You are on page 1of 46

CHARLES BABBAGE

Charles Babbage FRS (Teignmouth, Devonshire, Gran Bretaña, 26 de diciembre de 1791-


Londres, 18 de octubre de 1871) fue un matemático, catedrático, ingeniero, inventor y científico
de la computación británico.1 Diseñó y desarrolló parcialmente una calculadora
mecánica capaz de calcular tablas de funciones numéricas por el método de diferencias.
También diseñó, pero nunca construyó, la máquina analítica para ejecutar programas
de tabulación o computación; por estos inventos se le considera como una de las primeras
personas en concebir la idea de lo que hoy llamaríamos una computadora, por lo que se le
considera como «El Padre de la Computación». En el Museo de Ciencias de Londres se
exhiben partes de sus mecanismos inconclusos. Parte de su cerebro conservado en formol se
exhibe en el Royal College of Surgeons of England, sito en Londres.2

Era hijo de Benjamin Babbage y Betsy Plumleigh Teape. Su padre era un rico banquero que le
dio acceso a la educación en las escuelas privadas más prestigiosas de la época, de las que
cabe destacar el Trinity College en Cambridge.

Babbage destacó sobre todo por su interés en los dispositivos mecánicos. Dicho interés le
hizo aprender matemáticas de forma autodidactica leyendo cualquier libro que le llegaba a las
manos.

En 1810 llegó a la universidad de Cambridge, no sin antes haberse formado con la ayuda de
un profesor privado proveniente de la universidad de Oxford.

Un par de años después de entrar en Cambridge formó la Sociedad Analítica junto con otros
alumnos de Cambridge y en 1816 entró a formar parte de la Real Sociedad de Matemáticas de
Londres.

En 1814 se casó con Georgiana Whitmore en St. Michael’s Church, Teignmouth. Con la que
llegó a tener 8 hijos de los cuales solo 4 llegaron a edad adulta.

Durante las primeras reuniones con la Sociedad Analítica ideó un dispositivo que más tarde se
convertiría en la máquina en diferencias, en la cual empezó a trabajar 1819 y tras obtener un
motor en diferencias funcional en 1822 y ganar una medalla honorífica de la Sociedad de
Astronomía de Londres, consiguió una subvención para completar lo que hoy conocemos
como su máquina en diferencias. Aunque en un primer momento pensó que podía terminarla
en 3 años tuvo que parar en 1834 por falta de fondos, año en el que empezó a pensar en
construir su máquina analítica.

Durante el transcurso del verano de 1827 murió, a la edad de 35 años, su esposa Georgiana.
Además, fue un año duro para Babbage pues también murió su padre y dos de sus hijos.
Motivo por el cual decidió darse un año de descanso y viajar por el continente Europeo.

A principio de los 1840 Babbage dio una conferencia en Turín a Federico Luigi, Conde de
Menabrea, acerca de su máquina analítica publicando después las notas tomadas. Tiempo
después Ada Byron se encargó de traducir la publicación de Luigi añadiendo anotaciones
propias, entre ellas programas que harían a la máquina poder ejecutar cálculos más complejos
como por ejemplo los números de Bernoulli. Es por esto que Ada Byron, hoy en día más
conocida como Lady Ada Lovelace, es considerada la primera programadora de la historia.
Babbage quedó tan impresionado con el entendimiento de Byron acerca de su máquina, que
fue su tutor y más tarde trabajaron juntos hasta tal punto que este le reconoció su talento
apodándola “ La Encantadora de Números”.

Babbage murió solo a la edad de 79 años, el 18 de octubre de 1871. La autopsia reveló que la
muerte fue debida a una insuficiencia renal causada por cistitis. Ninguno de sus hijos estuvo
con él el día de su muerte pues estos habían emigrado. Fue enterrado en el cementerio de
Kensal Green, Londres.

DISEÑO DE COMPUTADORAS
Babbage intentó encontrar un método por el cual se pudieran hacer cálculos automáticamente
por una máquina, eliminando errores debidos a la fatiga o aburrimiento que sufrían las
personas encargadas de compilar las tablas matemáticas de la época. Esta idea la tuvo
en 1812. Tres diversos factores parecían haberlo motivado: una aversión al desorden, su
conocimiento de tablas logarítmicas, y los trabajos de máquinas calculadoras realizadas
por Blaise Pascal y Gottfried Leibniz. En 1822, en una carta dirigida a sirHumphry Davy en la
aplicación de maquinaria al cálculo e impresión de tablas matemáticas, discutió los principios
de una máquina calculadora. Además diseñó un plano de computadoras.

por ejemplo, una tabla de navegación defectuosa era una causa frecuente
de los naufragios

Máquina Diferencial

Pese a que esta máquina es conocida por Babbage, la primera idea al respecto proviene de
una publicación olvidada de J. H. Müller en el año 1786, pero no fue hasta 1822, cuando
Charles enseñó su idea a la Sociedad de Astronomía que la idea tomó fuerza.

La máquina estaba pensada para operar tabulando funciones polinómicas, usando notación
decimal y siendo accionada por una manivela.
El funcionamiento consiste en un número determinado de columnas cilíndricas numeradas,
donde cada una de dichas columnas almacena un número decimal. La única operación de la
que es capaz es sumar la columna n+1 a la n para obtener el nuevo valor de esta. La primera
columna muestra el valor del cálculo en la iteración en la que se encuentra el cálculo.

La máquina se programa ajustando los valores iniciales de las columnas a los deseados. La
columna 1 se fija al valor del polinomio al comienzo del cómputo. La columna 2 se fija a un
valor derivado de la primera. Cada una de las columnas entre 3 y N se fija a un valor derivado
de (n- 1) y las derivadas más altas del polinomio.

Como a esta máquina le resulta imposible multiplicar no puede calcular el valor de un


polinomio directamente, sin embargo si el valor inicial del polinomio es calculado por algunos
medios para un cierto valor de X, se puede calcular cualquier número de valores próximos
usando el método conocido generalmente como el Método de las Diferencias Finitas.
Para observar cómo funciona la idea de emplear las diferencias para los cálculos,
emplearemos un ejemplo de polinomio cuadrático (p(x) = 2×2 – 3x + 2).

Polinomio Diferencias Diferencias

p(0)=2,0

2,0-1,72=0,28

p(0,1)=1,72 0,28-0,24=0,04

1,72-1,48=0,24

p(0,2)=1,48 0,24-0,20=0,04

1,48-1,28=0,20

p(0,3)=1,28 0,20-0,16=0,04

1,28-1,12=0,16

p(0,4)=1,12

Hay que observar que en la tercera columna no es coincidencia que todos los valores sean
iguales, de hecho es en esta propiedad en la que se basa el método de funcionamiento de la
máquina. Va calculando internamente los valores de la tabla y se puede continuar calculando
mientras la máquina sea capaz de mantener los dígitos y no desborde.

Para programar la máquina habría que poner en la primera columna el valor de la función al
comienzo del cómputo f(0), en la segunda la diferencia entre f(1) y f(0) así sucesivamente.

Debido a problemas con el ingeniero jefe y con la eliminación de las subvenciones, Babbage
tuvo que abandonar el proyecto en 1834 y entre octubre 1846 y marzo de 1849 empezó a
diseñar una nueva máquina de diferencias mejorada aplicando lo que había aprendido del
diseño de las dos previas. Este nuevo diseño solo necesitaba 8000 piezas, tres veces menos
que la original, pero Babbage no intentó si quiera construirla.

Esta primera máquina consistía en alrededor de 25.000 partes, pesaba unos 13.600 kilos y
tenía 2.4 metros de altura. Sin embargo, todo esto eran modelos y teoría... 10 años más tarde
el gobierno se darían cuenta que Babbage nunca iba a terminar de construir su máquina,
principalmente porque era una persona insufrible que terminaba despidiendo a todos los que
intentaban ayudarlo.

A finales del siglo XIX, el ingeniero estadounidense Herman Hollerith utilizó


una tecnología nueva, la electricidad, cuando sometió a consideración del
gobierno de Estados Unidos un proyecto para construir una máquina que
fue finalmente utilizada para computar los datos del censo de 1890.
Hollerith fundó a continuación la compañía que más tarde se convertiría en
IBM.

Máquina Analítica

Fue descrita por primera vez en 1837 y por entonces ya contaba con unidad aritmética, control
de flujo y memoria, además de permitir condiciones y bucles. Fue la primera máquina que tuvo
un diseño Turing-completo que se conoce.

Después de diseñar la máquina de diferencias, se dio cuenta de que se podía construir una
máquina que hiciera cálculos un poco más generales. Pensó en dotar a la máquina de una
entrada en la que las instrucciones a “ ejecutar” fueran introducidas mediante tarjetas
perforadas como ya se habían empezado a usar en las tejedoras mecánicas de la época para
introducir los patrones. Y una salida compuesta por una impresora, un trazador de curvas y
una campana. Además la máquina es capaz de generar tarjetas perforadas con números para
ser reutilizadas posteriormente por ella misma, todo ello empleando aritmética en base 10.

El diseño se basaba en el telar de Joseph Marie Jacquard, el cual usaba tarjetas perforadas
para realizar diseños en el tejido. Babbage adaptó su diseño para conseguir calcular funciones
analíticas. La máquina analítica tenía dispositivos de entrada basados en las tarjetas
perforadas de Jacquard, un procesador aritmético, que calculaba números, una unidad de
control que determinaba qué tarea debía ser realizada, un mecanismo de salida y una
memoria donde los números podían ser almacenados hasta ser procesados. Se considera que
la máquina analítica de Babbage fue la primera computadora de la historia. Un diseño inicial
plenamente funcional de ella fue terminado en 1835. Sin embargo, debido a problemas
similares a los de la máquina diferencial, la máquina analítica nunca fue terminada por
Charles. En 1842, para obtener la financiación necesaria para realizar su proyecto, Babbage
contactó con sir Robert Peel. Peel lo rechazó, y ofreció a Babbage un título de caballero que
fue rechazado por Babbage. Lady Ada Lovelace, matemática e hija de Lord Byron, se enteró
de los esfuerzos de Babbage y se interesó en su máquina. Promovió activamente la máquina
analítica, y escribió varios programas para la máquina analítica. Los diferentes historiadores
concuerdan que esas instrucciones hacen de Ada Lovelace la primera programadora de
computadoras de la historia

La memoria que se diseñó fue capaz de almacenar 1000 números de 50 dígitos,


aproximadamente 20.7kB. La unidad aritmética era capaz de utilizar las cuatro operaciones
básicas además de comparaciones y raíces cuadradas. La máquina funciona de manera
aproximada a como lo hacen hoy en día las CPU, genera unos datos que se guardan en
memoria, que en la máquina estaba formada por tambores en los que se insertaban clavijas.
Además si el programador desea usar operaciones complejas puede especificarse.
En la entrada de la máquina podemos diferenciar tres tipos distintos de tarjetas: unas para los
operadores aritméticos, otra para las constantes y otras para la cargar y guardar operaciones
en memoria.

Después de diseñar la máquina, Babbage entendió la importancia de optimizar el coste y


hacer algoritmos más eficientes. Fue cuando escribió: “ Passages from the Life of a
Philosopher”.

Debido a incapacidades técnicas y la oposición de la British Association for the Advancement


of Science le fue imposible ver su máquina construida.

PLATOS DE LA IMPRESORA MODERNA

Charles Babbage ha sido considerado por algunos como el padre de


las computadoras modernas, pero sin duda también puede ser considerado el padre de
las impresoras modernas. Más de 150 años después de sus planos y un trabajo minucioso
del Museo de Ciencias de Londres, dieron como resultado la construcción de la Máquina
Analítica. Los planos del matemático y científico incluían un componente de impresión, el cual
ha sido reconstruido por el Museo y es funcional. Esta impresora consta de 8000 piezas
mecánicas y pesa aproximadamente 2,5 toneladas.
Fue tan innovadora para su época y podemos apreciarlo hoy, que es capaz de imprimir
automáticamente los resultados de un cálculo y un usuario puede cambiar parámetros como
espacio entre líneas, elegir entre dos tipografías, número de columnas y otros. Su sofisticación
llega a tal punto que puede generar (fabricar) los moldes de las impresiones que podrían ser
usados por las imprentas aún hoy en día. Esta impresora lamentablemente no lleva un nombre
ya que Babbage la incluyó en sus planos de la Máquina Analítica, pero basta con aludir a ella
como la impresora de Babbage para reconocer en este hombre un visionario.

PROMOCION DEL CALCULO


Babbage es recordado también por otras realizaciones. La promoción del cálculo
infinitesimal es quizás la primera entre ellas. En 1812, Babbage funda la Sociedad Analítica.
La tarea primordial de esta sociedad, conducida por el estudiante Robert Woodhouse, era
promover el cálculo leibniziano, o cálculo analítico, sobre el estilo de cálculo newtoniano. El
cálculo de Newton era torpe y aproximado, y era usado más por razones políticas que
prácticas. La Sociedad Analítica incluía a sir John Herschel y George Peacock entre sus
miembros. En los años 1815-1817 contribuyó en el «cálculo de funciones» de
las Philosophical Transactions -transacciones filosóficas-, y en 1816 fue hecho miembro de
la Royal Society.

CRIPTOGRAFIA
Charles Babbage también logró resultados notables en criptografía. Rompió la cifra auto llave
de Vigenère,3 así como la cifra mucho más débil que se llama cifrado de Vigenère hoy en día.
La cifra del auto llave fue llamada «la cifra indescifrable», aunque debido a la confusión
popular muchos pensaron que la cifra apolialfabética más débil era indescifrable. El
descubrimiento de Babbage fue usado en campañas militares inglesas, y era considerado un
secreto militar. Como resultado, el mérito por haber descifrado esta clave le fue otorgado
a Friedrich Kasiski, quien descifró también este sistema criptográfico algunos años después.

OTRAS REALIZACIONES
De 1828 a 1839 Babbage fue profesor de matemáticas en Cambridge. Escribió artículos en
distintas revistas científicas, y era miembro activo de la Astronomical Society —sociedad
astronómica— en 1820 y de la Statistical Society —sociedad estadística— en 1834. Durante
los últimos años de su vida residió en Londres, dedicándose a la construcción de máquinas
capaces de la ejecución de operaciones aritméticas y cálculos algebraicos.
Propuso el sistema de franqueo postal que utilizamos hoy en día. Hasta entonces el coste de
enviar una carta dependía de la distancia que tenía que viajar; Babbage advirtió que el coste
del trabajo requerido para calcular el precio de cada carta superaba el coste del franqueo de
esta y propuso un único coste para cada carta con independencia del sitio del país al que era
enviada.
Fue el primero en señalar que la anchura del anillo de un árbol dependía de la meteorología
que había hecho ese año, por lo que sería posible deducir climas pasados estudiando árboles
antiguos.
Inventó el apartavacas, un aparato que se sujetaba a la parte delantera de las locomotoras de
vapor para que las vacas se apartasen de las vías del ferrocarril.4
Se interesó también por temas políticos y sociales e inició una campaña para deshacerse de
los organilleros y músicos callejeros de Londres, aunque estos pasaron al contraataque y se
organizaban en torno a su casa tocando lo más alto que podían.

AUGUSTA ADA BYRON KING


Augusta Ada King, condesa de Lovelace (nacida Augusta Ada Byron en Londres, 10 de
diciembre de 1815-Londres, 27 de noviembre de 1852), conocida habitualmente como Ada
Lovelace, fue una matemática y escritora británica cuya fama le viene principalmente por su
trabajo sobre la máquina calculadora mecánica de uso general de Charles Babbage, la
denominada máquina analítica. Entre sus notas sobre la máquina se encuentra lo que se
reconoce hoy como el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, por lo
que se la considera como la primera programadora de ordenadores.123
Dedujo y previó la capacidad de los ordenadores para ir más allá de los simples cálculos de
números, mientras que otros, incluido el propio Babbage, se centraron únicamente en estas
capacidades.4
Su madre, Anne Isabella Noel Byron, fue matemática y activista política y social.5 Su padre fue
el conocido poeta George Byron.
Su posición social y su educación la llevaron a conocer a científicos importantes como Andrew
Crosse, Sir David Brewster, Charles Wheatstone, Michael Faraday y al novelista Charles
Dickens, relaciones que aprovechó para llegar más lejos en su educación. Entre estas
relaciones se encuentra Mary Somerville, que fue su tutora durante un tiempo, además de
amiga y estímulo intelectual.6 Ada Byron se refería a sí misma como una científica poetisa y
como analista (y metafísica).78
A una edad temprana, su talento matemático la condujo a una relación de amistad prolongada
con el matemático inglés Charles Babbage, y concretamente con la obra de Babbage sobre la
máquina analítica.9 Entre 1842 y 1843, tradujo un artículo del ingeniero militar italiano Luigi
Menabrea sobre la máquina, que complementó con un amplio conjunto de notas propias,
denominado simplemente Notas. Estas notas contienen lo que se considera como el primer
programa de ordenador, esto es, un algoritmo codificado para que una máquina lo procese.
Las notas de Lovelace son importantes en la historia de la computación.
Augusta Ada Byron King nació un 18 de diciembre de 1815. Su historia, a pesar de corta, es
peculiar y significativa.
Fue una mujer adelantada a su tiempo y con el paso de los años recibiría un gran
reconocimiento por la gran labor desarrollada en el mundo de la informática.
Ada era la única hija legítima del conocido poeta romántico Lord George Gordon Byron. Según
las malas lenguas, Lord Byron no era hombre de una sola mujer y acabó separándose de su
esposa cuando Ada solo contaba con 2 meses de edad. La madre de Ada obtuvo la custodia e
impidió que conociera a su padre, aunque mantuvieron una estrecha relación por carta hasta
la muerte del poeta.
El motivo por el que Ada pudo acceder al saber científico se debe a que en el estatus social en
que ella se encontraba, estar al día con el progreso era una señal de prestigio y poder, por lo
que recibió clases particulares de matemáticas y ciencias. Entre sus tutores contaba
con Augustus de Morgan (primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres) el
cual le presentó a Mary Sommerville, brillante matemática, que acabaría por convertirse en su
ejemplo a seguir.

Máquina de Charles Babbage 1833-1842

En 1833 fue presentada en sociedad y se produce su primer contacto con las máquinas (con
tan solo 17 años de edad) gracias a Charles Babbage, matemático inglés y científico
protoinformático al que se le otorga la primera idea de concepción de un ordenador, ya que
su Máquina Analítica funciona con el mismo principio que los ordenadores actuales.
Ada conoció el trabajo de Babbage al acudir a una conferencia de Dionysus Lardner, quien
disertaba en el Instituto de Mecánica sobre la Máquina Analítica. Babbage queda tan
impresionado por la inteligencia y los conocimientos de la joven, que acepta sus
requerimientos de nuevos contactos. Con el tiempo se convierten en amigos, trabajan juntos e
incluso se dice que llegan a ser amantes.

El 8 de julio de 1835 se casó con William King (octavo barón de King, más tarde Conde de
Lovelace) y en 1838 se convertiría en Condesa de Lovelace. Su marido era 11 años mayor que
ella e inferior en lo que a inteligencia se refería y a pesar de que Ada había tenido tres hijos,
su marido la apoyó en todo momento para que no perdiera contacto con las matemáticas.
A Lady Lovelace se le otorga el desarrollo de las primeras instrucciones para hacer cálculos
en una versión temprana del ordenador (Máquina Analítica de Babbage). Llegó a escribir para
Babbage un programa que permitía calcular los valores de los números de Bernoulli:

Definición de los números de Bernoulli

Pese a todo, la labor de Ada siempre quedó relegada a un segundo plano y tuvieron que pasar
30 años para que su trabajo comenzara a ser más valorado incluso que el de Charles
Babbage.
Babbage imaginaba una máquina capaz de interactuar con su operador, dotada de memoria,
unidad operativa, perforadora de tarjetas e impresora. Ada se encargó de solventar los errores
más serios de su proyecto.

La máquina de Babbage, probablemente habría sido una realidad mucho antes de no haber
sido por la muerte prematura de Lady Lovelace (los ordenadores actuales tiene como
precedente histórico dicha máquina analítica, un artefacto mecánico para el cálculo que, por
primera vez, almacenaba en una memoria una serie codificada de instrucciones, lo que hoy se
entiende por programa). Babbage intentó construirla varias veces, pero sin éxito. Acabó por
desistir.

Para evitar la censura de la época por ser mujer, Ada siempre firmó sus trabajos con sus
iniciales (A.A.L.). En 1843 escribió un artículo donde describía y analizaba la máquina
analítica o de cálculo del matemático británico, incluyendo también demostraciones de cómo
calcular funciones trigonométricas con variables y el primer programa con las instrucciones
que harían funcionar la máquina de cálculo. El artículo triplicaba en extensión al original
de L.F. Menabrea (ingeniero militar italiano autor del artículo original que Ada tradujo del
italiano al inglés y mejoró notablemente), en el cuál se basaba.

Artículo de L.F. Menabrea que Ada tradujo y amplió en 1843 sobre la máquina analítica.

A Lady Lovelace se le atribuye la creación del bucle o subrutina y el primer lenguaje de


programación (para la máquina analítica de Babbage). Por todo esto se le reconoce como
la primera programadora de la historia.
Sus ideas fueron extendidas un siglo más tarde por el matemático, también británico, Alan M.
Turing (1912-1954) en 1937 y por John von Neumann (1903-1957), matemático húngaro-
estadounidense, en 1946. Ambos personajes desempeñaron un papel fundamental en el
desarrollo del ordenado tal y como lo conocemos actualmente.

Ya en su juventud, Ada comenzó a presentar problemas de salud que gracias a su fuerza de


voluntad consiguió superar. Desafortunadamente los problemas de salud le seguirían
acompañando durante toda su corta vida.
Lady Lovelace

Los últimos años de su vida son casi tan tormentosos como los de su padre. Se sucedieron las
crisis nerviosas, las deudas y los escándalos amorosos. Para soportar los dolores provocados
por su mala salud, comienza a tomar drogas y alcohol que poco a poco la iban conduciendo a
un pozo sin fondo. Sabedora de ello, consigue dejar atrás dichas adicciones pero cae en otra
nueva, las apuestas, donde pierde el poco dinero que le quedaba.

Ada fallece el 27 de noviembre de 1852 víctima de un cáncer uterino, curiosamente, a la


misma edad que su padre, los 36 años de edad.

Cuatro fueron los descendientes de Lady Lovelace, 3 de ellos fruto del matrimonio con William
King. Curiosamente la hija que tuvo fuera de dicho matrimonio (se le atribuye la paternidad
a Sir David Brewster, conocido como “el Johannes Kepler de la óptica” y al que se le atribuye
la invención del kaleidoscopio) fue la única que siguió los pasos de su madre, ya que poseía
gran talento para el arte y las ciencias, y se propuso desarrollar una máquina analítica capaz
de emular la creación artística hasta entonces restringida a los seres humanos. Su nombre
era Scherezada y al igual que su madre y abuelo, falleció a los 36 años de edad.

Para finalizar, añadir que Lady Lovelace como primera mujer en el mundo de los ordenadores
(la encantadora de
números), ocupa una espacio sensible en el cuadro de figuras históricas y nos recuerda que
las mujeres y la informática siempre han mantenido una estrecha relación desde un principio,
desempeñando un rol decisivo y no una mera presencia testimonial.
Siendo muchas las mujeres que han realizado grandes aportaciones al mundo de la
informática, solo Ada cuenta con un lenguaje de programación que lleve su nombre. En 1979
el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó un lenguaje de programación basado
en Pascal en honor a Lady Lovelace llamado ADA. Fue el primer reconocimiento a su labor
tras su muerte.
Por todo esto, en la actualidad, a menudo se le considera estandarte del ciberfeminismo.

“Esta máquina puede hacer cualquier cosa que sepamos cómo ordenarle que la ejecute…”

Ada Lovelace.

PADRES
Ada Lovelace era la única hija legítima de Anna Isabella (conocida como Annabella),
apasionada de las matemáticas, además de activista política y social implicada en la causa
antiesclavista,65 y el poeta Lord Byron. El matrimonio de sus padres fue una historia
turbulenta: el poeta tenía mala reputación por sus infidelidades, ya que se le conocen
romances con hombres y mujeres. Byron y Annabella se casaron el 2 de enero de 1815 y por
entonces él ya era conocido mundialmente por su obra y por su vida sentimental. A pesar de
su éxito, el matrimonio pasó graves apuros económicos, debido a la obsesión por comprar sin
límites del lord y a que los padres de Annabella no les enviaban la dote prometida. Su
relación, como cabe esperar, no era buena. Byron tenía constantes estallidos de ira durante
los cuales culpaba a su mujer de hacerle vivir en un infierno; además él estaba obsesionado
con su media hermana Augusta, y tenía idilios con otras personas, como la actriz Susan
Boyce.10

Infancia
Ada nació el domingo 10 de diciembre de 1815 y el 15 de enero del año siguiente, su madre,
harta de su marido, se escapó con su hija mientras Byron dormía, habiendo vivido como
matrimonio solo un año. Annabella se instaló con Ada en una casa que tenían sus padres en
Seaham, Durham. Al cabo de un mes todo el país ya rumoreaba sobre el fracaso de su
matrimonio y sobre las infidelidades de George Byron con Augusta, su hermana paterna, por
lo que debido al escándalo familiar y a las deudas, lord Byron abandonó Inglaterra el 25 de
abril de 1816 para ya no volver nunca más. De esta manera huyó de sus acreedores, de sus
amantes, de la ira de su mujer y de la vida mundana. Meses más tarde de su separación,
Annabella presentó una demanda de separación. Durante los ocho años que Lord Byron
estuvo fuera de su país hasta su muerte escribía con frecuencia a Augusta y preguntaba por la
hija de ambos.

Ada Lovelace de niña. Retrato de Alfred d'Orsay en 1822, se mantuvo en la universidad de Somerville
en Oxford.

Desde niña Ada despertó el interés de una sociedad en la que se vivían continuos escándalos.
Su madre puso mucho empeño en protegerla, pero solo lo consiguió hasta cierto punto.
Lady Byron (Annabella siguió manteniendo el apellido de su marido incluso después de la
separación) quería darle una educación esmerada a su hija, muy parecida a la que ella misma
había recibido, pero más exigente.6 Ada no se podía relacionar con otros niños sin la previa
aprobación de su madre, por lo que la mayor parte de su infancia la pasó sola o con adultos.
Su educación empezó cuando era muy pequeña; a los cuatro años ya tenía preceptores e
institutrices. A los ocho años (en 1824) la jornada normal de Ada comenzaba con clase de
música a las 10.00 de la mañana, a las 11.15 tocaba lectura de francés, a las 11.30 clase de
aritmética, a las 13.30 hacía deberes, a las 15.15 música otra vez y a las 16.30 finalizaba con
ejercicios de francés. Lady Byron le impuso una disciplina estricta basada en un sistema de
recompensas y castigos, y también buscando el estímulo intelectual con lecturas y relaciones
con intelectuales. Puso mucho empeño en que su hija aprendiera matemáticas, disciplina que
ella misma practicaba. En este contexto, Ada conoce a la matemática y científica escocesa
Mary Somerville, que durante un tiempo fue su tutora. Somerville, en tanto que mujer
ciéntifica, se convierte en un importante estímulo y gran influencia en su vida, y además de
compartir aficiones científicas existe entre ellas una gran complicidad.6
A medida que Ada se iba haciendo mayor, su madre pasaba temporadas fuera de casa,
en balnearios o en el campo, y durante ese tiempo la niña le enviaba montones de cartas.
Tuvo mala salud, sufrió muchas de las infecciones infantiles y le dolía la cabeza
frecuentemente. A los siete años contrajo una enfermedad grave, que la mantuvo postrada
durante meses. Y a los catorce quedó paralítica de las piernas debido a un sarampión, lo cual
hizo que dedicara largas horas al estudio y a la lectura.
Lord Byron murió en Grecia en abril de 1824. Con su exmarido muerto, lady Byron se interesó
por estrechar lazos con su familia política. El nuevo y sexto lord Byron mantuvo una buena
relación con Annabella; este tenía un hijo pequeño un año menor que Ada. Annabella indujo a
Ada a escribir una carta a su primo con la esperanza de reunir de nuevo a la familia.10

ADOLESCENCIA
En junio de 1826, Ada, que entonces tenía diez años, viajó por primera vez fuera de Inglaterra.
Partió con todo un grupo (en los que se incluía su madre) y el viaje duró 15 meses, durante los
cuales Ada disfrutó de todo lo nuevo que veían sus ojos, de todo lo que escuchaba, descubría,
etc. En el otoño de 1827 acabó su viaje y se instalaron directamente en Bifrons, una mansión
de campo muy alejada de la ciudad. En ese palacio no ocurría nada del interés de Ada;
además su madre estaba frecuentemente fuera de casa, así que la niña se dedicaba a
estudiar y a dejar volar su imaginación. Ese mismo año Ada empezó su formación en
matemáticas. A los once años estaba obsesionada con la idea de volar; estaba decidida a
inventar una máquina que le permitiera moverse por el aire. Pasó años estudiando la
anatomía de la aves y creando bocetos de su soñado proyecto.
A principios de 1829 contrajó una enfermedad grave desconocida, que le causó parálisis y la
tuvo postrada en la cama hasta mediados de 1832. Ese periodo la marcó profundamente;
siguió estudiando pero empezó a perder la tendencia a la ensoñación. El año de su
recuperación se mudó con su madre a Fordhook Manor, una mansión situada en Ealing, una
aldea a 12 km del centro de Londres, muy popular entre la aristocracia londinense. Durante
este tiempo Ada vivió su primer romance; se enamoró de un joven, hijo de John Hamble, que
la ayudaba con los estudios dos horas al día. Vivieron su historia de amor en secreto durante
algún tiempo, pero lady Byron se enteró y le prohibió al joven entrar en su casa y relacionarse
con su hija.11

EDAD ADULTA
El año que cumplía dieciocho años, Ada empezó a asistir a las fiestas de la alta sociedad
londinense. En uno de sus primeros eventos conoció a Charles Babbage, la única persona
que compartiría su fascinación por las cuestiones de mecánica. Babbage tenía cuarenta y
cuatro años en ese momento y era conocido, entre otras cosas, por el proyecto que tenía
entre manos: una calculadora mecánica que funcionaba sin la ayuda de un humano, llamada
la máquina diferencial.
En esos tiempos en Inglaterra se hizo famoso un avanzado artilugio, el telar de seda de
Joseph Marie Jacquard, con el que ella estaba totalmente fascinada. Le maravillaba la
posibilidad de idear y construir máquinas, como la de Jacquard, que permitieran al ser humano
controlar procesos que anteriormente eran incontrolables o lo eran de una forma errática.
Ada y Babbage se hicieron amigos. Su relación la estimuló intelectualmente; le ayudó a
avanzar en sus especulaciones sobre el cálculo hasta concebir una brillante idea: construir un
telar de Jacquard aplicado a los números, o en otras palabras: una computadora.
La máquina diferencial de Babbage tenía todos los elementos que entusiasmaban a Ada, y
principalmente demostraba que un día las máquinas harían posible volar. La amistad entre el
científico y la joven duró toda su vida; se escribieron cartas hasta la muerte de ella.
En 1834 Ada se relacionaba mucho con William King, al que lady Byron había encargado guiar
a su hija moralmente; también se encargó de enseñarle matemáticas. Fue durante esas clases
cuando Ada se dio cuenta de que su pasión eran las matemáticas. Ya había encontrado la
disciplina a la que aplicar su extraordinaria inteligencia. El verano de ese año Ada y su madre
recorrieron el norte de Inglaterra, la zona industrial más importante, visitando muchas fábricas,
donde pudieron ver el telar de Jacquard en funcionamiento. Durante esa época, madre e hija
se relacionaban mucho con Mary Somerville, la matemática más famosa de su país.
Ada ya era una habitual de la Corte victoriana y empezaba a asistir a diversos eventos en los
que con frecuencia participaba en los bailes y encandilaba a muchos de sus asistentes, los
cuales la describían como un ser encantador. Sin embargo, John Hobhouse, que había sido
amigo de su padre, fue una excepción y la describió como «una joven estirada y demacrada
pero con algún rasgo de su amigo, especialmente su boca». La descripción fue hecha
después de su encuentro el 24 de febrero de 1834, en el que Ada dejó claro a Hobhouse que
él no le gustaba, pero esta primera impresión no duró mucho tiempo y posteriormente se
hicieron amigos.
En la primavera de 1835 Ada conoció a William, lord King. El aristócrata era de una familia
muy influyente desde el punto de vista político, social, intelectual y religioso. Poseía varias
propiedades importantes y el título de lord tenía más de un siglo de antigüedad, así que lady
Byron aprobó su relación. El 8 de julio de 1835 se casaron, convirtiéndose ella en lady King.
Su residencia pasó a ser una gran propiedad en Ockham Park (Ockham, Surrey), junto con
otra en el Fiordo de Torridon y una más en Londres. Pasó su luna de mielen la Mansión
Worthy, situada en Asley Combe (Somerset), la cual había sido construida en 1799 como un
refugio de caza y que el propio King amplió con motivo de su luna de miel. Posteriormente la
casa se convertiría en su retiro de verano tras volver a ser ampliada.
El matrimonio tuvo tres hijos: Byron, el heredero, nacido el 12 de mayo de 1836; Anne Isabella
(llamada Annabella, posteriormente Lady Anne Blunt), nacida el 22 de septiembre de 1837; y
Ralph Gordon, nacido el 2 de julio de 1839.
Inmediatamente después del nacimiento de Annabella, Lady King experimentó «una dolorosa
y prolongada enfermedad que tardó meses en curarse». Entre 1843 y 1844 su madre le
encargó a William Benjamin Carpenter la tarea de educar a los hijos de Ada y de actuar como
un «instructor moral»" para su propia hija.
En 1837, William King pasó de barón a vizconde de Ockham y tomó otro título, el de conde de
Lovelace. A partir de ese momento, Ada siempre firmaría como Ada Lovelace.
En sus primeros años de matrimonio Ada fue muy feliz, pero la falta de ambición de su marido
acabó cansándola, por lo que se refugió de nuevo en las matemáticas. Decidió que necesitaba
buscar un buen mentor que la guiara en su trabajo intelectual y en el verano de 1840 su madre
le encontró uno: el famoso matemático y lógico Augustus de Morgan. Con su ayuda, Ada
progresó rápidamente, pero De Morgan tuvo un problema como profesor. Informó a lady Byron
de que su hija no se contentaba con aprender las lecciones como cualquier dama; sus
preguntas iban mucho más allá de lo que trataban en las clases y él no quería fomentar esa
actitud. De Morgan creía (como casi toda la sociedad en esos tiempos) que las mujeres no
estaban hechas para estudiar los fundamentos de las matemáticas ni de otras ciencias. Las
preguntas de Ada, según él, eran impropias de una mujer. En definitiva, le inquietaba que su
alumna pensase como un hombre. Pero lady Byron y lord Lovelace (no se lo comunicaron a
Ada) hicieron caso omiso de la advertencia del profesor y ella continuó con sus estudios.
Durante este tiempo en el que se vio obligada a compaginar su faceta de esposa y madre, el
intercambio epistolar con su antigua tutora y amiga, Mary Somerville, representan un gran
desahogo para Ada. En esta correspondencia Lovelace hace partícipe a su amiga de su
frustración después de la maternidad y de las dificultades para continuar con sus estudios.6
En 1841 la madre de Ada les contó a su hija y a Medora Leigh que el padre de ambas era el
propio Lord Byron, y el 27 de febrero Ada le escribió a su madre: «no estoy ni siquiera
sorprendida. De hecho, simplemente me ha confirmado aquello de lo que, por años, no tuve la
más mínima duda, pero hubiera considerado impropio por mi parte el haberle insinuado de
alguna manera lo que sospechaba». Ada no culpó a su padre por la incestuosa relación sino a
Augusta Leigh: «me temo que ella es inherentemente más malvada de lo que él fue nunca».
Esto no evitó que la madre de Ada intentara destruir la imagen que esta tenía de su padre,
sino que la llevó a hacerlo con mayor intensidad.
En la década de 1840 Ada protagonizó algunos escándalos, debidos, en primer lugar, a sus
afectuosas relaciones con otros hombres. Mantuvo desde 1844 una relación secreta y
posiblemente ilícita con el hijo de Andrew Crosse, John; se conoce con poca certeza este
asunto ya que Crosse padre destruyó la mayor parte de la correspondencia después de la
muerte de Ada como parte de un acuerdo legal.
A pesar de lo que cambió su vida después de casarse, Ada y Babbage mantuvieron su
amistad; él los visitaba a ella y a su marido con frecuencia. En el otoño de 1840, Babbage
volvió de su estancia en Italia preocupado por su proyecto; cada vez le parecía más difícil
llegar a construir el prototipo totalmente operativo de la máquina analítica (o diferencial). No
tenía suficientes recursos para financiarla, pero era optimista porque un reconocido científico
italiano iba a escribir un artículo sobre su proyecto.12

Obra
En 1841, Ada escribe a Babbage una carta dejando claro que está interesada en colaborar
con él. A Babbage le pareció bien la idea, así ella empezó traduciendo el artículo del científico
italiano, Luigi Federico Menabrea. Con la traducción del texto ella tenía dos objetivos: dar a
conocer el valioso trabajo de su amigo y cumplir su sueño de alcanzar una vida intelectual que
la elevase por encima de las exigencias de la maternidad y el matrimonio. Finalmente llamó a
su trabajo Notas, que consistía en su propio estudio sobre la máquina analítica, y como anexo,
la traducción del artículo del italiano. Babbage la asesoró, pero Ada fue enteramente la autora
de ese trabajo.
Ada dedica gran parte de su estudio a describir con un lenguaje muy técnico cómo funcionaría
la máquina analítica, pero también ofrece una serie de observaciones que dejan clara su
aportación teórica. Ella distinguía con claridad entre datos y procesamiento; este pensamiento
era revolucionario en su tiempo. Ada aspiraba a crear la informática, que ella llamaba la
ciencia de las operaciones. Se dio cuenta de las aplicaciones prácticas de la máquina analítica
y llegó incluso a vislumbrar la posibilidad de digitalizar la música con cedés y sintetizadores.
Escribió en las Notas:
" Supongamos, por ejemplo, que las relaciones fundamentales entre los sonidos, en el arte de
la armonía, fueran susceptibles de tales expresiones y adaptaciones: la máquina podría
componer piezas musicales todo lo largas y complejas que se quisiera".
Ada tenía una idea clara: la máquina analítica y el telar de Jacquard vienen a hacer lo mismo.
Una frase clave donde se expresa esto es:
"Puede decirse que la primera teje dibujos algebraicos, del mismo modo que el telar de
Jacquard teje flores y hojas".
Ada expresa con claridad las tres funciones que podía cumplir el invento de Babbage:
procesar fórmulas matemáticas expresadas con símbolos, hacer cálculos numéricos (su
objetivo primordial) y dar resultados algebraicos en notación literal.
Babbage y Ada concebían la máquina analítica de manera muy distinta. Al primero no le
interesaban demasiado sus consecuencias prácticas. A Ada, por el contrario, le obsesionaban
las aplicaciones del invento. Ella fue la primera en intuir lo que el invento de Babbage
significaba para el progreso tecnológico. Entendió que la tecnología utilizada en el telar de
Jacquard y en la máquina analítica podía aplicarse a todo proceso que implicara tratar datos:
de este modo abría camino a una nueva ciencia, la de la computación de la información.12

El primer programa de ordenador[editar]

Diagrama de Lovelace de la nota G, el primer algoritmo informático publicado

Las Notas fueron etiquetadas alfabéticamente de la A a la G. La nota G estaba dedicada a


los números de Bernoulli; en este apartado Ada describe con detalle las operaciones mediante
las cuales las tarjetas perforadas "tejerían" una secuencia de números en la máquina analítica.
Este código está considerado como el primer algoritmo específicamente diseñado para ser
ejecutado por un ordenador, aunque nunca fue probado ya que la máquina nunca llegó a
construirse. Pero podemos concluir que la nota G es el algoritmo de Ada, así que a ella se la
reconoce como la primera programadora de la historia,13 la primera persona en describir
un lenguaje de programación de carácter general interpretando las ideas de Babbage, pero
reconociéndosele la plena autoría y originalidad de sus aportes. Lovelace es la madre de la
programación informática.
Las Notas de Ada se publicaron en la revista Scientific Memoirs en septiembre de 1843, con el
título de "Sketch of the analytical engine invented by Charles Babbage". Ella firmó con sus
iniciales A. A. L., pero pronto se supo a quién correspondían. Su condición femenina perjudicó
su trabajo y los científicos no se lo tomaron en serio.12
En sus notas, Ada dice que la «máquina analítica» sólo podía dar información disponible que
ya era conocida: vio claramente que no podía originar conocimiento. Su trabajo fue olvidado
por muchos años, atribuyéndole exclusivamente un papel de transcriptora de las notas de
Babbage. Este mismo caracterizó su aporte al llamarla su intérprete; sin embargo recientes
investigaciones muestran la originalidad de su punto de vista sobre las instrucciones
necesarias para el funcionamiento de la «máquina analítica».
En 1953, aproximadamente cien años después de su muerte, las notas de Ada sobre la
máquina analítica de Babbage fueron publicadas bajo su nombre real, estando ahora
reconocida dicha máquina como un modelo temprano de ordenador y las notas de Ada como
una descripción de su software.14

Más allá de los números[editar]


En sus notas, Lovelace enfatizó la diferencia entre el motor analítico y las máquinas de cálculo
previas, en particular su capacidad de ser programado para resolver problemas de cualquier
complejidad. Se dio cuenta de que el potencial del dispositivo se extendía mucho más allá del
mero crujido numérico. En sus notas, ella escribió:
[La máquina analítica] podría actuar sobre otras cosas además del número, se encontraron
objetos cuyas relaciones fundamentales mutuas podrían ser expresadas por los de la ciencia
abstracta de las operaciones, y que también deberían ser susceptibles de adaptaciones a la
acción de la notación operativa y el mecanismo de el motor ... Suponiendo, por ejemplo, que
las relaciones fundamentales de los sonidos agudos en la ciencia de la armonía y de la
composición musical fueran susceptibles de tal expresión y adaptaciones, el motor podría
componer piezas de música elaboradas y científicas de cualquier grado de complejidad o
medida.
Este análisis fue un desarrollo importante de las ideas previas sobre las capacidades de los
dispositivos informáticos y anticipó las implicaciones de la informática moderna cien años
antes de que se realizaran. Walter Isaacson atribuye la idea de Lovelace sobre la aplicación
de la informática a cualquier proceso basado en símbolos lógicos a una observación sobre
textiles: "Cuando vio algunos telares mecánicos que usaban tarjetas perforadas para dirigir el
tejido de hermosos diseños, le recordó cómo el motor de Babbage usaba puñetazos tarjetas
para hacer cálculos. "[75] Esta visión es considerada importante por escritores como Betty
Toole y Benjamin Woolley, así como por el programador John Graham-Cumming, cuyo
proyecto Plan 28 tiene el objetivo de construir el primer motor analítico completo.
De acuerdo con el historiador de la informática y especialista Babbage Doron Swade:
"Ada vio algo que Babbage en cierto sentido no pudo ver. En el mundo de Babbage, sus
motores estaban limitados por el número ... Lo que vio Lovelace -lo que vio Ada Byron- fue
que ese número podría representar entidades distintas a la cantidad. Entonces, una vez que
tenías una máquina para manipular números, si esos números representaban otras cosas,
letras, notas musicales, entonces la máquina podía manipular símbolos de qué número era
una instancia, según las reglas. Es esta transición fundamental de una máquina que es un
crucigrama a una máquina para manipular símbolos de acuerdo con las reglas que es la
transición fundamental del cálculo al cómputo-a la computación de propósito general-y
mirando hacia atrás desde el terreno elevado actual de la informática moderna. si estamos
buscando y examinando la historia para esa transición, entonces esa transición fue hecha
explícitamente por Ada en ese documento de 1843."

Polémica sobre sus contribuciones[editar]


Aunque Lovelace se conoce como el primer programador de computadoras, algunos biógrafos
e historiadores de la informática afirman lo contrario.
Allan G. Bromley, en el artículo de 1990 Difference and Analytical Engines:
"Todos menos uno de los programas citados en sus notas habían sido preparados por
Babbage entre tres y siete años antes. La excepción fue preparada por Babbage para ella,
aunque detectó un "error" en ella. No solo no hay evidencia de que Ada alguna vez haya
preparado un programa para el motor analítico, sino que su correspondencia con Babbage
muestra que no tenía el conocimiento para hacerlo."
Bruce Collier, quien más tarde escribió una biografía de Babbage, escribió en su tesis de
doctorado de la Universidad de Harvard de 1970 que Lovelace "hizo una contribución
considerable para publicitar la Máquina Analítica, pero no hay evidencia de que haya
avanzado en el diseño o la teoría de ninguna manera" .
Eugene Eric Kim y Betty Alexandra Toole consideran "incorrecto" considerar a Lovelace como
el primer programador de computadoras, ya que Babbage escribió los programas iniciales
para su Motor Analítico, aunque la mayoría nunca se publicó. Bromley observa varias docenas
de programas de muestra preparados por Babbage entre 1837 y 1840, todos sustancialmente
anteriores a las notas de Lovelace. Dorothy K. Stein considera que las notas de Lovelace son
"más un reflejo de la incertidumbre matemática del autor, los propósitos políticos del inventor
y, sobre todo, del contexto social y cultural en el que se escribió, que un plan para una
investigación científica". desarrollo ".
En su libro, Idea Makers, Stephen Wolfram defiende las contribuciones de Lovelace. Aunque
reconoce que Babbage escribió varios algoritmos inéditos para Analytical Engine antes de las
notas de Lovelace, Wolfram argumenta que "no hay nada tan sofisticado -o tan limpio- como el
cálculo de Ada de los números de Bernoulli. Babbage ciertamente ayudó y comentó el trabajo
de Ada, pero ella estaba definitivamente el conductor de eso ". Wolfram luego sugiere que el
logro principal de Lovelace fue destilar de la correspondencia de Babbage "una exposición
clara de la operación abstracta de la máquina, algo que Babbage nunca hizo".
Doron Swade, un especialista en historia de la informática conocido por su trabajo en
Babbage, analizó cuatro afirmaciones sobre Lovelace durante una conferencia sobre el motor
analítico de Babbage:

1. Ella era un genio matemático


2. Ella hizo una contribución influyente al motor analítico
3. Ella fue la primera programadora de computadoras
4. Ella fue una profetisa de la era de la informática
Según él, solo el cuarto reclamo tenía "alguna sustancia en absoluto". Explicó que Ada era
solo una "principiante prometedora" en lugar de genio en matemáticas, que comenzó a
estudiar conceptos básicos de las matemáticas cinco años después de que Babbage concibió
el motor analítico por lo que no pudo haber hecho contribuciones importantes, y que ella solo
publicó el primer programa de computadora en vez de realmente escribirlo. Pero está de
acuerdo con que Ada fue la única persona que vio el potencial del motor analítico como una
máquina capaz de expresar entidades distintas de las cantidades.

Últimos años[editar]
A finales de la década de 1840, Ada se volvió adicta a las carreras de caballos y junto con
algunos de sus amigos intentaron crear un modelo matemático que les ayudar a ganar
grandes apuestas. El intento fue un absoluto fracaso, generándole a Ada miles de libras de
deuda y provocando que uno de los miembros del grupo la chantajeara con informar a su
marido, cosa que finalmente se vio forzada a confesarle. En la última época de su vida pasó
continuos apuros económicos.12
En el verano de 1852, la salud de Ada empeoró mucho, llevaba años padeciendo agotamiento
nervioso y debilidad general, pero no fue hasta ese año que aparecieron los primeros
síntomas del cáncer de útero. La enfermedad duró varios meses, durante los cuales su madre
tomó el control respecto a sus citas médicas y personales. Por influencia de su madre, decidió
dejar de ser materialista y adoptó ideas religiosas15que la llevaron a arrepentirse de su vida
anterior.16
Finalmente, falleció a los treinta y seis años el 27 de noviembre de 1852, acompañada de lady
Byron y de William.
Fue enterrada, a petición suya, junto a su padre, en la parroquia del pueblo de Hucknall
Torkard, en Nottinghamshire, cerca de la abadía de Newstead.12

Legado[editar]
Sugirió el uso de tarjetas perforadas como método de entrada de información e instrucciones a
la máquina analítica.17 Además introdujo una notación para escribir programas, principalmente
basada en el dominio que Ada tenía sobre el texto de Luigi Menabrea de 1842 (que comentó
personalmente completándolo con anotaciones que son más extensas que el texto mismo)
sobre el funcionamiento del telar de Jacquard así como de la máquina analítica de Babbage.
Es reseñable además su mención sobre la existencia de ceros o estado neutro en las tarjetas
perforadas siendo que las tarjetas representaban para la máquina de Babbage números
decimales y no binarios (8 perforaciones equivaldrían entonces a 8 unidades).

Reconocimientos[editar]

Una ilustración inspirada en el retrato de A. E. Chalon creado para la Iniciativa Ada, dedicada a la
promoción de la tecnología de carácter abierto y las mujeres.

El lenguaje de programación Ada, creado por el Departamento de Defensa de los Estados


Unidos, fue nombrado así en homenaje a Ada Lovelace. El manual de referencia del lenguaje
fue aprobado el 10 de diciembre de 1980, y al Estándar de Defensa de los Estados Unidos
para el lenguaje MIL-STD-1815 se le dio el número del año de su nacimiento. Desde 1998,
la British Computer Society ha premiado con la Lovelace Medal (medallaLovelace) en su
nombre18 y en 2008 iniciaron una competición anual para mujeres estudiantes de la
informática.19 En Reino Unido, el BCSWomen Lovelace Colloquium —conferencia anual para
universitarias— también lleva su nombre, Ada Lovelace.20
"El día de Ada Lovelace" es un evento anual celebrado a mediados de octubre21 cuyo objetivo
es el de "elevar el perfil de las mujeres en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas".
La Iniciativa Ada es una organización sin ánimo de lucro dedicada a incrementar la
participación y dedicación de las mujeres en la cultura libre y en los movimientos open
source.22
El edificio B de la Escuela Politécnica Superior de la UAM, en la que se imparten los grados de
Ingeniería Informática y de Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación, recibe
el nombre de Edificio B - Ada Lovelace. Así mismo, en la Universidad de Zaragoza se
encuentra el edificio Ada Byron, en el que se imparten las mismas titulaciones que en el de la
UAM.23
En el 197º aniversario de su nacimiento, Google le dedicó su Google Doodle.324
El doodle muestra a Lovelace trabajando en una fórmula entre imágenes que muestran la
evolución de los ordenadores.3

Resumen:

Augusta Ada King, condesa de Lovelace, (1815-1852), gran expositora de las ideas de
Charles Babbage, fue la primera en apreciar el significado de su trabajo, en especial el de
la Máquina Analítica. Aquí se expone un esbozo biográfico haciendo énfasis en su pasión
por el estudio y aclarando algunos puntos que en las exposiciones usuales suelen dar una
idea equivocada de su personalidad.

Palabras clave: biografía, Ada, condesa de Lovelace; Charles Babbage; Máquina


Analítica, Notas.

Introducción:
De acuerdo con Holt (2001), Augusta Ada King, condesa de Lovelace, fue drogadicta,
alcohólica, adepta al mesmerismo y la frenología, apostadora compulsiva, rebelde,
frívola, coqueta, una estudiante autodidacta de las matemáticas con un nivel de principiante, infiel,
dominada por su malvada madre. Para Gottlieb et al. (1998) es una de las 1000 personalidades del
pasado milenio. Para Falbo (1994) : un genio matemático, la primera programadora de la historia, la
asistente la visionaria que entrevió las posibilidades de su Máquina Analítica de Charles Babbage
y de la computadora.

Además Ada es la mujer cuyo nombre, por razones muy poco claras, y posiblemente injustas, lo
lleva un lenguaje de programación de alto nivel desarrollado para el Departamento de Defensa de
los Estados Unidos de América.

Existe un premio que lleva su nombre para reconocer a mujeres pioneras en el campo de la
computación y, por último, su nombre se usa en varios programas para la orientación de
jovencitas y mujeres hacia las carreras tecnológicas y de matemáticas en varios países del mundo.

¿Qué hay de cierto en esta descripción que bien parece sacada del argumento de una serie de televisión? A esta
pregunta le intentaremos dar una respuesta.

Existen algunas biografías en inglés de Ada. Lo que se encuentra en español o es muy vago o tiene inexactitudes
que distorsionan su biografía.

Aquí buscamos presentar a Ada como una persona deseosa de dedicarse a la Ciencia y a las Matemáticas en
una época en la que las mujeres no tenían derecho a tener una educación universitaria, ni a manejar su propio
dinero, ni a muchas otras cosas que son normales para las mujeres de hoy en día.

También se quieren aclarar ciertos puntos que, tal como se presentan en algunos textos, inducen a error, por
ejemplo: su interés en ciertas doctrinas hoy totalmente desacreditadas.

Es un sentir personal que las mujeres, sobre todo en Latinoamérica, que están pensando en seguir una carrera
científica, carecen de ejemplos a seguir... puede que este pequeño esbozo biográfico contribuya a llenar este
inmenso vacío.

Su vida:

Augusta Ada Byron nació el 10 de diciembre de 1815 en Londres, Inglaterra. Fue hija de George Gordon Noel
Byron, el sexto Barón de Byron de Rochdale (1788- 1824) y Anne Isabelle (Annabella) Milbanke (1792-1860), a
partir de 1856, por derecho propio, baronesa de Wentworth de Nettlested.

Según informan Toole (1998) y Wooley (1999), su padre es considerado uno de los escritores más
influyentes del Romanticismo. En sus obras presentó un tipo de antihéroe con tendencias autodestructivas,
falto de respeto por los rangos y privilegios, con problemas con la identidad sexual, etc. Se cuenta que
fue cruel, excéntrico, polémico, ostentoso, mujeriego, controvertido, aventurero y ... lleno de deudas. Los
mismos autores informan que su madre, Annabella, fue hija única de padres mayores, con excelentes
conexiones familiares en el mundo de la política; religiosa, inteligente, dedicada estudiante de las
Matemáticas y única heredera de una fortuna respetable. Excelente administradora de su fortuna
estuvo involucrada en empresas educativas creando escuelas de oficios agrícolas e industriales para
muchachos pobres. Mujer de ideas progresistas en una época de cambios sociales, científicos y
tecnológicos, originados por la Revolución Industrial, a ella y a su hija Ada les tocó vivir el surgimiento
de la tecnología, pues llegaron a ver los inicios de las redes de transporte ferroviario, el telégrafo eléctrico,
el nacimiento de las metrópolis modernas, entre otros. Para Berenguer (1986) fue una mujer neurótica e
hipocondríaca.

En lo que todos los autores concuerdan es que Annabella fue criada en el campo y en vista de sus dotes,
sus padres contrataron tutores que le enseñaron, entre otras cosas, astronomía, álgebra y geometría.

Para entender esto hay que mencionar que en esos años había en Inglaterra una publicación muy leída y
muy influyente dirigida al público femenino llamada “The Ladies Diary o Woman’s Almanack”, publicada
anualmente desde 1704 que contenía calendarios, las fases de la luna, tiempos de la salida y la puesta
del sol, datos de eclipses, fiestas, adivinanzas, chistes, problemas científicos y matemáticos (de nivel
avanzado) y una cronología de eventos notables. Típicamente cada volumen de la serie incluía respuestas
de los lectores a los problemas propuestos en el año anterior y un nuevo conjunto de problemas
frecuentemente escritos en verso. Estos problemas de matemáticas fueron considerados una
característica distintiva del almanaque publicado por última vez, como una publicación independiente, en
1840. Por esto, no es extraño que algunas mujeres, entre ellas, Annabella y Mary Somerville, se
interesaran en el estudio serio de las Matemáticas, aunque ninguna lo hizo con la intención de convertirse
en un científico profesional, (Costa, 2002, 49-60).

Annabella viajó a Londres en 1812 para ser presentada en sociedad y ahí conoció a Lord
Byron. Después de que éste le pidió matrimonio por segunda ocasión, para sorpresa de casi
todos, accedió a casarse con él a la edad de 23 años.

Sobre ellos dos, Lord Byron (antes de su matrimonio con Annabella) escribió: “somos dos líneas paralelas
que se prolongan infinitamente lado a lado pero que nunca se intersectan”(Toole, 1999,7).

De esta galería de fotos los hermanos Jacob I y Johann I hijos de Jacob marcan un hito en varios campos de la matemática.
Sus nombres están ligado a intrigas, genialidades y enemistad profunda entre ellos. Sus actuaciones son tema para una
intrigante novela.

Le enseñó Jacob a su hermano Johann matemática y como investigar o era este último un gran creador? Cuando Jacob
muere prohíbe en su testamento que su hermano tenga acceso a sus trabajos.

En las primeras etapas del cálculo diferencial e integral los nombres de Johann y Jacob se ubican en un lugar de privilegio.
Johann es el responsable del primer libro de cálculo diferencial e integral conocido- oficialmente el primer libro es obra del
Marqués de L¨Hospital ( 1696), pero es altamente posible que esta obra sea esencialmente de Bernoulli.

Se sabe que el Marqués invitó a Bernoulli a Francia para que le enseñara cálculo diferencial e integral. Una especie de
maestro privado sobre el tema.
Figura 2. Anne Isabella Milbanke a la edad de aproximadamente 10
Figura 1. Lord Byron en 1812.
años.

Después de poco más de un año de una vida matrimonial llena de terrorismo doméstico, se
separaron apenas unas semanas después del nacimiento de su primera y única hija, Augusta Ada. Hay
que hacer notar que Annabella, a través de su abogado, pidió la disolución legal de su matrimonio, cosa
muy rara y escandalosa en esa época, consiguiéndola en 1816 manteniendo posición (¡lo que no
consiguió Lady Di en nuestros días!), reputación, fortuna y la custodia total de la hija de ambos. Poco
tiempo después Lord Byron salió de Inglaterra para no volver y morir ocho años después en Grecia.

Uno de los argumentos de Annabella contra su marido fue el rumor de una relación incestuosa de éste
con su media hermana, Augusta. De esta relación sería fruto su hija Medora Leigh. Los involucrados
siempre lo negaron; lo único cierto es que este rumor amargó la vida de Annabella y, tiempo después, la
de Ada.
Su madre y sus abuelos maternos quisieron evitar que la pequeña Ada desarrollara inclinaciones similares a las de su
depravado padre. La madre de Annabella, en su lecho de muerte, le hizo jurar a su hija que no le diría absolutamente nada
acerca de su padre hasta que tuviera 21 años. Annabella cumplió: como regalo de Navidad le envió a su hija recién casada
y embarazada de su primer bebé, para que lo conociera, el retrato de su padre en traje albanés que había estado colgado
durante años en un corredor de su casa cubierto con un telón de grueso terciopelo.
Figura 3. Miniatura de Ada del año 1819. Figura 4. Ada, condesa de Lovelace.
Según Elwin (1975), la enseñanza de las Matemáticas formó parte de la educación de Ada como un medio de
disciplina moral y control de sus emociones para evitar el desarrollo de rasgos de carácter similares a los de
su padre. Mostró desde un principio talento para las Matemáticas, aunque su pasión infantil fue la
geografía. Su educación formal y sistemática empezó a los 5 años consistiendo en lecciones de aritmética,
lectura, ortografía, geografía, dibujo, francés, música, geometría, historia y manualidades; a partir de su
décimo cumpleaños se añadió el latín a sus estudios.

El 14 de mayo de 1821, su primera maestra escribió en su diario que Ada ya sabía hacer sumas con cinco o
seis sumandos, leer; aunque a veces se equivocaba por querer hacerlo rápido; deletrear palabras cortas y
difíciles, conocía el globo terráqueo, lo que eran líneas paralelas, perpendiculares y horizontales; tenía un
buen oído y entusiasmo por la música, entre otras cosas.

Los domingos no tenía lecciones formales pero se organizaban para ella paseos en el jardín para enseñarle
la identificación de plantas, sesiones de lecturas edificantes, canto y ocasionalmente visitas educativas a
pueblos y fábricas cercanas para que conociera las novedosas máquinas y las condiciones de la clase
trabajadora (Taylor, 1998, 448).

En esa época Sir George Cayley (1777-1857), padre de la aeronáutica, junto con otros inventores estaba
empeñado en construir prototipos de máquinas voladoras. En 1809 y 1810 Cayley había publicado una serie
de tres trabajos científicos en los que estudió la propulsión, estructura, aerodinámica, la estabilidad y el
control de estas máquinas.

Debido al estilo de la educación de Ada, no es de extrañarse que a la edad de 12 años se


propusiera construir su propia máquina voladora. Se abocó al diseño de su máquina con método y
dedicación; éste finalmente tomó la forma de un caballo con (la tecnología de punta en ese entonces) una
máquina de vapor en su interior que movería un inmenso par de alas, de tal forma que podría llevar a una
persona montada encima. Descuidó sus estudios, lo que disgustó a su madre y la forzó a abandonar su
proyecto. Hay que citar aquí que la primera de sus gobernantas, Miss Lamont, observó lo mucho que le
entusiasmaba (a Ada) imaginarse por sí sola cómo formar un diseño usando cubos o cualquier otro
material. La idea del “caballo volador” de Ada es muy similar y anterior a la de la máquina voladora de
Henson, patentada en 1843, la cual no llegó a ser construida. Su disciplina de estudio fue muy intensa y
estricta: incluía clases de la mañana a la tarde; castigos, nunca corporales, si su aprendizaje del día no había
sido satisfactorio, y premios también. Durante sus primeros años no parece haber tenido contacto (epistolar)
con su familia paterna, aunque se sabe que, en su vida adulta, conoció algunas de las obras de su padre y a
algunos parientes por línea paterna.

La estrategia de su madre no consiguió un éxito total, pues hay informes de un intento de fuga a los 16 años
con uno de sus tutores y ataques de rebeldía hacia las ideas de ésta, (Toole, 1999, 32). Sin embargo todas
las referencias hacen notar que Annabella, mantuvo autoridad sobre ella durante toda su vida.

En 1833 Ada fue presentada en sociedad. Al año siguiente entabló amistad con una amiga de su madre, Mary
Somerville, (1780-1872), la que se convirtió en su tutora, la puso en contacto con importantes científicos de
la época y la invitó a conferencias científicas a las que asistía Mary con sus hijas. La señora Somerville
fue una brillante matemática y astrónoma autodidacta quien cobró fama al traducir al inglés el libro “Traité
de Mécanique Céleste” de Pierre-Simon Laplace.
Por desgracia para Ada, Mary tuvo que mudarse en 1838 a la ciudad de Florencia, Italia debido a los
problemas de salud de su esposo. A pesar de este cambio de residencia, Mary mantuvo contacto epistolar
hasta la muerte de Ada y continuó escribiendo libros; su último libro, “Molecular and Microscopic
Science”, lo terminó de escribir a los 89 años, (Brück, 1996, 201-206).

Gracias a su protectora Mary Somerville, Ada conoció a Charles Babbage el 5 de junio de 1833 en una fiesta.
Semanas después Ada, su mamá y Mary visitaron al inventor y matemático en su casa donde éste les mostró
la parte ya construida de su Máquina de Diferencias. Babbage diseñó su máquina para que generara tablas
matemáticas automatizando los pasos “mecánicos” de los cálculos. Aunque sólo podía ejecutar sumas, restas

y evaluar polinomios de la forma , donde los coeficientes son números enteros.

Posiblemente debido a su experiencia previa de diseño de una máquina y sus visitas dominicales a fábricas y
talleres, Ada pudo “entender su funcionamiento y ver la gran belleza de su invención”. Este encuentro le
inspiró un vivo interés en la máquina y las matemáticas necesarias para entender los principios en los que las
máquinas de Babbage estaban basadas. El inventor llegó a prestarle a la muchacha sus planos.

En ese tiempo Babbage ya era reconocido como un distinguido inventor y matemático inglés pues entre otras
cosas, desde 1828 ocupaba la cátedra Lucasiana de Matemáticas de la universidad de Cambridge, la misma
que había ocupado Newton. Se especula en (Romero, 2005) que Babbage y Ada pudieran haber tenido una
relación distinta a la de amistad. Es de dudarse tal posibilidad debido a la diferencia de ideas religiosas, clases
sociales, caracteres de Lady Byron y él como puede leerse en (Schwarz, 2002, 376). No hay que olvidar que
Babbage tenía hijos de la edad de Ada (esto último puede comprobarse con la información contenida en la
página http://www.bavidge.co.uk/Babbage%20Family%20Tree%202005,%20InternetTree/wc03/wc03_074.htm)

En 1835 Ada se casó con William King, octavo barón de King, y a partir de 1838, primer conde de Lovelace. En
algunas de las referencias consultadas, por ejemplo en (O'Connor & Robertson, 2002), se sugiere que su
esposo tenía una personalidad débil y no muy inteligente.

Es de cuestionarse “la debilidad de carácter de Lord Lovelace” pues su nuera Mary, condesa de Lovelace
lo describe en el libro “Ralph, Earl of Lovelace, A Memoir” (1920), como “un padre mas temido que amado por
la familia y amigos” (página 2) y “ un severo partidario de la disciplina” (página 7).

Parece que tampoco se puede decir que sea tonto:

Hay que hacer notar que fue admitido como miembro de la Real Sociedad (Royal Society of London for
Improving Natural Knowledge), RS, el 25 de noviembre de 1841. Para ser miembro de esta Sociedad sus
estatutos establecen que el candidato debe de haber hecho una contribución sustancial al conocimiento en
las ciencias naturales, las matemáticas, la ingeniería o la medicina.
Figura 5. Charles Babbage, 1791-1871. Figura 6. Mary Somerville a los 54 años.

En el catálogo en línea de la Biblioteca Británica (British Library) se pueden encontrar dos libros firmados por el primer
conde de Lovelace. Sus títulos permiteninferir que las áreas de interés de su autor están relacionadas con la
agricultura y la arquitectura, concordando con el comentario que aparece en las memorias antes citadas de su hijo
Ralph, “ Lord Lovelace fue un hombre de grandes habilidades y conocimientos.... Fue un arquitecto e ingeniero
autodidacta....”.

Un detalle curioso es que la edición de los libros arriba mencionados es de los años 1848 y 1849, cinco años después
de la publicación del trabajo de su esposa. Se sabe que Ada colaboró en la redacción de dos notas de pie de página
sobre un tema técnico en un libro de William escrito en 1848.

Finalmente cabe mencionar que en el sitio “Victorian Web” hay una página,
http://www.victorianweb.org/art/architecture/homes/5.html, dedicada al trabajo arquitectónico de William en la que se
le menciona como “el arquitecto neo-gótico más espectacular de Surrey”.

William y Ada tuvieron tres hijos: Byron (1836-1862), Ann Isabella (1837-1917) y Ralph Gordon (1839-1906).

Figura 7. William King-Noel, 1805- 1893, primer Conde of Lovelace; marido de Ada. Figura 8. Imagen de Ashley Combe, un lugar donde vivió Ada, construido por su marido; actualmente en
ruinas
Después del nacimiento de su hijo Ralph, Ada parece haber sufrido una crisis emocional (suponemos una
situación del tipo “ya cumplí con parir un número razonable de herederos y ¿ahora qué hago con mi
vida?”) por lo que empezó a buscar desarrollar una personalidad propia, una que no fuera la de la hija
de Lady Byron, ni la de la esposa de Lord Lovelace, dedicándose de manera más seria al estudio de las
Matemáticas y la Ciencia. Prueba de ello es su comentario a Faraday , en 1844, “ella (Ada) ya no era
propiedad de su madre o de su marido.”

Irónicamente, Lady Byron consigue que Augustus De Morgan, profesor de Matemáticas en la


Universidad Londres, la acepte como pupila en 1840. Una de las razones puede ser que éste estaba casado
con una amiga de la familia, Sofia Frend, hija del Dr. Frend, antiguo tutor de Lady Byron y de su
hija. Este matemático le da su apellido a las leyes de (De) Morgan de los conjuntos que enseñan en las
escuelas mexicanas; sus trabajos más importantes se inscriben en el campo de la Lógica Matemática.
Se menciona la existencia de una carta en la que Ada le pide a Babbage diplomáticamente que le sirva como tutor de
Matemáticas; éste no parece haberse interesado en serlo. La comunicación epistolar continuó y en una carta fechada
el 16 de febrero de 1840 le propone una descripción matemática del juego de mesa llamado “Solitario”. Ella numeró
sus piezas (en la figura 10 se ven como esferitas) y describió claramente cada posible movimiento. Por cierto, este
juego ha motivado varios trabajos científicos de matemáticos, científicos de la computación y especialistas en
Inteligencia Artificial, algunos de ellos publicados en este siglo que comienza.

Figura 10. Solitario (en su versión inglesa).


Figura 9. Augustus De Morgan, 1806- 1871, profesor de la Universidad Londres;
después del Colegio Universitario de la Universidad de Londres. Fundador y primer
presidente de la Sociedad Matemática de Londres (London Mathematical Society).
Se pudiera pensar que Babbage fue sexista o egoísta con Ada al no continuar trabajando tan estrechamente
con ella después de la publicación de las Notas. Es necesario hacer algunas aclaraciones: Babbage sólo tuvo
un asistente reconocido como tal en la literatura, Ada. En la bibliografía consultada no aparece
nadie mencionado como su alumno, (Wilkes, 2002, 353-365). Babbage nunca dio una clase (lecture) en
Cambridge aunque podía hacerlo pues tenía una cátedra. No tenía necesidad de hacer una “carrera
académica”, porque él era rico. Además era muy enojón, basta recordar aquí el título de una de
sus biografías “Irascible Genius: The Life of Charles Babbage” (Genio irascible: La vida de Charles Babbage)
escrita por B. V. Bowden y publicada en 1964. Así que se puede afirmar que muy posiblemente Babbage con
Ada fue lo más generoso y lo menos sexista que podía ser con ser humano alguno.

El trabajo más importante de la vida de Ada fue:

Sketch of the Analytical Engine invented by Charles Babbage, Esq.

By L. F. MENABREA,

of Turin, Officer of the Military Engineers.

Originally published in French in 1842 in the Bibliothèque Universelle de Genève, No. 82

NOTES BY THE TRANSLATOR.


[Augusta Ada Byron King, Countess of Lovelace]

A veces mencionado como “Notes by A. A. L.” publicadas en Taylor’s Scientific Memoirs, London, vol. III,
1843, 666-731. La historia de este trabajo es a grandes rasgos la siguiente:

Ya desde los 1830’s Babbage había empezado a pensar en una máquina que hiciera cálculos más generales
que los que hacía su Máquina de Diferencias y había tratado de conseguir apoyo económico por parte del
gobierno inglés para esta nueva máquina, la así llamada “Máquina Analítica”.

Éste le fue negado en parte porque en el modelo anterior, la Máquina de Diferencias, ya se habían invertido
£17, 000, no habiendo obtenido más que una parte de lo proyectado y por su notoria capacidad de hacerse
de enemigos. Su Máquina Analítica fue evaluada como “de ningún valor” por uno de éstos por lo que el Primer
Ministro Robert Peel determinó el abandono del proyecto en noviembre de 1842.

En el otoño de 1840 Babbage viajó a Turín para dar una serie de charlas esperando conseguir apoyo
extranjero para la construcción de su Máquina Analítica. Ahí un ingeniero y matemático sardo Federico Luigi,
conde de Menabrea preparó un artículo en francés, basado en las exposiciones de Babbage, publicado en el
número 82 de la revista Bibliothêque Universelle de Genève de octubre de 1842.

Después del carpetazo al proyecto dado por Peel y cuando copias de este artículo llegaron a Inglaterra, Lady
Lovelace y el editor científico Charles Wheatstone acordaron, sin decirle nada a Babbage, que ella tradujera el
artículo al inglés con intención de publicarlo como una manera de difundir el trabajo de éste en Inglaterra.
Cuenta el mismo Babbage su reacción a la traducción de Lady Lovelace (cita tomada de Fuegi & Francis,
2003, 19):

“Algún tiempo después de la aparición del trabajo [de Menabrea] la condesa de Lovelace me informó que ella
había traducido este trabajo. Le pregunté porqué no había ella misma escrito un trabajo original sobre un
tema que conocía tan íntimamente. A lo que Lady Lovelace replicó que no se le había ocurrido. Entonces le
sugerí que podría añadir algunas notas al trabajo de Menabrea. Una idea que fue aceptada inmediatamente.”

Las “notas” fueron varias veces más largas que el ensayo de Menabrea.

A continuación citamos y traducimos una parte del artículo “Ada and the First Computer” de E. E. Kim y B. A.
Toole publicado en el número correspondiente a mayo de 1999 de la revista Scientific American, pues contiene
una evaluación completa de las notas:

“Menabrea delineó el propósito de los componentes de la Máquina Analítica y reconoció que sería capaz de
calcular cualquier fórmula algebraica propiamente expresada (o programada) con las tarjetas perforadas. Las
tarjetas, escribió Menabrea, son meramente una traducción de las fórmulas algebraicas....

....La publicación de Ada (resultó ser) el primer trabajo que discutía la programación de una computadora en
extenso; sería el único trabajo de este tipo hasta el siguiente siglo ....
Un tema importante (del trabajo de Ada) fue el significado de la capacidad de la Máquina Analítica de ser programada
usando las tarjetas perforadas (como las del telar) de Jacquard.

Figura 11. Charles Wheatstone, 1806- 1875, inventor, experto inglés en el desarrollo y mercadeo de nuevas
tecnologías, editor de la publicación científica Taylor’s Scientific Memoirs, animó a Ada para que tradujera el
trabajo de Menabrea.
(Gracias a la implementación de las tarjetas perforadas), escribió Ada, ...la Máquina Analítica teje patrones
algebraicos de la misma manera que el telar de Jacquard teje flores y hojas.”

... Ella enfatizó la importancia ...de la capacidad de la máquina de bifurcarse hacia diferentes instrucciones
basándose en ciertas condiciones...

...Escribió sobre los beneficios de la habilidad de la Máquina Analítica de reusar su código. Además, al
describir los poderes de procesamiento simbólico escribió:... “Suponiendo, por ejemplo, que las relaciones
fundamentales de los sonidos...en la ciencia de la armonía y de la composición musical fueran susceptibles
de tal expresión y adaptación, la Máquina podría componer piezas de música ... de cualquier grado de dificultad
y extensión...”

...Y finalmente: “La Máquina Analítica no tiene pretensiones de originar ninguna cosa.... Puede hacer cualquier
cosa que nosotros sepamos ordenarle cómo lo haga.”

El resto de las notas de Ada estuvieron dedicadas a la mecánica de la programación de la Máquina Analítica,
incluyendo una descripción del mecanismo de las tarjetas perforadas y de la notación para escribir programas.

Babbage había adoptado un formato tabular para expresar programas que Ada modificó en su publicación.
Ada finaliza sus notas con su programa para el cálculo de los números de Bernoulli. El matemático suizo
Jacob Bernoulli escribió sobre estos números en un libro clásico de probabilidad, Ars conjectandi (El Arte de
la Conjetura), publicado por primera vez en 1713; se afirma que hay fragmentos de la correspondencia de Ada
con De Morgan que prueban que ella los estudió en 1842. El programa de Ada para derivar los números de
Bernoulli demostraba la capacidad de bifurcación condicional de la Máquina Analítica y usaba dos bucles.
Fue mucho más ambicioso y complejo que cualquier programa que Babbage haya escrito para la Máquina.”

Hay que hacer notar que Ada escribió un programa para una máquina de la que aún no existía un prototipo.
Uno fue terminado en 1871, un poco antes de la muerte de Babbage y casi 20 años después de la muerte
de Ada.

La única máquina (completa) de Babbage que existe es una Máquina de Diferencias que fue totalmente
terminada en el año 2000, exhibiéndose en el Museo Británico de Ciencia en Londres, Inglaterra, probando
que los diseños de Babbage eran posibles de ser construidos en su época.

Ada hace entonces uso no sólo de su capacidad de abstracción y conocimientos matemáticos, sino también
de su imaginación e intuición. Estas últimas, cualidades indeseables pues eran heredadas de su padre.

Las notas estuvieron a punto no ser publicadas; al enterarse de que Babbage quería hacer publicar en la
misma memoria una introducción anónima donde éste se quejaba del trato que le había dado y todavía le daba
el gobierno inglés, Lady Lovelace parece amenazar a Babbage con retirar su trabajo de la publicación.
Finalmente en una carta fechada el 8 de agosto de 1843 Babbage acepta que la traducción y las notas se
publiquen sin su ataque. Éste fue publicado simultáneamente en una revista “hermana”, Philosophical
Magazine.
Babbage estuvo muy enojado con Ada pero se reconcilió después de recibir las felicitaciones por la publicación:
Faraday, físico y también amigo de Ada, lo felicitó aunque admitió que no entendía del asunto y Menabrea le pidió que
felicitara a la autora.

Figura 12. Prototipo de la Máquina Analítica de Babbage diseñada y construida de Figura 13. Federico Luigi, Conde de Menabrea, 1809-1896.
1834 hasta 1871.
Años más tarde en una carta de Babbage, fechada el 14 de junio de 1857, dirigida a Byron, el hijo mayor de
Ada, éste escribe:

“En la memoria de Mr. Menabrea y todavía más en la excelentes notas anexadas por tu madre encontrarás
el único recuento de las capacidades de la Máquina Analítica que los matemáticos del mundo han escrito
hasta ahora.” (Essinger, 2007, 135).

Después de la publicación Ada confiesa sentirse cansada con frecuencia; aún así sigue con sus estudios y
está al tanto de los avances científicos de su tiempo. Planea apoyar a Babbage en la promoción de sus
inventos y a Faraday con la difusión de sus trabajos en electricidad. En ambos casos no parece haber tenido
mucha suerte, en el primero porque como ya mencionamos antes, no le gustaba trabajar con nadie y en el
segundo, porque aunque activo, estaba ya muy enfermo.

Figura 15. Ada está enterrada junto a su padre en la cripta de la familia Byron en la iglesia de Santa María
Magdalena en Hucknall, Nottingham, Inglaterra.

Figura 14. Michael Faraday, 1791- 1867, maestro de Ada en temas de Física.
Colabora no sólo con su marido como ya mencionamos antes, sino con John Crosse, hijo de un
experimentador en electricidad amigo de los Lovelace. Ayudó en la redacción de una reseña firmada sólo por
Crosse sobre un libro de autor anónimo que causó revuelo en Inglaterra llamado “Vestiges of the Natural
History of Creation”. Éste es el primer libro inglés de “divulgación científica” que afirma que los seres
humanos son una parte del universo gobernada por las leyes naturales. Existe un borrador de una crítica de
esta obra que Ada escribió pero no publicó.

En agosto de 1850 Ada y su esposo visitaron la antigua propiedad de Lord Byron, Newstead Abbey, lo que
enfadó muchísimo a Lady Byron. Las relaciones de la madre con la hija y su esposo se congelaron por un
tiempo.

Existe el “mito” de que Ada desarrolló a principios de 1851 una adicción a las apuestas en las carreras de
caballos. Según escribe B. A. Toole en su libro “The Enchantress of numbers”, esto fue dicho por su madre
después de su muerte. La autora añade que su hijo Ralph, quien era un niño de unos once años cuando Ada
murió, también lo menciona pero que esa información la obtiene de oídas. Algunos conocidos alegaron,
después de la muerte de Ada, que ésta les debía dinero. Los abogados de Lady Byron descubrieron que
mentían. Sin embargo, existen cartas que muestran que asistía a las carreras de caballos. Hay que recordar
que ciertas carreras eran y siguen siendo un evento social muy importante de las clases altas y la nobleza
inglesas. Por otra parte, aunque rica, Ada no tenía la libertad de manejar su dinero y tenía asignada una
cantidad fija para sus gastos, ésta fue fijada por su madre y su esposo en el contrato nupcial; pudiera ser que
Ada estuviera buscando la forma de tener más dinero “propio”. Hay que aclarar que Ada apostaba a través
de intermediarios y con permiso, por escrito, de su marido. Más que por una adicción, sus problemas
económicos causados por sus pérdidas en las apuestas se explicarían por un error de cálculo y la
imprudencia de alguien que no sabe manejar sus finanzas.

En junio de 1851 tiene frecuentes y fuertes hemorragias que obligan a sus médicos a ordenarle permanecer
en Londres; en esas fechas Lord Lovelace busca a Lady Byron para informarle de la enfermedad de Ada y las
deudas que ésta había contraído apostando en las carreras de caballos.

La noticia de los problemas económicos de Ada enfureció a su madre contra Lord Lovelace: lo acusó de ser el
responsable de que su hija haya olvidado sus valores morales y decoro comportándose como su abuelo
paterno y su padre, permitiendo que las malignas tendencias de los Byron se hayan manifestado en su hija.

Annabella manda a su abogado a entrevistarse con Ada en su lecho de enferma, logrando arreglar los
problemas económicos de Ada, que no eran tan grandes como los supuso su madre, junto con un
acercamiento mutuo.

En agosto de 1851 Ada es informada de la gravedad de su enfermedad; a pesar de esto, sus ganas de vivir
no disminuyen, muestra fortaleza y optimismo continuando sus estudios científicos hasta pocos meses antes
de su muerte.

En agosto de 1852 le pide a su esposo que la entierren junto a su padre y éste promete cumplir su voluntad.
Es posible que esta decisión haya sido motivada por el reconocimiento de que era, también, hija de su padre,
pues comprende que tenía rasgos de su carácter en el suyo.
A finales de agosto de ese año tiene un paro cardiaco del que se recupera. Después de recobrar la conciencia,
exhibe una conducta muy diferente a la acostumbrada y le pide a su marido que le perdone algo, no se sabe
qué aunque por su reacción violentísima, se cree que Ada le confiesa haberle sido infiel con John Crosse,
(Wooley, 1999, 369). Sobre tal cosa sólo se puede especular. Se sabe que Crosse aceptó destruir un poco más
de cien cartas escritas por Ada que tenía en su poder a cambio de recibir el monto del seguro de vida de Ada,
de esto informa, en una carta, su abogado y amigo, Woronzow Grieg, (Wooley, 1999, 376).

En los últimos días de su vida Ada es aislada de sus amigos y sometida a una preparación para la muerte
dirigida por su propia madre. Ésta consiste en hacerla confesar todos y cada uno de sus pecados y vicios,
los verdaderos y los imaginados por su madre también, además de hacer a su mamá heredera y responsable
de todos sus papeles y asuntos, (Wooley, 1999, 369).

Ada muere en la noche del 27 de noviembre de 1852, después de que los médicos en un gesto de bondad le
recetaran belladona (Atropa belladona), planta usada como narcótico capaz de causar estados de coma o la
muerte, (Winstone, 2005, 62). El 3 de diciembre fue sepultada en la cripta de la familia Byron en la Iglesia de
Santa María Magdalena en el pueblo de Hucknall Tockard, condado de Nottingham en Inglaterra.

Después de la muerte de su hija, Annabella se hará cargo de la educación de sus nietos y nunca volverá a
dirigirle la palabra a su yerno en lo que le resta de vida.

Evaluación de sus capacidades y su forma de ver las Matemáticas

En una carta de De Morgan dirigida a Lady Byron fechada en el año de 1840, éste opina sobre la capacidad de
Ada para el estudio de las Matemáticas: “ Si Lady Lovelace fuera un joven estudiante de Cambridge .... Yo
profetizaría que su aptitud... haría de él un investigador matemático original, quizás de primera categoría.”,
(Toole, 1996, 7).

Esta evaluación no está escrita por un adulador, sino por el cuarto mejor alumno en Matemáticas de su
generación en la Universidad de Cambridge, quien no se tituló porque no estaba de acuerdo en presentar (y
aprobar) un examen obligatorio de teología y más tarde, renunció a su trabajo en protesta contra las políticas
de la universidad en la que trabajaba (Macfarlane, 1916, 19-33).

Ada opina de su propia capacidad intelectual en una carta dirigida a su madre con fecha del 6 de febrero de
1841:

(Tengo:)

“ Primero:.....Esta facultad nombrada en mí como un tacto particular, o algunos dirían una percepción intuitiva
de cosas ocultas.....

Segundo: mis inmensas facultades de razonamiento;

Tercero: mi facultad de concentración, con lo que quiero decir la fuerza no sólo de dedicar toda mi energía y
existencia en lo que yo escoja, sino también la de relacionar cosas que nadie relacionaría....”

Aunque continúa pensando que tiene mucho tiempo por delante:


“Ahora bien, estas capacidades ...son un vasto aparato puesto en mi poder por la Providencia y está en mí
hacer (uso de ellas) en el curso de los próximos veinte años...Pero sin prisa ...que eso arruinaría todo esto.”

Cabe recordar aquí lo que lo que ella pensaba de las Matemáticas y la imaginación:

“La Ciencia Matemática muestra lo que es. Es el lenguaje de las relaciones invisibles entre las cosas. Pero
para usar y aplicar ese lenguaje debemos de ser capaces de apreciar plenamente, de sentir, de calibrar lo
invisible (no visto), lo inconsciente. La imaginación también muestra lo que es, lo que está más allá de los
sentidos. Por ello debería ser cultivada de manera especial por los verdaderos científicos, aquellos que desean
entender los mundos que nos rodean.”

Unos años antes, en respuesta a la afirmación de uno de sus tutores de que las Matemáticas no tenían nada
que ver con las emociones humanas o la imaginación, Ada respondió que ella nunca entendió una prueba
geométrica sin antes haberla imaginado.

Esto no quiere decir que no haya recurrido a modelos concretos, se dice que como ayuda para sus estudios
en 1836 se consiguió modelos de madera de esferas y poliedros.

Otra estrategia que desarrolló fue escribirle una serie de cartas a las hijas de Lady Gosford, amiga de juventud
de Lady Byron. Les enseñó conceptos de geometría usando no sólo explicaciones sino también diagramas.
En este “curso por correspondencia” , usando una didáctica mal vista en esa época, les pidió a sus alumnas
que usaran papel para dibujo, lápices de colores, reglas y compás para hacer sus diagramas. Los
diagramas debían estar cuidadosamente dibujados. En su opinión sólo se debían permitir las pruebas
indirectas como un último recurso. El rigor de las Matemáticas se justificaba porque “nada se hacía sin una
razón.”, (Toole, 1996, 6-7).

Precisiones varias

Incluso trabajos serios tocan muy a la ligera aspectos de su personalidad que ameritan un comentario que
los sitúe en su época:

Las adicciones de Ada

Cuando se menciona su adicción al láudano, preparación compuesta de vino blanco, opio y otras sustancias,
no se menciona que en el siglo XIX era común recetarlo a enfermos de asma, reumatismo, cólera, fiebre,
insomnio y dolores de todo tipo. Con relación a su alcoholismo, no se menciona que se recetaba la ingesta
de bebidas alcohólicas como remedio contra casi cualquier enfermedad. Hay que aclarar además que la
noción de adicción a una droga no empezó a difundirse sino hasta los 1870’s, mucho después de la muerte de
Ada. Su salud fue siempre delicada: enfermiza desde su infancia, se recuperó del sarampión y de una invalidez
a consecuencia de éste, del cólera y sufrió por temporadas de ataques de nervios, reumatismo y problemas
cardíacos. Su médico le recetó que tomara láudano y vino de manera rutinaria con lo que, como muchos
pacientes en esa época, Ada se volvió adicta (Toole, 1999, 203). En resumen, Ada se convirtió en
adicta a drogas que eran las “aspirinas” de la época (Zieger, 2006).

Ada y el mesmerismo
El mesmerismo, desarrollado por el austríaco Franz A. Mesmer (1734- 1815), sostenía que la persona estaba
sana cuando el magnetismo animal corría libremente a través de los canales de su cuerpo; la enfermedad era
causada cuando se obstaculizaba su curso. Al eliminar los obstáculos y restaurar el flujo se producía una
crisis que restauraba la salud. Si la Naturaleza no lo hacía espontáneamente, entonces el tratamiento con un
conductor del magnetismo animal era el remedio. Tuvo muchos fracasos y algunos éxitos aunque finalmente,
desacreditado, dejó la práctica médica. El neurocirujano escocés James Braid (1795-1860) se interesó en el
mesmerismo en noviembre de 1841 al ver una demostración. Llegó a la conclusión de que el trance en el que
caían los pacientes se debía no a un fluido o magnetismo animal, sino a la inducción de una intensa
concentración de la atención al hacer que el paciente fije sus pensamientos y su vista en un objeto y aminore
el ritmo de su respiración. Acuñó el término hipnosis para esta técnica y en 1843 publicó un libro exponiendo
sus ideas. Muy pronto, en la década de los 1840’s, esta técnica fue usada para el tratamiento de dolores y
para anestesiar pacientes que iban a ser sometidos a una intervención quirúrgica. En 1892 la Asociación
Médica Británica (British Medical Association) adoptó el uso terapéutico de la hipnosis y rechazó la teoría del
magnetismo animal.

Ada tuvo conocimiento de estas teorías; escéptica, demandaba que se hicieran experimentos científicos
rigurosos para comprobar las ideas de Mesmer (Wooley, 1999, 220).

Se ha comprobado que la hipnosis puede ayudar a aliviar el dolor en casos de cáncer y en los partos; es un
auxiliar en el tratamiento de desórdenes cutáneos, algunos tipos de asma, el síndrome del colon irritable y
náuseas provocadas por un tratamiento de quimioterapia. Útil en el tratamiento de la obesidad pero no en
los tratamientos para dejar de fumar, beber o contra las adicciones. El estudio de los fenómenos hipnóticos
es (todavía) parte de los objetivos de las ciencias cognitivas actuales y trabajos científicos sobre este tema
son publicados en revistas médicas y científicas del mayor prestigio (Nash, 2001, 48-55).

Ada y la frenología

Actualmente no todo mundo sabe qué es la frenología; algunos han oído el término en el sentido de una
teoría pasada de moda y errónea. Sin embargo, en sus orígenes fue una teoría revolucionaria pues
conservadores y monarquistas pensaron, en 1805, que “esta doctrina conduce al materialismo y por lo tanto
se opone a los principios de la moral y la religión”. Su fundador, el médico austriaco Franz Joseph Gall (1758-
1828) promovió la idea de que las funciones del cerebro resultan de una organización espacial del mismo.
Erróneamente pensó que la forma del cráneo reflejaba la forma del cerebro y su desarrollo, por eso lo
cartografió en zonas que estaban asociadas a características específicas de la personalidad.

Annabella se interesó por esta teoría posiblemente porque algunos de sus adeptos estaban interesados en
reformar la vida en las prisiones y en los manicomios, cosas en las que ella misma se había involucrado.

Annabella llevó a Ada a su primera consulta con un frenólogo en 1831; éste encontró que Ada tenía muy
desarrolladas las áreas de la imaginación, el asombro, la armonía y las facultades intelectuales propias de un
poeta, ¡lo que no le gustó a su mamá! (Wooley, 1999, 198-199).

Se cuenta que no aceptaba esta teoría ciegamente, pero en 1841 volvió a hacer una consulta frenológica en
la que le dijeron que sus sentimientos predominaban sobre su intelecto, (Wooley, 1999, 200).
Actualmente el Dr. Christof Koch del Instituto Californiano de Tecnología (California Institute of Technology)
dirige investigaciones sobre la base neuronal de la atención visual y la consciencia. Su teoría, una especie de
frenología del siglo XXI, afirma que para cada experiencia consciente se activa de una manera específica un
conjunto único de neuronas en regiones determinadas del cerebro. Por otro lado, la Dra. Susan Greenfield,
profesora de farmacología en la Universidad de Oxford en Inglaterra, sostiene que la consciencia no depende
de una región particular del cerebro o de un conjunto de neuronas sino del cerebro en su totalidad. La
controversia entre las diferentes teorías continúa pues ninguna ha podido dar una explicación satisfactoria
para la mayoría de los especialistas. (Koch&Greenfield, 2007, 76-83).

Los chismes sobre Ada

Se debe tener en cuenta que Ada fué una celebridad por ser la (única) hija legítima de Lord Byron, por tener
una madre aristócrata, rica y conocida por sus obras filantrópicas; por el escándalo originado por la
separación de sus padres; por estar casada con el representante del rey en el condado de Surrey
(Inglaterra), ser mecenas de músicos y, después de la publicación de las “Notas”, una autora. Como con
todas las celebridades, incluso las de hoy en día, la gente se interesaba por su vida privada.

Era poco convencional en su trato con sus congéneres gastando bromas que no se esperarían de una mujer
en aquella época, tocando en público temas de conversación incómodos para la mayoría de la gente y su
estilo de vestir era un poco diferente. Sus intereses y actividades científicas no eran los que una mujer normal
de su clase y de su época tuviera. Además tenía una manera desenvuelta de tratar a los hombres, sus
interlocutores naturales en temas científicos. Todo esto daba lugar a chismes que no parecen haberla
afectado, ni a ella, a su madre o a su marido.

La medicina en tiempos de Ada

Parece ser que el cáncer que finalmente mató a Ada comenzó como un cáncer cérvico- uterino. En aquella
época no había los análisis que hoy ayudan a diagnosticar este mal en una fase temprana. Peor aún, las
prácticas de desinfección quirúrgica empezaron a usarse después la muerte de Ada. En 1846 se llevaron a
cabo las primeras operaciones con anestesia en Inglaterra (Fenster, 2003, 212). Antes de 1860, los médicos
recomendaban a las enfermas de cáncer cervical comer con moderación, reposo, evitar el estreñimiento y la
actividad sexual. La posibilidad de un tratamiento quirúrgico del cáncer ginecológico se discutió regularmente
durante la primera mitad del siglo XIX. Muchas autoridades lo desaconsejaban pues involucraba cortes
profundos en el cuerpo. Opio y morfina se prescribían para aliviar el dolor del cáncer terminal, (Moscucci,
2005, 1314). En 1878, W. A. Freund llevó a cabo la primera operación abdominal en la que la histerectomía
radical moderna para el cáncer cervical está basada (Speert, 1956, 859).

Moscucci (2005) informa que en esa época el cáncer cervical se atribuía a una irritación causada por una
(intensa) actividad sexual.

Tomando en cuenta lo anterior, las evidencias indican que Annabella hizo lo que posiblemente cualquier
madre profundamente religiosa y amorosa habría hecho y, es un sentir personal, ayudan a explicar los
rumores acerca de la aún no comprobada promiscuidad de Ada.

La supuesta hija ilegítima de Ada


Hay una mención de una hija de Ada llamada Scherezada, pintora de profesión, en un sitio en
español llamado Scherezada Lovelace project(http://palaciodurazno.com/slp/#). En ninguna de las biografías
serias consultadas aparece mencionada; no hay ninguna página de enciclopedia o libro en inglés relacionado
con Ada que la mencione, ni siquiera en sitios dedicados a pintores de esa época. Los datos de la biografía
de la supuesta hija son coherentes pues Ada, de adulta, decía admirar a su padre, le puso partes de su
nombre a sus dos hijos varones y Lord Byron era un admirador de Las mil y una noches, de las que
Scherezada es un personaje protagónico. El interés por la cultura árabe pasó a la siguiente generación: la
única hija de Ada ha pasado a la historia como autora de libros sobre las tribus beduinas y promotora de la
crianza de caballos árabes igual que su nieta Judith. Según este sitio, el supuesto padre de
Scherezada fue Sir David Brewster, el inventor del calidoscopio. Ada gustó de coleccionar estos
artefactos. Aunque amigo de Ada, no tuvo una relación muy cercana con ella: él vivió casi toda su vida en
Escocia con estancias en Londres; se sabe que era un hombre de carácter muy fuerte (como Babbage), muy
honorable y fervientemente religioso. De lo anterior se puede pensar que la historia aunque ingeniosa, no es
veraz. Puede interpretarse este sitio como un homenaje a las ideas de Ada pues ella, en sus notas, habla de
la posible creación de música (forzando la idea un poco, de obras artísticas) usando la Máquina Analítica.

Por último mencionaremos la trascendencia de su vida y su obra:

La huella de Ada

Alan Turing, 1912-1954, conoció los trabajos de Babbage y de Ada. Aclaró, explicitó e hizo consciente muchas
de estas ideas en su publicación “Computable Numbers”

Figura 16. Se dice que su hija Anne se parecía mucho a Ada; aquí una foto de Anne en
Figura 17. La estatuilla del premio Ada Lovelace Award.
sus treinta.
(Números computables) del año 1937. También los conocía John von Neumann, 1903-1957, cuando trabajó
en el diseño de la computadora EDVAC (Electronic Discrete Variable Arithmetic Computer) y Howard
Hathaway Aiken , 1900 – 1973, en la MARK I.

En 1975 el Departamento de Defensa de Los Estados Unidos de Norteamérica comenzó un programa para
establecer un único lenguaje de programación de alto nivel para sus sistemas de cómputo (empotrado). La
intención fue que todas las fuerzas armadas lo adoptaran como su estándar desde 1980. Se cuenta que el
Comandante de la Marina John D. Cooper lo propuso a otros miembros del comité en una reunión informal
en un café en Paris en el verano de 1979. Se llegó a un consenso después de leer lo relativo a Lady Lovelace
en el libro publicado en 1953 llamado “Faster than Thought” (“Más rápido que el pensamiento”) de Bertram
V. Bowden. En él, el autor intenta predecir el impacto de la tecnología de las computadoras en la vida diaria.
En la carta fechada el 10 de octubre de 1978 dirigida al cuarto conde de Lytton, descendiente directo de
Ada, se afirma “la intención de nombrar al lenguaje con su nombre pues ella tiene la distinción de estar
entre los primeros en apreciar el significado del trabajo de Charles Babbage en la Máquina Analítica (es decir,
la precursora de las computadoras modernas) y de ser una gran expositora de las ideas de Babbage, por lo
que ciertamente debería de ser llamada la primera programadora”. Su descendiente aceptó que el nombre de
Ada se usara y el lenguaje de programación Ada fue presentado oficialmente el 14 de mayo de 1979. En el
artículo ACM SIGPLAN Notices, Volume 28, No. 3, March 1993, páginas 299-332, se puede leer un recuento
más detallado de toda esta historia.

Un detalle curioso del que posiblemente el comandante Cooper tuvo noticia es que el vicealmirante británico
John Byron (1723-1786), descubridor de las islas Gilbert, Tuamotus y Tokelau en la Polinesia y comandante
en jefe de la Flota Británica durante la Guerra de Independencia de las colonias inglesas es tío
bisabuelo paterno de Ada.

Existe además un premio llamado Augusta Ada Lovelace Award (Premio Augusta Ada
Lovelace) otorgado por Asociación para las Mujeres en la Computación (Association for Women in
Computing), organización no lucrativa formada por interesados en la Informática y la Tecnología con el fin de
fomentar una mayor participación de las mujeres en cualquiera de estos campos. Empezó a otorgarse en 1982
y la última galardonada, según su página, es la correspondiente al año 2005.

Otro premios que llevan el nombre de Ada son:

- el Outstanding Ada Community Contribution Award (Premio por la Contribución Sobresaliente a la


Comunidad Ada) por contribuciones sobresalientes a la tecnología basada en Ada y su uso.

- ACM SIGAda Distinguished Service Award (Premio al Servicio Distinguido ACM SIGAda) por
contribuciones excepcionales a las actividades y productos de SIGAda.

Estos dos premios son otorgados desde 1994 por el Grupo de Interés Especial en Ada de la ACM (Association
for Computing Machinery). No tienen una relación directa con nuestro personaje sino con el lenguaje de
programación que lleva su nombre.

Como un detalle simpático estos últimos premios son estatuillas doradas con la forma de Lady Lovelace
(ver figura 16).
Por último cabe mencionar que existe la “Organización Española para la Coeducación Matemática ADA BYRON”,
constituida en 1991, que tiene el objetivo de fomentar una coeducación real en los centros de enseñanza que ofrezca
iguales oportunidades a los estudiantes de cualquier sexo tanto para el aprendizaje de las Matemáticas como para
sus perspectivas profesionales, su sitio es http://www.adabyron.org/. Organizaciones con objetivos similares existen
en E.U.A. y Alemania bajo el nombre de “The Ada Project” y “Das Ada-Lovelace-Projekt ” respectivamente.

Conclusiones

El trabajo aquí presentado muestra a la madre de Ada como una persona decisiva en la vida de su hija. Su
matrimonio malogrado condicionó la forma en que la trató y educó. Por ello, Ada fue una mujer con un
interés apasionado en la Ciencia en un época llena de cambios en la que las mujeres no podían dedicarse
profesionalmente a ésta.

Ada, a pesar de los esfuerzos de su madre por evitarlo, es también hija de su padre pues en las “Notas” aúna
el rigor científico con la imaginación, la intuición y el conocimiento.

Ada no se rebeló contra el sistema, ni se interesó por alguno de los muchos problemas políticos y sociales de
su tiempo. Como muchas mujeres hoy en día, se rehusó a aceptar su estatus de satélite del esposo, buscó
tener independencia económica y una “profesión”. Fue una persona muy bien informada y dedicada al estudio.
Posiblemente debido a la reputación de sus padres estuvo muy preocupada por dejar una huella en la cultura
(científica) de su tiempo.

Es claro que Babbage fue, en rigor, el primer programador pues al diseñar su máquina seguramente
escribió programas para comprobar que sus diseños eran correctos; sin embargo, Ada es la que escribe el
primer programa publicado y la primera que escribe sobre las posibilidades de la computadora. Es posible
que Babbage le hubiera dicho en alguna ocasión que era factible calcular los números de Bernoulli con
ella, pero es Ada la que toma la decisión de hacerlo a detalle en sus notas.

Lo que nos deja este vistazo a la vida de Ada es la idea de que si queremos lograr que las nuevas generaciones
se interesen en la Ciencia y la Tecnología, deberemos fomentar la familiaridad con éstas desde una edad muy
temprana, apoyándola con medios materiales y mentores bien preparados que sepan despertar en la niñez y
la juventud la pasión por el conocimiento, teniendo en cuenta que los frutos de estos empeños se verán a
(muy) largo plazo.

Por último, la autora quiere hacer patente su agradecimiento a todos los que la han apoyado en su trabajo de
una u otra forma, en especial a G. F. M. y al evaluador de este trabajo.
Charles Babbage, el
verdadero padre de la
computación
La historia oficial dice que Alan Turing inventó la
computadora moderna en un laboratorio británico de la
década de 1940, como un modo de romper el código nazi de
comunicaciones Enigma. Aunque la de Turing fue la primera
computadora funcional, el primer diseño se remonta un siglo
antes, en la obra de otro inglés llamado Charles Babbage.
Charles Babbage (1791–1871), el verdadero padre de la computación.

En el libro de Steven Johnson, Where Good Ideas Come From,


nos cuentan cómo nació y por qué fracasó aquella primera
computadora.

Babbage, un genio de la mecánica, diseñó dos dispositivos,


ninguno de los cuales logró construir a lo largo de su vida.

El primero fue la Máquina Diferencial, un aparato de 15


toneladas y 25.000 partes mecánicas que cumplía la función
de calcular funciones polinómicas para la navegación. El
segundo fue la Máquina Analítica, que diseñó hacia 1837 e
intentó sin éxito construir en los siguientes 30 años, hasta su
muerte en 1871.

La Máquina Diferencial era como una calculadora, un


instrumento que servía para una única función, que era el
cálculo de funciones polinómicas. La Máquina Analítica era
una computadora, un hardware que podía cumplir múltiples
funciones, según el software que se le hiciera correr. Fue el
primer diseño de una computadora programable.

Ada Lovelace, la hija matemática de Lord Byron, escribió


algunas líneas de código para la Máquina Analítica. Fue la
primera programadora del mundo.
“La Máquina Analítica teje patrones algebraicos al igual que
como una máquina tejedora teje flores y hojas”. Ada
Lovelace.
La matemática Ada Lovelace, la primera programadora del mundo. Definió a la programación
como una “ciencia poética”.

Si indagamos en la arquitectura del hardware, descubrimos


que el diseño de Babbage ya era una computadora
perfectamente reconocible. Los programas se cargaban con
tarjetas perforadas (se habían inventado algunas décadas antes
para controlar máquinas de tejer), las instrucciones y datos
eran capturados en un centro de almacenamiento (la moderna
memoria RAM), y el procesamiento se hacía en lo que Babbage
llamó el molino (el CPU moderno). Esta misma estructura, que
Babbage ya tenía clara en la década de 1830, fue prácticamente
la misma que los pioneros de la computación redescubrieron
durante la Segunda Guerra Mundial.
Un modelo de prueba (no funcional) de la Máquina Analítica, construido por Charles Babbage
hacia el final de su vida.
Aunque el diseño era básicamente correcto, Babbage nunca
llegó a construir su Máquina Analítica. Tener aquella idea a
mediados del siglo XIX era el equivalente a que Hurley, Chen y
Karim fundasen YouTube en 1995.

Un sitio para compartir videos era imposible en un mundo


donde la mayoría de los usuarios se conectaban con dialup (un
video de 2 minutos tardaba una hora en descargarse) y
tampoco Adobe había lanzado el estándar Flash, que recién
nació en 1996 y tuvo soporte para video en 2002. Inventar
YouTube en la década de 1990 habría requerido una inversión
millonaria en desarrollar un nuevo estándar de video desde
cero, en lugar de concentrarse en el usuario.

Para Babbage, armar su Máquina Analítica requería


desarrollar él mismo cada una de las partes en lugar de
limitarse a unirlas en su nuevo diseño. Era el resultado de que
no hubiera un ecosistema tecnológico a su alrededor en el que
distribuir el trabajo. Inevitablemente, terminó en un fracaso.
En 2011, unos científicos británicos se embarcaron en un
proyecto para construirla. Cuando la terminen, en 2021 (el
aniversario 150 de la muerte de Babbage), esperan que tenga
675 bytes de memoria y una velocidad de 7 hz.

El caso de Babbage es interesante en una época en que


acostumbramos a celebrar a los genios con ideas disruptivas.
La realidad de la innovación es mucho más pedestre y menos
individualista. Es un proyecto colaborativo, donde alguien abre
una puerta y ésta conduce a otras puertas. Los genios que se
adelantan en mucho a su época carecen de un terreno fértil
para prosperar. Fue el caso de Charles Babbage y su Máquina
Analítica, la primera computadora de la historia.