You are on page 1of 24

LA ANTROPOLOGÍA DEL ESTADO, SU LUGAR

Y ALGUNAS DE SUS PROBLEMÁTICAS1

Mg. Salvador Schavelzon


PPGAS/MN/UFRJ
schavelzon@gmail.com.

Resumen
Este artículo consiste en una presentación de la antropología del Estado a partir
de algunas de sus discusiones, de sus tópicos principales y de la revisión de algu-
nas de sus referencias bibliográficas básicas. Repaso la reciente expansión de los
estudios antropológicos del Estado en Sudamérica y distintas estrategias de in-
vestigación como el estudio de “Estados Imaginados” y las propuestas que oscilan
entre partir de la omnipresencia o de la inexistencia del Estado. Reviso, también,
algunas de las problemáticas centrales de este campo como la relación con las
investigaciones clásicas en la disciplina sobre pueblos sin Estado y las relativas a
enfoques que indagan al Estado como uno más entre los fenómenos culturales y
cosmológicos estudiados siempre por la antropología. Para definir el lugar parti-
cular de la antropología frente a este objeto, me inclino por la importancia del
vínculo que esta disciplina sigue teniendo con lo ajeno y distante del Estado.
Palabras Clave: antropología del Estado, teoría antropológica, etnografía, teo-
ría del Estado.

Abstract
This article is a presentation of the anthropology of the state field beginning
with some of their discussions and the review of one of its possible lectures and
essential bibliographies. I examine the recent expansion of anthropological studies
of the State in South America and various research strategies such as the study of
“imagined states” and the proposals that range from omnipresence to absence of
the State. I review also some of the central issues of the anthropology of the state
as the relationship with the classical researches in the discipline, about people
without State, as the task of thinking an approach to the State as just one more
among the cultural and cosmological phenomena approach by researchers. The
particular place of anthropology in the study of this object appears specially in
the link that this discipline still has with what is alien and distant from the State.
Keywords: anthropology of the State, anthropology theory, ethnography, theory
of the State.

1 Artículo enviado en abril de 2009 y revisado, posteriormente, en noviembre de 2009.


Fecha de recepción del artículo: Mayo 2009.
Fecha de aprobación del artículo: Noviembre 2009

PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010


74 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

Este texto intenta pensar el campo de la antropología del Estado (en


adelante, AdE) revisando algunas de sus problemáticas y a partir de uno
de los posibles recorridos bibliográficos a los que este campo da lugar. Se
intentará, al mismo tiempo, explorar la posibilidad de estudiar el Estado a
partir de los aportes de una mirada, en algún punto, externa o no estatal,
inspirada por los estudios antropológicos de sociedades sin Estado. Luego
de revisar el campo de estudios en América del Sur, el seguimiento de sus
problemáticas me llevará a revisar el resto de los aportes bibliográficos.
Hay algo de incomodidad del tipo de un oxímoron en la idea de AdE. . .,
¿se trata de la única alternativa de los antropólogos ante la desaparición del
objeto tradicional de la antropología? ¿se trata de un avance colonizador de
la disciplina sobre nuevos campos etnográficos, aportando nuevas miradas?
¿o, al contrario, del avance de la mirada estatal sobre la propia antropología?
¿Se trata de hacer lo que la antropología siempre hizo, sólo que en un nuevo
contexto? ¿o, del estudio de lo no estatal en el interior del Estado, como algo
que lo invade o que le es marginal? ¿La AdE implica pensar la organización
política occidental como una más entre las distintas cosmologías siempre
estudiadas por la antropología? ¿se trata de un intento equívoco de hacer lo
que más le cabe a otras disciplinas? ¿se trata de una mirada sobre el poder
desde el punto de vista de lo minoritario? ¿u ocupa, más bien, el papel de
las ciencias políticas en un Estado que, ahora, abraza el multiculturalismo
y la gestión de la diferencia?

LA ANTROPOLOGÍA DEL ESTADO EN AMÉRICA DEL SUR

Si algunas antropologías, al realizar estudios en las ciudades, se orientaron


a lo que éstas aún conservan de tradicional y folclórico, “mitos urbanos” y
suburbios de la modernidad, otras miradas priorizaron, más bien, creencias o
instituciones culturales dominantes. Este es el caso de la AdE que, de modo
semejante a estudios antropológicos de la ciencia, de expresiones culturales
masivas o de familia y economía modernas, busca decir algo sobre las grandes
ideas políticas del mundo, donde el antropólogo es, también, nativo.
Como en otros lugares, también en Sudamérica el campo de AdE se mues-
tra en crecimiento y expansión. Hay espacios dedicados a este campo en los
congresos de la zona, como el de etnología en Bolivia, el de antropología de
Colombia y, desde hace varias ediciones, los de antropología del Mercosur y
de la Asociación Brasilera de Antropología. Las revistas Cuadernos de An-
tropología Social de la Universidad de Buenos Aires e Íconos de FLACSO
Ecuador dedicaron números recientes a la Etnografía del Estado (ver Cua-
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 75

dernos 2008; Íconos 2009). En Bolivia, el PNUD editó, en 2007, un volumen


sobre antropología del Estado (Lagos y Calla 2007), con trabajos en la re-
gión y traducción de textos clásicos, e incluyó una etnografía del Estado del
Ministerio de Educación en la publicación central de su Informe Anual de
Desarrollo Humano (PNUD 2007), que, en su presentación, fue considera-
do, por el vicepresidente del país y ex profesor de sociología, Álvaro García
Linera, como el libro más importante en las ciencias sociales de las últimas
décadas.
El artículo “Notas sobre a análise antropológica de setores do Estado bra-
sileiro”, publicado en el año 2000 (Bevilaqua y Leirner), presenta dos inves-
tigaciones en el Estado (en órganos de defensa al consumidor y el ejército)
y menciona la tendencia creciente de investigadores brasileros abocados a
sectores de la burocracia estatal con trabajos sobre el congreso, los impues-
tos, el ejército, los procesos electorales y el gerenciamiento estatal de las
poblaciones indígenas. El texto presenta una interesante reflexión sobre la
AdE que va más allá de la idea de un politólogo anónimo, citado en ese tex-
to, para el cual la antropología de la sociedad contemporánea se limitaría
a transcribir largos testimonios de mujeres pobres de la periferia urbana.
Das y Poole (2004) también mencionan el reciente turn to the state de los
escritos antropológicos en una compilación, a la que me referiré más ade-
lante, en la que incluyen artículos que se preguntan por el Estado, no desde
investigaciones en organismos estatales pero sí interesados por los efectos de
la ley y del Estado como problema etnográfico en Colombia (Sanford 2004),
Perú (Poole 2004) y otros lugares. Otra referencia importante de estudios
del Estado desde la antropología en Sudamérica es Coronil, con un artículo
reciente sobre el Estado en América Latina (2007) y con su libro sobre el
esplendor y la decadencia de un sistema político en Venezuela, anterior a
Chávez (1997).
En Argentina y Brasil, es notable cómo, en los últimos años, varias inves-
tigaciones de tesis de licenciatura o postgrado derivaron en estudios sobre el
Estado a partir de distintos campos etnográficos, como los de educación, sa-
lud, movimientos sociales, fuerzas de seguridad y justicia, partidos políticos
y políticas públicas. La AdE se nutre de estos trabajos y, al mismo tiempo,
se confunde con espacios como el de la antropología política, económica y
jurídica que, en mesas de congresos o como palabras clave de artículos, iden-
tifican trabajos con fronteras subdisciplinares difusas. Entre estos trabajos,
que un recorrido por la AdE debe tener en cuenta, están los compilados por
Tiscornia sobre “Burocracias y Violencias”, sobre el sector penal y jurídico
del Estado (2004), relacionados con los de Kant de Lima sobre policía y jus-
ticia en Río de Janeiro (1995). Desde la antropología que estudia el Estado
en estos dos países, pueden citarse los trabajos etnográficos de Pantaleón
76 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

(2004) sobre la secretaría de desarrollo social en Salta; de Teixeira (1998)


sobre el parlamento brasilero; y mi propio trabajo sobre las ideas de ges-
tión y política en un programa de vivienda por autogestión de la ciudad de
Buenos Aires (Schavelzon 2007). Trabajos de antropología política que se
vinculan con este campo de estudios pueden ser los que abordan el Estado
desde procesos electorales de Brasil, desde el punto de vista de los electo-
res (Goldman 2006, Palmeira y Heredia 1995, Teixeira, Barreira y Heredia
2002); y las investigaciones de políticas públicas o sociales en Buenos Aires
(Grassi, Neufeld y Campanini 1996; Masson 2004).
El interés por el estudio del Estado y el afianzamiento de la AdE co-
mo sub-campo pueden situarse en simultáneo a un interés general por el
Estado en otras ciencias sociales, como lo anunciaba Skocpol ya en 1985,
aunque, en esa ocasión, lo hacía con énfasis en los procesos económicos de
las “democracias avanzadas” e incluía trabajos de antropólogos culturales
pero considerándolos a partir del estudio de significados y de actividades de
Estados en emplazamientos no occidentales (1985). Más recientemente, en
diversos campos políticos y académicos, un renovado interés en el estudio
del Estado se vincula a lo que muchos ven como cambios en la soberanía
estatal a nivel geopolítico global; a los avatares del Estado de Bienestar y
del Estado-Nación y a los debates generados desde la teoría política con
autores interesados en la región, como Hardt y Negri (1994) o Sousa Santos
(2008).
En tiempos recientes, las investigaciones sobre el Estado también fueron
impulsadas como reflejo de procesos relativos a los propios estados. En la
década del 90, se iniciaron las reformas “multiculturales” que, hasta hoy,
marcan los cambios constitucionales en la región (Yrigoyen 2009). En la
última década, fue la llegada de gobiernos progresistas al Estado lo que
abrió nuevos espacios para la investigación, a partir de un creciente interés
por el Estado por parte de los investigadores y, también, porque grupos
sociales “objetos tradicionales de investigación” intensificaron su interacción
con el Estado o fueron alcanzados por sus políticas. Esto último incentivó
la intensivación de la antropología “técnica” que aporta a la gestión pública
con insumos de consultoría o de análisis de experiencias de gobierno; pero
también incentivó discusiones del campo académico y de la antropología
teórica.
El estudio de las relación entre pueblos indígenas y Estados nacionales en
antropología es ya un área constituida hace décadas aunque sus conexio-
nes con la AdE son evidentes. Sin necesariamente adscribirse a la AdE, la
antropología se acercó al estudio del Estado en las relaciones de indígenas
con el sistema de salud (Kelly 2005, Boccara 2007, Fassin 1992) la política
estatal de reservas o de territorios indígenas (Angosto 1997, Souza Lima
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 77

1995) o el Estado en relación a las construcciones de etnicidad (Briones


1992, Ramos 1998). En estos trabajos, la antropología puede optar por una
mirada interna a la cosmología y visión indígena sobre la sociedad nacional
y sobre el Estado, o bien asumir un punto de vista que sitúa a los indígenas
en el marco de la sociedad nacional englobante, con posiciones indigenistas
de recomendación o crítica de políticas estatales, u orientada a la fricción
interétnica y al contacto, desde el punto de vista del avance del Estado. En
ambos casos (bien diferenciados por Viveiros de Castro 1999), sin embargo,
se trata de situaciones en que el Estado es un actor externo respecto a los
pueblos indígenas.
Un escenario diferente se da en la realidad política actual de la región
andina, donde los indígenas se convirtieron en actores estatales clave, con-
virtiendo en fuerza política su peso demográfico. Bolivia, en primer lugar;
en gran medida, Ecuador y Perú, de algún modo, sintieron el peso de la
emergencia política de sectores campesinos e indígenas y del aumento de su
influencia en gobiernos locales y también central en el Estado. Este tema
se ha reflejado en las publicaciones de la región, por ejemplo en la revista
Nueva Sociedad y OSAL de CLACSO, no sólo desde la antropología pero
abordando problemáticas típicas de esta disciplina en relación con cambios
estatales, participación indígena en política, desarrollo de reclamos de au-
tonomía, etcétera (Chávez León 2008, García Serrano 2001, Quijano 2006,
Barrera 2007, Albó 2003, Schavelzon 2008, Carton 2006).

EL ESTADO EN TANTO FENÓMENO TAN CULTURAL COMO. . .

Muchos de los trabajos que pueden ser agrupados en el marco de la AdE


aportan un verdadero repertorio de “otros Estados” y, al mismo tiempo,
cuestionan los modos con que pensamos nuestro sistema político. Pues, de
nada serviría el esfuerzo anti-etnocéntrico de acercarse con la misma mirada
al Estado moderno y a las sociedades sin Estado si, poco después, se asume
que se trata de investigaciones de Estados “folk”, periféricos, tercermun-
distas, que serían susceptibles de un análisis antropológico (o “simbólico”),
dada su distancia con el modelo weberiano de la racionalidad burocráti-
ca de los estados fuertes del primer mundo. Como si la antropología fuera
autorizada a estudiar el Estado, pero en sociedades “todavía” con algo de
tradicionales. Considero más bien que si algún sentido tiene la AdE, ese
sentido radica en no asumir una separación de naturaleza entre tipos de
contextos etnográficos. Michael Taussig escribe sobre eso cuando destaca
que la necesidad del Estado de crear un aura de poder legítimo e irrefutable
78 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

no se limita a los países pobres del tercer mundo, y menciona la Constitu-


ción de los Estados Unidos, con una legitimidad que no encuentra derivada
de sus principios legales sino de los fundamentos culturales y políticos de la
idea de los norteamericanos sobre el Estado-Moderno (1992). En este senti-
do, todo Estado aparece como “otro Estado” y, al mismo tiempo, cualquier
Estado aparece con características constantes.
El Estado moderno aparece así tan cultural como cualquier sistema po-
lítico tribal y, de hecho, la etnografía en ámbitos estatales da cuenta de
situaciones tan alejadas de la idea de normas burocráticas racionales, co-
mo las de cualquier otra realidad no estatal. Así, en realidad, es la propia
racionalidad burocrática la que aparece relativizada y sin aires de superio-
ridad. Y esto no es más que la vieja operación antropológica de hacer lo
diferente más familiar y lo familiar, extraño y relativo. Es en ese marco que
puede leerse el aporte de la AdE: si, entre otros, autores como Schneider
(estudiando el parentesco en EEUU, 1980) y Sahlins (sobre el utilitarismo
moderno, 1988) hace tiempo sentaron las bases de una antropología que
estudia nuestra sociedad, es George Steinmetz quien más fehacientemente
define al Estado como objeto de análisis cultural. En la introducción a una
compilación de artículos que exploran la conexión entre cultura y Estado
(Steinmetz 1999), este autor presenta una propuesta de investigación en la
que, lejos de los estudios de impacto de políticas de gobierno en la cultura,
posiciona al propio Estado como fenómeno y producto cultural.
Steinmetz critica visiones clásicas en teoría social, en las que el interés por
la cultura se limita a los casos lejanos en espacio y/o en tiempo respecto de la
modernidad occidental. Para varios autores –dice Steinmetz–, la cultura es
tópico de interés sólo respecto de sociedades no modernas mientras que estas
últimas habrían desarrollado un modo de gobierno al margen de las cuestio-
nes culturales. Esta mirada culturalizante y relativista sobre la racionalidad
del Estado moderno es una constante y una marca distintiva de la AdE res-
pecto de otros abordajes del Estado desde las ciencias sociales. Steinmetz
sugiere que la racionalidad instrumental puede ser considerada otra forma
de cultura, y contrasta su mirada con Weber, para quien –escribe Steinmetz
en la introducción a un volumen colectivo sobre el tema– esa lógica funciona
como “una especie de no-cultura, una ‘pura racionalidad’ privilegiada con-
tra la cual otras acciones orientadas pueden ser contrastadas” (op. cit.: 16,
trad. mía).
La propuesta de Steimentz se vincula con toda una serie de trabajos so-
bre el Estado cercanos a la antropología pero que surgen desde la sociología
histórica inspirada por el trabajo de Corrigan y Sayer sobre la formación
del Estado inglés como proceso cultural (1985). Algunos de estos trabajos
pueden encontrarse en Aspectos Cotidianos de la Formación del Estado,
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 79

compilado por Joseph y Nugent (2002), con varias contribuciones que estu-
dian la articulación entre cultura popular local, violencia política y Estado,
alrededor del período revolucionario en México. Este conjunto de trabajos
dialoga también con James Scott, de quien retoman un enfoque sobre el
Estado que pone énfasis en las prácticas culturales cotidianas. Después de
investigar sobre resistencia campesina en el sudeste asiático, Scott escribió
una referencia importante para la AdE sobre el modo en que el Estado pla-
nifica, con una reflexión surgida de distintos contextos etnográficos (1998).
Otro autor que contribuye a pensar la burocracia como fenómeno cultural
es Michael Herzfeld, con trabajos teóricos y etnográficos sobre la articulación
entre territorio y parentesco en comunidades rurales de Grecia, donde las
estructuras burocráticas estatales son asimiladas por la gente a partir de
una visión segmentarizada del mundo (1985). En The Social Production of
Indifference (1992), Herzfeld critica que se asuma a la burocracia occidental
como más racional y menos “simbólica” que en el resto del mundo. Este
autor comenta que, a partir de un argumento circular, primero se define la
racionalidad para luego “encontrarla en casa” (op. cit.: 17) y critica también
la distinción etnocéntrica de varias investigaciones que utilizan el término
de “racionalidad” para nuestras instituciones culturales y, “creencias” para
cuando se habla de otros pueblos.
Para pensar esta mirada cultural sobre el Estado es interesante también
el trabajo de Geertz sobre el Estado-teatro de Bali en el siglo XIX (Geertz
2000). Si bien este Estado difiere mucho del occidental, su consideración
permite iluminar la investigación sobre el mismo, que, según Geertz, des-
cuidó siempre la importancia de la fuerza ordenadora de la exhibición, la
contemplación y el drama. Geertz hace un estudio de un Estado donde esos
aspectos están presentes de forma más evidente que en Occidente, donde
habría una obsesión por el mando y la obediencia que no permite considerar
misterios, ficciones y decoraciones, también presentes, en el poder político.
Geertz critica un corriente reduccionismo que considera la simbología po-
lítica, la parafernalia y la ceremonia como meras formas de infundir terror,
mistificaciones que permiten a elites extraer excedentes, ideología política e
hipocresía de clase. Geertz defiende una “poética” antes que una “mecáni-
ca” del poder, y una “aproximación semiótica” al estudio de los elementos,
habitualmente considerados “folclore”, o “algo que no actúa y sólo escon-
de, exagera o moraliza” (op. cit.: 218-219). En el caso del Estado negara,
esos componentes son tan reales y fuertes como los que, tradicionalmente,
se asocian a la idea de gobierno; es de sus energías imaginativas y de su
capacidad semiótica de donde el Estado extrae su fuerza para hacer que la
desigualdad cautive (op. cit.: 220).
80 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

Uno de los antropólogos que se acercaron al estudio del Estado, después de


haber hecho etnografía de sociedades étnicas tradicionales –como reprodu-
ciendo el camino de la propia antropología–, es Marc Abélès, que comenzó
su carrera con trabajos en Etiopía meridional. Abélès hizo distintos estudios
en ámbitos políticos franceses y europeos, para luego publicar Antropologie
de l’Etat (1990). Entre sus trabajos se incluyen la etnografía del parlamento
francés Un ethnologue á l’Assemblée (2000), donde analiza el sistema políti-
co francés al mismo tiempo que el parlamento como espacio social específico.
El análisis de rituales, de vestimenta, de uso de espacios y arquitectura, se
complementa con preguntas sobre la evolución del parlamentarismo y del
presidencialismo, con la relación de parlamentarios con sus circunscripcio-
nes y con temas como las diferencias de status entre los que llegaron hace
mucho o hace poco a sus curules parlamentarios.
En este trabajo, Abélès analiza también el tratamiento parlamentario de
temas particulares (unión civil de personas del mismo sexo y el debate por
las 35 horas de trabajo), siguiendo de cerca el proceso de elaboración de
leyes y el despliegue de estrategias en momentos de su discusión. Este au-
tor se preocupa por la modernización del parlamento, del que le hablan sus
entrevistados, y reflexiona sobre el papel del periodismo y la comunicación;
el lugar de intereses y opiniones; y, a partir de Habermas y Schmitt, sobre
el paso del modelo republicano al liberal. Sobre el final de su etnografía,
Abélès reflexiona que lo que explica que hayan aceptado un etnólogo en la
Asamblea Nacional es un universo parlamentario que subsiste como super-
vivencia del pasado; “enfermo” en su formalismo, sus símbolos y sus rituales
republicanos. Una vez más, aparece esa asociación de la antropología a lo
que aparece como no totalmente moderno y racional. En una mirada que
asimile de forma radical el Estado con el campo tradicional de la antropo-
logía, sin embargo, podría pensarse una AdE que estudie el Estado también
por lo que en éste funciona y es efectivo. Si la cercanía de la antropología
con lo no estatal puede darle una fuerza y una mirada especiales, no es en
la función de perito de lo tradicional en lo moderno que la AdE agota sus
potencialidades.

UNA ADE INSPIRADA EN LA


ANTROPOLOGÍA DE PUEBLOS SIN ESTADO

Quizás, una de las discusiones más importantes vinculadas a la definición


del lugar de la AdE es la de la relación de este nuevo interés antropológico
con las investigaciones tradicionales en sociedades no modernas, antes lla-
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 81

madas “primitivas”. Si algunos ven en el estudio del Estado una adaptación


de la antropología a un objeto que le era ajeno debido a la desaparición
de las sociedades tribales, otros ven, en cambio, un movimiento mucho me-
nos abrupto. La antropología estaría formulándose las mismas preguntas de
siempre, y con la misma metodología, para intentar responderlas. En la in-
vestigación de “el centro”, la antropología estaría interesada, nuevamente,
en las instituciones que integran, administran, articulan y que, además, son
objeto importante del pensamiento nativo. Se trataría, ahora, de un centro
diferente, donde funciones que, en otras sociedades, aparecían juntas, ahora
aparecen separadas o menos determinantes, pero la que lo estudia sería la
misma antropología.
Nuevamente, digamos, cierta antropología podría ocuparse de la super-
vivencia de lo tradicional, de la persistencias de lógicas no modernas en la
política; pero, la AdE tiene también como desafío estudiar la naturaleza del
Estado en lo que tiene de particular como modelo de gobierno, como cosmo-
logía política. La AdE no puede dejar de lado cómo, aún hoy, se encuentran
en marcha procesos civilizatorios, controlados por el Estado, y su expansión,
que nunca completa de forma definitiva; pero el punto a destacar aquí es
que, también, se ocupa de los principios cosmológicos que estructuran al
Estado como centro. Se trata de la idea de “universalidad”, “racionalidad”,
“monopolio”; de la separación, en su pensamiento, de una esfera de la ad-
ministración, técnica o gestión, y de otra de la política, donde, a veces, está
el conflicto del que la técnica debe purificarse y, otras, se encuentran las
directrices y principios que orientan la gestión (Schavelzon 2006). Se trata
de un tipo de orden y de legalidad, de mitos y rituales del Estado moderno
que pueden ser objeto de la etnografía.
Y es, en este estudio etnográfico de la sociedad estatal y de su gobierno,
donde la AdE hace lo mismo que el antropólogo en el estudio de pueblos sin
Estado. Así, dirigiéndose a un contexto etnográfico diferente, la antropolo-
gía se pregunta, nuevamente, por el modo que una sociedad encuentra para
resolver sus problemas, por cómo lo explica, por los conflictos que encuen-
tra en su realización, por sus cosmologías centrales, sus instituciones y los
modos de organización social y política. En nuestra sociedad, estos caminos
nos llevan, también, al Estado, que la antropología no podría considerar ca-
rente de cosmología o cultura. Por otra parte, dada esta continuidad entre la
antropología política en nuestra sociedad y en las que estudiaba en sus co-
mienzos, no nos extraña que la reflexión acerca del Estado haya comenzado,
justamente, con el estudio de las sociedades que carecían del mismo.
A pesar de ser múltiples los caminos por los que los estudios antropológicos
llegan a la AdE, puede decirse, sin dudar, que los primeros acercamientos
de la antropología al Estado fueron a partir de un reflejo en negativo y
82 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

lejano: a partir de cómo el Estado aparecía, con mayor o menor fuerza,


en las sociedades sin Estado que la antropología estudiaba. Si bien -como
las críticas post-colonialista y posmoderna se encargaron en señalar– las
descripciones sincrónicas del funcionalismo solían abstraer los signos de la
administración europea y de la incipiente pero firme formación del Estado
en África, fue en el estudio de esas sociedades que la antropología comenzó
a reflexionar sobre el Estado moderno y centralizado, la influencia sobre
estos pueblos y su emergencia, o, a veces, por contraste respecto de los
sistemas políticos diferentes que eran descriptos. Vemos entonces el estudio
de fenómenos políticos, entre estos pueblos, como antecedentes de la AdE;
aunque no debe descuidarse que, en rigor, la antropología política nace de
importantes esfuerzos por diferenciarse de otras disciplinas e imponer la idea
de que el dominio de lo político no se reducía al Estado (ver la introducción
de Fortes y Evans-Pritchard 1940). Es sólo con el deterioro de los sistemas
tradicionales y el avance de la consolidación de la colonización en África que
la antropología africanista se acerca al Estado, en lugares donde, antes, la
antropología había encontrado su ausencia.
Si, en la historia de la antropología en África, el Estado aparece sólo como
realidad que acompaña la desaparición y el deterioro de las sociedades pre-
coloniales, cabe destacar el trabajo de Pierre Clastres en América del Sur.
En su trabajo, la referencia al Estado aparece vinculada a la opulencia y a
la autonomía de las comunidades indígenas de las tierras bajas, y no a su
decadencia, que acompañó, en otros lugares, su surgimiento. El Estado es
estudiado a partir de los métodos con que el mismo era evitado y conjurado.
Así, mientras Radcliffe-Brown, citado por Abrams (1988), descarta el uso de
la categoría “Estado”, por considerarla una ficción que debe ser reemplazada
por las nociones de “sistema político”, “organización política” y “gobierno”,
la categoría es importante en Clastres para el estudio del espíritu anti-estatal
de pueblos, como los Guayaki y los Yanomami que –lejos del subdesarrollo–
conocían el Estado pero optaban por evitarlo, a partir de complejas técnicas
sociales para impedir la centralización, la unificación y la evolución de la
representación política que pudieran derivar en su emergencia (Clastres 2003
y 2004).
Por eso, Clastres puede ser considerado antecedente de la AdE, simboli-
zando esa mirada de la antropología sobre el Estado moderno que mantiene
algo de externalidad, y suma conciencia de que el Estado no es una fata-
lidad, un final de camino o contexto ineludible y único. Clastres aparece
como etnógrafo del Estado cuando dice que éste es la señal acabada de la
división en la sociedad, órgano que separa los que ejercen el poder y los
que a éste se someten; fuerza real en las sociedades contra el Estado, que
buscaban conservar su autarquía e ideal de totalidad indivisa, acudiendo a
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 83

la guerra como estructura social de la dispersión que impide acumular ex-


cedente económico (ver “Arqueología de la violencia” 2004). El interés de
Clastres por el Estado lo aproximaba, incluso, a estudiar la transición hacia
su aparición en las sociedades de América del Sur: en apuntes escritos poco
antes de su muerte, anota que pretende explorar la guerra de conquista en
el Estado Incas y el posible cambio de estructura política entre los Tupi,
que, en momentos de la conquista europea, se encontraban en proceso de
unificación (ver notas de la revista Livre, citada en Clastres (2004), pp. 268
y 316).
Y ese pasaje de un tipo de sociedad a otro es clave en como Deleuze y
Guattari retoman el trabajo de Clastres. En Mil Mesetas.Capitalismo y es-
quizofrenia (2000), hay un homenaje a este autor, junto al cual afirman que
el Estado no surge como fuerza evolutiva, desarrollándose progresivamente
sino, de pronto. Clastres permite dar cuenta de un Estado presente en las
sociedades primitivas de forma potencial pero que, gracias al accionar de los
mecanismos para evitarlo, no logra actualizarse. Pero Deleuze y Guattari
dan más fuerza a esta presencia estatal en las sociedades primitivas. Ven,
todavía, algo de evolucionismo en Clastres, ahí donde la independencia y
autosuficiencia de las sociedades que conjuran el Estado aparecía como au-
tarquía absoluta. Para Deleuze y Guattari, “el Estado siempre ha existido y,
muy perfecto, muy formado”. En lugar de Estado y contra-Estado, Todo y
Nada, ellos hablan de “interioridad” y “exterioridad”. Las bandas nómades
siempre estuvieron en contacto con el Estado y el Estado siempre estuvo en
relación con un afuera; afuera que intenta capturar y apropiarse localmente,
abarcándolo en su soberanía. Antes que un corte, entonces, estos autores ven
“coexistencia”, “competencia” e “interacción”; y desarrollan, para entender-
lo, una serie de herramientas para el entendimiento de flujos “moleculares”
y su relación con grandes “organizaciones” molares.
La importancia de esta discusión para la AdE es que muestra la actualidad
y la relevancia de las investigaciones en sociedades sin Estado para pensar la
política en la sociedad contemporánea. Y ese es el camino de la antropolo-
gía en su acercamiento al estudio del Estado. Por este camino, inclusive, es
incluso posible pensar un estudio del centro y de las instituciones políticas
mayores, desde el punto de vista de lo minoritario, lo externo y lo que, aún
en la política estatal moderna, aparece bajo el signo de lo contra estatal.
En este sentido, si bien las investigaciones clastreanas encuentran su campo
etnográfico, especialmente, entre las sociedades nómades de las tierras ba-
jas amazónicas, podemos también mencionar aquí el trabajo de Raúl Prada
Alcoreza (2005) que estudia la realidad política boliviana actual a partir
de una concepción anti-estatal del ayllu andino. En una genealogía de la
comunidad del altiplano que lo lleva a pensar en el ayllu preincaico, como
84 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

forma arcaica que evita la emergencia del Estado, Prada encuentra elemen-
tos que le permiten pensar las movilizaciones sociales contemporáneas del
periodo 2000-2005 y la llegada al Estado de los campesinos e indígenas en
la actualidad.
La violencia y el pacto no se encontrarán en las sociedades estudiadas
por la AdE de la misma forma que en las sociedades sin Estado, estudiadas
por Clastres. Pero, la búsqueda de la autonomía, las máquinas de guerra, el
desafío a la representación y a la división social, se mostrarán, de todos mo-
dos, como no exclusivas de tales sociedades. La distancia de la antropología
respecto a las formas políticas dominantes de nuestra sociedad, construida
aquélla a partir de su complicidad con lo minoritario y con los pueblos que
nació estudiando, puede ser la marca de la mirada antropológica en el es-
tudio del Estado, incluso desde la etnografía situada en el interior de sus
instituciones. Abordarlo a partir de un espíritu anti-estatal, nacido de la lec-
tura de etnografías de sistemas políticos diferentes al del Estado Moderno,
puede dar lugar a una antropología que hace etnografía del Estado, y no
para el Estado, o de Estado. Esta antropología, con una constitución doble
entre lo interno y lo externo en su vocación o código genético, aspiraría,
así, a que la combinación entre los términos “Antropología” y “Estado” sea
siempre desconcertante y suene a contradicción.
Esta forma de acercarse al Estado tiene mucho que ver con la crítica a
un etnocentrismo que, junto con la diferenciación de tipos de objetos de
investigación, diferenciaría también tipos de nativos. Una AdE, que asume
una continuidad con la antropología que no estudiaba nuestra sociedad,
parte de la base de que no existen campos, substancialmente, diferentes.
De esto trata también la antropología simétrica, definida por Bruno Latour
como explicación que utiliza, para nuestra sociedad, los mismos métodos
usados para pensar otras, sin asumir ninguna diferencia intrínseca entre
ellas, como la que habría entre objeto y sujeto o entre naturaleza y sociedad
(1994). Latour puede ser aquí citado también por su etnografía del Consejo
de Estado (2004), institución del poder ejecutivo francés dedicada a temas
judiciales, en la que es analizado el funcionamiento cotidiano de un ámbito
político, tal como este autor lo había hecho en sucesivos trabajos de estudios
de la ciencia.
La cercanía de la antropología con lo no Estatal, lo periférico o lo diferen-
te, pensado como particularidad de la antropología que estudia el Estado,
también la encontramos, claramente, en la propuesta del seminario organi-
zado por Das y Poole, publicado con el título de Anthopology in the Margins
of the State (2004). En la introducción, las organizadoras proponen pensar
el Estado desde las prácticas y las políticas de regulación disciplinante so-
bre la vida, que se visibilizan, especialmente, en los márgenes del control
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 85

estatal. Es desde ahí donde podemos observar, con más claridad, la función
ordenadora del Estado; la relación entre cuerpos y disciplina, la violencia y
la ley, que, para las organizadoras del libro, aparece no como espectro fan-
tasmal del pasado sino como fruto de prácticas concretas que se encuentran,
simultáneamente, dentro y fuera de la legalidad estatal.
Este tránsito entre visión interna (a través de la etnografía) y visión ex-
terna (a partir de una cercanía disciplinar con lo no estatal) quizás sea lo
que la antropología tiene para ofrecer a la hora de hablar de nuestro sis-
tema político estatal. Al fin y al cabo, esa localización doble siempre fue
patrimonio de la antropología porque, de algún modo, su llegada a ámbitos
no modernos siempre venía marcada por una procedencia y un lugar al que
el antropólogo volvería. Es, entonces, aquel bagaje disciplinar de estudios
de “afuera” lo que puede permitir un acercamiento diferente al Estado, que
posibilite más propiedad para el estudio de la continua interacción con lo
no estatal, con lo que está en vías de estatalización o con lo que, al mismo
tiempo, se manifiesta adentro y afuera del Estado.

LA ANTROPOLOGÍA DE LOS
“ESTADOS IMAGINADOS” Y MÁGICOS

Como resultado de las varias investigaciones que abordaron el Estado desde


la antropología y el método etnográfico, deben incluirse los trabajos que se
preocupan por el tópico de “Estados Imaginados” que podemos vincular a
la clásica operación antropológica de etnografiar el punto de vista nativo,
pero, ahora, aplicada a las ideas sobre el Estado nacional y moderno en
algunas de sus variantes particulares. Estas etnografías no toman como fo-
co instituciones estatales de gobierno sino más bien a pobladores que, de
alguna manera, son afectados o entran en contacto con el gobierno o tienen
por algún motivo –en general político- un pensamiento desarrollado sobre
el tema. La etnografía del Estado de Gupta (1995) examina los discursos
de corrupción en India contemporánea y la relación de ésta con el Esta-
do como representación construida. Su investigación consiste en el análisis
de las prácticas cotidianas de burocracias locales y de la construcción dis-
cursiva sobre Estado en la cultura pública. Para eso, además del trabajo
etnográfico, recurre como fuente de investigación a los mass media. En este
trabajo, Gupta discute el tema de la unidad y cohesión del Estado frente a
una localización dispersa de oficinas e instituciones, y critica la separación
entre Estado y sociedad civil, no válida en el contexto etnográfico en el que
él trabaja pero, según él, presupuesto eurocéntrico de gran parte de la bi-
86 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

bliografía sobre Estado. La relación entre Estado y Sociedad es tema bien


presente en la AdE y aparece, con variantes, tanto en distintos contextos
estatales como en el marco de un mismo campo político.
Otro trabajo que aquí puede añadirse es el de Nugent (2007) sobre la rela-
ción entre la comunidad de los Chachapoyas en Perú con el Estado-Nación
y la modernidad, a partir de los cambios en la imaginación sobre el Estado
a lo largo del siglo XX. En su análisis, se muestra cómo el Estado, antes
imaginado como sinónimo de progreso, va adquiriendo, con el tiempo, un
carácter rancio y decadente. Este proceso, en que el Estado pierde su brillo,
común en gran parte de contextos etnográficos modernos, podría pensarse
como el momento en que, a partir de una distancia que Occidente toma
hacia sus propios mitos, surge un espacio para la AdE como exploradora
de estos fenómenos, registrados antes de manera reversa, cuando, en otros
contextos etnográficos, los mitos tradicionales iban perdiendo espacio frente
al avance del Estado occidental y de su cultura. La diferencia sería que la
desaparición de los pueblos sin Estado fue –tal como dieron cuenta impor-
tantes páginas en la historia de la antropología- trágica; y el retroceso de
los mitos modernos, por la violencia homogeneizadora y totalitaria con que
se impusieron, tiene algo de esperanzador.
Otro ejemplo de “Estados Imaginados” es el de Shu-Yuan Yang (2005)
en Taiwan, que se ocupa de cómo los Bunun –grupo minoritario de lengua
austranesia– perciben, imaginan y construyen el Estado. Según Yang, una
diferencia de la historia y de la sociología con la antropología es que ésta
presta atención a la formación cotidiana del Estado y a cómo el mismo es
construido a través de la imaginación cultural y de la práctica cotidiana de
las personas. Entre los trabajos interesados en el modo como el Estado es
imaginado, se incluyen también los de Tenekoon (1988) en Sri Lanka, a partir
de políticas de distribución de agua en el territorio; Fergurson (1990), sobre
la expansión burocrática del Estado a través de los proyectos de desarrollo
en Lesotho; y Rodgers (2006) que escribe “The State as a Gang” sobre
la transformación de la governmentality (ver más abajo) en Nicaragua, en
escenarios de violencia. Otra referencia importante es el volumen colectivo
States of Imagination. Ethnographic Explorations of the Postcolonial State
editado por Hansen y Stepputat (2001), con trabajos etnográficos de Asia,
África y Latinoamérica que se posicionan en un espacio intermedio entre
las posiciones de Gramsci y Foucault acerca del poder, el gobierno y la
autoridad: lugar donde se sitúa, según los editores, gran parte de la re-
conceptualización actual sobre el Estado.
Sobre la forma en que el Estado y sus símbolos son imaginados, me gus-
taría considerar, con un poco más de detalle, el trabajo de Michael Taussig.
Después de diversas investigaciones sobre Sudamérica –realiza trabajo de
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 87

campo desde 1969 en Colombia y Venezuela–, en 1997 publica The Magic of


the State, donde se refiere, más directamente, al poder del Estado-Nación.
No se acerca en su etnografía a institución gubernamental alguna sino a una
montaña espiritista en Venezuela, donde se realizan peregrinaciones, ritos
de posesión y de magia negra. La montaña es un espacio donde se encuen-
tran lado a lado –en altares– la figura de Bolívar; los colores nacionales;
imágenes, como la de los indígenas de las planicies norteamericanas, repre-
sentando a los indígenas locales; imágenes de un célebre herbalista local y
de María Lionza, la reina de la montaña. Pero, en el trabajo de Taussig,
el espiritismo de esta montaña sirve para pensar la magia, el rito y el mito
propio del Estado-Nación moderno, que son analizados, también, a partir de
libros de historia, de sellos postales, de paredes pintadas, de monumentos,
del petróleo y de eventos de la vida nacional, como el robo de la espada de
Bolívar por parte de un comando guerrillero.
La etnografía del Estado de Taussig, derivada más de la antropología sim-
bólica que de la antropología política, es útil para pensar el aporte de la
antropología cuando se acerca al Estado. La idea de Estado que Taussig
presenta se apoya en ese encuentro entre lo oficial y lo no oficial, entre la
fuerza y el fraude, que acompañan a la ley y que vimos ya en otros autores.
El Estado aparece en la ambivalencia, y los símbolos o las situaciones que se
le vinculan dan cuenta de un tránsito entre lo kitsch y lo sagrado, entre el
culto al Estado y la estafa. El trabajo de Taussig puede ser leído como una
reflexión sobre cómo se conforman la imagen del Estado y su poder. Y, en
esta construcción en la que el Estado obtiene legitimidad y su fuerza, es tam-
bién clave la apelación a elementos externos y, simbólicamente, antagónicos
que le dan sentido. Así, en descripciones etnográficas de la montaña y en
el análisis de otros espacios, como el monumento a Carabobo y autopistas,
Taussig muestra la cercanía entre la Nación y el Estado con el espiritismo,
la magia y el primitivismo (del negro y del indio asociados a la fuerza de
lo natural), mostrando un Estado que contiene la idea y los rastros de lo
popular, del mismo modo como lo estatal también se encuentra presente en
el pueblo. En su trabajo, Taussig también acerca el Estado al miedo y a lo
absurdo, característicos de la magia negra y de la religiosidad popular no
domesticada por la iglesia (1992 y 1997). Entre la grandiosidad oficial y lo
pequeño y prohibido, aparece un lugar para la AdE, si la entendemos, justa-
mente, como empresa dual, que se acerca al centro desde afuera o, bien, que
tiene una posición privilegiada para acercarse a lo que, viniendo de afuera,
está en el centro.
88 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

LA ANTROPOLOGÍA DEL ESTADO ENTRE


LA FICCIÓN Y LA OMNIPRESENCIA

Entre las estrategias utilizadas para estudiar el poder, la política y tam-


bién el Estado en nuestra sociedad, podemos distinguir una oscilación entre
dos puntos de vista que atraviesa muchas investigaciones de la AdE. Para
algunos, el Estado es una entidad o una racionalidad omnipresente y dise-
minada por todo lugar, incluso más allá de las instituciones de gobierno.
Para otros, el Estado es una ficción que debemos descartar en el análisis,
una construcción ideologizada y, por tanto, el Estado no es un concepto que
sirva siquiera para pensar instituciones de gobierno. Combinada con distinto
rango de alcance, la oposición en la conceptualización del Estado se cifra,
también, en código de idealismo y materialismo: mientras unos, estudian al
Estado como ideología, racionalidad, símbolos y clasificaciones; otros bus-
can, más bien, las relaciones y las prácticas sociales que estarían más abajo
y serían más concretas y, también, observables. Entre los trabajos que bus-
can encontrar un lenguaje intermedio, dejando de lado la dicotomía entre
materialidad e ideología, puede citarse la introducción a un volumen sobre
el tema de Sharma y Gupta (2006), con trabajos que permiten mapear los
avances de la antropología del Estado en relación a la cultura popular, la
ley y la violencia, la burocracia y el planeamiento. Sharma y Gupta, como
Steinmetz, buscan un abordaje cultural sobre el Estado y lo encuentran en
las prácticas y representaciones de la gente en la cotidianidad. El Estado
aparece, así, en performances culturales y no como conjunto de instituciones
predeterminadas.
Marc Abélès (1996) destaca dos posiciones que aparecen en su investi-
gación sobre la Unión Europea y que podemos ver remitiendo a los dos
extremos de la omnipresencia y de la total inexistencia: las posiciones, en su
investigación, van desde la idea de que “la Europa política no existe” hasta
la de que “son los Estado-Nación los que ya no existen”. Entonces, la política
es, ahora, esencialmente, supra nacional, por tanto, hecha, exclusivamente,
de instancias, como la de la unión de países europeos. Según Abélès, la an-
tropología podría aportar a estos debates sobre identidad post-nacional y
post-estatal, a partir de estudios en diferentes escalas etnográficas. El debate
tiene que ver con la amplitud atribuida a la presencia del Estado y deriva de
cómo este es caracterizado. La discusión no es exclusiva de la antropología
del Estado y puede encontrarse en toda la teoría política: Gramsci amplía
la idea de Estado, considerando a la sociedad civil como parte del mismo;
Marx lo reduce cuando lo califica de comité que se ocupa de los asuntos
de la burguesía; en Althusser, el Estado vuelve a inflarse, al asociarse con
los tentaculares aparatos ideológicos que cubren todo el tejido social. En
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 89

la teoría política contemporánea, vinculada, por ejemplo, al zapatismo, el


Estado vuelve a correrse de escena porque se busca “cambiar el mundo sin
tomar el poder” y el énfasis de lo político está en la autonomía y “más allá
del Estado” (Holloway 2002).
La concepción de Bourdieu se ubica en el extremo de los análisis socia-
les, en que el Estado se expande por todo el cuerpo social, extendiendo su
presencia mucho más allá de las instituciones y agencias gubernamentales.
Para este autor, el Estado alcanza, incluso, poder para definir las categorías
con las cuales pensamos y percibimos; por ejemplo, al reglamentar respecto
a la lengua y al idioma. También, en busca del punto intermedio entre idea-
lismo y materialismo, en el texto Espiritos de Estado: Gênese e estrutura do
campo burocrático (1996), Bourdieu presenta una complementación de la
fórmula weberiana y define al Estado como una “x” a ser determinada, que
reivindica, con éxito, el monopolio de la fuerza física pero también “simbó-
lica”, en un territorio y ante una población. El Estado, para Bourdieu, se
encarna tanto en la objetividad, en forma de estructuras y mecanismos, co-
mo en la subjetividad, en forma de esquemas de percepción y pensamiento.
Instituyéndose de ese modo, el Estado logra hacer que se olvide que es pro-
ducto de una larga serie de actos de institución y se presenta, con apariencia
de algo natural, para las estructuras mentales y sociales.
Foucault es importante en esta discusión de la amplitud del Estado y, de
hecho, inspira muchos trabajos de la AdE, a partir de una mirada sobre
Estado y racionalidad de gobierno como algo que excede las instituciones
gubernamentales concretas: esta racionalidad es parte de un poder que cir-
cula sin centro y sin que nadie lo detente. Junto a una conceptualización
del poder y de las formas jurídicas, además, Foucault da elementos para
el estudio del Estado como producto histórico, analizando la racionalidad
de gobierno que surge desde el siglo XVI y se expresa, de modo caracterís-
tico, en el Estado (1991, 2004). El estudio del Estado se enmarca en una
historia más general de la mentalidad de gobierno (gouvernementalité) o
del campo de las prácticas de poder. Su investigación inspira una AdE, a
partir de sus preguntas por los modos en que, en cada época, el poder se
impone; por cómo se gobierna y con qué medios. En los cursos publicados
en Sécurité, territoire, population (2004), Foucault se ocupa del problema
del gobierno que, junto al de la población, ve vinculado al surgimiento del
Estado moderno. El Estado aparece, entonces, como un modo particular
de codificación de este problema, con la creación de la esfera política como
resultado de estrategias, tácticas, tecnologías y discursos, que se impusieron
en la civilización occidental.
Pero, si bien la racionalidad de gobierno como objeto de estudio expande
la presencia del Estado por todo lugar, los trabajos de Foucault también
90 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

inspiran investigaciones que parten de la idea opuesta y descartan la en-


tidad Estado del análisis para abocarse a esos flujos microfísicos de poder
circulantes y diseminados por todo el cuerpo social. Al no haber nadie que
detente el poder, como consideraba, tradicionalmente, la historia, el Esta-
do aparece en toda relación social pero, también, en ninguna. Esta última
posición permite trabajos como el de Mitchell (1999), en que las fronteras
entre sociedad y Estado y entre economía y Estado se muestran como artifi-
cios impuestos contra relaciones de poder que las atraviesan. En este marco,
también se ubica el trabajo de Phillips Abrams (1988), referencia ineludible
de la AdE, y otros estudiosos del Estado. Acercando la mirada de Foucault
a la investigación empírica en ciencias sociales y en la línea del comentario
de 1940 de Radcliffe-Brown sobre el carácter ficticio del Estado, Abrams se
aleja de posiciones como la de Geertz, Bourdieu y Steinmetz, defendiendo
la idea de dejar de lado el Estado para ocuparse de las relaciones que éste
ocultaría. Se debe estudiar la resistencia y no el centro, los sujetos y no el
Estado. Para Abrams, el Estado es, antes que nada, una ilusión, ideología, y
misrepresentation de la dominación política y económica. El Estado es una
máscara que debe ser puesta entre paréntesis para acceder a la práctica polí-
tica. Así, la teoría del sociólogo –dice Abrams– es desmitificar para poner en
evidencia la función ideológica del Estado. Para esto, propone separar “idea
Estado” de “sistema Estado”, no “creyendo” en la primera y dirigiéndose a
la segunda para entender las relaciones. Esto abre líneas de investigación,
como las de Troulliout (2001), que considera que el Estado-Nación no es
más un contenedor válido y prefiere apuntar al estudio de sus efectos.
Siguiendo las enseñanzas de Foucault y Abrams, se ubica el trabajo ya
mencionado de Corrigan y Sayer (1985). En el prólogo a Joseph y Nugent
(2002), Corrigan afirma que “historiadores, antropólogos y sociólogos han
comenzado a reconstituir el paradigma apropiado para estudiar ‘el Estado’
[. . .] documentando formas de autoridad y de gobierno, y teniendo como
cuestión clave no quién gobierna sino cómo se efectúa ese gobierno” (cursivas
mías) (op. cit.: 25). También, se refiere a la oscilación en los significados con
que la teoría social ha pensado este asunto cuando afirma que:

. . .aunque la relevancia de este último concepto [el Estado] aún es ob-


jeto de debate, muchos idealistas (como Cassirer) y materialistas (como
Engels o Lenin) han defendido la importancia de este enfocándolo como
esencia, facticidad objetiva, fenómeno de segundo orden, espíritu, campo
cultural, etcétera. Es decir, como una Cosa. Marx intenta disipar este
esencialismo-y-reificación (cosificación), empeño en que lo siguieron Mao
y Gramsci. . . (op. cit.: 25).
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 91

El comentario se vincula con el trabajo de los académicos marxistas que, en


las últimas décadas, incorporaron la cultura al análisis de fuerzas económicas
en la sociedad; y se trata, también, de los intentos continuos desde la política,
la sociología histórica y, también, desde la AdE de entender ese fenómeno
político central en nuestra sociedad y en nuestra cultura, que llamamos
“Estado”.

CONCLUSIÓN

Con el Estado en foco, o intentando escapar de él, vimos distintas estrategias


y abordajes en que el Estado aparecía, a partir de las ideas de sus pobladores
o desde las instituciones, como mito y símbolos mágicos, o como prácticas y
relaciones que aparecen luego de descartar la ideología que mistifica y ocul-
ta. Para Abrams, el Estado es conceptualizado como una idea falsa; para
Bourdieu, como una “x”; como un texto, para Geertz y como un produc-
to histórico-cultural, para Steinmetz. Todos coinciden en la pertinencia de
una mirada cultural o antropológica sobre las formas del poder en nuestra
sociedad, y del valor que, para ello, tiene la etnografía como herramienta
metodológica.
Podemos concluir que la antropología del Estado es diversa, poco unifi-
cada, pero, al mismo tiempo, establecida. Más allá de una disciplina que
estaría incursionando en campo ajeno o de estudios que se aproximarían en
sus miradas a los de la sociología, la historia o las ciencias políticas, la AdE
muestra una especificidad para abordar el Estado. Esta proviene, según aquí
planteamos, no sólo por su método de observación etnográfica sino también
por su familiaridad con lo no estatal ni moderno. Así, en primer lugar, el
Estado aparece, para la antropología, como un campo más donde es posible
observar fenómenos culturales específicos. Y donde lo externo al Estado, lo
ilegal, lo marginal y lo tradicional aparecen, ahora, no necesariamente en
espacios geográficos lejanos o no alcanzados por el mismo, sino como elemen-
tos presentes en el centro de nuestro sistema político moderno y estatal. No
partir de estos principios sería considerar al Estado como superación de la
racionalidad de gobierno que se impondría sobre la ausencia subdesarrollada
de los que no alcanzaron esta forma de gobierno. O sería, también, consi-
derar que la magia, el misticismo y los vínculos asociativos entre personas
sólo tienen lugar donde el Estado no ha establecido su presencia.
Es verdad que la AdE se encuentra con un objeto diferente al tradicional:
los mitos indígenas y un hechicero no hablan de lo mismo que la ideología
política moderna y un ministro de justicia. El Estado puede ser aborda-
92 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

do como un campo tan cosmológico y cultural como el de las sociedades


sin Estado, pero un sistema de normas escritas que se presentan con valor
universal pone a la AdE frente a la necesidad de posicionarse entre dos ca-
minos. En el primero, el antropólogo asume que ya no hay realidad fuera
del Estado y contribuye al estudio de supervivencias que, de a poco, van
desapareciendo; o al registro de la lucha estatal contra la ilegalidad y la pre-
cariedad institucional. Tomando el segundo camino, que creo es la mirada
en que la antropología tiene una ventaja, se toma en cuenta que algunos
pueblos no eran estatales no porque no podían sino porque no querían e,
incluso, se empeñaban en impedirlo. De este modo, se admite que, en los
espacios donde el Estado aún no se establece con fuerza, incluso en su in-
terior, quizás haya algo más que carencia y falta de desarrollo. Así, la AdE
se posiciona para encontrar precariedad y violencia en el propio Estado,
que avanza proponiendo “civilizar” y controlar eso de ahí afuera, donde la
unificación y la representación no son aún dominantes. El Estado, de este
modo, aparece como algo más ambiguo y más turbio que lo que los propios
mitos estatales intentan legitimar; y lo externo al Estado, siempre presente,
no carece de ambigüedad pero tampoco es, necesariamente, algo que debe
ser “domesticado”. En este escenario, con una desconfianza hacia el Estado
dada por una cercanía con lo que le es ajeno, la AdE encuentra un lugar
que aquí intenté sugerir para la reflexión sobre el Estado y que, en América
del Sur, encuentra hoy un estupendo campo empírico para su estudio.

BIBLIOGRAFÍA

Abélès, M. (1990). Anthropologie de l’État. Paris. Armand Colin.


—(1996). O racionalismo posto à prova da análise. En Revel, J. (Org.) Jogos de Esca-
las: a experiência da microanálise (pp 103-119). Río de Janeiro: Ed. Getulio Vargas.
—(2000). Un ethnologue à l‘ Assemblée. Paris. Odile Jacob.
Abrams, P. (1988). Notes on the Difficulty of Studying the State. Journal of Historical
Sociology, 1, pp. 59-89.
Albó, X. (2003). Pueblos indios en la política. La Paz: Plural / CIPCA.
Angosto, L. F. (2007). Demarcación de tierras y el concepto de territorio entre el
pueblo pemón: efectos de un proceso de textualización. En L. Meneses, G. Gordones
y J. Clarac (comp.), Lecturas Antropológicas de Venezuela (pp. 453-460). Mérida:
Editorial Venezolana.
Barrera, A. (2007). Estado, sociedad y territorio. El debate actual sobre descentrali-
zación y autonomías en la región andina. Nueva Sociedad (Nueva Sociedad / Friederich
Ebert Stiftung - Venezuela/Argentina), julio – agosto, N o 210.
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 93

Bevilaqua, C. y Leirner, P. (2000). Notas sobre a análise antropológica de setores


do Estado brasileiro. Revista de Antropologia USP, vol. 43, N o 2, pp. 105-140.
Boccara, G (2007). Etnogubernamentalidad. La formación del campo de la salud
intercultural en Chile. Revista Chungara. Revista de Antropología Chilena, vol 39, N o
2, pp. 185-207.
Bourdieu, P. (1996). Espiritos de Estado: Gênese e estrutura do campo burocrático.
En Bourdieu, P., Razões práticas: sobre a teoria da ação. París: Seuil.
Briones, C. (1992). (Meta)Cultura del Estado-Nación y Estado de la (Meta)Cultura:
Pensando las Identidades Indígenas y Antropológicas en Tiempos de Post-Estatalidad.
Série Antopológica del Departamento de Antropologia, N o 244. Brasilia.
Carton de Grammont, H. y Mackinlay, H. (2006). Las organizaciones sociales
campesinas e indígenas frente a los partidos políticos y el Estado, México 1938-2006.
Revista Mexicana de Sociología, octubre-diciembre, vol. 68, N o4. México: IIS/UNAM.
Chávez León, M. N. (2008). “Autonomías indígenas” y “Estado Plurinacional”. Pro-
yectos políticos de los movimientos indígenas y campesinos en Bolivia. Revista OSAL,
octubre, N o 24 Argentina. CLACSO.
Clastres, P. (2003). A Sociedade Contra o Estado. São Paulo. Cosac Naify.
—(2004). Arqueologia da Violência. São Paulo. Cosac % Naify.
Coronil, F. (1997). The Magical State. Nature, Money and Modernity in Venezuela.
Chicago. The University of Chicago Press.
—(2007). El estado de América Latina y sus Estados. Siete piezas para un rompe-
cabezas por armar en tiempos de izquierda. Nueva Sociedad, julio-agosto, N o 210.
Venezuela/Argentina: Nueva Sociedad / Friederich Ebert Stiftung.
Corrigan, P. y Sayer, D. (1985). The Great Arch: English Sate Formation as Cul-
tural Revolution. Oxford. Basil Blackwell.
Das, V. y Poole, D. (Eds.) (2004). Anthropology in the Margins of the State. Santa
Fe. School of Americas Research Press.
Deleuze, G. y F. Guattari (2000). Mil mesetas. Capitalismo y Esquizofrenia. Va-
lencia. Pre-textos.
Fassin, D (1992). Antropología y Salud en Comunidades Indígenas. Quito. Abya Yala.
Fergurson, J. (1990). The Anti-Politics Machine: “Development”, Depoliticization
and Bureacucratic power in Lesotho. Cambridge. Cambridge University Press.
Fortes, M. y Evans-Pritchard, E. E. (1940). Introducción. En African Political
Systems. Oxford: Oxford University Press.
Foucault, M. (1991). Governmentality. En C. Gordon e P. Miller (Eds.). The Fou-
cault Effect. Studies in Governmentality (pp. 87-104). Chicago: The University of
Chicago Press.
—(2004). Sécurité, territoire, population.Cours au Collège de France, 1977-1978. Paris.
Hautes Études/Seuil/Gallimard.
94 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

García Serrano, F. (2001). Política, Estado y diversidad cultural: La cuestión indí-


gena en la región andina. Nueva Sociedad (Nueva Sociedad / Friederich Ebert Stiftung
- Venezuela/Argentina), mayo – junio, N o 173.
Geertz, C. (2000). Negara. Estado-teatro en Bali del s. XIX. Barcelona. Paidós.
Goldman, M. (2006). Como funciona a democracia. Uma teoria etnográfica da polí-
tica. Rio de Janeiro. 7 Letras.
Grassi, E., Neufeld, M. R., Campanini, S. (1996). Las cosas del poder : acerca del
estado, la política y la vida cotidiana. Buenos Aires. Espacio.
Gupta, A. (1995). Blured boundaries: the discourse of corruption, the culture of po-
litics, and the imagined state. American Ethnologist, 22(2), pp. 375- 402.
Hansen, Thomas Blom y Finn Stepputat (eds.) (2001). States of Imagination. Eth-
nographic Explorations of the Postcolonial State. Durham. Duke University Press.
Heredia, B., Teixeira, C., Barreira, I. (2002). Como se fazem eleições no Brasil.
Rio de Janeiro. Relume-Dumará.
Herzfeld, M. (1992). The Social Production of Indifference. Exploring the Symbolic
Roots of Western Bureaucracy. Chicago y Londres. The University of Chicago Press.
—(1985). The Poetics of Manhood: Contest and Identity in a Cretan Mountain Village.
Princeton. Princeton University Press.
Holloway, J. (2002). Cambiar el Mundo sin tomar el poder. El significado de la
revolución hoy. Buenos Aires. Herramienta / Universidad Autónoma de Puebla.
Joseph, G. y D. Nugent (comp.) (2002 [1994]). Aspectos cotidianos de la formación
del estado. La revolución y la negociación del mando en el México moderno. México.
Ediciones Era.
Kant de Lima, R. (1995). A policia da cidade do Rio de Janeiro. Seus dilemas e
paradoxos. Rio de Janeiro. Editora Forense.
Kelly, J. A. (2009). Notas para uma teoria do "virar branco". Mana, Vol. 11, abril,
N o 1. Rio de Janeiro.
Lagos, M. L. y Calla, P. (comp.) (2007). Antropología del Estado. Dominación y
prácticas contestatarias en América Latina. La Paz. PNUD Bolivia.
Latour, B. (1994). Jamais Fomos Modernos. Ensaio de Antropologia Simétrica. Rio
de Janeiro. Editora 34, Coleção TRANS.
—(2004). La fabrique du droit. Une ethnographie du conseil d‘Etat. París. La Décou-
verte / Poche.
Masson, L. (2004). La política en Femenino, Género y poder en la provincia de Buenos
Aires. Buenos Aires. Editorial Antropofagia.
Mitchell, T. (1999). Society, Economy and the State Effect. En Steinmetz, G. (Ed.),
State/Culture. State Formation after the cultural Turn. Ithaca % London: Cornell
University Press.
Negri, T. y M. Hardt (1994). The labor of Dionisio. A critic of the State-form.
Minnesota. University of Minnesota Press.
Schavelzon: La antropología del estado, su lugar. . . 95

Nugent, D. (2007). Estado y Nación vistos desde los márgenes: La reconfiguración


del campo moral en el Perú del siglo XX. En Lagos, M. y Calla P. (comp.) (2007),
Antropología del Estado. Dominación y prácticas contestatarias en América Latina.
La Paz: PNUD Bolivia.
Palmeira, M. y Heredia, B. (1995). Os comícios e a Política de Facções. En Anuário
Antropológico/94 (pp. 31-94). Rio de Janeiro: Tempo Brasileiro.
Pantaleón, J. (2004). Entre la Carta y el Formulario. Política y Técnica en el Desa-
rrollo Social. Buenos Aires. Ed. Antropofagia.
Pnud (2007).Informe Nacional sobre Desarrollo Humano. El estado del Estado en
Bolivia. La Paz. PNUD.
Poggi, G. (1978). The Development of the Modern State. A Sociological Introduction.
Standford. Standford University Press.
Prada, R. (2008). Subversiones indígenas. La Paz. Muela del Diablo/CLACSO/Comuna.
Quijano, A. (2006). Estado-Nación y ‘movimientos indígenas’ en la región Andina:
cuestiones abiertas. Revista OSAL (CLACSO - Argentina), julio, N o19.
Ramos, A. R. (1998). Indigenism. Ethnic Politics in Brazil. Madison. University of
Wisconsin Press.
Rodgers, Dennis (2006). The State as a Gang. Conceptualizing the Governmentality
of Violence in Contemporary Nicaragua. Critique of Anthropology, Vol. 26, N o 3, pp
315-330.
Sahlins, M. (1988). Cultura y razón práctica. Contra el utilitarismo en la teoría
antropológica. Barcelona. Gediza.
Schavelzon, S. (2006). “Política na gestão e gestão sem política. Uma etnografia
sobre pensamento estatal, forma e conflito na implementação de uma política de mo-
radia na cidade de Buenos Aires”. Dissertação de Mestrado, PPGAS, Museu Nacional,
Universidade Federal do Rio de janeiro.
—2007). El gestionismo y el politicismo en el Estado: el caso de dos estilos de gobierno
en la Comisión Municipal de la Vivienda de la ciudad de Buenos Aires. Campos -
Revista de Antropologia Social, N o 8(2), pp 41-63.
—(2008). Antropología del Estado en Bolivia: Verdades Sagradas, Farsas Políticas y
Definiciones de Identidad. Cuadernos de Antropología, Sección de Antropología Social,
N o 28, pp. 67–84. FFyL. UBA
Schneider, D. (1980).American Kinship. A Cultural Account. Chicago. University of
Chicago Press.
Scott, J. (1998). Seeing Like a State: How certain schemes to improve the human
condition have failed. Yale. Yale University Press.
Sharma, Aradhana y Akhil Gupta (2006). Introduction: Rethinking Theories of the
State in an Age of Globalization. En The Anthropology of the State. A reader. Malden:
Blackwell Publishing.
Skocpol, T. (1985). Bringing the State Back In: Strategies of Analysis in Current
Reserarch. En Evans, P.; Rueschmeyer, D.; Skocpol, T. (eds.),Bringing the State Back
In. (pp. 3-43). Cambridge: Cambridge University Press.
96 PUBLICAR - Año VIII N o IX - Junio de 2010

Sousa Santos, B. de (2008). Pensar el Estado y la sociedad: desafíos actuales. La


Paz: CLACSO/Muela del Diablo/Comuna/CIDES-UMSA.
Souza Lima, A.C. de (1995). Um Grande cerco de paz: poder tutelar, indianidade e
formacao do Estado no Brasil. Rio de Janeiro. Vozes.
Steinmetz, G (1999). Introduction. Culture and the State. En Steinmetz, G. (Ed),
State/Culture. State Formation after the cultural Turn (pp.1-49). Ithaca % London:
Cornell University Press. Taussig, M. (1992). La magia del Estado: María Lionza y
Simón Bolivar en la Venezuela contemporánea. En Gutierrez Estévez, M. León; Por-
tilla, M (et al eds.), De palabra y obra en el nuevo mundo. 2. Encuentros interétnicos.
Interpretaciones contemporáneas. México D.F.: Siglo XXI.
—(1997). Magic of the State. New York y Londres. Routledge.
Teixeira, C. C. (1998). A Honra da Política. Decoro Parlamentar e Cassação de
Mandato no Congresso Nacional. Rio de Janeiro. Relumé-Dumará.
Tenekoon, S. (1988). Rituals of Development: The Accelerated Majavali Development
Program in Sri Lanka. American Ethnologist, 15, pp. 294-310.
Tiscornia, S. (Comp.) (2004).Burocracias y violencia. Estudios de antropología jurí-
dica. Buenos Aires. Editorial Antropofagia.
Trouillot, Michel-Rolph (2001). The Anthropology of the State in the Age of Globa-
lization: Close Encounters of the Deceptive Kind. Current Anthopology, 42. pp. 125–
38.
Viveiros de Castro, E. (1999). Etnología Brasileira. En Miceli, S. (org.), O que ler
na ciencia social brasileira (1970-1995) (pp. 109-223). São Paulo: Editora Sumaré -
CAPES.
Yang, Shu-Yuan. (2005). Imagining the State. An ethnographic study. Ethnography, 6
(4), pp. 35-56 y 487-516.
Yrigoyen Fajardo, R. (2009). Aos 20 anos da convenção 169 da OIT: balanço e
desafio da implementação dos direitos dos Povos Indígenas na América Latina. En
Verdum, R. (Ed.) Povos Indígenas. Constituições e Reformas Políticas na América
Latina (pp. 9-62). Brasília: Instituto de Estudos Socioeconómicos.