You are on page 1of 12

TEMA9.

INDUCCION ELECTROMAGNETICA

9.1.- EXPERIENCIAS CON CORRIENTES INDUCIDAS

La inducción electromagnética fue descubierta casi simultáneamente hacia 1830 por M.


Faraday y J. .Henry que comprobaron que pueden inducirse corrientes eléctricas
mediante campos magnéticos variables. Una demostración simple de corrientes
inducidas se obtiene, conectando los extremos de una bobina de alambre a un
galvanómetro y haciendo desplazar un imán intenso a través de la bobina, la desviación
momentánea del galvanómetro durante la introducción y extracción del imán es una
señal de la corriente eléctrica inducida en el circuito formado por el galvanómetro y la
bobina. Los resultados de los experimentos iguales y parecidos al expuesto pueden
expresarse mediante una relación sencilla, conocida como ley de Faraday-Henry.

dφ m
ε =−
dt

La fem inducida en el circuito es numéricamente igual a la variación por unidad de


tiempo del flujo magnético que lo atraviesa. La presencia de una corriente eléctrica
indica la existencia o inducción de una fem actuando en el circuito. Hasta el momento,
se ha visto que la fem de un circuito se localizaba en un generador, a partir de ahora se
comprobará que hay otros sitios donde localizar una fem.

Supongase que las espiras de conductor están situadas como en la figura. Una corriente
que circula por el circuito 1 crea un campo
magnético cuya magnitud en todos los puntos es
proporcional a esta corriente. Una parte de este
flujo magnético pasa por el circuito 2, y si la
corriente en el circuito 1 aumenta o disminuye,
también varia el flujo a través del circuito 2, y la
experiencia demuestra que en el circuito 2
aparece una fem. En tal situación ninguna parte
del circuito 2 puede ser considerada como el
generador de la fem, luego el generador es todo el
circuito.

Resumiendo, siempre que el flujo magnético que atraviesa un circuito varíe con el
tiempo, se induce en él una fem. El flujo magnético a través de un circuito puede
variarse de muchas maneras distintas: la corriente que produce el flujo puede
aumentarse o disminuir (ejemplo de las espiras); pueden moverse unos imanes
permanentes alejándolos o acercándolos al circuito (primer ejemplo citado); o puede
aumentarse o disminuirse el área del circuito en el interior de un campo magnético fijo
(es lo que se verá más adelante).

La actual producción, distribución y utilización, a gran escala, de energía eléctrica no


seria económicamente factible si las únicas fuentes de fem disponibles fueran de
naturaleza química, como las pilas secas. El desarrollo de la electrotecnia como se
conoce hoy, fue debida a Faraday y Henry.
9.2.- FUERZA ELCTROMOTRIZ DE MOVIMIENTO.

Vamos a considerar ahora el caso de inducción de fem como consecuencia del


movimiento de un conductor en un campo magnético uniforme.

En primer lugar, consideremos un conductor de longitud l en un


campo magnético uniforme perpendicular al papel.
Si se pone el conductor en movimiento hacia la derecha con
velocidad v perpendicular a su propia longitud y al campo
magnético B, una partícula cargada del interior experimenta una
fuerza Fn de carácter no electrostático

Fn = q v × B

dirigida a lo largo del conductor de “b” a “a” y si fuese negativa de “a” a “b”.

Bajo la influencia de esta fuerza las partículas cargadas positivamente se acumularan en


“a” y las cargadas negativamente en “b”. Entonces se produce un campo eléctrico dentro
del conductor de carácter electrostático Ee, como consecuencia de la separación de
cargas. La carga en los extremos va aumentando hasta que se equilibran las fuerzas

Fm = qvB = Fe = qE e

produciéndose una diferencia de potencial entre los extremos del conductor

V = Eel = v B l

que se mantendrá, siempre que exista movimiento del conductor a través del campo
magnético.

Supóngase ahora, que una varilla conductora desliza a lo largo de dos conductores que
están unidos a una resistencia y existe un campo magnético uniforme dirigido hacia el
papel.

No hay fuerza magnética sobre las cargas que


están dentro del conductor estacionario, pero
como está en el campo electrostático que se
crea en la varilla, se establecerá una corriente
eléctrica en su interior; la dirección de esta
corriente es contraria a las agujas del reloj, o
sea de “a” a “b”. Como resultado de esta
corriente, el exceso de cargas en los extremos
de la varilla se debilita y por tanto la fuerza electrostática, así la fuerza no electrostática
será superior a la fuerza electrostática y produce un nuevo desplazamiento de cargas
dentro de la varilla de “b” a “a”. Mientras se mantenga el movimiento de la varilla hay
una corriente en el circuito y la varilla se comporta como una fuente de fem. Se ha
inducido dentro de ella una fem de movimiento.
La magnitud de esta fem puede calcularse mediante el trabajo realizado por la fuerza no
electrostática o mediante la ley de Faraday-Henry. De la primera forma

W = Fn l = qv B l

y como fem es el trabajo por unidad de carga

W
ε= =vBl
q

y de la segunda forma

Φm = B S = B l x

la variación con el tiempo de este flujo es

dΦm dx
=Bl =Blv
dt dt

aplicando la ley de Faraday-Henry

ε =vBl

Que concuerda con la definición de fem, como la integral de línea del campo no
electrostático

a a

ε=
∫b
En dl =
∫(
b
v x B ) dl

que si lo aplicamos al ejemplo, como v y B son perpendiculares, su producto vectorial


es paralelo a dl y por tanto

ε =vBl

Este ejemplo sirve también para demostrar la conversión de energía. La energía


mecánica suministrada por un agente externo para mover la varilla se convierte en
energía eléctrica (por la fem inducida) y finalmente en energía calorífica (por efecto
Joule) en la resistencia

P = Fext v = I l B v = ε I = I 2 R
9.3.- LEY DE LENZ

La dirección y sentido de una fem o corriente inducida o de la dirección del campo no


electrostático asociado puede hallarse a partir del enunciado general propuesto por
H.F.Lenz, conocido como ley de Lenz

“la dirección de la corriente y fem inducidas es tal que se opone a la causa que la
produce”

La “causa” de la corriente puede ser el movimiento de un conductor en un campo


magnético, o la variación de flujo que atraviesa un circuito fijo. En el primer caso, la
dirección de la corriente inducida en el conductor móvil será tal que la dirección de la
fuerza magnética debida a la corriente inducida sobre el conductor móvil es opuesta a su
movimiento. Por ejemplo, el caso expuesto en el apartado anterior.

Como Fm = I l x B entonces I en sentido


contrario a las agujas del reloj para que Fm
esté dirigido hacia la izquierda oponiéndose a
que aumente el área del circuito, ya que este
aumento del área supone un aumento de φm , o
sea una variación positiva de φm , en caso
contrario I en el sentido de las agujas del reloj
para que Fm esté dirigido hacia la derecha.
En el segundo caso, el campo magnético creado por la corriente inducida, dentro del
área limitada por el circuito, será opuesto al campo magnético inicial si este está
aumentando, pero del mismo sentido si el campo magnético inicial está disminuyendo.
En resumen la corriente y fem inducidas se oponen siempre a la variación del flujo
magnético a través del circuito, no al flujo mismo.

Para que exista corriente inducida ha de haber un circuito cerrado. En la práctica resulta
mas sencillo calcular ε ignorando el signo y luego buscar el sentido aplicando la ley de
Lenz.

La ley de Lenz también está directamente relacionada con la conservación de la energía.


Así, en el ejemplo citado, la corriente inducida en el circuito disipa energía a razón de
I 2 R , y esta energía ha de estar suministrada por la fuerza que hace que la varilla se
mueva a pesar de la fuerza magnética que se opone a su movimiento. Si la corriente
inducida tuviera dirección opuesta, la fuerza resultante sobre la varilla la haría moverse
cada vez más rápida, violando la conservación de la energía.

Aclarado el significado del signo de la ley de Faraday-Henry, hemos visto que la fem se
puede expresar como la integral de línea de E dl , si la línea es cerrada, caso de una
espira, la ley de Faraday-Henry de la inducción se expresa de forma mas general como


dΦ m
ε= E n ⋅ dl = −
dt
Es importante hacer notar que el campo eléctrico En que aparece en la ecuación es un
campo no conservativo (de carácter no electrostático), variable con el tiempo y que se
genera por un campo magnético variable. El campo En no puede ser electrostático
porque sino la integral de línea En ⋅ dl sobre un circuito cerrado sería cero, en contra de
lo expuesto en la ecuación.

9.4.- CORRIENTES DE FOUCAULT.

En los ejemplos que hemos citado las corrientes inducidas están confinadas a
trayectorias bien definidas. En muchas piezas de equipos eléctricos, sin embargo, hay
masas metálicas móviles en un campo magnético uniforme, o situadas en un campo
magnético variable, que dan como resultado corrientes inducidas que circulan por el
volumen del metal. Se las denomina corrientes de Faucoult o parásitas, debido en
general a que son perjudiciales porque producen calor que se traduce en una pérdida de
potencia.

Considérese un bloque conductor situado entre las piezas polares de un electroimán. Si


el B entre los polos varía con el tiempo, el flujo que atraviesa cualquier circuito cerrado
del bloque será variable, por ejemplo, el flujo que
atraviesa la curva “c” de la figura, por lo que existirá
una fem inducida a lo largo de la curva “c”.

Puesto que la trayectoria “c” es conductora, existirá


una corriente determinada por el valor de la fem
inducida dividida por la resistencia de la trayectoria.

En la figura se ha representado solo una de las muchas trayectorias cerradas por las que
circularán corrientes de Faucault si varía el campo magnético situado sobre las piezas
polares.

Como estas corrientes no son en absoluto deseables,


lo que se hace es laminar los bloques, es decir, formar
los bloques con láminas o capas delgadas. La
resistencia eléctrica entre las superficies de las
láminas (debido a una oxidación natural o a una capa
de barniz aislante) confina las corrientes de Faucoult a
cada lámina individual.

La longitud de la trayectoria aumenta considerablemente, con el consiguiente aumento


de resistencia, por tanto, aunque la fem inducida no se altera, las corrientes y sus efectos
caloríficos se han reducido al mínimo.

Incluso en algunos transformadores (en donde es típico que se den estas corrientes) se
utilizan aveces núcleos de ferritas (óxidos complejos de hierro) que al ser
ferromagnéticos tienen unas resistividades relativamente altas, eliminando en gran
medida las pérdidas.
9.5.- INDUCCION MUTUA Y AUTOINDUCCION.

Considérense dos bobinas de hilo devanado formadas por N1 espiras la bobina 1 y N2


espiras la bobina 2. La corriente variable I1 que circula por la bobina 1 crea un campo
magnético que induce una fem ε 2 en la bobina
2, debida al flujo Φ21 que pasa por la bobina 2.

dΦ21
ε 2 = −N 2
dt

El campo magnético es proporcional a I1, por lo


que Φ21 es, asimismo proporcional a I1. Esta
proporcionalidad puede representarse en la
forma Φ21 =cte. I1 , pudiéndose escribir

N 2 Φ21 = M 21 I 1

con lo que
dΦ 21 dI
N2 = M 21 1
dt dt

y sustituyendo

dI1
ε 2 = − M 21
dt

La constante M21 que depende solo de la geometría de las dos bobinas y de sus
orientaciones relativas entre si, se denomina inductancia mutua y está definida por:

N 2 .Φ21
M 21 =
I1

La inductancia mutua decrece al separar las bobinas ya que disminuye Φ21.

De forma similar, si la corriente variable fuese I2, la corriente que pasa por la bobina 2,
la fem inducida en la bobina 1 es

dI 2
ε 1 = −M 12
dt

Aunque no parezca evidente, se ha comprobado, que en general M12 y M21 resultan ser
iguales, por lo que un único valor de inductancia mutua M caracteriza la interacción de
la fem de las dos bobinas.

dI 1 dI 2
ε 2 = −M ε 1 = −M
dt dt
La unidad en el SI de la inductancia mutua es el Henrio (H)

1 Wb 1 V.1s
1H= =
1A 1A

Si ahora se observa solo a la bobina 1 (suponiendo que no existe la bobina 2) al circular


una corriente I1 crea un campo magnético ligado a la misma bobina y varia cuando la
hace la corriente. En consecuencia, cualquier circuito con una corriente variable tiene
inducida una fem debida a la variación de su propio campo magnético, es por tanto, una
fem autoinducida.

dΦ11
ε 1′ = − N 1
dt

igual que antes Φ11 será proporcional a I1

N 1 Φ11 = L 1 I 1

o también

dΦ11 dI 1
N1 = L1
dt dt

con lo cual

dI 1
ε 1′ = − L 1
dt

La constante L, que depende de la disposición geométrica del circuito, se denomina


autoinductancia y está definida por

N 1 Φ11
L1 =
I1

su unidad en el SI es también el Henrio (H).

Un circuito o parte de un circuito que tiene inductancia se denomina inductor y se


representa por

La dirección de un campo autoinducido se halla por la ley de Lenz. Volviendo a las dos
bobinas y considerando los dos efectos descritos, inducción mutua y autoinducción, las
fem inducidas serán:

dI 1 dI 2
ε 1 = −L1 −M
dt dt
dI 2 dI 1
ε 2 = −L 2 −M
dt dt
9.6.- ESTABLECIMIENTO DE LA CORRIENTE ELECTRICA EN UN
CIRCUITO LR.
Los circuitos que contienen inductores evitan que la corriente aumente o disminuya
instantáneamente. Todo inductor tiene necesariamente alguna resistencia, para distinguir
los efectos de R de los de la autoinductancia L, representaremos un inductor ideal en
serie con una resistencia R (aquí se incluye la resistencia del circuito). También se
considera que la autoinducción del resto del circuito en comparación con la del inductor
es despreciable. La figura muestra un circuito típico LR.

Si cerramos el interruptor s en el instante t=0, la


corriente comenzará a crecer y no alcanzará su
valor final inmediatamente, debido a la fem
autoinduccida en el inductor que se opone al
aumento de la corriente de acuerdo con la ley de
Lenz.

En un instante cualquiera la corriente es I,


aplicando la ley de Ohm generalizada:

dI
ε = I R - ε '= I R + L
dt

para calcular la corriente eléctrica, separando variables e integrando

I t

∫ ∫
1
dI
=
dt
⇒ − [Ln (ε − IR )]0I = 1 t
0
ε − IR 0
L R L

sustituyendo los límites de integración y operando

ε − IR R
Ln =− t
ε L

R
- t
ε − IR = ε e L

despejando el valor de I

ε  − t
R

I= 1 − e L 
R 

en donde la corriente final, como se aprecia en la ecuación, valdrá

ε
If =
R
que es corresponde al régimen permanente estacionario y es la misma que si se tratara
de una resistencia pura R conectada a un generador. También se puede expresar

 − 
t
I = If  1 − e τ 
 

L
en donde τ = es la constante de tiempo del circuito. Cuanto mayor sea la
R
autoinducción o menor la resistencia, mas tiempo se tardará en alcanzar la corriente
final.

La evolución de la corriente en función del tiempo hasta que alcanza su valor estable se
muestra en la figura

Lo mismo ocurre, en cuanto a que el valor de I no se hace cero inmediatamente cuando


se suprime el generador. En la siguiente sección se puede apreciar lo dicho.

9.7.- ENERGIA EN UN INDUCTOR.

Cuando se establece una corriente en un circuito semejante al indicado en la figura, solo


parte de la energía suministrada por el generador se transforma en calor por efecto Joule
en la resistencia, el resto de la energía se utiliza para establecer el campo magnético en y
alrededor del inductor, donde queda almacenada como una
forma de energía potencial, mientras se mantenga la corriente.

La potencia suministrada por el generador en un instante


cualquiera es:

dI
P = ε I = I2 R + L I
dt

ecuación que expresa la razón con la cual proporciona energía el generador ε I , es igual
a la suma de la energía calorífica por efecto Joule en la resistencia I 2 R y la razón con la
dI
cual la energía se almacena en el inductor LI . Es por tanto, esta ecuación una
dt
expresión de la conservación de la energía.
Si se designa por Em la energía almacenada en el inductor en cualquier instante,
dE m
entonces la razón con la cual se almacena la energía puede escribirse:
dt

dE m dI
= LI
dt dt

La energía total almacenada la obtendremos integrando la expresión anterior

Em If


0
dE m =
∫ LI dI
0

1 2
Em = LI
2 f

La idea de que la energía se almacena en el campo magnético es semejante a la ya


indicada de que la energía se almacena en un campo eléctrico cuando se carga el
condensador. Y esto lo podemos observar en un circuito como el de la figura. Cuando se
abre el interruptor S1 se cierra el S2, y a pesar de que no entra potencia al circuito, pues
la fem se ha anulado, la corriente no se hace
cero inmediatamente; de manera que debe
existir todavía una energía que se cede a la
resistencia; esta es la que previamente se había
almacenado en el campo magnético.

Por ejemplo la energía almacenada por un


solenoide es, teniendo en cuenta que:

NS
Φ m = BS = µ 0 I
l

donde S es el área de la sección transversal del solenoide. Sustituyendo en el valor de la


autoinductancia:

Φ m NBS B
L=N = y I=
I l µon

sustituyendo en la expresión de la energía

1 2 1 B
Em = L I = NBS
2 2 µ0 n 2

Multiplicando y dividiendo por l

1N B2 B2
Em = Sl = V
2 l µ 0 n 2 µ0
energía almacenada por un solenoide, que por unidad de volumen, conocida como
densidad de energía magnética, vale:

Em B2
um = =
V 2 µ0

Expresión que aunque deducida para el caso especial de un solenoide, es válida también
para cualquier región del espacio en la cual exista un campo magnético. Obsérvese que
esta ecuación tiene forma similar a la ecuación de la energía por unidad de volumen
1
almacenada en un campo eléctrico dada por u e = ε 0 E 2 . En ambos casos, la densidad
2
de energía es proporcional al cuadrado del campo.

9.8.- ECUACIONES DE MAXWELL.

Concluiremos presentando las cuatro ecuaciones que pueden considerarse como las
piedras angulares de los fenómenos eléctricos y magnéticos. Estas ecuaciones son para
los fenómenos electromagnéticos como las leyes de Newton para los fenómenos
mecánicos. Además resultan estar en perfecta concordancia con la teoría especial de la
Relatividad y predicen la existencia de las ondas electromagnéticas.

Las ecuaciones se denominan de Maxwell porque fue James Clerk Maxwell quien,
además de formular la cuarta, se dio cuenta que juntas constituían la estructura básica de
la teoría de las interacciones electromagnéticas. La carga eléctrica q y la corriente I son
las fuentes del campo electromagnético, ya que dadas q e I , las ecuaciones de Maxwell
nos permiten calcular E y B. Las ecuaciones son


q int
Ley de Gauss E.dS =
εo

Ley de Gauss del campo magnético


∫ B.dS = 0


dΦ m
Ley de Faraday-Henry E n ⋅ dl = −
dt


dΦ e
Ley de Ampére-Maxwell B ⋅ dl = µ o I + ε o µ o
dt

A las cuales podríamos añadir la fuerza electromagnética F = q( E + v x B )

Las tres primeras ya son conocidas, aunque podría plantearse la duda de que las leyes de
Gauss se obtuvieran para campos estáticos y ahora estamos generalizando y por tanto
introduciendo campos dependientes del tiempo, pero resultados experimentales han
demostrado que siguen siendo válidas.
La cuarta la dedujo Maxwell al revisar la ley de Ampére. Esta fue obtenida para una
trayectoria cerrada que es atravesada por una corriente constante. Maxwell comprobó
que si la corriente era variable a la ley de Ampére le faltaba un sumando que era la
dΦe
variación del flujo eléctrico µ o ε o . O sea Maxwell generalizó la ley de Ampére,
dt
comprobando que todo campo eléctrico dependiente del tiempo implica la existencia de
un campo magnético en el mismo lugar.