You are on page 1of 28

25 DE DICIEMBRE

NATIVIDAD DEL SEÑOR


Misa de la vigilia
SOLEMNIDAD

Antífona de entrada Cf. Éx 16, 6-7


Hoy sabréis que el Señor vendrá y nos salvará, y mañana veréis la gloria del Señor.
Acto penitencial
- Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten
piedad. R/ Señor, ten piedad.

Monición al Gloria
Nos asociamos al coro de los ángeles y los santos recitando (cantando) el himno de
alabanza.
Se dice: Gloria
Oración colecta
Oh, Dios, que cada año nos alegras
con la esperanza de nuestra redención,
concede a quienes acogemos gozosos
a tu Unigénito, Jesucristo Señor nuestro, como Redentor
poder contemplarte sin temor cuando venga también como Juez.
Él, que vive y reina contigo.

Se dice: Credo. A las palabras: y por obra... Todos se arrodillan.

Monición al Credo
Al proclamar nuestra fe en el misterio de la encarnación y el nacimiento del Hijo de Dios,
expresamos nuestra adoración, arrodillándonos.

1
Oración de los fieles
El Hijo de la Virgen Madre, nacido en Belén, es el Emmanuel, el «Dios-con-nosotros».
Llenos de alegría en nuestra fe, en esta noche santa nos unimos a todos los que creen
y esperan en la salvación realizada por el Señor.
- Por la santa Iglesia que contempla con María al Verbo de Dios hecho carne: para que
anuncie con gran alegría que el Señor Jesús, a través de su encarnación, está cerca de
todo hombre. Roguemos al Señor.
- Por los que buscan la verdad: para que reciban de cada uno de nosotros, con
palabras y obras, la alegre noticia de que hoy ha nacido el Salvador. Roguemos al
Señor.
- Por los hombres que vacilan en su fe: para que la gran luz manifestada en Cristo
inunde su conciencia y su vida. Roguemos al Señor.
- Por la familia humana: para que el Señor Jesús reúna a los dispersos, rompa las
cadenas de los oprimidos, dé esperanza a los que no la tienen y sostenga los
esfuerzos de todos los que trabajan por la justicia y por la paz. Roguemos al Señor.
- Por todos nosotros, aquí reunidos: para que, acogiendo la gracia de este día, vivamos
en la confianza de que Cristo está siempre en medio de su pueblo y camina con
nosotros por los caminos del mundo. Roguemos al Señor.
Señor Jesús, que vienes a compartir nuestros problemas y nuestras esperanzas,
infunde en el corazón de todo hombre la certeza de que en esto consiste la vida
eterna: en conocer al Padre y en acogerte a ti, su enviado y nuestro Salvador, por los
siglos de los siglos.
Oración después de la comunión
Al conmemorar el nacimiento de tu Hijo Unigénito
concédenos, Señor, ser fortalecidos
por el sacramento celestial que hemos comido y bebido.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Monición de despedida
Se revelará mañana la gloria del Señor, y todos veremos la salvación de nuestro Dios.

25 DE DICIEMBRE NATIVIDAD DEL SEÑOR


MISA DE MEDIANOCHE
Antífona de entrada Cf. Sal 2,7
El Señor me ha dicho: << Tú eres mi Hijo, yo te engendrado hoy>>.
O bien:
Alegrémonos todos en el Señor, porque nuestro Salvador ha nacido en el mundo.
Hoy, desde el cielo, ha descendido la paz verdadera sobre nosotros.
2
Anuncio del Nacimiento del Señor (con la fórmula del Martirologio Romano)
Pasados innumerables siglos desde la creación del mundo, cuando en el principio
Dios creó el cielo y la tierra y formó al hombre a su imagen; después también de
muchos siglos, desde que el Altísimo pusiera su arco en las nubes tras el diluvio como
signo de alianza y de paz; veintiún siglos después de la emigración de Abrahán,
nuestro padre en la fe, de Ur de Caldea; trece siglos después de la salida del pueblo
de Israel de Egipto bajo la guía de Moisés; cerca de mil años después de que David
fuera ungido como rey; en la semana sesenta y cinco según la profecía de Daniel; en
la Olimpiada ciento noventa y cuatro, el año seiscientos cincuenta y dos de la
fundación de la Urbe, el año cuarenta y dos del imperio de César Octavio Augusto;
estando todo el orbe en paz, Jesucristo, Dios eternos e Hijo del eterno Padre,
queriendo consagrar el mundo con su piadosísima venida, concebido del Espíritu
Santo, nueve meses después de su concepción, nace en Belén de Judea, hecho
hombre, de María Virgen: la Natividad de nuestro Señor Jesucristo según la carne.
Acto penitencial.
- Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
Monición al Gloria
El himno que vamos a recitar (cantar) comienza con el cántico de los ángeles en la noche
de la Navidad del Señor. Hacemos nuestros sus sentimientos de adoración y alabanza.
Se dice: Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios, que has hecho resplandecer esta noche santísima
con el resplandor de la luz verdadera,
concédenos gozar también en el cielo
a quienes hemos experimentado este misterio de luz en la tierra.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dice: Credo. A las palabras: Y por obra…. Todos se arrodillan.
3
Monición al Credo
Al proclamar nuestra fe en el misterio de la encarnación y el nacimiento del Hijo de
Dios, expresamos nuestra adoración, arrodillándonos.

Oración de los fieles


Hermanos, en esta noche en que se ha manifestado la bondad de Dios nuestro Salvador,
hecho hombre, elevemos nuestras súplicas, confiando no en las obras de nuestra justicia,
sino en la infinita misericordia de Dios, que es nuestro Padre.
- Por la santa Iglesia de Dios: para que espere con fe y reciba con gozo a Jesucristo, a
quien la Virgen Inmaculada concibió y dio a luz inefablemente. Roguemos al Señor.
- Por la paz y el progreso de todo el mundo: para que el don temporal se convierta en
premio eterno. Roguemos al Señor.
- Por los que sufren hambre, enfermedad o soledad: para que sean ayudados en su
cuerpo y en su alma por el misterio del nacimiento de Cristo. Roguemos al Señor.
- Por las familias de nuestra comunidad: para que aprendan a recibir a Cristo,
acogiéndolo en los pobres. Roguemos al Señor.
Señor, Dios nuestro, que te encomiende nuestras súplicas la Virgen María, que mereció
llevar en su seno al Dios, hecho hombre, Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los
siglos.
Oración después de la comunión
A cuantos celebramos alegres
el nacimiento de nuestro Redentor,
concédenos, Señor Dios nuestro,
llegar así a la perfecta comunión con él mediante una vida santa.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Bendición solemne
El Dios de bondad infinita
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó esta noche santa
aleje de vosotros la tiniebla del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/Amén.
El que encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/Amén.
4
Y el que por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros amados de Dios
y un día os admita entre los miembros de Iglesia del cielo.
R/Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/Amén.

25 DE DICIEMBRE NATIVIDAD DEL SEÑOR


MISA DE LA AURORA

Antífona de entrada Cf. Is 9, 1-5; Lc.1, 33


Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor; y es admirable su
nombre: Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo; y su reino no tendrá fin.

Acto penitencial.
- Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
Monición al Gloria
El himno que vamos a recitar (cantar) comienza con el cántico de los ángeles en la noche de
la Navidad del Señor. Hacemos nuestros sus sentimientos de adoración y alabanza.
Se dice: Gloria.
Oración colecta
Concede, Dios todopoderoso,
a los que vivimos inmersos
en la nueva luz de tu Verbo hecho carne,
que lo que brilla por la fe en nuestro espíritu
resplandezca en nuestras obras.
Por nuestro, Señor Jesucristo.
5
Se dice: Credo. A las palabras: Y por obra…. Todos se arrodillan.
Monición al Credo
Al proclamar nuestra fe en el misterio de la encarnación y el nacimiento del Hijo de Dios,
expresamos nuestra adoración, arrodillándonos.

Oración de los fieles


Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres. Oremos
confiadamente.
- Por la Iglesia universal, extendida sobre la faz de la tierra: para que sepa llevar a
todas las gentes la Buena Noticia de la salvación. Roguemos al Señor.
- Por todos los pueblos, razas y naciones: para que encuentren la paz, don de Dios y
fruto del amor y la justicia, y cesen las guerras, la segregación racial y toda clase de
opresión y de violencia. Roguemos al Señor.
- Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y paciente: los enfermos,
los que pasan hambre, los emigrantes, los presos, los exiliados, los refugiados, los
marginados sociales, los mal vistos, los que sufren los horrores de la guerra, los que
lloran la pérdida de sus seres queridos, los que no tienen trabajo, los que viven sin
hogar, los ancianos que viven solos, los niños huérfanos: para que puedan sentirse
amados de Dios y sus corazones se llenen de gozo. Roguemos al Señor.
- Por nuestros familiares y amigos difuntos, que celebraron otros años con nosotros la
Navidad del Señor: para que, renacidos a la vida eterna, la gloria del Señor los
envuelva con su claridad. Roguemos al Señor.
- Por nuestra ciudad (nuestro pueblo), por los ausentes, por nuestras familias, por
nosotros aquí reunidos: para que, acogiéndonos con amor y paciencia, vivamos la
gran alegría de la Navidad. Roguemos al Señor.
Te los pedimos por Jesucristo, tu Hijo, manifestado hoy al mundo en la humildad de nuestra
carne, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración después de la comunión


Concede, Señor, a quienes hemos celebrado
el nacimiento de tu Hijo con devoción gozosa,
conocer con plenitud de fe la profundidad de este misterio
y amarlo con la más ardiente caridad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
El Dios de bondad infinita
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó esta noche santa (este día santo)
6
aleje de vosotros la tiniebla del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/Amén.
El que encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/Amén.
Y el que por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros amados de Dios
y un día os admita entre los miembros de Iglesia del cielo.
R/Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/Amén.

7
25 DE DICIEMBRE NATIVIDAD DEL SEÑOR
MISA DEL DIA
Antífona de entrada Cf. Is 9,5
Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; lleva a hombros el principado, y es su
nombre: Ángel del gran consejo.
Monición de entrada
Nos hemos reunido aquí este día en comunión con todos los creyentes en Cristo, que
en todos los países del orbe celebran, como nosotros, la Navidad del Señor. A todos
nos ha convocado el mensaje del ángel a los pastores de Belén: <<Hoy os ha nacido
un Salvador: el Mesías, el Señor>>.
Acto penitencial.
- Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
Monición al Gloria
El himno que vamos a recitar (cantar) comienza con el cántico de los ángeles en la
noche de la Navidad del Señor. Hacemos nuestros sus sentimientos de adoración y
alabanza.
Se dice: Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios,
que estableciste admirablemente la dignidad del hombre
y la restauraste de modo aún más admirable,
concédenos compartir la divinidad de aquel
que se dignó participar de la condición humana.
Por nuestro, Señor Jesucristo.
Se dice: Credo. A las palabras: Y por obra…. Todos se arrodillan.
Monición al Credo
Al proclamar nuestra fe en el misterio de la encarnación y el nacimiento del Hijo de Dios,
expresemos nuestra adoración, arrodillándonos.

8
Oración de los fieles
Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres. Oremos
confiadamente.
- Por la Iglesia universal, extendida sobre la faz de la tierra: para que sepa llevar a
todas las gentes la Buena Noticia de la salvación. Roguemos al Señor.
- Por todos los pueblos, razas y naciones: para que encuentren la paz, don de Dios y
fruto del amor y la justicia, y cesen las guerras, la segregación racial y toda clase de
opresión y de violencia. Roguemos al Señor.
- Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y paciente: los enfermos,
los que pasan hambre, los emigrantes, los presos, los exiliados, los refugiados, los
marginados sociales, los mal vistos, los que sufren los horrores de la guerra, los que
lloran la pérdida de sus seres queridos, los que no tienen trabajo, los que viven sin
hogar, los ancianos que viven solos, los niños huérfanos: para que puedan sentirse
amados de Dios y sus corazones se llenen de gozo. Roguemos al Señor.
- Por nuestros familiares y amigos difuntos, que celebraron otros años con nosotros la
Navidad del Señor: para que, renacidos a la vida eterna, la gloria del Señor los
envuelva con su claridad. Roguemos al Señor.
- Por nuestra ciudad (nuestro pueblo), por los ausentes, por nuestras familias, por
nosotros aquí reunidos: para que, acogiéndonos con amor y paciencia, vivamos la
gran alegría de la Navidad. Roguemos al Señor.
Te los pedimos por Jesucristo, tu Hijo, manifestado hoy al mundo en la humildad de nuestra
carne, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Oración después de la comunión
Dios misericordioso,
hoy que nos ha nacido el Salvador del mundo
para comunicarnos la vida divina,
te pedimos que nos hagas igualmente partícipes
del don de su inmortalidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
El Dios de bondad infinita
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó este día santo
aleje de vosotros la tiniebla del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/Amén.

9
El que encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/Amén.

Y el que por la encarnación de su Hijo


reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros amados de Dios
y un día os admita entre los miembros de Iglesia del cielo.
R/Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,


Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/Amén.

Monición de despedida
Llevemos a todos la Buena Noticia: <<Hoy os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor>>.

10
DOMINGO DENTRO DE LA OCTAVA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR
(o, en su defecto, el 30 de diciembre)
SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ
FIESTA
Elogio del Martirologio
Fiesta de la Sagrada Familia, Jesús, María y José, desde la que se proponen santísimos
ejemplos a las familias cristianas y se invocan los auxilios oportunos.
Antífona de entrada Lc 2, 16
Los pastores fueron corriendo y encontraron a María, y a José y al niño acostado en el
pesebre.

Acto penitencial
- Rey de la paz y Santo de Dios: Señor, ten piedad.
R/. Señor, ten piedad.
- Luz que brillas en las tinieblas: Cristo, ten piedad.
R/. Cristo, ten piedad.
- Imagen del hombre nuevo: Señor, ten piedad.
- R/. Señor, ten piedad.

Se dice: Gloria

Oración colecta
Oh, Dios, que nos has propuesto a la Sagrada Familia
como maravilloso ejemplo,
concédenos, con bondad,
que, imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor,
lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dice: Credo
Oración de los fieles
Oremos al Señor nuestro Dios, Padre de la gran familia humana.
- Por la Iglesia, la familia de los hijos de Dios: para que sepa acoger a todos.
Roguemos al Señor.
- Por todos los hogares: para que sepamos discernir los valores permanentes.
Roguemos al Señor.
- Por los padres: para que sepan educar a sus hijos, respetando su personalidad y
ganándose su confianza. Roguemos al Señor.
11
- Por los novios: para que, preparándose seriamente durante el noviazgo, sean
capaces de realizar su vida familiar según el proyecto de Dios. Roguemos al
Señor.
- Por los gobernantes: para que procuren con tenacidad la solución de los graves
problemas, la educación, vivienda y salarios, que afectan a la familia. Roguemos
al Señor.
- Por nosotros, aquí reunidos; para que la Eucaristía que celebramos fomente en
nosotros el espíritu de familia. Roguemos al Señor.
Escucha, Señor, la plegaria de tu Iglesia, que pone su confianza en tu amor y su
mirada en el hogar de Nazaret. Por Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Padre misericordioso,
concede a cuantos has renovado con estos divinos sacramentos
imitar fielmente los ejemplos de la Sagrada Familia
para que, después de las tristezas de esta vida,
podamos gozar de su eterna compañía en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

29 de diciembre
día V dentro de la octava de la Natividad del Señor
Antífona de entrada Jn 3, 16
Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito para que todo el que cree en él no
perezca, sino que tenga vida eterna.
Se dice: Gloria
Oración colecta
Dios invisible y todopoderoso,
que has disipado las tinieblas del mundo
con la llegada de tu luz,
míranos complacido, para que podamos cantar dignamente
la gloria del nacimiento de tu Unigénito.
Él, que vive y reina contigo.
Oración de los fieles
Oremos, amados hermanos, a Dios Padre todopoderoso, que ha proclamado por sus
ángeles la gloria en el cielo, la paz en la tierra y la renovación en todo el universo, para que
se digne llenarnos con sus bienes.
12
- Por la santa Iglesia de Dios: para que, al celebrar las fiestas de Navidad, todos sus
fieles renazcan a una vida de justicia, de libertad, de amor y de paz. Roguemos al
Señor.
- Por todas las naciones del mundo: para que reine en ellas la paz, sus magistrados las
gobiernen con espíritu de servicio y cada día sea más estrecha la hermandad
universal que Cristo ha traído con su nacimiento. Roguemos al Señor.
- Por los pobres y los enfermos, por los prisioneros y los refugiados, por los
desterrados, los emigrantes y los que sufren los horrores de la guerra: para que en
estos días de Navidad sientan de alguna forma la paz y el amor que Cristo ha traído al
mundo. Roguemos al Señor.
- Por todos los que en otros años celebraban con nosotros estas santas fiestas y han
partido de este mundo: para que en el Reino eterno contemplen el rostro de Cristo.
Roguemos al Señor.
Escucha, Dios de misericordia, nuestras súplicas y ayuda a los que padecen, para que,
consolados con la presencia de tu Hijo, no tengan ya que temer ningún mal. Por Jesucristo
nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Concédenos, Dios todopoderoso,
que, por la eficacia de estos santos misterios,
se fortalezca constantemente nuestra vida.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Monición de despedida
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos ha visitado el Sol que nace de lo
alto.
Bendición solemne
Dios, bondad infinita,
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó este día santo
aleje de vosotros las tinieblas del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/. Amén.
Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/. Amén.

13
Quien por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros, amados de Dios,
y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo.
R/. Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo+, y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.
R/. Amén.

30 de diciembre
Día VI dentro de la octava de la Natividad del Señor
Si no hay ningún domingo dentro de la Octava de la Natividad, este día se celebra la fiesta de la Sagrada Familia.

Antífona de entrada Cf. Sab 18, 14-15


Cuando un silencio apacible lo envolvía todo y la noche llegaba a la mitad de su carrera, tu
Palabra omnipotente, Señor, se lanzó desde el cielo, desde el trono real.
Monición al Gloria
Recitemos el himno de alabanza que prolonga el cántico de los ángeles la noche de la
Navidad del Señor.
Se dice: Gloria.
Oración colecta
Concédenos, Dios todopoderoso,
que el renovado nacimiento de tu Unigénito encarnado
libere a quienes nos domina la antigua servidumbre del pecado.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Oración de los fieles
Oremos, hermanos, al Padre, por mediación de su Hijo Jesucristo, Señor del cielo y de la tierra,
que siendo rico se ha hecho pobre por nosotros, para salvarnos a todos.
- Para que guarde siempre a su Iglesia, la conserve incontaminada del pecado en su
peregrinación por el mundo y la haga alcanzar los frutos de la redención. Roguemos
al Señor.
- Para que los pueblos que no han sido iluminados por la fe reconozcan a Cristo, lo
adoren como a su Dios verdadero y puedan gozarse en el pleno conocimiento de la
verdad. Roguemos al Señor.
- Para que Cristo, el Señor, que ha querido compartir nuestra existencia, dé gozo a los
que lloran, justicia a los oprimidos, ayuda a los moribundos y consuelo divino a los
que carecen de felicidad humana. Roguemos al Señor.

14
- Para que, por la abundancia de su misericordia, nos salve y nos conserve, y nos haga
dignos de los bienes futuros. Roguemos al Señor.
Escucha, Dios todopoderoso, las oraciones de tu pueblo, para que, en la venida de tu Hijo, el
Redentor del mundo, sean colmadas nuestras almas sedientas con tus grades beneficios. Por
Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Oh, Dios,
que llegas hasta nosotros
al participar en tu sacramento
realiza en nuestros corazones el efecto de su poder,
para que, al recibirlo, nos haga dignos del don que nos haces.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Monición de despedida
Dios nos ha enviado a su Hijo, para que vivamos por medio de él.
Bendición solemne
El Dios de bondad infinita
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó en este día santo
aleje de vosotros la tiniebla del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/Amén.
El que encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/Amén.
Y el que por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros amados de Dios
y un día os admita entre los miembros de Iglesia del cielo.
R/Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,


Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/Amén.

15
31 de diciembre
Día VII dentro de la octava de la Natividad del Señor

Antífona de entrada Cf. Is 9,5


Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; lleva a hombros el principado, y es su
nombre: Ángel del gran consejo.

Monición al Gloria
Recitemos el himno de alabanza que prolonga el cántico de los ángeles la noche de la
Navidad del Señor.
Se dice: Gloria.
Oración colecta
Dios todo poderoso y eterno,
que has establecido el principio y la perfección de toda religión
en el nacimiento de tu Hijo,
te suplicamos nos concedas estar unidos a aquel
en quien se sustenta la plenitud de la salvación humana.
Por nuestro, Señor Jesucristo.
Oración de los fieles
Oremos, hermanos, al Padre, por medio de Jesucristo, su Hijo, que siendo rico se hizo pobre
por nosotros, para salvarnos a todos.
- Para que la santa Iglesia de Dios, llena de gozo, celebre la presencia de Dios en
medio de los hombres. Roguemos al Señor.
- Para que los hombres de todas las religiones lleguen a conocer a Cristo y
encuentre en él la plenitud de aquella verdad que desean. Roguemos al Señor.
- Para que el Señor dé fortaleza a los débiles, fuerza a los que están tentados y
protección a los que se encuentran en peligro. Roguemos al Señor.
- Para que el Hijo de Dios, que descendió al mundo para que los hombres pudieran
subir al cielo, admita en su gloria a nuestros familiares que ya nos han dejado.
Roguemos al Señor.
Señor Dios, rico en misericordia y amor, escucha nuestras oraciones y haz que los que
celebramos con alegría el nacimiento de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal y
obtengamos los bienes que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Que tu pueblo, Señor, dirigido por tu abundante ayuda,
reciba los auxilios presentes y futuros de tu amor,
para que, sostenido por el consuelo necesario de las cosas temporales,
aspire con más confianza a los bienes eternos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
16
Monición de despedida
Dios nos ha enviado a su Hijo, para que vivamos por medio de él.
Bendición solemne
El Dios de bondad infinita
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó en este día santo
aleje de vosotros la tiniebla del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/Amén.

El que encomendó al ángel anunciar a los pastores


la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/Amén.
Y el que por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros amados de Dios
y un día os admita entre los miembros de Iglesia del cielo.
R/Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/Amén.

17
1 de Enero
Octava de la Natividad del Señor
SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS
Antífona de entrada Sedulio
¡Salve, Madre santa!, Virgen, Madre del Rey que gobierna cielo y tierra por los siglos de los
siglos.
O bien: Cf. Is 9, 1. 5; Lc 1, 33
Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor; y es admirable su
nombre: Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo; y su reino no tendrá fin.

Elogio del Martirologio


Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, en la Octava de la Natividad del Señor y en el
día de su Circuncisión. Los Padres del Concilio de Éfeso, la aclamaron como Theotokos,
porque en ella la Palabra se hizo carne, y acampó entre los hombres el Hijo de Dios,
príncipe de la paz, cuyo nombre está por encima de todo otro nombre.
Acto penitencial
- Tú que has venido a salvar al pueblo de sus pecados:
Señor, ten piedad. R/
- Tú el fruto bendito del vientre de María:
Cristo, ten piedad. R/
- Tu que eres nuestra paz:
Señor, ten piedad. R/

Monición al Gloria
Nuestra alabanza a Dios, el Padre eterno, por Jesucristo, el Señor de los tiempos, del año
nuevo, que hoy comenzamos.
Se dice: Gloria

Oración colecta
Oh, Dios,
que por la maternidad virginal de santa María
entregaste a los hombres los bienes de la salvación eterna,
concédenos experimentar la intercesión de aquella
por quien hemos merecido recibir al autor de la vida,
tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo.
Él, que vive y reina contigo.

Se dice: Credo

18
Oración de los fieles
Oremos al Señor, nuestro Dios, que con su mirada abarca los tiempos y el universo.
- Por la Iglesia, que peregrina por este mundo en el transcurso de los siglos hasta el
gran Día de Jesucristo; para que realice fielmente su misión. Roguemos al Señor.
- Por todas las naciones; para que, superando la guerra y toda clase de violencia,
pongan sus riquezas en común, al servicio de la gran familia humana. Roguemos al
Señor.
- Por nuestra patria, por el rey y su gobierno, por todos los ciudadanos; para que
procuremos todos con la mayor generosidad de ánimo lo que conviene al bien
común. Roguemos al Señor.
- Por los que trabajan por la paz, la reconciliación de todos, el reconocimiento de los
derechos humanos; para que sus esfuerzos no sean en vano. Roguemos al Señor.
- Por nuestra ciudad y por nosotros, aquí reunidos; para que el año que comenzamos
sea para todos año de bienes, año de gracia. Roguemos al Señor.
Dios todopoderoso y eterno, renueva con tu Espíritu la faz de la tierra y da cumplimiento
durante todo el año que hoy se abre a la aspiración de todos a la justicia y a la paz. Por
Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Hemos recibido con alegría los sacramentos del cielo;
concédenos, Señor, que nos ayuden para la vida eterna
a cuantos proclamamos a la Bienaventurada siempre Virgen María
Madre de tu Hijo y Madre de la Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Bendición Solemne
Dios, fuente y origen de toda bendición, os conceda su gracia,
derrame sobre vosotros la abundancia de sus bendiciones
y os proteja durante todo este año que hoy comenzamos.
R/. Amén.
Él os mantenga íntegros en la fe,
inconmovibles en la esperanza
y, en medio de las dificultades,
perseverantes hasta el fin en la caridad.
R/. Amén.
Él os conceda un feliz y próspero año nuevo,
escuche siempre vuestras súplicas
y os lleve a la vida eterna.
R/. Amén.

19
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo+, y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.
R/. Amén.

DOMINGO SEGUNDO DESPUÉS DE NAVIDAD


Antífona de entrada Cf. Sab 18, 14 – 15.
Cuando un silencio apacible lo envolvía todo y la noche llegaba a la mitad de su
carrera, tu Palabra omnipotente, Señor, se lanzó desde el cielo, desde el trono real.
Acto penitencial
— Palabra eterna del Padre, por la que todo ha venido a la existencia: Señor, ten piedad.
R/. Señor, ten piedad.
— Luz verdadera, que ha venido al mundo y a quien el mundo no recibió: Cristo, ten
piedad.
R/. Cristo, ten piedad.
— Hijo de Dios, que, hecho carne, has acampado entre nosotros: Señor, ten piedad.
R/. Señor, ten piedad.
Se dice: Gloria

20
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno,
esplendor de los que en ti creen,
dígnate, propicio, llenar de tu gloria el mundo
y que el resplandor de tu luz se manifieste a todos los pueblos.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dice: Credo
Oración de los fieles
Levantemos confiados nuestros ojos al Señor, que ha enviado a su Hijo al mundo y con él
quiere darnos todos los bienes.
- Para que todos los fieles perseveren arraigados en la fe verdadera confesando a
Cristo, Dios verdadero como el Padre y verdadero hombre como nosotros.
Roguemos al Señor.
- Para que a los hombres que aún no conocen a Cristo les sea anunciado el
Evangelio y encuentren en el Hijo de Dios hecho hombre descanso para su
espíritu. Roguemos al Señor.
- Para que los que en estos días de Navidad se encuentren solos o tristes
encuentren consuelo en la contemplación de la pobreza de Cristo. Roguemos al
Señor.
- Para que todos nosotros, alegres por el nacimiento de Cristo, sintamos la urgencia
de anunciar el Evangelio a todos nuestros hermanos. Roguemos al Señor.
Escucha, Padre del cielo, la oración de tu Iglesia que, feliz por el nacimiento de tu Hijo, te
suplica confiada por todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Humildemente te pedimos, Señor y Dios nuestro,
que la eficacia de este sacramento
nos purifique de nuestros pecados
y dé cumplimiento a nuestros buenos deseos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Bendición solemne
Dios, bondad infinita,
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó este día santo
aleje de vosotros las tinieblas del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/. Amén.

21
Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/. Amén.
Quien por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros, amados de Dios,
y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo.
R/. Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo+, y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.
R/. Amén.

22
6 de enero
EPIFANÍA DEL SEÑOR
Misa de vigilia
Antífona de entrada Cf. Bar 5,5
Álzate, Jerusalén, mira hacia oriente y contempla a tus hijos: reunidos desde donde sale el
sol hasta el ocaso.

Acto penitencial
- Palabra eterna del Padre, por la que todo ha venido a la existencia: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Luz verdadera, que has venido al mundo y a quien el mundo no recibió: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo de Dios, que, hecho carne, has acampado entre nosotros: Señor, ten piedad.
R/ Señor, ten piedad.

Se dice: Gloria.
Oración colecta
Te rogamos, Señor,
Que el esplendor de tu majestad ilumine nuestros corazones,
para que podamos atravesar las tinieblas de este mundo
y lleguemos a la patria de la claridad eterna.
Por nuestro, Señor Jesucristo.
Se dice: Credo.
Oración de los fieles
En este día, en que recordamos la manifestación de Cristo como luz y salvador de las
gentes, pidamos que derrame su gracia sobre todos los hombres.
- Por la santa Iglesia de Dios: para que sea siempre y en todos sus miembros
camino y luz para todos los pueblos. Roguemos al Señor.
- Por los gobernantes: para que en sus decisiones busquen lo que conduce a la paz
y a la justicia. Roguemos al Señor.
- Por los hombres de todas las razas, religiones y culturas: para que, movidos por la
luz de Dios, caminen hacia Cristo, plenitud de la verdad. Roguemos al Señor.
- Por los enfermos y por cuantos luchan y sufren sin esperanza: para que se les
manifieste el amor de Cristo que les conforte en la prueba. Roguemos al Señor.
- Por cuantos trabajan por la extensión del reino de Dios en países de misión: para
que la fuerza y la luz del Espíritu les haga fieles discípulos que den verdadero
testimonio del Evangelio. Roguemos al Señor.

23
- Por todos nosotros: para que la luz de Cristo invada cada momento nuestras vidas
y caminemos seguros hacia la meta de la perfección cristiana. Roguemos al Señor.
Señor y Padre nuestro, que en este día te dignaste revelar a tu Hijo a los gentiles; concede a
los que ya te conocemos por la fe, un aumento de amor a ti y a todos los hermanos. Por
Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Renovados por estos santos alimentos,
suplicamos, Señor, tu misericordia,
para que la estrella de tu salvación
brille siempre en nuestro espíritu
y nuestro tesoro sea poder recordarte.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
El Dios que os llamó de las tinieblas a su luz admirable
derrame abundantemente sus bendiciones sobre vosotros
y afiance vuestros corazones en la fe, la esperanza y la caridad.
R./ Amén.

Y él, a todos vosotros, fieles seguidores de Cristo,


manifestado hoy al mundo como luz en la tiniebla,
os haga testigos de la verdad ante los hermanos.
R./ Amén.

Y así, cuando termine vuestra peregrinación


por este mundo,
lleguéis a encontraros con Cristo, luz de luz,
a quien los Magos, guiados por la estrella,
contemplaron con inmensa alegría.
R./ Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,


Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R./ Amén

24
6 de enero
EPIFANÍA del SEÑOR
SOLEMNIDAD
Misa del día

Elogio del Martirologio


Solemnidad de la Epifanía del Señor, en la que se recuerdan tres manifestaciones del gran
Dios y Señor nuestro Jesucristo: en Belén, Jesús niño, al ser adorado por los magos; en el
Jordán, bautizado por Juan, al ser ungido por el Espíritu Santo y llamado Hijo de Dios Padre;
y en Caná de Galilea, donde manifestó su gloria transformando el agua en vino e unas
bodas.

Antífona de entrada Cf. Mal 3, 1; Crón 29,12


Mirad que llega el Señor que domina, en su mano está el reino y el poder y la fuerza.

Acto penitencial
- Palabra eterna del Padre, por la que todo ha venido a la existencia: Señor, ten
piedad.
R/ Señor, ten piedad.
- Luz verdadera, que has venido al mundo y a quien el mundo no recibió: Cristo, ten
piedad.
R/ Cristo, ten piedad.
- Hijo de Dios, que, hecho carne, has acampado entre nosotros: Señor, ten piedad.
R/ Señor, ten piedad.
Se dice: Gloria.

Oración colecta
Oh, Dios,
que revelaste en este día tu Unigénito
a los pueblos gentiles por medio de una estrella,
concédenos con bondad, a los que ya te conocemos por la fe,
poder contemplar la hermosura infinita de tu gloria.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dice: Credo.

Oración de los fieles


En este día, en que recordamos la manifestación de Cristo como luz y salvador de las
gentes, pidamos que derrame su gracia sobre todos los hombres.
- Por la santa Iglesia de Dios: para que sea siempre y en todos sus miembros
camino y luz para todos los pueblos. Roguemos al Señor.

25
- Por los gobernantes: para que en sus decisiones busquen lo que conduce a la paz
y a la justicia. Roguemos al Señor.
- Por los hombres de todas las razas, religiones y culturas: para que, movidos por la
luz de Dios, caminen hacia Cristo, plenitud de la verdad. Roguemos al Señor.
- Por los enfermos y por cuantos luchan y sufren sin esperanza: para que se les
manifieste el amor de Cristo que les conforte en la prueba. Roguemos al Señor.
- Por cuantos trabajan por la extensión del reino de Dios en países de misión: para
que la fuerza y la luz del Espíritu les haga fieles discípulos que den verdadero
testimonio del Evangelio. Roguemos al Señor.
- Por todos nosotros: para que la luz de Cristo invada cada momento nuestras vidas
y caminemos seguros hacia la meta de la perfección cristiana. Roguemos al Señor.
Señor y Padre nuestro, que en este día te dignaste revelar a tu Hijo a los gentiles; concede a
los que ya te conocemos por la fe, un aumento de amor a ti y a todos los hermanos. Por
Jesucristo nuestro Señor.
Oración después de la comunión
Que tu luz, Señor, nos prepare siempre y en todo lugar,
para que contemplemos con mirada limpia
y recibamos con amor sincero
el misterio del que has querido hacernos partícipes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Bendición solemne
El Dios que os llamó de las tinieblas a su luz admirable
derrame abundantemente sus bendiciones sobre vosotros
y afiance vuestros corazones en la fe, la esperanza y la caridad.
R./ Amén.
Y él, a todos vosotros, fieles seguidores de Cristo,
manifestado hoy al mundo como luz en la tiniebla,
os haga testigos de la verdad ante los hermanos.
R./ Amén.
Y así, cuando termine vuestra peregrinación
por este mundo,
lleguéis a encontraros con Cristo, luz de luz,
a quien los Magos, guiados por la estrella,
contemplaron con inmensa alegría.
R./ Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,


Padre, Hijo + y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R./ Amén
26
Domingo después del 6 de enero
BAUTISMO DEL SEÑOR
FIESTA

Elogio del Martirologio


Fiesta del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo, en el que maravillosamente es
proclamado como Hijo amado de Dios, las aguas son santificadas, el hombre es purificado y
se alegra toda la tierra.
Antífona de entrada Cf. Mt 3, 16-17
Apenas se bautizó el Señor, se abrieron los cielos y el Espíritu se posó sobre él como una
paloma, y se oyó la voz del Padre que decía: <<Este es mi Hijo amado, en quien me
complazco>>.
Se dice: Gloria.
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno,
que en el bautismo de Cristo, en el Jordán,
al enviar sobre él tu Espíritu Santo,
quisiste revelar solemnemente a tu Hijo amado,
concede a tus hijos de adopción,
renacidos del agua y del Espíritu Santo,
perseverar siempre en tu benevolencia.
Por nuestro Señor Jesucristo.
O bien:
Oh, Dios,
cuyo Unigénito se manifestó en la realidad de nuestra carne,
haz que merezcamos ser transformados interiormente
por aquel que hemos conocido
semejante a nosotros en su humanidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dice: Credo.
Oración de los fieles
Oremos a Dios Padre, que en el bautismo nos reconoció como hijos amados suyos.
- Para que todos los bautizados en Cristo, amados y elegidos de Dios, ungidos por el
Espíritu Santo, pasemos, como Cristo, haciendo el bien y curando a los oprimidos
por el mal. Roguemos al Señor.
- Para que los padres cristianos, al presentar a sus hijos para el bautismo, sean
conscientes de su responsabilidad de transmitirles la vivencia de su fe. Roguemos
al Señor.
27
- Para que los niños experimenten el cariño y la alegría, y crezcan de tal manera
como verdadera esperanza del mundo. Roguemos al Señor.
- Para que a los que viven sin una luz que les guíe, nosotros sepamos darles el
gesto, la palabra que les ayude eficazmente. Roguemos al Señor.
- Para que, en nuestros trabajos, quehaceres, obligaciones, cargos, imitemos a
Cristo, que no vino a ser servido, sino a servir. Roguemos al Señor.
Dios, Padre nuestro, en la persona de tu Hijo amado nos has revelado a tu servidor, enviado
tuyo al mundo para liberarnos e iluminarnos; escucha las súplicas de tus hijos. Por
Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Señor, alimentados con estos dones sagrados,
imploramos de tu bondad,
que, escuchando fielmente a tu Unigénito,
de verdad nos llamemos y seamos hijos tuyos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

28