You are on page 1of 4

MONOTREMAS

Los monotremas se diferencian de los demás mamíferos por el hecho de ser ovíparos, es decir
que procrean mediante huevos, los cuales son incubados por la madre fuera de su cuerpo. Los
monotremas comparten varias características con los reptiles; como la estructura de sus ojos,
y la presencia de ciertos huesos en su esqueleto, específicamente en el área pectoral y de los
hombros. El ornitorrinco posee un segundo esternón, el cual se ubica frente al común; esta
característica está presente en algunos reptiles. Otra característica que los monotremas
comparten con los reptiles es la presencia de la cloaca, la cual es un orificio ubicado en la parte
inferior de su cuerpo, en el cual se unen los ductos genitales, el recto y los ductos del sistema
excretor. En os machos el pene se encuentra adjunto a la pared ventral de la cloaca. El término
“Monotrema” tiene su origen en esta característica, ya que proviene de las voces griegas
“mono”, que significa “uno”, y “trema”, que significa “orificio o agujero”. Los monotremas, al
igual que el resto de los mamíferos, son de sangre caliente, con la diferencia de que su
temperatura corporal es más baja, esta oscila entre los 30 °C y los 32 °C. Otra singularidad de
los monotremas es la falta de glándulas mamarias, en su lugar poseen glándulas sudoríparas,
desde las cuales gotean leche hacia pelos gruesos modificados, de los cuales las crías toman la
leche.

(Walker, Nowak, & Paradiso, 1983)

MONOTREMAS

Este es el orden Más extraño y antiguo, posiblemente. Monotrema significa: única abertura, ya
que éstos animales al igual que las aves y reptiles, las vías urogenitales y los conductos
alimentarios convergen en una cloaca que desemboca en el exterior por un único agujero. Son
distintos a los demás, por unas diferencias esenciales y muy fáciles de apreciar: se reproducen
mediante huevos protegidos por una membrana. El recién nacido posee un diente para
romper la cáscara, aunque después lo pierde. Las hembras carecen de mamas externas, el
líquido nutritivo de la madre gotea por numerosos poros que están situados en la base de
unos gruesos pelos mamarios localizados en el abdomen. Este orden comprende a dos
familias, los taquiglósidos y los ornitorrínquidos. La mayoría viven en Australia y Nueva
Zelanda. Un ejemplo de ornitorrínqueo es el ornitorrinco, caracterizado por su pico aplanado y
ancho, el cual no es duro.

(Gispert., 1997)

MONOTREMAS

Los monotremas o monotremados (Monotremata) son un orden de mamíferos prototerios que


incluye las especies actuales de mamíferos más primitivas. Poseen características comunes a
reptiles y mamíferos. El orden Monotremataes el único integrante de Prototheria con especies
vivas en la actualidad. Durante mucho tiempo, los monotremas estuvieron clasificados como
un grupo de reptiles cubiertos de pelo, hasta que después de 200 años se identificaron
inequívocamente como mamíferos, pues en ellos se encuentran todas las características que
definen la clase:

 Su piel está cubierta de pelo.


 Producen leche para alimentar a las crías recién nacidas, si bien, las glándulas no se
disponen en mamas como en el resto de los mamíferos, sino que desembocan en dos
campos mamarios situados a ambos lados del abdomen, en la base de los pelos.
 Presentan tres huesos en el oído medio.
 Poseen diafragma
 Su corazón está dividido en cuatro cavidades, si bien la separación entre la aurícula y el
ventrículo derechos es incompleta.
 Son homeotermos, pero con ciertas limitaciones, oscilando su temperatura entre 28 y
32 grados centígrados y presentando ligeras variaciones durante el día en función de la
ambiental.

(McKenna & Bell, 1997)

PLANTAS NO VASCULARES

La característica más llamativa que distingue a las plantas vasculares de las no vasculares es la
presencia de tejidos especializados en la conducción de agua, sustancias inorgánicas y
orgánicas. Estos tejidos son el xilema y el floema, los cuales aparecieron hace unos 450
millones de año, cuando las plantas colonizaron la tierra. El xilema conduce grandes
cantidades de agua y algunos compuestos inorgánicos y orgánicos desde la raíz a las hojas,
mientras que el floema conduce sustancias orgánicas producidas en los lugares de síntesis,
fundamentalmente en las hojas y en los de almacenamiento, al resto de la planta.

(Curtis & Barnes, 2008)

NO VASCULAR

Los organismos vegetales conocidos como no vasculares, se caracterizan principalmente por la


ausencia de tejidos conductores, específicamente el xilema, justamente por esta última
característica, su cuerpo está constituido por un talo, y las estructuras equivalentes a los
órganos que conocemos en los organismos vegetales avanzados, tales como: raíz, tallo y hoja,
cuando están presentes, se denominan: Rizoides (equivalente a la Raíz), Cauloides (equivalente
al Tallo y denominado Caulidio en las Briofitas) y Filoides (equivalente a la Hoja y denominado
Filidio en las Briofitas).

(Strasburger, 2012)

NO VASCULAR

Generalmente, las plantas no vasculares o Briofitas son pequeñas y habitan en ambientes muy
variados. Podemos encontrarlas en selvas, desiertos, al nivel del mar, en cotas altísimas, pero
sea donde sea, su vida siempre está íntimamente relacionada al agua en estado líquido.

Las Briofitas son plantas criptógamas. O lo que es lo mismo: son plantas que no tienen flores y
se reproducen por esporas. Presentan unos órganos femeninos llamados arquegonios, donde
está contenida la célula femenina llamada oosfera. Y paralelamente, se desarrolla el órgano
masculino llamado anteridio.

Estas plantas se caracterizan porque no tienen vasos conductores, ni frutos ni flores. Fueron
los primeros vegetales que en el Paleozoico aseguraron el paso a la vida terrestre.
Precisamente por lo todoterreno de este tipo de plantas. Constituyen unas 20.000 especies.

(García, 1984)
Neandertal

La palabra neandertal fue otorgada a una especie perteneciente al género Homo a partir del
hallazgo de un fósil en el Valle de Neander en Alemania en 1856, a pesar de que los primeros
fósiles fueron encontrados en Engis, Bélgica, en 1829 y en Gibraltar en 1848 (Arsuaga, 1999;
Bermúdez de Castro, 2002). Los orígenes de esta especie pueden situarse incluso en el final del
Pleistoceno Inferior, si bien podemos encontrar su periodo de consolidación en el Pleistoceno
Superior. Según Arsuaga el nombre otorgado a la especie fue Homo neanderthalensis, fue
dado en 1863 por William King ante la Brithish Asociation for the Advancement Science, y
defiende que, actualmente, “son los humanos extinguidos que mejor conocemos, sin ningún
género de dudas”

(Arsuaga, 1999)

NEANDERTAL

El primer neandertal se descubrió en 1856 en Alemania, durante la explotación de unas colinas


mineras a las afueras de Düsseldorf. Todavía se lee en algunos libros que su nombre procede
del valle (thal en alemán) de un supuesto río Neander, pero es un bulo generado por un abuso
del copia-y-pega editorial. El riachuelo se llamaba Düssel, y por lo visto aquellas cañadas se
dedicaron a Joachim Neander, un pastor evangélico del siglo XVIIfamoso por la composición
de himnos y cantos religiosos, que buscaba en aquellos bucólicos meandros la paz para
celebrar sus oficios y componer sus cánticos.

Linneo ya había establecido desde hacía más de un siglo sus reglas taxonómicas para dar
nombres a las especies, pero hasta entonces nadie se había atrevido a nombrar otra especie
dentro de nuestro mismo género, así que King fue el primero en etiquetar un ser humano
diferente a nosotros, y lo llamó Homo neanderthalensis.

Bueno, y hay que decir que, de haber sido por King, la cosa podría haber ido incluso más allá,
porque parece que estaba decidido a apostar no por una especie distinta, sino por un género
distinto. Pero ya era mucho pedir, así que se limitó a nombrar una nueva especie dentro de
nuestro mismo género.

(DM, 2015)

NEANDERTAL

Durante miles de generaciones, los neandertales fueron el tipo humano que habitó Europa en
exclusiva, demostrando su capacidad de organización interna, de subsistencia, progreso y
adaptación en un medio muy hostil, con unas condiciones climáticas cambiantes y
extraordinariamente rigurosas.

Hace unos 40.000 años, grupos humanos procedentes de África se desplazaron a través de Asia
asentándose en Europa. Estos pobladores fueron los primeros homo sapiens (u hombres
anatómicamente modernos) que poblaron el continente y son nuestros directos antepasados.
Los neandertales, que vivieron en Europa durante más de 50.000 años, fueron extinguiéndose
progresivamente hasta dejar como únicos pobladores a la especie sapiens. Hasta el momento
la Península Ibérica aparece como el último refugio neandertal, centrándose en las diversas
ocupaciones tardías al sur del río Ebro y en las particularmente importantes en las cuevas del
oriente de Asturias. Dos yacimientos asturianos están proporcionando informaciones muy
relevantes en cuanto a la complejidad de este grupo y a los posibles procesos que llevaron a su
extinción; estos centros de investigación son la Cueva de la Güelga en Cangas de Onís y la
Cueva del Sidrón en Piloña

Hace algo más de 100.000 años, el neandertal se configura como especie típica humana en
Europa. Llegó a asentarse definitivamente después de un largo camino de evolución que se
inició con los primeros representantes homo que salieron de África para expander su presencia
por el viejo mundo. De algunos de estos tipos humanos hay restos físicos en España. Los más
antiguos son los de tipo homo antecessor, seguido del homo heidelberhensis, hasta el hombre
de neandertal. Los neandertales son la especie humana extinguida que mejor conocemos
debido a la cantidad de restos encontrados. En Asturias, los dos yacimientos citados han
proporcionado una información cultural y paleoantropológica importante por la calidad y
cantidad de restos. Gracias a esos hallazgos sabemos cuál era su aspecto físico, algo diferente
al nuestro. Tenían una altura media de 1,65 m. y su peso rondaba los 90 kg., eran fuertes y
corpulentos, de tez clara y pelo rojizo, mirada profunda y una gran nariz sin barbilla. Su cráneo
era distinto al nuestro, la frente inclinada y encima de las órbitas oculares surgía un saliente
óseo.

Poseían un rostro amplio y proyectado hacia delante. El lenguaje carente de matices fue así
probablemente por la posición alta de la laringe. Esta complexión robusta en todo el conjunto
era ideal para afrontar la dura supervivencia en un medio cambiante por los enfriamientos
glaciares. Vivían en cuevas naturales, donde solían ocupar la parte exterior hasta donde
llegaba la luz, en grupos de unos treinta individuos. Elegían las mejores cuevas, orientadas al
sur y resguardadas de los vientos. Procuraban buscarlas con gran visibilidad y próximas al
cauce de los ríos.

(Mellars, 1998)