You are on page 1of 3

¿CÓMO EL TRABAJO CORAL ES BASE EN LA EDUCACIÓN MUSICAL?

La música y el canto siempre han sido parte del ser humano, ya que en su propio
cuerpo, lleva un instrumento natural que es su propia voz. El sonido y todas las ondas
vibratorias llegan a una persona desde el inicio de su vida cuando este es capaz de sentir y
escuchar: los latidos del corazón de una madre y sus cantos a su bebe en su vientre,
cuando el pequeño nace y empieza a escuchar sonidos diferentes como el canto de su
madre, el ruido de los carros, las canciones de la radio, cuando escucha por primera vez
un instrumento en vivo, etc. El canto se produce al reproducir los sonidos que el niño
puede escuchar, de este modo podemos decir que el canto se origina por imitación. En
este punto un niño no razona si su canto es desafinado, si su volumen es demasiado alto
al punto de gritar, o si realmente cumple con alguna regla musical al cantar. Esta idea nos
lleva a como el niño, ahora alumno, debe llevar una preparación para la buena ejecución
de su instrumento que es la voz. Y como el canto coral puede desarrollar una formación
integral para el ser humano.

“Cantar supone la base de la vivenciación e interiorización musical. Es, por tanto, la base de la
construcción del conocimiento musical y, a su vez, adquiere un importante papel en la dimensión
socio-afectiva y comunicativa del niño y del joven.” (Muñoz Muñoz, 2001)

Durante el desarrollo y aprendizaje del alumno, este debe fomentar la imitación del canto
y conocer una teorización de la música y el canto para su razonamiento. “Que el alumnado
adquiera las herramientas necesarias para una adecuada utilización de un sentido crítico y
estético en la apreciación de la música a la que está expuesto en su vida cotidiana, y así
poder abordar músicas de diferentes estilos, épocas y culturas.” (Izagirre, 2004). La
preparación y la ejecución del canto coral, dota al alumno de diferentes valores y hábitos,
y a la vez desarrolla en si distintas habilidades como la memorización y la socialización. El
alumno evidencia que no todo gira alrededor de él y que cada persona juega un papel,
aunque sea pequeño, importante para cumplir la meta del trabajo coral.
Inconscientemente el alumno llega a transpolar esta habilidad de resolver problemas del
trabajo grupal a los problemas que tiene y que seguirá teniendo durante toda su vida. En
pocas palabras, la disciplina de aprender una forma de arte en sí, nos conduce a una
preparación integral para la vida cotidiana.

“Los diseños curriculares para la educación básica hacen especial hincapié en una correcta
utilización de la voz como recurso expresivo. En concreto, en el área de educación musical
de primaria se contempla como objetivo para dicha etapa, utilizar la voz como
instrumento de representación y comunicación, y contribuir al equilibrio afectivo y la
relación con los otros.” (Educación infantil: diseño curricular base de la Comunidad
Autónoma Vasca, 1992)

El alumno ira recogiendo la necesidad de cantar algo cada vez más complejo, lo cual debe
ser la técnica la que moldee la voz del individuo. Esta necesidad traerá consigo nuevas
experiencias y nuevo conflictos para el alumno el cual no debe quedarse estancado en la
conformidad de sus logros, así la experiencia traerá consigo más desinhibición en el canto
individual y grupal.

Existe también otro lado de la moneda el cual muestra rechazo por parte del alumno a
aprender a cantar, como la clasificación del canto al género femenino. En nuestra
sociedad, es común escuchar a padres y alumnos decir: “para que vas a coro, eso es pa’
viejas” o “canta como niña”. Estas situaciones hacen que el alumno no tenga una
experiencia plena con la música y el canto, pues su mente ya puso una barrera en contra
de la actividad. El buen maestro debe orientar a esos alumnos a la buena experiencia,
propiciando un ambiente de enseñanza adecuado para ellos. En pocas palabras la
mentalidad machista es enemiga de las artes.

Otro aspecto importante que se debe mencionar aparte del conocimiento, es el grado al
que se enseña, los conocimientos deben ser al nivel que el alumno requiera, así como
todo factor que no beneficie el desarrollo adecuado del alumno: cambio de voz en
adolescentes, enfermedades de la faringe, problemas de dicción o del lenguaje, mala
clasificación de la voz, etc.

Ya habiendo comentado todos estos puntos, se puede concluir que la voz y el canto son
indispensables en el ser humano para el desarrollo musical e integral de los alumnos. Que
la ejecución coral favorece la educación musical y esta desarrolla hábitos, valores y
habilidades en el alumno, y que al solucionar problemas de esta índole puede llegar a
resolver problemas que enfrentara en la vida cotidiana. En si la educación musical es
primordial para que el ser humano sea un hombre íntegro y el trabajo coral es la mejor
herramienta para su éxito.

IMIR IDAN BALDERAS LEAL 8° LEA.


Bibliografía
Educación infantil: diseño curricular base de la Comunidad Autónoma Vasca. (1992). Servicio
Central de Publicaciones del Gobierno Vasco.

Izagirre, A. C. (2004). La actividad de cantar en la escuela: una práctica en desuso. Revista de


Psicodidactica(17), 76.

Muñoz Muñoz, J. R. (2001). La voz y el canto en la educación infantil. Eufonía.