You are on page 1of 22

LEY DEFENSA DE LA LIBERTAD DE EXPRESION - SOLICITAN MEDIDA CAUTELAR.

Superior Tribunal de Justicia:

Gabriela Carla Cerruti DNI 17.875.702, con domicilio real en la calle Monroe 814,
CABA, en mi caraá cter de Diputada Nacional y ciudadana de la Ciudad de Buenos Aires ,
constituyendo domicilio procesal junto con mis letradas patrocinantes Alejandra Iriarte
(T°119 F°665 CPACF) y Elizabeth Victoria Goá mez Alcorta (T° 97 F° 550 CPACF) en
Montevideo 126, 1er piso, de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires (Zona 0091), nos
presentamos y respetuosamente decimos:

I.- OBJETO:

Que, en legal tiempo y forma, venimos a promover la presente accioá n de amparo en


el marco de la Ley N° 4565 de “Defensa de la Libertad de Expresioá n” de la Ciudad
Autoá noma de Buenos Aires, a fin de que el Superior Tribunal declare nulo de nulidad
absoluta los actos administrativos que dieran origen a los despidos efectuados en
el mes de junio de 2018 contra los empleados y empleadas de TELAM (AGENCIA
NACIONAL DE NOTICIAS), organismo dependiente del Sistema Federal de Medios y
Contenidos Puá blicos dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros del Poder
Ejecutivo Nacional con domicilio en Bolíávar 531 de esta Ciudad.

En este sentido, y en los teá rminos de la normativa local, debe suspenderse la


ejecución de estos actos administrativos en tanto afectan, restringen e impiden el
ejercicio de los derechos, libertades y garantías establecidos por la Ley de Defensa
de la Libertad de Expresión, y de cualquier acto administrativo que afecte la libertad
de expresión, hasta tanto recaiga sentencia firme emanada por este Tribunal Superior,
que es autoridad competente de acuerdo a los artíáculos 30 y 31 de la Ley N° 4565.

Que, a su vez, venimos a solicitar que el Superior Tribunal de Justicia dicte una
medida cautelar suspensiva de los actos administrativos que dieran origen a los
despidos efectuados, con el fin de evitar el avasallamiento de los principios,

1
derechos y garantías enumerados en el párrafo que antecede, en tanto el
mantenimiento de los actos administrativos que aquí se cuestionan lesionan en
forma grave e inminente los derechos, libertades y garantías que tutela la Ley N°
4565 de Defensa de la Libertad de Expresión; en los términos del art. 32 de la
normativa indicada1. Dicha medida deberaá tomarse en forma sumaríásima e inaudita
parte.

Desde ya, la vulneración al derecho a la libertad de expresión de todos los


ciudadanos y ciudadanas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, genera la
obligatoria e inmediata restitución de ese derecho por parte de este Tribunal,
derecho que se ve directamente afectado en la vida cotidiana de los habitantes de
nuestra ciudad.

II.- HECHOS

El pasado 26 de junio de 2018 se informoá puá blicamente que seríáan despedidos


trescientos cincuenta y cuatro trabajadores y trabajadoras de la Agencia Nacional de
Noticias TEÉ LAM (presidida por Rodolfo Pousaá ) parte del Sistema Federal de Medios y
Contenidos Puá blicos a cargo de Hernaá n Lombardi. La comunicacioá n se hizo a traveá s de un
comunicado publicado en la paá gina web de la Agencia Teá lam (http://www.telam.com.ar/

notas/201806 / 293523-telam.html) y una publicacioá n en las redes sociales del Ministro de Medios
y Contenidos Puá blicos de la Repuá blica Argentina Hernan Lombardi, que se transcribe a
continuacioá n (https://www.facebook.com/hernansantiagolombardi/) :

“ACERCA DE TÉLAM
Las agencias públicas de noticias cobran valor en un mundo donde la impunidad del
delito promueve las falsas noticias. En el siglo XXI el sentido que tienen es informar a los
1
Ley 4565, Artículo 32.- “Las personas que, por vías de hecho, vieren afectada la protección que brinda
esta ley podrán requerir judicialmente el auxilio de la fuerza pública para hacerla cesar de inmediato.
Este pedido se resolverá en forma sumarísima e inaudita parte, una vez adoptada la medida el proceso
tramitará en forma contradictoria. Quien tuviere razonable temor de que será objeto de lesión grave e
inminente a los derechos, libertades y garantías que tutela esta Ley podrá requerir judicialmente
medidas de protección las cuales se concederán si se acreditare sumariamente e inaudita parte que se
reúnen las condiciones para la concesión de medidas cautelares. El Tribunal determinará la medida a
conceder de conformidad con la naturaleza de la amenaza, su inminencia y su gravedad.”

2
ciudadanos con veracidad, profesionalismo e independencia del poder político y los intereses
comerciales.
Donde reina la posverdad no hay periodismo posible, donde se inventa la verdad lo
único que importa es el efecto de la noticia y no su fundamento. La función del periodismo es
contar los hechos con la mayor objetividad.
En Télam la administración anterior vulneró, despreció y destruyó este sentido
último. La propaganda se enmascaró detrás del periodismo. La información tendenciosa y
las operaciones sucias fueron la tónica de la época. Los lobos se disfrazaron de corderos, la
propaganda se disfrazó de periodismo.
El desmanejo administrativo no tuvo precedentes: denuncias de corrupción en el
manejo de la pauta y contrataciones desleales.
Al límite de lo imaginable, se encontraron impresiones y diversos productos de
merchandising de propaganda partidaria y de celebración del gobierno anterior financiados
con dinero del presupuesto de la agencia.
Se pasó de una planta de 479 empleados en 2003 a casi 1000 empleados en 2015.
¿Qué necesidad hubo de duplicar la planta de empleados? Una sola: satisfacer las
necesidades de adoctrinamiento de un gobierno y la sujeción a su poder.
Construyeron un complejo entramado sindical, empresarial y legal para perpetuarse
y mantener cautiva a la agencia y coartar el trabajo libre de periodistas de raza que aún
subsisten en la empresa.
Un minucioso trabajo de las nuevas autoridades de la agencia Télam a partir de
2016, permitió desarmar la madeja, evitó costosos juicios al Estado y logró hoy que la justicia
nos dé la razón. La oposición desplegada por 44 delegados en una empresa de más de 900
personas y por 61 medidas de fuerza en dos años y medio, exhiben lo manifestado. Cuesta
encontrar en la memoria un ejemplo tan contundente como la reciente decisión que tomó la
justicia de impedir la entrada a la empresa al secretario general de un gremio por
considerarlo “peligroso para sus compañeros”.
Ninguno de estos escollos impidió que se avanzara en la mejora de los contenidos con
información confiable y una fuerte apuesta a las nuevas tecnologías, que impulsó el
crecimiento de los abonados de Télam, entre ellas, numerosos medios del extranjero.
Por todo esto, acompañamos la decisión del directorio de Télam de completar un plan
de reformas y modernización para poner a la agencia donde debe estar.

3
Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Los ciudadanos porque recibirán
de la Agencia Télam información objetiva, veraz e independiente. El periodismo porque
podrá desplegar, sin presiones ni chantajes, su noble oficio. Hoy ganó el periodismo y
ganaron los ciudadanos. Hoy ganó el futuro de la Agencia Télam”.

A la fecha de la presentacioá n de esta demanda se efectivizaron maá s de doscientos


despidos a traveá s de cartas documentos desvinculando al personal de la agencia estatal,
alegando que los mismos obedecen a “la reestructuración general que se está llevando a
cabo en esta sociedad”. Las cartas documentos fueron firmadas por Carlos Villoldo, gerente
de Relaciones Laborales y Logíástica de Teá lam. Las mismas no especifican otro motivo maá s
que esta mencioá n geneá rica, de modo que puede desprenderse que la totalidad de los
despidos efectuados obedecen a los motivos expuestos por el Ministro Lombardi y por la
Agencia Teá lam, es decir razones ideoloá gicas. Estas cartas documentos fueron hechas
puá blicas en distintos medios de prensa, a modo de ejemplo puedo verse:
http://www.planbnoticias.com.ar/index.php/2018/06/26/la-agencia-telam-comenzo-
con-los-despidos-y-los-trabajadores-van-al-paro/

Ademaá s de las publicaciones en la paá gina web y en las redes sociales, la noticia ha
sido confirmada tanto por el Ministro Lombardi como por el Presidente Pousaá en distintos
medios de comunicacioá n, quienes, nuevamente, utilizaron como excusa para justificar los
despidos razones ideoloá gicas, configurando, por tanto, una clara persecucioá n ideoloá gica
vulneratoria del derecho a la libertad de expresioá n, pilar de toda democracia.

Asíá en una entrevista con Lanata en Radio Mitre, el titular del Sistema Federal de
Medios senñ aloá que los despidos se justifican en que se trata de personas que “militaban”
(https://radiomitre.cienradios.com/lombardi-preferian-a-los-periodistas-militantes-que-a-los-profesionales/). En el
mismo sentido, en una entrevista en Radio Berlíán Pousaá senñ aloá que “los despedidos tenían
un perfil muy ideológico” (http://m.perfil.com/noticias/politica/para-el-presidente-de-telam-los-despedidos-
tenian-un-perfil-muy-ideologico.phtml?rd=1 ). De estas declaraciones surge, sin lugar a dudas, y como
se desarrollaraá a continuacioá n, que los despidos obedecen a una clara persecución
política y, por tanto, constituyen una flagrante violación al derecho a la libertad de
expresión, en sus dos vertientes. Es decir, como derecho a informar, y como derecho
a recibir información libre de obstáculos y restricciones. En este último sentido, es

4
que, en tanto representantes electas por el voto popular y habitantes de la Ciudad de
Buenos Aires, vemos cercenado nuestro derecho a la libre información.

Los mencionados despidos afectan en forma directa la libertad de prensa y


expresión tuteladas por la Ley local N° 4565 de Defensa de la Libertad de Expresión,
la Constitución Nacional, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos con
jerarquía constitucional y la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Asimismo, constituyen actos administrativos de carácter discriminatorio y
persecutorios, también en franca violación de la normativa local antes citada, de los
Tratados de Derechos Humanos, la Constitución Nacional y la Constitución de la
Ciudad de Buenos Aires. Todo ello, conforme a las consideraciones que se exponen a
continuacioá n.

III.- FUNDAMENTOS:

III.a LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS EFECTUADOS SON NULO DE NULIDAD


ABSOLUTA E INSANABLE

Los actos administrativos emanados del funcionario de TELAM que disponen los
despidos de los empleados y las empleadas de la Agencia resultan insanablemente nulos
por resultar violatorio de lo establecido en el artíáculo 12.2 de la Constitucioá n de la Ciudad
de Buenos Aires y en particular lo establecido en el artíáculo 13 de la Ley N° 4565 de
Defensa de la Libertad de Expresioá n, que preveá que la Ciudad de Buenos Aires no podraá
admitir la aplicacioá n en el territorio de la Ciudad respecto de sus habitantes, visitantes o
de las personas juríádicas aquíá domiciliadas, de leyes ni actos administrativos de ninguna
otra jurisdiccioá n que, directa o indirectamente, afecten las libertades de imprenta, prensa y
expresioá n tuteladas por la Constitucioá n Nacional, los Tratados Internacionales con
jerarquíáa constitucional y la Constitucioá n de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires, ni
ninguno de los derechos y garantíáas establecidos por la presente Ley.

Los actos administrativos que se atacan fueron efectuados con una clara intencioá n
de afectar la libertad de expresioá n tutelada por la Constitucioá n Nacional, la de la Ciudad de
Buenos Aires y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

5
Como bien establece el artíáculo 1 de la Ley N° 4565 de Defensa de la Libertad de
Expresioá n, se “garantiza el derecho de todas las personas a expresar y difundir libremente,
por cualquier medio de su elección, informaciones, opiniones, ideas y manifestaciones
culturales de toda índole, sin ninguna restricción directa o indirecta, ni censura de ninguna
clase”.

No desconozco que, en el momento de la sancioá n de esta ley, me opuse a la misma


por los motivos que oportunamente esgrimíá en el debate puá blico y legislativo. Sin
embargo, la misma hoy se encuentra vigente y en virtud que refiere a la defensa de la
libertad de expresioá n, debe ser aplicada justamente a favor de ella, de la multiplicidad de
voces y en defensa real del derecho a informar, y como derecho de los ciudadanos y
ciudadanas de la Ciudad a recibir informacioá n libre de obstaá culos y restricciones.

Cabe mencionar que los maá s de 200 despidos efectivizados en TELAM, fueron
fundados por el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Puá blicos, Hernaá n
Lombardi por medio de un comunicado 2 que expresamente indicoá : "Confundieron
periodismo con propaganda partidaria", sosteniendo en sus argumentos ademaá s que: "hoy
ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Hoy ganó el futuro de la Agencia Télam".

Es evidente que los actos administrativos emanados por los funcionarios de la


Agencia TELAM afectan en forma directa la libertad de expresioá n de los ciudadanos y
ciudadanas de esta Ciudad Autoá noma de Buenos Aires, quienes nos vemos privados de las
opiniones, expresiones, manifestaciones de ideas de los periodistas que trabajan y se
expresan nada maá s ni nada menos que la AGENCIA DE NOTICIAS DEL ESTADO.

Siendo que el Estado debe garantizar a todos los habitantes de la Nacioá n y en


nuestro caso de la Ciudad de Buenos Aires la irrestricta defensa a la libertad de expresioá n,
corresponde declarar nulos de nulidad absoluta los actos administrativos que la afectan,
restringen y vulneran en forma directa, arbitraria y manifiesta.

III.b LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS EFECTUADOS SE ENCUENTRAN FUNDADOS EN UNA


CAUSAL DE PERSECUCIOÉ N IDEOLOÉ GICA, POR LO QUE CONSTITUYEN ACTOS
DISCRIMINATORIOS.
2
https://www.telam.com.ar/notas/201806/293523-telam.html
6
Tal como se indicara, la fundamentacioá n del titular Sistema Federal de Medios y
Contenidos Puá blicos, Hernaá n Lombardi, para justificar los actos administrativos emanados
constituyen un acto discriminatorio y persecutorio que atenta contra la libertad de
expresioá n.

Hernaá n Lombardi ha sido contundente cuando en la prensa se le ha consultado


acerca de los despidos: “Preferían a los periodistas militantes que a los profesionales”3 ,

En este sentido, me pregunto: ¿hay dos tipos de periodistas? ¿periodistas


militantes y periodistas profesionales? Hablar de dos “categoríáas” de periodismo implica
un acto claramente discriminatorio y persecutorio.

Ademaá s, agrega: “En 900 personas, hay 44 delegados sindicales, cuando la ley
marcaría menos de 15; esos 44 delegados impulsaron 61 medidas de fuerza en dos años y
medio. Además, la Justicia nos dio la razón; dijo que le prohíbe la entrada al secretario
general del gremio, porque lo considera peligroso para los trabajadores y la agencia “,
informoá el funcionario, quien consideroá que “la nueva Télam es pensar que las agencias
públicas de noticias tienen un sentido de independencia, de buen periodismo; de no
partidizarse. Tiene que tener un gran énfasis en la veracidad “.4

Nuevamente me pregunto: ¿es correcto pensar que debe desvincularse a un


periodista por reclamar derechos laborales garantizadas por la Constitucioá n Nacional y la
Ciudad de Buenos Aires? ¿No implica ello un acto claramente discriminatorio y
persecutorio?

Por su parte el presidente de la agencia de noticias estatal Teá lam, Rodolfo Pousaá ,
afirmoá hoy que los maá s de 350 empleados despedidos formaban parte de un sector que
"decidió mantenerse con un perfil muy ideológico". "Nuestro objetivo es profesionalizar la
agencia. Hubo un núcleo duro que no se sumó a esto y que decidió mantenerse con un perfil
muy ideológico", afirmoá Pousaá . 5

3
https://radiomitre.cienradios.com/lombardi-preferian-a-los-periodistas-militantes-que-a-los-
profesionales/
4
Ídem 3
5
http://m.perfil.com/noticias/politica/para-el-presidente-de-telam-los-despedidos-tenian-un-perfil-muy-
ideologico.phtml?rd=1
7
Entendemos que los actos administrativos aquíá cuestionados atentan contra los
tratado internacionales de jerarquíáa constitucional de conformidad con lo establecido en el
artíáculo 75 inciso 22 paá rrafo 2° de nuestra Constitucioá n Nacional: artíáculo II de la
Declaracioá n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; artíáculos 2° y 7° de la
Declaracioá n Universal de Derechos Humanos; artíáculos 2.1 y 26 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políáticos; artíáculos 2° y 3° del Pacto Internacional de Derechos
Econoá micos, Sociales y Culturales; artíáculos 1.1 y 24 de la Convencioá n Americana sobre
Derechos Humanos; artíáculo 1 de la Convencioá n sobre la Eliminacioá n de todas las Formas
de Discriminacioá n Racial; artíáculos 2°, 3° y 5° a 16 de la Convencioá n sobre la Eliminacioá n
de todas las Formas de Discriminacioá n contra la Mujer; y artíáculo 2° de la Convencioá n
sobre los Derechos del Ninñ o.

Asimismo, los actos administrativos discriminatorios e ilegales cometidos por el


Estado contravienen un principio baá sico establecido en nuestra Constitucioá n, cual es el de
la igualdad juríádica. Y ello, porque los despidos generan una discriminacioá n que afecta
solamente a los periodistas de una Agencia del Estado que seguá n su titular tienen una
posicioá n políática determinada.

En particular, el actuar discriminatorio y de persecucioá n ideoloá gica que estamos


denunciando resulta violatorio del Convenio N°111 sobre Discriminacioá n en Materia de
Empleo y Ocupacioá n (ratificado en 1968), de jerarquíáa supralegal dada su naturaleza
(Milone, Fallos: 327:4607, 4616) de la Organizacioá n Internacional del Trabajo (OIT); la
Declaracioá n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo
(1998); la Declaracioá n de la OIT sobre la justicia social para una globalizacioá n equitativa,
adoptada 10 de junio de 2008; entre otros instrumentos internacionales que el Estado
Argentino ha suscripto.

El art. 1º del Convenio 111 de la OIT, de aplicacioá n obligatoria en Argentina, es


absolutamente claro y tiene directa relacioá n con el caso de autos: "A los efectos de este
Convenio, el término discriminación comprende: a) cualquier distinción, exclusión o
preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia
nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o
de trato en el empleo o la ocupación".

8
Es decir, que los despidos que aquíá se denuncian resultan claramente violatorios
del orden supralegal al que la Argentina estaá internacionalmente obligado a respetar”.

A los efectos del anaá lisis de la situacioá n planteada cabe tener presente lo dicho por
el Comiteá de Derechos Humanos de la Organizacioá n de las Naciones Unidas (ONU), en la
Observacioá n General 18, No discriminacioá n, 10/11/89, CCPR/C/37, paá rr. 7 en la que
definioá a la discriminacioá n como: "[…] toda distinción, exclusión, restricción o preferencia
que se basen en determinados motivos, como la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la
opinión política o de otra índole, el origen nacional o social, la posición económica, el
nacimiento o cualquier otra condición social, y que tengan por objeto o por resultado anular
o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos
humanos y libertades fundamentales de todas las personas."

Cabe senñ alar, asimismo, el criterio sentado por la Corte Interamericana de


Derechos Humanos, en la Opinioá n Consultiva OC-18/03, Condicioá n Juríádica y Derechos de
los Migrantes Indocumentados, del 17-9-2003, Serie A N° 18, paá rrs. 86 a 88 y 100 a 101:
“86. El principio de la protección igualitaria y efectiva de la ley y de la no discriminación está
consagrado en muchos instrumentos internacionales. El hecho de estar regulado el principio
de igualdad y no discriminación en tantos instrumentos internacionales, es un reflejo de que
existe un deber universal de respetar y garantizar los derechos humanos, emanado de aquel
principio general y básico.

87. El principio de igualdad ante la ley y la no discriminación ha sido desarrollado por la


doctrina y jurisprudencia internacionales. La Corte Interamericana ha entendido que: [l]a
noción de igualdad se desprende directamente de la unidad de naturaleza del género
humano y es inseparable de la dignidad esencial de la persona, frente a la cual es
incompatible toda situación que, por considerar superior a un determinado grupo, conduzca
a tratarlo con privilegio; o que, a la inversa, por considerarlo inferior, lo trate con hostilidad
o de cualquier forma lo discrimine del goce de derechos que sí se reconocen a quienes no se
consideran incursos en tal situación de inferioridad. No es admisible crear diferencias de
tratamiento entre seres humanos que no se correspondan con su única e idéntica naturaleza.

88. El principio de igualdad y no discriminación posee un carácter fundamental para la


salvaguardia de los derechos humanos tanto en el derecho internacional como en el interno.

9
Por consiguiente, los Estados tienen la obligación de no introducir en su ordenamiento
jurídico regulaciones discriminatorias, de eliminar de dicho ordenamiento las regulaciones
de carácter discriminatorio y de combatir las prácticas discriminatorias. [...]

100. [...] El principio de igualdad ante la ley y no discriminación impregna toda actuación del
poder del Estado, en cualquiera de sus manifestaciones, relacionada con el respeto y garantía
de los derechos humanos. Dicho principio puede considerarse efectivamente como imperativo
del derecho internacional general, en cuanto es aplicable a todo Estado, independientemente
de que sea parte o no en determinado tratado internacional, y genera efectos con respecto a
terceros, inclusive a particulares. Esto implica que el Estado, ya sea a nivel internacional o en
su ordenamiento interno, y por actos de cualquiera de sus poderes o de terceros que actúen
bajo su tolerancia, aquiescencia o negligencia, no puede actuar en contra del principio de
igualdad y no discriminación, en perjuicio de un determinado grupo de personas.

101. En concordancia con ello, este Tribunal considera que el principio de igualdad ante la
ley, igual protección ante la ley y no discriminación, pertenece al jus cogens, puesto que sobre
él descansa todo el andamiaje jurídico del orden público nacional e internacional y es un
principio fundamental que permea todo ordenamiento jurídico. Hoy día no se admite ningún
acto jurídico que entre en conflicto con dicho principio fundamental, no se admiten tratos
discriminatorios en perjuicio de ninguna persona, por motivos de género, raza, color, idioma,
religión o convicción, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o social,
nacionalidad, edad, situación económica, patrimonio, estado civil, nacimiento o cualquier
otra condición. Este principio (igualdad y no discriminación) forma parte del derecho
internacional general. En la actual etapa de la evolución del derecho internacional, el
principio fundamental de igualdad y no discriminación ha ingresado en el dominio del jus
cogens”.

Por uá ltimo, y en relacioá n a todas las convenciones y tratados internacionales


suscriptos por la Argentina en la materia, como asíá tambieá n a las interpretaciones que los
organismos internacionales han hecho de ellos, en el fallo “Mazzeo” (anñ o 2007), nuestra
Corte Suprema confirmoá la doctrina “Almonacid” de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos, estableciendo que el Poder Judicial debe ejercer el “control de
convencionalidad”, no solamente teniendo en cuenta la Convencioá n Americana, sino
tambieá n la interpretacioá n que de la misma ha hecho la CorteIDH.
10
III.c LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS EFECTUADOS ATENTAN CONTRA LA LIBERTAD DE
EXPRESIOÉ N

Tal como se indicara, la fundamentacioá n del titular Sistema Federal de Medios y


Contenidos Puá blicos, Hernaá n Lombardi, para justificar los actos administrativos emanados
constituyen ademaá s actos que atentan contra el derecho que tenemos todos los ciudadanos
y ciudadanas de acceder libremente a la eleccioá n de la informacioá n, opiniones,
manifestaciones culturales y de toda íándole, sin ninguna restriccioá n directa, indirecta ni de
censura previa; es decir, que constituyen actos claramente violatorios de la libertad de
expresioá n.

Es posible que la libertad de expresioá n se vea ilegíátimamente restringida por actos


normativos o administrativos del Estado que coloquen, directa o indirectamente, en
situacioá n de riesgo o mayor vulnerabilidad a quienes la ejerzan, por actos de agentes
estatales. En el marco de sus obligaciones de garantíáa de los derechos reconocidos en la
Convencioá n Interamericana de Derechos Humanos, y demaá s Tratados Internacionales
antes citados, el Estado debe abstenerse de actuar de manera tal que propicie, estimule,
favorezca o profundice esa vulnerabilidad 6 y ha de adoptar, cuando sea pertinente,
medidas necesarias y razonables para prevenir o proteger los derechos de quienes se
encuentren en tal situacioá n, asíá como, en su caso, investigar hechos que los perjudiquen. Es
esta la tarea que le compete en este caso al TSJ y que encuentra su justificacioá n en la Ley
local N° 4565, la cual tiene como finalidad garantizar la libertad de expresioá n en el aá mbito
de la Ciudad de Buenos Aires, a fin de amparar las libertades de imprenta, prensa,
expresioá n y acceso a la informacioá n de los/as portenñ os/as. A partir de la vigencia de esta
ley se impide que se limite la libertad de prensa tanto por víáas directas como por víáas
indirectas, y por tanto debe ser aplicada en el caso concreto, a fin de evitar que se restrinja
este derecho humano esencial. Al proteger la libertad de expresioá n en teá rminos amplios,
contribuye a la consolidacioá n de la democracia. No caben dudas del “Standard

6
Cfr., inter alia, Condición Jurídica y Derechos de los Migrantes Indocumentados. Opinión Consultiva
OC-18/03. Serie A No. 18, párrs. 112-172; Caso de la “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia, supra
nota 38, párrs. 173-189. Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Ríos y otros vs.
Venezuela. Sentencia de 28 de enero de 2009 (Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas)
11
democraá tico”7 que vincula a la democracia con la libertad de expresioá n, libertad que ha
sido considerada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y por los distintos
sistemas regionales de proteccioá n de los derechos humanos 8 como “piedra angular en la
existencia misma de una sociedad democrática” 9. La ligazoá n a la democracia implica que la
libertad de expresioá n resulta un derecho baá sico que si se pierde pone en peligro la vigencia
de todos los demaá s valores y principios imperantes en una sociedad democraá tica.
Consecuentemente, “la protección del derecho a expresar las ideas libremente es
fundamental para la plena vigencia del resto de los derechos humanos”10.

En este sentido, se ha dicho que "Existe un antiguo debate respecto de cuales son los
derechos más importantes. No importa si se trata de los derechos que no pueden ser
derogados nunca o bien de los derechos económicos, sociales o culturales, o los civiles y
políticos. Esta discusión solo resulta posible si existe libertad de expresión. De allí su
preeminencia e importancia y la necesidad de asegurar su respeto en el hemisferio"11.

Este tipo de accionar por parte del Estado Nacional no puede ser tolerado en la
7
OEA. Carta Democrática Interamericana. Aprobada en la primera sesión plenaria de la Asamblea
General de la OEA, celebrada el 11 de septiembre de 2001, artículo 4.
8
CFr Eur. Court H.R., Handyside case, judgment of 7 December 1976, Series A No. 24, párr. 49; Eur.
Court H.R., The Sunday Times case, judgment of 26 April 1979, Series A no. 30, párrs. 59 y 65; Eur.
Court H.R., Barthold judgment of 25 March 1985, Series A no. 90, párr. 55; Eur. Court H.R., Lingens
judgment of 8 July 1986, Series A no. 103, párr. 41; Eur. Court H.R Müller and Others judgment of 24
May 1988, Series A no. 133, párr. 33; y Eur. Court HR, Otto-Preminger-Institut v. Austria judgment of 20
September 1994, Series A no. 295-A, párr.. Cfr. O.N.U., Comité de Derechos Humanos, Aduayom y otros
c. Togo (422/1990, 423/1990 y 424/1990), dictamen de 12 de julio de 1996, párr. 7.4. Cfr. African
Commission on Human and Peoples' Rights, Media Rigths Agenda and Constitucional Rights Project v.
Nigeria, Communication Nos 105/93, 128/94, 130/94 and 152/96, Decision of 31 October, 1998, para 54.
9
Cfr. La Colegiación Obligatoria de Periodistas (arts. 13 y 29 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). Opinión Consultiva OC-5/85, supra nota , párr. 70. Ver también Corte IDH. Caso Herrera
Ulloa Vs. Costa Rica. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas., supra nota , párr. 112;
Corte IDH. Corte IDH. Caso Ricardo Canese Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia
de 31 de agosto de 2004 Supra nota., párr. 82; Corte IDH. Caso Kimel Vs. Argentina. Fondo,
Reparaciones y Costas. Sentencia de 2 de mayo de 2008 a, supra nota1, párrs. 87 y 88; y Caso Apitz
Barbera y otros (“Corte Primera de lo Contencioso Administrativo”) Vs. Venezuela, supra nota 31, párr.
131.Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 6 de febrero de 2001.
Serie C No. 74. Párr. 152; Cfr. Caso “Cfr. Corte IDH. Caso “La Última Tentación de Cristo“ (Olmedo
Bustos y otros) Vs. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 5 de febrero de 2001, Supra nota,
párr. 69; 49.
10
Bertoni, Eduardo A. “El Derecho a la libertad de pensamiento y expresión en el Sistema Interamericano
de Protección de los Derechos Humanos”. En Martin, Claudio; Rodriguez Pinzón, Diego y Guevara B.,
Jose A. Comps, Derecho Internacional de los Derechos Humanos., Universidad Iberoamericana y
Distribuciones Fontamara, Mexico, 2004. Pág. 409
11
Grossman, Claudio La libertad de expresión en el sistema interamericano de protección de los derechos
humanos. Ponencia ofrecida en el marco del XXV Curso Interdisciplinario en Derechos
Humanos, 9 al 20 de julio de 2007, San José de Costa Rica.
12
Ciudad de buenos Aires, so riesgo de restringir el derecho a la libertad de expresioá n
consagrado en la normativa local, pero tambieá n y principalmente en los Tratados
Internacionales de Derechos Humanos y en la Constitucioá n Nacional. Se trata de actos que
implican restricciones a la libertad de expresioá n que no pueden ser toleradas so pretexto
de poner en crisis el sistema democraá tico ya que “Sin una efectiva libertad de expresión,
materializada en todos sus términos, la democracia se desvanece, el pluralismo y la
tolerancia empiezan a quebrantarse, los mecanismos de control y denuncia ciudadana se
comienzan a tornar inoperantes y, en definitiva, se crea el campo fértil para que sistemas
autoritarios se arraiguen en la sociedad”12. “Sin libertad de expresión e información no hay
una democracia plena, y sin democracia, la triste historia hemisférica ha demostrado que
desde el derecho a la vida hasta la propiedad son puestos seriamente en peligro”13.

Cabe recordar, que cualquier restriccioá n a la libertad de difundir ideas e


informaciones implica la restriccioá n “al derecho recibir y conocer las informaciones e ideas
difundidas por los demás”14, esto se desprende de la doble dimensioá n de la libertad de
expresioá n, que ostenta una dimensioá n individual y una dimensioá n social: “Ésta requiere,
por un lado, que nadie sea arbitrariamente menoscabado o impedido de manifestar su
propio pensamiento y representa, por tanto, un derecho de cada individuo; pero implica
también, por otro lado, un derecho colectivo a recibir cualquier información y a conocer la
expresión del pensamiento ajeno”15. Ambas dimensiones tienen “igual importancia y deben

12
Cfr Corte IDH. Caso Herrera Ulloa Vs. Costa Rica. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones
y Costas, Supra Nota párr. 116. Corte IDH. Caso Ricardo Canese Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 31 de agosto de 2004, Supra nota , párr. 86
13
Bertoni, Eduardo A. “El Derecho a la libertad de pensamiento y expresión en el Sistema Interamericano
de Protección de los Derechos Humanos”. En Martin, Claudio; Rodriguez Pinzón, Diego y Guevara B.,
Jose A. Comps, Derecho Internacional de los Derechos Humanos., Universidad Iberoamericana y
Distribuciones Fontamara, Mexico, 2004. Pág. 409
14
Cfr. La Colegiación Obligatoria de Periodistas (Arts. 13 y 29 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-5/85 de 13 de noviembre de 1985. Serie A No. 5, párr. 30;
Caso Ricardo Canese Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 31 de agosto de 2004.
Serie C No. 111, párr. 77, y Caso Kimel, supra nota 78, párr. 53.Cfr. CASO TRISTÁN DONOSO VS.
PANAMÁ Sentencia de 27 de enero de 2009 (EXCEPCIÓN PRELIMINAR, FONDO, REPARACIONES Y
COSTAS). PÁRR. 109
15
Cfr. La Colegiación Obligatoria de Periodistas, supra nota 44, párr. 30; Caso “La Última Tentación de
Cristo” (Olmedo Bustos y otros) Vs. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 5 de febrero de
2001. Supra nota, párr. 64; Caso Ivcher Bronstein, supra nota 12, párr. 146; Corte IDH. Caso Herrera
Ulloa Vs. Costa Rica. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas supra nota , párr. 108, y
Corte IDH. Caso Ricardo Canese Vs. Paraguay. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 31 de
agosto de 2004, Supra Nota, párr. 77. Caso Kimel Vs. Argentina. Fondo, Reparaciones y Costas.
Sentencia de 2 de mayo de 2008. Supra nota.
13
ser garantizadas en forma simultánea”16.

Asimismo, cabe senñ alar que la CorteIDH tiene dicho que “al evaluar una supuesta
restricción o limitación a la libertad de expresión, el Tribunal no debe sujetarse únicamente
al estudio del acto en cuestión, sino que debe igualmente examinar dicho acto a la luz de los
hechos del caso en su totalidad, incluyendo las circunstancias y el contexto en los que éstos se
presentaron”17. Justamente es esto lo que debe realizar el Superior Tribunal, al momento
de considerar los actos administrativos en cuestioá n, analizaá ndolos en el claro contexto de
persecucioá n políática e ideoloá gica que viene llevando a cabo de modo manifiesto el titular
del Sistema Federal de Medios Puá blicos y el Presidente de la Agencia Teá lam.

Mas allaá de las vulneraciones concretas al derecho a la libertad de expresioá n de los


despedidos y las despedidas, nuestro objetivo al someter el presente caso a consideracioá n
del Tribunal es evitar que se cree un clima de hostilidad hacia la prensa opositora al
gobierno, es decir, que si toleramos la situacioá n que se trae a consideracioá n, nos
convertiremos en participes activos de una praá ctica persecutora que al arrasar con la
libertad de expresioá n pone en jaque los fundamentos mismos de la democracia.

El artíáculo 13.3 de la Convencioá n Americana sobre Derechos Humanos y el


principio 13 de la Declaracioá n de Principios sobre Libertad de Expresioá n de la CIDH
prohíáben las presiones indirectas del Estado que tengan el propoá sito de influir en la líánea
informativa de los comunicadores sociales o atenten contra la independencia en el
ejercicio del derecho a informar 18. Cuando la Convencioá n Americana establece que la
libertad de expresioá n comprende el derecho a difundir informaciones e ideas “por
cualquier (…) procedimiento”, estaá estableciendo que la expresioá n y la difusioá n de
pensamientos e ideas son indivisibles, y en ese sentido cualquier limitacioá n de los medios
y posibilidades de difusioá n de la expresioá n es, directamente y en la misma medida, una
16
Corte IDH. Caso “La Última Tentación de Cristo“ (Olmedo Bustos y otros) Vs. Chile. Fondo,
Reparaciones y Costas Supra nota párr. 67. Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 6 de febrero de 2001. Supra nota. Párr. 148
17
Cfr. La colegiación obligatoria de periodistas (arts. 13 y 29 Convención Americana sobre Derechos
Humanos), supra nota, párr. 42; Eur. Court H.R., Müller and Others judgment of 24 May 1988, Series A
no. 133, parr. 32; y Eur. Court H.R., case of Sürek and Özdemir v. Turkey, judgment of 8 July 1999, párr.
57 (iii). Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 6 de febrero de
2001. Serie C No. 74. Párr 154

18
CIDH. Informe anual 2007. Capítulo IV DESARROLLO DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LA
REGIÓN Venezuela.
14
afectacioá n de la libertad de expresioá n19.

IV.- LEGITIMACIÓN ACTIVA:

En mi caraá cter de Diputada Nacional en representacioá n de esta Ciudad Autoá noma


de Buenos Aires me veo afectada por el dictado de los actos administrativos que han dado
origen a los despidos de los empleados y las empleadas de TELAM en franca violacioá n a la
Ley de Defensa de la libertad de expresioá n.

En razoá n de la materia objeto de regulacioá n, consideramos que cobra especial


relevancia el rol que compete al legislador en tanto principal garante de la legalidad y de
los derechos constitucionales, como el de la libertad de expresioá n, que han de regir en el
aá mbito de la Ciudad de Buenos Aires.

El artíáculo 43 de la Constitucioá n Nacional dispone que “toda persona puede


interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial
más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o de particulares, que en
forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad
manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En
el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u
omisión lesiva”.

Luego, y siguiendo el mismo criterio que la Constitucioá n Nacional, el artíáculo 14 de


la CCABA establece a nivel local que “toda persona puede ejercer acción expedita, rápida y
gratuita de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u
omisión de autoridades públicas o de particulares que en forma actual o inminente, lesione,
restrinja, altere o amenace con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías
reconocidos por la Constitución Nacional, los tratados internacionales, las leyes de la Nación,
19
Corte IDH. Caso López Álvarez. Sentencia del 1º de febrero de 2006, Serie C No. 141. Párr. 164. Corte
IDH. Caso Palamara Iribarne. Sentencia del 22 de noviembre de 2005, Serie C No. 135. Párr. 72. Corte
IDH. Caso Herrera Ulloa. Sentencia del 2 de julio de 2004, Serie C No. 107. Párr. 109. Corte IDH. Caso
de Ricardo Canese. Sentencia del 31 de agosto de 2004, Serie C No. 111. Párr. 78. Corte IDH. Caso
Ivcher Bronstein. Sentencia del 6 de febrero de 2001, Serie C No. 74. Párr. 147. Corte IDH. Caso de “La
Ultima Tentación de Cristo” (Olmedo Bustos y otros v. Chile). Sentencia del 5 de febrero de 2001, Serie
C No. 73. Párr. 36. Informe anual de la comisión interamericana de derechos humanos 2008 informe de la
relatoría especial para la libertad de expresión. Dra. Catalina botero relatora especial para la Libertad de
Expresión. parra. 25
15
la presente Constitución, las leyes dictadas en su consecuencia y los tratados
interjurisdiccionales en los que la Ciudad sea parte”.

Sin embargo, en el siguiente paá rrafo acota que “están legitimados para interponerla
cualquier habitante y las personas jurídicas defensoras de derechos o intereses colectivos,
cuando la acción se ejerza contra alguna forma de discriminación, o en los casos en que se
vean afectados derechos o intereses colectivos, como la protección del ambiente, del trabajo y
la seguridad social, del patrimonio cultural e histórico de la Ciudad, de la competencia, del
usuario o del consumidor”.

Esta aclaracioá n del segundo paá rrafo del art. 14 de la CCABA ha llevado a cierta
confusioá n en cuanto a la legitimacioá n activa de “toda persona” para interponer una accioá n
de amparo, sobre todo cuando esteá n en juego derechos colectivos, aunque no sean los
enumerados en el paá rrafo citado.

Toda vez que la Constitucioá n Nacional permite la interposicioá n de la accioá n de


amparo a “toda persona”, sin maá s líámite que la afectacioá n de un derecho constitucional, la
CCABA debe ser interpretada de igual forma, y los derechos enunciados en el segundo
paá rrafo de manera enunciativa y no taxativa, dado que una interpretacioá n distinta chocaríáa
contra los arts. 5 y 31 de la Constitucioá n Nacional, lo que volveríáa inconstitucional la
maá xima norma portenñ a.

Por lo tanto, queda claro que “toda persona” tiene legitimacioá n activa para
interponer accioá n de amparo cuando esteá en juego un derecho constitucional como en el
presente caso.

Asíá lo ha entendido tambieá n Quiroga Lavieá , quien, al analizar la legitimacioá n activa


en los procesos de amparo en cuanto a los derechos colectivos, expresa que “la acción
popular viene a colectivizar procesalmente la tutela de todos los derechos incluidos en el
sistema normativo”.

Asimismo, el artíáculo 5 de la Ley N° 4565 establece que todas las personas pueden
ejercer los derechos allíá establecidos y el 33 de la misma normativa prescribe que el

16
teá rmino persona debe ser considerado en el sentido maá s amplio 20; por lo que no hay duda
acerca de la legitimacioá n activa para obrar.

Maá s allaá de lo dicho, la demandante tambieá n cuenta con legitimacioá n para iniciar la
presente accioá n por mi caraá cter de Diputada Nacional en representacioá n de la Ciudad ya
que dicho rol nos otorga una funcioá n fundamental que es la defensa irrestricta de nuestra
Constitucioá n Nacional y Constitucioá n local.

En consecuencia, ya sea como ciudadano o como Diputada Nacional, la denunciante


se encuentra procesalmente legitimados para iniciar esta accioá n.

V. COMPETENCIA ORIGINARIA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE LA CIUDAD AUTÓNOMA


DE BUENOS AIRES:

Tal como establece el artíáculo de la Ley N° 4565, no habieá ndose aun creado el
Tribunal de Defensa de la Libertad de Expresioá n de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires,
la competencia resulta originaria de este Tribunal Superior de Justicia (art. 30).

Cabe destacar que en el marco del Expte. n° 9884/13 “Caá rdenas, Eduardo D. c/
GCBA s/ accioá n declarativa de inconstitucionalidad” y su acumulado: expte nº 9893/13
“Confederacioá n Sindical de Trabajadores de los Medios de Comunicacioá n c/ GCBA s/

20
Ley 4565 Artículo 33.- “Para todos los efectos relacionados con la aplicación e interpretación de la
presente: El término "todas las personas" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye
tanto a las físicas como a las jurídicas, a los habitantes como a los visitantes, y en general a quienes
ejerzan los derechos aquí reconocidos desde o en el territorio de la Ciudad.
El término "ninguna autoridad pública" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye a
todas las autoridades administrativas y públicas de la Ciudad y de cualquier otra jurisdicción, así como
a todas las reparticiones autárquicas y organismos descentralizados o no de cualquier nivel y
jurisdicción.
El término "difusión" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye cualquier forma de
manifestación, publicación, transmisión, propagación, exhibición o divulgación de expresiones,
información, opiniones o ideas.
El término "expresión" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye las artísticas,
literarias, satíricas, culturales, intelectuales, filosóficas, políticas, económicas, científicas, religiosas,
sociales y cualquier otra.
Los términos "información", "opinión" e "idea" deberán ser considerados en el sentido más amplio e
incluyen imágenes, sonidos, noticias, críticas, pensamientos y enseñanzas.
El término "periodista" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye a cualquier persona
que difunda expresiones, información, opiniones o ideas por algún medio de comunicación.
El término "medio de comunicación" deberá ser considerado en el sentido más amplio e incluye
cualquier soporte o modalidad, sea oral, gráfico, audiovisual, electrónico, cibernético, entre otros”
17
accioá n declarativa de inconstitucionalidad”, este Tribunal declaroá formalmente
inadmisibles dos acciones que pedíáan revisar la constitucionalidad de la ley n° 4.565
sancionada por la Legislatura de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires, por considerar que
no reuníáan suficientes fundamentos para darles traá mite.

En el marco de esta causa el tribunal recordoá que "(...)el modelo representativo,


republicano y federal consagrado en la Constitucioá n Nacional (art. 1° y c c.) ha servido
para que numerosas jurisdicciones locales de nuestro paíás —entre las cuales se encuentra
la Ciudad— recepten en sus respectivas Constituciones preceptos tuitivos de la libertad de
expresioá n y de prensa"

VI.- ADMISIBILIDAD FORMAL:

El art. 14 de la Constitucioá n de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires, establece que


“Toda persona puede ejercer acción expedita, rápida y gratuita de amparo, siempre que no
exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o
de particulares, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amanece, con
arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por la Constitución
Nacional, los tratados internacionales, las leyes de la nación, la presente Constitución, las
leyes dictadas en su consecuencia y los tratados interjurisdiccionales en los que la Ciudad sea
parte. (...) El agotamiento de la vía administrativa no es requisito para su procedencia. (...)
Los jueces pueden declarar de oficio la inconstitucionalidad de la norma en que se funda el
acto u omisión lesiva”. La accioá n interpuesta satisface ampliamente los recaudos exigidos
por el mencionado artíáculo.

Por su parte en los teá rminos de los artíáculos 29, 30, 31 y ccdtes de la Ley N° 4565,
la presente accioá n de amparo es admisible por cuanto se cuestionan actos administrativos
de aplicacioá n en el territorio de la Ciudad que afecten en forma directa las libertades de
imprenta, prensa y expresioá n tuteladas por la Constitucioá n Nacional, los Tratados
Internacionales con jerarquíáa constitucional y la Constitucioá n de la Ciudad Autoá noma de
Buenos Aires (artíáculo 13 de la mencionada normativa).

18
Es tan manifiesta la afectacioá n, en forma ilegal y arbitraria, a la libertad de
expresioá n que son estos aspectos tambieá n los que delimitan el campo de la presente
contienda judicial. No seraá necesario mayor debate o prueba, en tanto de la mera
confrontacioá n entre los actos administrativos en cuestioá n y el ordenamiento juríádico
argentino surge indubitablemente la falta de legitimidad y legalidad con la que el Poder
Ejecutivo actuoá al firmar esos telegramas de despidos.

Por su parte, y maá s allaá de la habilitacioá n expresa que establece la Ley N° 4565, la
gravedad de la cuestioá n aquíá justifica la víáa elegida, que garantiza una raá pida restauracioá n
de los derechos en juego. Ninguna otra víáa reviste mayor idoneidad que la planteada. Por
ello, el remedio incoado constituye la uá nica forma de que en lo inmediato se cese en la
aplicacioá n los actos administrativos de despidos hacia los y las periodistas que cercenan
derechos constitucionales y afectan en forma expresa la libertad de expresioá n de los
ciudadanos y las ciudadanas de esta Ciudad. Una intervencioá n tardíáa podríáa devenir en un
danñ o irreparable.

VII.- SOLICITA MEDIDA CAUTELAR:

Corresponde que se dicte una medida cautelar en relacioá n a los actos


administrativos cuestionados en razoá n de que se verifica a su respecto una verosimilitud
manifiesta en punto a su pugna con las constituciones nacional y de la ciudad ya
explicitadas. Y en cuanto al peligro en la demora en atencioá n al riesgo cierto de que a
traveá s de los mismos se vulnere en forma directa la libertad de expresioá n de los habitantes
de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires.

Por lo que venimos a solicitar que el Superior Tribunal de Justicia dicte una
medida cautelar suspensiva de los actos administrativos que dieran origen a los
despidos efectuados y cualquier acto que afecte la libertad de expresión hasta tanto
recaiga sentencia firme emanada por el Tribunal Superior, que es autoridad
competente de acuerdo al artículo 30 y 31 de la Ley N° 4565.

Ello, con el fin de evitar el avasallamiento de los principios, derechos y


garantías enumerados en el párrafo que antecede, en tanto el mantenimiento de los

19
actos administrativos que aquí se cuestionan lesionan en forma grave e inminente
los derechos, libertades y garantías que tutela la Ley N° 4565 de Defensa de la
Libertad de Expresión; en los términos del art. 30, 31 y 32 de la normativa
indicada21.

Dicha medida deberaá tomarse en forma sumaríásima e inaudita parte. Los actos
administrativos aquíá cuestionados afecten, restrinjan e impidan el ejercicio de los
derechos, libertades y garantíáas establecidos por la Ley de Defensa de la Libertad de
Expresioá n y deben ser declarados nulos de nulidad absoluta; debieá ndose suspender su
ejecucioá n hasta tanto recaiga sentencia firme emanada por el Tribunal Superior, que es
autoridad competente de acuerdo al artíáculo 30 de la Ley 4565.

Desde ya, la vulneracioá n al derecho a la libertad de expresioá n de todos los


ciudadanos y ciudadanas de la Ciudad Autoá noma de Buenos Aires, genera la obligatoria e
inmediata restitucioá n de ese derecho por parte de este Tribunal, derecho que se ve
directamente afectado en la vida cotidiana de los habitantes de nuestra ciudad.

En el caso anaá logo de la Provincia de San Luis, ut supra citado, la Corte Suprema de
Justicia de la Nacioá n entendioá que resultaba procedente el dictado de medidas cautelares,
en tanto, lo que se busca con esta medida precautoria es evitar la generacioá n de los efectos
y perjuicios que la aplicacioá n de la normativa puede generar, y que, en el caso de ser
rechazada la pretensioá n, el retardo de la aplicacioá n de la norma provincial aparece como
un efecto menor que el que podríáa implicar su ejecucioá n inmediata (Autoridad Federal de
Servicios de Comunicacioá n Audiovisual c/ San Luis, Provincia de s/ accioá n de
inconstitucionalidad. A. 1140. XLVI).

VIII.- CASO CONSTITUCIONAL LOCAL Y FEDERAL:

21
Ley 4565, Artículo 32.- “Las personas que, por vías de hecho, vieren afectada la protección que brinda
esta ley podrán requerir judicialmente el auxilio de la fuerza pública para hacerla cesar de inmediato.
Este pedido se resolverá en forma sumarísima e inaudita parte, una vez adoptada la medida el proceso
tramitará en forma contradictoria. Quien tuviere razonable temor de que será objeto de lesión grave e
inminente a los derechos, libertades y garantías que tutela esta Ley podrá requerir judicialmente
medidas de protección las cuales se concederán si se acreditare sumariamente e inaudita parte que se
reúnen las condiciones para la concesión de medidas cautelares. El Tribunal determinará la medida a
conceder de conformidad con la naturaleza de la amenaza, su inminencia y su gravedad.”

20
En esta presentacioá n se ha hecho mencioá n fundada de derechos amparados por
garantíáas constitucionales, lo que deberaá tenerse presente a los fines de eventuales
planteos por las víáas extraordinarias previstas en el Art. 14 de la Ley Nacional 48.

IX.- AUTORIZACIONES:

Autorizo a Manuela Bares Peralta (DNI 36.949.975) a compulsar el expediente,


retirar copias, extraer fotocopias, diligenciar ceá dulas y oficios, como asíá tambieá n realizar
cualquier otro tipo de traá mite y/o actuacioá n que resulte menester, de los que son
delegables y hagan a un mejor desarrollo del proceso.

X.- PETITORIO:

Por todo lo expuesto solicito al Superior Tribunal

1. Se nos tenga por presentadas, por parte y por constituido el domicilio legal,
daá ndonos la participacioá n que por derecho corresponde en el presente.

2. Se tenga por deducida la presente Accioá n de Amparo, en los teá rminos y con los
alcances expresados.

3. Se dicte la Medida Cautelar en la forma y en el modo peticionado, con


notificacioá n a TELAM (Agencia Nacional de Noticias) - Sistema Federal de Medios y
Contenidos Puá blicos - Jefatura de Gabinete de Ministros del Poder Ejecutivo Nacional,
habilitando díáas y horas inhaá biles para su efectivizacioá n.

4. Se tenga por planteado el caso federal.

5. Se tengan presentes las autorizaciones conferidas

6. Oportunamente se haga lugar a la accioá n incoada, declarando la nulidad absoluta


e insanable de todos los actos administrativos que dieran origen a los despidos efectuados
por parte del Estado. Con costas.

21
Proveer de conformidad, SERÁ JUSTICIA

Elizabeth V. Gómez Alcorta


Abogada
T° 97 F° 550 CPACF

Alejandra Iriarte
Abogada
T° 119 F° 665 CPACF

22