You are on page 1of 5

5 señales de que el útero no está

bien
POR · PUBLICADA 13 MAYO, 2018 · ACTUALIZADO 13 MAYO, 2018

0
SHARES
FacebookMessengerWhatsAppCorreo

Enfermedades del útero


El útero se compone de dos partes principales:

La parte saliente, superior, llamada cuerpo del útero. La parte estrecha, más baja,
llamada cuello o cérvix.

Las paredes del útero contienen tres capas: El recubrimiento interno, llamado
endometrio. La capa muscular media, llamada miometrio. La capa externa serosa,
llamada peritoneo.
Este órgano está muy bien escondido, entonces cualquier problema que surge no
es fácilmente detectable. Tenemos que estar atentas a las señales que él da
cuando algo no va bien. Visitar al ginecólogo al menos una vez al año y hacer los
exámenes preventivos es importante para la salud de toda mujer.

Si siente algún tipo de malestar, consulte al médico. No espere mucho, ya que


todos los problemas se tratan mejor al principio. Manténgase atenta, observe
siempre la ropa interior, dolores o secreciones extrañas, son señales de que algo
no va bien. Las señales principales de problemas son:

1. Dolor
El dolor de los cólicos hasta cierto punto es normal, ya que son debido a las
contracciones uterinas para expulsar la sangre menstrual. Los dolores fuera del
período menstrual o cólicos muy intensos que provocan vómito y postración es
motivo para buscar un médico. Puede ser endometriosis (crecimiento o migración
de tejido uterino fuera del útero), miomas o cáncer.

 Te puede interesar: Dormir junto a tu pareja ¿puede conducir a una


mejor salud?
El dolor (o ardor) durante la relación sexual también debe ser investigado. Puede
significar infecciones genitales, endometriosis o enfermedades de transmisión
sexual.

2. Secreciones
Tener secreción vaginal es normal, principalmente para las mujeres en edad
fértil. Durante la ovulación hay liberación del moco cervical. Éste es transparente
y gelatinoso. Generalmente, las secreciones normales son: límpidas,
transparentes e incoloras. Sólo será motivo de preocupación si hay olor fuerte,
cambio en la consistencia y el color, con rasgos de sangre y si van acompañadas
de dolor o fiebre, esto puede denunciar algún tipo de inflamación cervical. Las
mujeres en la menopausia disminuyen las secreciones vaginales y las niñas antes
de la primera ovulación no las tienen.

3. Hemorragia o amenorrea
Si el flujo menstrual aumenta mucho o disminuye hasta el punto de no menstruar,
es una señal de alerta importante. El sangrado después de la relación sexual
puede ser cáncer. Busque al ginecólogo.

4. Dificultad para quedar embarazada


Puede ser endometriosis, Síndrome de los ovarios poliquísticos, disfunciones en
la tiroides o en las glándulas suprarrenales, Enfermedades Sexualmente
Transmisibles. Se requieren exámenes y seguimiento médico para el correcto
diagnóstico.

5. Hipertrofia uterina
Aumento del volumen del útero. El tamaño normal varía para las mujeres que
nunca tuvieron hijos y las que ya tienen un hijo o más. Es aceptable entre 40 cm³
como tamaño mínimo y 160 cm³ como tamaño máximo dentro de la
normalidad. Desconfíe de hipertrofia si:

 Aumentar el volumen del flujo menstrual


 Presencia de coágulos
 Aumento de la micción
 Retención de orina
 Estreñimiento
 Hinchazón y venas varicosas en las piernas
¿Qué causa la hipertrofia?
Adenomiosis. Crecimiento de tejido del propio útero por dentro de la pared
uterina.
Quistes. Formaciones benignas que en algunos casos causan dolor y retraso de la
menstruación.
Mioma. Es el tumor benigno de mayor incidencia en el sexo femenino. Las
mujeres que se alimentan con alto índice de proteína animal (carne roja) tienen
dos veces más probabilidades de desarrollar miomas uterinos. Una alimentación
compuesta de verduras y verduras disminuye las posibilidades. También en el
grupo de riesgo están las diabéticas y las que tienen antecedentes familiares de
miomas.
El cuerpo sabe expresarse cuando algo no va bien. De una manera u otra envía
señales. Cabe en nosotros estar atentos. Haga los exámenes preventivos
regularmente y si hay dolor, malestar, mal olor o cualquier otra anormalidad
relativa a su útero, busque a su ginecólogo.