las demás leyes
secundarias.

El principio fundamental en toda constitución es que debe de contar con una


supremacía absoluta, de manera que nada esté por encima de la Constitución.
Ninguna ley secundaria puede ir o trastocar los derechos fundamentales y los
derecho sociales, en ella contemplados.

El principio de Supremacía Constitucional se encuentra previsto en el artículo 133


de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por medio del cual la
Constitución y las leyes que de ella emanen, así como los tratados celebrados con
43
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

potencias extranjeras, suscritos por el Presidente de la República, con aprobación


del Senado, constituyen la Ley Suprema de toda la Unión.

La Constitución da al Estado facultades en su actuación. Es importante subrayar


que la Constitución es base fundamental de las leyes secundarias, que por sí
solas no tendrían validez, sino que deben estar apegadas a la carta magna,
porque de no ser así carecerían de validez. Tendrían que ser anuladas.

Pero hay diferente formas de defender esa supremacía constitucional, que pude
ser violada por actos de autoridad o por leyes secundarias.

Que la pirámide judicial empieza a partir de la Suprema Corte de Justicia de la


Nación
Del espíritu de las leyes, se puede ver que el Poder Judicial busca equilibrar a los
otros dos poderes, Legislativo y Ejecutivo. Es un sistema de pesos y contrapesos.

Nada por encima de la Constitución. Lo demás por debajo de ella o bajo su


amparo. El problema es determinar cuáles son las leyes que después de esa
jerarquía continúan en el descenso a esa Constitución.

Tales son las leyes locales, reglamentos, acuerdos, decretos, que forman parte de
un sistema de jerarquías necesarios para efectos de resolver conflictos.
Viene toda esta situación de la globalización y eso hizo meditar a la Suprema
Corte de Justicia de la Nación porque México ya había suscrito diversos tratados
internacionales y es que emiten criterios respecto a las leyes federales y que
chocan con los tratados internacionales

Así pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación emite una tesis titulada:
“TRATADOS INTERNACIONALES. SE UBICAN JERARQUICAMENTE POR
ENCIMA DE LAS LEYES FEDERALES. Y EN UN SEGUNDO PLANO
RESPECTO A LA CONSTITUCIÓN”.

44
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Y de esa manera quedó ya muy claro que son los Tratados Internacionales de
inferior jerarquía constitucional y se ubican después de la Constitución. La primera
jerarquía inmediata siguiente después de la Constitución.

Interesante tema el de los Tratados Internacionales, porque hace muchos años a


partir de la Convención de los Derechos del Niño que suscribió México, surgió la
consciencia de que no se había adecuado al sistema normativo del Estado
Mexicano a las disposiciones de dicho instrumento.

Caso concreto, lo relativo a la existencia de un sistema tutelar en donde si bien no


estaban en prisión los menores de edad, estaban privados de su libertad, con
motivo de “infracciones” cometidas y que eran consideradas por la ley penal como
delitos.

Aún en casos en que ni siquiera se había cometido un delito de riesgo social, en


muchos casos un menor podía permanecer privado de la libertad, y no era sino a
través de un juicio de amparo, que podían obtener su libertad. Se trataba de
menores que desde los dieciséis años ya eran imputables. Teníamos un problema
muy serio.

Fue tan importante este tema, que inclusive al intervenir la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, determinó la inconstitucionalidad de la ley impugnada que
preveía tal circunstancia, para que, aceptado por los demás ministros, declarara
inconstitucionales todas las leyes secundarias penales que se opusieran a ese
tratado internacional.

Todo esto obligó a las reformas del artículo 18 Constitucional para introducir lo
relativo a la justicia para adolescentes, lo cual ha traído unos problemas de
implementación más de lo que se esperaba, tanto en ese aspecto legal al tener
todos los Estados que emitir sus leyes en la materia, como en el aspecto operativo
al instrumentar una serie de acciones para hacerla efectiva.

45
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se divide en dos


grandes partes: la dogmática que consagra las garantías a favor de los
gobernados y aquí es donde aparecen las Garantías Individuales.

Es importante distinguir las Garantías Individuales y las Garantías Sociales como


son el derecho a la vivienda, a la salud, que están como una declaración de
buenas intenciones y que en muchos casos desde luego no se cumplen. Las
Garantías Individuales son muy diferentes, en el aspecto humanista.

La segunda gran parte que constituye nuestra Carta Magna es la parte orgánica
en la cual se limita el poder público del Estado, al plasmar lo relativo a la división
de poderes y la creación de los órganos de gobierno, así como sus atribuciones.

Como medios de defensa importantes, el primer medio de defensa de que


gozamos los ciudadanos es el juicio de amparo. Curiosamente estamos en la
tierra, en el Estado donde físicamente nació nuestro gran orgullo de la justicia,
Manuel Crescencio Rejón y Alcalá.

El juicio de amparo es un medio de control de defensa constitucional a través del


cual cualquier ciudadano puede acudir a los órganos competentes, que son los
emanados de la suprema corte de justicia de la nación, para solicitar el amparo y
protección de la justicia federal ante actos de autoridades del servicio público.

La justicia federal se compone de Tribunales Colegiados y Juzgados de Distrito,


ante los que puede interponerse el juicio de Amparo a través del cual podemos
impugnar desde la infracción de un policía de tránsito del crucero hasta actos del
presidente de la república.

Es el propio ciudadano quien acude a manifestar la violación de su derecho y a


solicitar el amparo de la justicia para que se le restituya su derecho violado. A
través del juicio de amparo se juzga a la autoridad, poniéndolos en el banquillo de
los acusados. El quejoso es el ciudadano que sienta en el banquillo de los
acusados a la autoridad responsable y por eso se le denomina juicio y no recurso,
46
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

porque no está en conflicto el problema en sí, porque no se juzga quien tiene la


razón en el juicio de origen, sino si el actuar de la autoridad se apegó a los
procedimientos previamente establecidos en la ley.

Se está juzgando a la autoridad, si esta cumplió o no con todos los requisitos que
le señala la ley.

Entonces insisto, el juicio de amparo no es un recurso, es un juicio propiamente


formal, las partes son el quejoso, la autoridad responsable, existen otras partes, el
Tercero Perjudicado y el Ministerio Público de la Federación.

El juicio de amparo cumple también con principios fundamentales que deben de


respetarse tales como el principio de Instancia de Parte Agraviada, quiere decir,
que el que acuda al Juicio de Amparo tiene que hacerlo por voluntad propia, pero
el Estado no puede actuar de voluntad propia sino a través de sus legítimos
representantes.

El principio de existencia de un agravio personal y directo, que consiste en que el


juicio de amparo únicamente puede promoverse por la parte a quien perjudique el
acto o la ley que se reclama, es decir, debe existir necesariamente un menoscabo
u ofensa que afecte específicamente al agraviado, pero que esa afectación se
haya producido o se esté ejecutando o bien debe ser de realización inminente.

Un principio muy importante es el de definitividad, que significa que únicamente se


puede acudir al juicio de amparo cuando se han agotado todos los medios de
defensa que, en el caso concreto prevean las leyes ordinarias, tales como
apelación en materia civil y penal, o el juicio de nulidad en materia fiscal.

Pero también hay excepciones al principio mencionado, principalmente en materia


penal cuando está de por medio la libertad personal, deportación o destierro, y en
materia administrativa cuando el quejoso no fue emplazado debidamente en el
procedimiento o el acto reclamado no está debidamente fundado ni motivado.

47
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

El principio de relatividad de las sentencias de amparo, conocido como la “formula


Otero”, se refiere a que sólo se concederá a la persona que lo solicitó y no a la
generalidad de la población, lo que significa que aunque otras personas puedan
encontrarse en situación idéntica, no serán beneficiados si no ocurren al juicio de
amparo.

El principio de estricto derecho, no significa más que en materia de amparo


solamente se pueden resolver los casos a la luz de los conceptos de violación
planteados por el quejoso, es decir, si no se alega no lo podrá analizar la autoridad
Federal, cuando se trata de materias Civil, Mercantil y Administrativa.

En materia penal y en materia del trabajo ocurre lo contrario pues la Autoridad


Federal deberá suplir la deficiencia de la queja a favor del reo o del trabajador,
según el caso.

La siguiente forma de protección constitucional es el juicio de Controversia


Constitucional que se promueve ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación,
cuando se suscitan conflictos entre poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), o
entre distintos niveles de gobierno (Federa, Estatal, Municipal o del Distrito
Federal), por una invasión de esferas de competencia que contravengan a la
Constitución Política.

Es posible que mediante la resolución dictada en una controversia constitucional


se declare la invalidez de una norma general, es decir, que la ley impugnada no
vuelva a tener efecto alguno para nadie, previa aprobación de cuando menos
ocho Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Otro sistema de defensa constitucional son las acciones de inconstitucionalidad,


que son procedimientos que también se tramitan ante la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, en los que se denuncia la posible contradicción entre
normas de carácter general –ley, decreto o reglamento- o tratados internacionales
por una parte y la Constitución Federal por otra, con el objeto de anular esas
disposiciones y que prevalezcan los mandatos constitucionales.

48
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Estas acciones de Inconstitucionalidad y de Controversias Constitucionales han


sido criticadas, porque han logrado y han dado cauce a toda una serie de
discusiones.

Como último medio de control constitucional es en relación a la Justicia Electoral,


en el Poder Judicial de la Federación está también el Tribunal Electoral del Poder
Judicial de la Federación, que busca como forma de defensa de la Constitución de
garantías políticas de los ciudadanos que creó este tribunal electoral.

Garantizar los derechos políticos de los ciudadanos dentro de los partidos políticos
e inclusive fuera de ellos.

De proteger los derechos políticos de quienes aspiren a ocupar puestos políticos,


entendiendo también la obligación de vigilar que la reglamentación interna de los
partidos políticos se adecue a una normatividad previamente establecida, salvo el
caso de Yucatán que ya sabemos que puede haber candidatos independientes.

La constitución tiene los medios de defensa de los gobernados, por parte de los
entes administrativos oficiales del mismo gobierno para invalidar alguna norma y
además por cuestiones políticas.

6.4

ANÁLISIS
ACTUALMENTE COMO FUNCIONA EL AMPARO
(DIFUSO, CONCENTRADO O MIXTO?

Un Tribunal es aquél que tiene a su cargo hacer efectiva la primacía de la


Constitución, revisando adecuadamente las leyes, los proyectos de Ley y los
decretos del Poder Ejecutivo, pero su tarea principal es resolver conflictos de
carácter constitucional como la revisión de la actuación del poder legislativo, la

49
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

protección de los derechos fundamentales y la distribución de competencias entre


los poderes constituidos.

Existen sistemas donde no hay jueces sino organismos especiales que trabajan
antes de la sanción de las leyes, ejerciendo un control a priori de alcance general,
el análisis de la legalidad constitucional y sistemas jurisdiccionales que reconocen
opciones diversas.

Existen dos modelos institucionales de derecho, sus diferencias sustanciales a) En


cuanto al órgano encargado de ejercer el control constitucional y b) La otra se
refiere a los efectos de las decisiones.

El sistema difuso confiere a todos los jueces la tarea de control, o sea que todos
los jueces son jueces de legalidad y de constitucionalidad.

El sistema difuso (Americano) es que se instala dentro del poder judicial a jueces
especializados que actuando como Sala dentro del Tribunal Supremo decide que
sea un único organismo el que tenga la palabra final sobre la interpretación
constitucional aun permitiendo el control difuso de los jueces comunes.

Ejemplo: Revisión judicial (judicial review). Deja en manos de los jueces que
integran el Poder Judicial la tarea de interpretar y aplicar la ley en el caso
concreto, respetando en sus sentencias el principio de Supremacía Constitucional.

El sistema concentrado de modelo Europeo se centraliza el ejercicio de control


Constitucional en un único órgano que no forma parte del poder judicial, está fuera
de su estructura normativa y se denomina Tribunal Constitucional.

Las decisiones de los efectos de los Tribunales Constitucionales tienen efectos


contra todos (erga omnes).

Las decisiones de los jueces en el sistema difuso solo tienen efectos entre las
partes (inter partes).

La diferencia entre un Tribunal Constitucional y uno Ordinario consisten en que si


bien ambos generan y aplican el derecho el segundo sólo origina actos
50
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

individuales mientras que el primero al aplicar la Constitución a un acto de


producción legislativa y al proceder a la anulación de la norma constitucional no
elabora, sino que anula una norma general, realiza un acto contrario a la
producción jurídica.

Kelsen sostenía que la función del Tribunal Constitucional no es una función


política sino Judicial, como la de cualquier otro Tribunal aunque tiene matices que
lo distinguen. El Tribunal Constitucional no enjuicia hechos concretos sin que se
limita a controlar la incompatibilidad de dos normas concretamente abstractas
(Constitución-Ley ahora también Tratados Internacionales) eliminando la norma
incompatible con la norma suprema mediante a una sentencia constitutiva.

En relación a lo anterior, a raíz de la discusión que se dio en el Pleno de la


Suprema Corte y la participación del Poder Judicial Federal en el
cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos (Corte IDH) dictaminada en el caso “Radilla vs. México” y, en
particular, sobre el control de convencionalidad, nuestro sistema de
justicia constitucional sufrió un cambio fund amental.

Actualmente tenemos en México respecto del juicio de amparo se


lleva un sistema de control constitucional completamente mixto,
llevándose a cabo una mutación constitucional tan importante como
la reforma publicada hace poco más de un mes respecto el juicio de
amparo.

El control concentrado y el control difuso se tratan de dos modelos de


justicia constitucional. En el control concentrado, únicamente un
tribunal, que suele no formar parte del poder judicial, ejerce el control.

El rasgo más característico de este modelo es que se puede cuestionar


la inconstitucionalidad de una ley en abstracto. Esto es, sin que se
plantee con motivo de un caso o controversia, tal y como se hace
a través de la acción de inconstitucionalidad. En caso de
declararse la inconstitucionalidad de la ley, por regla general, la
disposición es expulsada del ordenamiento jurídico.
51
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

El control concentrado fue diseñado por Kelsen y sus principales


representantes son los tribunales europeos.

En el modelo difuso, el examen de validez lo puede llevar a cabo


cualquier juez en el curso de un caso concreto que se le presente y
suele hacerse por vía incidental. En el supuesto de estimar que cierta
disposición es inconstitucional, sólo puede desaplicar la disposición en
el caso concreto, resolviendo como si ésta no existiera.

En ese sentido, lo que la resolución de la Corte permite a partir de


ahora, es que cualquier juez de la República cuando conozca de un
asunto de su competencia, pueda inaplicar una norma cuando considere
que es contraria a la Constitución (control difuso) o a los tratados
internacionales firmados por México (control convencionalidad), pero sin
que por ello pueda expulsarla del orden jurídico.

Esta evolución fue a través de una resolución de la Corte que


interpretando el artículo 133 constitucional de manera distinta a como lo
venía haciendo (Tesis P.J. 74/99), estableció el control difuso. Si
recordamos, el artículo 133 de la Constitución mexicana es una copia de
la “supremacy clause” norteamericana. Dicha cláusula fue es tablecida
como consecuencia de los acontecimientos posteriores a la Revolución
de 1776. Como nos explica Friedman, una vez terminada la revolución e
instaurados los gobiernos de los Estados confederados, algunos
connotados miembros de la sociedad empezaron a preocuparse por las
leyes emitidas por los congresos estatales.

En este sentido, la decisión de la Corte mexicana no resultaría tan


sorprendente si consideramos que había sido la misma Corte, y no el
legislador, la que había cerrado la puerta al control difuso a través de
una lectura que no se compadecía con el texto del artículo 133
constitucional. Ahora bien, aun reconociendo que dicho artículo
establece la obligación de llevar a cabo tal control por parte de todos los
jueces del país, considero que su incorporación no debe sólo atender a
las posibilidades interpretativas del artículo 133 de la Constitución, sino
a las necesidades imperantes en nuestro entorno. En efecto, la
instauración del control difuso puede tener beneficios tales como
acercar la Constitución a la ciudadanía, permitiéndole debatir la
constitucionalidad desde la primera instancia, u obligar a los jueces de
todo el país a interpretar la Constitución y argumentar en sus términos.
52
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Ejemplo: Un juez ordinario civil del estado de Veracruz inaplica un


artículo del Código Civil estatal por considerarlo contrario a la
Constitución local y a la Constitución Federal. El perdedor de la
contienda quiere impugnar la resolución y se pregunta: ¿Ante qué
instancia jurisdiccional debo acudir? ¿Ante la Sala Constitucional de
Veracruz en tanto la resolución incluye una interpretación de la
Constitución local? ¿O, más bien, ante los juzgados federales
(Tribunales Colegiados de Circuito) al tratarse de una interpretación de
la Constitución federal? ¿Si desea acudir ante el Tribunal Colegiado es
necesario agotar la instancia local?

Supongamos que se interpone el recurso de amparo ante la Sala


Constitucional local y esta admite el amparo. En tal caso, pueden darse,
entre otros, los siguientes supuestos: a) La Sala resuelve y otorga el
amparo al recurrente por violarse un derecho previsto en la Constitución
del estado; b) La Sala resuelve y otorga el amparo por violarse tanto un
derecho previsto en la Constitución estatal como en la Constitución
Federal. ¿En ambos casos la resolución puede impugnarse ante el
Tribunal Colegiado?

Una última conjetura: La contraparte, siguiendo la Contradicción de


Tesis 350/2009, acude en juicio de amparo directo ante un Tribunal
Colegiado. En tal supuesto, ¿este tribunal conocer de las violaciones a
la Constitución local o sólo a la Federal?, ¿si conoce de ambas
violaciones no se deja sin sentido el federalismo judicial?. Esta
situación, nos obliga a reforzar esfuerzos que permitan a la ciudadanía
comprender nuestro sistema. Es cier to que la justicia constitucional
puede servir para cumplir con algunos cometidos democráticos; no
obstante, eso sólo será posible si las vías procesales son de fácil
acceso para los más desprotegidos, y no una causa más de una justic ia.

53
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

II. EL JUICIO DE AMPARO. PROCEDENCIA.

El amparo directo, procede contra sentencias definitivas, laudos y resoluciones


que ponen fin al juicio; su fundamento constitucional lo constituye el articulo 107
fracciones III inciso a) y V, así como la regla general de procedencia que establece
el numeral 170 de la Ley de Amparo Reglamentaria de los artículos 103 y 107 de
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Para mejor entendimiento acerca de la procedencia del amparo directo, se


entiende como sentencia definitiva o laudos, aquellas que deciden el juicio en lo
principal, por otro lado, se entiende como resolución definitiva aquellas que sin
decidir el juicio en lo principal lo dan por concluido1, en estos casos y de acuerdo
a la ley, no deben ser impugnables a través de otro medio de defensa o que no
sean susceptibles de ser revocadas o modificadas.

Como regla general, para que el amparo directo sea impugnable; se tendrán que
agotar todos los recursos ordinarios que la ley, según sea la materia, establezca;
pueden ser materia de tribunales judiciales, administrativos, agrarios o del trabajo,
basta que los actos que causen perjuicio al gobernado, sean pronunciados por
órganos materialmente jurisdiccionales.

En términos generales y a efectos de determinar la procedencia del amparo


indirecto, puede inferirse, que los amparos indirectos son aquellos que se
interponen contra todo acto de autoridad que se estime violatorio a los derechos
humanos reconocidos y a las garantías individuales que tutela la Constitución;
actos de autoridad que no tengan carácter de sentencias definitivas, laudos o
resoluciones que pongan fin al juicio.

Su procedencia, deriva de lo que establece el numeral 107 de la Ley de Amparo,


que en términos de lo que dispone, el juicio de amparo indirecto es procedente en
contra de los siguientes actos; a saber:

54
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

 Contra normas generales; entendiéndose como tales, a los tratados


internacionales, leyes federales, locales, constituciones locales,
reglamentos federales, locales, decretos, acuerdos y cualquier resolución
de observancia general. (fracción I)
 Contra actos que provengan de autoridades distintas de los tribunales,
judiciales, administrativos o del trabajo. (fracción II)
 Contra actos o resoluciones que provengan de un procedimiento
administrativo seguido en forma de juicio. (fracción III)
 Contra actos de tribunales judiciales, administrativos, agrarios o del trabajo
realizados fuera de juicio o después de concluido. (fracción IV)
 Contra actos en juicio cuyos efectos sean de imposible reparación. (fracción
V)
 Contra actos dentro o fuera de juicio que afecten a personas extrañas.
(fracción VI)
 Contra las omisiones del Ministerio Público en la investigación de los
delitos. (fracción VII)
 Contra actos de autoridad que determinen inhibir o declinar la competencia
o el conocimiento de un asunto. (fracción VIII).

A mayor abundamiento, de los supuestos de procedencia a que se refieren las


fracciones aludidas en líneas que anteceden, analizaremos y comentaremos cada
una de ellas.

En esta fracción, el amparo indirecto es procedente contra leyes, esto es, que se
está en el supuesto de procedencia de juicio de garantías en contra de leyes
autoaplicativas y leyes heteroaplicativas; que como ya se ha venido estudiando la
primera implica un perjuicio en contra del gobernado con su sola entrada en vigor,
y la segunda requiere de un primer acto de aplicación para que cause perjuicio al
gobernado.

Es de apreciarse, que el concepto de ley puede ser definido, desde su aspecto


material y formal; en sentido material, es toda norma jurídica de observancia
general, obligatoria, abstracta e impersonal y en sentido formal, refiere a toda
disposición jurídica, que emane del Poder Legislativo, cuya facultad principal es la
de emitir leyes; por lo tanto el amparo indirecto procede no sólo contra leyes en
sentido formal, sino también contra leyes en sentido material, las cuales se
encuentran señaladas en la presente fracción que se analiza.

El amparo indirecto es procedente en contra de actos u omisiones de autoridades


que no tienen a su cargo función jurisdiccional alguna, ni desde el aspecto material
ni formal; estas autoridades, a que se refiere dicha fracción, se tratan de
autoridades propiamente administrativas; es decir, a las que sin funcionar como

55
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

tribunales judiciales, administrativos o del trabajo, forman parte del Poder


Ejecutivo Federal, del Ejecutivo Local y/o de los Municipios de la Federación.

En la presente se advierte que el amparo indirecto tendrá procedencia, contra


actos u omisiones de autoridades propiamente administrativas, hasta que se dicte
resolución definitiva; donde podrá hacer valer los agravios que en dicha resolución
le causen perjuicio al particular, así como en los que incurrió la autoridad
responsable durante el procedimiento, o si por ello se dejara en completo estado
de indefensión al agraviado o se le privara de los derechos que la ley en la materia
le otorgue; de igual manera será procedente en contra de actos que sean de
imposible reparación, entendiéndose como éstos, a los actos cuya consecuencia
afecta de manera directa e inmediata alguno de los derechos sustantivos tutelados
en la Constitución, ya que la afectación, no podrá reparase aunque la sentencia
sea favorable en el juicio.

En esta fracción se analiza que para la procedencia del amparo indirecto en contra
de actos que provengan de tribunales judiciales, administrativos, agrarios o del
trabajo, realizados fuera de juicio o después de concluido, habrá que delimitar, que
para efectos estrictamente de amparo, un juicio se inicia con la presentación de la
demanda ante la autoridad que corresponda según sea la materia; concluyendo el
juicio con la sentencia o laudo definitivo que se pronuncie.
Posteriormente el amparo indirecto procederá siempre que se impugnen actos
fuera de juicio, entre los que se encuentran todos aquellos que se ejerciten antes
de presentada la demanda, como son los actos prejudiciales, ejemplo de ello, los
medios preparatorios a juicio, medidas de aseguramiento etc., así como por los
actos llevados después de pronunciada la sentencia definitiva, esto es, los que se
practican para dar debida ejecución a la sentencia, atendiendo este supuesto, sólo
será procedente contra la última resolución dictada en el procedimiento de que se
trate.

Para el análisis de esta fracción, que expresa que el amparo indirecto será
procedente contra actos en juicio cuyos efectos sean de imposible reparación; al
respecto y como ya ha quedado precisado, se entiende como actos de imposible
reparación, aquellos que cuyas consecuencias afectan de manera directa e
inmediata a los derechos sustantivos tutelados en la Constitución o en los tratados
internacionales de los que sea parte el Estado Mexicano, cuya afectación no
puede repararse aun obteniendo sentencia favorable en el juicio, toda vez de que
se trata de actos que se ha consumado irreversiblemente la violación de la
garantía individual de que se trate.

Cabe señalar que para efectos del juicio de amparo, se deduce como persona
extraña, aquella persona que no ha figurado ni apersonado ante el juicio o al

56
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

procedimiento como parte del mismo (no es parte procesal), sin embargo sufre un
perjuicio dentro del mismo o en la ejecución de las resoluciones que se emitan, el
amparo indirecto en impugnable por estas personas sin importar si los actos que le
causen agravio personal y directo se lleven dentro o fuera de juicio.

El amparo indirecto es impugnable contra actos del Ministerio Público, en su


carácter de titular de la acción penal; el particular que se vea afectado en su
esfera jurídica de derechos, por las omisiones de éste, resoluciones en reserva, no
ejercicio, desistimiento de la acción o por suspensión del procedimiento; cabe
señalar que este derecho no es exclusivo del ofendido, si no también puede
hacerlo valer el inculpado, siempre y cuando por las omisiones de esa autoridad
pudiera sufrir un perjuicio en sus garantías individuales.
El último supuesto que contempla la procedencia de amparo indirecto, señala que
es impugnable en cualquier momento contra actos de autoridad y que éstos en
detrimento del particular, impidan la competencia o el conocimiento de un
determinado asunto.
En esta parte de la guía de trabajo se tiene por finalidad principal, dar a conocer
cuáles son los supuestos en que es posible promover una demanda de amparo en
Contra de actos de autoridad. Esto es, cuando será procedente solicitar al tribunal
de amparo que sean protegidas las garantías individuales del quejoso.

2.1. Procedencia.

Se entiende por tal a

“(_) la institución jurídico procesal en la que al presentarse determinadas


circunstancias previstas en la Constitución Federal, en la Ley de Amparo o en la
jurisprudencia, los órganos jurisdiccionales de control constitucional se encuentran
en la posibilidad jurídica de analizar y resolver sobre el fondo de la cuestión
planteada en la demanda de garantías; es decir, se trata de la aptitud jurídica que
tiene el juzgador de amparo para realizar el estudio y pronunciamiento de la
constitucionalidad o inconstitucionalidad de los actos reclamados en función de los
conceptos de violación esgrimidos en su contra y a la observación que haga el
tribunal de los requisitos previos y condiciones establecidas en la propia ley de la
materia, cuya petición debe hacerse por vía de acción contra leyes o actos que
provengan de autoridad que violen las garantías individuales; por leyes o actos de
la autoridad federal que vulneren o restrinjan la soberanía de los Estados o la
esfera de la competencia del Distrito Federal; o bien, cuando se trate de leyes o
actos de las autoridades de los Estados o del Distrito Federal que invadan la
esfera de la competencia de la autoridad federal, tal y como lo prevén los artículos
103 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 1o. de la Ley
de Amparo.”1

57
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Dado que existen dos tipos de amparo, el indirecto y el indirecto, habrá que
satisfacer el tema de su procedencia en las dos modalidades, para con ello tener
completo conocimiento de aquellos casos en los que es posible solicitar y
demandar la protección de la justicia procesal, a través de la promoción de la
demanda de amparo.

Es importante hacer notar, que por procedencia se entenderá para los fines de
este documento, los supuestos que la ley de amparo señala como factibles para la
tramitación de juicio de garantías; dejándose intocado el significado del vocablo 1
Suprema Corte de Justicia de la Nación; C.D. Ley de Amparo 2007; México; 2007.
La búsqueda tiene que hacerse en Diccionario Jurídico, Procedencia.procedencia
en cuanto a que se conceda o no el amparo en la sentencia que sea emitida al
momento de resolverse este juicio. Porque en este caso, habría que entrar al
estudio de otras figuras jurídicas del amparo, como son la improcedencia, el
sobreseimiento, entre o otras. A) La procedencia o no del amparo indirecto está
determinada a lo prescrito por el Artículo 114, que dice:
El amparo se pedirá ante el juez de Distrito:

I. Contra leyes federales o locales, tratados internacionales, reglamentos


expedidos por el Presidente de la República de acuerdo con la fracción I del
artículo 89 constitucional, reglamentos de leyes locales expedidos por los
gobernadores de los Estados, u otros reglamentos, decretos o acuerdos de
observancia general, que por su sola entrada en vigor o con motivo del primer acto
de aplicación, causen perjuicios al quejoso;

II. Contra actos que no provengan de tribunales judiciales, administrativos o del


trabajo.

En estos casos, cuando el acto reclamado emane de un procedimiento seguido en


forma de juicio, el amparo sólo podrá promoverse contra la resolución definitiva
por violaciones cometidas en la misma resolución o durante el procedimiento, si
por virtud de estas últimas hubiere quedado sin defensa el quejoso o privado de
los derechos que la ley de la materia le conceda, a no ser que el amparo sea
promovido por persona extraña a la controversia;

III. Contra actos de tribunales judiciales, administrativos o del trabajo ejecutados


fuera de juicio o después de concluido.

Si se trata de actos de ejecución de sentencia, sólo podrá promoverse el amparo


contra la última resolución dictada en el procedimiento respectivo, pudiendo
reclamarse en la misma demanda las demás violaciones cometidas durante ese
procedimiento, que hubieren dejado sin defensa al quejoso.

58
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Tratándose de remates, sólo podrá promoverse el juicio contra la resolución


definitiva en que se aprueben o desaprueben; IV. Contra actos en el juicio que
tengan sobre las personas o las cosas una ejecución que sea de imposible
reparación;

V. Contra actos ejecutados dentro o fuera de juicio, que afecten a personas


extrañas a él, cuando la ley no establezca a favor del afectado algún recurso
ordinario o medio de defensa que pueda tener por efecto modificarlos o
revocarlos, siempre que no se trate del juicio de tercería;

VI. Contra leyes o actos de la autoridad federal o de los Estados, en los casos de
las fracciones II y III del artículo 1o de esta ley.

VII. Contra las resoluciones del Ministerio Público que confirmen el no ejercicio o
el desistimiento de la acción penal, en los términos de lo dispuesto por el párrafo
cuarto del artículo 21 constitucional.

B) Por cuanto se refiere al amparo directo, la procedencia del mismo está


determinada por otro precepto legal de la Ley de amparo que es el artículo 158
que dice así:

El juicio de amparo directo es competencia del Tribunal Colegiado de Circuito que


corresponda, en los términos establecidos por las fracciones V y VI del artículo
107 constitucional, y procede contra sentencias definitivas o laudos y resoluciones
que pongan fin al juicio, dictados por tribunales judiciales, administrativos o del
trabajo, respecto de los cuales no proceda ningún recurso ordinario por el que
puedan ser modificados o revocados, ya sea que la violación se cometa en ellos o
que, cometida durante el procedimiento, afecte a las defensas del quejoso,
trascendiendo al resultado del fallo, y por violaciones de garantías cometidas en
las propias sentencias, laudos o resoluciones indicados.

Para los efectos de este artículo, sólo será procedente el juicio de amparo directo
contra sentencias definitivas o laudos y resoluciones que pongan fin al juicio,
dictados por tribunales civiles, administrativos o del trabajo, cuando sean
contrarios a la letra de la ley aplicable al caso, a su interpretación jurídica o a los
principios generales de Derecho a falta de ley aplicable, cuando comprendan
acciones, excepciones o cosas que no hayan sido objeto del juicio, o cuando no
las comprendan todas, por omisión o negación expresa.

Cuando dentro del juicio surjan cuestiones, que no sean de imposible reparación,
sobre constitucionalidad de leyes, tratados internacionales o reglamentos, sólo
podrán hacerse valer en el amparo directo que proceda en contra de la sentencia
definitiva, laudo o resolución que ponga fin al juicio.
59
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

2.2. Protección del juicio de amparo.

En este punto se tratará el tema del ámbito de protección que brinda el amparo
través de la sentencia que sea pronunciada en la audiencia constitucional. Se
parte de un supuesto único, que consiste en pensar que la sentencia emitida por el
tribunal de amparo fue favorable al quejoso y que por ello se concedió el amparo y
la protección de la Justicia Federal.

Este tema deriva directamente de los contenidos de diversos preceptos de la Ley


de Amparo, especialmente del artículo 80, que dice así: “La sentencia que
conceda el amparo tendrá por objeto restituir al agraviado en el pleno goce de la
garantía individual violada, restableciendo las cosas al estado que guardaban
antes de la violación, cuando el acto reclamado sea de carácter positivo; y cuando
sea de carácter negativo, el efecto del amparo será obligar a la autoridad
responsable a que obre en el sentido de respetar la garantía de que se trate y a
cumplir, por su parte, lo que la misma garantía exija.”2

Este precepto legal comprende varios supuestos. El primero de ellos, es cuando el


acto reclamado por el quejoso en su demanda de amparo es de aquellos actos
que llevan por nombre actos positivos.3 En este tipo de actos al concederse el
amparo en contra ellos, se deja sin efectos ese acto por inconstitucional, lo que
trae como resultado necesario, que se restituya al gobernado de sus garantías
violadas, retrotrayéndose las cosas al estado en que se encontraban hasta antes
de que existiera o se ejecutara el acto reclamado.

El otro supuesto, es cuando el acto reclamado en el amparo tiene naturaleza


negativa. Estos actos son aquellos que se atribuyen a la autoridad señalada como
responsable y que consisten en un hacer en ejercicio de sus atribuciones; lo cual
se traduce en actos que en opinión del quejoso, vulneran sus garantías.

En este segundo tipo de actos, el efecto de la sentencia concesoria de amparo


será restituir al quejoso en el pleno goce de la garantía individual violada,
restableciendo las cosas al estado que guardaban antes de la violación. Esto
implica que la sentencia de amparo, va a obligar a la autoridad responsable a
respetar la garantía constitucional.

2.3. Juicio de amparo medio de control de la constitución.

El juicio de amparo implica un sinnúmero de consecuencias en el ámbito de los


derechos del gobernado y de la esfera de acción de los órganos de gobierno con
facultades para ser considerados como autoridad. Otras de las funciones del juicio
de garantías en el orden jurídico mexicano, está vinculada directamente a la
60
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Constitución, esto es, el amparo es considerado como un medio jurídico de control


de aquella.

Esto quiere decir, que el amparo es una figura procesal que tiene como uno de
sus papeles centrales a desempeñar, el velar que el orden constitucional se
mantenga vigente y sea eficaz. Esa tarea la realizará través de la protección de las
garantías individuales, porque las sentencias de amparo únicamente se ocuparan
de la constitucionalidad o inconstitucionalidad del acto reclamado en relación a la
observancia o no de las garantías individuales del gobernado.

Esta función proviene desde el Proyecto de Constitución para Yucatán del año de
1840, y abarca no sólo las violaciones a las garantías individuales, sino incluso, la
Afectación y violación de la Constitución por medio de cualquier acto o ley. Esto
hace que el amparo sea un medio de control real de la Constitución, lo que ha sido
declarado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en diversas tesis y
ejecutorias jurisprudenciales, entre ellas la siguiente:

“No. Registro: 200,487 Jurisprudencia Materia(s): Penal, Común Novena Época


Instancia: Primera Sala Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta I, Mayo de 1995
Tesis: 1a./J. 7/95 Página: 124

RETROACTIVIDAD. APLICACION DE LA LEY PENAL MÁS FAVORABLE.


DEBE HACERSE EN EL PROCESO PENAL POR LA AUTORIDAD
JURISDICCIONAL ORDINARIA COMPETENTE Y NO EN EL JUICIO DE
GARANTIAS. El juicio de amparo es un medio de protección del orden
constitucional contra todo acto de autoridad que agravie a cualquier
gobernado; la teleología que persigue es la de proteger y preservar el régimen
constitucional. Jurídicamente la acción constitucional de amparo no es un derecho
de acción procesal ordinaria penal, civil, laboral o administrativa, sino que es
puramente constitucional, nace directamente de la Constitución (artículos
103 y 107); va encaminada a controlar el acto de autoridad que se estima
violatorio de garantías y no la ley común; no tutela los intereses que en el acto
jurisdiccional ordinario se han dejado a los tribunales comunes, sino que va
dirigida a hacer respetar la Ley Suprema cuando la autoridad ha rebasado sus
límites. Con el amparo judicial los tribunales de la Federación, al conocer de los
respectivos juicios, amplían su esfera de competencia hasta el grado de
convertirse en revisores de los actos de todas las autoridades ordinarias judiciales,
sin que ello implique que pueden sustituirse en funciones propias de estas últimas
sino sólo hasta el límite de analizar las violaciones de procedimiento o de fondo
que en su caso ellas hubieran cometido, por lo que propiamente deben estudiar el
problema jurídico planteado ante este tipo de autoridades de acuerdo con las
normas que rijan la materia y resulten ser las aplicables en el tiempo y en el
61
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

espacio, estableciendo así el consiguiente control constitucional previsto en


los artículos 14 y 16 constitucionales; por ende, el juicio de amparo, además
de ser un medio de impugnación constitucional (lato sensu), es también un
medio de control de legalidad.

Así las cosas, atendiendo a su naturaleza, las sentencias de amparo sólo deben
decidir sobre la constitucionalidad del acto que se reclama y nunca sobre
cuestiones cuya decisión compete a los tribunales ordinarios, sean del fuero
común o del fuero federal. Así, cuando un órgano jurisdiccional de amparo conoce
de un acto reclamado que proviene de un proceso penal, no puede sustituirse en
funciones propias de la autoridad responsable, a saber: en determinar de manera
directa si una conducta es constitutiva de delito o no, declarar sobre la
responsabilidad o irresponsabilidad del acusado o imponer las penas y medidas
de seguridad establecidas en las leyes respectivas, pues lo único que debe de
analizar es la legalidad y consecuente constitucionalidad del acto reclamado
en cuanto a la aplicación exacta y puntual de las leyes adjetiva y sustantiva
correspondientes por razones de materia, ámbito territorial y tiempo, en
relación con las garantías de seguridad jurídica y legalidad previstas en los
artículos 14, 16, 19 y 20 de la Carta Magna. Luego, como el juicio de garantías
no es una instancia más en el proceso penal y como al juzgador constitucional de
amparo no corresponde calificar ni sancionar en su caso la conducta del acusado,
procesado o sentenciado, él no debe, al estudiar la constitucionalidad del acto
reclamado, aplicar una ley diferente a la que estuvo en vigor al emitir dicho acto,
pues de esta manera ya no estaría juzgando la conducta de la autoridad
responsable, que se estima violatoria de garantías, sino sustituyéndose en
funciones específicas de ésta y, por ende, creando una instancia más dentro del
proceso penal, con el consecuente quebrantamiento del orden jurídico y la
tergiversación de la esencia y los fines del juicio de amparo. No obsta a lo anterior,
el que, en términos del artículo 14 constitucional y de diversas leyes sustantivas,
esté permitida la aplicación retroactiva de la ley penal cuando ésta beneficie al
quejoso y no se lesionen derechos de tercero, pues la aplicación de tal ley debe
hacerse siempre por autoridad competente y dentro del proceso penal, o el
procedimiento de ejecución, según corresponda, pero nunca en el juicio de
garantías; lo cual no implica dejar en estado de indefensión al interesado, porque
en caso de que hubiera concluido la segunda instancia, la autoridad competente
de la ejecución de las penas y medidas de seguridad, aun de oficio, deberá aplicar
la ley más favorable al sentenciado. Contradicción de tesis 13/94. Entre las
sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero y Segundo del Noveno
Circuito. 28 de abril de 1995. Unanimidad de cinco votos. Ponente: Humberto
Román Palacios. Secretario: Manuel Rojas Fonseca. Tesis de Jurisprudencia 7/95.
Aprobada por la Primera Sala de este alto Tribunal, en sesión privada celebrada el
doce de mayo de mil novecientos noventa y cinco, por unanimidad de votos de los
señores Ministros: Presidente Juventino V. Castro y Castro, Humberto Román
62
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Palacios, José de Jesús Gudiño Pelayo, Juan N. Silva Meza y Olga María del
Carmen Sánchez Cordero.”4

El principio de supremacía constitucional y del de control de la constitución


guardan una relación muy estrecha, porque el primero se encarga de postular que
ningún acto de autoridad pueda contravenir la ley fundamental; por su parte, el
principio de control o jurisdicción constitucional tiene como finalidad que ese
principio se cumpla, al otorgar los instrumentos adecuados y precisos para que
esa supremacía constitucional sea efectiva.

2.4. Juicio de amparo medio de protección de la legalidad.

Otra de las funciones esenciales del amparo dentro del sistema jurídico de nuestro
País, consiste en servir de medio para proteger la legalidad de los actos
provenientes de una autoridad del Estado. Como se ha dicho, esta función se
complementa con el papel del amparo como medio de control constitucional.

La tesis jurisprudencial trascrita al final del punto anterior, explica de manera clara
como es que se da esta interrelación entre la visión del amparo como instrumento
de control de legalidad y de la observancia de las normas constitucionales.

El amparo tiene por objeto básicamente dos tipos de actos: a) los que vulneran
directamente los preceptos constitucionales –medio de control constitucional-; y b)
los actos reclamados que violan indirectamente la norma constitucional, o sea, 4
Suprema Corte de Justicia de la Nación; C. D. IUS 2007; México. Las negritas son
mías. Aquellos que a través de la violación de una ley secundaria violentan una
norma fundamental de orden constitucional.

El amparo es un medio de control de legalidad, en razón de que su ámbito de


protección se amplía al contenido de los artículos 14 y 16 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, que son conocidos como las garantías
de legalidad. Esto hace que el radio de acción de esos artículos, abarque
prácticamente todo el sistema jurídico mexicano.

Esta función de control de legalidad que tiene el amparo, se confirma con el


contenido del artículo 117 fracción V de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, y con lo prescrito por el artículo 159 de la Ley de Amparo, que
a la letra dice: “Artículo 159. En los juicios seguidos ante tribunales civiles,
administrativos o del trabajo, se considerarán violadas las leyes del procedimiento
y que se afectan las defensas del quejoso:

63
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

I. Cuando no se le cite al juicio o se le cite en forma distinta de la prevenida por la


ley;

II. Cuando el quejoso haya sido mala o falsamente representado en el juicio de


que se trate;

III. Cuando no se le reciban las pruebas que legalmente haya ofrecido, o cuando
no se reciban conforme a la ley;

IV. Cuando se declare ilegalmente confeso al quejoso, a su representante o


apoderado;

V. Cuando se resuelva ilegalmente un incidente de nulidad;

VI. Cuando no se le concedan los términos o prórrogas a que tuviere derecho con
arreglo a la ley;

VII. Cuando sin su culpa se reciban, sin su conocimiento, las pruebas ofrecidas
por las otras partes, con excepción de las que fueren instrumentos públicos;

VIII. Cuando no se le muestren algunos documentos o piezas de autos de manera


que no pueda alegar sobre ellos;

IX. Cuando se le desechen los recursos a que tuviere derecho con arreglo a la ley,
respecto de providencias que afecten partes substanciales de procedimiento que
produzcan indefensión, de acuerdo con las demás fracciones de este mismo
artículo;

X. Cuando el tribunal judicial, administrativo o del trabajo, continúe el


procedimiento después de haberse promovido una competencia, o cuando el juez,
magistrado o miembro de un tribunal del trabajo impedido o recusado, continúe
conociendo del juicio, salvo los casos en que la ley lo faculte expresamente para
proceder;

XI. En los demás casos análogos a los de las fracciones que preceden, a juicio de
la Suprema Corte de Justicia o de los Tribunales Colegiados de Circuito, según
corresponda.”

2.5. Amparo contra leyes.

Este tipo de amparo está previsto en su existencia y procedencia en el artículo 114


fracciones I, 158 y 166 fracción IV de la Ley de Amparo en vigor. Por tanto, el

64
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

amparo contra leyes podrá ser de dos clases: a) Amparo indirecto o biisntancial, b)
Amparo uniinstacial.

La procedencia de uno y otro dependerá directamente del tipo de ley que sea
atacada como inconstitucional por el quejoso en su demanda de amparo, y
señalada como acto reclamado violatorio de sus garantías individuales. El principio
básico de existencia de este tipo de amparo, es que de acuerdo con el principio
constitucional de supremacía de la constitución, las leyes del Congreso, tratados
internacionales, leyes de las legislaturas de cada una de la entidades federativas y
de los reglamentos expedidos por el Presidente de la República o Gobernadores
los Estados, deben de ajustarse totalmente a los contenidos de cada uno de los
preceptos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En el amparo contra leyes se analizan preceptos legales de naturaleza abstracta,


impersonal y general, lo que no sucede en los demás supuestos de procedencia
del amparo.

2.5.1. Amparo contra leyes autoaplicativas.

Esta es la primera de las dos variantes del amparo contra leyes. Para saber en
qué consiste una ley autoaplicativa, hay que saber su noción, la cual dice una ley
autoaplicativa es “También llamada de individualización incondicionada, es aquella
cuyas disposiciones resultan obligatorias desde su entrada en vigor, esto es, que
imponen al particular un hacer, dejar de hacer o de dar, sin que se requiera acto
ulterior y concreto de aplicación para que se genere dicha obligatoriedad.”

La persona que promueva este tipo de amparo tiene que demostrar su interés
jurídico a través de los medios probatorios permitidos por la Ley de Amparo. Ese
interés jurídico no es otra cosa, sino la afectación que sufre el quejoso y que le
ocasiona dicha ley en su esfera de derechos y garantías constitucionales. En esta
clase de amparo las Autoridades Responsables deben ser aquellas que hayan
dictado, promulgado o publicado ese acto legislativo violatorio de garantías
individuales.

En el amparo contra leyes puede haber más autoridades de las señalas en el


párrafo que antecede. Así por ejemplo, tendrían esa calidad los Secretarios de
Estado, porque ellos son los que refrendan el decreto que emite el Presidente de
la República, quien es la autoridad que lo promulga y ordena la publicación. En
este tipo de amparo, al igual que en los amparos contra leyes heteroaplicativas,
hay una serie de excepciones a los principios que norman el juicio de garantías.
Así por ejemplo, en el principio de definitividad no es aplicable.

65
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Esto implica que el quejoso no está obligado a agotar los recursos y medios de
defensa ordinarios. La razón de esta excepción, es que sería contrario a los
principios elementales del derecho que se obligara al quejoso a someterse a una
ley que él considera inconstitucional.

2.5.2. Amparo contra leyes heteroaplicativas.

Cuando un juicio de amparo tenga por objeto el estudio de una ley


heteroaplicativa, la autoridad competente para conocer de él será un Tribunal
Colegiado, esto de conformidad con el artículo158 de la Ley de Amparo, y siempre
que la inconstitucionalidad de la ley se alegue dentro de un procedimiento judicial
y exista de por medio una sentencia definitiva.

Esto no sucede así cuando la impugnación de inconstitucionalidad de una ley


heteroaplicativa se hace fuera de un procedimiento judicial, porque en este caso el
amparo que hay que promover es de tipo indirecto o biinstancial.

2.5.3. Amparo contra reglamentos y tratados internacionales.

Al igual que en el amparo contra leyes en donde se definieron y diferenciaron las


leyes autoaplicativas de las heteroaplicativas, toca ahora hacer lo mismo con los
reglamentos y los tratados internacionales.

Los reglamentos son productos legislativos que tiene como objetivo fundamental
organizar y sancionar una determinar legal. Un ejemplo lo es el Reglamento de
Tránsito; el Reglamento de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la
República. Otra idea de reglamento es aquella que dice:

“Mediante el reglamento se aclara o complementa el contenido de una ley;


jerárquicamente está subordinado a ésta, por lo que sigue la misma suerte. Si la
ley se reforma, deroga o abroga, su reglamento se verá afectado en los mismos
términos”.

En materia de amparo, los reglamentos que pueden ser atacados de


inconstitucionales están perfectamente especificados en los artículos 114 fracción
I y 158 último párrafo de la Ley de Amparo. Estos preceptos legales también son
aplicables para el caso de los tratados internacionales.

Por su parte, un tratado internacional es aquel acuerdo de voluntades que


celebran dos o más sujetos de Derecho Internacional, y que está regulado en su
constitución, vigencia y aplicación por esta rama del derecho. En algunos tratados
El Tribunal Pleno, en su sesión privada celebrada hoy catorce de marzo en curso,
aprobó, con el número VIII/2005, la tesis aislada que antecede; y determinó que la
66
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

votación es idónea para integrar tesis jurisprudencial. México, Distrito Federal, a


catorce de marzo de dos mil cinco.

Nota: Esta tesis no constituye jurisprudencia ya que no resuelve el tema de la


contradicción planteada.

El Acuerdo General Número 5/2001 del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de


Justicia de la Nación citado, aparece publicado en el Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XIV, julio de 2001, página 1161.”
Ibídem.14 ESPINOZA BARRAGAN; Manuel Bernardo; Ob. Cit.; p. 287.
internacionales es posible la existencia de uno o varios instrumentos jurídicos
conexos, que se derivan e interrelacionan con el objeto de su celebración.

La autoridad que está facultada para la celebración de los tratados internacionales


es el Presidente de la República, esto de conformidad con el artículo 89 fracción X
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Otro requisito
adicional para que un tratado internacional tenga validez en el Estado mexicano,
es que debe de estar aprobado por el Senado, esta facultad de la Cámara Alta la
prescribe el artículo 76 fracción primera segundo párrafo del mismo cuerpo de
normas constitucionales.

Artículo 170.

El juicio de amparo directo procede:

I. Contra sentencias definitivas, laudos y resoluciones que pongan fin al juicio,


dictadas por tribunales judiciales, administrativos, agrarios o del trabajo, ya sea
que la violación se cometa en ellos, o que cometida durante el procedimiento,
afecte las defensas del quejoso trascendiendo al resultado del fallo.

Se entenderá por sentencias definitivas o laudos, los que decidan el juicio en lo


principal; por resoluciones que pongan fin al juicio, las que sin decidirlo en lo
principal lo den por concluido. En materia penal, las sentencias absolutorias y los
autos que se refieran a la libertad del imputado podrán ser impugnadas por la
víctima u ofendido del delito en los casos establecidos por el artículo 173 de esta
Ley.

Para la procedencia del juicio deberán agotarse previamente los recursos


ordinarios que se establezcan en la ley de la materia, por virtud de los cuales
aquellas sentencias definitivas o laudos y resoluciones puedan ser modificados o
revocados, salvo el caso en que la ley permita la renuncia de los recursos.

67
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Cuando dentro del juicio surjan cuestiones sobre constitucionalidad de normas


generales que sean de reparación posible por no afectar derechos sustantivos ni
constituir violaciones procesales relevantes, sólo podrán hacerse valer en el
amparo directo que proceda contra la resolución definitiva.

Para efectos de esta Ley, el juicio se inicia con la presentación de la demanda y,


en materia penal, con el auto de vinculación a proceso ante el órgano
jurisdiccional;

II. Contra sentencias definitivas y resoluciones que pongan fin al juicio dictadas por
tribunales de lo contencioso administrativo cuando éstas sean favorables al
quejoso, para el único efecto de hacer valer conceptos de violación en contra de
las normas generales aplicadas.

En estos casos, el juicio se tramitará únicamente si la autoridad interpone y se


admite el recurso de revisión en materia contencioso administrativa previsto por el
artículo 104 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El
tribunal colegiado de circuito resolverá primero lo relativo al recurso de revisión
contencioso administrativa, y únicamente en el caso de que éste sea considerado
procedente y fundado, se avocará al estudio de las cuestiones de
constitucionalidad planteadas en el juicio de amparo.

Artículo 171.

Al reclamarse la sentencia definitiva, laudo o resolución que ponga fin al juicio,


deberán hacerse valer las violaciones a las leyes del procedimiento, siempre y
cuando el quejoso las haya impugnado durante la tramitación del juicio, mediante
el recurso o medio de defensa que, en su caso, señale la ley ordinaria respectiva y
la violación procesal trascienda al resultado del fallo.

Este requisito no será exigible en amparos contra actos que afecten derechos de
menores o incapaces, al estado civil, o al orden o estabilidad de la familia,
ejidatarios, comuneros, trabajadores, núcleos de población ejidal o comunal, o
quienes por sus condiciones de pobreza o marginación se encuentren en clara
desventaja social para emprender un juicio, ni en los de naturaleza penal
promovidos por el inculpado. Tampoco será exigible el requisito cuando se alegue
que, la ley aplicada o que se debió aplicar en el acto procesal, es contrario a la
Constitución o a los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea
parte.

68
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Artículo 172.

En los juicios tramitados ante los tribunales administrativos, civiles, agrarios o del
trabajo, se considerarán violadas las leyes del procedimiento y que se afectan las
defensas del quejoso, trascendiendo al resultado del fallo, cuando:

I. No se le cite al juicio o se le cite en forma distinta de la prevenida por la ley;


II. Haya sido falsamente representado en el juicio de que se trate;

III. Se desechen las pruebas legalmente ofrecidas o se desahoguen en forma


contraria a la ley;

IV. Se declare ilegalmente confeso al quejoso, a su representante o apoderado;

V. Se deseche o resuelva ilegalmente un incidente de nulidad;

VI. No se le concedan los plazos o prórrogas a que tenga derecho con arreglo a la
ley;

VII. Sin su culpa se reciban, sin su conocimiento, las pruebas ofrecidas por las
otras partes;

VIII. Previa solicitud, no se le muestren documentos o piezas de autos para poder


alegar sobre ellos;

IX. Se le desechen recursos, respecto de providencias que afecten partes


sustanciales del procedimiento que produzcan estado de indefensión;

X. Se continúe el procedimiento después de haberse promovido una competencia,


o la autoridad impedida o recusada, continúe conociendo del juicio, salvo los
casos en que la ley expresamente la faculte para ello;

XI. Se desarrolle cualquier audiencia sin la presencia del juez o se practiquen


diligencias judiciales de forma distinta a la prevenida por la ley; y

XII. Se trate de casos análogos a los previstos en las fracciones anteriores a juicio
de los órganos jurisdiccionales de amparo.

Artículo 173.

En los juicios del orden penal se considerarán violadas las leyes del procedimiento
con trascendencia a las defensas del quejoso, cuando:
69
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

I. Se desarrolle cualquier audiencia sin la presencia del juez actuante o se


practiquen diligencias en forma distinta a la prevenida por la ley;

II. El desahogo de pruebas se realice por una persona distinta al juez que deba
intervenir;

III. Intervenga en el juicio un juez que haya conocido del caso previamente;

IV. Habiéndolo solicitado no se le caree, en presencia del juez, en los supuestos y


términos que establezca la ley;

V. La presentación de argumentos y pruebas en el juicio no se realice de manera


pública, contradictoria y oral;

VI. La oportunidad para sostener la acusación o la defensa no se realice en


igualdad de condiciones;
VII. El juzgador reciba a una de las partes para tratar el asunto sujeto a proceso
sin la presencia de la otra;

VIII. No se respete al imputado el derecho a declarar o guardar silencio, la


declaración del imputado se obtenga mediante incomunicación, intimidación,
tortura o sin presencia de su defensor, o cuando el ejercicio del derecho a guardar
silencio se utilice en su perjuicio;

IX. El imputado no sea informado, desde el momento de su detención, en su


comparecencia ante el Ministerio Público o ante el juez, de los hechos que se le
imputan y los derechos que le asisten;

X. No se reciban al imputado las pruebas pertinentes que ofrezca o no se reciban


con arreglo a derecho, no se le conceda el tiempo para el ofrecimiento de pruebas
o no se le auxilie para obtener la comparecencia de las personas de quienes
ofrezca su testimonio en los términos señalados por la ley;

XI. El imputado no sea juzgado en audiencia pública por un juez o tribunal, salvo
cuando se trate de los casos de excepción precisados por la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos;

XII. No se faciliten al imputado todos los datos que solicite para su defensa y que
consten en el proceso o se restrinja al imputado y a la defensa el acceso a los
registros de investigación cuando el primero esté detenido o se pretenda recibirle
declaración o entrevistarlo;

70
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

XIII. No se respete al imputado el derecho a contar con una defensa adecuada por
abogado que elija libremente desde el momento de su detención, o en caso de
que no quiera o no pueda hacerlo, el juez no le nombre un defensor público, o
cuando se impida, restrinja o intervenga la comunicación con su defensor; cuando
el imputado sea indígena no se le proporcione la asistencia de un defensor que
tenga conocimiento de su lengua y cultura, así como cuando el defensor no
comparezca a todos los actos del proceso;

XIV. En caso de que el imputado no hable o entienda suficientemente el idioma


español o sea sordo o mudo y no se le proporcione la asistencia de un intérprete
que le permita acceder plenamente a la jurisdicción del Estado, o que tratándose
de personas indígenas no se les proporcione un intérprete que tenga conocimiento
de su lengua y cultura;

XV. No se cite al imputado para las diligencias que tenga derecho a presenciar o
se haga en forma contraria a la ley, siempre que por ello no comparezca, no se le
admita en el acto de la diligencia o se le coarten en ella los derechos que la ley le
otorga;
XVI. Debiendo ser juzgado por un jurado, no se integre en los términos previstos
en la ley o se le juzgue por otro tribunal;

XVII. Se sometan a la decisión del jurado cuestiones de índole distinta a las


señaladas por la ley;
XVIII. No se permita interponer los recursos en los términos que la ley prevea
respecto de providencias que afecten partes sustanciales del procedimiento que
produzcan indefensión;

XIX. Al dictarse una sentencia definitiva absolutoria o un auto que se refiera a la


libertad del imputado no se hayan respetado, entre otros, los siguientes derechos
de la víctima u ofendido del delito:

a) A que se le proporcione asesoría jurídica y se le informe tanto de los derechos


que le asisten como del desarrollo del procedimiento penal;

b) A coadyuvar con el Ministerio Público, a que se le reciban todos los datos o


elementos de prueba con los que cuente tanto en investigación como en el
proceso y a que se le permita intervenir en el juicio;

c) Al resguardo de su identidad cuando sean menores de edad o por delitos de


violación, secuestro, delincuencia organizada o trata de personas y cuando a juicio
del juzgador sea necesaria su protección, salvo que tal circunstancia derive de la
debida salvaguarda de los derechos de la defensa; y
71
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

d) A solicitar las medidas cautelares y providencias necesarias para la protección y


restitución de sus derechos;

XX. Cuando la sentencia se funde en alguna diligencia cuya nulidad haya sido
establecido (sic) expresamente por una norma general;

XXI. Cuando seguido el proceso por el delito determinado en el auto de


vinculación a proceso, el quejoso hubiese sido sentenciado por diverso delito.

No se considerará que el delito es diverso cuando el que se exprese en la


sentencia sólo difiera en grado del que haya sido materia del proceso, ni cuando
se refiera a los mismos hechos materiales que fueron objeto de la investigación,
siempre que, en este último caso, el Ministerio Público haya formulado
conclusiones acusatorias cambiando la clasificación del delito hecha en el auto de
vinculación a proceso, y el quejoso hubiese sido oído en defensa sobre la nueva
clasificación, durante el juicio;

XXII. Se trate de casos análogos a las fracciones anteriores a juicio del órgano
jurisdiccional de amparo.

Artículo 174.
En la demanda de amparo principal y en su caso, en la adhesiva el quejoso
deberá hacer valer todas las violaciones procesales que estime se cometieron; las
que no se hagan valer se tendrán por consentidas. Asimismo, precisará la forma
en que trascendieron en su perjuicio al resultado del fallo.

El tribunal colegiado de circuito, deberá decidir respecto de todas las violaciones


procesales que se hicieron valer y aquellas que, en su caso, advierta en suplencia
de la queja.
Si las violaciones procesales no se invocaron en un primer amparo, ni el tribunal
colegiado correspondiente las hizo valer de oficio en los casos en que proceda la
suplencia de la queja, no podrán ser materia de concepto de violación ni de
estudio oficioso en juicio de amparo posterior.

72
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

III. DE LA PROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO.

3. PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES DEL JUICIO DE AMPARO.

Estos principios constituyen el fundamento del funcionamiento procesal y


sustancial del juicio de amparo, que es una figura procesal que tiene por objeto el
control de los actos de autoridad que tienen como destinatario al gobernado. Estos
actos deben de estar ajustados al marco normativo constitucional. Esta clase de
principios, fueron propuestos por los precursores del amparo mexicano, quienes
fueron Don Manuel Crescencio Rejón y Mariano Otero1 y han venido
perfeccionándose desde ese entonces por la actividad jurisdiccional de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación y la práctica judicial.

Los principios constitucionales que han sido reconocidos por la doctrina del
amparo son los siguientes:

a) Principio de instancia de parte.


b) Principio de prosecución judicial.
c) Principio de agravio personal y directo.
d) Principio de definitividad.

73
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

e) Principio de estricto derecho.


f) Principio de relatividad de la sentencia.

3.1. Principio de instancia de parte.

Es el primero de los principios del juicio de amparo, ha sido definido por la


Suprema Corte de Justicia de la Nación en base a sus criterios jurisprudenciales,
de la manera siguiente:

“Es una de las reglas fundamentales del juicio de garantías, conforme a la cual el
amparo sólo puede ser promovido por la parte a quien le perjudique la ley, el
tratado internación, el reglamento o cualquier otro acto que se reclame, y
únicamente podrá seguirse por el agraviado, por su represente legal o defensor, y
no oficiosamente o a iniciativa del órgano de control de la constitucionalidad y
legalidad de los actos de autoridad.”
Este principio del amparo se encuentra prescrito en el artículo 107 fracción I de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice:

“Art. 107º. Todas las controversias de que habla el artículo 103 se sujetarán a los
procedimientos y formas del origen jurídico que determine la ley, de acuerdo a las
bases siguientes:

I. El juicio de amparo se seguirá siempre a instancia de parte;

Este fundamento del juicio de amparo, postula que únicamente a petición del
gobernado que se siente violentado en la esfera de sus garantías individuales,
será posible que se tramite y resuelva una demanda de amparo. Por tanto, los
órganos de amparo no están facultados para que oficiosamente actúen a favor del
gobernado si éste último no ejercita la acción de amparo.
74
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

En la Ley de amparo, el principio de instancia de parte está enunciado en el


artículo 4º que dice así:

“El juicio de amparo únicamente puede promoverse por la parte a quien


perjudique la ley, el tratado internacional, el reglamento o cualquier otro acto que
se reclame, pudiendo hacerlo por sí, para su representante, por su defensor si se
trata de un acto que corresponda a una causa criminal, por medio de algún
pariente, o persona extraña en los casos en que esta ley lo permita expresamente;
y sólo podrá seguirse por el agraviado, por su representante legal o por su
defensor.”

3.2. Principio de prosecución judicial.

El principio precedente ha sido definido de manera extractada de los distintos


criterios emitidos por el Poder Judicial de la Federación por la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, al establecer que “Es una de las reglas fundamentales que
rige el juicio de garantías y que determina que éste es una institución que
constituye un verdadero juicio, pues además de que tiene como fin dar solución a
un problema controvertido, se tramite ante los tribunales del Poder Judicial de la
Federación, los cuales deben observar los principios generales de la teoría
general del proceso y reconocer el equilibrio y la igualdad de las partes que
contienden.”

En algunos de esos criterios de la Corte se ha declarado de forma clara y precisa,


que la institución jurídica llamada Amparo es un verdadero juicio con todas las
etapas procesales, lo que implica al principio de prosecución judicial. Un ejemplo
de estos criterios en la ejecutoria siguiente:

75
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

“Registro IUS: 184825 Localización: Novena Época, Tribunales Colegiados de


Circuito, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XVII, Febrero de
2003, p. 1113, tesis III.1o.P.13 K, aislada, Común. Rubro: PERSONALIDAD
COMO PRESUPUESTO PROCESAL EN EL JUICIO DE AMPARO INDIRECTO.
ES OBLIGATORIO EL ESTUDIO OFICIOSO PARA TODAS LAS PARTES EN
EL JUICIO, POR SER DE ORDEN PÚBLICO. Atendiendo a la naturaleza
procesal del juicio de amparo que se constituye como un verdadero juicio
jurisdiccional autónomo y que, por ende, se rige por los principios de la
teoría general del proceso (salvo las excepciones que la propia Ley de Amparo
establece) que consagra, entre otros, la igualdad y el equilibrio de las partes
contendientes, principio recogido en el artículo 3o. del Código Federal de
Procedimientos Civiles, el presupuesto procesal de la personalidad debe ser
estudiado de manera oficiosa por ser de orden público, pero dicho estudio, para
respetar ese principio de igualdad y el equilibrio procesal de las partes, debe
hacerse para todas aquellas que contienden en el juicio, y no solamente para el
quejoso o promovente del amparo, en atención a que las cuestiones o puntos que
se ventilan en el juicio constitucional no son intereses puramente privados, sino
que representan el interés supremo de salvaguardar el orden constitucional. Por
tanto, si la autoridad que conoció del juicio indirecto omitió analizar la personalidad
de cualesquiera de las partes que intervinieron en el juicio, el tribunal revisor, de
oficio, debe ordenar la reposición del procedimiento para el efecto de que el Juez
de primera instancia de amparo analice la personalidad cuyo examen Suprema
Corte de Justicia de la Nación; C.D. Ley de Amparo 2007; México; 2007. La
búsqueda tiene que hacerse en Diccionario Jurídico, Principio de Prosecución
Judicial. Este criterio general tiene una excepción. Ésta consiste en los amparo
directos, que se promueven en contra de actos reclamados que resultan
violatorios de la garantía de legalidad –artículo 14 y 16 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos-, en donde la autoridad de amparo se convierte
en mera autoridad revisora de la aplicación de la ley ordinaria y secundaria y no
76
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

directamente de una garantía constitucional, esto lo hace, pero de forma indirecta


omitió, y en el caso de encontrar irregularidades en su acreditación, prevenga a
esa parte en términos del artículo 146 de la ley de la materia, para que satisfaga
ese extremo dentro del plazo legal, con el apercibimiento de que de no hacerlo, en
el supuesto de ser la autoridad responsable, se le tendrá por no rendido el informe
justificado.

3.3. Principio de agravio personal y directo.

Este principio es la tercera de las bases sobre las que descansa el juicio de
amparo mexicano, se refiere específicamente al perjuicio que causa el acto
reclamado en la esfera de derechos del gobernado. La Suprema Corte de Justicia
de la Nación a través de los criterios jurisprudenciales que ha emitido, ha
pronunciado una definición de este principio, que es la siguiente:

“La regla fundamental del juicio constitucional que legitima a la persona física o
moral que estima que se han afectado sus derecho, por haber sido violada
presuntamente alguna de sus garantías individuales o por violarse la distribución
de competencias entre la Federación y los Estados, para ejercitar la acción de
amparo por sí misma, por su represente o defensor.”

Por agravio se entiende cualquier tipo de menoscabo a la esfera de garantías


individuales de una persona. También se amplía su significado, a la ofensa que
puede recibir el gobernado en virtud de actos de autoridad. Ese menoscabo puede
ser o no patrimonial, pero en todos los casos tendrá que tener una existencia
material y por ende, ser objetivamente perceptible. Por eso, la afectación tiene que
ser real y no de tipo subjetivo.

77
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Para que el agravio sea personal, se requiere que ese menoscabo u ofensa
recaiga sobre una persona determinada y específica, por eso no debe de tener
Suprema Corte de Justicia;

3.4. Principio de definitividad.

Como el amparo es un juicio extraordinario y no simplemente un recurso procesal,


su procedencia va a estar determinada únicamente respecto de actos definitivos.
Esto es, contra actos de autoridades respecto de los cuales no proceda recurso
alguno, que sea concedido por la ley de la cual dimana el acto reclamado y que
tenga por objeto revocarlo o anularlo.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, definiendo este principio del juicio de


garantías, ha dicho que “Es una de las reglas fundamentales que estructuran al
juicio de amparo cuya consagración se encuentra en los artículo 107, fracciones III
y IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 73, fracciones
XIII, XIV y XV, de la Ley de Amparo, que consiste en la obligación que tiene el
quejoso de agotar, siempre que no se esté en un caso de excepción, los recursos
o medios de defensa que prevea la ley del acto a fin de revocar, modificar o
nulificar la resolución reclamada antes de acudir a los tribunales de la Federación,
pues de lo contrario el juicio de garantías será improcedente.

Este principio del amparo, a diferencia de los anteriores, va a presentar


excepciones. Esto es, en algunos casos en los que se promueva el juicio de
garantías, no será necesario que el quejoso antes de promover su amparo, agote
los recursos ordinarios que le otorga a su favor la ley de la cual dimana el acto
reclamado, esas excepciones son:

78
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

a) Cuando los actos reclamados afecten a personas extrañas al juicio o al


procedimiento del cual emana el acto reclamado;

b) Aquellos actos reclamados, que dentro de un juicio tengan una ejecución que
sea de imposible reparación;

c) Los actos administrativos respecto de los cuales, la ley que los rige, no prevé la
suspensión o la prevea y exija mayores requisitos de aquellos que prescribe la Ley
de Amparo, para suspender su ejecución;

d) Los actos reclamados que importen una violación a las garantías individuales
consagradas en los artículos 16, en materia penal, 19, 20 de la Constitución
Federal;

e) Las leyes, cuando se impugnan con motivos del primer acto de aplicación;

f) Los actos reclamados que importen peligro de la privación de la vida,


deportación o destierro o cualquiera de los prohibidos por el artículo 22
constitucional;

g) Los actos o resoluciones respecto de los cuales la ley que los rige, no prevé la
suspensión de su ejecución con la interposición de los recursos o medios de
defensa ordinarios que proceden en su contra;

h) Los actos reclamados que carezcan de fundamentación;

i) Aquellos actos reclamados en los que únicamente se reclamen violaciones


directas a la Constitución Federal, como lo es la garantía de audiencia; y

79
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

j) Cuando se trate de inconstitucionalidad de las leyes.

3.5. Principio de estricto derecho.

Es uno de los fundamentos sustanciales del juicio de amparo, por medio del cual
se establece que el órgano jurisdiccional debe de circunscribirse exclusivamente al
análisis de las cuestiones planteadas en el escrito de demanda de amparo, con las
que se fija la litis, sin que puedan suplirse la deficiencias, omisiones e
inconsistencias de los conceptos de violación o de los agravios expresados al
interponer un recurso.
Este principio se encuentra fundamentado en lo prescrito por el artículo 107
fracción II, párrafo segundo, a contrario sensu y 76 de la Ley de Amparo,
interpretado a contrario sensu.

Al igual que el principio precedente, el principio de estricto derecho posee


excepciones en su observancia, siendo estas las siguientes:

a) Si el quejoso se ha equivocado al citar el número de un precepto legal que


estima violatorio. Artículo 79 de la Ley de Amparo.

b) En materia penal, la suplencia abarca la ausencia de los conceptos de


violación, esto de acuerdo a lo prescrito en el artículo 76 bis fracción II de la Ley
de Amparo.
c) En materia laboral la excepción sólo opera en favor del trabajador. Artículo 76
bis fracción IV de la Ley de Amparo.

d) En materia agraria, la excepción aplica cuando el amparo es promovido por un


núcleo de población ejidal o comunal; o por ejidatarios o comuneros.

80
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Este supuesto deriva de lo expresado por el artículo 76 bis fracción III.

e) En los casos de amparo promovidos por menores o incapaces, de conformidad


con el artículo 76 bis fracción V de la Ley de Amparo.

f) Si el acto reclamado se funda en una ley declarada inconstitucional por la


Suprema Corte de Justicia de la Nación. Artículo 76 fracción I de la Ley de
Amparo.

g) En materia civil y administrativa, cuando la autoridad de amparo considere que


ha habido un contra del quejoso una violación manifiesta y evidente de la ley. Ley
de Amparo en su artículo 76 bis fracción VI.

3.6. Principio de relatividad de la sentencia.

Es también conocido como la “Fórmula Otero”. De conformidad con este principio


el amparo, las sentencias que sean pronunciadas en los juicios de garantías, ya
sea que hayan sido tramitados de manera uniinstancial o biinstancial, sólo se
deben de ocupar de las personas físicas o morales, de derecho público o de
derecho privado, que se ostentaron como quejosos solicitando a la autoridad de
amparo, la protección y amparo de la Justicia Federal, limitándose esta protección
exclusivamente a ellas –a las quejosas- y únicamente respecto de los actos
reclamados; sin que esto implique una declaración general sobre la ley o acto que
dio motivo a la promoción del juicio de amparo.

81
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Este principio descansa legalmente en el contenido del artículo 107 fracción II de


la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en el artículo 76 de la
Ley de Amparo. Éste último precepto a la letra dice:

“(:) Las sentencias que ser pronuncien en los juicios de amparo sólo se ocuparán
de los individuos particulares o de las personas morales, privadas u oficiales que
lo hubieren solicitado, limitándose a ampararlos y protegerlos, si procediere, en el
caso especial sobre el que verse la demanda, sin hacer una declaración general
respecto de la ley o acto que la motivare.”

IV. PARTES EN EL JUICIO DE AMPARO.

El tema tendrá por objeto aportar los suficientes datos e información de la figura
procesal del amparo, que es conocida como parte. El significado de este vocablo
desde un plano jurídico y de forma genérica es el siguiente: parte en un juicio, es
la persona que tiene intervención en un juicio, ya sea ejercitando una acción,
oponiendo una excepción o interponiendo un recurso. Un elemento característico
de las partes, es el interés.

Otra idea de lo que son las partes en una controversia jurídica, es la que dice que
parte es la persona física o moral de derecho público o de derecho privado, que
tiene interés en la obtener una sentencia favorable, lo que implica recibir un
beneficio propio que va interconectado con los derechos en conflicto. Este tipo
especial de interés, es lo que hace que las partes se diferencien de los testigos y
peritos.

4.1. Las partes en el juicio de amparo.

82
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

En el juicio de amparo la calidad y determinación de parte se deriva del contenido


del artículo 5° de la Ley de Amparo, que dice así: “(*) Son partes en el juicio de
amparo:

I. El agraviado o agraviados;
II. La autoridad o autoridades responsables;
III. El tercero o terceros perjudicados, pudiendo intervenir con ese carácter:

a) La contraparte del agraviado cuando el acto reclamado emana de un juicio o


controversia que no sea del orden penal, o cualquiera de las partes en el mismo
juicio cuando el amparo sea promovido por persona extraña al procedimiento;

b) El ofendido o las personas que, conforme a la ley, tengan derecho a la


reparación del daño o a exigir la responsabilidad civil proveniente de la comisión
de un delito, en su caso, en los juicios de amparo promovidos contra actos
judiciales del orden penal, siempre que éstas afecten dicha reparación o
responsabilidad;

c) La persona o personas que hayan gestionado en su favor el acto contra el que


e pide amparo, cuando se trate de providencias dictadas por autoridades distintas
de la judicial o del trabajo; o que, sin haberlo gestionado, tengan interés directo en
la subsistencia del acto reclamado.

IV. El Ministerio Público Federal, quien podrá intervenir en todos los juicios e
interponer los recursos que señala esta Ley, inclusive para interponerlos en
amparos penales cuando se reclamen resoluciones de tribunales locales,
independientemente de las obligaciones que la misma Ley le precisa para procurar
la pronta y expedita administración de justicia. Sin embargo, tratándose de
amparos indirectos en materias civil y mercantil, en que sólo afecten intereses
particulares, excluyendo la materia familiar, el Ministerio Público Federal no podrá
interponer los recursos que esta ley señala.

4.2. El quejoso.

Es la parte que está representada por la persona física o moral –de derecho
público o de derecho privado- que ejercita la acción de amparo, en virtud de que
considera que un acto de autoridad le ha violado o vulnerado el conjunto de
garantías individuales que prescribe en su favor la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos.

El quejoso – y el tercero perjudicado- puede promover su demanda de amparo, ya


sea por si o a través de otra persona. Esta facultad se deriva del artículo 27 de la
Ley de Amparo, en donde se le autoriza al quejoso tener dos tipos de
83
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

representación. Una de ellas se da en los asuntos que no son de naturaleza civil,


mercantil o administrativa, en los que el nombramiento puede recaer sobre
cualquier persona. Las facultades que implica este nombramiento son entre otras
las siguientes: ampliar la demanda, ofrecer y rendir pruebas, alegar en las
audiencias, solicitar se dicte sentencia para evitar la caducidad o el
sobreseimiento, e incluso para interponer recursos. A pesar de esto, el
representante no podrá sustituir o delegar esas facultades a un tercero.

La otra forma de representación que el quejoso puede tener en el juicio de


amparo, existen cuando el acto reclamado es de naturaleza civil, administrativa o
mercantil. En este caso, la persona nombrada debe de ser un abogado titulado,
debiendo de acreditar su profesión ante el tribunal de amparo. Es importante
señalar, que en este mismo supuesto, el quejoso tendrá la facultad de nombrar
una persona únicamente para oír y recibir notificaciones y para imponerse de los
autos, sin que el nombramiento comprenda otras facultades. Como se dijo, el
carácter de quejoso puede recaer en una persona física o moral. En el caso del
segundo tipo de personas, hay que distinguir entre personas morales de derecho
público o de derecho privado. En las primeras, la representación se hará de
conformidad con lo prescrito en el artículo 9 de la Ley de Amparo, que dice así:

“(*) Las personas morales oficiales podrán ocurrir en demanda de amparo, por
conducto de los funcionarios o representantes que designen las leyes, cuando el
acto o la ley que se reclame afecte los intereses patrimoniales de aquellas.

Las personas oficiales estarán exentas de prestar las garantías que en esta ley se
exige a las partes.” Del contenido del precepto legal invocado, se determinan los
casos en que las personas morales oficiales pueden o no promover una demanda
de amparo. La facultad que tienen para hacerlo, está limitada a todos aquellos
actos reclamados en los que se afecten sus intereses patrimoniales. Fuera de este
supuesto, el amparo promovido por personas morales oficiales es notoriamente
improcedente.

4.3. La autoridad responsable.

Ya se hablado de ello con antelación en el punto 1.5 de este documento. A lo ahí


expresado hay que agregar algunos elementos complementarios, con la finalidad
de tener una idea más completa de esta figura procesal del amparo. El tema que
será abordado es el de las características del acto de autoridad.

Éste último es lo que se conoce en el amparo como acto reclamado. Todo acto de
autoridad tiene como características distintivas la unilateralidad, la imperatividad y
la coercibilidad. La primera consiste, en que para la existencia y eficacia del acto
de autoridad no es necesaria la intervención o colaboración de un particular. La
84
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

segunda característica consiste en que la voluntad del particular está sometida y


supeditada a la voluntad de la autoridad de donde proviene el acto. La
coercibilidad del acto de autoridad, va en relación directa a la capacidad que tiene
ese acto, para constreñir, sujetar y forzar al destinatario a que sea respetado.

Otro tema vinculado al tema, es la posibilidad o no de los Organismos


Descentralizados para tener el carácter de Autoridad Responsable. Estas
entidades podrán ser Autoridad Responsable, únicamente si la ley que les da vida
y regula su funcionamiento y vida jurídica, las faculta para ordenar o a ejecutar por
sí mismas, sin auxilio de otra autoridad, el acto reclamado en el amparo. Un
ejemplo de este tipo de personas es el Instituto Mexicanos del Seguro Social,
cuando determinan el monto del adeudo o realizan algún acto relacionado con el
procedimiento administrativo de ejecución.

4.4. Tercero perjudicado.

Ya se han señalado en el punto 4.1. quienes son los terceros perjudicados en el


juicio de Amparo. El tercero perjudicado en el amparo es una especie de
coadyuvante de la Autoridad Responsable, ya que está interesado en que el acto
reclamado en el juicio de garantías subsista.

A ello se debe la razón de que sea tomado en cuenta como parte en el


procedimiento del amparo, pues de concederse la protección de la justicia federal
al quejoso, la consecuencia inmediata y directa será dejar sin efecto el acto
reclamado, que es el acto que causa un beneficio directo al tercero perjudicado.
De lo anterior se desprende la siguiente noción de tercero perjudicado, que dice
así: “Es la persona física o moral que puede ser afectada con la sentencia que se
dicte en el juicio de amparo, y la que legalmente se le da intervención en el mismo,
radicando normalmente su pretensión en que se sobresea o niegue al quejoso el
amparo al quejoso, y deje subsistente en acto reclamado.” El tercero perjudicado
está facultado para oponer recursos, ofrecer pruebas y en sí, todos los derechos
que se derivan del artículo 4 de la Ley de Amparo. En materia penal, hay que
hacer hincapié, que no hay tercero perjudicado, a excepción de aquellos actos
reclamados que afecten los intereses del ofendido o de la persona que tenga
derecho a la reparación del daño o a la responsabilidad civil proveniente de la
comisión de un delito.

Otro derecho que tiene el tercero perjudicado, es otorgar fianza o contrafianza en


el incidente de suspensión, para los efectos de que se ejecute el acto reclamado.

4.5. Ministerio Público.

85
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Esta parte en el juicio de amparo es la llamada también como fiscalía u órgano


acusador del Estado. Es el representante de la sociedad que tiene el monopolio
del ejercicio de la acción penal. Debido a su carácter de representante social el
Ministerio Público no tiene interés propio, sino que su interés está vinculado al
interés de la sociedad. Otra característica de esta figura procesal del amparo, es
que no guarda dependencia alguna respecto del Poder Judicial, ya que depende
del Poder Ejecutivo.

Una idea que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha formulado respecto del
Ministerio Público Federal es la siguiente:

“Es la institución jurídico-administrativa que participa en los procedimientos con


dos personalidades distintas, pero con una sola finalidad general que consiste en
defender los intereses sociales o del Estado; su intervención como parte en todos
los juicios de amparo, acorde con lo que establece la fracción XV del artículo 107
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y la fracción IV del
artículo 5o. de la Ley de Amparo, se concreta a velar por la observancia del orden
constitucional, específicamente, en vigilar y propugnar el acatamiento de los
preceptos constitucionales y legales que consagran las garantías individuales; por
su autonomía e intervención procesal propia, le compete observar los actos
procesales que asumen las partes en el juicio; puede también abstenerse de
intervenir, ya sea en forma expresa o revelar su desinterés en el asunto con su
silencio. Por tanto, para cumplir con sus atribuciones, como parte del juicio de
amparo, debe ser llamado a juicio a través del legal emplazamiento con la copia
simple de la demanda o del recurso de que se trate, condición necesaria para
estar en aptitud de formular con plena autonomía, su decisión en el pedimento en
el que, previo análisis del asunto, solicitará la concesión del amparo, la negativa o
el sobreseimiento en el juicio. En otro aspecto, tiene la personalidad de autoridad y
representante de la sociedad cuando actúa en la investigación y persecución de
los delitos en la función propia del ejercicio de la acción penal, en los términos que
señala el artículo 21 de la Constitución General de la República, en cuyo caso
cuenta con facultades para interponer los recursos que señala la ley, incluso, en
los amparos penales cuando se reclamen resoluciones de tribunales locales, cuya
facultad está condicionada a que la resolución que pretenda recurrir le cause
agravio a su representación; finalmente, funge como representante de la nación
como entidad jurídica en defensa de los intereses patrimoniales de la misma y
como consejero jurídico del gobierno.”

El Ministerio Público tendrá entre otras facultades, la de promover demandas de


amparo en materia penal, cuando se reclamen resoluciones de tribunales locales.
Otro de los atributos del Ministerio Púbico en el juicio de amparo, es que pueden 4
Suprema Corte de Justicia de la Nación; C.D. Ley de Amparo 2007; México; 2007.

86
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ARTÍCULO 5°. SON PARTES EN EL JUICIO DE AMPARO:

I.- EL AGRAVIADO O AGRAVIADOS;

II.- LA AUTORIDAD O AUTORIDADES RESPONSABLES;

III.- EL TERCERO O TERCEROS PERJUDICADOS, PUDIENDO

INTERVENIR CON ESE CARÁCTER:

A).- LA CONTRAPARTE DEL AGRAVIADO CUANDO EL ACTO RECLAMADO EMANA DE UN


JUICIO O CONTROVERSIA QUE NO SEA DEL ORDEN PENAL, O CUALQUIERA DE LAS PARTES
EN EL MISMO JUICIO CUANDO EL AMPARO SEA PROMOVIDO POR PERSONA EXTRAÑA AL
PROCEDIMIENTO

El ofendido o las personas que, conforme a la ley, tengan derecho a la


reparación del daño o a exigir la responsabilidad civil proveniente de la
comisión de un delito, en su caso, en los juicios de amparo promovidos
contra actos judiciales del orden penal, siempre que éstas afecten dicha
reparación o responsabilidad;

c).- La persona o personas que hayan gestionado en su favor el acto


contra el que se pide amparo, cuando se trate de providencias
dictadas por autoridades distintas de la judicial o del trabajo; o
que, sin haberlo gestionado, tengan interés directo en la
subsistencia del acto reclamado.

 El Ministerio Público Federal, quien podrá intervenir en todos los juicios


e interponer los recursos que señala esta ley, inclusive para
interponerlos en amparos penales cuando se reclamen resoluciones de
tribunales locales, independientemente de las obligaciones que la
misma ley le precisa para procurar la pronta y expedita administración
de justicia. sin embargo, tratándose de amparos indirectos en materias
civil y mercantil, en que solo afecten intereses particulares, excluyendo
la materia familiar, el ministerio público federal no podrá interponer los
recursos que esta ley señala.

MP AUTORIDAD RESPONSABLE

87
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

 Art. 10 F.III lo reconoce como autoridad responsable, VS las resoluciones


del M.P que confirmen el no ejercicio o desistimiento de la acción penal
(párrafo IV art. 21 C)

 Art. 136 se refiere a la suspensión del acto reclamado cuando afecte la


libertad personal del quejoso.

 Art. 138 cuando la suspensión se haya concedido vs actos derivados de un


procedimiento penal que afecten la libertad personal, el quejoso deberá
comparecer dentro de 3 días ante el J de la causa o el M.P y en caso de no
hacerlo deberá de surtir efectos la suspensión concedida

MP AUTORIDAD ADMINISTRATIVA

 Art. 18 En los casos previstos por el art. Anterior, si a pesar de la medidas


tomadas por el Juez no se hubiere podido lograr la comparecencia del
agravio, la autoridad que conozca del juicio de amparo

 Art. 108 párrafo Segundo, cuando se trate de la repetición del acto


reclamado, así como en los casos de inejecución de sentencia de amparo a
que se refieren a los artículos anteriores, la S.C.J.N., determinará si
procediere, que la autoridad responsable quede inmediatamente separada
de su cargo y la consignará al M.P para el ejercicio de la acción
correspondiente.

 Art. 136 se ordena a dar vista al M.P para el caso de que la autoridad
responsable al rendir el informe previo se haya conducido con falsedad o
hubiere omitido datos en el mismo.

 Art. 160 f. X cuando se celebre la audiencia de derecho sin la debida


asistencia del Agente del M.P a quien corresponda formular la requisitoria;
sin la del juez que deba fallar, o la del secretario o testigo de asistencia que
deban autorizar el acto.

88
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

MP PARTE EN LOS PROCESOS PENALES

 Art. 155 en amparo indirecto el M.P. que actué en el proceso, podrá


formular alegatos por escrito en los juicios de amparo en los que se
impugnen resoluciones jurisdiccionales, Para tal efecto, deberá notificársele
la presentación de la demanda

 Art. 180 el tercero perjudicado y el Agente del M.P., que haya intervenido
en el proceso en asuntos del orden penal, podrán presentar sus
alegaciones por escrito directamente ante el T.C.C, dentó del término de
10 días contados desde el día siguiente del emplazamiento.

EL MINISTERIO PÚBLICO FEDERAL

Artículo 5, fracción IV, de la Ley de Amparo

“IV.- El Ministerio Público Federal, quien podrá intervenir en todos los


juicios e interponer los recursos que señala esta Ley, inclusive para
interponerlos en amparos penales cuando se reclamen resoluciones de
tribunales locales, independientemente de las obligaciones que la misma
Ley le precisa para procurar la pronta y expedita administración de justicia.
Sin embargo, tratándose de amparos indirectos en materias civil y
mercantil, en que sólo afecten intereses particulares, excluyendo la materia
familiar, el Ministerio Público Federal no podrá interponer los recursos que
esta ley señala.”

QUEJOSO

 Es el titular de la acción de amparo

 Puede ser una persona física, mayor o menor de edad, nacional o


extranjera o de una persona moral oficial

 La S.C.J.N señala que es quien promueve el juicio de garantías, quien


demanda la protección de la justicia federal, quien ejercita la acción
constitucional.

89
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

V. CAPACIDAD, LEGITIMACIÓN Y PERSONALIDAD EN EL JUICIO DE


AMPARO

5.1 LAS PARTES EN EL JUICIO DE AMPARO.

Una de ellas es la parte agraviada, autoridad o autoridades responsables, posible


tercero perjudicado y Ministerio Público. La primera es la solicitante del Amparo o
quejoso, la afectada por la ley o actos de autoridad inconstitucionales; la autoridad
responsable es la demanda contra quien se promueve el juicio; tercero
perjudicado se llama a la persona o personas que tienen interés en la que
subsistencia de la ley o acto que se combate y el Ministerio Público actúa como
representante de la sociedad y el Ministerio Público actúa como representante de
la sociedad, vigilando el correcto desarrollo en el juicio.

a) El quejoso.

90
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Ahora bien continuando con la investigación debemos tomar mucho en cuenta de


que el juicio de amparo únicamente puede promoverse por la parte a quien se le
es afectado; al referirnos al afectado es que ha sido perjudicado por la autoridad y
este debe ser por el acto o la ley que se reclama. A este se le ha designado como
quejoso.

El Quejoso, León Orantes define "Quejoso es, pues, el individuo o persona moral
en cuyo daño se lleva a cabo el hecho violatorio de la Constitución" Pues, bien al
hablar de quejoso, la calidad de la da el llamado perjuicio; quien resienta el
perrjuicio del acto reclamado este tiene el carácter de quejoso. El perjuicio del acto
reclamado tiene el carácter de quejoso.

Ahora derivamos lo que es el perjuicio indirecto (que es también conocido como


agravio indirecto) ya que en este no da ningún derecho al que lo sufra para ocurrir
al juicio de amparo, por lo tanto se dice que de aquí es donde a partir de ese
momento en donde se iniciará a petición de la que es considerada parte
agraviada, o sea, perjudicada en pocas palabras, en donde no puede reconocerse
tal carácter a quien en nada perjudique el acto que reclama.

La conducta procesal del quejoso en el Juicio de Amparo, es contradictoria a la de


la autoridad responsable. Con la demanda del quejoso afirma que existe un acto
que reclama y que es violatorio de las garantías individuales. Para que el quejoso
pueda gozar del beneficio de la suspensión, sea provisional o definitiva, debe
cumplir con todos los requisitos que, como condiciones para este efecto, se le
señalan.

b) La autoridad responsable

Para empezar bien esta parte debemos entender primero lo que es la autoridad,
en la enciclopedia Autodidacta Quillet dice: "La autoridad en el amparo comprende
a todas aquellas personas que disponen de la fuerza pública, en virtud de
circunstancias, ya legales, ya de hecho, y que por lo mismo estén en posibilidad
material de obrar como individuos que ejerzan actos públicos, por el hecho de ser
pública la fuerza que disponen; entonces de ahí pueda denominarse autoridad a la
persona revestida de algún poder"

En el artículo 11 de la Ley de Amparo indica que es autoridad responsable la que


dicta u orden, ejecuta o trata de ejecutar el acto reclamado, Ahora bien debo
mencionar un punto importante en que los actos de particulares que lesionen las
garantías individuales, caen bajo la sanción del Código Penal.

Volviendo con la autoridad responsable esta puede adoptar dos posturas: la


primera, es el negar el acto reclamado, y la segunda, afirmar que existe el acto
91
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

reclamado y que es constitucional; de ahí que se afirme, que la actitud procesal


del quejoso sea contradictoria a la de la autoridad responsable.

c) Tercero perjudicado

Ahora bien el llamado Tercero perjudicado nos estamos refiriendo que es parte en
el juicio. "El art. 5º de la Ley de amparo señala quienes tiene ese carácter:

a) La contraparte del agraviado cuando el acto reclamado emana de un juicio o


controversia que no sea del orden penal, o las partes (actor y demandado) en el
mismo juicio cuando el amparo sea promovido por persona extraña al
procedimiento;

b) El ofendido o las personas, que conforme a la ley, tengan derecho tengan


derecho a la reparación del daño o a exigir la responsabilidad civil proveniente de
la comisión de un delito, en su caso, en los juicios de amparo, promovidos contra
actos judiciales del orden penal, siempre que éstos afecten dicha reparación o
responsabilidad.

c) La persona o personas que hayan gestionado a su favor el acto contra él que se


pida amparo, cuando se trate de providencias dictadas por autoridades distintas
de la judicial o del trabajo".

Ahora bien cuando se empieza a hablar del tercero perjudicado y cuando este
existe, debe ser llamado a juicio emplazándolo personalmente; por lo tanto, es
obligación del quejoso, según lo exige como requisito de la demanda el art. 116 de
la Ley de amparo, el cual dice "La demanda de amparo deberá formularse por
escrito, en la que se expresará:

I. El nombre y domicilio del quejoso y de quien promueve en su nombre;


II. El nombre y domicilio del tercero perjudicado..."

Entonces como se acaba de mostrar, cuando el quejoso no cumple con esta


obligación, según lo exige como requisito de la demanda el art. 116 de la Ley de
amparo, este acto involuntario no libra a la persona que tenga el derecho de
gestionar lo conducente, para que le sea reconocida; y si en uso de ese derecho
hace promociones ante el Juez del amparo, este deberá atenderlas en los
términos de la ley de Amparo, ya que de los contrario el juicio de garantías podría
seguirse sin escuchar a una de las partes del Juicio de Amparo.

La calidad del Tercero perjudicado puede presentar en cualquier momento del


juicio y debe ser emplazado de su existencia; pero este al comparecer, se sujetará
al estado en que se encuentra el Juicio de Amparo.
92
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

TERCERO PERJUDICADO EN MATERIA CIVIL

Ahora bien Arrellano García hace referencia sobre el Tercero Perjudicado en


materia civil dice: "El tercero perjudicado como lo indica la fracción primera del art.
5º de la Ley de amparo, debe entenderse en el sentido de considerar tercero
perjudicado, a todos los que tengan derechos opuestos a los del quejoso e interés
por el mismo, en que substancia el acto reclamado, pues de otro modo se le
privará su oportunidad de defender sus prerrogativas que pudieran proporcionales
el acto o resolución, motivos de la violación alegada".

TERCERO PERJUDICADO EN MATERIA PENAL

Como se ha investigado en este tipo de casos el interés del tercero perjudicado


debe fincarse en el derecho a la reparación del daño que le ocasionaron. En
aquellos amparos solicitados por el procesado o por otra persona, que tenga por
objeto estudiar constitucionalmente todo lo relativo a la reparación del daño debe
llamarse al juicio como tercero perjudicado a la parte ofendida en el proceso.

Esto quiere decir que el ofendido en pocas palabras en el proceso tiene la calidad
de tercero perjudicado en el amparo, sin tener la intervención en nada que
signifique ejercicio de la acción penal que incumbe al Ministerio Público por
determinación constitucional.

TERCERO PERJUDICADO EN MATERIA CIVIL

Ahora bien, en los amparos en materia administrativa, debe conceptuarse como


tercero perjudicado a la persona que haya dicho ese dicho acto reclamado, ahora
bien de ahí que, en aquellos casos en que los actos han sido seguidos de oficio
por las autoridades a quienes se señalan como responsables, no pueda tenerse a
nadie como tercero perjudicado. En lo amparos que se llega a realizar contra el
Tribunal fiscal de la Federación, tiene el carácter de tercero perjudicado la
Secretaria de Hacienda.

Un punto interesante a mencionar es que el quejoso también puede demandar al


tercero perjudicado el pago de los daños y perjuicios, exigiéndose los requisitos
para la procedencia de la acción, excepto los primeros dos.

Ministerio Público Federal.

93
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Conforme a lo que prevé la Constitución en la fracción XV del artículo 107, el


Ministerio Público Federal es parte en todos los juicios de amparo.

5.1 Facultades.

Una de las facultades que tiene en el juicio de amparo, es la contenida en la


fracción que citamos, consistente en que el Procurador General de la República
podrá designar al Agente del Ministerio Público Federal que estime conveniente
para que intervenga en los juicios de amparo; tal designación, indudablemente, no
la hace en el momento en que se le pudiese comunicar la interposición de un juicio
de amparo, sino que es en virtud de que en cada tribunal colegiado de circuito,
así como en un
juzgado de distrito, existen agentes adscritos que evidentemente son designados
por el procurador.

Otra facultad del agente del Ministerio Público Federal deriva de lo establecido en
la misma fracción que hemos citado, y que consiste en que se puede abstener de
intervenir en los juicios de amparo que, a su criterio, carezcan de interés público,
lo cual no sucede en los juicios de amparo que atañen al derecho familiar, al
derecho penal, al derecho agrario, en diversos casos en el derecho administrativo,
en el derecho del trabajo, y al derecho civil en los casos de arrendamiento.

Por otra parte el artículo 5º fracción IV de la ley reglamentaria de los artículos 103
y 107 constitucionales, encontramos otra facultad del Ministerio Público Federal,
que debería ser la obligación pero que no es así, la relativa a la potestad que tiene
para interponer los recursos que señala la ley en los juicios de amparo en que
intervenga, exceptuando las materias civil y mercantil, en el que sólo afecten
intereses particulares, excluyendo la materia familiar, pues en este supuesto la ley
le impide la interposición de los recursos.

Capacidad, legitimación y personalidad del juicio.

Capacidad del quejoso y tercero perjudicado.

La capacidad a que se refiere la Ley de Amparo, para promover o interponer un


juicio de garantías se encuentra determinada en el artículo 4º, que por su
importancia a continuación se transcribe:

Articulo 4.- El juicio de amparo únicamente puede promoverse por la parte a quien
perjudique la ley, el tratado internacional, el reglamento o cualquier otro acto que
se reclame, pudiendo hacerlo por si, por su representante, por su defensor si se
trata de un acto que corresponda a una causa criminal, por medio de algún
pariente o persona extraña en los casos en que esta ley lo permita expresamente;
94
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

y solo podrá seguirse por el agraviado, por su representante legal o por su


defensor.

Del precepto antes citado se desprende que para poder promover un juicio de de
amparo, es fundamental que le perjudique una ley o acto de autoridad a un
gobernado, ya que si no es así, entonces no tiene capacidad para interponer dicho
juicio.

Ahora bien, dentro de la capacidad del quejoso para la interposición de un juicio


de garantías, tenemos que el Estado no puede ser quejoso, pues carece de
garantías individuales y, por consiguiente, no puede promover amparo contra sus
mismos actos. Sin embargo, cuando actúa como entidad de derecho privado, en
igual plano de que los particulares, si podrá interponer el amparo en defensa de
sus intereses patrimoniales, tal como lo previene la constitución.

Al Ministerio Público, que es parte en un proceso penal, también le está vedada la


acción de amparo y, por tanto, no puede promover un juicio de garantías, ello en
razón de que no tiene tampoco garantías individuales y los intereses que
represente son los de la sociedad que, evidentemente, no goza de los derechos
subjetivos públicos consagrados a favor de los individuos.

Otra de las personas que tampoco tiene capacidad para interponer un juicio de
amparo es el ofendido por un delito, ya que es de explorado derecho que el titular
de la acción penal sea el Ministerio Público, y que la sociedad es la que está
interesada en que se castigue a los culpables de una acción delictiva. Pero al no
tener éstas garantías individuales, como ya se menciono en el párrafo antecede,
no tiene acción para promover un amparo, ni aún representada por el Ministerio
Público, existen casos en que procede el juicio de amparo, respecto de actos
emanados de un proceso penal en que no es interpuesto por el reo o por su
defensor, razón por la cual a continuación se reproduce el dispositivo que contiene
la excepción a la regla general. Artículo 10.- la víctima y el ofendido, titulares del
derecho de exigir la reparación del daño o la responsabilidad civil proveniente de
la comisión de un delito, podrán promover amparo:

I.- Contra actos que emanen del incidente de reparación o de responsabilidad civil;

II.- Contra los actos surgidos dentro del procedimiento penal y relacionados
inmediata y directamente con el aseguramiento del objeto del delito y de los
bienes que estén afectos a la reparación o a la responsabilidad civil.

Dividido en dos partes fundamentales se encuentra el numeral transcrito, toda vez


que, para que la autoridad judicial condene a la responsabilidad civil o a la
reparación del daño, necesariamente debe ser declarado culpable o penalmente
95
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

responsable el indicado. Por lo cual en el supuesto caso que el juez habiendo


condenado al demandado a una pena que se encuentre señalada en el Código
Penal para un delito determinado y estime procedente la reparación del daño, o
bien haya absuelto al sentenciado del pago de la reparación del daño, esto motiva
detrimento en los intereses del ofendido o de quien tenga derecho a la reparación
del daño. En consecuencia, una vez que se agoten los recursos que la ley
establezca, procederá el juicio de amparo, asimismo, la segunda parte del
precepto en cuestión, no se mencionan los incidentes, sino los actos dentro de
procedimiento que se encuentran como de imposible reparación y que son los que
estén afectos al aseguramiento del objeto del delito y de los bienes afectos a la
responsabilidad civil o reparación del daño.

En relación con la capacidad del tercero perjudicado, debe apuntarse que para
comparecer en juicio, forzosamente debe tener la capacidad de ejercicio, ya que si
no es así, debe rechazarse su intervención, hasta en tanto no intervenga por él su
representante legal.

Si la legitimación se determina como la calidad de ser parte en un juicio,


vinculándose a la relación jurídica de la acción, acto seguido se indicara cómo se
legitiman las partes en el juicio de amparo.

Legitimación del quejoso.

El quejoso se legitima, en el juicio de amparo, acudiendo ante los tribunales de la


federación y entablando su acción constitucional por considerar que una ley o acto
de autoridad le viola sus garantías individuales, y la autoridad de amparo le admite
su demanda.

Legitimación del tercero perjudicado.

El tercero perjudicado se legitima en el juicio de amparo, cuando en la demanda


de garantías se le otorga ese carácter por disposición de la ley, y la autoridad de
amparo le reconoce el mismo.

Legitimación de la autoridad responsable.

La autoridad responsable se legitima en el momento en que el agraviado la señala


como tal, por encontrarse dentro de los supuestos que señala el artículo 11 de a
Ley de Amparo, y la autoridad que conozca del juicio le reconoce tal calidad,
solicitándole su informe con justificación y lo rinde.

Legitimación del Ministerio Público Federal.

96
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Deviene directamente de lo establecido en el artículo 107, fracción XV de la


Constitución Federal, al prevenir que el Ministerio Público Federal es parte en
todos los juicios de amparo.

Consecuencias jurídicas de la falta de capacidad o legitimación.

En caso de que el quejoso carezca de capacidad en el juicio de amparo, puede


originar el desecamiento de su demanda de amparo, si es que se advierte tal
circunstancia de la propia demanda; pero si no resulta de esa manera, también
puede sobrevenir dentro del juicio, y por consiguiente, se decretará el
sobreseimiento en el mismo.

La falta de legitimación del quejoso regularmente ameritará el sobreseimiento en


el juicio de amparo.

La falta de capacidad en el tercero perjudicado origina su rechazamiento en el


juicio de amparo.

La falta de legitimación en la autoridad responsable y en el tercero perjudicado da


como consecuencia el rechazamiento de su intervención, de una u otra, en el
juicio de amparo.

El Ministerio Público Federal, no puede dejar de estar legitimado, razón por la cual
nunca se dará la falta de legitimación del Ministerio Público en el juicio de que se
trata.

5.2 La competencia.

Concepto General de Competencia: Esta se traduce en aquél conjunto de


facultades específicas con que juradamente están investidas las autoridades
encargadas de desempeñar la función jurisdiccional, estatal abstracta. La
competencia en General es una condición presupuestal e qua non, para la
actuación de una determinada autoridad en el desarrollo de la función estatal que
genéricamente le corresponde, sea válida y eficaz.

Antes de analizar los supuestos de competencia que deben conocer los Tribunales
de Amparo es pertinente aclarar que al Poder Judicial de la Federación le
corresponden dos funciones competenciales distintas: una judicial propiamente
dicha, en la que actúa como Tribunal Ordinario en Materia Federal y despliega esa
actuación en forma análoga a la que se da en los procedimientos del orden
común, respecto de los casos señalados en los arts. 104, 105 y 106 de la Carta
Magna; y otra función jurisdiccional de control constitucional que realiza,
97
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

precisamente, por medio del juicio de amparo. Esta última se sustenta en lo que
disponen los numerales 103 y 107 del ordenamiento supremo.

Por su parte, la función judicial tiene tomo finalidad primordial resolver el conflicto
jurídico que generalmente someten a su conocimiento las personas físicas y
morales de derecho privado, por lo que, en estos casos, el órgano jurisdiccional no
adopta una posición de control sobre la actuación de autoridad alguna, ni pretende
como objetivo primario mantener el orden constitucional, sino sólo resolver el
problema legal que se le plantea en el procedimiento respectivo. En cambio, la
función de control constitucional la despliega el Tribunal Jurisdiccional de Amparo,
que se erige como órgano tutelador del régimen del derecho establecido por la Ley
Fundamental, y se coloca en una relación jurídico-política, de poder a poder, con
la autoridad de quien emana la ley o el acto que se reclama por estimarse
contrario a la Carta Magna.

Los órganos que integran el Poder Judicial Federal, al desempeñar la función


judicial y la de control constitucional, adoptan posiciones jurídicas distintas, pues
cuando desarrollan la primera se convierten en meros jueces que resuelven
únicamente el problema de derecho que se les planteó, mientras que cuando
realizan la segunda función se erigen en órganos tuteladores y preservadores del
orden creado por la Carta Magna.

Al ejercer esta última función, los órganos que conforman la estructura del Poder
Judicial de la Federación, entran en el escenario relativo a nuestro prestigiado
juicio de amparo, con lo que contribuyen de manera determinante al equilibrio
eficaz y real que debe darse entre los poderes del gobierno de nuestro país.

VI. COMPETENCIA EN EL JUICIO DE AMPARO.

6. COMPETENCIA EN EL JUICIO DE AMPARO.

6.1. Estructura interna de los tribunales del fuero federal.

La estructura interna comprende la conformación y diseño de competencias bajo


los cuales van a funcionar e integrarse los distintos órganos jurisdiccionales que
conforman el Poder Judicial Federal. El cuerpo de normas jurídicas en que se
organiza y describe esa estructura es la Ley Orgánica del Poder Judicial Federal.

Hay que dejar muy en claro, que una cosa es la entidad sobre la que recae el
ejercicio del Poder Judicial de la Federación, y otra cosa muy diferente es el Poder
Judicial en sí mismo, como facultad exclusiva del Estado Mexicano.

98
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

El Poder Judicial de la Federación Se ejerce por las siguientes entidades públicas:

I.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación;


II.- El tribunal electoral;
III.- Los tribunales colegiados de circuito;
IV.- Los tribunales unitarios de circuito;
V.- Los juzgados de distrito;
VI.- El Consejo de la Judicatura Federal;
VII.- El jurado federal de ciudadanos, y
VIII.- Los tribunales de los Estados y del Distrito Federal en los casos previstos por
el artículo 107, fracción XII, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos y en los demás en que, por disposición de la ley deban actuar en
auxilio de la Justicia Federal. Enseguida se expresará la integración de cada uno
de estas entidades jurisdiccionales de derecho público, para conocer la manera en
que están conformadas, y así, describir detalladamente cada uno de los elementos
que conforman e integran el Poder Judicial de la Federación.

A) Por orden de enunciación y jerarquía se empezará el ejercicio con la Suprema


Corte de Justicia de la Nación. Esta se integra con once ministros y funcionará en
Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; Ley de Amparo y disposiciones
complementarias;

II. De las acciones de inconstitucionalidad que tengan por objeto plantear la


posible contradicción entre una norma de carácter general y esta Constitución.

Las acciones de inconstitucionalidad podrán ejercitarse, dentro de los treinta días


naturales siguientes a la fecha de publicación de la norma, por:

a) El equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de la Cámara de


Diputados del Congreso de la Unión, en contra de leyes federales o del Distrito
Federal expedidas por el Congreso de la Unión;

b) El equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes del Senado, en


contra de leyes federales o del Distrito Federal expedidas por el Congreso de la
Unión o de tratados internacionales celebrados por el Estado Mexicano;

c) El Procurador General de la República, en contra de leyes de carácter federal,


estatal y del Distrito Federal, así como de tratados internacionales celebrados por
el Estado Mexicano;

d) El equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de alguno de los


órganos legislativos estatales, en contra de leyes expedidas por el propio órgano,
y
99
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

e) El equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de la Asamblea de


Representantes del Distrito Federal, en contra de leyes expedidas por la propia
Asamblea.

f) Los partidos políticos con registro ante el Instituto Federal Electoral, por
conducto de sus dirigencias nacionales, en contra de leyes electorales federales o
locales; y los partidos políticos con registro estatal, a través de sus dirigencias,
exclusivamente en contra de leyes electorales expedidas por el órgano legislativo
del Estado que les otorgó el registro.

g) La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en contra de leyes de


carácter federal, estatal y del Distrito Federal, así como de tratados internacionales
celebrados por el Ejecutivo Federal y aprobados por el Senado de la República,
que vulneren los derechos humanos consagrados en esta Constitución. Asimismo
los organismos de protección de los derechos humanos equivalentes en los
estados de la República, en contra de leyes expedidas por las legislaturas locales
y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, en contra de leyes
emitidas por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

La única vía para plantear la no conformidad de las leyes electorales a la


Constitución es la prevista en este artículo. Las leyes electorales federales y
locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos noventa días antes de que
inicie el proceso electoral en que vayan a aplicarse, y durante el mismo no podrá
haber modificaciones legales fundamentales.

Otros componentes de la estructura de la Suprema Corte serán nombrados de


diversas maneras, así por ejemplo: el Pleno de la Suprema Corte nombrará a
propuesta de su presidente, a un secretario general de acuerdos y a un
subsecretario general de acuerdos.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia designará a los secretarios


auxiliares de acuerdos y a los actuarios que fueren necesarios para el despacho
de los asuntos de la Suprema Corte de Justicia, así como el personal subalterno
que fije el presupuesto.

Los secretarios de estudio y cuenta serán designados por los correspondientes


ministros, de conformidad con lo que establece el último párrafo del artículo 115
de Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

El secretario general de acuerdos, el subsecretario general de acuerdos, los


secretarios auxiliares de acuerdos, los secretarios de estudio y cuenta y los
actuarios, deberán ser licenciados en derecho, gozar de buena reputación y no
100
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

haber sido condenado por delito intencional con sanción privativa de libertad
mayor de un año; el subsecretario y los secretarios de estudio y cuenta, así como
el secretario general de acuerdos, deberán tener, además, por lo menos tres y
cinco años de práctica profesional, respectivamente, preferentemente en el Poder
Judicial de la Federación.

Otro integrante del Poder Judicial de la Federación es el titular de la Coordinación


de Compilación y Sistematización de Tesis, que será nombrado a propuesta del
Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

La Suprema Corte puede funcionar no sólo en pleno, sino también en salas, en


esta modalidad contará con dos Salas, las cuales se compondrán de cinco
ministros, bastando la presencia de cuatro para funcionar. Cada Sala designará a
propuesta de su presidente, a un secretario de acuerdos y a un subsecretario de
acuerdos.

Cada Sala nombrará a los secretarios auxiliares de acuerdos, actuarios. Las


resoluciones de la Suprema Corte de Justicia sólo podrán declarar la invalidez de
las normas impugnadas, siempre que fueren aprobadas por una mayoría de
cuando menos ocho votos.

El secretario de acuerdos, el subsecretario de acuerdos, los secretarios auxiliares


de acuerdos y los actuarios deberán ser licenciados en derecho, gozar de buena
reputación y no haber sido condenado por delito intencional con sanción privativa
de libertad mayor de un año; el subsecretario de acuerdos deberá tener, además,
por lo menos tres años de práctica profesional, y el secretario de acuerdos, cuatro
años.

Cada dos años los miembros de las Salas elegirán de entre ellos a la persona que
deba fungir como presidente, la cual no podrá ser reelecta para el período
inmediato posterior.

B) Los Tribunales Colegiados se compondrán de tres magistrados, de un


secretario de acuerdos y del número de secretarios, actuarios y empleados que
determine el presupuesto.8 Cada tribunal nombrará a su presidente, el cual durará
un año en su cargo y no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior.

Cuando un Magistrado de Circuito falte al despacho del tribunal por un tiempo


menor a quince días, el secretario respectivo practicará las diligencias urgentes y
dictará las providencias de trámite.

Cuando las ausencias temporales del mismo servidor público fueren superiores a
quince días, el Consejo de la Judicatura Federal designará a la persona que deba
101
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

suplirlo interinamente, pudiendo autorizar a un secretario del tribunal para que


desempeñe las funciones de magistrado durante su ausencia, y entretanto se
efectúa la designación o autorización, el secretario actuará en términos del párrafo
anterior.

Las ausencias del secretario que no excedan de un mes serán suplidas por otro
de los secretarios, si hubiere dos o más o por un secretario interino y, en su
defecto, por el actuario que designe el magistrado respectivo. Lo mismo se
observará en el caso en que conforme al artículo anterior el secretario ejerza las
funciones de magistrado de circuito, a no ser que el Consejo de la Judicatura
Federal lo autorice a nombrar secretario interino.

Las ausencias de los actuarios que no excedan de un mes, serán suplidas por otro
actuario del mismo tribunal, y si no hubiere más que uno, por un actuario interino o
por el secretario que designe el magistrado respectivo.

C) Los Tribunales Unitarios de circuito se compondrán de un magistrado y del


número de secretarios, actuarios y empleados que determine el presupuesto.

D) Los Juzgados de Distrito se compondrán de un juez y del número de


secretarios, actuarios y empleados que determine el presupuesto.

E) El Jurado Federal de Ciudadanos es competente para resolver, por medio de


un veredicto, las cuestiones de hecho que le sean sometidas por los jueces de
distrito con arreglo a la ley. A la parte de los órganos de la Federación encargados
de la función jurisdiccional, están los órganos de administración del Poder Judicial
de la Federación. La administración, vigilancia, disciplina y carrera judicial del
Poder Judicial de la Federación, con excepción de la Suprema Corte de Justicia y
el Tribunal Electoral, estarán a cargo del Consejo de la Judicatura Federal, en los
términos que establecen la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
y la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

El Consejo de la Judicatura Federal velará en todo momento, por la autonomía de


los órganos del Poder Judicial de la Federación y por la independencia e
imparcialidad de los miembros de este último.
El Consejo de la Judicatura Federal se integrará por siete consejeros, en los
términos del artículo 100 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, y funcionará en Pleno o a través de comisiones. El Consejo de la
Judicatura Federal estará presidido por el presidente de la Suprema Corte de
Justicia, quien ejercerá las atribuciones que le confiere el artículo 85 de esta ley.17

El Pleno se integrará con los siete consejeros, pero bastará la presencia de cinco
de ellos para funcionar. El Consejo de la Judicatura Federal contará con aquellas
102
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

comisiones permanentes o transitorias de composición variable que determine el


Pleno del mismo, debiendo existir en todo caso las de administración, carrera
judicial, disciplina, creación de nuevos órganos y la de adscripción.

Cada comisión se formará por tres miembros: uno de entre los provenientes del
Poder Judicial y los otros dos de entre los designados por el Ejecutivo y el
Senado.

La Comisión prevista en el párrafo séptimo del artículo 99 de la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos, se integrará y funcionará de
conformidad con lo dispuesto en los artículos 205 al 211 de Ley Orgánica del
Poder Judicial de la Federación. Son atribuciones del Presidente del Consejo de la
Judicatura Federal, las siguientes:

I. Representar al Consejo de la Judicatura Federal; II. Tramitar los asuntos de la


competencia del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, y turnar los
expedientes entre sus integrantes para que formulen los correspondientes
proyectos de resolución. En caso de que el presidente estime dudoso o
trascendental algún trámite, designará a un consejero ponente para que someta el
asunto a la consideración del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, a fin de
que éste determine lo que corresponda; III. Presidir el Pleno del Consejo de la
Judicatura Federal, dirigir los debates y conservar el orden en las sesiones; entre
otras funciones.

El Consejo de la Judicatura Federal contará con un secretariado ejecutivo, el que


se integrará cuando menos por los siguientes secretarios:

I. El secretario ejecutivo del Pleno y Carrera Judicial;


II. El secretario ejecutivo de Administración, y
III. El secretario ejecutivo de Disciplina.

El secretariado ejecutivo contará con el personal que fije el presupuesto. Los


secretarios ejecutivos del Pleno y Carrera Judicial y el de Disciplina deberán
poseer forzosamente el título profesional de licenciado en derecho, expedido
legalmente, con una experiencia mínima de cuando menos cinco años, gozar de
buena reputación y no haber sido condenado por delito intencional con sanción
privativa de libertad mayor de un año, y el secretario ejecutivo de Administración
título profesional afín a sus funciones y experiencia mínima de cinco años. Para el
funcionamiento, el Consejo de la Judicatura Federal contará con los órganos
siguientes: el Instituto de la Judicatura, la Visitaduría Judicial, la Contraloría del
Poder Judicial de la Federación, el Instituto Federal de Defensoría Pública y el
Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles en los términos que
establece la Ley de Concursos Mercantiles.
103
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

6.2. Competencia.

La competencia es una figura jurídica que se actualiza en las distintas ramas del
derecho. Es la facultad que tienen las autoridades jurisdicentes para conocer y
decidir sobre determinados asuntos y materias que se someten a su conocimiento,
la cual deriva de las disposiciones orgánicas o constitutivas de los tribunales que
componen los distintos fueros judiciales, y se surte de acuerdo con la naturaleza
de las prestaciones exigidas y de los preceptos jurídicos fundatorios invocados por
el titular de la acción correspondiente, o con la condición jurídica de las partes en
litigio.” En el campo del amparo, la competencia está regulada de los artículos 36
a 65 de la Ley de Amparo en vigor. La competencia puede ser clasificada en
varios tipos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación que definido algunos de
ellos, entre otros los siguientes:

I. COMPETENCIA AUXILIAR

Por tal se entiende la facultad excepcional que se otorga a los todos los jueces de
primera instancia para recibir una demanda de amparo, en aquellos casos que son
urgentes y que por ello ameritan la pronta intervención de la Justicia Federal,
siempre y cuando en el lugar en que se ejecuten o traten de ejecutarse los actos
reclamados no resida Juez de Distrito; su participación de carácter auxiliar es sólo
de una jurisdicción parcial, al limitar su intervención únicamente en su papel de
coadyuvante en la preparación del juicio, al recibir el escrito de demanda y otorgar
la suspensión provisional del acto reclamado, cuando se trate de actos que
importen peligro de privación de la vida, ataques a la libertad personal fuera de
procedimiento judicial, deportación o destierro, o de alguno de los prohibidos por el
artículo 22 de la Constitución Federal, sin prejuzgar sobre la violación de
garantías, para luego enviar, sin demora, la demanda original con sus anexos al
Juez de Distrito que corresponda.

II. COMPETENCIA CONCURRENTE

Es una facultad de naturaleza excepcional que la Constitución y la Ley de Amparo,


otorgan al gobernado para reclamar la violación a las garantías de los artículos 16,
en materia penal, 19 y 20, apartado A, fracciones I, VIII y X, párrafos primero y
segundo, de la Constitución Federal, ante el superior del tribunal que la cometa o
ante el Juez de Distrito, esto es, concede la facultad al gobernado para escoger,
en defensa de las mencionadas garantías, entre presentar su demanda de amparo
ante la autoridad judicial federal, o bien, ante el superior jerárquico del tribunal o
Juez que haya cometido la violación, quienes tienen plenitud de competencia para
el conocimiento integral y exhaustivo de la demanda, sin que sea óbice el que
104
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ambas autoridades residan en el mismo lugar, pues la única limitante es que se


trate de la violación de las mencionadas garantías constitucionales, como lo
señala el artículo 37 de la Ley de Amparo.

Es la competencia que tiene lugar, también, frente a la participación de


autoridades judiciales federales, cuando en las controversias de orden civil o
criminal se suscite la aplicación de leyes federales o tratados internacionales
celebrados con el Estado mexicano; cuando sólo afecten intereses particulares,
podrán conocer también, a elección del actor, los Jueces y tribunales del orden
común de los Estados y del Distrito Federal, cuya intervención es exhaustiva y de
forma completa en cuanto al conocimiento integral del negocio, atento lo dispuesto
por los artículos 104, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos y 37 de la Ley Reglamentaria de los Artículos 103 y 107
Constitucionales.

III. COMPETENCIA POR ACUMULACIÓN

Es la facultad conferida expresamente a una autoridad por una norma jurídica para
llevar a cabo determinadas conductas o actos de carácter jurisdiccional. Es una
institución procesal que procede, de acuerdo con el artículo 57 de la Ley de
Amparo, a instancia de parte o de oficio, en cualquier etapa del juicio para decretar
la concentración de dos o más procesos, cuando: se trate del mismo acto
reclamado, el mismo o diverso quejoso, las mismas o diversas autoridades,
aunque las violaciones constitucionales sean distintas. El objeto de este tipo de
competencia en general, es acatar el principio de economía procesal, al evitar que
juicios iguales sean resueltos por Jueces diferentes y que se dicten sentencias
contradictorias. Corresponde al juzgador federal, de manera exclusiva, determinar
y decidir si procede la acumulación de los diversos juicios de amparo tramitados
ante él, pero carece de facultad para hacerlo respecto de los amparos que se
tramitan en diferentes jurisdicciones; por ende, corresponde conocer de la
acumulación, así como de los juicios acumulados, al Juez de Distrito que hubiere
prevenido, es decir, el juicio más reciente se acumulará al más antiguo, de
acuerdo con los artículos 58 y 60 de la ley de la materia.

IV. COMPETENCIA POR ATRACCIÓN

Es aquella facultad excepcional que ejerce la Suprema Corte de Justicia de la


Nación, para conocer de oficio o a petición fundada del correspondiente Tribunal
Colegiado o del procurador general de la República, de los asuntos de la
competencia de los Tribunales Colegiados de Circuito en amparo directo; en
revisión de amparo indirecto y en controversias ordinarias en que sea parte la
Federación del conocimiento de los Tribunales Unitarios de Circuito, en términos
de los artículos 105, fracción III y 107, fracciones V y VIII, de la Constitución
105
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Política de los Estados Unidos Mexicanos; 84, fracción III y 182 de la Ley de
Amparo; 10, fracción II, inciso b), 21, fracción II, inciso b) y III, inciso b) y 141 de la
Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. Su procedencia está
condicionada a que el asunto revista características especiales que resulten de
interés y trascendencia, a fin de justificar que se abandone, por esa vía
excepcional, el reparto ordinario de las atribuciones y competencias entre este Alto
Tribunal y los Tribunales Unitarios y Colegiados de Circuito. Esto es, para el
ejercicio de la referida facultad se requiere que el asunto de que se trate resulte de
interés, entendido éste como aquel en el cual la sociedad o los actos de gobierno,
por la conveniencia, bienestar y estabilidad, motiven su atención por poder resultar
afectados de una manera determinante con motivo de la decisión que recaiga en
el mismo; y que sea trascendente en virtud del alcance que, significativamente,
puedan producir sus efectos, tanto para la sociedad en general, como para los
actos de gobierno.

V. COMPETENCIA POR GRADO

Es la facultad de conocimiento de controversias que tienen los órganos


jurisdiccionales, derivada de las diversas instancias existentes. Es la relación de
superioridad a inferioridad que guardan entre sí la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, los Tribunales Colegiados de Circuito, los Tribunales Unitarios de Circuito
y los Juzgados de Distrito, que está precisada en la Ley Orgánica del Poder
Judicial de la Federación al asignarle su respectiva competencia en los grados en
que conocen del juicio de amparo, que es la materia de la exclusiva jurisdicción de
un mismo poder, la cual es independiente a la división del trabajo para limitar
territorialmente la jurisdicción de cada órgano o para su provisión en lo
administrativo.

La Constitución General de la República, la ley orgánica citada y la Ley de Amparo


son las que precisan los diversos órdenes de los tribunales para el conocimiento
del juicio constitucional con distinta jerarquía, según sea el grado, superioridad a la
que precisamente alude el artículo 55 de la ley de la materia, que es el grado, en
su caso, de revisión de la instancia, respecto de los actos emitidos por los órganos
jurisdiccionales inferiores.

VI. COMPETENCIA POR MATERIA

Es aquella facultad atribuida expresamente a una autoridad por una norma


jurídica, para llevar a cabo determinadas conductas o actos de carácter
jurisdiccional. En el sistema jurídico mexicano, por regla general, la competencia
de los órganos jurisdiccionales por razón de la materia, se distribuye entre
diversos tribunales, a los que se les asigna una especialización, lo que da origen a
la existencia de tribunales agrarios, civiles, administrativos, penales, del trabajo,
106
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

etcétera. Cada uno de esos tribunales va a conocer de los asuntos relacionados


con su especialidad, atendiendo exclusivamente a la naturaleza de la acción, la
cual puede determinarse mediante el análisis de las prestaciones reclamadas, de
los hechos narrados, de las pruebas aportadas y de los preceptos legales en que
se apoye la demanda, prescindiendo del estudio de la relación jurídica sustancial
que vincule a las partes. De ahí que, tratándose del juicio de amparo, corresponde
al Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, a través de los acuerdos generales
y sus modificaciones, la determinación del número y límites territoriales de los
circuitos en que se divide la República Mexicana; al número, jurisdicción territorial
y especialización por materia de los diversos órganos jurisdiccionales; la Suprema
Corte de Justicia de la Nación conoce por materia a través de sus dos Salas, la
primera, en las materias civil y penal, y la segunda, en las materias administrativa
y del trabajo; la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación introduce el
sistema mixto de competencias para los Juzgados y Tribunales de la Federación,
ya que mientras algunos circuitos se especializan por materia, el resto conoce
indistintamente de los juicios de amparo sin tomar en cuenta la naturaleza de los
actos reclamados, limitándose exclusivamente al criterio de territorialidad.

VII. COMPETENCIA POR TERRITORIO

Es la facultad concedida de manera expresa a una autoridad por una norma


jurídica, para llevar a cabo determinadas conductas o actos de carácter
jurisdiccional dentro de una circunscripción geográfica específica y determinada.

La Ley de Amparo, la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, así como
los acuerdos generales del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal,
determinan el número y límites territoriales de los circuitos judiciales en que se
divide la República Mexicana y la forma en que habrá de determinarse la
jurisdicción de todos y cada uno de los Tribunales Colegiados de Circuito,
Unitarios de Circuito y Juzgados de Distrito.

La finalidad es la de decidir cuál ha de ser el Juez o tribunal que deba conocer de


un asunto en un procedimiento completo, en atención al domicilio de la autoridad
responsable que haya emitido la sentencia o laudo reclamado, en la hipótesis del
juicio de amparo directo, y el lugar en que deba tener ejecución, trate de
ejecutarse, se ejecute o se haya ejecutado el acto reclamado, tratándose del
amparo indirecto, como prevén los artículos 36, 42 y 44 de la Ley de Amparo.

En el campo de competencia de los órganos jurisdiccionales de amparo, en


ocasiones se presentarán conflictos, entre ellos los siguientes:

a) Incompetencia. Esta no es otra cosas sino el supuesto contrario a la


competencia, consiste en la falta de atribuciones legales para que una autoridad
107
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

pueda conocer de un asunto específico; si trasladamos esta definición genérica a


nuestro juicio de amparo, sería válido sostener que la incompetencia en esta
materia se lleva a cabo debido a la ausencia de facultades legales del órgano
jurisdiccional de Amparo, para conocer de un determinado juicio de garantías.

b) Generalmente los conflictos de competencia regulados por la Ley de Amparo,


son asuntos que se tramitan de manera oficiosa, ya sea por manifestación del
órgano incompetente al que sí lo es o viceversa.

Los conflictos de competencia pueden presentarse entre los diferentes órganos


que integran el Poder Judicial de la Federación, así por ejemplo: en la Suprema
Corte de Justicia entre el pleno y las Salas o sólo entre éstas últimas; entre los
distintos Tribunales Colegiados de Circuito; entre los Juzgados de Distrito y entre
los Tribunales de Circuito y Juzgados de Distrito.

VII. IMPROCEDENCIA DE AMPARO Y SOBRESEIMIENTO (ANÁLISIS DE LAS


DISTINTAS CAUSALES)

Hemos sido convocados el día de hoy para platicar sobre las causales de
improcedencia y sobreseimiento. Debo confesarles que cuando me invitaron a
platicar con ustedes me pregunté cuál sería el propósito de la charla cuando, por
una parte, las reformas constitucionales en materia de amparo y de derechos
humanos y han sido divulgadas durante el último año en todos los foros y, por otra
parte, no tenemos aún Ley de Amparo.

108
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Sin embargo, los organizadores me comentaron que la idea era aproximarse al


proyecto de ley de amparo que está en las cámaras y que se espera sea aprobado
en términos más o menos de cómo está la iniciativa.

Con esta intención revisé el documento del proyecto de ley y vengo ahora a
compartir con ustedes algunas impresión es que me surgieron a partir de esta
lectura.

De inicio, les ruego que tengamos como punto de partida las dos reformas
hermanas de la Constitución en materia de amparo y de derechos humanos. ¿por
qué? Por varias razones: la primera porque lógicamente el cambio legislativo
deriva precisamente del impacto de esas reformas; segundo, porque en estos
meses sin ley, los juzgadores de todo el país y la SCJN hemos empezado a
reconstruir el juicio de amparo según nuestra visión de lo que debe ser el juicio de
amparo ahora, de manera que hemos ido construyendo una serie de herramientas
para juzgar, que no tienen asidero en la Ley de Amparo vigente, sino en la
aplicación directa de la Constitución, de la Jurisprudencia y tesis aisladas de la
SCJN y del impacto de los derechos humanos. Entonces, queramos o no, esta
nueva construcción del juicio de amparo nos ha generado una serie de
convicciones que ahora puede verse confrontadas con la iniciativa de ley.

Por ello tanto, voy a comentarles la impresión que yo tengo del juicio de amparo a
raíz de las reformas, específicamente en los temas de improcedencia y
sobreseimiento, sin que en esta primera etapa me refiera a la iniciativa de ley,
para que en un segundo momento me refiera a esta última.

Como ustedes saben, la improcedencia y el sobreseimiento quizá son dos de las


figuras que más han contribuida a la mala fama del juicio de amparo. Y es natural

109
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

porque significan la manera en que un juicio fracasa, porque se torna imposible


que quien va en búsqueda de justicia vea satisfecha su pretensión.

Aunque por años he sostenido que las causales de improcedencia son necesarias,
porque todas ellas descansan en principios que son necesarios para la seguridad
del tráfico jurídico o que constituyen candados necesarios para el debido
funcionamiento del sistema judicial, no puedo dejar de reconocer que la práctica
ha convertido a las causales de improcedencia y sobreseimiento mena armas,
mecanismos de los que se valen frecuentemente los juzgadores para no estudiar
los asuntos que se someten a su conocimiento. Entonces los índices de
revocaciones de resoluciones de sobreseimiento son elevados, lo cual quiere decir
que uno de las causas del problema es la mala práctica judicial.

Con estos antecedentes podemos preguntarnos cómo operó la reforma


constitucional en cuestiones de improcedencia y sobreseimiento.

Me parece que desde el punto de vista constitucional, hubo pocos cambios, por
supuesto significativos, pero que en general no significa una transformación
general del sistema. Específicamente impactó en los siguientes temas: amplió los
supuestos de procedencia del juicio de amparo indirecto y del amparo directo,
incorporó algunas jurisprudencias y creó algunas reglas particulares respecto del
principio de definitividad; sobre el tema de interés legítimo; y suprimió el
sobreseimiento por inactividad procesal. Esta enumeración refleja que de manera
general no hubo un
pronunciamiento específico del constituyente sobre la mayor parte de las causales
de improcedencia. Voy a precisar estos cambios en el texto constitucional.

Sobre la procedencia del juicio de amparo indirecto, se modificó al menos


formalmente en tres aspectos: el objeto de impugnación, el contenido de
110
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

impugnación y los sujetos partes del juicio. En el objeto de impugnación, porque


antes se decía que el juicio procedía en contra de leyes y actos y ahora se dice
que en contra de normas generales, actos y omisiones; el contenido de la
impugnación porque antes sólo se decía garantías individuales y ahora se
establece la violación de los derechos humanos previstos en la Constitución y en
los tratados internacionales suscritos por México y las garantías que la
Constitución otorga;

Sobre la procedencia del amparo directo, porque en la Constitución se establece


la posibilidad de un amparo adhesivo para combatir las violaciones cometidas en
el juicio o en la sentencia cuando el afectado por ellas obtuvo en el juicio.

Sobre el principio de definitividad, porque incorpora el criterio de la SCJN en el


sentido de que este principio sólo opera cuando se prevea la suspensión del acto,
esta medida no se sujete a requisitos mayores de los previstos por la ley, cuando
el plazo para proveer sobre la misma no sea mayor al previsto para la suspensión
en amparo. Y se mantiene la obligación de preparar el juicio de amparo
combatiendo las violaciones procesales mediante los medios ordinarios de
defensa pero ya no se reserva para la materia civil, sino para todas las materias.
Excepto las relacionadas con menores, familia y penal cuando el quejoso sea el
sentenciado.

En materia de interés jurídico, porque se mantiene el interés jurídico para los actos
dictados por los tribunales, pero para los demás casos se admite el interés
legítimo individual o colectivo, siempre que se afecte directamente la esfera
jurídica o indirectamente por la posición que el quejoso guiar de frente al
ordenamiento.

111
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Finalmente, se suprime el sobreseimiento por inactividad procesal y la caducidad


del procedimiento de ejecución. Estas son las reformas constitucionales en
materia de procedencia; sin embargo, en opinión de muchos de nosotros, la
reforma constitucional además exige que el juicio de amparo se torne en un
recurso efectivo. Esta transformación no deriva de la reforma en materia de
amparo sino de la reforma en materia de derechos humanos, porque uno de los
derechos humanos que debe ser respetado, protegido, promovido y garantizado
es el debido proceso, y el debido proceso exige que el afectado por una violación
a sus derechos humanos cuente con un recurso efectivo.

¿Qué es un recurso efectivo? Podríamos señalar algunas características:

Debe ser idóneo para reparar las violaciones cometidas, es decir, que su
estructura procesal sea adecuada para el tipo de litigio; que será eficaz, es decir,
que a través del amparo se obtenga resultados; que conceda una defensa plena,
es decir, que el afectado tenga toda la oportunidad para hacer valer sus derechos;
y que se resuelva en un plazo razonable. Este es verdaderamente el reto que se
deriva de la reforma constitucional, porque el juicio de amparo ha sido declarado
en diversas sentencias de la SCJN como un recurso que no es efectivo.

Si ustedes tienen presentes esta premisa, entonces la transformación del juicio de


amparo debe realizarse teniendo un cambio de actitud hacia el amparo y hacia el
justiciable, y teniendo en mente algunas exigencias en lo que toca a la
improcedencia y sobreseimiento del juicio pues tanto el desechamiento de las
demandas de amparo como el sobreseimiento en el juicio también debe ser
excepcional. Primero, porque al haberse ampliado el objeto, el contenido y los
sujetos del juicio del amparo indirecto, así como al adoptarse el interés legítimo,
numerosas jurisprudencias , creencias y prácticas judiciales ya no pueden
utilizarse. La segunda, porque en caso de duda, el principio pro-homine exige que
112
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ante una norma que admita dos interpretaciones, se aplique la que sea más
favorable al particular; la tercera, porque si las causales de improcedencia
significan el fracaso del juicio, la aplicación de las normas debe hacerse de
manera estricta y siempre que esté plenamente demostrada;

Para demostrar estas afirmaciones, basta mirar lo que está ocurriendo en los
tribunales: por ejemplo, se han planteado juicios de amparo en materia de medio
ambiente y de ecología; se ha reclamado la violación al mínimo vital; se ha
reclamado actos de verificentros o de concesionarios o de instituciones de
educación superior; se han reclamado omisiones legislativas; en todos estos
casos no es clara la improcedencia del juicio, al menos no, mientras no entre en
vigor que dé algunas respuestas a las cuestiones que se plantean. Y aunque esto
ocurre en materia administrativa, podemos volver los ojos a la materia penal y
entonces se está discutiendo los casos que antes llamábamos como de
incomunicados y que ahora se plantean como de desaparición forzada; o en
materia civil los derechos al honor o a la intimidad, incluso a la vivienda. Existen
pronunciamientos de tribunales de otros países que consideran que el deber del
Estado de otorgar una vivienda incluye la prohibición de desalojos masivos. O en
materia de seguridad social, o de reparación del daño por prisiones prolongadas
en caso de personas que han resultado inocentes. Esto nos ilustra simplemente
que estamos frente a otro paradigma.

Con estos antecedentes, me parece que ahora podemos mirar al proyecto de ley
de amparo y observar que novedades nos ofrece en la materia de improcedencia y
sobreseimiento.

Si alguien me preguntara como preámbulo para entrar al detalle del proyecto de


ley, cuáles son las líneas generales de la reforma, le respondería que en mi
opinión, el proyecto responde a tres tendencias: la primera, por supuesto,
113
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

incorporar al texto de la ley secundaria los contenidos de la reforma constitucional.


Pero lo interesante, como ustedes observarán es que el proyecto de ley no
responde a las interrogantes macro que nace de la reforma; la segunda tendencia,
es incorporar algunos criterios jurisprudenciales o desestimarlos, lo cual indica que
sus autores revisaron la jurisprudencia como un referente de la reforma; la tercera,
es incorporar la modernidad en medios de comunicación y específicamente
medios electrónicos y firma electrónica.

Con estas tres guías podemos comenzar el detalle. Iniciaremos con los sujetos en
el juicio. La ley trae dos novedades, una define como autoridad para efectos del
amparo a cualquier ente, independiente de su naturaleza formal, que tenga el
poder de crear, modificar o extinguir la situación jurídica del quejoso; y Iniciaremos
con el objeto de la procedencia del juicio de amparo indirecto. La regulación de
este tema en el proyecto es similar a la contenida en la ley vigente; es decir, existe
un artículo similar al que hoy tenemos como que establece el momento en que el
juicio puede promoverse, y luego tiene otro artículo que concentra las causas de
improcedencia, similar al 73, que ahora es el 60, que hace una enumeración de
ellas y al final incluye la genérica que se refiere a las demás que establezca la
Constitución y la ley de amparo.

Primero vamos a considerar el artículo similar al 114 que nos regula por separado
las reglas para reclamar las normas generales, los actos de los tribunales
judiciales, administrativos y del trabajo; y los actos que no provienen de tribunales.

Para las normas generales, conserva el esquema de la ley anterior, es decir, se


pueden reclamar por su vigencia o por su aplicación. Ahora hace una enumeración
de lo que se entiende por normas generales, que va desde tratados hasta todo
tipo de resoluciones de observancia general es importante señalar que el texto no

114
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

se refiere a las omisiones legislativas, de manera que no resuelve la incógnita que


existe en torno a este tema.

Para los actos de tribunales, conserva la regla de que pueden reclamarse los
actos de imposible reparación, pero ahora establece que sólo se entiende por
tales los que afecten materialmente los derechos humanos tutelados por la
Constitución o los tratados internacionales. Es interesante señalar que no habla de
violaciones procesales de gran entidad, como ahora lo hace la jurisprudencia. Sólo
se hace mención a esta clase de violaciones, cuando tratándose de
inconstitucionalidad de leyes aplicadas en el curso de un juicio, establece que las
mismas podrán plantearse en el juicio de amparo directo a menos que las
violaciones sean de imposible reparación porque afecten derechos sustantivos o
por constituir violaciones procesales relevantes. De modo que no queda claro si
fuera de este caso, subsiste o no la jurisprudencia de la SCJN sobre violaciones
procesales de gran entidad.

Siguiendo con los actos de tribunales, conserva las regulación para los actos
antes de juicio, fuera de juicio o después de concluido. Sólo incluye dos reglas
especiales: para actos de ejecución y dice que el amparo procede en contra de la
última resolución y dice que es la que declara el cumplimiento total de lo
sentenciado o declara la imposibilidad jurídica o material para cumplirlo; y en el
caso del remate, dice que la última será la que ordena el otorgamiento de la
escritura y la entrega del bien rematado. Como se observa, estas reglas no se
ciñen exactamente a la jurisprudencia de la SCJN.

Conserva en sus términos el amparo por persona tercera extraña al juicio. Para los
demás supuestos, es decir, que no sean normas generales ni actos de tribunales o
juicios promovidos por terceros extraños, el legislador se refiere a actos u
omisiones y entonces separa en dos fracciones el contenido de la fracción II del
115
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

114 actual, es decir, se entiende que establece la procedencia sin restricción para
cualquier acto u omisión; y por otros lado, regula los actos, omisiones o
resoluciones que provengan de un procedimiento seguido en forma de juicio, y
dispone que el amparo procederá contra la última, excepto tratándose de actos de
imposible reparación, entendiendo por ellos lo mismo que aplica a los actos de
tribunales, es decir, que afecten materialmente los derechos sustantivos del
quejoso protegidos por la Constitución o los tratados internacionales. Nuevamente
el legislador no incorpora la regla de los actos procesales de gran entidad.

Otra fracción está dedicada para actos u omisiones del MP, y entonces menciona
como casos las omisión es en la investigación de los delitos, en contra de las
resoluciones de no ejercicio de la acción penal, de reserva, desistimiento de la
acción penal o de suspensión cuando no esté satisfecha la reparación del daño.

Incorpora una fracción (la VII) para prever contra actos de la autoridad que se
inhibía de conocer de un asunto o decline su competencia. Esta fracción tampoco
se ajusta a la jurisprudencia actual, pues como ustedes sabrán, en términos
generales el amparo no procede en contra de resoluciones de incompetencia en
todas las materias, a menos que suponga un cambio en la ley sustantiva aplicable.
Toca ahora referirse al listado de las causales de improcedencia y sobreseimiento.
En la legislación actual se contienen 17 fracciones casuísticas y una final genérica
que se vincula con otras disposiciones de la ley: el nuevo artículo 61 tiene 22
fraccione3s y una final genérica, es decir, hay más reglas de improcedencia. Para
efectos de exposición, en la actualidad, las causales de improcedencia se han
clasificado con diversos criterios. Vamos aprovechar algunos de ellos.

Para iniciar, la improcedencia contra actos que son inatacable por el órgano de
quien provienen: Aquí teníamos los actos de la SCJN, los actos del Congreso y de
las Cámaras tratándose de designación o remoción de funcionarios cuando lo
116
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

hagan en ejercicio de facultades soberanas; los actos de autoridades electorales;


ahora se agregan las reformas o modificaciones de la Constitución, con lo cual no
se acoge al menos expresamente el criterio de la SCJN de que era viable
impugnar una reforma constitucional cuando había violaciones al proceso de
reforma: se incorporan las resoluciones de los tribunales colegiados de circuito.

Ahora toca la improcedencia del juicio por congruencia del sistema, y aquí se
encuentran los actos dictados en los juicios de amparo o en ejecución de
sentencias de amparo. Esta causal no sufre cambio. Luego existen una serie de
causales que tienen que ver con la insubsistencia de la materia el juicio: aquí está
la de cesación de efectos, la de desaparición del objeto sobre el cual recae el acto,
la consumación del acto, las cuales subsisten en sus términos.

Luego está un grupo de causales que tienen que ver con la seguridad jurídica:
están aquí la litispendencia, la cosa juzgada y el cambio de situación jurídica, el
consentimiento tácito y el consentimiento expreso. La cosa juzgada, el
consentimiento tácito y el cambio de situación jurídica persisten en sus términos.
Sin embargo, las otras sufren algunas modificaciones. Tratándose de
litispendencia, la ley establece que opera cuando hay igualdad de partes e
igualdad de acto reclamado aunque las violaciones sean diversas. Sólo que
tratándose de amparo contra leyes que hayan sido reclamadas con motivo de dos
actos de aplicación distintas, dice que sólo podrá sobreseerse cuando en uno de
los juicios se dicte sentencia firme sobre la constitucionalidad de la ley. Este es un
cambio sensible, pues propiamente desaparece la esta causal en este caso de
excepción. Es una solución a un problema práctico que numerosas ocasiones
condujo a que se sobreseyeran los dos juicios por motivos diversos.

En consentimiento tácito, la regla debe entenderse modificada porque ahora la


promoción del juicio tiene diversos plazos. El artículo 17 conserva la regla de los
117
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

15 días y de 30 para la impugnación de normas generales, pero suprime las reglas


que existían para las personas que no se encontraban en la localidad o en el país:
establece un plazo de 7 años para la materia agraria tratándose de actos que
puedan afectan los derechos de los núcleos ejidales o comunales, y de 8 años
(uno más) para reclamar las sentencias penales condenatorias que impongan
pena de prisión o extradición. Sólo conserva la regla de que el juicio puede
promoverse en cualquier tiempo para actos prohibidos por el 22 constitucional,
azotes, azotes, destierro, y ahora incluye desaparición forzada y extradición,
expulsión del país.

Toca el turno al interés jurídico y al interés legítimo; la ley no define qué es interés
legítimo. Como ustedes saben, no hay un claro consenso sobre cuál es el
significado de este concepto pues los pronunciamientos de la SCJN que existen,
más bien estaban orientados a demostrar lo que no era interés jurídico para
efectos del amparo. En mi opinión, una aproximación al concepto la tenemos
aprovechando los criterios de los tribunales anteriores a la reforma y la lectura de
la reforma al CFPC en materia de acciones colectivas. Me voy a referir a ambas.
De acuerdo con la experiencia de los tribunales, el concepto interés se ha
entendido en general como la inclinación de la voluntad de una persona para
obtener un bien que estima requiere para satisfacer cierta necesidad y se han
identificado tres categorías o clases de intereses: el interés jurídico, el interés
legítimo y el interés simple. También debe considerarse que existe cierto
consenso en los que es interés jurídico e interés simple, es decir, los dos extremos
de esta graduación. El interés jurídico, que en amparo se utiliza para designar el
derecho público subjetivo, es decir, aquél que nace de una norma cuyo objeto es
tutelar a los particulares y entonces por virtud de esa norma se crea un vínculo
jurídico en donde el sujeto activo puede exigir al sujeto pasivo el cumplimiento de
una prestación de dar, hacer o no hacer. ¿Les resulta conocida esta noción?
Claro, es la relativa a las obligaciones civiles. Así, el interés jurídico supone un
118
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

derecho exclusivo, personal, actual para exigir de otro sujeto una actividad
determinada sólo con el fin de satisfacer una necesidad del sujeto activo. Hasta
ahora el juicio de amparo, de manera general, ha servido para satisfacer estos
intereses, con algunas excepciones que no es posible abordar en esta charla.
Ahora, el interés simple supone que es aquél que tiene cualquier habitante de un
estado en que las autoridades se conduzcan conforme a la ley, en que prevalezca
un estado de derecho. Entre estos dos extremos, hay un interés calificado, que ha
recibido diversas denominaciones y que puede tener diversas características. En
general, puede afirmarse que este interés no deriva de una norma que tutela a los
particulares como individuos considerados en lo individual, sino que generalmente
está orientada a satisfacer primero un interés colectivo y en algunas ocasiones,
además de ese interés general o colectivo, los intereses de particulares. Entonces
resulta que tienen interés legítimo las personas que ven vulneradas estas leyes
que conceden un beneficio sólo a la sociedad, o a la sociedad y también a ellos, y
que además como resultado de esa violación ven afectada su situación jurídica.
En el caso de que la norma sólo tutela el interés general, la violación a la ley no
afecta directamente su situación jurídica, sino indirectamente y sólo en razón de la
posición que guarden frente al ordenamiento jurídico; en el caso de que la norma
tutele a la sociedad y también al gobernado, la violación a la ley será una violación
directa a su esfera jurídica. Un ejemplo de lo primero es el tema medioambiental;
un caso del segundo es un caso de derecho a la vivienda.

Ahora, este interés puede ser individual o colectivo. Individual si sólo el afectado
es uno; colectivo si son varias personas y este último puede ser homogéneo,
porque todos tengan el mismo o heterogéneo. Para ilustrar este fenómeno resulta
útil acudir al CFPC en el capítulo de acciones colectivas. Ahora toca hablar de
amparo directo. En este tema, la ley regula el amparo adhesivo reproduciendo el
texto de la Constitución. Sin embargo, mientras que se amplía en este sentido la
procedencia del amparo, tratándose específicamente del amparo en contra de
119
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

sentencias de tribunales contencioso-administrativo, el legislador estableció que


tratándose de sentencias que favorezcan al quejoso sólo podrá impugnarlas para
plantear la inconstitucionalidad de la ley aplicada y que este amparo será
tramitado sólo en caso de que la autoridad interponga el recurso de revisión. Me
parece que esta regla es contraria al debido proceso legal y al artículo 17
constitucional porque injustificadamente cierra las puertas al amparo que busca
que los tribunales impartan justicia de fondo.

Sobreseimiento:

Desistimiento con ratificación o no ratificación cuando deba ser materia agraria se


conserva. Edictos, por no entregarlos sin justificación, previo requerimiento al
tribunal.

Por muerte.

VIII. LA SUSPENSION DEL ACTO RECLAMADO.

120
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Uno de los elementos más importantes del juicio de amparo, es la suspensión del
acto reclamado, como medida que permite preservar la materia del juicio,
pues de nada serviría obtener sentencia favorable, si ya las cosas no pueden
volver al estado en que se encontraban antes de la afectación, a causa del acto
reclamado.

Así el antecedente (más bien finalidad) del juicio de amparo es

 La supremacía constitucional
 El estado de derecho o legalidad (PRESUNCIÓN DE VALIDEZ
ACTUACION DE LA AUTORIDAD FUNDADA Y MOTIVADA CONFORME
A LA LEY Y A LA CONTITUCIÓN)
 La división de poderes.(PROPIAMENTE DIVISION DE LAS FUNCIONES)

Pues ante la necesidad de restablecer el orden constitucional, ante la violación de


algunos de estos principios, el juicio de amparo se revela como un medio jurídico
de protección, tutela y defensa de la constitucionalidad, tanto del gobernado
como remedio también frente a los actos inconstitucionales del gobernante.

(Sin desconocer los otros medios de defensa jurisdiccionales acciones y


controversias y los demás no jurisdiccionales: juicio político, jurisdicción electoral
protección de derechos humanos)

La reforma cambia algunos aspectos del juicio de amparo, como el control difuso
de los tribunales de legalidad.
La complejidad actual del juicio de amparo implica una trilogía estructural, pues
es:
 Un recurso o proceso de legitimidad constitucional de leyes. (Amparo vs.
Leyes y amparo soberanía)

121
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

 Un medio de defensa que tutela las garantías individuales (ahora derechos


humanos) frente a la autoridad (amparo administrativo, amparo indirecto)
 Un recurso de casación (Amparo directo jurisdiccional)

El amparo como medio de control constitucional tiene a la constitución al mismo


tiempo como principio (ella lo crea) y meta (tiene como fin su imperio), es un
guardián del derecho de la constitución.

8.1 MEDIOS DE CONTROL CONSTITUCIONAL

 Juicio de amparo (es el más antiguo)


 Controversias constitucionales.-(reforma constitucional 94 (uso horario)
 Acciones de inconstitucionalidad (reforma constitucional 94 (ley Duarte )
 Juicio político
 Derecho electoral (con la reforma del 90 nace el IFE y e TRIIFE, establecen
mecanismos de defensa local: sistema de medios, apelación, revisión,
inconformidad JDC y federal reconsideración juicio de revisión
constitucional JDC federal)

CONTROL DE LEGALIDAD

Fundamentado en los artículos 14, 16 y 31 Constitucionales.


Lo incorporan al amparo al incluir como su materia los concepto de
 Exacta aplicación de la ley (materia penal)
 Correcta aplicación de la ley en las sentencias( interpretación, principios
analogía)
 Legalidad en sentido amplio
 Legalidad tributaria (proporcional y equitativamente)
El amparo es la acción en contra del uso y abuso del poder (estado de
derecho)
122
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

(Amparo por vía de acción demanda y por vía de excepción Implica que la defensa
de la constitución se encomienda a cualquier órgano orden judicial, que actúa
previa la interposición de la excepción de inconstitucionalidad de la ley

El amparo es una forma de cuestionar el abuso del poder (frenar el poder con
el poder DIVISIÓN DE PODERES, conforme a la teoría de Montesquieu el poder
se distribuye para armonizar el ejercicio del poder público, a fin de que sus
miembros se vigilen y reclamen la invasión de su jurisdicción, y obtenga su
anulación”, la división de poderes constituye de hecho un control de la
constitucionalidad y legalidad por órgano político, en nuestro sistema no hay
control por órgano político aun cuando Mariano Otero haya previsto la posibilidad
de la anulación de una ley mediante la intervención del ejecutivo o alguno de los
miembros del congreso.

EN NUESTRO SISTEMA RIGE EL CONTROL POR ORGANO JURIDICCIONAL.-


Propiamente en el Amparo, la impugnación se hace por vía de acción, al ser el
propio agraviado quien inicia (INSTANCIA DE PARTE) un proceso que concluye
declarando para él (RELATIVIDAD) la constitucionalidad o inconstitucionalidad del
acto de autoridad (independientemente del sobreseimiento o improcedencia), de
esta forma es el titular del derecho quien acude directamente, a través de su
acción personal a solicitarlo sin tener que esperar que los poderes se vigilen y se
equilibren ni a que se detecte el abuso de poder.

123
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

IX. PROCEDENCIA DEL AMPARO

Art. Constitucional 103


El juicio de amparo tiene por objeto resolver controversia que se susciten:

I. Por normas generales, actos u omisiones de la autoridad que violen los


derechos humanos reconocidos y las garantías otorgadas para su protección por
esta Constitución, así como por los tratados internacionales de los que el Estado
Mexicano sea parte;

II. Por normas generales o actos de la autoridad federal que vulneren o restrinjan
la soberanía de los estados o la esfera de competencia del Distrito Federal, y
III. Por normas generales o actos de las autoridades de los Estados o del Distrito
Federal que invadan la esfera de competencia de la autoridad federal.

LAS CINCO FUNCIONES QUE CUMPLE EL AMPARO

1) Tutelar la libertad personal; (DET. FUERA DEL PORCEDIMIENTO Y


AMPARO PENAL
2) Combatir leyes inconstitucionales; (AMPARO VS LEYES)
3) Ser un medio de impugnación de sentencias judiciales; (CASACION A.
DIRECTO)
4) Reclamar actos y resoluciones de la administración, y (A.
ADMINISTRATIVO )
5) Proteger los derechos sociales de los campesinos sometidos al régimen de
la reforma agraria (A. AGRARIO.)

TIPOS DE AMPARO DIRECTO E INDIRECTO

Sin embargo por muy sumario que sea el juicio de amparo, el acto de autoridad
puede consumarse, mientras el procedimiento transcurre de manera que no pueda

124
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

materialmente o jurídicamente repararse el bien o derechos lesionados o se


restituya al agraviado en el pleno goce de sus derechos constitucionales violados,
De ahí que sea necesario interrumpir transitoriamente la aplicación de una orden
o sus efectos paralizando sus efectos positivos o impidiendo que se inicie su
ejecución, y que excepcionalmente pueda tener efectos restitutorios, cuando haya
peligro de que el juicio se quede sin materia (ACLARO VARIAS VECES QUE LA
SUSPENSION NO TIENE EFECTOS RESTITURORIOS SOLO
EXCECPIONALMENTE COMO EN EL CASO DE UNA CLAUSURA, LA QUE
TIENE EFECTOS RESTITUTORIOS ES LA SENTENCIA DE AMPARO)

En suma LA RATIO LEGIS de la suspensión es preservar la materia del juicio


para que la sentencia que de dicte tenga sustancia donde actuar., ya sea que las
cosas vuelvan al estado en que se encontraban, u obligar a la autoridad a
que actué conforme a la constitución,

En el amparo entonces hay dos resoluciones torales.-

- Una principal.- la sentencia que otorga la protección de la justicia


federal, y que debe ser acatada por toda autoridad haya o no concurrido al
amparo. incurriendo incluso en el delito de incumplimiento del deber legal

- Una accesoria.- El mandato de suspensión que paraliza


transitoriamente la ejecución o efectos del acto reclamado, la ley
faculta al juez para que conforme a su arbitrio establezca las medidas que
permitan asegurar la disponibilidad del quejoso ante el juez y que se
cumplan las reglas del 124. Y que solo puede referirse a las autoridades
precisadas por el quejoso, o que sean emplazadas, de modo que no obliga
a ninguna autoridad que no hubiere concurrido al proceso.

125
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

En el amparo directo, la suspensión del acto reclamado, la hace la autoridad


responsable en el mismo auto donde recibe la demanda, fijando la garantía.

En el amparo indirecto.- Debe pedirse expresamente, porque se lleva por cuerda


separada. Y por duplicado.

A menos de que se trate de aquellos casos en los que la autoridad deba decretarla
oficiosamente y lo hace en el mismo acuerdo donde admite la demanda (pide que
cese cualquier atentatorio y ordena se abra por separado y por duplicado el
incidente de suspensión donde se acordara sobre la provisional y después la
definitiva)

Los efectos son muy variados porque la suspensión así otorgada tiene como base
que “bajo protesta de decir verdad el quejosos aduce hechos reales”.

- En el caso de delitos graves el efecto es que se interne y queda por cuanto


a su situación personal bajo jurisdicción del juez de distrito y del procedimiento a
disposición del juez de su causa.
-
- Incluso al ser rebelde en el cumplimiento de las condiciones de la
provisional no puede ser detenido porque su libertad es cosa del federal.
-
- En delitos graves cuando es omiso los jueces dicen, que en caso de que se
agrave el delito la suspensión otorgada no causará efecto alguno por ello en esa
hipótesis sí lo pueden detener .
-
La suspensión, en los demás casos, también se debe pedir con el mismo escrito
de demanda, sin embargo puede pedirse en cualquier tiempo incluso cuando se
dicta sentencia negándose el amparo, con la obligación de interponer la revisión

126
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ante el colegiado,” esta suspensión provisional.- es un acto unilateral conforme


al artículo 30 de la L:A.

X. ANTECEDENTES DE LA SUSPENSIÓN DEL ACTO RECLAMADO.

Su primer antecedente se remonta al amparo colonial – en los mandamientos de


amparo se ordenaba al agraviante hacer cesar los actos de agravio, y si bien la
estructura es diferente, la causa de pedir era clara.

En las 7 leyes constitucionales (1836), se precisa el carácter suspensivo del


reclamo únicamente en los causa de expropiación respecto a la calificación de
utilidad pública.

En la quinta ley, el artículo 12 regulaba las atribuciones de la S.C.J.N y en el


párrafo XXII , se establece el reclamo que se interponga sobre la calificación de
utilidad pública, el reclamo suspenderá la ejecución hasta el fallo que dictara la
corte (a fin de no privar del derecho de propiedad párrafo tercer art. 2° de la
Primera ley faculta reclamación y prevé que el reclamo suspende la ejecución
hasta el fallo)

En el acta de reformas de 1847.- se contempla ya en el art. 25 el amparo


moderno, y a partir de entonces se procuró reglamentarlo, ya aplica el principio de
relatividad de la sentencia y en 1852 José Urbano Fonseca alude por primera vez
al a suspensión del acto reclamado al dar competencia a laos magistrados para
otorgar momentáneamente el amparo.
127
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

EVOLUCION LEGISLATIVA

En la ley orgánica de amparo reglamentaria de los art. 101 y 102 de la


constitución de 1857, aprobada en 1861 nace la suspensión del acto reclamado
a nivel legislativo al concederse en el art. 4° facultad al juez de distrito para
decretar bajo su responsabilidad y aun antes de declarar si debía o no abrirse el
juicio la demanda, la suspensión del acto o providencia ante la notoria urgencia.
(similar al actual 130)

La segunda ley orgánica DE 1869 regula en tres artículos 5, 6 y 7 más


detalladamente el recurso de amparo.

5° DISTINGUE ENTRE SUSPENSIÓN PROVISIONAL Y DEFINITIVA


6° LA SUSPENSION PODÍA CONCEDERSE SI EL ACTO ESTÁ COMPRENDIDO
EN ALGUNOS DE LOS SUPUESTOS DEL ART. 1° DE LA MISMA LEY, SIN MÁS
RECURSOS QUE EL DE RESPONSABILIDAD
7.- ESTABLECE LA SANCIÓN APLICABLE A ALA UTORIDAD QUE INCUMPLA
CON LA RESOLUCION QUE CONCEDE LA SUSPENSION.

EN EL AMBITO CONSTITUCIONAL la suspensión del acto reclamado se previó


hasta la constitución de 1917 y se ha regulado en las diversas leyes de amparo
que han estado vigentes.

CONCEPTO Y OBJETO
128
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

La existencia del acto reclamado es fundamental para la procedencia del


amparo; lo imputa el quejoso a la autoridad, puede ser un acto en sentido estricto
(decisión proveniente de un órgano del estado en ejercicio de su poder que trae
como consecuencia crear modificar extinguir alguna situación de hecho o de
derecho) o una ley

ENTRE ACTO Y AUTORIDAD HAY UNA RELACION DIRECTA (ART. 11 L.A) el


primero emana de la segunda, y ésta debe tener el carácter de tal.

El acto reclamado se define como (frac. I 103 Const.) la conducta de la autoridad


presuntamente considerada como violatoria de los derechos humanos reconocidos
y de las garantías otorgadas por la constitución y los tratados internacionales de
los que México sean parte”, incluyéndose las cuestiones competenciales
reclamables a través del juicio de amparo previstas en las fracc. II y III de ese
propio art.

La posibilidad de la suspensión del acto reclamado deriva de la naturaleza del acto


reclamado.

Ejemplo la orden de aprensión puede haberse girado, sin embargo si no se ha


ejecutado el efecto del amparo es que no se ejecute aún cuando se haya girado.
(ya en el fondo se podrá declarar insubsistente o no)

Concepto de suspensión.- efecto de suspender.-Detener o diferir temporalmente


acción u obra.

129
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

“Carlos Arellano Institución jurídica.- autoridad competente ordena detener


temporalmente la realización del acto hasta que se decrete su constitucionalidad o
inconstitucionalidad

“Ignacio Burgoa.- proveído judicial (auto o resolución la ley no distingue) que


concede la suspensión de plano u oficiosa, provisional o definitiva creadora de una
situación de paralización temporal, consistente en impedir la iniciación o desarrollo
de dicho acto sin invalidar estados anteriores o provocados por éste.

Alfonso Noriega da características: a( providencia cautelar tramitada en forma de


incidente b) autoridad facultada impone la obligación a la señalada como
responsable la obligación de tener los efectos del su acto manteniendo las cosas
en el estado en que se encontraban al momento de la presentación de la
demanda. c) hasta en tanto se dicte la resolución definitiva en el principal d) con
el interés de conservar la materia del juicio o que se cause al quejoso perjuicio de
difícil reparación en el caso de ser procedente la protección constitucional
solicitada.

Juventino Casto providencia cautelar de carácter instrumental para preservar la


materia del proceso.- contenido de mandato asegurador del cumplimiento y
ejecución de otra principal que pudiera anular el propio acto, haciendo cesar
temporalmente sus efectos.

Suspensión.- participa de la naturaleza de una medida cautelar cuyos


presupuestos son el peligro en la demora y la apariencia del buen derecho
(conocimiento superficial decisión de mera probabilidad anticipando que se
declarara la inconstitucionalidad del acto, se conceda la medida sin dejar de
observar lo establecido en el 124.)

130
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

 Medida cautelar
 Por la que el órgano jurisdiccional que conoce del amparo (contenido
jurisdiccional)
 En forma potestativa y unilateral
 Ordena a la autoridad señalada como responsable
 Mantener paralizada o detenida su actuación (provisoriamente)
 Durante todo el tiempo que dure la substanciación del juicio de garantías
 Y hasta en tanto se resuelva la constitucionalidad o no de su acto (en tanto
se dicte la sentencia de amparo)
 Obra hacia el futuro (eventiualmente carácter recisorios) (presupuestos
ABD PD)
 Su finalidad es que no se ejecuten materialmente los actos reclamados y no
queden irreparablemente consumados (ratio legis, preservar la materia del
juicio) (su razpn de ser)

La finalidad de la suspensión es proteger los intereses del quejoso mientras


dure el juicio constitucional; en tanto que la finalidad del amparo es proteger al
individuo de los abusos del poder, el amparo anula el acto, la suspensión sólo lo
paraliza transitoriamente. De ahí que se considere a la suspensión como una parte
esencial del amparo, ya para evitar que quede sin materia o para garantizar su
plena ejecución.

MEDIDAS CAUTELARES: Son instrumentos que se dictan a fin de hacer efectivo


lo que se persigue de manera principal

Ejemplo: arraigo- asegura que el arraigado responderá de las consecuencias del


juicio futuro
Que un objeto no va a desaparecer
Que una persona no se sustraerá de la acción de la justicia
Son instrumentos que decreta el juzgador de oficio o a petición de parte para
conservar la materia del litigio

Sus características
Instrumentales.- ligadas a una providencia principal

131
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Provisionales.- mientras se tramita el juicio


Temporales: surte sus efectos en el periodo de tiempo que comprende desde que
se decreta, provisional, y definitivamente hasta que se resuelve el fondo del
asunto
Unilateral.- porque al dictarse en forma inaudita, solo excepcionalmente se
satisface el requisito de bilateralidad.
Pueden ser conservativas.- mantienen una situación de hechos, a veces
conservativas si cambian situaciones de hechos anticipadamente a la resolución
principal

La providencia cautelar más importante LA SUSPENSION DEL ACTO


RECLAMADO EN EL AMPARO

Fix si es providencia cautelar porque aprecia preliminarmente la existencia de un


derecho, pudiendo asumir además del carácter de conservativa el de constitutiva
uy/ parcialmente restitutoria, para conservar la materia del litigio.-

Poder Judicial su naturaleza de medida cautelar su objeto es preservar la


material del juicio.

SU FUNDAMENTO CONSTITUCIONAL

Artículo 107 fracción X y XI


Artículo 107. Todas las controversias de que habla el artículo 103 se sujetarán a
los procedimientos y formas del orden jurídico que determine la ley, de acuerdo a
las bases siguientes:
X. Los actos reclamados podrán ser objeto de suspensión en los casos y mediante
las condiciones y garantía que determine la ley, para lo cual se tomará en cuenta
la naturaleza de la violación alegada, la dificultad de reparación de los daños y
perjuicios que pueda sufrir el agraviado con su ejecución, los que la suspensión
origine a terceros perjudicados y el interés público.

132
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Dicha suspensión deberá otorgarse respecto de las sentencias definitivas en


materia penal al comunicarse la interposición del amparo, y en materia civil,
mediante fianza que dé el quejoso para responder de los daños y perjuicios que
tal suspensión ocasionare, la cual quedará sin efecto si la otra parte de
contrafianza para asegurar la reposición de las cosas al estado que guardaban si
se concediese el amparo, y a pagar los daños y perjuicios consiguientes;
XI. La suspensión se pedirá ante la autoridad responsable cuando se trate de
amparos directos promovidos ante los Tribunales Colegiados de Circuito y la
propia autoridad responsable decidirá al respecto. En todo caso, el agraviado
deberá presentar la demanda de amparo ante la propia autoridad responsable,
acompañando copias de la demandad para las demás partes en el juicio,
incluyendo al Ministerio Público y una para el expediente. En los demás casos,
conocerán y resolverán sobre la suspensión los Juzgados de Distrito o los
Tribunales Unitarios de Circuito.
En cuanto al fundamento legal, se encuentra en la Ley de Amparo.
En el caso de la suspensión en amparo indirecto, se regula en el Capítulo III del
Título Segundo, integrado por 22 artículos -122 a 144-, en donde se establecen,
entre otras cosas,
 Los tipos de suspensión;
 Los supuesto de procedencia de la suspensión de oficio;
 Las condiciones que deben satisfacerse para conceder la suspensión a
petición de parte;
 Sus requisitos de efectividad;
 El trámite a seguir para conocer de ella y resolverla;
 Sus efectos en materia penal y
 Los lineamientos a seguir si la autoridad responsable no acata la resolución
que concede al quejoso la suspensión del acto reclamado
La suspensión de ampara directo se encuentra contemplada en el Título Tercero,
Capítulo III, integrado por los artículos 170 a 176, donde se prevén cuestiones
tales como:
 La autoridad competente para conocer de la suspensión;
 Los supuesto en que la medida se otorgará de oficio;
 Los casos en que se concederá a petición de parte y los requisitos que
deben satisfacerse para ello;

133
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

 Así como distintos aspectos que deberán atenderse según la materia del
juicioso en el que se tramite.

MENCION A OTROS ARTICULOS QUE ALUDEN A LA SUSPENSION


(37, 38, 39 y 233)

37.- Consigna la llamada jurisdicción concurrente, por cuanto a que el quejoso


puede acudir a demandar el amparo y protección de la justicia de la Unión,
ante el Juez de Distrito o ante el superior jerárquico de la autoridad que dictó el
acto o resolución que en esa vía se promueva y siempre de que se trate de
actos que constituyan violación de garantías de los artículos 16 en
materia penal, 19 y 20, fracciones I, VIII y X, párrafo primero y segundo de
la Constitución Federal. Quien conoce del amparo en jurisdicción
concurrente, está en aptitud de decretarla sin más limitantes que las que se
imponen a los jueces originariamente competentes para ese efecto.

38 y 39.- Prevén la denominada competencia auxiliar, el primero establece que


en los lugares en donde no resida Juez de Distrito, los Jueces del orden
común dentro de cuya jurisdicción radique la autoridad que ejecuta o trate de
ejecutar el acto reclamado, recibirán la demanda de amparo, ordenarán, en su
caso, que las cosas se mantengan en el estado en que se encuentren por
el término de 72 horas, pudiéndolo ampliar en lo que sea necesario, de
acuerdo con la distancia que medie a la residencia del Juez de Distrito que
habrá de conocer del mismo; ordenará también que se rindan a éste los
informes respectivos y procederán conforme al artículo 144. Acto
seguido, el Juez de Primera Instancia remitirá al de Distrito, sin demora

134
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

alguna, la demanda original con sus anexos. El 39 específica que la esta


facultad auxiliar para los Jueces de Primera Instancia sólo se ejercerá cuando
se trate de actos que importen peligro de privación de la vida, ataques a
la libertad personal fuera del procedimiento judicial, deportación o
destierro, o de alguno de los prohibidos por el artículo 22 de la
Constitución Federal.

El 233, se refiere a la suspensión en materia agraria y dispone que, cuando los


actos reclamados tengan o pueden tener como consecuencia la privación
total o parcial, temporal o definitiva, de los bienes agrarios del núcleo de
población quejoso o su sustracción del régimen jurídico ejidal, la
suspensión se concederá de oficio y se decretará de plano en el mismo
auto en que se admita la demanda

LOS MEDIOS DE IMPUGNACIÓN

Los artículos 83 y 95 de la ley. establecen la procedencia del recurso de


revisión contra las resoluciones que, en amparo indirecto, dicten el Juez de
Distrito o la autoridad que conozca del amparo, en las que conceda o niegue
la suspensión definitiva, la modifique o revoque, o bien, se niegue a
modificarla o revocarla, El segundo precepto establece la procedencia del
recurso de queja por exceso o defecto en la ejecución de las resoluciones
que concedan al quejoso la suspensión del acto reclamado, ya sea en
amparo directo o en indirecto

135
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

XI. CLASIFICACION DEL ACTO RECLAMADO

A) CON RELACION AL SUJETO QUE EMITE EL ACTO

 DE PARTICULARES.- no contra actos de particulares por excepción


cuando actué como auxiliar por mandato expreso de la ley.
 DE AUTORIDAD conducta positiva u omisa “emanada del poder público, de
manera unilateral, crea, modifica o extingue, por sí o ante sí, situaciones
jurídicas que afectan la voluntad de l

B) EN ATENCIÓN A LA NATURALEZA DEL ACTO RECLAMADO

 POSITIVOS.- en una actividad de la autoridad responsable que el quejoso


estima violatoria de sus garantías individuales, se traducen en un hacer de
las autoridades, voluntario y efectivo, que se presenta con la imposición de
obligaciones al individuo, traducidas en un hacer o en un no hacer, y que
implican una acción, una orden, una privación o una molestia, efecto del
amparo restituya al quejoso en el pleno goce de la garantía individual
violada
 NEGATIVOS:-cuando la autoridad se rehúsa a satisfacer la pretensión del
gobernado (no hay efecto de suspensión que las cosas se mantengan en el
estado que guardan)
 NEGATIVOS CON EFECTOS POSITIVOS.- actos que solo en apariencia
son negativos, porque en realidad producen los efectos de un acto positivos
 PROHIBITIVOS.- imponer al gobernado una obligación de abstenerse de
llevar a cabo determinada conducta, lo que entraña una limitación, son una
modalidad de los actos positivos
 DECLARATIVOS.- la autoridad evidencia una situación jurídica existente,
también una modalidad de los actos positivos sin embargo, al traducirse
136
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

éstos en una mera manifestación o declaración de la autoridad que no


altera situaciones jurídicas existentes o determinadas y que, por tanto, no
causa ningún perjuicio al quejoso la suspensión – resulta improcedente, a
menos que el acto entrañe un principio de ejecución,

C) EN ATENCIÓN A SU ACREDITAMIENTO:

 EXISTENTES: el quejoso atribuye a la autoridad responsable y que ésta


reconoce como ciertos en su informe previo o justificado; o bien aquellos
que la autoridad niega pero que el quejoso acredita en la audiencia
constitucional. Por obvias razones, estos actos pueden ser materia del
juicio de amparo y son también susceptibles de suspenderse.
 INEXISTENTES que niega la autoridad a la que se atribuyen, sin que el
quejoso pueda desvirtuar tal negativa; por tanto, son actos que, existan o
no, pueden demostrarse fehacientemente, por lo que en contra de ellos no
procede el amparo y, en consecuencia, no pueden ser suspendidos.
 PRESUNTIVAMENTE EXISTENTES: son aquellos que se tienen por
ciertos o acreditados en virtud de que la autoridad a la que se atribuyen no
rinden sus informes con justificación o previo, o bien, al rendirlos es omisa
respecto del acto en cuestión

D) EN CUANTO A SU CONSUMACIÓN

 CONSUMADOS DE MODO REPARABLE: aquellos que se han


realizado íntegramente y que han producido todos sus efectos, pero
que, en virtud de los efectos restitutorios del juicio de garantías, pueden
repararse volviéndose las cosas al estado que guardaban antes de su
realización . Por lo que respecta a la suspensión en tratándose de este
tipo de actos, sí los mismos han producido la totalidad de sus efectos la
medida cautelar es improcedente, ya que no tiene alcances restitutorios;
sin embargo, basta con que algún efecto del acto falte de realizarse para
que pueda concederse la suspensión.

 CONSUMADOS DE MODO IRREPARABLE: se consideran así los


actos que “una vez que se han llevado a cabo no permiten restablecer
las cosas al estado en que se encontraban antes de que se cometiera la
violación, por lo que no es posible reintegrar al gobernado en pleno goce
de sus garantías constitucionales”. Esto es, se trata de actos que
producen violaciones que no pueden ser reparadas, material o

137
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

jurídicamente, ni aún a pesar del efecto restitutorio de las sentencias de


amparo. Tratándose de este tipo de actos, el amparo y, por ende, la
suspensión, son improcedentes, ya que no tendría objeto alguno que se
otorgará al quejoso la protección de la justicia federal ante la
imposibilidad de que el fallo protector surta sus efectos. Por esta razón,
cuando en el amparo se impugnan actos que aún no han sido
consumados, pero que de consumarse serían de imposible reparación,
la suspensión debe concederse de oficio, de manera que no opere la
causal de improcedencia prevista en la fracción IX del artículo 73 de la
L.A.

E) EN RAZÓN DE LA TEMPORALIDAD DEL ACTO:

 PASADOS: se han llevado a cabo en su totalidad al momento de


interponerse la demanda de amparo. Pueden impugnarse por medio del
juicio de garantías para que el tribunal de amparo determine si la autoridad
responsable actuó con apego a la Norma Fundamental, siempre que se
trate de actos no consumados de modo irreparable.

 PRESENTES: se están ejecutando al momento de promoverse el amparo.


Así, al tratarse de actos cuya realización se encuentra en curso es
procedente el juicio de garantías, al haber materia para que el juzgador
analice la inconstitucionalidad reclamada y sean también objeto de la
suspensión.

 FUTUROS E INCIERTOS O PROBABLES: los que no se han realizado al


momento de promover el amparo y respecto de los cuales no existe la
seguridad de que van a ocurrir, por lo que consisten en simples amenazas
o posibles violaciones de garantías. Cuando se trate de este tipo de actos,
el quejoso se basa en conjeturas, para impugnar el acto reclamado, ya que
no existen elementos que aseguren que se realizará, por lo que el amparo -
y la eventual suspensión- es improcedente contra ellos.

 FUTUROS INMINENTES: aún no se han realizado, pero existe plena


certeza de que se producirán. Es aquel en que “ya existe un acto decisorio
y sólo falta la ejecución del mismo que incluso es forzoso que la autoridad
responsable la lleve a cabo. En tratándose de este tipo de actos son
procedentes tanto el amparo como la suspensión, por ser inminente su
realización

138
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

F) EN RAZÓN DE LA ACTUACIÓN DEL QUEJOSO

 EXPRESAMENTE CONSENTIDOS: el consentimiento es una


manifestación de voluntad y, de acuerdo con el artículo 1803 del Código
Civil Federal, es expreso cuando se da a conocer de manera verbal o
escrita, o bien, por medios electrónicos, ópticos o por signos inequívocos;
por lo que se está en presencia de este tipo de actos cuando el quejoso
externa de manera indubitable su voluntad de someterse al acto atribuido a
la autoridad. En tratándose de actos consentidos expresamente no
proceden ni el amparo ni mucho menos la suspensión, en términos de la
fracción XI del artículo 73 de la L.A

 TÁCITAMENTE CONSENTIDOS: conforme al artículo 1803 del Código


Civil Federal, el consentimiento es tácito cuando resulta de hechos o actos
que lo presuponen o autoricen a presumirlo. Para los efectos del amparo,
se tienen como actos consentidos de manera tácita aquellos contra los
cuales no se interpone el juicio de garantías dentro de los términos
legalmente establecidos para tal efecto. Así, conforme el artículo 73,
fracción XII, de la LA, el amparo no procede si se impugnan actos
tácitamente consentidos y, por tanto, tampoco puede concederse la
suspensión respecto de ellos.

 DERIVADOS DE OTROS CONSENTIDOS: se trata de “aquellos que son


consecuencia de otro u otros actos que legalmente deban reputarse como
consentidos. Si se trata de actos que se encuentran vinculados entre sí, el
hecho de no impugnar el acto antecedente hace que el consecuente se
considere resultado de un acto que ha sido previamente aceptado y, por
tanto, se establece la improcedencia del amparo para impugnarlo y de la
suspensión para paralizarlo.

 NO CONSENTIDOS: “Son aquellos en los que el gobernado ha hecho valer


con oportunidad los recursos ordinarios anteriores al amparo para combatir
el acto de autoridad que le afecta y en los que, oportunamente, dentro del
término legal, ha interpuesto el juicio de amparo. Además no ha hecho
manifestación de su voluntad en el sentido de producir su consentimiento
expreso”. Esto es, se trata de actos respecto de los cuales el quejoso no ha
manifestado su conformidad, sino que, en ocasiones, han sido rechazados,
atacándose mediante los distintos mecanismos previstos por las leyes.

139
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

G) EN RELACIÓN CON SU PERMANENCIA O CONSERVACIÓN

 SUBSISTENTES: los que han sido realizados por las autoridades


responsables y que permanecen inalterados, al no haberse revocado por la
autoridad competente. Por tanto en virtud de que el acto reclamado se
conserva, procede en su contra el amparo y, cuando se satisfagan los
requisitos para su concesión, también puede otorgarse la suspensión

 INSUBSISTENTES: son actos que tuvieron existencia efectiva, pero que


han sido revocados o inaplicados por la autoridad responsable, o bien, por
otra autoridad competente, por lo que han cesado sus efectos.
Generalmente se presenta este tipo de actos cuando la autoridad rectifica
su actuación por considerar que había incurrido en un error, revocando el
acto que había emitido y que violaba las garantías individuales del quejoso.
Cuando estos actos se revocan con todos sus efectos y consecuencias,
restituyendo al quejoso a la situación anterior, el amparo es improcedente,
de conformidad con el artículo 73, fracción XVI, de LA, ya que no habría
materia para entrar al fondo del asunto; y, si el amparo se encuentra en
trámite, debe sobreseerse al actualizar la causal prevista en la fracción V
del artículo 74 de la ley. Sin embargo, puede ocurrir que al revocarse el
acto subsistan algunos de sus efectos, supuesto en que procede el juicio de
garantías y, en su caso, la suspensión.

H) EN CUANTO AL MOMENTO EN QUE PRODUCEN EFECTOS:

 INSTANTÁNEOS: gramaticalmente el término “instantáneo” significa que se


produce inmediatamente”. Por tanto, se consideran actos instantáneos
aquellos que se perfeccionan y agotan desde luego, en un solo momento.

 DE TRACTO SUCESIVO: no se perfeccionan o agotan en un solo


momento, sino que se prolongan en el tiempo. Son aquellos que para
agotarse requieren de la realización de una sucesión de actuaciones o
hechos, en función de un fin común. “Se traducen en actos específicos
ligados entre sí por la unidad de propósito o la finalidad perseguida.” En
cuanto a estos actos es procedente la suspensión, ya que ésta paraliza su
desarrollo, impidiendo así que aquellos que no se han ejecutado se lleven a
cabo y se perfeccione el acto cuya inconstitucionalidad se reclama.

I) SEGÚN GÓNGORA PIMENTEL- JURISPRUDENCIA

140
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

1) Actos consumados y de tracto sucesivo

2) Actos declarativos

3) Actos consentidos

4) Actos positivos

5) Actos negativos

6) Actos negativos con efectos positivos

7) Actos prohibitivos

8) Actos futuros, inminentes y probables

9) ACTOS DE PARTICULARES

ACTOS LEGISLATIVOS

Como hemos podido observar, de acuerdo a la clasificación del acto reclamado,


no existen de manera específica los llamados actos legislativos, sin embargo
podemos dar ese calificativo a los actos provenientes de esos órganos. (Leyes,
reglamentos, etc.)

141
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

XII. SENTENCIAS EN EL JUICIO DE AMPARO.

12.1 LA SENTENCIA

La sentencia en materia estricta de amparo, constituye una importante figura


jurídica, pues con ella se concluirá la actividad jurisdiccional tendiente a resolver el
juicio de garantías instado ante los órganos de amparo; así mismo esta figura
establecerá si el juicio ha de concederse, ha de negarse o en su defecto ha de
sobreseerse.

En el desarrollo del presente, determinaremos cuando la sentencia debe


conceder, negar o sobreseer el negocio del que se trate, siempre en estrecha
relación con los considerandos planteados en ese fallo jurisdiccional, pues esa
causalidad deberá determinar en qué sentido se deberá resolver el juicio.

En este orden de ideas y una vez resuelto el asunto ventilado ante los órganos de
amparo mediante sentencia, se está ante la posibilidad de poder recurrirla cuando
haya desfavorecido a alguna de las partes, por lo que la ley prevé un plazo para
efectuar lo anterior; no puede aún elevarse a categoría de cosa juzgada a
142
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

excepción de aquellas sentencias que la ley expresamente infiere que no


admitirán recurso alguno; analizaremos también en que supuestos la sentencia en
amparo adquiere la ejecutoria.

Entendemos por sentencia, como aquel acto jurídico mediante el cual, el órgano
jurisdiccional de conocimiento, da por concluido el juicio que ante él se ha instado,
decidiendo sobre la controversia planteada.

Para materia estricta de amparo, sentencia es el acto culminatorio de la actividad


jurisdiccional pronunciado por el órgano de amparo; mediante el cual resuelve si
se concede, se niega o se sobresee el amparo de la Justicia Federal al quejoso
que se estime afectado por algún acto de autoridad.

Bajo esta premisa, las sentencias en materia de amparo, han de clasificarse de


acuerdo a la manera en que resolverán la controversia que se ha planteado, esto
es, de acuerdo al contenido del juicio de garantías; resolverán concediendo el
amparo, negándolo o sobreseyendo al mismo, atento lo anterior también pueden
clasificarse respecto de la controversia que resuelven, ya sea el juicio en lo
principal o alguna cuestión incidental que surja de manera accesoria en el juicio de
amparo.
A continuación analizaremos la clasificación de las sentencias que en materia de
amparo que surgen de acuerdo a las características que se han enunciado en
líneas que preceden.

La sentencia que concede el amparo y protección de la justicia de la unión es


aquella que concluye la instancia jurisdiccional mediante la declaración de la

143
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

inconstitucionalidad de los actos que se reclaman por violación a las garantías


individuales del gobernado, obligando a la autoridad responsable a restituir al
quejoso en el goce y disfrute de sus garantías individuales.

Esto es, que se ha demostrado y acreditado que el acto que se reclamó de la


autoridad, se tilda completamente de inconstitucional, por lo que será necesario
otorgar al gobernado el amparo, para que a través de ello, se condene a la
autoridad responsable de regresar al estado en que se encontraba el quejoso
antes de la violación a sus garantías y derechos fundamentales.

Contrario a lo anterior; cuando se está en presencia de una sentencia que niega la


protección de la Justicia Federal, es porque el órgano de amparo que conoce del
juicio de garantías, determina la constitucionalidad de los actos de autoridad que
ante él se reclamaron, por lo que en dicha sentencia, negará el amparo al quejoso
y reiterará la validez legitima jurídica de los actos reclamados de la autoridad.

Por otro lado, la sentencia que sobresee el juicio de amparo, se concreta como
aquel acto procesal, mediante el cual el órgano de amparo concluye el juicio sin
decidir sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad del acto reclamado que
ante ellos se insto, esto es que concluye sin tocar el asunto planteado de fondo,
sin analizar la conducta de la autoridad, por acreditarse alguna de las causales de
sobreseimiento que señala el artículo 63 de la Ley de la materia.

Esta clasificación, deriva de acuerdo a la controversia que se dirima en el juicio de


amparo, pues las sentencias definitivas, son aquellas que resuelven el juicio en lo
principal, la cuestión de fondo planteada; es decir, aquellas que resuelven
concediendo o negando el juicio de amparo; por lo que la sentencia interlocutoria,
es aquella decisión judicial que resolverá las cuestiones incidentales que existan
144
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

entre las partes y que surjan en la tramitación del juicio de amparo de manera
accesoria pero completamente relacionada con el juicio principal.

En este tenor, tal como lo ha manifestado los tribunales de la Federación:

Por sentencia definitiva debe entenderse aquella que decreta o niega


sobreseimientos; la que pone fin a un juicio (proceso), a una instancia o aun
recurso, respecto de la cual no exista algún medio ordinario de defensa que pueda
modificarla o revocarla; y por sentencia interlocutoria se entiende aquella que
resuelve un incidente promovido antes o después de la sentencia que decide la
cuestión que constituye el objeto de un juicio

Concediendo o negando el juicio de amparo; por lo que la sentencia interlocutoria,


es aquella decisión judicial que resolverá las cuestiones incidentales que existan
entre las partes y que surjan en la tramitación del juicio de amparo de manera
accesoria pero completamente relacionada con el juicio principal.

En este tenor, tal como lo ha manifestado los tribunales de la Federación:


Por sentencia definitiva debe entenderse aquella que decreta o niega
sobreseimientos; la que pone fin a un juicio (proceso), a una instancia o aun
recurso, respecto de la cual no exista algún medio ordinario de defensa que pueda
modificarla o revocarla; y por sentencia interlocutoria se entiende aquella que
resuelve un incidente promovido antes o después de la sentencia que decide la
cuestión que constituye el objeto de un juicio.

12.2 REGLAS GENERALES RELATIVAS A LAS SENTENCIAS DE AMPARO


145
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

La Ley de Amparo en su capítulo X prevé lo relacionado a las reglas generales


relativas a las sentencias de amparo, asimismo este capítulo contiene la serie de
requisitos o características que bebe satisfacer esta importante figura procesal. En
el artículo 73 de la multicitada ley, se establece que la sentencia que se pronuncie
en materia de amparo, únicamente debe ocuparse de las personas, ya sea
particulares, morales, privadas u oficiales, por lo que aquí tenemos implícito el
principio de relatividad de las sentencias, puesto que se limitara la sentencia a
amparar y proteger únicamente a quien así lo hubiera solicitado, sin hacer una
declaración general respecto de la ley o acto que lo motivara.

Inicialmente, la sentencia que se pronuncie del juicio de garantías, deberá


contener un preámbulo, en donde se exprese los datos que permiten identificar a
la sentencia de que se trate; los cuales consisten en el número de expediente en
el que se actúa, la fecha en que se pronuncia la sentencia, el órgano jurisdiccional
que emite, el nombre del quejoso, el acto reclamado y la denominación de la
autoridad responsable.

En este orden de ideas y de acuerdo al contenido del artículo 74 de la Ley en cita,


las sentencias que se pronuncien en los juicios de amparo, deberán contener la
fijación clara y precisa del acto reclamado (fracción I), a lo implícito en este
párrafo, en la praxis se le denomina como “resultandos” los cuales consisten en la
narración sucinta de lo actuado en el proceso y motivo por lo cual estos hechos,
variaran según se esté en el caso de un amparo directo o indirecto.

En la parte relativa a “los resultandos”, debe fijarse, de manera clara y precisa,


cual es el acto o actos que reclama el quejoso, relacionando las pruebas exhibidas
por las partes para tenerlos o no por demostrados, los tribunales acostumbran
146
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

también relatar los hechos y las etapas procesales que se desarrollan durante la
sustanciación del juicio, desde la presentación de la demanda hasta la celebración
de la audiencia constitucional respectiva.

Por otro parte, la sentencia de amparo deberá contener las consideraciones, los
fundamentos legales en los que se apoye para conceder, negar o sobreseer el
juicio (fracción IV), esta parte se le denomina “considerandos”, que no son otra
cosa, sino los razonamientos lógico-jurídicos que debe utilizar el juzgador de
amparo para resolver; en ellos se contempla la fundamentación y motivación de la
sentencia de amparo, pues debe contener las disposiciones legales y
constitucionales, sobre las cuales se basó el juzgador para resolver si se concede,
se niega o se sobresee el juicio de garantías según se trate; es dable referir que al
igual que en los resultandos, los considerandos también varían de acuerdo al tipo
de amparo de que se trate, ya sea directo o indirecto.

Finalmente la sentencia de amparo en su contenido deberá expresar los puntos


resolutivos en los que exprese el acto, norma u omisión, motivo por el cual se
conceda, niegue o sobresea el asunto (fracción VI). En este apartado de la
sentencia se expone la conclusión concisa y clara que versará sobre la concesión,
negación o sobreseimiento del amparo, siempre en congruencia con los
considerandos del fallo, ya que esta conclusión derivará de las consideraciones
jurídicas y legales que se hayan planteado en el apartado correspondiente.

Los principios generales que rigen las sentencias de amparo son: el principio de la
relatividad de las sentencias que ya ha quedado precisado en el primer apartado
del subtema que se estudia y tiene su fundamento legal en términos del artículo 73
de la multicitada ley; así también otro principio inmerso en las sentencia de

147
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

amparo, es el principio de estricto derecho, por lo que el órgano de control


jurisdiccional se limitará de resolver los juicios de amparo, en base a la
controversia que haya sido planteada ante ellos, resolviendo de este modo
únicamente, en base a las consideraciones expresadas por el quejoso en la
demanda, aunque también la ley prevé como principio aplicable en las sentencias,
el de suplencia de la deficiencia de la queja, mediante el cual el juzgador deberá
suplir la deficiencia respecto de los conceptos de violación y/o agravios según se
trate la sentencia, y bajo algunos supuestos, mismos que contempla el artículo 79
de la Ley en cita.

12.3 LA SENTENCIA EJECUTORIA

La sentencia ejecutoria es aquella con la que culmina la actividad jurisdiccional y


misma que no admite o no puede ser alterada o impugnada por ningún medio
jurídico ordinario o extraordinario (recurso) que prevea la Ley, consecuentemente,
constituye verdad legal o el carácter de cosa juzgada en el juicio de amparo en el
que ha pronunciado.

De lo anterior y para materia estricta de amparo, toda vez que el juicio de


garantías atendiendo el principio de definitividad, debe ser la última instancia
judicial, bajo esta deducción para que las sentencias tengan el carácter de cosa
juzgada, sólo bastara que causen ejecutoria y de acuerdo al artículo 356 del
Código Federal de Procedimientos Civiles que es del tenor siguiente:

ARTÍCULO 356.- Causan ejecutoria las siguientes sentencias:


I.- Las que no admitan ningún recurso;

148
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

II.- Las que, admitiendo algún recurso, no fueren recurridas, o, habiéndolo sido, se
haya declarado desierto el interpuesto, o haya desistido el recurrente de él, y

III.- Las consentidas expresamente por las partes, sus representantes legítimos
sus mandatarios con poder bastante.

La sentencia de amparo que causa ejecutoria mediante declaración judicial, es


aquella que una vez pronunciada, la parte procesal quien se ve desfavorecida con
el fallo, no interpone recurso alguno para revisarla dentro del término que prevé la
ley en la materia; consecuencia de ello y una vez que ha transcurrido el termino
para recurrir, el órgano de amparo deberá declarar que la sentencia ha causado
ejecutoria, por lo que se tendrá con carácter de cosa juzgada en virtud de que ya
no será admisible ningún recurso.

Se adquiere ejecutoria en la sentencia de amparo por ministerio de ley cuando en


las sentencias que pronuncien los Tribunales de Amparo expresamente no se
admita recurso alguno, esto es que son irrecurribles, por lo tanto adquirirán la
categoría de cosa juzgada, de verdad legal. Como ejemplo de estas sentencias,
tenemos las que contempla el artículo 84 de la Ley Reglamentaria de Amparo,
numeral que estipula que los fallos que pronuncie el Tribunal Colegiado de Circuito
respecto de los recursos de revisión interpuestos por la parte a quien resulto
afecta la sentencia recurrida, no admitirán recurso alguno, por lo que sus
sentencias tendrán la categoría de cosa juzgada por ministerio de ley,
constituyéndose en sentencia ejecutoria.

149
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

Podemos expresar que la sentencia que pronuncien los órganos de amparo


variara de acuerdo al fondo si se trata de amparos directos e indirectos en cuanto
a los resultandos y a los considerandos, asimismo, en cuanto a la cuestión de
forma, tendrá el similar contenido como cualquier sentencia, esto es constará
inicialmente del preámbulo, seguido de los resultados, los considerandos y por
último los puntos resolutivos.

Relacionado con lo anterior, de acuerdo con las cuestiones que surjan durante la
sustanciación del juicio, la controversia que fuera planteada por el quejoso y de
cualquier figura jurídica que sobrevenga en el proceso del juicio, la sentencia de
amparo tendrá como fin primario culminar todo acto procesal mediante el cual se
resolverá concediendo o negando el amparo y protección de la Justicia de la
Unión al quejoso, o en su defecto sobreseyendo el juicio de garantías por
actualizarse algún supuesto previsto por la ley de la materia, que a manera de
conclusión aquí podemos colegir que en este único caso, no se estudiará la
cuestión de fondo planteada, esto es que no se dirimirá si hubo un acto
constitucional o inconstitucional.

Definitivamente estamos sabidos que cuando estas sentencias de amparo se


eleven a categoría de ejecutoria, estamos en presencia de la verdad legal, de lo
que se ha ventilado en juicio de amparo y que adquiere la calidad de cosa
juzgada, por lo que no será admisible recurso alguno previsto por la Ley.

150
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

BIBLIOGRAFÍA

1 Burgoa, Ignacio, El Juicio de Amparo, (México: Porrua, Edición 1983) Pag.115.

2 Felipe Calderón Hinojosa, Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan


diversas disposiciones de los artículos 94, 103, 104 y 107 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos., (04 de mayo de 2011). Pág. 2

3 Ibíd.

4 Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Concepto Derechos


Humanos, México. Disponible en: <http://www.cndh.org.mx/losdh/losdh.htm>

5 Felipe Calderón Hinojosa, Decreto por el que se modifica la denominación del


Capítulo I del Título Primero y reforma diversos artículos de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, (01 de junio de 2011). Pág. 1

6 Orden Jurídico Nacional, Tratados y Declaraciones sobre Derechos Humanos.


Disponible en: <http://www.ordenjuridico.gob.mx/derechos_humanos.php>

7 Sánchez, Narciso, Derecho ambiental, (México: Porrua, 2001) Pag.150

8 Ibíd. Pag.155

9 Chávez, Raúl, Juicio de Amparo, (México: Porrúa, Edición 2009) Pag.99

10 Ibíd.

11 Burgoa, Ignacio Supra, nota 1, pag.148

12 Espinoza, Manuel, Juicio de Amparo, (México: Oxford, Edición 2009) Pag.32

13 Ibíd.

14 Real Academia Española, Diccionario de la Lengua Española, Vigésima


segunda edición.
Disponible
en:<http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=principio>

15 Estos principios procederán a desarrollarse en la sección 2.1 de este capítulo.

16 Arellano, Carlos, El Juicio de Amparo, (México: Porrúa, 2003) Pág. 769-770


151
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

17 Fernández, Vicente, “El Juicio de Amparo en la Jurisprudencia” (México:


Porrúa, Edición 2007) Pág. 37-38

18 Ibíd.

19 Contreras, Julio, El Juicio de Amparo Principios Fundamentales y Figuras


Procesales, (México: The McFraw-Hill/Interamericana, 2009) Pag.40

20 Ibíd. Pag.43

21 Burgoa, Ignacio, Supra, Nota 1, pag.275

22 López, Carlos, Principios Fundamentales del Juicio de Amparo, Análisis


Especifico, Disponible Online:
http://www.tuobra.unam.mx/vistaObra.html?obra=2308

23 Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, Vigésima segunda


edición.
Consultado online: <http://drae2.es/?lema=definitivo>

24 De manera que para la procedencia del amparo, de conformidad con la fracción


III se requiere que el gobernado haya agotado todos los medios de defensa
previstos en la legislación ordinaria y que sean idóneos para modificar, revocar o
anular el acto que se reclama violatorio de garantías o derechos. En otras
palabras "tienen que haberse agotado todos los medios de defensa ordinarios".

25 López, Carlos Supra Nota 22.

26 Espinoza, Manuel, Supra Nota 12, Pág. 43

27 Ibíd. Pág. 44

28 Burgoa, Ignacio, Supra, Nota 1, pag.276

29 Iniciativa con proyecto de decreto que reforma los artículos 94, 100, 103, 107 y
112 de la constitución política de los estados unidos mexicanos. (19 de marzo de
2009).

30 López, Lorena, “Promulga Calderón Reforma Constitucional al Juicio de


Amparo”, Milenio, 6 de junio de 2011. Disponible en:
<http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/097e2dc1ad58f2e2a699ce4204568
f7d>

152
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

31 González, Felipe. “El Juicio de Amparo,” La Jornada, 13 de Julio de 2011.

32 El jurista Eduardo García Máynez dice que el derecho en su sentido objetivo,


es un conjunto de normas. Trátese de preceptos impero-atributivos, es decir, de
reglas que además de imponer deberes, conceden facultades. Frente al obligado
por una norma jurídica descubrimos siempre a otra persona facultada para exigirle
el cumplimiento de lo prescrito. La autorización concedida al pretensor por el
precepto es el derecho en sentido subjetivo.

33 Burgoa, Ignacio, Supra, Nota 1, Pag.468.

34 Ruiz, Humberto, Diccionario del Juicio de Amparo, (México: Oxford, Edición


2009), pag.158

35 La sentencia que conceda el amparo tendrá por objeto restituir al agraviado en


el pleno goce de la garantía individual violada, restableciendo las cosas al estado
que guardaban antes de la violación, cuando el acto reclamado sea de carácter
positivo; y cuando sea de carácter negativo, el efecto del amparo será obligar a la
autoridad responsable a que obre en el sentido de respetar la garantía de que se
trate y a cumplir, por su parte, lo que la misma garantía exija.

36 Góngora, Genaro, Introducción al Estudio del Juicio de Amparo, (México:


Porrúa, Edición 2010), Pag.85

37 Ibíd. pag.87

38 Burgoa, Ignacio, Supra, Nota 1, pag.470

39 González, Felipe. Supra, Nota 6.

40 Zaldívar, Arturo, Hacia una Nueva Ley de Amparo, Instituto de Investigaciones


Jurídicas, UNAM, México, 2002, Pag.44

41 Se amplia el concepto de interés de parte agraviada bajo el que se definía el


interés jurídico para promover el juicio de amparo, incorporándose los conceptos
de interés legitimo individual o colectivo para promover la acción amparo contra
actos u "omisiones" de autoridades, al alegarse que dicho acto viole derechos
reconocidos por la constitución y tratados internacionales, y con ello se afecte la
esfera jurídica del gobernado, sea de manera directa o en virtud de su especial
situación frente al orden jurídico.

42 Huerta, María del Rosario, Interés Legitimo, acción colectiva y caos climático,
Pag.9. Disponible en: <http://www.letrasjuridicas.com/Volumenes/21/huerta21.pdf>
153
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

43Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 16 de diciembre de 1966,


Artículos 28, 40, 41

44 Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ¿Que es la CIDH? Disponible


en: <http://www.cidh.oas.org/que.htm>

45 Ibíd.

46 Ibíd.

47 Convención Americana Sobre Derechos Humanos, San José de Costa Rica, 22


de noviembre 1969, Articulo 52

48 Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ¿Que es la CNDH?. Disponible


en: <http://www.cndh.org.mx/node/75>

49 Ibíd.

50 Es un vocablo Sueco que puede significar representante, mediador, agente,


guardián, etc., y es aplicado a una institución jurídica actualmente existente en
más de 50 Países. Disponible en:
<http://www.diputados.gob.mx/cedia/biblio/virtual/dip/dicc_tparla/o.pdf>

51 Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Antecedentes, Disponible en:


<http://www.cndh.org.mx/node/17>

52 Se entiende por recomendaciones los instrumentos por medio de los cuales la


CNDH expresa su certeza de que se ha producido una violación, y por lo tanto
sugiere las medidas necesarias para subsanarla y, en su caso, solicita que se
realice una investigación y que se apliquen sanciones a los servidores públicos
que han incurrido en las conductas violatorias de Derechos Humanos.
http://derecho.itam.mx

53 El sentido de la recomendación va mucho más allá; se trata de un documento


que por su esencia debe ser público y que como tal pone en evidencia ante la
sociedad en su conjunto, a la autoridad que ha violado derechos fundamentales.

54 Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, Diario Oficial


de la Federación 28 de enero de 1988, Artículo 15.

55 Sánchez, Narciso, supra nota 7 Pag.32

154
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

56 Brañes, Raúl, Manual de derecho ambiental mexicano, Fundación Mexicana


para la Educación
Ambiental, Fondo de Cultura económica, México, 1994, pág. 27.

57 Góngora, Genaro, El Juicio de Amparo vs El Derecho a un Ambiente


Adecuado, Tomado del mensaje dado por el Dr. Góngora Pimentel en el Marco 7°
Encuentro Internacional de Derecho Ambiental, México, 2008. Pág. 1-2

58 Declaración Universal de los Derechos Humanos:


Disponible en: <http://www.cinu.mx/onu/documentos/declaracion-universal-de-los-
d/>

59 Declaración Universal de los Derechos Humanos, Carta Internacional de


Derechos Humanos,
Disponible en: <http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/_ciddh.htm>

60 Naciones Unidas – Centro de Información, Declaración Universal de Derechos


Humanos y Pactos. Disponible en: <
http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/_ciddh.htm

61 Naciones Unidas Derechos Humanos, Oficina del Alto Comisionado para los
Derechos Humanos, El Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Disponible en: <
http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/InternationalLaw.aspx>

62 Declaración de Estocolmo, Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio


Ambiente Humano, 16 de julio de 1972, principio 1.

63 Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente, Rio de Janeiro, del 3 al 14 de


junio de 1992, preámbulo.

64 Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en


materia de derechos económicos, sociales y culturales, "Protocolo de San
Salvador", 1988, articulo 11

65 Pacto Internacional de Derechos económicos, sociales y culturales, Diario


Oficial de la Federación, 12 de mayo de 1981, articulo 11.

66 Herrera, Juan, Contribuciones del Derecho Internacional al combate de las


especies invasoras en México y Tamaulipas, Vol. 17, Ciencia Uat, Numero 3.

67 Carmona, María del Carmen, Derecho Ecológico, Instituto de Investigaciones


Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma Mexicana (UNAM), 2002.
155
CENTRO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS SUPERIORES

ANEXOS

156