You are on page 1of 2

Edema Pulmonar Cardiogenico (EP-C)

El edema pulmonar cardiogénico se produce por una función anormal del


corazón, en la cual este no logra bombear suficiente sangre al organismo, por lo
cual aumenta la presión en las venas pulmonares y de los capilares debido a un
aumento en la presión hidrostática, lo que nos da como consecuencia que el
líquido de los vasos sanguíneos salga al intersticio y a los alvéolos pulmonares.

Este tipo de edema pulmonar ocurre comúnmente por una insuficiencia ventricular
izquierda a causa de un ataque al corazón, trastornos del ritmo
cardiaco, problemas del músculo cardiaco (miocardiopatía), hipertensión o
insuficiencia de válvulas cardiacas (valvulopatia aortica/mitral).

Como se mencionó anteriormente el EP-C se causa cuando el corazón no es


capaz de bombear sangre de manera eficiente lo cual origina que la sangre se
¨acumule¨ en las venas pulmonares, a medida que la presión en estos vasos
sanguíneos se incrementa, el líquido es empujado hacia el espacio intersticial
primeramente y luego a los alvéolos y bronquios pulmonares. Este líquido reducirá
el movimiento normal del oxígeno a través de los pulmones (hematosis), causando
dificultades respiratorias (disnea), pero llevado a un caso crónico podría llevar a la
muerte sin un debido tratamiento.

Los signos y síntomas para el EP-C pueden ser similares a los de un EP-NC,
entonces podremos encontrar en un paciente los siguientes cuadros: cuadro
agudo con disnea, taquipnea debido al edema intersticial e hipoxia y una cianosis
asociada a tos que podría presentar o no presencia de espuma. Realizar pruebas
complementarias es indispensable para confirmar la presencia del edema
pulmonar las pruebas incluyen: Radiografía simple de tórax, electrocardiograma y
dependiendo de la causa de la insuficiencia podríamos diagnosticarla mediante la
auscultación.

Para el tratamiento de un EP-C se indica un diurético intravenoso (diurético


asa) de acción rápida a dosis altas (furosemida) para disminuir la volemia, pero
con el debido cuidado de no provocar una deshidratación y problemas renales,
nitritos (nitroglicerina) para generar un efecto de vasodilatación y disminuir el gasto
cardiaco, además de administrar sedoanalgesia (morfina), la cual tiene como
objetivo proporcionar un nivel óptimo de comodidad con seguridad para el
paciente reduciendo la ansiedad y la desorientación, facilitando el sueño y
controlando adecuadamente el dolor y si es posible sería recomendable
administrar una dieta que favorezca la eliminación de líquidos (para evitar su
retención), con un bajo contenido en iones.