You are on page 1of 54

Cristo: CRISTOLOGÍA

Cristo
Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA

Notas preliminares aclaratorias b). Servir como herramienta facilitadora al momento de iluminar el estado del arte
desde la referenciación bibliográfica y bibliografística en lo referente a investigacio-
por el autor, bibliografísta y compilador: nes, ensayos, crítica literaria especializada que estén enfocados a solventar un in-
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P. terrogante a una problemática específica en este campo de la teología y la filosofía.
c). Ser fuente de consulta para los interesados como para los estudiosos de las
ciencias religiosas y filosóficas.
7. El modelo de presentar cada texto es dado de la siguiente manera:
a). Nombre del Libro.
b). Capítulo
Ruta de lectura: c). Índice
Dentro del campo de la Teología y las Ciencias Religiosas, la presente propuesta se d). Ficha del Libro
encarga de la formulación de aportes al estado del arte en cuanto a este campo se
refiere y la creación de estrategias bibliografísticas que permitan un fácil abordaje a
estas ciencias humanas desde una perspectiva tanto academicista como de interés Querido lector:
general por parte de religiosos, religiosas y laicos atraídos por estos contenidos No pierda de vista en ningún instante que este trabajo bibliografístico es ante todo
temáticos. una herramienta facilitadora de procesos que coayuden a dar luz al estado del arte
desde una reflexión continua y un dialogo continuado con las fuentes originales, más
A continuación, encontrará varias indicaciones que le servirán para realizar un tra- no una cantera para que promueva el plagio y la ociosidad.
bajo de lectura más comprensivo, objetivo, y que le facilitarán el acceso a cada una
de las temáticas expuestas, con el fin de abordar de una mejor manera cada fuente Agradezco que esta recopilación bibliografística sea una constante fuente de consulta
bibliográfica trabajada: y que represente el comienzo de trabajos bibliografisticos futuros.

1. Los trabajos no son propiamente resúmenes.


2. Los conceptos son extractados de su original tal y como son presentados y encon- Fray Iván Fernando MEJÍA CORREA, O.P.
trados en los textos, lo que indica que no hay ningún tipo de adiciones particulares. Autor, bibliografista y compilador
3. Lo que se ha procurado consiste en una extracción de ideas nucleares sugestivas
o frases acuñadas, las cuales ostentan por sí un campo semántico propio y que por
sí mismas tienen vida y que pueden considerárseles ejes significativos para susten-
tar, ampliar y profundizar cada una de las temáticas allí expuestas.
4. El método está apoyado en la teoría lingüístico-semiótica de la Frase acuñada,
propuesta por la Dra. Sonia Mireya Tapias., Ph.D. La teoría de la Oración temática Fuentes de este trabajo:
en la estructura Semántico Sintáctica, por el Dr. Nicolás Polo, M.A., y la Frase, nú-
cleo generador significativo de discurso y texto, del Dr. Fabio Valencia, Ph.D., quienes TITULO: Él es Nuestra Salvación, Cristología y Soteriología
hace énfasis en la oración temática como unidad semántica completa. Para ello, se AUTOR: GONZÁLEZ S.J. Carlos Ignacio PBRO
ha desglosado un aparte teórico referente estas teorías. Para mayor información, ver EDITORIAL: Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM
Marco Referencial. CIUDAD: Bogotá, D.C. - Colombia
5. He querido aplicar la metodología en cuanto a didácticas para lecturas y escrituras AÑO: 2001
PÁGINAS: 704
“Cuando leo, me leo”.
6. Hay una triple finalidad en este trabajo bibliografístico: Diseño y Diagramación:
a). Dar a conocer los autores y sus obras y de ésta manera exhortar a la lectura de Fray Edward Augusto VÉLEZ APONTE, O.P.
los mismos. 2 Bogotá, Colombia 2013
Cristo: CRISTOLOGÍA

Cristo
Síntesis del Tratado Teológico de Cristo: Cristología

3 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CONTENIDO:

5 CAPÍTULO 1: El Salvador es el centro de la fe cristiana,


pero su acontecimiento salvífico es obra trinitaria.
8 CAPÍTULO 2: Todos los hombres experimentan el mal y buscan la salvación.
Respuestas de las religiones, de las filosofías y de la revelación.
11 CAPÍTULO 3: Pecado, esclavitud y liberación en el Antiguo Testamento.
14 CAPÍTULO 4: Un pueblo que vive esperando en la promesa
17 CAPÍTULO 5: Conviértansen, porque el reino de Dios está presente (Mc 1,15)
20 CAPÍTULO 6: Él los ha enriequecido con su pobreza (2Co 8,9)
23 CAPÍTULO 7: Obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Flp 2,8)
26 CAPÍTULO 8: Él lo hizo nuestra sabiduria, justificación, sacrificio y redención (1Co 1,30)
29 CAPÍTULO 9: Resucitado por nuestra justificación (Rm 4,25)
32 CAPÍTULO 10: Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mt 16,16)
36 CAPÍTULO 11: Cristología y soteriología de los Padres antenicenos
39 CAPÍTULO 12: Los santos Padres y concilios que fincaron la doctrina cristológica
42 CAPÍTULO 13: Cristologías clásicas: San Anselmo y Santo Tomás
45 CAPÍTULO 14: Algunas cristologías que parten de la reforma
49 CAPÍTULO 15: ¿Quién es Jesucristo?
4
52 CAPÍTULO 16: ¿Cómo es y cómo actúa Jesucristo?
CAPÍTULO 1

EL SALVADOR ES EL CENTRO
DE LA FE CRISTIANA,
PERO SU ACONTECIMIENTO SALVÍFICO
ES OBRA TRINITARIA
Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• La fe no es solamente un saber o afirmar, ciertas verdades; sino es ante todo la


aceptación de una persona, en la que se pone completamente la confianza, y por ello
también se acepta cuanto ella nos dice sobre sí misma.

• Nuestra fe en Jesucristo ante todo acepta la persona misma de Jesucristo, en tota-


lidad, tal y como le ha sido revelada; y por esa persona acepta igualmente aquellas
verdades que se refieren tanto a su persona como a su misión.
CAPÍTULO 1
• Pero como punto de partida, Jesucristo se nos ha revelado como nuestro salvador:
es Él quien responde a los anhelos más profundos de salvación que el hombre ha
experimentado en todos los tiempos, como don de Dios y como cumplimiento de una
promesa divina.

• Así pues, nuestro conocimiento de Jesucristo parte de su misión; pero no se detiene


ahí, sino va hasta su persona misma.

• Ya desde el AT tenemos una larga historia de fe, cuyo prototipo es Abraham: los
Padres del AT se salvaron por su fe en YAHVE y en su promesa de salvación. Jesu-
cristo igualmente exige en el NT la fe y el cumplimiento de la salvación por él, para
EL SALVADOR ES EL CENTRO ser salvos.
DE LA FE CRISTIANA,
PERO SU ACONTECIMIENTO SALVÍFICO • La verdadera fe en el AT exige el seguimiento de YAHVE: si Abraham es nuestro
ES OBRA TRINITARIA padre en la fe, se debe a que respondió al llamado de YAHVE, dejando su tierra y
su parentela, para seguirlo hasta la tierra prometida. Jesucristo igualmente en el NT
exige seguirlo como la expresión de fe en él y en su obra salvífica.

• Por lo mismo la fe cristiana es aquella que está centrada totalmente en Jesucristo


como Salvador: tal fe incluye necesariamente la entrega vital completa, y por lo mis-
mo el seguimiento de Cristo.
6
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• El cristiano descubre también en el mismo Jesús, quién es Dios. Preparada esta


revelación en el AT, sólo tras la resurrección de Jesús conocemos plenamente al
Padre como Aquél que lo ha enviado y resurrección, y como término definitivo de
nuestra salvación.

• También descubrimos al Espíritu Santo por su participación en la obra salvífica rea-


lizada por Jesucristo.
CAPÍTULO 1
• Es la tercera persona de la Trinidad la que ha actuado en el Verbo de María, quien
ha inspirado y guiado a Jesús durante su vida pública, y quien, tras el retorno de Je-
sús al Padre, hace presente en la Iglesia la obra Salvífica.

• La revelación en Jesús y su obra salvífica son pues trinitarias.

EL SALVADOR ES EL CENTRO
DE LA FE CRISTIANA,
PERO SU ACONTECIMIENTO SALVÍFICO
ES OBRA TRINITARIA

7
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPÍTULO 2

TODOS LOS HOMBRES EXPERIMENTAN EL MAL


Y BUSCAN LA SALVACION.
RESPUESTAS DE LAS RELIGIONES,
DE LAS FILOSOFÍAS Y DE LA REVELACIÓN.

8 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• La promesa de salvación que YAHVE hizo en el AT y su cumplimiento trinitario por


Jesucristo en el NT no han caído en un vacío de esperanzas; sino que corresponden
a las más íntimas y legítimas aspiraciones de los hombres de todos los tiempos.

• Porque todos los hombres han experimentado y experimentamos el mal, en todos


los tiempos: pero ni conocemos plenamente las causas del mal, ni cómo liberarnos.

CAPÍTULO 2 • Por ello los hombres de todos los tiempos han intentado buscar las raíces del mal
y poner a ellas un remedio.

• Sin la revelación el hombre puede encontrarlas sólo parcialmente. La revelación no


es pues contradicción de los anhelos humanos sino su cumplimiento.

• Todas las religiones de la historia han intentado afrontar este problema, y ofrecerle
una solución: algunas buscan el camino de liberación en el hombre mismo, otras en
un auxilio de lo alto.

• Siendo posible encontrar en el lenguaje humano aquellas expresiones que plena-


mente revelan la divinidad y su intervención en el mundo para la salvación del hom-
TODOS LOS HOMBRES bre, todas las religiones han usado para manifestar estas verdades trascendentes
EXPERIMENTAN EL MAL algunos instrumentos simbólicos de expresión: tales son por ejemplo las parábolas,
Y BUSCAN LA SALVACION. mitos, signos de tipo sacramental, etc. Tales expresiones corresponden a lo más ín-
RESPUESTAS DE LAS RELIGIONES, timo del ser humano.
DE LAS FILOSOFÍAS
Y DE LA REVELACIÓN. • También las filosofías y las ciencias han tratado de dar a su modo respuesta a dicho
problema. Muchas de sus proposiciones pueden ser dignas y responsables; pero
ninguna nos ofrece una liberación completa.

9
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Dios en su bondad ha querido acudir a nuestra salvación revelándonos la raíz del


mal (el pecado), que va más allá de las solas estructuras y manifestaciones históricas
del mismo; y también su liberación por la intervención gratuita del mismo Dios en la
historia humana.

• No es pues una intervención alienante, ni tampoco se confunde con una sola his-
toria (marcada por el signo del pecado). Y alcanza su plena revelación histórica en
CAPÍTULO 2 Jesucristo.

• El AT debe leerse como historia de salvación: no sólo como historia positiva de la


liberación de un pueblo.

• Desde el principio es cristológica: prepara en diversos sentidos la plena manifesta-


ción en Jesucristo.

• Más aún, el AT era la palabra de Dios para la primera comunidad cristiana. He aquí
por qué el AT ilumina el NT y a su vez es iluminado por éste.

TODOS LOS HOMBRES


EXPERIMENTAN EL MAL
Y BUSCAN LA SALVACION.
RESPUESTAS DE LAS RELIGIONES,
DE LAS FILOSOFÍAS
Y DE LA REVELACIÓN.

10
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPÍTULO 3

PECADO, ESCLAVITUD
Y LIBERACIÓN EN EL
ANTIGUO TESTAMENTO

11 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• El hombre siente pues el mal y anhela liberarse; pero es incapaz de hacerlo, al


menos de manera integral. He aquí que Dios presenta en su historia para revelarle
la raíz del mal; e interviene, en primera persona, para salvarlo, por medio de su Hijo
Jesucristo.

• El hombre sufre males naturales, sobre los cuales Dios tiene también dominio: es-
tán bajo su providencia.
CAPÍTULO 3
• Pero el daño más grave es el histórico, que el hombre, produce responsablemente,
y su raíz es el pecado.

• Ya desde el primer hombre existió esa triste realidad, que consistió no en la viola-
ción de una ley formal; sino en la desconfianza e infidelidad del hombre, que rompió
con su creador.

• Israel continúo pecando según este pecado prototipo. Pero la ruptura con Dios es
pues la raíz de toda injusticia, de toda esclavitud.

• Movido de misericordia, YAHVE prometió ser el salvador de ese pueblo, Israel, al


PECADO, ESCLAVITUD que escogió gratuitamente.
Y LIBERACIÓN EN EL
ANTIGUO TESTAMENTO • Este es el corazón de su Palabra reveladora. Toda la Sagrada Escritura, Antiguo
y Nuevo Testamento, son una serie de promesas y cumplimientos parciales de esta
salvación, que llega a su plenitud en Cristo, y se realizará totalmente al final de los
tiempos.

• YAHVE cumplió esa promesa ya en el AT. Tenemos en él una multitud de acciones


salvíficas de Dios, de las cuales la prototipo es la liberación de Egipto.

12
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Tal liberación no termina en sólo la formación (política) de un pueblo, sino en el es-


tablecimiento de una Alianza con él, para hacerlo su pueblo; el cual finalmente será
portador de dicha salvación a todas las naciones.

• Toda la religión de Israel, manifiesta sobre todo en el culto, no es sino la expresión


de dicha Alianza, y sólo en ésta tiene sentido. Sin ella sería un ritual vacío.

CAPÍTULO 3 • Ya en Israel, por consiguiente, hay una verdadera santidad: en efecto, es llamado
pueblo Santo.

• Se trata sin embargo de una santidad por la gracia (anticipada) de Cristo, de la cual
el pueblo justo participa por la fe en la promesa cuyo término es la persona de Jesu-
cristo.

• La salvación por Jesucristo se encuentra ya presente, pues, en el AT.

• En cuanto a la revelación, Dios utiliza como medios pedagógicos figuras (que son
cosas o acciones) y tipos (mediaciones humanos de salvación) que preparan el ca-
mino para la posibilidad de comprender y de aceptar la misión salvífica de Jesucristo.
PECADO, ESCLAVITUD
Y LIBERACIÓN EN EL
ANTIGUO TESTAMENTO

13
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 4

UN PUEBLO
QUE VIVE
ESPERANDO EN
LA PROMESA
14 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Ante la realidad del pecado en el mundo, Dios intervino libremente y en primera per-
sona para salvarlo; ya desde el AT en forma real, pero que es a su vez preparatoria
de la plena liberación en Jesucristo.

• Hemos de distinguir ante todo entre esperanza y expectativas; aquélla es el fruto de


acoger y confiar en la promesa divina; éstas, las “encarnaciones” populares de dicha
esperanzas, en diversos momentos históricos y particulares, que como producto de
CAPITULO 4 las ilusiones del pueblo muchas veces quedan defraudadas.

• El objeto de la esperanza mesiánica, la más comúnmente conocida, es que Dios ha


de reinar sobre su pueblo, y en tal reinado encontrará Israel su salvación.

• Según las diversas épocas, durante un largo período se espera que sea el rey-
ungido (Mesías) el portador de la promesa; fallando la monarquía; todo el pueblo se
siente el heredero y portador de las promesas mesiánicas.

• Finalmente en ciertas épocas tardías se espera un portador personal de esa prome-


sa, no siempre bien definido en sus rasgos.

UN PUEBLO • Se suelen por eso distinguir varias etapas en el desarrollo del mesianismo: el regio,
QUE VIVE el del exilio y el tardío.
ESPERANDO
EN LA PROMESA • Durante esas etapas el pueblo debe afrontar muchas desilusiones debidas a la
infidelidad de los herederos de trono, por lo cual se idealizan los tiempos mesiánicos,
y se proyectan en el futuro.

• Sólo Jesucristo en el NT, nos da la clave para comprender en su pleno sentido el


significado de la promesa mesiánica.

• Los profetas alientan en Israel la esperanza de salvación.


15
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• La figura profética es también “tipo” de Cristo a su vocación, su misión como mensa-


jeros de la salvación y del juicio de Dios, y finalmente en cuanto a la libre aceptación
del sufrimiento profético.

• Corazón de la proclamación profética: sólo YAHVE salva (no los ídolos, no la rique-
za, no el cumplimiento formal de la ley).

CAPITULO 4 • En el DEUTEROISAÍAS (especialmente en la figura del Siervo de YAHVE) descu-


brimos la más alta figura profética y tipo de Cristo.

• También encontramos en el AT otros tipos importantes de esperanza salvífica: en


los salmos, en la obra de un Mesías sacerdote, etc.

UN PUEBLO
QUE VIVE
ESPERANDO
EN LA PROMESA

16
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 5

CONVIÉRTANSEN,
PORQUE EL REINO DE DIOS
ESTÁ PRESENTE
(Mc 1,15)
17 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• El mensaje de Jesús tiene su centro en la proclamación del Reino que en Él mismo


se hace presente y viene.

• Este Reino, sin ser desligable de la Iglesia (LG 8) trasciende sus límites visibles.

• Porque se da en cierto modo dondequiera que Dios esté reinando mediante su


gracia y amor, venciendo el pecado y ayudando a los hombres a crecer hacia la gran
CAPITULO 5 comunión que les ofrece en Cristo.

• Llegó el día en que se realizaron en plenitud las promesas de Dios, que en el AT


habían tenido cumplimiento reales pero parciales y no definitivos: las más puras es-
peranzas mesiánicas en que YAHVE salva reinando sobre la tierra fueron satisfechas
en Jesús: él es YAHVE que salva, él hace presente el Reino.

• Ya en el AT hubo una transformación de sentido en la esperanza del Reino de Dios:


de un territorio (Israel) en el que Dios ejerciese su dominio, y mediante él en todos
los pueblos, sobre todo mediante el Rey-ungido, pasa a significar el señorío de Dios
sobre la tierra.

CONVERTIOS, PORQUE • Pero no se espera más que tal ideal sea totalmente realizable en el tiempo pre-
EL REINO DE DIOS sente: por eso se afirma ya presente, pero su completa realización se proyecta en el
ESTÁ PRESENTE futuro (escatológico)
(Mc 1,15)
• Jesús inicia un día su misión, que es la predicación de que en él se ha hecho pre-
sente el Reinado de Dios, que es un reino de salvación, dirigido a la transformación
del corazón humano (conversión).

• Pero debe luego cambiar la historia misma del mundo, construida de manera con-
traria al proyecto divino, por razón del pecado.
18
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Tal reino tiene como máxima ley el amor a Dios y al hermano. Pero no es totalmente
realizable en el mundo presente.

• Mediante parábolas Jesús explicó lo que era el Reino, que crece en el corazón del
hombre como la semilla que siembra el sembrador, donde encontrará tierra buena;
pero sólo Dios quien da el crecimiento.

CAPITULO 5 • Tanto la predicación de Jesús como sus opciones, su manera de actuar y sus mila-
gros, muestran quiénes son los destinatarios del Reino: los pobres (en sentido am-
plio); pero no solamente los de Israel: en Jesús la invitación a entrar en el Reino se
extiende a todos los pueblos.

• Para mostrar que el Reino había llegado, Jesús realizó muchos milagros, que son
los signos del Reino en acción, a favor de sus destinatarios.

• Si bien la carta magna del Reino es el amor, sin embargo éste se concretiza en el
sermón de la montaña: en éste tanto Mateo como Lucas nos dicen cómo han de vivir
en el Reino de Dios quienes a él pertenecen.

CONVERTIOS, PORQUE
EL REINO DE DIOS
ESTÁ PRESENTE
(Mc 1,15)

19
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 6

ÉL LOS HA ENRIEQUECIDO
CON SU POBREZA
(2Co 8,9)

20 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Jesús ha afirmado que en él se hace presente el Reino de Dios.

• Él es pues, en su persona, en sus palabras y en sus hechos, el Reino de Dios que


nos salva. Pero por lo mismo es él, personalmente, nuestra más alta teología.

• En el AT se advierte un desarrollo teológico en el valor de la pobreza: al principio


aparece como un castigo de la infidelidad a YAHVE; en la ley se nos muestra como
CAPITULO 6 una responsabilidad de YAHVE; en la ley se nos muestra como una responsabilidad
de todo el pueblo.

• Finalmente a partir del exilio se profundiza el pensamiento teológico de la pobreza


de espíritu como total apertura a YAHVE.

• Jesús optó personalmente por una vida de total pobreza, que es su completa entre-
ga al Padre y a los hombres.

• Esta se manifiesta en la total dedicación a la misión a favor de su pueblo, en una


vida transcurrida en pobreza real, y en la total libertad del corazón de todo cuanto
pueda ligarlo e impedirle la fidelidad a la misión que el Padre le encomendó a favor
ÉL LOS HA ENRIEQUECIDO de los hombres.
CON SU POBREZA
(2Co 8,9) • La opción de Jesucristo nos enseña quiénes son los pobres (según el evangelio) a
quienes Jesús ofrece la buena nueva.

• Pero no basta contemplar el ejemplo de Cristo. Este predicó positivamente que de


esos pobres es el Reino.

21
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Para la salvación es necesaria la pobreza; y por ello también lo es para la misión


apostólica. De ahí que Jesús haya exigido esta pobreza de sus discípulos y de cuan-
tos querían seguirlo y continuar su misión.

• Las primeras comunidades vivieron este espíritu de pobreza en maneras diversas


según las diferentes concretizaciones históricas. E igualmente los discípulos, como
san Pablo, la hicieron real en su propia vida y ministerio apostólico.
CAPITULO 6

ÉL LOS HA ENRIEQUECIDO
CON SU POBREZA
(2Co 8,9)

22
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 7

OBEDIENTE
HASTA LA MUERTE,
Y MUERTE DE CRUZ
(Flp 2,8)
23 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Un mundo que vive el signo del pecado y que rechaza la intimidad con Dios no pue-
de sino rechazar también su mensaje y su mensajero.

• En la fidelidad de éste por obediencia al Padre hasta la muerte, y en su asumir


amorosamente las consecuencias de nuestro rechazó encontramos la salvación.

• Sin embargo la cruz es un misterio demasiado profundo para poder ser comprendi-
CAPITULO 7 do completamente.

• Siendo un misterio trascendente, querer reducirlo a una sola dimensión sería dis-
torsionarlo.

• Par acercarnos a él no basta pues ni detenerlos en los datos puramente históricos,


ni limitar nuestra teología a sólo interpretaciones.

• El himno cristológico de FLP 2,6-11 nos puede dar una clave de lectura que enfoque
nuestro estudio: el “vaciamiento” (Kénosis) de Cristo desde la encarnación, que se
consuma en la cruz, se expresa de manera profundísima y misteriosa en la obedien-
cia radical de Cristo “hasta la muerte”.
OBEDIENTE
HASTA LA MUERTE, • Según los planes salvífico de Dios, éste “lo exaltó y lo constituyó Señor de todo
Y MUERTE DE CRUZ cuanto existe en el cielo y sobre la tierra.
(Flp 2,8)
• Así Dios confirmó como salvífica la misión del Hijo “vaciado” en la carne: misión que
se expresa tanto en su predicación como en su actuación hasta la muerte.

• Sin embargo tal fidelidad a la misión, “encarnada” también en un contexto histórico,


enfrenta el choque contra el rechazo de quienes no lo aceptan.

• Por ello desde el punto de vista histórico Jesús es condenado a muerte porque su
24
conducta se opone a la interpretación de la ley en su tiempo.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Jesús es condenado por arrojar demonios, por blasfemar, por actuar como un falso
profeta, por violar el sábado, por entrar mesiánicamente en Jerusalén y en el tempo.

• Además, desde el punto sicológico, por la envidia que provocó en los líderes del
pueblo la popularidad y aceptación de Jesús en todos sus niveles de los hombres de
su tiempo, especialmente en las turbas más desposeídas.

CAPITULO 7 • Jesús mismo indicó a sus discípulos lo que para ellos debía significar la cruz: no
solamente la confesión de fe teórica en las interpretaciones bíblicas de su muerte,
sino más todavía el seguimiento hasta la cruz.

• Si bien la correcta confesión de la fe en la cruz de Cristo es necesaria para una


plena fidelidad, ni ésta ni la fe son verdaderas si el discípulo no sigue a Jesús hasta
la muerte, movido por los mismos motivos de la misión del evangelio.

OBEDIENTE
HASTA LA MUERTE,
Y MUERTE DE CRUZ
(Flp 2,8)

25
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 8

ÉL LO HIZO NUESTRA SABIDURIA,


JUSTIFICACIÓN, SACRIFICIO
Y REDENCIÓN
(1 Co 1,30)
26 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• La revelación divina sobre la cruz no se detuvo con el final del evangelio histórico.
Tras la resurrección de Cristo, el Padre inspiró por su Espíritu a los escritores sagra-
dos cuál había sido en su voluntad misteriosa el designio de la cruz, y por consiguien-
te cómo debía ser interpretada.

• Pero siendo tan grande este misterio, no puede volcarse en un solo vocablo o en
una sola categoría humana. He aquí por qué encontramos en el NT un rico panorama
CAPITULO 8 de interpretaciones de la cruz, cada una de las cuales ilumina un aspecto comple-
mentario de los otros.

• Ante todos hemos de interpretarla como un evento trinitario en que la obra del Padre
y del Hijo se manifiesta en la relación misión-obediencia.

• La categoría de mediación: ya dese del AT YAHVE había realizado su acción libera-


dora de Israel por el ministerio de mediadores a quienes él había llamado libremente
a este servicio.

• En el NT encontramos en Jesús el único Mediador definitivo del Padre. Pero tal


función se limita a la cruz: toda la vida de Cristo, tanto terrena como resucitada, es un
ÉL LO HIZO NUESTRA SABIDURIA, constante servicio de mediación por nosotros ante el Padre.
JUSTIFICACIÓN, SACRIFICIO
Y REDENCIÓN • La cruz nos la revela, sin embargo, en su cumbre.
(1 Co 1,30)
• La categoría de salvación: la encontramos ya en el AT, pues YAHVE es el salvador
(de todos los males) de su pueblo.

• Jesús realiza durante su vida acciones salvíficas; tras la resurrección los discípulos
saben que su evangelio es la salvación que YAHVE les ofrece en cumplimiento de la
promesa; finalmente reconocen que él es nuestra salvación.
27
• La categoría de redención (liberación): también en el AT YAHVE se había manifes-
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

tado liberador de su Pueblo, en múltiples acciones “con mano fuerte y brazo exten-
dido”, por ser él su goel, el pariente más próximo, el responsable de la integridad de
su familia.

• Jesús asume en el NT esta función de YAHVE, y así es constituido por el Padre en


nuestro redentor y liberador.

CAPITULO 8 • La categoría de sacrificio: es tal vez la más común, y que de una u otra manera se
repite en todo el NT.

• Para comprenderla es necesario acudir al AT para descubrir que el sacrificio funda-


mental es el de la alianza, del cual todos los demás son memoriales.

• Así se comprende que los autores neotestamentarios contemplen la cruz como el


sacrificio sacerdotal de Cristo que revela la alianza Nueva del Padre con todos los
hombres.

ÉL LO HIZO NUESTRA SABIDURIA,


JUSTIFICACIÓN, SACRIFICIO
Y REDENCIÓN
(1 Co 1,30)

28
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 9

RESUCITADO
POR NUESTRA
JUSTIFICACIÓN
(Rm 4,25)
29 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• La muerte de Jesús de manos de la injusticia y del pecado no es la última palabra


en el mundo.

• Por eso el Padre lo resucitó de entre los muertos.

• En los sinópticos se descubre una clara continuidad del resucitado con el Jesús
terreno; de la misión realizada por el resucitado con la misión de llevar adelante du-
CAPITULO 9 rante la vida pública.

• Finalmente de la presencia del Reino en la persona de Jesús, continuada en la pre-


sencia del mismo, mediante la acción de la Iglesia. Es el Cristo resucitado quien nos
revela el misterio trinitario.

• La literatura joánica nos revela la unidad perfecta entre la cruz y la resurrección,


unidas en la hora de Jesús.

• Dicha hora continúa viva en la pascua celeste y definitiva, donde el Cordero es ca-
beza de la liturgia eterna.

RESUCITADO • Como en los sinópticos, también en Juan el Cristo resucitado encomienda la sacra-
POR NUESTRA mentalidad de la Iglesia a la misión de los discípulos, y la guía del rebaño al pastor
JUSTIFICACIÓN primado.
(Rm 4,25)
• Subraya Juan la muerte sacrificial de Jesús por nuestros pecados, que continúa su
eficacia en la intercesión por nosotros como abogado ante el Padre.

• En los escritos paulinos se subraya igualmente la perfecta continuidad entre la


muerte y resurrección; podríamos sintetizarla en el clásico texto “muerto por nuestros
pecados, resucitado por nuestra justificación (Rom 4,25).
30
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Pero la salvación definitiva se vive ahora realmente, mas sólo en esperanza de


plenitud, que se realizará con la resurrección de nuestros cuerpos a semejanza (y
según el paradigma) del cuerpo resucitado de Cristo.

• Entretanto el fiel cristiano vive esa esperanza con un estilo de vida que debe pro-
clamar y testimoniar vivencialmente esa fe en la resurrección, a la que ha sido incor-
porado por el bautismo.
CAPITULO 9
• La carta a los Hebreos también contempla esta perfecta continuidad, pues el Cristo
resucitado continúa ejerciendo eternamente su sacerdocio, en perfecta unidad con el
único y verdadero sacrificio ofrecido sobre la cruz de una vez para siempre.

RESUCITADO
POR NUESTRA
JUSTIFICACIÓN
(Rm 4,25)

31
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 10

TU ERES EL CRISTO,
EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE
(Mt 16,16)

32 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Tras la resurrección de Cristo, y a la luz del Espíritu Santo, los apóstoles y luego la
Iglesia comprendieron el mensaje, la misión y la persona misma de Jesús, y así nos
lo transmitieron en la Palabra escrita del NT, que se convierte entonces para nosotros
en la norma de fe.

• Aunque todos los autores del NT confiesan un mismo Cristo y una misma obra sal-
vífica a partir de la experiencia de la pascua, sin embargo encontramos en cuanto a
CAPITULO 10 la concepción y expresión teológica un rico pluralismo.

• Marcos nos presenta a Jesús profundamente humano, y sin embargo más que hu-
mano, Hijo de Dios.

• Durante su vida terrena Jesús conserva el secreto mesiánico; pero una vez resuci-
tado los discípulos reconocen en él al Hijo de Dios e Hijo del Hombre.

• Marcos contempla la obra salvífica de Jesús como el perdón y la destrucción del


poder del pecado; y la pasión, muerte y resurrección de Jesús como correspondiente
a un proyecto salvífico.

TU ERES EL CRISTO, • Mateo considera ya desde la infancia de Jesús un plan que es el cumplimiento de
EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE las promesas davídicas.
(Mt 16,16)
• Él es el nuevo Israel, que se realiza en la universalidad de la Iglesia.

• Por lo mismo para Mateo los títulos que mejor cuadran a Jesús son el del Hijo de
David, Hijo del Hombre e Hijo de Dios, e indirectamente también el de nuevo Moisés.

• Lucas contempla a Jesús como cumplimiento del plan del Padre, ya desde la infan-
cia, en el que interviene como realizador el Espíritu.
33
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Jesús realiza su misión salvífica sobre todo en favor de los pobres, por lo cual es
el signo de la misericordia y del perdón del Padre, que se ofrece universalmente a
todos los hombres.

• Prefiere presentar a Jesús como el profeta revestido del Espíritu, el Señor de la casa
de David, el Señor y Cristo.

CAPITULO 10 • La soteriología de Lucas es la más completa entre los sinópticos: nos ofrece una
salvación histórica y liberadora, escatológica y universal.

• La cristología de Juan parte de la preexistencia de Cristo como Logos del Padre;


pero luego se acento está en la carne de Cristo asumida en la encarnación.

• Los títulos de Cristo preferidos por Juan son: el Cristo, el Hijo del Hombre, el profeta,
el rey de Israel.

• Soteriológicamente nos presenta a Cristo como el que quita el pecado del mundo y
el vencedor de Satanás y de su dominio sobre el mundo, del que el Verbo encarnado
es la luz y la vida.
TU ERES EL CRISTO,
EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE • El cristiano se incorpora en el misterio salvífico recibiendo la gracia de Cristo, que es
(Mt 16,16) gracia capital, y mediante la permanencia en la fe y el amor de Jesucristo.

• Pablo parte del misterio pascual para descubrir quién es Jesucristo, en el misterio
de la preexistencia y la encarnación.

• Él nos revela, resucitado, al Padre, porque toda su obra salvífica corresponde al


plan del Padre.

• Igualmente nos revela al Espíritu que actúa en la Iglesia.


34
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Resucitado Jesucristo es constituido cabeza de la Iglesia, y se nos revela primogé-


nito de la creación.

• En cuanto a los títulos de Cristo, Pablo prefiere los de Hijo de Dios, Cristo, el Señor,
segundo Adán, imagen de Dios.

• Su obra salvífica se realiza en nuestra reconciliación con el Padre y en nuestra


CAPITULO 10 justificación.

TU ERES EL CRISTO,
EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE
(Mt 16,16)

35
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 11

CRISTOLOGÍA
Y SOTERIOLOGÍA
DE LOS PADRES
ANTENICENOS
36 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Según los designios de la providencia, los Santos Padres tuvieron la misión de


hacer el puente entre, por una parte, la predicación apostólica que quedó fijada en el
NT, y por otra el desarrollo teológico de la Iglesia.

• Son así los primeros testigos de la Tradición postapostólica, y los fundadores de la


teología sucesiva al depósito de la revelación.

CAPITULO 11 • Pero si bien nos ofrecen las columnas de la cristología y de la soteriología, por di-
versas circunstancias históricas de los inicios carecen aún de la suficiente unidad en
la doctrina y de precisión en el vocabulario.

• No obstante son testigos de una completa unidad de fe eclesial, que preparó el


camino a las fórmulas dogmáticas que consolidarían dicha unidad a nivel de toda la
Iglesia.

• Las primeras herejías sirvieron de acicate al pensamiento de los Padres, que debie-
ron luchar contra los residuos de un monoteísmo radical que no dejaba espacio a la
doctrina trinitaria, y contra el gnosticismo, que pretendió reducir el misterio cristiano
a los elementos de una filosofía humana.
CRISTOLOGÍA
Y SOTERIOLOGÍA • De estas raíces brotaron las principales herejías, como el docetismo que escan-
DE LOS PADRES dalizado de que Dios pudiese tomar una carne (considerada mala, por ser material),
ANTENICENOS afirmaba la encarnación de Dios en una apariencia de hombre.

• Marción representa un extremo del escándalo que es la doctrina de la encarnación


para un pensamiento pesimista sobre la materia.

• Los Padres apostólicos (San Clemente, San Ignacio de Antioquía) insisten en la


realidad de la carne de Cristo, asumida por el Verbo. De otro modo quedaría en peli-
gro nuestra salvación.
37
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Los Padres Apologistas (Justino) presentan a los paganos a Cristo como el cumpli-
miento de la sabiduría humana, pero distinto de ella.

• San Ireneo da un fuerte impulso a la soteriología, considerando la salvación del


hombre desde dos puntos de vista fundamentales para la teología posterior: como
intercambio de naturaleza entre el Hijo de Dios y el hombre: aquél se hace hombre
para que el hombre, sea divinizado.
CAPITULO 11
• Y como recapitulación en el Dios hecho hombre, de todo aquello que por el pecado
del hombre se había apartado del plan original divino (el de la creación).

• Los Padres Alejandrinos (Clemente, Orígenes), más neoplatónicos, conciben la sal-


vación preferentemente como un conocer que incluye todo un estilo de vida, por lo
cual presentan a Jesús como un maestro, y como el camino del Padre, tienden acen-
tuar la divinidad de Cristo, sin negar su humanidad.

• Orígenes inicia, además, a poner un cierto énfasis en el misterio salvífico de la cruz.

• En síntesis, de la necesidad de fincar una verdadera salvación en Cristo, los prime-


CRISTOLOGÍA ros Padres llegan a la afirmación cristológica de la divinidad y de la humanidad del
Y SOTERIOLOGÍA Verbo encarnado.
DE LOS PADRES
ANTENICENOS

38
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 12

LOS SANTOS PADRES


Y CONCILIOS QUE FINCARON
LA DOCTRINA CRISTOLÓGICA

39 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Apenas decretada por Constantino la libertad para la religión cristiana, fue necesa-
rio reunirse para discutir aquellos problemas que surgían de las primeras herejías, y
para unificar los puntos fundamentales de la doctrina cristiana.

• El concilio de Nicea (325) fue convocado para dar respuesta al arrianismo.

• Esta herejía enseñaba que el Verbo no era Dios en sentido estricto, sino una es-
CAPITULO 12 pecie de dios intermedio, el primero hecho, por medio del cual Dios había creado al
mundo.

• Fue desde el principio lleno de gracia, y adoptado como Hijo por el Padre en previ-
sión de sus méritos.

• Contra tal doctrina el concilio redactó y proclamó el credo que recitamos aún en
la eucaristía, y que define la unidad absoluta de Dios, pero en tres personas, de las
cuales el Hijo es engendrado y de la misma substancia del Padre.

• Ese mismo Verbo se encarnó en el seno de María, murió y resucitó por nosotros, y
fue constituido Señor.
LOS SANTOS PADRES
Y CONCILIOS QUE FINCARON • San Atanasio enseña que el hombre fue creado incorruptible por gracia, según la
LA DOCTRINA CRISTOLÓGICA imagen del Verbo.

• Destruida tal imagen por el pecado, el Padre quiso reconstruirla, y para eso envío
de nuevo al Verbo, el cual se encarnó en la carne de pecado, corruptible, para hacer-
la participante de su incorruptibilidad.

• El concilio de Éfeso (431) fue convocado para dirimir el problema suscitado por la
herejía nestoriana.
40
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Nestorio patriarca de Constantinopla, había prohibido el culto a María “la Madre de


Dios”, afirmando que había sido madre solamente de Cristo en cuanto hombre.

• Sea cual fuese la posición interior de Nestorio, tal doctrina ponía en serio peligro la
unidad personal del Hijo de Dios y el Hijo de María, en Jesucristo.

• El decreto de Éfeso defiende dicha unidad personal de las dos naturalezas de Cris-
CAPITULO 12 to, al afirmar a María como Madre de Dios, por más que María haya engendrado a
Jesucristo según la carne: pero es carne de Dios.

• El concilio de Calcedonia (451) se reunió para definir bien la doctrina cristológica,


defendiéndola de algunas ambigüedades que habían surgido por el uso un poco
menos preciso del vocabulario teológico, y que ocasionalmente habían dado pie a
diversas expresiones heréticas.

• Así determinó en una fórmula bien precisa que en Jesucristo hay una sola persona,
en dos naturalezas (la divina y la humana) que son completas (la humana consta de
alma, racional y cuerpo), consubstancial con el Padre según su divinidad e igual en
todo a nosotros según la humanidad.
LOS SANTOS PADRES
Y CONCILIOS QUE FINCARON • Ambas naturalezas coexisten en total unidad en él, pero sin confusión, división,
LA DOCTRINA CRISTOLÓGICA separación ni cambio tras la unión.

• El concilio de Constantinopla III (680-681) debió afrontar el problema surgido de una


mala interpretación de Calcedonia: aceptando las dos naturalezas de Cristo, algu-
nos teólogos afirmaban en él una sola voluntad. Tal doctrina, objetivamente herética,
daba pie a la afirmación de una naturaleza humana incompleta en Cristo.

• El Concilio definió las dos naturalezas con dos acciones y dos voluntades, si bien
en una misma persona.
41
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 13

CRISTOLOGÍAS CLASICAS:
SAN ANSELMO
Y SANTO TOMÁS

42 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• San Anselmo de Canterbury es el primero que ha escrito una obra sistemática so-
bre la redención.

• Su finalidad era tratar de aplicar el razonamiento para iluminar la comprensión de


la verdad revelada.

• El santo niega que el Padre haya mandado a su Hijo morir en la cruz, sino lo mandó
CAPITULO 13 al mundo con la misión de predicar el evangelio; el Hijo encontró la muerte por fideli-
dad (obediencia) a esa misión, rechazada por los hombres.

• Habiendo pecado los hombres, éstos eran incapaces de satisfacer por su pecado;
porque sólo se satisface ofreciendo más de aquello que es debido; pero todo lo que
el hombre tiene o hace le es debido.

• Luego sólo puede satisfacer por él Jesucristo porque su muerte no le es debida: y


así puede aceptarla por pura generosidad y liberalidad.

• Santo Tomás considera como la doctrina más probable que el Verbo se encarnó
sólo por razón de nuestros pecados, para salvarnos.
CRISTOLOGÍAS CLASICAS:
SAN ANSELMO • Concibe el pecado como una falta de amor, manifestada o concretizada en diversos
Y SANTO TOMÁS actos pecaminosos.

• Luego toda la redención debe ser obra del amor divino para rehacer el amor huma-
no destruido.

• Jesucristo realiza esta obra haciendo nuestra su gracia, porque la suya siempre es
gracia.

• De ahí que la categoría más típica de Tomás para interpretar la cruz es la del mérito
43
de Cristo por haber amado hasta la muerte.
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Bajo esta luz explica otras características de la cruz, como la satisfacción, la reden-
ción y el sacrificio.

• Resucitado, el cuerpo de Cristo es nuestro sacramento, que se nos comunica prin-


cipalmente por los signos sacramentales en la Iglesia.

• Desde el punto de vista ontológico el santo interpreta los concilios cristológicos, uti-
CAPITULO 13 lizando las categorías aristotélicas, lo que en su tiempo era la ciencia filosófica más
avanzada.

CRISTOLOGÍAS CLASICAS:
SAN ANSELMO
Y SANTO TOMÁS

44
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 14

ALGUNAS CRISTOLOGÍAS
QUE PARTEN
DE LA REFORMA

45 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Lutero no es un reformador de las costumbres de la Iglesia, como testimonia el


mismo Lutero. Él no cree en la justicia de las obras, sino únicamente en la fe en Je-
sucristo.

• En tal contexto floreció abundantemente el nominalismo en el que Lutero se educó


y en el que terminó por no creer. Sin embargo heredó de su formación nominalista la
desconfianza profunda en la razón humana para conocer la verdad.
CAPITULO 14
• De ahí que la quiera eliminar de la fe: ésta sólo puede acercarse a la verdad a partir
de la sola y pura palabra revelada.

• La moral voluntarista que nace de negar la posibilidad de una seria metafísica: sin
ésta, y no reconocida capacidad de la mente humana para descubrir la verdad, no
queda como fundamento de la moral sino sólo y puramente el mandato voluntario.

• Biblicismo: es consecuencia de lo anterior: suprimida toda la autoridad en la Iglesia


y toda la capacidad de la razón humana para conocer la razón objetiva, no queda
sino la pura fe que acepta la sola palabra divina.

ALGUNAS CRISTOLOGÍAS • Doctrina de la satisfacción. Tiene su origen en un contexto penitencial, debido tam-
QUE PARTEN bién en parte a la angustia de Lutero por sentirse pecador: el hombre no puede dar
DE LA REFORMA satisfacción a la justicia divina.

• La redención. Sólo podemos conocerla por la fe en la palabra de Dios, que nos ha


revelado la ley para conducirnos al evangelio.

• El evangelio me dice que Jesucristo satisface por mí. Esta es para Lutero una pa-
labra de consolación.

46
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

El Cristo de los Racionalistas

• En las derivaciones de la reforma, de tipo racionalista, Cristo es contemplado radi-


calmente en función del hombre, reducida prácticamente la cristología a una antropo-
logía a lo más con tintes religiosos.

• Para los autores racionalistas, lo más importante es la idea de Cristo, su doctrina


CAPITULO 14 moral y transformadora del hombre, que corresponde a la racionalidad de una reli-
gión considerada natural.

• En tal caso Cristo encarna el ideal religioso racional, que varía de autor a autor, así
como el ideal de salvación del hombre.

• REIMARUS (1694-1768) supone que una revelación sobrenatural contradice el don


fundamental que Dios concedió al hombre en el momento de crearlo, la razón.

• Para él Jesús se limitó a proclamar el Reino de Dios presente, al que se entra por
el arrepentimiento y el cambio de conducta.

ALGUNAS CRISTOLOGÍAS • Jesús no entendió ese reino sino como político, según la manera de su tiempo.
QUE PARTEN
DE LA REFORMA • LESSING (1729-1781) cree que el iluminismo ha liberado finalmente al hombre, al
exaltar la inteligencia, las capacidades de la voluntad, y la omnipotencia de la lógica
por lo que se debe construir una imagen científica del hombre, y a ella ha de corres-
ponder la religión.

• STRAUUS (1808-1874) se entusiasmó por el concepto entonces muy en boga del


mito como explicación del fenómeno religioso.

47
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• El Jesús histórico (el de los hechos) es el que la ciencia puede salvar: el del mito
evangélico es el que ha creado el Cristo de la fe en el que se proyectan las expecta-
tivas de los discípulos.

• BULTMANN (1884-1976) lo que nos interesa de Jesús es su enseñanza; es decir,


aquella que le atribuyen sus seguidores, ya que no tenemos acceso directo a las
IPSSIMA VERBA IESU.
CAPITULO 14
• PANNENBERG en reacción contra BULTMANN emprende una cristología ascen-
dente, partiendo del Jesús histórico como fundamento de la fe: sin tal base ninguna
predicación apostólica tendría sentido.

• MOLTMANN toma la escatología como su principal principio hermenéutico. Sólo a


través de ella podemos comprender no solamente nuestra vida cristiana, sino también
a Jesús, cuya revelación escatológica es el significado mismo de su resurrección.

ALGUNAS CRISTOLOGÍAS
QUE PARTEN
DE LA REFORMA

48
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 15

¿QUIÉN ES
JESUCRISTO?

49 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Aun cuando el anuncio de Jesucristo debe hacerse en varios niveles adaptados a


la capacidad del oyente, quien tiene la misión de anunciarlo ha de profundizar en su
conocimiento teórico, y no sólo en sus aplicaciones prácticas.

• A la base obligante del anuncio queda siempre la persona misma de Jesucristo Hijo
de Dios y de María, consustancial con el Padre e igual a nosotros en todos menos
en el pecado.
CAPITULO 15
• La razón de dicha afirmación firme y sin compromisos es que está en juego la
verdadera salvación del hombre, fin de toda la obra de Jesucristo y de la economía
trinitaria respecto a nosotros.

• Si se deja de anunciar a la divinidad de Cristo o su humanidad, se destruye el papel


de mediador entre Dios y los hombres.

• Por lo mismo es del todo irrenunciable de la encarnación y de la realidad absoluta


de ambas naturalezas en Cristo (la divina y la humana) sin división, separación o
confusión: lo contrario daría lugar a una lamentable confusión entre lo divino y lo hu-
mano, o una separación entre Dios y el hombre, en nuestra obra salvífica.
¿QUIÉN ES
JESUCRISTO? • Así también la afirmación de las dos voluntades en Cristo es necesaria para procla-
mar que Jesucristo nos ha amado humanamente, pero con totalidad salvadora del
amor divino.

• La inteligencia de este misterio es obligación nuestra, pero tiene sus límites, pues
sólo podemos captarlo analógicamente, por su relación con nuestra limitada expe-
riencia y nuestro insuficiente vocabulario.

50
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Así proponemos como una posibilidad acudir directamente al evangelio para en-
contrar en él por una parte aquellas expresiones que apuntan a la unidad interna
personal de Cristo y que manifiestan un “yo” único; y por otra aquéllas que indican
relación única con el Padre y con los demás hombres.

• Relación que revela por una parte la unicidad de su persona, y por otra el desarrollo
de su personalidad humana.
CAPITULO 15

¿QUIÉN ES
JESUCRISTO?

51
Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

CAPITULO 16

¿CÓMO ES
Y CÓMO ACTÚA
JESUCRISTO?

52 Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.


Cristo: CRISTOLOGÍA
Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.

• Punto de partida obligado es la afirmación cristológica de que Jesucristo existe y


obra real y verdaderamente como Dios y como hombre.

• Si su persona me dice quién es él, sus dos naturalezas me dicen qué es él y como
actúa.

• Tal unión de naturalezas es un signo, para nosotros, de que en él lo divino y lo


CAPITULO 16 humano se han unido: en eso radica la esperanza de nuestra salvación temporal y
eterna.

• El evangelio nos ofrece numerosos pasajes en que observamos dicha comunión


en la diferencia de naturalezas como en su conciencia especialísima de Hijo; en el
saber que se hace presente en sí el reino de Dios; en sentir el derecho de exigirnos
su seguimiento, en llamarse a sí mismo Hijo del Hombre, etc.

• La santidad humana de Jesucristo se manifiesta en su plenitud y al mismo tiempo


en su crecimiento en gracia; santidad que no supone la ausencia de tentación, antes
al contrario implica la experiencia de todo cuanto hay de humano por solidaridad con
nosotros, menos de la culpabilidad personal del pecado.
¿CÓMO ES
Y CÓMO ACTÚA • El conocimiento humano de Jesucristo (sin negar lo divino) pasa por la experiencia
JESUCRISTO? real del crecimiento, de la ignorancia de datos no necesarios para el cumplimiento de
su misión, lo que indica una perfección en desarrollo, como progresa toda perfección
verdaderamente humana en el estado de peregrinos.

• Y sin embargo reluce en todas partes, en el evangelio, unido al anterior y sin ne-
garlo, un saber de Jesucristo más que humano.

• Por ello se pueden distinguir en él, de manera semejante a lo que acontece en cada
uno de nosotros, diversos niveles de conocimiento y de conciencia.
53
Cristo
Por: Fray Iván Fernando Mejía Correa, O.P.