You are on page 1of 10

MÓDULO 2

Perfil del Pastor Escolar


Principales responsabilidades

1
Pastor
Dario Maldonado
UNIVERSIDAD ADVENTISTA DEL PLATA

“ Quiero darte la bienvenida al Módulo 2 del Curso de Capellanía Escolar,


dictado por la Universidad Corporativa, como proceso de la formación
continua en la Red de Educación Adventista de la División Sudamericana. En
este módulo podrás conocer el Perfil del Pastor Escolar y las principales
características del capellán escolar. Se han preparado algunas actividades
para que vayamos entrando en el tema. Espero que las puedas disfrutar.


www.uap.edu.ar

2
¿Quién es el Pastor Escolar?

Debemos decir que tanto capellanes y capellanas han sido llamados por Dios para cumplir
una misión.

La obra del capellán adventista del séptimo día y la misión de la iglesia, es una sola: la
restauración de individuos a imagen y semejanza de Dios, alcanzada por el contacto con la
Palabra divina que fortalece la comprensión de que las ciencias son estudios de la creación
operada por Dios. En la actualidad, la práctica pedagógica no prevé el estudio del tema
relacionado a la redención en el currículo; en cambio, este es uno de los aspectos distintivos
de las escuelas adventistas. Ante esta realidad, la presencia de un Pastor Escolar se vuelve
imprescindible para garantizar que la Educación Adventista, desarrollada en el ambiente
escolar, sea cada vez más adventista y, de ese modo, ejerza una influencia positiva y cristiana
en la comunidad circundante.

En una reciente Capacitación para Capellanes y Preceptores que sirven en el territorio de la


División Sudamericana, se abordó el tema de la "valoración del trabajo de un pastor que se
dedica a una tarea ministerial dentro de la Red de la Educación Adventista”. Entre las
variadas recomendaciones recibidas, una de ellas me llamó la atención en especial. Se
recomienda utilizar el término Pastor Escolar, en sustitución al término Capellán Escolar. Por
esta razón en algunos lugares, en lugar de llamar Capellanía o Desarrollo Espiritual, al
departamento que atiende la vida espiritual de los alumnos, se utiliza el término Pastoral
Educacional, Capellanía Pastoral, la Pastoral o Pastoral Universitaria, en el caso del Nivel
Educativo en el que se encuentre sirviendo. El principal objetivo de esta propuesta es elevar
el ministerio del pastor que trabaja en la educación de los niños y adolescentes,
equiparándolo a los demás pastores que desarrollan otras funciones, especialmente en el
cuidado de las iglesias. Aunque nuestras funciones y las atribuciones tienen una cierta
especificidad, somos vistos por la iglesia organizada como ministros del evangelio en pleno
cumplimiento del ministerio pastoral. En esta charla se comentó que todo pastor puede ser
pastor de Iglesia, pero que no todo pastor puede ser pastor escolar.
3
Teniendo esto en mente, al principio de esta reflexión, quiero recordarle el consejo del
apóstol Pablo a Timoteo, tomando la libertad de dirigir su exhortación para cada capellán,
capellana o pastor escolar: “(Estimado Pastor Escolar), "sea sobrio en todo, soporte los
sufrimientos, haga la obra de un evangelista, cumpla plenamente su ministerio "(2 Timoteo
4: 5).

Es importante destacar que, para cualquier pastor, independientemente de su función, la


frase "sufrimientos "siempre estará vinculada al sagrado ministerio. Invariablemente, junto
al honor y las alegrías que son pertinentes al día a día de un pastor, siempre habrá
sufrimientos, esté en la escuela, en la iglesia o en la oficina.

Sin embargo, lo que realmente merece destacarse en este verso es el solemne desafío:

"Cumpla ¡plenamente su ministerio!“

En el caso de que esta sea tu primera experiencia pastoral como capellán o capellana en la
Educación Adventista, podemos recordar con mucha seguridad las palabras del apóstol
Pablo, para con Timoteo. Registradas en el libro de primera de Timoteo 4:12 “Ninguno tenga
en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu,
fe y pureza”. Esas son algunas de las características imprescindibles en la vida de un pastor
escolar.

Teniendo presente la misión del pastor escolar, debemos recordar que el impacto del
pecado destruyó mayormente el estado original de la imagen de Dios en el ser hombre y la
mujer, lanzando a la raza humana a la crisis y a la bancarrota y creando la necesidad de una
restauración. Jesús vino para atender esta necesidad a través de un ministerio de
restauración a ese estado de plenitud, según se declara en el Evangelio de Juan: “Yo he
venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Los Capellanes Adventistas proveen cuidado competente y responsable a las necesidades


religiosas y bienestar espiritual de todas las personas relacionadas con la institución u
organización a la que sirven.

4
La Biblia, en innumerables momentos, subraya la importancia de la obra de ENSEÑAR. En
uno de los tantos textos bíblicos sobre la enseñanza, el apóstol Pablo destaca el papel del
maestro, en su tarea de enseñar. Enfatiza que para que haya un crecimiento y
fortalecimiento de la iglesia, se tiene la necesidad de ese don espiritual. Por esto comenta el
apóstol. "Así, Él designó algunos para apóstoles, otros para profetas, otros evangelistas y
otros para pastores y maestros "(Efesios 4:11).

Es el Espíritu Santo, en Su soberanía, quien llama y capacita a pastores para dedicarse a la


educación como pastores escolares. Nuestra capacidad y utilidad deberían ser, diariamente,
potenciadas mediante su presencia en nuestra vida.

Pero, entre todas las referencias bíblicas a la enseñanza, el ministerio de Jesús sirve como
modelo de cuán importante es enseñar. Él se dedicó intensamente a esa tarea, haciéndola
su principal ocupación durante su ministerio. Más que predicar y curar, Jesús se dedicó a
enseñar. No fue por casualidad que hasta sus enemigos lo llamaron Maestro.

El ministerio de Jesús atestigua, incuestionablemente, que enseñar es una obra de gran


valor e importancia a los ojos de Dios. El pastor escolar está llamado a dedicar esfuerzos y
energía a esta actividad. Debiendo mirar a Jesús y seguir sus pasos. Él es nuestra mayor
referencia y particular modelo.

Además de la Biblia, también tenemos los escritos de la hermana Ellen White para evaluar la
importancia del ministerio de un Pastor Escolar. Existen innumerables referencias al hacer de
esta obra:

“El que coopera con el propósito divino para impartir a los jóvenes un conocimiento de Dios,
y moldear el carácter en armonía con el suyo, participa en una obra noble y elevada” (La
Educación, 17:5) (https://m.egwwritings.org/es/book/1702.45#72)

“Debe emplearse el mejor talento ministerial para conducir y dirigir la enseñanza de la Biblia
en nuestras escuelas. Los que son elegidos para esta obra necesitan ser cabales estudiantes
de ella; deben ser hombres que tengan una profunda experiencia cristiana; y su salario debe
pagarse del diezmo”. (Consejos para los maestros, 417:1)
(https://m.egwwritings.org/es/book/162.2140#2140)

5
El perfil del pastor escolar
El perfil del pastor escolar debe tener las mismas características de un pastor de Iglesia,
aunque dedicará su mayor tiempo junto a los niños, adolescentes, familia y personal de la
institución en donde sirve, además de la comunidad circundante en la influencia de la
Educación Adventista. En la guía del Aspirante al Ministerio pastoral, se comparten en el
capítulo 3 grandes aspectos del perfil pastoral.

1. Ama a Dios, a sí mismo y a su familia, cultivando integridad, excelencia y equilibrio en


todas las áreas de la vida.
2. Demuestra consagración personal basada en el conocimiento sólido de las Escrituras y
de los escritos de Elena de White.
3. Practica una enseñanza-aprendizaje atractiva y eficaz, basada en el sólido conocimiento
bíblico, en una visión integrada del sistema doctrinario adventista y un profundo
conocimiento del desarrollo humano.
4. Tiene buenas relaciones interpersonales, con la capacidad de realizar visitas a fin de
fortalecer y alentar a los miembros de la iglesia, demostrando un espíritu servicial y
acciones solidarias.
5. Tiene un ministerio con el foco en el discipulado como estilo de vida, actuando como
discípulo y discipulador mediante la visión del CRM (Comunión, Relacionamiento y
Misión).
6. Desarrolla acciones misioneras capaces de alcanzar diversas culturas, grupos sociales y
franjas etarias, demostrando un comportamiento equilibrado, basado en la integridad
de las enseñanzas bíblicas.
7. Está debidamente preparado para identificar y enfrentar el método histórico-crítico de
interpretación de la Biblia, usando sabiamente el método gramático-histórico en la
correcta interpretación bíblica.
8. Es capaz de actuar en diferentes ministerios de la iglesia (pastorado, capellanía,
enseñanza religiosa, colportaje, preceptorado, redacción y medios de comunicación),
haciéndolo con espiritualidad e inteligencia emocional.
9. Conoce y utiliza de manera adecuada los recursos y proyectos oficiales del programa
anual de la Iglesia, con el propósito de llevar personas a la decisión en favor de Cristo.
10. Lidera adecuada y éticamente a las personas, demostrando habilidad para trabajar en
equipo y capacidad de tomar decisiones.
11. Administra con fidelidad y ética los recursos de la iglesia, basándose en la planificación,
la visión estratégica y el conocimiento de los diversos reglamentos eclesiásticos.
12. Entiende y utiliza de manera adecuada los recursos tecnológicos que sean apropiados
para la edificación de la Iglesia y el cumplimiento de la misión.
6
En verdad, el pastor del Ministerio Educativo es un pastor que se especializa en el trabajo
con niños y jóvenes. La iglesia deja en sus manos el mayor tesoro que posee.

El pastor escolar se debe a:

• Alumnos - adventistas y no adventistas;


• Servidores - equipo administrativo, profesores y equipos de apoyo;
• Familiares - especialmente el núcleo familiar de origen del alumno;
• Territorio - personas que viven y trabajan en los alrededores de la escuela.

De alguna manera, todos los grupos deben ser contemplados por ese trabajo, lo que sin
lugar a dudas es un inmenso desafío para cualquier Pastor Escolar.

Al mirar a todas esas personas, debemos tener en cuenta que el gran objetivo de nuestro el
trabajo es el desarrollo espiritual de toda la comunidad escolar. A partir de una planificación
elaborada con gran intencionalidad, nuestras acciones deben desafiar a aquellos que están
bajo nuestro pastoreo, deben crecer espiritualmente.

“ Hemos sido llamados por Dios para ser


instrumentos que lleven salvación a todas


esas personas.

“ El mayor desafío es que conozcan el plan de


salvación de Jesús y puedan alcanzar por la
gracia, este gran fin.


7
Principales responsabilidades

La naturaleza del ministerio de restauración del pastor escolar se amplía cuando conocemos
el método de Cristo para alcanzar a las personas.

“Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El
Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien: les
mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza.
Entonces les decía: ‘Seguidme’” (El Ministerio de Curación, p. 102).

Además de las recomendaciones presentadas anteriormente y de acuerdo con su contexto


de trabajo, le competen al pastor escolar las siguientes responsabilidades:

1. Tener una visión clara del discipulado dentro de sus desafíos comunes de ministerio.

2. Participar como miembro directo del equipo administrativo de la


escuela/colegio/institución de enseñanza escolar.

3. Dar clases de Biblia o Religión con el objetivo de desarrollar un carácter cristiano en los
niños y jóvenes adventistas, manteniéndolos en la iglesia; y atraer a las verdades
evangélicas a los niños y jóvenes no adventistas. En este punto, debemos decir, que la
materia prima de la Educación Adventista son nuestros alumnos. Ellos pueden ser de
grupos muy heterogéneos. Pero en general debemos dividirlos en dos. Los alumnos
adventistas y los alumnos no adventistas. Nuestra mayor responsabilidad es con
relación a los alumnos adventistas. Nos debemos a ellos, ya que existe la Educación
Adventista para que nuestros alumnos, miembros de nuestra Iglesia, participen y
tengan una experiencia redentora en nuestras instituciones de educación. Los alumnos
no adventistas también son nuestra responsabilidad. Es por ello que el Señor nos ha
colocado como pastores escolares para ellos también. Debemos respetar sus
creencias, sin dejar de compartir las verdades que podemos desprender de las
Escrituras cada día. Nuestro mayor desafío ayudar en su Desarrollo Espiritual, además
de sembrar la Semilla del Evangelio en cada uno de ellos.

4. Dar atención a las necesidades e inquietudes espirituales de los profesores,


empleados, alumnos y padres, con programas permanentes de visitación.

5. Mantener clases bautismales regulares en la institución.

8
6. Realizar por lo menos una campaña de evangelismo o desarrollar un seminario de
estudios bíblicos con el objetivo de evangelizar a los padres de los alumnos, amigos de
la institución educativa y otras personas interesadas.
7. Ser primer anciano o pastor de una congregación donde contribuya con su ayuda
evangelizadora pastoral o como pastor asociado, sin afectar su programa principal.
8. Discipular para que cada profesional y empleado de la institución sea un discípulo en la
misión de salvar.

Este aspecto no es menor, ya que la motivación de ayudar, debe estar en el corazón de cada
persona que sirve en el Sistema de la Educación Adventista.

Actividades posibles:

 Clases de Biblia, religión.


 Clases bautismales.
 Sesiones de consejería.
 Visita a alumnos, profesores, empleados y familiares en los hogares.
 Organizar Semanas de Oración.
 Integrar dentro de lo posible las actividades espirituales de la institución educativa con los
programas generales de la IASD en la DSA.
 Coordinar los cultos de los profesores y motivarlos a participar en las actividades
anteriores.
 Coordinar la recolección anual en y por la Institución.
 Coordinar las actividades de Semana Santa.
 Realizar seminarios para padres y alumnos con temas tales como: familia, salud, eventos
finales, etc.
 Colaborar con la administración en el programa del quinto sábado del trimestre en las
iglesias, dedicado a la Educación Adventista.
 Coordinar con los pastores distritales en el ámbito de servicio de la institución educativa,
un trabajo en favor de la educación cristiana para niños y jóvenes de la iglesia que no la
están recibiendo.
 Dirigir el departamento de Educación Religiosa de la institución educativa.

9
Todos aquellos que trabajan en la Educación Adventista deben ser imbuidos de
un profundo sentido de propósito al estar en un lugar donde hay una misión
muy clara e innegociable.

Tenemos un líder adventista que usa una


frase así, “La escuela adventista es una
Iglesia disfrazada de Escuela”. “Así que,
hermanos míos amados, estad firmes y
constantes, creciendo en la obra del Señor
siempre, sabiendo que vuestro trabajo en
el Señor no es en vano”
1 Corintios 15:58

10