You are on page 1of 19

Estudios Internacionales 180 (2015) - ISSN 0716-0240 • 47-65

Instituto de Estudios Internacionales - Universidad de Chile

Hacia una perspectiva constructivista y crítica del


análisis de política exterior

Foreign policy analysis:


a constructivistic and critical approach

Gonzalo Álvarez Fuentes *1

Resumen

En el siguiente artículo se discuten las corrientes teóricas de las relaciones


internacionales junto al Análisis de Política Exterior. Se sostiene que
para la comprensión del comportamiento de los estados en materia in-
ternacional, es necesario realizar estudios que vayan más allá del análisis
separado de los factores externos-internos e intereses objetivos-subjetivos
que explican su accionar. Para ello, se propone una aproximación a la
política exterior que incorpora las teorías constructivistas y críticas de
las relaciones internacionales, como forma de obtener una visión amplia
pero parsimoniosa del comportamiento externo del Estado.

Palabras clave: Teoría de las relaciones internacionales – Análisis de


política exterior – constructivismo – aproximación crítica

*
Académico Escuela de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales e Historia, Univer-
sidad Diego Portales. gonzalo.alvarezf@mail.udp.cl Recibido el 05/08/2014 aceptado el
26/01/2015.
47
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

Abstract

The following article discusses theoretical approaches of international


relations together with foreign policy analysis. To understand a state’s
international behavior, we argue that studies should go beyond the
separate analysis of domestic-external factors and objective-subjective
interests that explain its foreign action. For this, we propose a foreign
policy approach that includes the critical and constructive theories of
international relations as a means of obtaining a wide but parsimonious
view of the states international behavior.

Keywords: International Relations Theory – Foreign Policy Analysis


– Constructivism – Critical Approach

48
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

Introducción combinada con el APE, justificando la


necesidad de establecer vínculos entre
Desde las relaciones internacionales, las dimensiones externas e internas y
diversas perspectivas teóricas pueden objetivas y subjetivas, para entender el
ayudarnos a entender el comporta- comportamiento de los Estados en las
miento de los Estados. Algunas se condiciones actuales. Luego se analiza
concentran en las variables externas el APE más allá de su dimensión inicial
que afectan el comportamiento de es- –esencialmente circunscrita a factores
tos, mientras que otras atribuyen a las institucionales e internos–, explicando
condiciones internas un mayor poder las nuevas aproximaciones que conside-
explicativo. Sin embargo, el análisis ran los diversos factores que afectan las
teórico actual tiende a combinar ambas decisiones del Estado. Posteriormente,
dimensiones, donde la primacía de una se explica el aporte de las corrientes
u otra variable dependerá de elementos constructivistas y críticas, tanto a la
como el contexto en que se desenvuelva teoría de las relaciones internacionales
o el área en que el Estado debe adop- en general como su relación con el APE
tar una decisión. Paralelamente, el en particular. Finalmente, se propone
comportamiento estatal, para algunas una perspectiva constructivista y crítica
aproximaciones, puede estar signado de la política exterior, como una forma
principalmente por cuestiones objeti- de explicar cómo los factores externos
vas, mientras que para otras, también e internos determinan el accionar inter-
responderá a cuestiones subjetivas. nacional del Estado.
La tradición teórica del Análisis de
Política Exterior (APE) apunta precisa-
mente en dicha dirección, a determinar Teoría de las relaciones
los distintos elementos que pueden internacionales y política
afectar la política externa del Estado. exterior
Si bien en un primer momento el APE
propendió a centrarse en los aspectos Las distintas aproximaciones teó-
internos para entender las relaciones ricas de las relaciones internacionales
internacionales, en la actualidad estos buscan explicar a qué responde el
estudios consideran los diversos su- comportamiento estatal, si a factores
puestos de la teoría de las relaciones externos, internos, o a una combina-
internacionales, intentando conciliarlos ción de ambos, además de si dicho
para comprender la complejidad de fe- comportamiento obedece a cuestiones
nómenos que afectan el accionar estatal objetivo-racionales (obtención de
internacional. ganancias) o subjetivo-ideacionales
En este artículo se discuten breve- (valores compartidos).
mente algunos supuestos teóricos de Un primer supuesto teórico, de
las relaciones internacionales de forma carácter racionalista, advierte que las

49
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

condiciones estructurales del sistema establezcan instituciones que la faciliten


mundial han propiciado el estrecha- (Keohane, 2001).
miento de vínculos internacionales Un segundo supuesto pone el acento
entre los países, debido al desarrollo de en las condiciones nacional-institucio-
procesos de creciente interdependencia nales que explican el comportamiento
económica y cambios favorables para la estatal cooperativo o conflictivo. Bajo
cooperación en las condiciones políticas esta perspectiva, la convergencia de
internacionales. En este escenario, los sistemas políticos –particularmente
estados buscarán cooperar con otros, en de carácter democrático- sería un
la medida que esto les permita obtener factor determinante en el desarrollo
ganancias a partir de su participación de prácticas comunes y construcción
en la política internacional. de normas consensuadas entre actores
En esta línea de análisis encontra- internacionales. En este ámbito, el
mos dos grandes perspectivas. Por un institucionalismo neoliberal, además
lado, el neorrealismo (Waltz, 1978) de los factores estructurales antes
advierte que la estructura internacional mencionados, también incluye los fac-
o las condiciones sistémicas determinan tores nacionales como centrales para
el accionar de las unidades (estados), entender la cooperación, es decir, los
quienes a la vez buscarán aumentar grupos o individuos que participan en
sus beneficios aunque en un marco la definición de políticas, pueden influir
de constreñimientos estructurales; las en el nivel interno, además de articular
alianzas o acuerdos serían constitui- coaliciones y redes con sus contrapartes
dos por los Estados como una forma foráneas para incidir en los procesos
de resguardar sus intereses nacionales, internacionales (Keohane y Nye, 1988).
mantener la seguridad, satisfacer las De la misma forma –aunque con mayor
demandas económicas de sectores po- centralidad en los factores internos-,
líticamente relevantes y potenciar su la escuela proveniente de la tradición
prestigio internacional (Sanders, 2001: liberal del APE o teorías decisionales
620-621). Por otro lado, el neolibera- (Snyder, 1962; Hazleton, 1987), con-
lismo institucional (Keohane, 1988; centran su interés en los elementos
Keohane y Nye, 1988) señala que la internas para entender los procesos
creciente interdependencia obliga a los externos, entendiendo las decisiones y
Estados a buscar arreglos internaciona- las relaciones externas de los Estados
les a fin de alcanzar beneficios mutuos, como el resultado de procesos político-
donde la cooperación será más factible institucionales.
entre actores que posean propósitos Estas teorías resultan útiles para
comunes; sin embargo, si las élites del explicar las relaciones entre distintos
Estado no prevén que la cooperación actores internacionales, considerando
traerá beneficios para sus intereses, no las cuestiones nacionales como determi-
se espera que surja la cooperación ni se nantes del comportamiento conflictivo

50
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

o cooperativo de la política exterior. Sin y las instituciones funcionales a sus


embargo, las aproximaciones clásicas intereses, asumiendo y llevando a la
del APE descuidan cómo los factores práctica ideas externas; no obstante,
externos influencian las políticas exte- señalan que los países subordinados
riores, cómo estas se pueden ver afecta- pueden desarrollar sus propias cons-
das por los relacionamientos con otros trucciones materiales (instituciones) e
actores internacionales, además de inmateriales (ideas) de modo de generar
que tienden a centrarse en los aspectos una contra-hegemonía.
institucionales de forma aislada de la En definitiva, los distintos supuestos
política (Gourevitch, 1978). de las relaciones internacionales son ne-
Como complemento, y a la vez cesarios para comprender el comporta-
contraparte de las corrientes teóricas miento de los estados y si este accionar
anteriores, un tercer supuesto –reflec- es determinado por factores internos o
tivista– se refiere a la convergencia o externos, ya sean de carácter objetivo-
divergencia en torno a determinadas racional o subjetivo-ideacional. Sin
ideas que impactan en la definición de embargo, si se analizan por separado,
los intereses y en el relacionamiento no son suficientes para responder cuál
entre los actores internacionales. de estos factores es más o menos ex-
Por una parte, teorías como el cons- plicativo de una realidad internacional
tructivismo (Wendt, 1995; Hopf, 1998), caracterizada por una multiplicidad de
sugieren que si bien los cálculos racio- variables. Por ejemplo: ¿Cómo explicar
nales que realizan los actores pueden que estados con intereses convergentes
promover o impedir la cooperación, es –que puedan beneficiarse mutuamente
preciso observar el proceso contiguo a de una relación cooperativa– tiendan
esta: el relacionamiento formal (a través al conflicto? Por un lado, una respuesta
de un conjunto de normas) e informal centrada en los factores internos podría
(socialización mutua, conocimiento argumentar que son los procesos políti-
compartido) entre los actores en diver- cos internos (ej., grupos de interés), los
sos espacios de encuentro internacional. que impiden a los decisores de política
Por otra parte, los estudios internacio- externa generar acuerdos con otros es-
nales provenientes de la teoría crítica tados, en este caso, que poseen intereses
(Cox, 1983; Linklater, 1986) señalan comunes. Sin embargo, paralelamente,
que si bien los Estados más débiles se aquellos que se concentran en los fac-
subordinan a la estructura hegemónica tores externos, argumentarán que es
mundial, esto no es exclusivamente a la estructura del sistema internacional
causa de los constreñimientos econó- la que determinará la decisión de un
micos, sino que las élites de los países Estado, el cual indistintamente de la
en desarrollo pueden ser cooptadas convergencia política que pueda tener
mediante incentivos materiales e in- con otro, buscará relacionarse con
materiales por los actores hegemónicos aquellos actores con los cuales pueda

51
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

obtener una mayor ganancia. Por otro estudios sobre política exterior conside-
lado, las teorías de las relaciones inter- ran la estructura interna como variable
nacionales –por separado– tampoco explicativa, cabe preguntarse hasta qué
podrán determinar con precisión si la punto esta estructura se deriva de las
falta de un comportamiento coopera- exigencias del sistema internacional,
tivo responderá exclusivamente a una por ejemplo, a través de la influencia
cuestión objetiva o subjetiva, es decir, que ejerce la interdependencia compleja
si se considera que existen intereses en el plano interno, a nivel de institu-
convergentes (ganancias) e igualmente ciones gubernamentales, actores del
no existe cooperación, es posible que gobierno, privados, y en general a la
sean elementos subjetivos los que im- compleja red de interacciones políticas
piden el acercamiento. De ahí que se existentes. Gourevitch sostiene que los
hace necesario combinar teorías, con el estudiosos de la política exterior tratan
objeto de clarificar a qué responden los con demasiada frecuencia la estructura
Estados, a elementos internos, externos, interna como variable independiente,
de carácter subjetivo u objetivo. En este soslayando que esta y el sistema in-
sentido, el APE, complementariamente ternacional son partes de un sistema
con las teorías reflexivas de las relacio- interactivo. Los Estados no persiguen
nes internacionales, ayuda a entender una política «ideal», sino que buscan
de mejor manera el comportamiento llevar a cabo sus preferencias en un
estatal internacional. marco de constreñimientos, de una
interdependencia política que impone
ataduras al comportamiento de los
El análisis de política Estados (Moravcsik, 1997).
exterior más allá de lo Varios estudiosos de la política ex-
interno-institucional terior han intentado conciliar el ámbito
nacional con el internacional (Putnam,
El análisis de política exterior ha 1988; Milner, 1997; Rosenau, 2001),
seguido una larga línea de investigación abriendo líneas de análisis y opcio-
que paulatinamente ha incorporado nes metodológicas para abordar los
nuevos elementos en sus estudios, en la actuales procesos de política exterior,
medida que las condiciones nacionales signados por influencias tanto internas
e internacionales en que han ido cam- como externas. Uno de los trabajos
biando. A modo de esquematización, más significativos es el de Robert Put-
estos elementos pueden categorizarse nam (1988), quien considera que los
en tres dimensiones. objetivos nacionales pueden estar cons-
La primera dimensión se refiere a la treñidos por el contexto internacional,
interacción entre lo interno y lo inter- determinando lo interno, o bien, desde
nacional. En términos generales, como lo interno se intentará influir el contex-
plantea Gourevitch (1978), si bien los to internacional para alcanzar los fines

52
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

propios del Estado o de los grupos que 2001). El cruce entre los factores exter-
influencian su accionar. Para entender nos e internos que afectan la política
entonces la actuación de los estados es internacional está creando un espacio
necesario tomar en consideración dos denominado por Rosenau (2001)
niveles de análisis. Por un lado, en el como «frontera», donde ambas esferas
nivel interno, los grupos internos per- convergen y en el cual resulta difícil
siguen sus propios intereses e intentan diferenciar qué elementos priman en la
determinar las políticas de gobierno, consecución o fracaso de los acuerdos
a la vez que los decisores de política entre actores internacionales.
buscan mantener el poder, por lo cual A pesar de esta dificultad, y las
establecen coaliciones con estos grupos. presiones del sistema internacional,
Por otro lado, en el nivel externo, los igualmente los gobiernos poseen cierto
estados buscarán maximizar sus inte- margen de maniobra para responder
reses para responder a las demandas a las demandas externas, pudiendo
internas, aunque sin dejar de lado la elegir entre distintas posibilidades y
cooperación con actores externos para estrategias, por lo cual todavía se hace
obtener beneficios. De esta manera, necesario analizar la política interna
ambos niveles interactúan y se determi- (Gourevitch, 1978), pero en relación
nan el uno a otro, donde los gobiernos con el medio internacional y las dis-
buscarán que lo negociado en la esfera tintas interacciones en el medio local.
internacional sea ratificado en el orden Como sostiene Foyle (2003: 168), con
interno; y a su vez, lo negociado en el el incremento de la globalización, el
plano interno pueda ser llevado a cabo análisis de política exterior deberá ser
por los negociadores en el ámbito in- capaz de explicar las interacciones entre
ternacional (Putnam, 1988). De similar lo interno, lo internacional y los niveles
forma, pero con un mayor énfasis en individuales de análisis.
el rol de los grupos de interés, Milner La segunda dimensión se enfoca al
(1997) argumenta que estos influyen en objeto de estudio. Tradicionalmente
el gobierno mediante presiones para el el análisis de la política exterior se
logro de sus objetivos, aunque también ha centrado en cuestiones institucio-
entregando información a los legislado- nales: «gran parte de la literatura es
res respecto de las materias negociadas ‘apolítica»’, acentúa las características
con actores externos. estructurales de los regímenes internos
Entender la política exterior desde que constriñen las políticas, sin tener en
dos niveles de análisis se hace más pre- cuenta ni el contenido de los intereses
sente en la medida que la expansión que persiguen sus objetivos a través de
de la globalización, las nuevas tecno- las políticas públicas, ni la orientación
logías, normas internacionales, entre política de las personas que controlan
otros factores, chocan con dinámicas la maquinaria del Estado» (Gourevitch,
locales igualmente poderosas (Rosenau, 1978: 882). En este sentido, el autor

53
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

propone que para entender la política además de verse reorientada por las va-
exterior, además del tipo de régimen y riaciones en la estructura internacional
estructura institucional para la toma (Hermann, 1990). De acuerdo a esta
de decisiones, es necesario analizar el línea de análisis, la política exterior se
patrón de coalición, es decir, el tipo y complejiza en la medida que interac-
composición de las élites dominantes y túan diversos grupos que responden a
sus relaciones, lo que requiere investigar distintos intereses, motivaciones y que
cómo determinados intereses de grupo podrán actuar de manera diversa ante
son capaces de conseguir sus objetivos los cambios tanto internos como exter-
a través de las instituciones. nos. Dentro de esta diversidad, no todos
Esta línea de investigación ha segui- los individuos y grupos actuarán de la
do un importante desarrollo en el APE. misma forma y de manera racional.
Para Moravcsik (1997), en la tradición Como sostienen Hudson y Vore (1995),
liberal, los principales actores en la po- los actores implicados en las decisiones
lítica internacional son los individuos de política exterior muchas veces no
y grupos privados, quienes actúan ra- son capaces de manejar más de dos o
cionalmente para alcanzar su bienestar tres alternativas de decisión al mismo
material e ideal. En este sentido, los tiempo; cada situación –y por tanto
Estados u otras instituciones políticas posterior toma de decisión-, puede ser
–que representan a un subconjunto de interpretada de numerosas maneras de-
la sociedad-, actuarán sobre la base de pendiendo de los precedentes históricos
los intereses de los decisores de política, usados, la personalidad, experiencia de
definiendo las preferencias del Estado los individuos, su predisposición social
y actuando intencionalmente en las y cultural, entre otros elementos, que
políticas mundiales. Coincidentemente pueden socavar la organización racio-
con Gourevitch (1978), el Estado es una nal de los costos y beneficios esperados
institución representativa, constante- (Hudson y Vore, 1995: 210-211).
mente sujeta a la captura y recaptura, Lo anterior, puede afectar la po-
construcción y reconstrucción por parte lítica exterior y su desenvolvimiento
de coaliciones de actores sociales, quie- en cuanto a la interacción con otros
nes intentarán influir las políticas de go- actores internacionales. Como afirma
bierno para que estas sean consistentes Moravcsik (1997), cuestiones tales
con sus preferencias (Moravcsik, 1997: como las percepciones que tenga un
517-518). Las preferencias del Estado determinado grupo sobre las fronteras
entonces, pueden ser alteradas por las de un Estado, podrían promover el
presiones sociales (Moravcsik, 1997). conflicto; mientras que las creencias
En base a lo anterior, es necesario complementarias podrían promover la
adicionar que la política exterior puede armonía y la cooperación. En otras pa-
verse alterada en función de los cambios labras, los grupos dominantes intentan
en la estructura política y social interna, llevar a cabo sus preferencias a través

54
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

de la acción estatal, pero estas pueden estrechamente relacionado con la pers-


estar en conflicto con las preferencias de pectiva constructivista, señalando que
los grupos dominantes de otros países, la política exterior tiene sus orígenes en
generando tensión en las relaciones in- poderosas ideas y creencias. Es decir,
terestatales; el conflicto entonces puede existe un vínculo entre las estructuras
ser producto de la acción de determina- sociales y los agentes que participan
dos grupos que buscan alterar el statu de las decisiones (Kaarbo, 2003: 162),
quo (Moravcsik, 1997). lo cual afecta o incluso determina la
El objeto de estudio del APE consi- política exterior. El trabajo de Foyle
dera que los actores políticos relevantes (2003) puede ser orientativo en este
podrán tomar una determinada deci- sentido; para él los futuros estudios
sión en función del proceso político en de política exterior pueden ayudarnos
el que se desenvuelven, considerando a entender, por ejemplo, por qué los
las interacciones con el medio externo políticos prestan atención a la opinión
y con grupos internos, lo cual no nece- pública, si es por la necesidad práctica
sariamente significa un cambio en la po- de ganar elecciones, o si tiene que ver
lítica exterior sino que solamente puede con un proceso más amplio a nivel
reflejar una opción distinta. Con todo, ideacional o normativo.
las distintas preferencias, individuales o Una vía para determinar estos
grupales, podrán alterar la racionalidad cuestionamientos es la planteada por
de la decisión y el resultado esperado Garrison (2003), quien argumenta que
de las decisiones de política exterior de los estudios de política exterior debie-
los Estados. sen incorporar las dinámicas de grupo y
Producto de los puntos anteriores, cómo estas pueden influenciar las elec-
una tercera dimensión se relaciona con ciones de política. Esto incluye analizar
la necesidad epistemológica y práctica las interacciones entre los miembros del
de incluir nuevas perspectivas teóricas grupo; el nivel de apertura y jerarquía
en el APE, sin renegar de los aportes dentro del grupo; y rol que juega el
más tradicionales de este tipo de in- líder (Garrison, 2013: 182). Pese a que
vestigaciones. Para Kaarbo (2003) la el autor señala que este tipo de análisis
nueva agenda de investigación de la posibilitaría entender por qué se elige
política exterior se debiese configurar determinada opción de política, para-
en función de los temas identitarios que lelamente advierte que estos estudios
afectan al Estado, para lo cual es nece- se encuentran en una etapa primaria
sario incorporar dimensiones socioló- de desarrollo, no existiendo un modelo
gicas o psicológicas en el estudio de la coherente o paradigma establecido.
toma de decisiones, combinándolo con En esta misma dimensión, aunque
análisis más tradicionales de política de forma más específica, Breuning
exterior. Efectivamente, para esta auto- (2013) muestra cómo los tomadores
ra el APE ha dado un giro ideacional, de decisiones en posiciones clave (gate-

55
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

keepers) son importantes para explicar interno. El análisis de política exterior


el cambio de la política exterior, consi- ha recogido estos nuevos elementos,
derando que estos actores seleccionan ampliando su agenda de investigación
determinadas normas internacionales (que se caracterizó tradicionalmente
y poseen tanto la capacidad de trasla- por su carácter institucionalista y
darlas hacia el plano interno como de racional), incorporando dimensiones
establecer coaliciones con otros acto- subjetivas asociadas a teorías como,
res políticos relevantes. Sin embargo, por ejemplo, el constructivismo. No
también sostiene que las explicaciones obstante, también es preciso incorporar
centradas en los actores por sí solos no las cuestiones estructurales y materiales
son suficientes, por lo cual es preciso que afectan la política exterior y a los
atender al proceso político en el que actores que participan en ella.
se desarrolla la toma de decisiones, lo
cual incluye un análisis de las circuns-
tancias internas e internacionales. De El aporte constructivista
esta misma forma, Alons (2007) pro- al APE
pone seguir la línea que considera la
existencia de una interacción recíproca Para los constructivistas, en primer
entre los niveles interno y externo (en la lugar, el ambiente en que los estados se
lógica propuesta por Putnam), donde la desenvuelven es tanto social e ideacio-
toma de decisión será el resultado de la nal como material, es decir, actores y
evaluación de las diversas alternativas estructuras se constituyen mutuamen-
disponibles. te (Onuf, 1989; Adler y Haas, 1992;
Como se advierte, la nueva agenda Wendt, 1995; Hopf, 1998; Holsti,
incluye cuestiones de carácter interno, 2004). Segundo, las ideas y normas
no meramente institucionales sino que moldean los intereses materiales (Hols-
ideacionales e identitarios, así como ti, 2004). La identidad de un Estado
también relacionales y coalicionales. implica cuáles son sus preferencias y
En la actualidad la política exterior consecuentes acciones. Un Estado en-
se ve influida por cuestiones externas, tiende a otros de acuerdo a la identidad
internas y por el relacionamiento entre que les atribuye a estos (Wendt, 1995),
ambas esferas. Además, es preciso con- mientras que simultáneamente repro-
siderar que estas influencias pueden ser duce su propia identidad, por lo que
de carácter material-institucional o in- para la comprensión de las relaciones
material-ideacional, se relacionan tanto entre estados es preciso comprender la
con las instituciones políticas, las coa- relación intersubjetiva existente entre
liciones, las preferencias de los actores, ellos (Hopf, 1998). Además, el cons-
los cambios en dichas preferencias y su tructivismo asume que la identidad de
relación con el medio externo, que a su los Estados es variable; esta dependerá
vez, ejerce constreñimientos en el plano del contexto histórico, cultural, político

56
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

y social (Hopf, 1998). Las acciones del institucionalización y autorización, las


Estado en política exterior son constre- cuales son constitutivas o influencian la
ñidas y empoderadas por las prácticas política estatal y que tiene efectos sobre
sociales prevalecientes a nivel interno la identidad del Estado en el exterior
e internacional (Hopf, 1998). Por lo (Hopf, 1998: 195). Una de las vías
anterior, a diferencia de otros enfoques de influencia, que ha logrado mayor
en relaciones internacionales, princi- notoriedad en la agenda constructi-
palmente aquellos provenientes de la vista, es a través de las denominadas
tradición realista, para el constructivis- «comunidades epistémicas» o redes
mo cada fenómeno a estudiar debe ser de profesionales con experticia en un
contextualizado (Hopf, 1998). determinado ámbito (Haas, 1992).
Bajo estas premisas generales, el Bajo esta lógica, la política exterior
constructivismo nos ayudará a com- es vista como un proceso influido por
prender de forma más holística la polí- las innovaciones intelectuales que las
tica exterior y el relacionamiento entre comunidades epistémicas (insertas en
los actores internacionales. Además, la las organizaciones internas e interna-
agenda de investigación constructivista cionales) ayudan a producir y que son
incluye tanto elementos de la tradición seleccionadas por procesos políticos,
realista como de la tradición liberal, convirtiéndose en la base de nuevos
entre los que se cuenta el balance de o transformados intereses nacionales
amenaza, el dilema de seguridad, la (Adler y Haas, 1992).
cooperación neoliberal o la paz demo- b) Respecto del relacionamiento en-
crática (Hopf, 1998). No obstante, los tre actores internacionales, tal como el
complementa con factores centrados en realismo, el constructivismo considera
las identidades y en la subjetividad en en su agenda de investigación elemen-
general, lo cual será de utilidad para: tos como la percepción de amenaza o
a) la comprensión de las motivaciones el dilema de seguridad. Sin embargo, a
de los actores para tomar determina- diferencia del primero, los constructi-
das decisiones de política exterior y, vistas consideran que el poder material
b) ayudar a entender por qué existen (capacidad militar de un Estado) no
mayores o menores niveles de ideas e es necesariamente explicativo de una
intereses compartidos entre diversos situación de amenaza o el estable-
actores internacionales. cimiento de alianzas; lo importante
a) En cuanto a cómo se genera la para esta teoría son las percepciones,
política exterior, el constructivismo identidades y los significados que los
afirma que la identidad del Estado actores internacionales le otorgan a
es producto de las prácticas sociales las acciones. Como ejemplifica Hopf
(Hopf, 1998). Dentro del Estado existen (1998), las capacidades nucleares de la
áreas de prácticas culturales lo suficien- Unión Soviética poseían un significado
temente empoderadas a través de la radicalmente distinto para el Reino

57
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

Unido que las capacidades nucleares de identidades han sido reproducidas por
Francia. El dilema de seguridad, para las prácticas sociales y se ha desarrolla-
los constructivistas, es una estructura do un entendimiento entre los actores,
social compuesta de entendimientos las instituciones perduran en el tiempo
intersubjetivos en que los Estados son (Hopf, 1998).
tan desconfiados entre sí que pueden La noción de «paz democrática»
suponer los peores escenarios sobre las también es problematizada por el cons-
intenciones del otro, y como resultado, tructivismo. Este concepto clave en las
definen sus intereses en términos de au- relaciones internacionales supone que
toayuda (Wendt, 1995: 8). El caso con- las democracias no hacen la guerra
trario corresponde a una comunidad de entre sí, fundamentalmente por coin-
seguridad, la cual está compuesta por cidencias institucionales, ideológicas
conocimiento compartido y en que los y la interdependencia internacional.
Estados confían el uno al otro para A diferencia de otros enfoques, el
resolver sus disputas sin la necesidad constructivismo observa la paz demo-
de guerra (Wendt, 1995: 8). crática como socialmente construida,
Otro elemento que considera el señalando que las naciones no conflic-
constructivismo, y que en este caso túan de manera violenta ya que poseen
comparte con el institucionalismo creencias compartidas, entendimientos
neoliberal, es que la cooperación es mutuos, intersubjetividades, que ade-
posible bajo un contexto de anarquía más son respaldadas por prácticas y
(Hopf, 1998). Sin embargo, difiere en normas internacionales (Adler, 1997;
varios elementos. Para los neoliberales, Hopf, 1998; Risse-Kappen, 1995). La
cuando los Estados no pueden alcanzar mayor amplitud otorgada por el cons-
acuerdos, se debe principalmente a la tructivismo a este concepto, inclusive,
incertidumbre, para lo cual proponen permite entender la existencia de una
una serie de mecanismos –institucio- «paz autoritaria» u otras formas de
nales- que faciliten la cooperación. Si entendimiento internacional a través de
bien los constructivistas consideran identidades y entendimientos comunes
estos instrumentos como importantes, (Hopf, 1998).
estiman que es prioritaria la identidad, Como interrelación de ambos pun-
la cual es suficiente para proveer la in- tos, se puede establecer que el cons-
formación necesaria sobre las acciones tructivismo, al poner el acento en la
que puede tomar un Estado en determi- noción de identidad, confiere al Estado
nados ámbitos (Hopf, 1998). En cuanto y sus relaciones una aproximación más
a la persistencia de los acuerdos e ins- amplia que las corrientes realistas y
tituciones, los neoliberales argumentan liberales, para quienes los actores inter-
que estas sobreviven mientras existan nacionales actúan siempre de manera
incentivos para mantenerlas; desde el racional. El constructivismo no niega la
constructivismo se afirma que si las racionalidad de los actores sino que in-

58
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

tenta ir más allá a fin de determinar qué Adler y Haas (1992), el constructivismo
existe detrás de los intereses, explicando complementa lo que las aproximacio-
desde dónde provienen (Adler y Haas, nes racionalistas dan por sentado, anali-
1992). Esto permite entender cómo un zando las interacciones entre lo interno
mismo Estado puede ser varios actores y lo internacional, no solo en términos
en la política internacional, por lo que de interés material, sino que también
deberíamos esperar diferentes patrones entre diferentes entendimientos epis-
de comportamiento a través de grupos témicos y prácticas que se relacionan
de Estados con diferentes identidades e con los agentes políticos. Es decir, que
intereses (Hopf, 1998). la política exterior, su formación y el
Lo anterior está relacionado di- relacionamiento entre actores interna-
rectamente con la esencia del APE, es cionales dependerán de identidades,
decir, con el análisis de los factores intersubjetividades e intereses que no
que determinan el comportamiento del son necesariamente dados, sino que
Estado y la formación de sus intereses. están constituidos por una serie de in-
En este sentido, Wendt (1999) destaca teracciones internacionales y internas
que los supuestos constructivistas sub- del tipo material e ideacional.
yacen a la tradición fenomenológica Sin embargo, a pesar de las ventajas
en el estudio de la política exterior. En que supone el constructivismo para un
efecto, ya en su trabajo clásico sobre análisis más en profundidad de la polí-
política exterior, Snyder, Bruck y Sapin tica exterior, también presenta algunas
(1962) proponían que los intereses dificultades. La principal se refiere a
son constituidos por ideas y no como la «ausencia de una teoría causal de
algo objetivamente dado; más tarde la identidad» (Hopf, 1998); cómo se
De Rivera (1968) observaría cómo forma la identidad, cuándo se está en
los distintos grupos pueden construir presencia de identidades compartidas o
realidades, lo mismo que Janis (1982) por qué pese a existir identidades com-
al mostrar cómo lo agentes sociales partidas la cooperación fracasa, son
colectivos construyen la realidad social algunas interrogantes que dificultan el
(ver: Houghton, 2007). análisis constructivista. La forma de re-
El constructivismo puede conside- solver este dilema ha sido combinando
rarse, entonces, como una teoría que los estudios constructivistas con otras
complementa y enriquece el análisis disciplinas o con diferentes teorías de
de política exterior, ya que asume las relaciones internacionales. Como
cuestiones como el interés racional de afirma Hopf (1998), el constructivismo
los actores, pero los problematiza; se en sí mismo es producto de la lingüística
encarga también de aspectos estructu- estructural, teoría política posmoderna,
rales, tales como las influencias externas estudios culturales, entre otros, por
o sistémicas en la determinación de las lo que genera colaboración con otras
preferencias nacionales. Como afirman disciplinas dentro y fuera de la ciencia

59
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

política, siendo los más cercanos los las perspectivas críticas no separan los
estudios sobre socialización, cultura hechos de los valores ni analizan por
política y psicología social. Otra forma separado sujeto y objeto (Devetak,
de solucionar el problema de la deter- 2005). Esto permite que, al igual que
minación de la identidad, es combinar los constructivistas, los críticos re-
el constructivismo con otras teorías flexionen sobre la mutua constitución
críticas que sí poseen una explicación entre actores y estructuras. Sin embar-
causal para entender la identidad. go, se diferencian de los primeros en
que buscan entender el origen de la
identidad (Hopf, 1998). Además, los
El aporte de la teoría críticos intentan proponer soluciones a
crítica al APE las condiciones de hegemonía que pre-
valecen en el ámbito de las relaciones
Esta perspectiva teórica, para el internacionales.
estudio de las relaciones internacio- Uno de los puntos de partida de la
nales, puede dividirse en dos grupos: teoría crítica es el análisis de la noción
la corriente crítica propiamente tal, de hegemonía propuesta por Antonio
proveniente de la Escuela de Frankfurt, Gramsci. Basado en este autor, Robert
basada principalmente en el trabajo Cox (1983) señala que las ideas y las
de Jürgen Habermas; y la corriente condiciones materiales están siempre
neo-gramsciana, desarrollada principal- ligadas, se influencian mutuamente, y
mente por Robert Cox. La línea seguida deben ser entendidas en base a las re-
por este último será analizada ya que laciones sociales y los medios físicos de
presenta un mayor énfasis en la deter- producción. En este sentido, la política
minación de la identidad de los estados. exterior de los países puede entenderse
Anteriormente se ha señalado que desde una perspectiva estructural, tanto
uno de los problemas principales del en las influencias internas como en las
constructivismo es su dificultad para internacionales, sin embargo, en dicha
determinar las causales de la identidad. estructura interactúan capacidades
También se han mostrado las venta- materiales, ideas e instituciones, la
jas y desventajas de las perspectivas afectación de una por sobre la otra
estructurales e institucionales en la –o de manera recíproca- dependerá de
determinación de la política exterior. cada caso en forma particular (Cox,
En este sentido, la teoría crítica aparece 1981). Reforzando este argumento,
como una forma de ayudar a entender para Devetak (2005) la teoría crítica
de mejor manera aquellos aspectos no explica cómo actores individuales y es-
resueltos por las mencionadas aproxi- tructuras emergen y son condicionadas
maciones teóricas. por la historia, lo cual implica que las
A diferencia de las corrientes positi- relaciones internacionales estarán so-
vistas que analizan la política exterior, cialmente determinadas por las fuerzas

60
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

sociales dominantes. Esto marca una mientras que los poderes pequeños
gran diferencia con el estructuralismo tienen menos autonomía, por lo que
neorrealista, donde la hegemonía está sus políticas están subordinadas o son
basada en la distribución del poder penetradas por las naciones podero-
dentro del sistema; para la perspectiva sas (Cox, 1983). En cuanto al plano
gramsciana, la hegemonía, en un siste- interno, Cox (1983) apunta que la
ma capitalista, se entiende a través de hegemonía incide de manera pasiva
la relación entre clases (Neufeld, 1995). en los países periféricos, es decir, que
La hegemonía se manifiesta de estos intentan adoptar algunos aspectos
manera dinámica y recíproca en el culturales y económicos del modelo he-
plano interno e internacional. Para Cox gemónico pero sin perturbar las viejas
(1983) los cambios en las relaciones de estructuras de poder, por lo que son
poder internacional pueden ser traza- menos capaces de adoptar sus modelos
dos como cambios fundamentales en las políticos.
relaciones sociales. Siendo el mundo un A estas formas de penetración, se
espacio interactivo de fuerzas sociales, adiciona que la hegemonía mundial se
los Estados responderán tanto a la expresa en normas universales, insti-
estructura global como a las configura- tuciones y mecanismos que establecen
ciones locales de fuerzas sociales (Cox, reglas generales de comportamiento
1981). Por ejemplo, en el caso de los para los Estados y la sociedad civil que
estados centrales, la hegemonía en el actúa a través de las fronteras (Cox,
nivel internacional posee su paralelo 1983: 62). Mediante los organismos
en el nivel interno, donde las clases y normas internacionales se legitima
dominantes realizan concesiones a las el orden hegemónico, se propagan
subordinadas para alcanzar un am- sus ideas y se coopta a las élites de las
plio consenso social para su liderazgo naciones periféricas, quienes divulgan
(Neufeld, 1995). Todo esto genera una y reproducen esas ideas en sus propios
importante tensión y paradoja; por países (Cox, 1983). Un ejemplo de ello
un lado, los propósitos del Estado son son las políticas condicionadas, emana-
subordinados a las lógicas de mercado das desde las instituciones económicas
del capitalismo, separando la economía internacionales que presionan a los
de la sociedad; y por otro, se produce gobiernos a aceptar sus concepciones
un orden mundial complejo que in- (Cox, 1983; Gill, 1995; Linklater,
crementa la tensión entre principios 2005). Según Cox (1981) estas solo
de territorialidad e interdependencia pueden ser sostenidas por coaliciones
(Devlek, 1995). de fuerzas conservadoras, que incluye
En el plano internacional, los gran- una clase gerencial transnacional y tam-
des poderes poseen una libertad relativa bién a los actores locales involucrados
para determinar sus políticas exteriores en la internacionalización de los países.
en respuesta a los intereses internos, De forma similar, Gill (1995) sostiene

61
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

que la globalización, en su aspecto polí- como externas, que obedecen a la con-


tico, es consistente con las perspectivas figuración de clases a nivel estructural,
de las minorías de la OECD (Orga- pero que también obedecerá a las pre-
nisation for Economic Co-operation ferencias que las élites –que deciden e
and Development), las élites urbanas y influyen la política exterior- pretenden
nuevas clases medias del tercer mundo, llevar a cabo.
las cuales se benefician de los patrones
de consumo e incorporación dentro de
los circuitos productivos y financieros Conclusión: una
del capital transnacional. explicación constructivista
Finalmente, la teoría crítica posee y crítica de la política
un rol transformacionalista o eman- exterior
cipador, para lo cual propone dos
grandes alternativas. Primero, Cox El análisis de política exterior en
(1983) apunta a la idea gramsciana de la actualidad considera la interacción
la construcción de un bloque histórico, entre lo interno y lo internacional. Los
es decir, a la articulación de un bloque gobiernos, si bien deben hacer frente a
intelectual con intereses específicos presiones externas e internas, poseen
que sea capaz de trascender hacia el cierto margen de maniobra para condu-
todo social y concretarse en una nueva cir la política exterior. Por ende, a fin de
ideología e instituciones que se super- entender por qué se adoptan determina-
pongan a la hegemonía previa. Segun- das decisiones, es necesario analizar los
do, Linklater (1998), siguiendo la línea distintos factores que inciden en quie-
habermasiana, apunta a crear nuevas nes conducen la política internacional y
formas de gobernanza global en base cuáles son las motivaciones que llevan
a una noción cosmopolita que incluya a dichos actores a optar por una u otra
principios morales, legales y políticos alternativa de relacionamiento externo.
universales, además de la reducción de Bajo esta lógica, además de los fac-
las inequidades materiales y sociales tores institucionales, para entender la
(género, etnia), lo cual significa promo- política exterior será necesario analizar
ver la reconfiguración de la comunidad las relaciones de la élite con otros gru-
política no solo más allá de las fronteras pos e individuos que intentan satisfacer
de la soberanía del Estado sino que sus intereses mediante instrumentos del
también dentro de ellas (Devlek, 2005). Estado. Los diversos intereses pueden
Bajo estos elementos, una aproxi- afectar la política exterior y por consi-
mación crítica será de utilidad para guiente las relaciones con otros actores
ayudarnos a determinar desde dónde internacionales.
proviene el interés del Estado. Bajo Las distintas influencias, externas
las condiciones actuales, este estará e internas, de la política exterior la
influido tanto por cuestiones internas complejizan y generan distintas pre-

62
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

guntas, entre ellas: ¿A qué responden nes. Esto permite entender desde dónde
los decisores a la hora de definir sus provienen los intereses, las identidades,
opciones de política exterior? ¿A fac- las decisiones y, en definitiva, el com-
tores externos, presiones internas, o portamiento estatal, y si este responde
motivaciones individuales? ¿De dónde a elementos racionales-objetivos o
provienen dichas motivaciones? ¿Bus- identitarios-subjetivos.
can aumentar sus beneficios o tienen Para profundizar en la determina-
que ver con cuestiones identitarias? El ción de los intereses e identidades, la
análisis de política exterior por sí solo teoría crítica, a diferencia del construc-
no resuelve estos cuestionamientos, por tivismo, establece una relación causal.
lo que el constructivismo y la teoría crí- Atribuye la formación de la identidad
tica resultan complementos necesarios –y por consiguiente de la política ex-
para responderlas. terior- a las relaciones sociales, lo que
Para el constructivismo, las decisio- implica que las relaciones internaciona-
nes del Estado también responderán les son determinadas por las fuerzas so-
a cuestiones internas y externas, sin ciales dominantes, tanto internas como
embargo, serán de tipo material e idea- externas. Los Estados responden a la
cional, los actores y estructuras se cons- hegemonía, las naciones más pequeñas
tituirán mutuamente. Producto de esta están subordinadas a los intereses de las
interacción se constituye la identidad naciones más poderosas. Sin embargo,
del Estado, lo cual será de trascendental las estructuras locales de poder también
importancia para comprender sus pre- ejercen influencia en la política exterior.
ferencias, acciones y sus relaciones con A diferencia de las teorías estruc-
los demás actores internacionales. En turalistas o el marxismo clásico, la
este sentido, un Estado se relacionará teoría crítica confiere a los actores
con otros de acuerdo a la identidad que mayor importancia al interactuar con
les confiere, a las percepciones sobre el la estructura, y no solo ser moldeados
otro, los significados que los actores por ella. De esta manera, las élites y
atribuyen a las acciones del otro y a grupos dominantes de naciones peri-
la relación intersubjetiva que se ha ido féricas cumplen un rol importante en
construyendo. Estas interacciones no la política internacional. Ellas pueden
son aisladas, sino que están influidas ser cooptadas por la hegemonía y
por las prácticas sociales al interior y reproducen sus ideas y prácticas en el
exterior de los Estados. plano interno. Esta situación impide la
Dichas prácticas sociales pueden construcción de un bloque histórico en
estar o no institucionalizadas, es decir, función de las identidades locales.
la política exterior y el relacionamiento En conjunto, las tres perspectivas
entre actores internacionales pueden ser analizadas nos ayudarán a entender
moldeados por normas e instituciones, de mejor manera a qué responden los
así como también por ideas y percepcio- estados, si su comportamiento obe-

63
Estudios Internacionales 180 (2015) • Universidad de Chile

dece a cuestiones internas, externas, Method», Millennium - Journal of Inter-


de carácter objetivo o subjetivo. Una national Studies, vol. 12, n°2, pp. 162-175.
Devetak, Richard (2005), «Critical Theory»,
aproximación crítica-teórica de la en: Burchill, Scott (Ed.), Theories of In-
política exterior analizará la élite que ternational Relations, Third Edition, New
lleva a cabo la política y su relación York: Palgrave MacMillan, pp. 137-160.
con otros grupos de la sociedad, tanto Foyle, Douglas (2003), «Foreign Policy Analy-
sis and Globalization: Public Opinion,
a nivel interno como externo. También
World Opinion, and the Individual»,
estudiará cuáles son las ideas que ads- International Studies Review, vol. 5, n°2,
criben estos actores y sus percepciones pp. 155-202.
acerca de las relaciones internacionales. Garrison, Jean (2003), «Foreign Policymaking
Entender el conjunto de estos elementos and Group Dynamics: Where We’ve Been
and Where We’re Going», International
nos ayudará a prever qué decisiones Studies Review, vol. 5, n°2, pp. 155-202.
son finalmente llevadas a la práctica y Gill, Stephen (1995), «Globalisation, Market
qué variables son más o menos expli- Civilisation and Disciplinary Neolibera-
cativas del comportamiento externo lism», Millennium - Journal of Interna-
tional Studies, vol. 24, n°3, pp. 399-423.
del Estado.
Gourevitch, Peter (1978), «The Second Image
Reversed: The International Sources of
Domestic Politics», International Organi-
Bibliografía zation, vol. 32, n°4, pp. 881-912.
Haas, Peter (1992), «Introduction: Epistemic
Adler, Emanuel & Haas, Peter (1992), «Con- Communities and International Policy
clusion: epistemic communities, world Coordination», International Organiza-
order, and the creation of a reflective tion, vol. 46, n°1, pp. 1-36.
research program», International Orga- Hazleton, William (1987), «Los procesos de
nization, vol. 46, n°1, winter, pp. 367-390. decisión y las políticas exteriores», en:
Adler, Emanuel (1997), «Seizing the middle Wilhelmy, Manfred (Ed.), La formación de
ground: Constructivism in world politics», la política exterior, Buenos Aires: Grupo
European Journal of International Rela- Editorial Latinoamericano, pp. 15-35.
tions, vol. 3, n°3, pp. 319-363. Hermann, Charles (1990), «Changing Course:
Alons, Gerry (2007), «Predicting a State’s When Governments Choose to Redirect
Foreign Policy: State Preferences between Foreign Policy», International Studies
Domestic and International Constraints», Quarterly, vol. 34, n°1, pp. 3-21.
Foreign Policy Analysis, vol. 3, pp. 211- Holsti, Ole (2004), «Theories of Internatio-
232. nal Relations», en: Hogan, Michael &
Breuning, Marijke (2013), «Roles and Reali- Paterson, Thomas (Eds.), Explaining the
ties: When and Why Gatekeepers Fail to History of American Foreign Relations,
Change Foreign Policy», Foreign Policy Cambridge: Cambridge University Press,
Analysis, vol. 9, pp. 307-325. pp. 51-90
Cox, Robert (1981), «Social Forces, States Hopf, Ted (1998), «The Promise of Construc-
and World Orders: Beyond International tivism in International Relations Theory»,
Relations Theory», Millennium - Journal International Security, vol. 23, n°1, pp.
of International Studies, vol. 10, n°2, pp. 171-200.
126-155. Houghton, David (2007), «Reinvigorating the
Cox, Robert (1983), «Gramsci, Hegemony Study of Foreign Policy Decision Making:
and International Relations: An Essay in

64
Gonzalo Álvarez Fuentes 
Hacia una perspectiva constructivista y crítica del análisis de política exterior 

Toward a Constructivist Approach», Fo- Moravcsik, Andrew (1998), The Choice for
reign Policy Analysis, vol. 3, pp. 24-45. Europe. Social Purpose & State Power
Hudson, Valerie & Vore, Christopher (1995), from Messina to Maastricht, London:
«Foreign Policy Analysis Yesterday, Today Routledge.
and Tomorrow», Mershon International Neufeld, Mark (1995), «Hegemony and Fore-
Studies Review, vol. 39, n°2, pp. 209-238. ign Policy Analysis: The Case of Canada
Kaarbo, Juliet (2003), «Foreign Policy Analy- as Middle Power», Studies in Political
sis in the Twenty-First Century: Back to Economy, vol. 48, pp. 7-29.
Comparison, Forward to Identity and Onuf, Nicholas (1989), World of Our Ma-
Ideas», International Studies Review, vol. king: Rules and Rule in Social Theory
5, n°2, pp. 155-202. and International Relations, Columbia
Keohane, Robert (1988), Después de la he- SC: University of South Carolina Press.
gemonía: cooperación y discordia en la Putnam, Robert (1988), «Diplomacy and
política económica mundial, Buenos Aires: Domestic Politics: The Logic of Two-Level
Grupo Editorial Latinoamericano. Games» International Organization, vol.
Keohane, Robert (2001), «Relaciones Inter- 42, n°3, pp. 427-460.
nacionales: lo viejo y lo nuevo», en: Goo- Risse-Kappen, Thomas (1995), «Democratic
din, Robert & Klingemann, Hans-Dieter Peace – Warlike Democracies? A Social
(Eds.), Nuevo Manual de Ciencia Política, Constructivist Interpretation of the Liberal
Tomo II, Madrid: Itsmo, pp. 668-692. Argument», European Journal of Interna-
Keohane, Robert & Nye, Joseph (1988), Poder tional Relations, vol. 1, n°4, pp. 491-517.
e interdependencia: la política mundial en Rosenau, James (2001). Along the Domestic-
transición, Buenos Aires: Grupo Editorial Foreign Frontier: Exploring Governance in
Latinoamericano. a Turbulent World, New York: Cambridge
Linklater, Andrew (1986), «Realism, Mar- University Press.
xism and Critical International Theory», Sanders, David (2001), «Relaciones Interna-
Review of International Studies, vol. 12, cionales: neorrealismo y neoliberalismo»,
n°4, pp. 301-312. Goodin, Robert & Klingemann, Hans-
Linklater, Andrew (1998), The Transfor- Dieter (Eds.), Nuevo Manual de Ciencia
mation of Political Community; Ethical Política, Tomo II, Madrid: Itsmo, pp.
Foundations of the Post-Westphalian Era, 619-644.
Cambridge: Polity Press. Snyder, Richard; Brook, Henry & Sapin,
Linklater, Andrew (2005), «Marxism», en: Burton (1962), Foreign Policy Decision-
Burchill, Scott (et. al), Theories of Inter- Making, New York: Free Press.
national Relations, Third Edition, New Waltz, Kenneth (1978), Teoría de la política
York: Palgrave MacMillan, pp. 110-136. internacional, Buenos Aires: Grupo Editor
Milner, Helen (1997), Interests, Institutions, Latinoamericano.
and Information: Domestic Politics and Wendt, Alexander (1995), «Constructing
Information, Princeton: Princeton Uni- International politics», International Se-
versity Press. curity, vol. 20, n°1, pp. 71-81.
Moravcsik, Andrew (1997), «Taking Pre-
ferences Seriously: A Liberal Theory of
International Politics», International
Organization, vol. 51, n°4, pp. 513-553.

65