You are on page 1of 25

04033018 - 25 TT

Materia: Historia Antigua II (Clásica)


Cátedra: Zurutuza
T: N°21(08/08/2012)
Tema: Periodización / El Egeo y la Edad de Bronce
Profesor: Julián Gallego
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Profesor: Vamos a comenzar hoy, específicamente con las clases teóricas


de esta asignatura; ayer, básicamente, hicimos la presentación de la asignatura
para explicar como estaba organizado el programa, que se iba a abordar en cada
clase y como se articulaban unas con otras, y resolver lo referido a la pre-
inscripción de las clases prácticas. En este contexto mencionábamos, muy por
arriba, el periodo global que se incluye en esta materia; tal vez sea conveniente
hoy, más allá de que lo mencionamos… empezar trazando una periodización
esquemática dentro de esta larga etapa/periodo que vamos a abordar, muy
esquemática en función de dar pautas generales sobre los periodos y diferentes
denominaciones: los siglos que ocupan cada uno de esos periodos para la
ubicación temporal.
Fundamentalmente vamos a abordar aquí desde la Edad del Bronce (etapa
final) hasta lo que, en un contexto historiográfico determinado, se denomina la
Antigüedad Tardía; dentro de lo referido a la Edad del Bronce, nosotros vamos a
centrarnos en el 2do Milenio a.C. y detenernos brevemente en dos procesos u
organizaciones que refieren a la Civilización Creto-Minoica situada en la Isla de
Creta (también llamada Civilización Cretense) y centrada en la figura del Rey
Minos, ligado a la leyenda del Minotauro. Civilización que, desde el punto de vista
de su auge, pudo haber sido desarrollada y expandida hacia el siglo XVIII a.C. y el

1/25
siglo XVII a.C., por lo tanto toda la etapa previa (que ayer mencionábamos) pudo
comenzar en el 3er Milenio con la llegada de lo que, tradicionalmente, se pensaba
como la llegada de los Aqueos, las primeras poblaciones griegas. Esta es una
etapa o periodo del cual no podemos afirmar mucho, más allá de ciertas
discusiones de carácter historiográfico; de modo que vamos a referenciarnos en
primer lugar en torno a este periodo en lo que refiere a la Civilización Creto-
Minoica de la cual diremos breves cosas, para adentrarnos ya en la Civilización
Micénica (sucesora de la Creto-Minoica) que recibe su nombre de una de estas
organizaciones sociales, que es la que tenia como centro a Micenas, y se ligaría a
la figura de Agamenón; donde se han encontrado ruinas y arqueológicamente,
objetos como la llamada “Mascara de Agamenón” que recibe ese nombre en virtud
de la asociación de los poemas homéricos, en especial “La Ilíada” que establecen
entre Agamenón como Rey de Micenas. Entonces el nombre de “Micenas” a esta
civilización es genérica, y en un sentido abusiva porque, en realidad, esta
civilización conoce diversos centros semejantes (palacios o edificaciones
centradas en torno a un palacio con estructuras comparables); cada uno de estos
funcionando de manera autónoma respecto de los otros, con lo cual quiere decir
que hablamos de una sociedad micénica estamos englobando, a partir de un
modelo de análisis, a un conjunto de sociedades con características semejantes o
al menos analizables a partir de nociones y conceptos semejantes.
Esta civilización abarcaría, aproximadamente, desde el siglo XVI a.C al
siglo XII a.C. que marca el momento de la caída o del colapso de esta Civilización
Micénica; esta caída no es abrupta pero va a empezar a marcar también el otro
tipo de periodización, es decir, el final de la Edad del Bronce y el comienzo (hacia
el siglo XII a.C. y siglo XI a.C.) de la llamada Edad del Hierro que tiene que ver
con la utilización de estos dos metales en función de su uso o preponderancia,
cuando es sabido que el descubrimiento de la forja o del hierro no suprime,
necesariamente, la posibilidad de otros materiales como el bronce (cuya aleación
era conocida desde antes) utilizadas para la fabricación de elementos y armas
metálicas. Insisto con esto porque a veces ustedes van a encontrar en los inicios

2/25
del libro de Pomeroy1 que vamos a ver para la parte de Grecia; ustedes van a
encontrar una periodización, en este texto, donde precisamente se apela a estas
denominaciones para organizar grandes periodos históricos en un proceso de
maduración que no se agota ni en esa Edad del Bronce ni en la Edad del Hierro
sino que incluya hacia atrás la época neolítica y hacia adelante luego incluirá el
proceso de la Revolución Industrial, etc. Señalo esto para que tengan en claro
que, a veces, un autor puede estar hablando de un tipo de periodización hacia la
otra. Puede estar hablando del mundo micénico en la Edad del Bronce Tardía y
pasar inmediatamente a hablar tras la caída de los palacios micénicos a hablar de
la Edad del Hierro Temprana o las comunidades de la Edad de Hierro; son
superposiciones que prefiguran diversas convenciones y formas de periodizar, y
acomodar los elementos históricos dentro de periodizaciones que pueden, como
toda convenciones, ser diversas (coincidir o disentir, solaparse unas con otras).
Tras la caída de los palacios micénicos, comienza una etapa conocida de
distintas maneras: por un lado “La Edad Oscura” que abarcaría,
aproximadamente, el siglo XI a.C. hasta el siglo VIII a.C. Denominada así desde
hace mucho tiempo, no tanto por la “oscuridad” del periodo sino por la
comparación (en algún sentido) a la Edad Media que también era llamada en
algunos contextos una “Edad Oscura”; entonces recibía este nombre no por falta
de luz sino, mejor dicho, por la falta de luz de los investigadores en cuanto a los
testimonios que podían ser validos para poder entender el periodo. Actualmente la
información arqueológica, lo van a ver en el texto de Dickinson2, ha permitido
repensar otros aspectos de esta llamada “Edad Oscura” y que muchos piensan
como una Edad del Hierro Temprana. Por otro parte, otro elemento que ha sido
muy debatido son los aportes de los Poemas Homéricos para entender ese
periodo o para entender una parte de él. De modo tal que algunas periodizaciones
se hablan no solo en términos de las convenciones ya mencionadas sino de la
“Época Homérica” dando a entender que estos poemas podrían ser, más allá de

1
POMEROY, S.B., BURSTEIN, S.M., DONLAN, W. y ROBERTS, J.T.: La antigua Grecia. Historia
política, social y cultural. Barcelona, Crítica, 2001
2
DICKINSON, O.: El Egeo. De la Edad del Bronce a la Edad del Hierro. Barcelona, Bellaterra,
2010.

3/25
su carácter literario, fuentes históricas para el periodo.
Tras el final de “La Edad Oscura” o “Época Homérica” comienza otro
periodo que ya nos introduce, de lleno, en lo que ayer señalábamos como la
problemática fundamental de la historia griega y que es el desarrollo de la polis;
que precisamente, este periodo conocido como “La Era Arcaica” es fundamental
para pensar en ese contexto, aproximadamente desde el siglo VIII a.C. hasta
finales del siglo VI a.C. o comienzo del siglo V a.C. Insisto, es fundamental porque
son los inicios de la polis y de sus desarrollos políticos, sociales y militares
iniciales. Se denomina “Era Arcaica” también en términos de una convención, algo
“arcaico” en función de un elemento que se toma como central o positivo; recibió
tradicionalmente este nombre en función de “La Época Clásica” de Grecia, que
precisamente, a partir de esa idea de lo “clásico” y definir lo precio como “arcaico”
un periodo en el que podrían encontrarse características que conducían a este
clasicismo pero que no había desarrollado su potencial. Este periodo clásico
también sirve para posteriormente hablar de la crisis, decadencia o de la caída de
esa “Época Clásica” en función del devenir de la Civilización Griega, y
fundamentalmente de la polis y la ciudad. Entonces esta “Época Clásica” ligada a
la instrumentación de una tradición historiográfica, política y cultural a hechos del
periodo de la historia griega, se tomo como modelo y redefinió hacia atrás y hacia
adelante en el contraste con este supuesto modelo a imitar. La idea de lo “clásico”
se aplicó a la Antigüedad Clásica en su conjunto (esta catedra lleva ese nombre)
también por un mismo proceso cultural e ideológico que definió a esa etapa digna
de imitación desde el Renacimiento en contraste con la Edad Media “oscurantista”
que debía ser salvada tratando de ir a buscar los modelos a la “Época Clásica".
Lo que quiero decir con todo esto es que lo que ahora nos sirve para
acomodarnos didácticamente y brevemente saber que esta pasando y de que
época estamos hablando, tiene que ver con estas conformaciones historiográficas
no exentas (sino todo lo contrario) de visiones ideológicas que estaban muy
cargadas en función de las perspectivas que tuvieron historiadores, filósofos, etc.
Pero más allá del origen, lo cierto es que la “Época Clásica” de Grecia nos sirve
para marcar una etapa del desarrollo de la polis en función, ya no de la época de

4/25
pleno desarrollo o esplendor, sino para marcar el proceso formativo y el proceso
donde ya se ha constituido en el modelo más extendido de funcionamiento político
y social. Repito entonces que “La Era Arcaica” nos remite al proceso de formación
de la polis y “La Época Clásica” nos muestra esto mismo funcionando sin que esto
implique tengamos todas las polis formadas sino que se siguen formando en
épocas posteriores, de manera tal que estas periodizaciones tiene que ver con
esquematizaciones/convenciones. Lo importante es que “La Era Arcaica” se da
entre el siglo VIII a.C. y siglo VI a.C. –periodo de formación de la polis- y luego el
siglo V a.C. y siglo IV a.C. tenemos a “La Época Clásica” donde podemos ver un
desarrollo y modelo de funcionamiento para la polis; periodo también que nos
muestra hacia finales del siglo IV a.C., la decadencia de este mismo modelo.
A partir del final en el siglo IV a.C. en el marco del mundo griego, se inicia el
llamado “Periodo Helenístico” o “Mundo Helenístico” en rigor, podemos hacerlo
coincidir con la expansión de Macedonia y la formación del Imperio Macedónico,
fundamentalmente, ligado a la figura de Alejandro Magno. Aunque también
podemos pensar al padre de Alejandro –Filipo II- como uno de los
instrumentadores de esta expansión, que nos sirve para marcar el inicio de este
periodo. En líneas generales, el avance de Macedonia sobre el mundo de la polis
griega pero a su vez, la expansión imperial de la época de Alejandro sobre el Asia
Menor o Persia y Palestina, Egipto inclusive… genera un Imperio territorial
(aunque de corta duración) que inaugura el “Mundo Helenístico”. En términos de
política, este periodo da lugar a la división en diversos reinos –Reinos
Helenísticos- que conocen una historia independiente y conflictiva uno de otro,
cuyas historias especificas no solo se cruzan entre si en conflictos sucesorios sino
que, en términos de los que nos interesa a nosotros, se va a terminar cruzando
con la historia de Roma en la medida en que la historia especifica va a concluir
con la conquista romana de esos territorios. De modo tal que, el “Periodo
Helenístico” se cierra en distintos momentos según el avance romano en las
diferentes regiones del Mediterráneo Oriental y del Asia Menor-Próximo Oriente.
Ahí nosotros damos un salto y pasamos a la historia romana, que
periodizamos conforme a su propia evolución interna; partiendo de un periodo

5/25
inicial que tradicionalmente es lo que se llamaba “La Roma Monárquica” ligado a
las leyendas (aunque algunos daban por validas estas) sobre su fundación por
Rómulo y Remo hacia el 753 a.C.; arqueológicamente, la formación de Roma
como organización política o bien como ciudad-estado es posterior hacia finales
del siglo VII a.C. y comienzos del siglo VI a.C. De modo tal que, el periodo previo
(que podemos ubicar a partir del siglo VIII a.C.) donde se lleva adelante un periodo
de formación e inclusive mucho antes un periodo en el que encontramos formas
de organización comparables a las formas de organización sociales que nosotros
vamos a ver en el marco de la “Edad Oscura” griega situada entre el siglo XI a.C. y
el siglo VIII a.C. Para el caso romano, alguna información (fundamentalmente
arqueológica) permite pensar la existencia de comunidades de carácter aldeano,
que durante el siglo VII a.C., dan lugar a un proceso de formación de una
densidad urbana comparable en ese sentido con la formación de la polis.
De modo tal que, entre el siglo VIII a.C. y la primera mitad del siglo VII a.C.
ubicamos este periodo de comunidades aldeanas; que a finales del siglo VII a.C.
ya ubicamos el periodo de formación de Roma bajo las características de una
ciudad-estado.

(Alumnos interrumpen la clase para dar un anuncio sobre los problemas


edilicios y del sistema de becas –la información sobre estos problemas se detalla
al final del desgrabado-)

Profesor: Entonces con los elementos arqueológicamente nos permiten


hablar de una transformación en el marco de este espacio territorial (región del
Lacio) que se asocia con la formación de un núcleo urbano y una entidad que
vamos a pensar con la idea de ciudad-estado. Y a partir de este momento,
podemos hacer jugar ciertos elementos de la periodización tradicional, puesto que
este periodo de formación de una urbe y de la institución política que es el Estado
romano coincidiría durante el siglo VI a.C con lo que tradicionalmente se conocía
como la monarquía romana. Institucionalmente se encuentran elementos que
pueden darnos una idea como funcionaba esa monarquía romana en el marco de

6/25
esta ciudad-estado; siguiendo ahora sí los esquemas de periodización política: a
finales del siglo VI a.C. se ubica el comienzo de la Republica de Roma
(específicamente en el 509 a.C.) y a partir de aquí esta periodización se liga a la
historia interna de Roma y su republica como sistema institucional/político que
funcionaría con transformaciones desde estas fechas hasta finales del siglo I a.C.
Dentro de este extenso periodo nosotros vamos a marcar algunas periodizaciones
internas que tienen que ver con los conflictos dentro de la ciudadanía romana;
conflictos que tradicionalmente se ligan, durante finales del siglo V a.C. y
comienzos del siglo IV a.C., a los patricios y plebeyos. Luego en el siglo III a.C. y
casi hasta el último tercio del siglo II a.C. podemos ver un periodo donde,
aparentemente, no habría grandes conflictos dentro de la ciudadanía romana
aunque si existe un fenomenal proceso de expansión militar (relacionada quizás
con los comienzos del esclavismo en Roma). Y finalmente, desde finales del siglo
II a.C. hacia finales del siglo I a.C., tenemos el periodo de crisis de la Republica
ligado a las guerras civiles y a la llegada de Augusto al poder.
A partir de Augusto, y de la crisis de la Republica, comienza la historia del
Imperio Romano que en realidad no abandona institucionalmente hablando la
republica pero donde la figura del Emperador, con las características que esto
implica, va a marcar la historia política romana. Esa figura institucional y política se
liga a esta denominación o a esta forma de periodización como historia
republicana por un lado e historia imperial por el otro hacia finales del siglo I a.C.
pero en rigor el Imperio Romano como estructura territorial existía desde antes a la
crisis de la Republica (al menos desde el siglo III a.C. cuando vence a Cartago e
incorpora territorios que anteriormente dominaba como el Mediterráneo Occidental
y el Norte de África/Península Ibérica/Sur de Francia) aparece como una potencia
territorial que puede ser considerado un Imperio.
Este Imperio Romano se organiza en determinadas etapas, en función de
consideraciones y valoraciones de parte de aquellos que trazaron las
periodizaciones tradicionales, puesto que antiguamente (y todavía nos sirve un
poco como esquema) se hablaba de un Alto Imperio Romano y un Bajo Imperio
Romano (aquí como términos de valoración puesto que el “Alto” señala una etapa

7/25
de esplendor mientras que el “Bajo” supone una etapa de decadencia. La primer
etapa abarcaría los siglos del acceso de Augusto al poder (finales del siglo I a.C.
hasta aproximadamente el siglo II d.C.); por otro lado, el siglo III d.C. se considera
un siglo de crisis aunque estrictamente no lo abarca todo pero bueno, por ahora
vamos a plantear asi esta periodización. Y a partir de la finalización de esa crisis,
en el siglo IV d.C., comenzaría el Bajo Imperio Romano y que concluiría en el 476
d.C. con la caída de Roma.
Ahora ustedes van a encontrar, por ejemplo en el manual de Alföldy3 que da
una mirada general (aunque desactualizada) de la historia romana y donde van a
encontrar una periodización no solo hablando del Alto y Bajo Imperio sino
siguiendo también las características que adquiere la figura del Emperador. Por
eso es que se habla además del “Principado” en contraposición con un periodo
“Dominado”; en función de una periodización esquemática este “Principado”
coincide con el Alto Imperio Romano y también para el Bajo Imperio Romano en
términos del “Dominado” ¿Qué denominación es esta? “Principado” es una forma
de denominar el periodo especialmente a partir de Augusto y el modo en que se
organiza el poder político y monárquico pero que se inscribe a partir de la figura
del Princeps (algo así como “Primer ciudadano”) y de hecho en algunos textos no
solo se habla de Augusto sino de otros integrantes anteriores de la Elite como
destacados “principales”. Ahora bien, esto nuevo determinado por la figura de
Augusto da lugar al término “Principado”. Respecto del caso de “Dominado” tras la
evolución de la figura del Emperador y la transformación de esa figura más
autocráticas (incorporando elementos de las monarquías autocráticas orientales)
es que el Emperador aparece como un Dominus y de ahí ese término para el Bajo
Imperio Romano. Esto designa, para que tengamos la dimensión, no solo la figura
del Emperador sino la del amo respecto de sus esclavos, de aquellos que frente a
este autócrata tenderían a funcionar como súbditos; mientras que en el caso de
Princeps sigue existiendo la idea de “ciudadano” romano (y no es que Augusto no
tuviera el poder absoluto) como integrante de una comunidad con derechos
políticos, que la figura del Dominus hace que los integrantes del Imperio ya no se

3
ALFÖLDY, G.: Historia social de Roma. Madrid, Alianza, 1987.

8/25
definirían como “ciudadanos” sino como “súbditos”. Señalo esto, que ustedes
verán más adelante, porque también da lugar a estas denominaciones que
coinciden con el periodo de Alto Imperio y Bajo Imperio.
Ahora bien, esta periodización se nos complejiza en la medida que
comencemos a ver la historia del mundo antiguo clásico, a partir de los problemas
historiográficos y debates que se empiezan a desarrollar desde hace 30 o 40
años; se reorganizan las etapas pensando e incluyendo un periodo denominado
Antigüedad Tardía, que comenzaría con la crisis del siglo III d.C., el Bajo Imperio
Romano y lo que, tradicionalmente, se conocía como Temprana Edad Media
(periodo posterior a la caída del Imperio) que abarcaba aproximadamente los
siglos VI y VII d.C. previos al ascenso de Carlo Magno y la conformación del
Imperio Carolingio; de modo que la Antigüedad Tardía incluye problemáticas que
se dividían o se articulaban siguiendo este esquema de periodización. Ayer
señalábamos que esta Antigüedad Tardía ha dado lugar a periodizaciones de más
larga duración (según el problema o enfoque de los autores) pero esto nosotros,
en líneas generales, fundamentalmente a partir de la lectura de Cameron4 que
tenemos como texto manual, digamos que el periodo que va a ser abordado
incluye desde el siglo III d.C. hasta el siglo VII d.C. en función de ese análisis.
Bien, este es entonces el largo periodo y los distintos subperiodos que
incluyen nuestra historia antigua clásica desde el siglo XVIII a.C. con la
Civilización Creto-Miscenia hasta el siglo VII d.C. con el final de la Antigüedad
Tardía, de acuerdo a determinados autores ¿Alguna duda?

Estudiante: Entonces en los “Principados” con respecto a la etapa del Bajo


Imperio, es básicamente que el Princeps se reconocía como un ciudadano
¿Podríamos decir esto?

Profesor: Vamos por partes, es un solo “Principado”; digamos que en otros


contextos podemos hablar de varios conforme a que estemos hablando. La
segunda cuestión remarco, en principio si, la figura del Princeps o principal no

4
CAMERON, A.:El mundo mediterraneo en la Antigüedad Tardía. Barcelona, Critica, 1998.

9/25
anula la existencia del derecho de ciudadanía sino que la comunidad continua
como un elemento de peso pero es también algo que hay que investigar, de hecho
algunos textos lo van a plantear respecto ¿Qué ocurre luego con la ciudadanía?
¿Qué ocurre con los diferentes grupos que funcionaban en el núcleo urbano? Lo
que ahora menciono esta relacionado con una periodización, y no vamos a poder
resolver esta problemática en relación con el conjunto de los ciudadanos; digo
para que ahora no nos adentremos en un problema que no podemos plantear,
porque no hemos hecho lecturas para poder abordarlo. Lo que me interesa es que
ahora a ustedes les quede claro que hay diferentes modos de periodizar o
denominar a periodos porque son cosas que van a encontrar en sus lecturas, y
necesitan temporalmente saber que contiene cada uno de estos periodos y con
que coinciden cuando se encuentran con una determinada denominación u otra.
Luego de donde derivan, tal vez, es un abuso de mi parte introducirlo ahora
porque no vamos a poder resolverlo.
Bien, me voy a introducir ya en el primer problema referido a la parte
general de Grecia, en el desarrollo de la Edad de Bronce Tardía, como
mencionábamos la clase pasada.
Antes quisiera pasar a recordar algunos temas: las comisiones de prácticos
comienzan sus clases en la próxima semana con algunas lecturas como la de
Dickinson5 y Murray6 son los textos que sirven de base para el trabajo de las
comisiones de prácticos de la semana próxima; la segunda cuestión es que la
comisión de prácticos #3 de Rodrigo Laham Cohen no va a comenzar sus clases
el miércoles próximo sino que lo va a hacer dentro de 2 semanas, también con
estas lecturas que acabo de mencionar sumado a los capítulos del manual de
Pomeroy7 y demás; la tercera cuestión es que ayer hemos hecho una pre-
inscripción y la comisión que estaría saturada sería, precisamente esta comisión

5
DICKINSON, O.: El Egeo. De la Edad del Bronce a la Edad del Hierro. Barcelona, Bellaterra,
2010. Cap. 4: “La estructura y la economía de las comunidades”; Cap. 7: “Comercio, intercambio y
contactos foráneos” (pp. 107-144, 235-260).
6
MURRAY, O.: Grecia Arcaica. 2ª ed. Madrid, Taurus, 1983. Cap. 3: “El fin de la Edad Oscura: la
aristocracia”; Cap. 4: “El fin de la Edad Oscura: la comunidad”. (pp.37-67)
7
POMEROY, S.B., BURSTEIN, S.M., DONLAN, W. y ROBERTS, J.T.: La antigua Grecia. Historia
política, social y cultural. Barcelona, Crítica, 2001. Cap. 2: “La <<Edad Oscura>> de Grecia y el
<<Renacimiento>> del siglo VIII (ca. 1150-700 a.C.)” (pp.69-109)

10/25
#3 con 65 inscriptos. Mientras que sigue habiendo, de acuerdo al máximo de 60
alumnos, lugar en la comisión de los martes de 19-21hs, miércoles de 15 a 17hs
(Comisión #2) y luego si, no hay ningún inconveniente en la comisión #4 de los
jueves y la comisión #5 de los viernes de 19-21hs. Esto lo menciono para que en
la medida de lo posible puedan anotarse…
Mencionábamos distintos elementos que hacen a los comienzos de la
historia griega, ligada por una parte a lo que tradicionalmente se denominaba la
llegada de los indoeuropeos; señalando que habían existido al menos 2
oleadas/procesos de inmigración de nuevos pueblos. Una que se ubicaría a finales
del 3er milenio (1er oleada) que se asocio con la llegada de los Aqueos; antes de
que se pudiera discernir, fundamentalmente en “La Ilíada” y “La Odisea”, no podía
tomarse al pie de la letra esto como una fuente/documentación que permitiera
entender el funcionamiento de las organizaciones de la Edad del Bronce. Había
quienes pensaban que a los Aqueos (que se hacen mención en “La Ilíada”) se
referían a estos Aqueos que habrían llegado en estas migraciones indoeuropeos
en torno al 2200 a.C. y 2100 a.C., quienes pensaban de este modo también creían
que había una 2da Oleada de pueblos indoeuropeos a finales del 2do Milenio
coincidiendo esta con la crisis y caída del Mundo Micénico; asociada también con
la llegada de otros pueblos indoeuropeos (de rasgos griegos) que era la
inmigración de los Dorios.
Estas visiones más tradicionales señalaban de Aqueos primero y Dorios
después, no solo bajo la idea de inmigraciones sino de invasiones como
suponiendo un proceso conflictivo de ocupación del espacio; control de
poblaciones ya instaladas, etc. Hoy por hoy, esta situación esta absolutamente
criticada y discutida aunque los debates se siguen planteando en un plano más
bien teórico porque es difícil comprobar bajo algún tipo de documentación si hubo
realmente una migración/expansión de los primeros indoeuropeos y si hubo una
invasión de otros pueblos indoeuropeos posteriormente. Incluso los críticos más
acérrimos de esta idea de invasión, piensan que en realidad el proceso por el cual
se da la formación del pueblo griego o del pueblo, mejor dicho, que luego va a ser
identificado con un idioma, rasgos culturales griegos, etc., tiene que ver con un

11/25
desarrollo interno de poblaciones instaladas desde el Neolítico en la Grecia
Continental.
Ahora bien, más allá de estas discusiones difíciles de resolver… nosotros
tenemos por un parte un núcleo de civilización de desarrollo político, cultural y
social ligado a la Isla de Creta (conocida como la Civilización Cretense o Creto-
Minoica) y otro núcleo ligado a la Civilización Micénica. Situamos
aproximadamente el momento en que tenemos algunas noticias ciertas de este
Mundo Creto-Minoico en torno al siglo XVIII a.C. y siglo XVII a.C., y el del Mundo
Micénico en torno al siglo XVI a.C. y del siglo XII a.C.
El primero tiene su lugar central en la Isla de Creta, prácticamente la última
de las islas actualmente pertenecientes a Grecia si vamos desde esta hacia el
Norte de África; considerada además la zona central de la Civilización Creto-
Minoica que luego se expande hacia otras como la Isla de Santolini (muy conocida
por la erupción volcánica que la habría partido prácticamente al medio y en donde
se han encontrado restos minoicos) y otras islas del Egeo, que si no estuvieron
bajo la dominación si conocieron su influencia.
Y ya en un momento posterior, entre el siglo XVI a.C. y el XII a.C., aparece
la Civilización Micénica que va a tener su núcleo de desarrollo en la Grecia
continental, principalmente en la región del Peloponeso (ruinas de Micenas están
al Nordeste de esta península) pero que va a encontrar otros núcleos como el
Reino de Pilos, también incluso en la propia Atenas habría habido un centro
micénico, y más al norte cerca de Tebas otro centro micénico. Lo interesante es
que en torno al siglo XIV a.C. aproximadamente, aunque ya desde el periodo
anterior, las organizaciones sociopolíticos de la Isla de Creta se incorporan al
Mundo Micénico… terminan siendo centros también de la Civilización Micénico.
Lo llamativo de estos dos núcleos es que en ambos casos, además de los
hallazgos arqueológicos y construcciones monumentales, también se encuentran
determinados tipos de escrituras silábicas. Y como característica de estos dos
núcleos civilizatorios, se ve la existencia de palacios, construcciones palaciegas,
de las cuales tenemos ruinas en el caso de Micenas, y en el caso de Creta
(reconstruidas) con las Ruinas de Cnosos, que habían sido reconstruidas por

12/25
exploradores del siglo XIX d.C., que han saqueado buena parte de los tesoros a
los distintos que armaban estas expedicionarios como Inglaterra, Alemania, etc.
En el caso de Micenas señalábamos a este como uno de sus centros, como
así también Pilos. Uno de los textos que leemos va a plantear un problema para
esto mismo, ahora vamos a volver a esto. La cuestión importante es que ligados a
estos centros palatinos, y como característica importante de la existencia de los
palacios encontramos una escritura ligada al palacio… que convencionalmente se
denominan escrituras “lineales” y que en el caso de la escritura Creto-Minoica se
va a conocer como escritura Lineal A mientras que la referida a la Civilización
Micénica se va a conocer como escritura Lineal B. Decía se trata de escrituras
silábicas en las que aparecen ideogramas (cada uno de los cuales tiene un valor
silábico de modo tal que su combinación permite comprender cual es la palabra).
Ahora, a mitad del siglo XX tanto Ventris como Chadwick pudieron descifrar este
tipo de escritura; se habían hecho intentos por descifrar estas escrituras pero no
se había podido establecer sus valores y características. Y uno de estos hallazgos
que cambian la perspectiva y permiten luego explorar un mundo hasta ahí vedado,
es que Ventris empieza a pensar que esos ideogramas que tenían –algunos de
ellos, ustedes lo van a tener en alguno de los esquemas y fotos de algunas
tablillas en el texto de Pomeroy y Burstein-, no correspondían a ninguna
simbología pictórica, ni era un valor propio en sí mismo, ni a una proyección
alfabética. Y empieza a pensar esos diferentes pictogramas en términos de un
valor silábico.
Y el segundo elemento, respecto a la Lineal B, que Ventris empieza a
probar es asignándole valores del alfabeto griego –el alfabeto de época histórica
conocido para la Grecia del primer milenio-. Y es a raíz de estas dos presunciones,
que empieza a encontrar valores y que empieza a encontrar, transcribiendo esas
silabas, términos que a partir de las características de las consonantes implicadas,
hacen que la inscripción empiece a ser compatible con términos alfabéticos
griegos. Y cuando se suma Chadwick a esa investigación, lo que encuentran
finalmente es que esta es una escritura silábica que ya contiene idioma griego.
Como ustedes imaginarán, para el acotado mundo de los estudios, esto

13/25
cambió el panorama no sólo de la información que podríamos tener sobre el
mundo micénico en sí mismo, sino en cuanto a problemas tales como el origen de
los griegos, desde cuando estaban instalados… Por eso es que termina cayendo
la interpretación que decía que los griegos recién ingresaban en el siglo XII a.C.,
porque al menos desde el siglo XVI a.C. ya tendríamos este tipo de escritura
silábica griega conocida como lineal B a través de este soporte que son las
tabillas.
A partir de esto se intenta (pero no se logra) demostrar si la Lineal A es
también parte de una escritura griega pero los valores no coinciden y los
ideogramas no responden a los ideogramas de la escritura Lineal B; aunque
puede haber relaciones entre los ideogramas de una respecto de la otra. Hay
quienes piensan que en realidad la Lineal A es que se genera la Lineal B
(utilizando prestados algunos ideogramas). Pero en la lineal “B”, justamente se
pudo descifrar gracias a la posibilidad de cotejar y de tener a mano el idioma
griego y encontrar la expresión de palabras griegas con una escritura originada en
otro contexto, lo cual explica por qué no puede descifrarse hasta ahora la lineal A,
en la medida en que no hay otro idioma que haya servido de referencia o que
permita –vamos a decirlo vulgarmente- llevar a cabo una traducción que permita la
comprensión. Esto vendría a decirnos, que en términos lingüísticos, la escritura
que encontramos en el Mundo Creto-Minoico no sería griego; no sabemos si las
poblaciones lo eran pero la escritura esta claro que no.
Este desciframiento de las tablillas va a poner de relieve la presencia de
población griega en el ámbito de las sociedades micénicas de la Grecia
Continental, y posteriormente en la propia Isla de Creta… en la medida que esta
sociedad se expande sobre el resto de la zona. Lo interesante es que la Lineal B
se liga a la existencia misma del palacio y lo que va a permitir su desciframiento es
asociar el palacio con el tipo de estructura social, económica y política de los
Reinos Micénicos. Va a permitir, a su vez, asociar a estos reinos en cuanto a su
funcionamiento con el funcionamiento de otras sociedades centradas en el palacio
como las del Próximo Oriente (más allá de que las raíces eran distintas).
Esto supone varias cosas. La primera es que es una escritura destinada a

14/25
administrar, a catalogar, a contabilizar. Y en segundo lugar, supone una función
(que permite articularse con el espacio del Próximo Oriente y Egipto) ligada a la
figura fundamental del escriba del palacio, como aquel que tiene un saber y una
función específica en la estructura del sistema palatino. Incluso hay quienes han
creído descubrir en los conjuntos de tablillas, rasgos de escrituras semejantes, lo
cual supone no que fueron escritos en distintos lugar por el mismo escriba, sino
que hubiera escuelas de escribas que legaran entonces determinadas
características de este tipo de escritura.
Pero más allá de esto, hay que comprender que lo que tenemos con las
tablillas de Lineal B es una suerte de “imagen detenida”. Tenemos la foto, no la
película en funcionamiento. Porque las tablillas conservadas corresponden
fundamentalmente a un periodo administrativo, que justamente se conserva
gracias a incendios que se produjeron en determinados lugares y que lo que
hicieron fue cocer esa arcilla ó barro que generalmente era reutilizado, y a raíz de
los procesos posterior, conservar esas tablillas hasta que fueron excavadas.
Generalmente una vez que terminaba el periodo de contabilización, esas tablillas
que eran barro o arcilla húmeda que se dejaba secar al sol, eran nuevamente
destruidas, molidas y reutilizadas mojándolas y demás.
Ha sido a gracias a esa cuestión un tanto fortuita que se ha podido
conservar lo que se ha transformado en una documentación fundamental para el
periodo. Y en este sentido entonces, esta información nos permite pensar el
funcionamiento del palacio a partir de una interpretación determinada que trata no
sólo de apelar a un modelo distributivo sino de ver de qué maneras, las relaciones,
las circulaciones de los productos que las relaciones sociales constituyeron,
pueden ser asumidas desde la información que nos brindan las tablillas y desde la
información que podemos obtener a través de la actividad arqueológica o la
perspectiva comparativa.

Estudiante: No me quisiera adelantar en términos de lo que estamos


viendo, mi pregunta tiene que ver con la escritura Lineal B, ¿Estaba
democratizada, es decir, por fuera del Palacio y para el conjunto de la población?

15/25
Profesor: No. Precisamente, la idea de que la escritura aparece como algo
técnico y ligado a la figura del escriba señala que no es de carácter democrático
(si es que cabe ese término en este periodo y contexto teniendo en cuenta lo que
va a ser la idea de democracia que vamos a discutir en el marco de la historia
griega). La figura del escriba señala un entrenamiento especifico e incluso la
importancia de las tablillas de Lineal B en términos del muestreo, que ha permitido
entender no que las tablillas hayan sido hechas por el mismo escriba pero si que
responden a determinadas a “escuelas” en la medida que tienen rasgos
semejantes, y que permiten agrupar en dos, tres, cuatro o cinco núcleos que
mostrarían que se transmitía una estructura de determinada manera pero siempre
dentro del ámbito especifico del palacio y respondiendo a la figura administrativa
del escriba. Lo cual no significa que otros integrantes del palacio no la realicen,
incluso el monarca, respecto del interés sobre lo que pudiera inventariarse.
No era una escritura destinada a ser leída en si misma, sino que tenia por
función un proceso de archivo –insisto-, de administración respecto a todo aquello
que competía al palacio.

Estudiante: O sea que no se tratan de textos literarios…

Profesor: No, los textos tienen que ver con asignaciones de tierras,
distinguir un tipo de tierra respecto de otra, funcionarios, recursos…

Estudiante: Un tipo de escritura rudimentaria, no se puede hablar de


idioma.

Profesor: Siempre yo con las ideas, no es que no use ese tipo de


calificativos porque son cómodos pero si es rudimentario o no implica juicio
valorativo. Es una escritura en función de una organización social que otorga a la
misma un rol determinado, y por supuesto que el lenguaje en si mismo no se
agota en este funcionamiento. Simplemente que la escritura se liga a esta cuestión
que tiene que ver con la administración del palacio; no se conoce otra y

16/25
aparentemente no la habría habido; por eso, buena parte de la vida social, cultural
y demás de estas sociedades en su conjunto funcionaban sobre otros carriles
como la oralidad, si queremos llamarlos de algún modo.

Estudiante: Es muy parecida a la escritura cuneiforme encontrada en el


Próximo Oriente…

Profesor: Si, por eso justamente marcaba la relación y el desciframiento de


la escritura como la posibilidad de pensar la formación o la figura de un escriba;
que incluso permita pensar ciertas escuelas o formas de transmisión dentro del
Mundo Micénico asociado a las sociedades del Próximo Oriente, más allá de las
diferencias.
Precisamente, a partir del desciframiento de la escritura Lineal B, es que
estas sociedades se organizan en torno al Palacio, en la medida que aparece
como centro en función de determinado tipo de perspectiva/análisis,
considerándolo como un centro concentrador y redistribuidor de los bienes y
servicios de esta economía. Muchos la denominan “Economía de Palacio” porque
se puede percibir la existencia de una Elite organizada a partir de categorías
jerárquicas cuyo eje central viene dado por la figura del monarca/rey que en las
tablillas se expresa bajo la idea del wa-nax (Rey) y junto a esta figura aparecerán
otras subordinadas como puede ser la del la-wa-ge-tas. No interesa tanto que
técnicamente retengamos estos términos, lo normal es olvidarlos prontamente,
sino que retengamos la idea de las tablillas tenían un aspecto socioeconómico y
político ligado al Palacio; y dentro de este, a partir del wa-nax hay una serie de
jerarquías sociales/políticas e incluso como jerarquía de funcionarios dentro de la
estructura palatina. Lo cual podríamos llegar a pensar que dentro de esta
estructura se expresan un conjunto de relaciones sociales, políticas y económicas
en la medida en que el palacio daría cabida a una Elite que sería la clase dirigente
de la sociedad.
Esta estructura o esta configuración se apoya a partir del control de
determinados recursos (empezando por los recursos del Palacio mismo) pero

17/25
también fundamentalmente a partir de un sistema de organización tributario, y de
explotación por vía tributaria de los productores directos. En ese sentido, uno
podría pensar este esquema dividido entre un sistema palatino y por fuera de este
el resto de la población que generalmente aparece organizado a partir de la
estructura del da-mo, que es lo que posteriormente va a dar lugar al término
demos (pueblo) y que en este caso puntual sería el que designa a cada una de las
comunidades aldeanas y rurales que forman parte del conjunto del Reino Micenico
y que estaba articulado alrededor de la figura del Palacio.
Ahora bien ¿Qué tipo de organización? ¿Cómo se organizaban? Por
supuesto, la información es materia de interpretación entre los micenologos pero
fundamentalmente se pueden ver dos planos: por un lado, en el plano de la aldea
o lo que podemos conocer como da-mo, una organización de la vida social y
económico en términos de poblaciones rurales (de labradores) que muchos
caracterizan como labrados sobre una base familiar campesina, centrados en la
agricultura e incluso algunos señalan que podría existir algún tipo de
intensificación de la producción agrícola, y complementariamente, el desarrollo de
actividades de la explotación de ganado menor. Algunos incluso dicen que es un
complemento de la triada (cereal, vid y olivos).
En el marco del palacio se distinguen, y las tablillas de Lineal B brindan
algún elemento sobre esto y que se corresponden con la información arqueológica
de los propios sitios micénicos, y con algunos análisis que se han hecho en forma
comparativa respecto de otras sociedades del Próximo Oriente o bien con
procesos históricos de otros periodos para extraer algunos elementos que
permitan armar un modelo. Decía que a partir de esta información, se percibe que
en el caso de los palacios hay un control de tierras especificas al palacio, y ligada
a la jerarquía de funcionarios (que es también una jerarquía organizada
verticalmente en términos sociales, políticos y económicos) ligados a las tierras
que pueden estar bajo el control del palacio. Tenemos a diferentes funcionarios
empezando por el wa-nax y siguiendo con el la la-wa-ge-tas u otros que
aparezcan mencionados en las tablillas. Y esas tierras están, por lo general,
ligadas no a una producción agrícola como la de las comunidades aldeanas sino a

18/25
una producción extensiva en territorios grandes que pueden estar ligadas a la
producción ganadera, en función de ciertas materias primas como puede ser la
crianza de ganado ovino para la lana, etc. Porque el control de estas grandes
extensiones/producción se ligaban en mucho de estos centros palatinos no solo a
la producción de esa materia prima sino a su transformación en talleres
controlados dentro del palacio, por el propio palacio y organizados en su entorno,
con trabajadores artesanos ligados material y socialmente a la vida del palacio.
Puede desarrollar así una suerte de industrial propia y artesanal controlada por el
centro de esta sociedad.
Ahora bien ¿Quiénes trabajan la tierra que directamente realizan esa
producción palatina? Amén de una población adscripta a estas explotaciones del
palacio y controlada por la Elite dirigente, una posibilidad es la prestación de
trabajo realizado por aldeanos; de modo tal que, hay una relación entre ambos
que podría estar signada por una relación de explotación mediante la entrega de
un tipo de tributo (que en este caso sería el trabajo) en mano de obra aldeana.
Aldeanos cuya subsistencia no se resuelve en el palacio sino en sus propias
economías familiares.

Estudiante: ¿Existía algún tipo de esclavitud?

Profesor: El problema en la esclavitud durante este periodo es, no tanto


que no se conociera algún termino puesto que hay en las tablillas un termino que
se emparenta luego con el término clásico para “esclavo” como lo es doulos, sino
entender cual es el significado social del término. Entonces uno en función de la
asociación de la terminología griega escrita en Lineal B y la terminología griega
posterior puedo decir “Esto lo traduzco como esclavo porque hay un termino
silábico semejante con el que lo puedo asociar” pero el tema es entender el
significado social, y en este punto, el otro elemento importante para entender lo
que es la esclavitud es que el termino doulos se va a asociar al desarrollo social,
económico y político de un termino mucho más especifico como lo es eleutheros
que se traduce por “libre” entonces es un debate interpretar la existencia de un

19/25
termino que posteriormente se piensa bajo la categoría de “esclavo” o alguna
forma dependiente especifica.
Hace mucho tiempo cuando dentro del marxismo se planteaba la teoría de
los 5 estadios, que había canonizado Stalin, para entender una universalidad de
estas 5 etapas en la historia de la humanidad pensando en que todos desde un
primer momento estuvieron bajo el comunismo primitivo, luego el esclavismo, el
feudalismo y el capitalismo, para posteriormente alcanzar el socialismo (y su etapa
superior de comunismo). Precisamente, bajo este contexto, uno de los problemas
que aparecía en las sociedades, como el Egipto faraónico, la sociedad micénica o
algunas otras del Próximo Oriente, se encontraba en como interpretarlas puesto
que en el esquema del stalinismo había desaparecido algo que luego va a dar una
cierta renovación en el marxismo respecto del Modo de Producción Asiático;
entonces las interpretaciones stalinistas mencionaban a estas sociedades como
aquellas donde existía una esclavitud generalizada de la población, haciendo de
estas poblaciones aldeanas un conjunto de esclavos colectivos. Y mencionando
que, a su vez, habia otros tipos de esclavos que se movilizaban solo para las
grandes obras, etc. Yo creo que, incluso lo vamos a seguir viendo en otra
oportunidad, la terminología no puede traducirse sin el contexto social; y en ese
sentido puede incluir a esclavos puesto que podría llegar a existir gente capturada,
privada de su libertad en términos contemporáneos pero lo cual no significa que la
esclavitud fuera una base de la sociedad en términos socioeconómicos.

Estudiante: ¿Podría haber llegado a existir un común acuerdo?

Profesor: Yo no diría un común acuerdo, aquí hay una relación de


dominación, y en términos económicos de explotación, lo que si va a funcionar o al
menos se puede interpretar es que la relación entre el palacio y sus propias
organizaciones productivas (como los talleres) y del palacio con las aldeas rurales,
puede interpretarse para este caso a partir de dos formas básicas que son:
reciprocidad y redistribución. Pensando a estos palacios como centros
redistribuidores, y esto es una interpretación marcada por la obra de Karl Polanyi

20/25
cuando hablaba de las formas en que se podían dar las intercambios sin la
existencia de mercado (o al menos no ocupaba un rol central). Entonces el palacio
podría pensarse como un centro redistribuidor tanto de trabajo potencial o
concreto, como así también de bienes o servicios; en la medida que si bien el
palacio se apropia de la fuerza de trabajo de los aldeanos en función de proveer
de trabajo a las grandes explotaciones o incluso por la entrega de productos que
circulan en las aldeas hacia el palacio como tributo… pero el palacio también (y
ustedes me dirán que es parte de la mentalidad de la dominación) aparece como
distribuyendo hacia las comunidades. Puede que lo sea de productos concretos en
épocas de crisis de subsistencia, lo cual le da un rol activo importante porque para
esas economías aldeanas ese tipo de crisis son un elemento presente conforme a
cuestiones climáticas o militares pero también es distribuidor de servicios
intangibles como puede ser la defensa o la intermediación respecto a los dioses
sin que esto se tenga que pensar como algo maniqueo; obviamente pende del
poder simbólico con que eran investidos los reyes y demás jerarquías del palacio.
Podía estar ligada a elementos propiciatorios como buenas cosechas, la justicia…
En el caso del Mundo Micénico, el Rey y varias de las jerarquías por debajo
de esta figura estaban ligados a la función militar que se percibiría en el hecho de
que las Elites micénicas lograron expandirse y llegar incluso a Creta como
mencionamos anteriormente… algunos creen que lo que hicieron fue remplazar a
las Elites creto-minoicas por Elites micénicas dejando la organización social de
base más o menos sin cambios y con las estructuras del palacio prexistentes; y el
otro elemento que mostraría este carácter sería el hecho de que muchos de los
palacios micénicos aparecen como palacios fortificados fuera por guerras entre los
propios reinos o por fuera del ámbito micénico en tanto y en cuanto se suponía
que había relaciones conflictivas entre estos y organizaciones del Próximo
Oriente, fundamentalmente respecto del Imperio Hitita (que esta en su auge hacia
el siglo XV a.C.).
Entonces la relación entre los palacios y la comunidad aldeana es una
relación que se puede pensar (y es una de las interpretaciones posibles) como
una relación basada en la reciprocidad asimétrica pero que se supone en entran

21/25
en una relación simbólica-material por las características que ya mencionamos
antes; pero a su vez, ese aspecto reciprocitario tiene como contracara que ese
palacio opera como centro redistribuidor en la medida que puede llevar a cabo el
control de bienes que deben ser provistos mediante tributos o que provienen de la
explotación directa del palacio y sus funcionarios como materia prima para los
propios talleres controlando también la producción de los mismos (cerámicos,
textiles, metalurgia). En el caso de los metales como el bronce, si bien en Grecia
se contaba con minas de estaño, se necesitaba una materia prima fundamental
como el cobre para la aleación del bronce, lo cual llevaba a proveerse (no había
minas de bronce en la Grecia continental) de estos elementos en islas como
Chipre lo cual ligaba, no solo por el metal sino también por otros productos, a los
reinos micénicos en determinados circuitos comerciales. Internamente estos
palacios funcionaban sin relaciones mercantiles pero hacia afuera entraban en
relaciones mercantiles con otros centros semejantes en función de proveerse de
cobre, pero también de otros productos que cumplían funciones fundamentales
para el plano simbólico como el aprovisionamiento de la Elite respecto de bienes
de prestigio (piedras preciosas) que se articulaban a la expresión del lugar de
poder por su escasez y su posibilidad de acceder a ellos.

Estudiante: (Inaudible) ¿La producción de cerámica era algo común en las


comunidades aldeanas?

Profesor: Lo que ocurre es que la información es más escasa, cuando uno


enfrenta la información que provee la Lineal B que se centra en lo que tiene que
ver con el palacio y no con otras actividades, eventualmente registra cosas que
tienen que ver con las aldeas pero en función de lo que interesa al palacio. Se
supone que comparativamente algunos restos arqueológicos pueden mostrar que
las comunidades aldeanas conocerían la producción de cerámica ligada a sus
necesidades más básicas.
Esta producción artesanal en los talleres palatinos, en muchos casos tenía
como finalidad la venta al exterior; por ejemplo, los tejidos tenían una de sus

22/25
salidas fundamentales los comercios con otros centros palatinos no solo micénicos
sino por fuera. Una buena parte de la especialización artesanal se supone que
tenía que ver con esas relaciones comerciales.
Ahora bien, un problema para trabajar no por el hecho en si sino para
pensar que ocurre cuando caen los palacios micénicos… es decir, ¿Qué ocurre
cuando estos se suprimen? Es pensar una figura que aparece como una bisagra
entre los palacios y las aldeas, que en términos de la escritura Lineal B aparece
como pa-si-reu pero que si lo analizamos respecto del griego clásico y su escritura
alfabética se liga directamente (en la Edad Oscura) al proceso de las comunidades
aldeanas con la figura del basileus (figura que van a encontrar ligada a la
bibliografía de trabajos prácticos). Es simplemente una cuestión de transcripción
porque el término es el mismo…
Lo interesante del pa-si-reu es un funcionario que se liga al palacio pero
que aparece articulado siempre con el da-mo, es decir con la estructura aldeana y
que ha llegado a interpretarse como un funcionario de base que articulaba a la
aldea o las aldeas con el palacio en función de las relaciones que se tejían entre
ambos actores tal cual intentamos revisar y caracterizar. Ahora la cuestión
interesante es que cuando desaparece el sistema palatino (que vamos a seguir
viendo el martes próximo) seguimos encontrando una estructura aldeana en la
Edad de Hierro Temprana allá por el siglo XII a.C. y siglo XI a.C., encontramos la
figura del basileus con características de líder en las comunidades y relacionada
precisamente con los poemas homéricos bajo la idea del demos (aludiendo al
pueblo pero entendido como comunidad y no como sector popular) de modo tal
que para pensar que ocurre con la caída de los palacios micénicos y la transición
que se da a esta Edad de Hierro Temprana que asocia al da-mo y al pa-si-reu en
términos de transcripción con los basileus con el demos

Estudiante: Pero este funcionario era del palacio o de la comunidad?

Profesor: Bueno, ahí esta el problema y con esto cerramos para retomarlo
el martes próximo… el problema es entender si el pa-si-reu era un funcionario

23/25
ligado al palacio o si el mismo cumplía funciones para el palacio pero provenía del
da-mo; esta es la cuestión a discutir teniendo en cuenta la posterior persistencia
del basileus dentro del contexto del demos en la Grecia homérica.

Estudiante: ¿Los textos de González García y Gschnitzer se pasarían para


la siguiente clase de prácticos?

Profesor: La clase que viene hablamos de esos textos porque tienen que
ver con la referencia bibliográfica para estos teóricos pero la clase que viene
aclaro algo sobre los mismos… Bueno, terminamos por hoy. Gracias.

(Fin de la clase)

Intervención: Buenas compañeros, les presentamos acá al Sr.


Edificio, un personaje de la facultad ausente. Durante lo que va del año aún
no se ha reunido la comisión multisectorial. Les contamos que esta se formó
en 2010, después de la toma, para tratar el tema del edificio y así poder
avanzar en conjunto todas las partes de la facultad en la construcción del
mismo con criterios en común. El viernes 10 de agosto, en la sala de
Consejo Directivo que está en el 2º piso se va a tratar el tema así que los
estamos invitando a pasar y movilizarse para que se pueda avanzar en
puntos concretos.
Por otro lado, el sistema de becas se modificó. Lo que venía rigiendo
desde hace varios años era que el 45% del costo de los materiales de
estudio era cubierto por el CeFyL, es decir que el presupuesto no es
suficiente. El nuevo sistema otorga la plata al estudiante pero el monto es el
mismo o menor y se sostiene con recursos propios de la facultad. Eso
genera que aquel que no tenga los recursos no pueda terminar de cursar.
Todo este conjunto de problemáticas son abordadas en la Comisión
de Lucha por el Presupuesto del CEFyL, los invitamos a participar todos los
martes a las 19 hs. en el local del patio. También los convocamos a la
próxima Asamblea el jueves 23 a las 19 hs. Para más información pueden
agregar al Sr. Edificio en facebook https://www.facebook.com/senior.edificio

24/25
Anexo – Cuadro realizado por el profesor en el Pizarron.
Estructura del da-mo Sector Palatino Intercambio
(Comunidades (wa-nax)
campesinas) en Exterior
unidades productivas
9-Trabajo agrícola

10-Prod. Pecuaria Producción


agropecuaria

1- Tributación
en mano de obra

Raciones
Tributación 7-Materiales
Exóticos
2- Servicios

4- Artesanos Talleres 8-Prod. Arte-


sanales es-
pecializados.

3- Tierras

5-Prod. Alimenticios

6-Artesanías (cerá-
micas)

11-Protección y
Subsistencia

Referencias:
1, 2 y 3: Transacciones regulares obligatorias (Evidencia: tablillas Lineal B)
4,5,6,7,8: Transacciones Irregulares (Evidencia arqueológica)
9,10,11: Transacciones Irregulares (Evidencia por estudios comparativos)

25/25