You are on page 1of 2

«Abstinencia digital», clave

para equilibrar la
dependencia de Internet
Un estudio apunta que la tecnología conlleva impaciencia e
hiperestimulación
LA VOZ04 de agosto de 2015. Actualizado a las 05:00 h. 0

AMPLIAR IMAGEN
MIKE SEGAR
0
5
0
0

La maleta tecnológica se ha convertido en un imprescindible del equipaje de las vacaciones. Multitud


de dispositivos se han convertido en compañeros de viaje inseparables y, según algunas
prospecciones, nueve de cada diez españoles no emprenden ruta sin sus aparatos. Sin embargo, hay
estudios que recomiendan aprovechar el descanso para desenchufarse.

Para evitar que el mundo virtual paralelo sea el motor de la vida de muchas personas, un estudio de
la Universidad Internacional de Valencia recomienda períodos de «abstinencia digital», ya que, según
señala, la población española no está preparada para el nivel de «sobreinformación» multimedia que
digiere a diario por el uso masivo de dispositivos electrónicos.

Un trabajo de revisión científica, obra de la coordinadora de Grado de Educación Infantil y experta en


edu-comunicación María Dolores Moreno, defiende, según recoge Efe, la necesidad de humanizar la
conectividad mediada por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y recuperar la
concepción clásica de ocio, familia e interacción personal.

La experta señala como ideas clave que una excesiva dieta tecnológica lleva aparejada una
sobresaturación que puede generar «confusión en la toma de decisiones, disminución de la tolerancia
hacia la frustración y deterioro del juicio».

Para evitarlo, los investigadores proponen buscar un equilibrio entre las interacciones digitales y
presenciales, virtuales y físicas. Para demostrar la presencia creciente que tienen los contenidos
audiovisuales, multimedia y multiplataforma en nuestras vidas, Moreno recopiló estadísticas
actualizadas que ponen en evidencia la necesidad de formar a usuarios mediáticos, críticos y
selectivos.

El colectivo de usuarios de Internet en España alcanza el 71 % de los ciudadano, quienes invierten


una media de 4,4 horas en Internet de las cuales 2,7 horas de conexión se lleva a cabo desde un
dispositivo móvil, señala el estudio. Esto hace que los ciudadanos estén expuestos a una
«sobreinformación» para la que, de forma paradójica, no están preparados. El estudio añade que
estos «riesgos» deben contrarrestarse con un equilibrio entre las interacciones digitales y
presenciales, virtuales y físicas que enriquezcan ambos contextos de comunicación. Esta
sobreexposición a la información obligaría, según se recomienda en el informe, a racionalizar el
consumo tecnológico hasta el punto de «programar períodos de absoluta desconexión».

El exceso de tecnificación y dependencia de Internet provoca impaciencia, hiperestimulación,


superficialidad y una excesiva tendencia a la multitarea, según se desprende del informe, que apunta
a España como uno de los países con mayor actividad audiovisual y virtual. Pese a ello, la alta
actividad tecnológica «no se corresponde con la posesión de los conocimientos y habilidades
mediáticas necesarias». En esta materia los españoles suspenden, puesto que su nivel en materia de
competencia mediática es solo del 23 %, lo que hace necesaria una alfabetización audiovisual desde
el sistema educativo.