You are on page 1of 2

TÉCNICAS DE AGLUTINACIÓN

En estas técnicas se hacen visibles los complejos Ag-Ac por la aglutinación que producen
los anticuerpos cuando el Ag forma parte o se ha unido artificialmente a la superficie de
glóbulos rojos, plaquetas, leucocitos, partículas de látex, etc. Normalmente se utilizan
glóbulos rojos (hemoaglutinación) o partículas de látex.

AGLUTINACIÓN DE PARTÍCULAS RECUBIERTAS POR ANTÍGENO


Mientras que el entrecruzamiento de los antígenos proteicos multivalentes con el anticuerpo
produce una precipitación, la interrelación entre células o partículas de gran tamaño con los
anticuerpos dirigidos contra los antígenos de superficie conducen a una aglutinación. Dado
que la mayoría de las células poseen cargas eléctricas, se requiere una cantidad razonable
de anticuerpos entre dos células antes de que se supere la repulsión mutua. Por esto, puede
ser difícil lograr la aglutinación de células que sólo poseen un número pequeño de
determinantes, a menos que se utilicen métodos especiales, como el tratamiento adicional
con un reactivo antiglobulina. De manera similar, la mayor avidez del anticuerpo
multivalente IgM con respecto a la IgG hace que el primero sea más eficaz como agente
aglutinante, molécula por molécula.
Las reacciones de aglutinación se utilizan para identificar bacterias y para tipificar los glóbulos
rojos; estas reacciones fueron observadas con leucocitos y plaquetas, e incluso con
espermatozoides en cientos casos de infertilidad masculina debida a aglutininas presentes en
el esperma. Debido a su sensibilidad y conveniencia, el uso de la prueba se ha extendido a la
identificación de anticuerpos contra antígenos solubles que de modo artificial se adhieren
sobre eritrocitos, las partículas de látex o de gelatina. La aglutinación de las partículas de látex
recubiertas por IgG se utiliza para detectar los factores reumatoideos. Pruebas similares que
utilizan partículas recubiertas con antígeno pueden llevarse a cabo en placas de
microtitulación con fondo en U, donde puede observarse el patrón de sedimentación en el
fondo de las cubetas; esto proporciona un indicador mas sensible que la aglutinación
macroscópica. La cuantificación de grados más sutiles de aglutinación puede lograrse por
nefelometría o por un contador Coulter

AGLUTINACIÓN DIRECTA

La presencia de antígenos en la superficie de los glóbulos rojos se puede detectar por la


hemoaglutinación producida cuando se añade un antisuero con anticuerpos frente a dichos
antígenos.
Esta técnica se emplea habitualmente para la identificación de los grupos sanguíneos y Rh,
para lo cual a la sangre heparinizada se le añaden los antisueros correspondientes: anti-A,
anti-B o anti-AB (todos ellos anti-Rh negativos). Habrá aglutinación cuando los glóbulos
rojos posean la especificidad del antisuero añadido (Tabla 4). De igual manera se procede
AGLUTINACIÓN INDIRECTA

Se basa en el principio de la inhibición de la hemoaglutinación. Para su realización se


precisan glóbulos rojos a los cuales se les ha unido la misma sustancia que se desea detectar
o cuantificar (Figura 13). Si estos glóbulos rojos son puestos en presencia de anticuerpos
preparados frente a dicha sustancia se producirá su aglutinación. Por el contrario, cuando se
añade un suero problema que contiene la sustancia a cuantificar entonces los anticuerpos se
unirán a dicha sustancia y no a los glóbulos rojos. En este caso no se producirá la
hemoaglutinación. Por tanto, aglutinación (+) indica ausencia de la sustancia a estudiar, y
aglutinación (-) indica presencia de la misma. La medida de gonadotrofina coriónica (HCG)
para el diagnóstico de embarazo puede realizarse por esta técnica.

Bibliografía
Bloisi, R.M. 1988. Principles of Immunology and Inmunodiagnostic. Ed. Lea/Tebiger.

Bullock, G.R., Petrusz, P. 1989. Techniques in immuno-citochemistry. Vol. 4, Academic


Press.

de Carvalho Gomes, P.A., 2000, Surface plasmon resonance as a tool in the functional
analysis of an immunodominant site in foot-and-mouth disease virus, Tesis de doctorado,
Universitat de Barcelona