You are on page 1of 34

Spanska 2SP30E

Handledare: Emma Magnusson 15 hp


Examinator: Eva Löfquist 2012 01 17

G1E G2E Avancerad nivå

Estrategias para aprender


vocabulario
Un estudio piloto sobre combinaciones de estrategias de
aprendizaje y métodos de enseñanza

Ida Nordin
Abstract
This study presents three of the many strategies that pupils can use, in order to learn
vocabulary. The aim of this essay is to study the combination of three strategies of learning
and three methods of teaching, and compare the three different combinations in order to find
out which one of them is the most efficient for pupils who learn new vocabulary. The three
strategies are visual, auditory and kinesthetic strategies.
This is a pilot study that takes place in a group of students that study Spanish as a
foreign language in a Swedish school. Each combination of strategy and method is tested on
the group of pupils and thereafter evaluated in a semi-structured, qualitative way that consists
of a questionnaire that the students fill in after each combination has been tested.
The results of the study show that, according to the pupils, the visual and the
kinesthetic strategies are the most efficient ones for the pupils that participated in the study,
whereas the results of the tests that were conducted show that the visual strategy was the most
efficient one. The study also concludes that every student needs to find their individual
strategy to learn vocabulary in a foreign language.

Keywords: vocabulary learning, learning strategies, vocabulary teaching, visual learning,


auditory learning, kinesthetic learning
Índice
1. Introducción ................................................................................................................................................... 4
1.1 Objetivo, problematización, hipótesis y premisas ................................................................................. 4
1.2 Disposición del trabajo .......................................................................................................................... 6
2. Marco teórico-metodológico .......................................................................................................................... 6
2.1 Estudio 1 ................................................................................................................................................ 7
2.1.1 La estrategia visual ....................................................................................................................... 7
2.1.2 El uso de las imágenes .................................................................................................................. 8
2.1.3 Las palabras del estudio 1 ............................................................................................................. 9
2.2 Estudio 2 ................................................................................................................................................ 9
2.2.1 La estrategia auditiva .................................................................................................................... 9
2.2.2 El uso de la lengua hablada ......................................................................................................... 10
2.2.3 Las palabras del estudio 2 .................................................................................................................... 11
2.3 Estudio 3 .............................................................................................................................................. 11
2.3.1 La estrategia quinésica ................................................................................................................ 11
2.3.2 El uso de las manos y del cuerpo ................................................................................................ 12
2.3.3 Las palabras del estudio 3 ........................................................................................................... 13
3. Método ......................................................................................................................................................... 13
3.1 El grupo y la realización ...................................................................................................................... 13
3.2 El control de los resultados .................................................................................................................. 14
3.3 Las encuestas ....................................................................................................................................... 16
3.4 Las delimitaciones del estudio ............................................................................................................. 17
4. Análisis y resultados ..................................................................................................................................... 18
4.1 Estudio 1 .............................................................................................................................................. 18
4.1.1 Las opiniones de los alumnos ..................................................................................................... 19
4.1.2 Los resultados del estudio 1 ........................................................................................................ 19
4.2 Estudio 2 .............................................................................................................................................. 19
4.2.1 Las opiniones de los alumnos ..................................................................................................... 20
4.2.2 Los resultados del estudio 2 ........................................................................................................ 21
4.3 Estudio 3 .............................................................................................................................................. 21
4.3.1 Las opiniones de los alumnos ..................................................................................................... 21
4.3.2 Los resultados del estudio 3 ........................................................................................................ 22
4.4 La estrategia más eficaz ....................................................................................................................... 22
Conclusiones ......................................................................................................................................................... 23
Bibliografía
Apéndices
1. Introducción
Para mi futura vida como profesora de español como lengua extranjera (ELE) es muy
importante saber cómo aprenden los alumnos. Durante muchos años, el enfoque en la
didáctica ha residido en cómo se enseña una lengua. ¿Qué hacen los profesores para enseñar
una lengua extranjera? Hoy en día, sin embargo, el enfoque ha cambiado desde la perspectiva
de los profesores hasta la perspectiva de los alumnos. En vez de estudiar la enseñanza de los
profesores, se estudia más bien el aprendizaje, o la adquisición, de lenguas. ¿Cómo aprenden
los alumnos? Fernández López (2001) afirma que, para ser capaces de enseñar, los profesores
necesitan saber mucho sobre lo que sucede en las mentes de los alumnos.
En la didáctica se habla mucho de las cuatro destrezas en la enseñanza de lenguas
extranjeras. Son las destrezas de hablar, escuchar, escribir y leer. Todas estas destrezas sirven
para desarrollar una competencia comunicativa en los alumnos (Skolverket, 2011). Sin
embargo, para ser capaz de desarrollar estas destrezas es necesario que los alumnos tengan un
vocabulario adecuado para las situaciones en las que usan la lengua.
Entonces, para enseñar una lengua, se necesita dedicar el mismo tiempo a desarrollar
cada una de las cuatro destrezas, en combinación con otros fenómenos lingüísticos que los
alumnos necesitan para poder desarrollar las destrezas, por ejemplo las reglas gramaticales, el
vocabulario, la pronunciación y la ortografía. Se puede decir que el vocabulario se aprende a
través del desarrollo de las cuatro destrezas. No obstante, según Norbert Schmitt (2000:145s),
en su libro Vocabulary in language teaching, es necesario también enseñar vocabulario
explícitamente. Sirve para que los estudiantes entiendan mejor el significado de una palabra,
especialmente al principio de los estudios.
Gösta Krantz explica, en su estudio Learning vocabulary in a foreign language
(1991:9), que el vocabulario tiene una gran importancia en la enseñanza de lenguas
extranjeras. Sin saber las palabras no se puede entender nada, ni acerca de reglas gramaticales,
ni acerca de un texto, o una canción. Las palabras son la base para el aprendizaje de una
lengua extranjera.

1.1 Objetivo, problematización, hipótesis y premisas


El objetivo de nuestro trabajo es estudiar tres estrategias de aprendizaje en combinación con
tres métodos de enseñar palabras, para ver cuál de los métodos es más eficaz para los
alumnos. Hacemos un estudio piloto con un grupo de alumnos de español en un bachillerato
en una ciudad en el sur de Suecia. Este estudio puede servir también como una base a un
futuro trabajo más profundo acerca de este tema.
Nuestro trabajo pretende responder a las preguntas siguientes: ¿Cómo se puede
combinar las estrategias de aprendizaje con los métodos de enseñar? Y ¿qué combinación de
método y estrategia es la más eficaz para el aprendizaje y la enseñanza de palabras?
Nuestra hipótesis es que, para la mayoría de los alumnos, la estrategia quinésica en
combinación con el método de enseñar palabras a través del movimiento y utilización del
cuerpo es el método más eficaz para aprender el vocabulario y memorizar las palabras a largo
plazo. Pensamos que esta estrategia activa varios sentidos en los aprendices y fomenta el
aprendizaje del vocabulario por parte de los alumnos.
Creemos que todos los alumnos tienen su manera individual de aprender, pero la
estrategia quinésica les sirve muy bien a la hora de aprender un vocabulario nuevo, para la
mayoría de los alumnos.
Nuestro trabajo parte de cuatro premisas. Primero, en los planes de estudio de
Skolverket, para lenguas extranjeras (2011), se dice que una meta principal con la enseñanza
de las lenguas es el desarrollo de una competencia comunicativa de la lengua. Una
competencia comunicativa se puede definir como una combinación de las cuatro destrezas –
hablar, escribir, leer y escuchar – y también de los conocimientos gramaticales y un
vocabulario adecuado.
Segundo, el caso general en la enseñanza de lenguas durante muchos años ha sido
que el profesor les da una tarea de palabras a los alumnos. La tarea generalmente ha
consistido en aprender 20-30 palabras cada semana y las palabras han llegado de las listas que
pertenecen a los textos en los libros de textos utilizados en la enseñanza. Las palabras de las
listas están tanto en la lengua meta como en la lengua materna (en sueco) de los alumnos.
Para practicar el vocabulario para las pruebas, los alumnos solamente han tenido que traducir
las palabras, porque es solamente esto lo que se ha requerido saber en la prueba. La semana
siguiente, los alumnos han recibido una nueva tarea con 20-30 palabras más para aprender de
la misma manera para la próxima semana (Tornberg, 2009:121-122).
Tercero, el repaso continuo es lo mejor para acordarse de muchas palabras. Esto
significa que se dedica el mismo tiempo a las palabras, pero durante un periodo de tiempo
más largo. En vez de dedicar una hora durante una clase a repasar las palabras, es mejor
dedicar 15 minutos cada clase durante cuatro clases, o 30 minutos durante dos clases. Esto
fomenta la memorización de palabras a largo plazo.
La cuarta premisa es que hay métodos más eficaces que otros para aprender palabras.
Todos los alumnos utilizan diferentes estrategias de aprendizaje. Por ejemplo hay estrategias
visuales, auditivas y quinésicas1 (Fernández López, 2002). Para utilizar los conocimientos de
estas estrategias en la enseñanza, se necesita combinarlas con diferentes métodos de enseñar,
por ejemplo los métodos de utilizar imágenes, de escuchar y de tocar objetos. En otras
palabras, los métodos deben adaptarse a las estrategias.

1.2 Disposición del trabajo


Primero, en el marco teórico (ver el apartado 2), explicaremos las tres estrategias y los tres
métodos que investigaremos y pondremos a prueba: la estrategia visual con el método del uso
de las imágenes, la estrategia auditiva y el método del uso del sonido y de la voz, y la
estrategia quinésica con el método del uso del cuerpo. Describiremos cada estudio piloto por
separado y explicaremos qué y cómo pondremos las estrategias y los métodos a prueba en
cada estudio. A continuación, en el método (ver el apartado 3), describiremos el método que
hemos utilizado para poner las tres estrategias a prueba. Haremos una explicación de los
integrantes del estudio, de las pruebas y de las encuestas. El apartado siguiente (ver el
apartado 4) lo dedicaremos al análisis y a los resultados de los estudios, donde intentaremos
averiguar qué estrategia es la más eficaz para el aprendizaje del vocabulario, basado en el
resultado del estudio piloto. Nuestras conclusiones las presentaremos al final de este trabajo.

2. Marco teórico-metodológico
En este apartado describiremos los tres estudios que realizaremos. Sonsoles Fernández López,
en el artículo “Las estrategias de aprendizaje” (2004), que se encuentra en el libro
Vademécum para la formación de los profesores: enseñar español como segunda lengua
(L2)/lengua extranjera (L3), afirma que durante los últimos años, ha habido un cambio de
enfoque en la didáctica de lenguas extranjeras. Se ha cambiado el enfoque desde la
perspectiva de los profesores hacia la perspectiva de los alumnos. Se solía hablar más de la
enseñanza que del aprendizaje, con el enfoque en lo que hacían los profesores. ¿Cómo
enseñar una lengua? Pero ahora el enfoque está en el aprendizaje de los alumnos. Para ser
capaces de enseñar, es necesario que los profesores sepan cómo aprenden los alumnos.
Fernández López afirma que:

1
Se define la palabra quinésica en el apartado número 2.3.1
[P]or mucho que se empeñe un profesor, no puede aprender por sus alumnos, su papel
facilitador de ese camino pasa por atender al proceso, por conocer cómo aprenden sus
alumnos; qué estrategias utilizan, cuales son las más rentables, qué pasos siguen, cuáles
son las variables que entran en juego, y todo ello con el objetivo de favorecer el
aprendizaje. (2004:412)

El profesor tiene que apoyar el proceso del aprendizaje de los alumnos, a través de la
comprensión de cómo aprenden. Para ser capaz de enseñar de una manera eficaz se necesita
saber mucho de las estrategias que utilizan los alumnos para aprender. Esto es necesario para
mejorar y apoyar el aprendizaje de los alumnos. Para que los profesores puedan utilizar los
métodos más adecuados en la enseñanza, tienen que saber cómo aprenden los alumnos. Esto
no solamente facilita el aprendizaje de los alumnos, sino que también aumenta la autonomía y
la responsabilidad individual de los alumnos.
Fernández López (2004:413) también afirma que el aprendizaje es individual. Por
eso, es muy importante probar varios métodos de enseñar, es decir, no solamente presentar
palabras oralmente, sino variar los métodos, para que los alumnos puedan encontrar la
estrategia que es la más eficaz para ellos. Esto es la razón por la que estudiaremos en este
trabajo tres diferentes métodos y pondremos a prueba los tres en el mismo grupo de alumnos.
Es importante también saber que para acordarse de una palabra, es necesario repasar
la palabra durante un tiempo largo. El catedrático Paul Nation, en el libro Learning
Vocabulary in Another Language (2001:76), afirma que los alumnos se acuerdan de más
palabras si tienen la oportunidad de repasar las palabras varias veces. Por eso dedicaremos dos
clases a la repetición de las palabras en cada método.

2.1 Estudio 1
En este primer método de enseñar palabras nos enfocamos en la estrategia visual y el uso de
las imágenes. En el apartado 2.1.1 explicaremos cómo combinamos esta estrategia con el uso
de las imágenes. El propósito general de esto es trabajar con asociaciones y la imaginación de
los alumnos.

2.1.1 La estrategia visual


La estrategia visual tiene que ver con todo lo que ven los estudiantes. Laura Magaña
Valladares (2011:8) describe algunos criterios para el aprendizaje visual. Según ella, los
alumnos visuales aprenden de, por ejemplo, las imágenes, los cuadros y los diagramas.
Magaña Valladares afirma que los alumnos visuales necesitan tener las cosas ordenadas para
aprender. No se puede bombardearles con imágenes sueltas, sino que hay que tener un
propósito claro con cada imagen. Claro que en todos los aspectos de la enseñanza es
importante tener los propósitos claros y estructurar bien lo que se enseña, pero es aún más
importante con los alumnos visuales.
Es posible que haya problemas con el uso de las imágenes en la enseñanza. Magaña
Valladares (2011:13ss) afirma que es posible que los alumnos se preocupen demasiado por la
imagen y se olviden de la palabra. A lo mejor enfocan la expresión facial de una persona que
corre y por eso no aprenden la palabra. Si la palabra que deben aprender es correr, solamente
van a pensar en la cara de la persona que está corriendo. Tampoco se acuerdan mucho de lo
que escuchan, así que, según Magaña Valladares, es mejor darles las palabras escritas, para
que el propósito sea bien claro.
Nation (2001:85) también apoya esta forma de aprender. Dice que los alumnos
pueden ver y entender inmediatamente el significado de una palabra y de esa manera
acordarse de la palabra de una manera más eficaz. Una imagen puede profundizar la
comprensión del significado de la palabra. Además, Nation menciona la importancia de
determinar el significado de una imagen, para que no haya diferentes maneras de interpretarla.
Para poder evaluar los conocimientos de los alumnos, es importante que aprendan las mismas
palabras.

2.1.2 El uso de las imágenes


Para apoyar la estrategia visual, en nuestro estudio utilizamos las imágenes para enseñar
palabras, porque Nation afirma que (2001:85) utilizar una imagen es una de las maneras más
claras para mostrar el significado de una palabra. En primer lugar pensamos en sustantivos,
porque se puede creer que es más fácil enseñar los sustantivos con imágenes, pero no
necesariamente es el caso. Se puede también enseñar los verbos, los adjetivos, los adverbios y
las preposiciones de esta manera, pero es muy importante que las imágenes sean claras y
precisas. En muchos casos, las imágenes son ambiguas. No es fácil encontrar una imagen que
corresponda a una sola palabra. Por ejemplo, una persona que está corriendo puede
representar diferentes palabras de varias categorías gramaticales: hombre, correr, rápido,
rápidamente. ¿Qué palabra queremos enseñarles a los alumnos?
No es necesario limitar una imagen a una sola palabra. Esto depende del objetivo de
la actividad. Aquí las asociaciones entran en la enseñanza. Se puede discutir qué ven los
alumnos en una imagen. ¿En qué piensan ellos cuando ven una imagen? Según Nation
(2001:104), las asociaciones les ayudan a entender las palabras en contextos reales, y también
a entender los varios significados que tiene una palabra o que contiene una imagen. Entonces
es una buena idea darles la posibilidad a los alumnos de asociar libremente acerca de las
imágenes. ¿Qué significan las imágenes para ellos?
Si los alumnos tienen esta oportunidad de decidir cuáles palabras quieren aprender
individualmente, un problema es que no eligen las mismas palabras. En este caso, ¿cómo
puede el profesor controlar sus conocimientos si los alumnos no han estudiado las mismas
palabras? Por eso hemos decidido fijarnos en ciertas palabras que corresponden a cada
imagen. Sin embargo, las asociaciones les ayudan a los estudiantes a aprender vocabulario de
una manera más eficaz.
Ulrika Tornberg (2009:124ss) afirma que las asociaciones fomentan la memorización
de palabras por parte de los alumnos. Según Tornberg, es muy importante que los alumnos
puedan relacionar la nueva palabra con sus conocimientos anteriores. De esa manera pueden
recordar la palabra durante más tiempo. Los alumnos retienen la palabra en la memoria a
largo plazo, si pueden memorizarla a través de la creación de redes de asociaciones.

2.1.3 Las palabras del estudio 1


En este estudio enseñaremos palabras de varias categorías gramaticales: 10 verbos, 8
sustantivos, un adjetivo y una preposición. Lo hacemos a través de la utilización de las
imágenes del apéndice número 1. Durante la primera clase introduciremos las imágenes y las
palabras en la pizarra. Los alumnos tendrán después la oportunidad de pensar libremente en el
significado de las palabras y hacer asociaciones libres en grupo y después tratar de entender el
significado de la palabra.

2.2 Estudio 2
El segundo método que pondremos a prueba para enseñar el vocabulario tiene que ver con lo
que escuchan y dicen los alumnos. El propósito de este método es que los alumnos sean más
activos, a través de la participación en discusiones y haciendo explicaciones y preguntas, en
cuanto sea posible conducido en la lengua meta.

2.2.1 La estrategia auditiva


Los estudiantes que utilizan la estrategia auditiva enfocan mucho el sonido, es decir las voces
y los oídos a la hora de aprender. Aprenden de una manera eficaz si pueden escuchar y
explicar las palabras oralmente y se acuerdan de una gran cantidad de lo que escuchan.
Aprenden a través de escuchar música, participar en discusiones y usar la voz (Magaña
Valladares, 2011:9).
Nation (2001:86ss) afirma que la explicación de las palabras en la lengua meta es un
método muy eficaz para aprender el vocabulario. Los alumnos pueden hacer estas
explicaciones oralmente en grupos pequeños para, de esta manera, poder utilizar la estrategia
auditiva. Además, mediante una discusión los alumnos practican la competencia comunicativa
– la meta principal de la enseñanza de lenguas extranjeras (Skolverket, 2011) – y desarrollan
su lenguaje oral. Nation (2001:86) aclara que cuando los alumnos explican las palabras tienen
que usar sus conocimientos previos en la discusión. Tienen que utilizar palabras que ya
conocen y por ejemplo conjugar los verbos para que el resto del grupo les entienda. Esto
también desarrolla la destreza de hablar e interactuar.
A continuación, Nation (2001:98;101) afirma que con la estrategia auditiva los
alumnos además practican la pronunciación de las palabras. Nation explica que se aprende
mucho de explicar las palabras a los compañeros, algo que se llama peer teaching.
Desarrollan la competencia comunicativa. Para explicar una palabra, se puede utilizar un
antónimo, un sinónimo, o una palabra relacionada con la palabra en cuestión. Entonces, a
través del aprendizaje, según la estrategia auditiva, los alumnos aprenden a utilizar muchos de
sus conocimientos anteriores.
Nation (2001:134s) también afirma que muchos de los ejercicios orales que se hacen
en las clases de español no tienen el aprendizaje del vocabulario como la meta principal. Se
piensa que es demasiado difícil planear y predecir cuáles son las palabras que usarán los
alumnos. Sin embargo, las actividades orales son muy eficaces para aprender el vocabulario.
Los alumnos aprenden los unos de los otros preguntando, discutiendo y explicando las
palabras en grupos pequeños. Esto sería una forma de integrar el trabajo con el vocabulario en
la adquisición de las cuatro destrezas.

2.2.2 El uso de la lengua hablada


Para que los alumnos auditivos puedan aprender de una manera eficaz, es necesario que
hablen y escuchen tanto en el grupo grande como en los grupos pequeños. Para enseñar
palabras de esta manera, los alumnos pueden, por ejemplo, discutir sobre las palabras, decirlas
en voz alta y explicarlas oralmente en grupos pequeños.
Para tratar de maximizar el aprendizaje, los alumnos pueden decir las palabras en voz
alta, escuchar las palabras cuando sus compañeros las dicen y explicar las palabras oralmente
en la lengua meta. Para introducir las nuevas palabras para los alumnos, los profesores pueden
explicarlas oralmente y asegurarse de que los alumnos hayan escuchado y entendido las
palabras. Nation (2001:90) afirma que las explicaciones breves de las palabras fomentan
mucho el aprendizaje del vocabulario.
A través del uso de la lengua hablada se puede enseñar prácticamente todos los tipos
de palabras. Puede ser una oportunidad de enseñar palabras que no se pueden enseñar con los
otros métodos. Por ejemplo los adverbios, los adjetivos, las preposiciones, los pronombres y
también expresiones más complejas, como las palabras compuestas.

2.2.3 Las palabras del estudio 2


Para poner este método a prueba, tendremos una discusión grupal en la clase para aprender las
palabras que se encuentran en el apéndice número 2. Dividiremos el grupo en parejas, o en
grupos de tres, y les entregaremos las palabras. Primero diremos las palabras en español y
después las escribiremos en la pizarra en español. El propósito del ejercicio es que los
alumnos entiendan el significado de las palabras, algo que se lleva a cabo a través de
discusiones en parejas. Después de discutir el significado de las palabras en parejas
discutiremos las palabras juntos con todo el grupo, para ver si los grupos tienen explicaciones
correctas o incorrectas. Se puede aprender mucho de las explicaciones de los demás. Los
alumnos pueden ver que una palabra se puede explicar de varias maneras. Incluso se puede
entender una palabra de una manera diferente, a pesar de que la palabra significa la misma
cosa.

2.3 Estudio 3
No solamente es posible aprender a través de escuchar, leer o ver una imagen. Hay algunas
personas que aprenden a través de la utilización de su cuerpo. Aquí describiremos cómo se
puede trabajar con los alumnos que utilizan una estrategia quinésica para aprender. Daremos
un ejemplo de un método para enseñar palabras.

2.3.1 La estrategia quinésica


Los alumnos quinésicos quieren utilizar el cuerpo, especialmente las manos, cuando
aprenden. Según Laura Magaña Valladares (2011), estos alumnos necesitan ocupar sus manos
con algo para poder aprender de una manera eficaz. Magaña Valladares (2011:13) hace una
descripción breve de cómo aprenden los alumnos quinésicos. Dice que les gusta tocar los
objetos para aprender por ejemplo los sustantivos.
Esta estrategia requiere mucha atención por parte de los alumnos, y bastante
preparación por parte del profesor. Magaña Valladares (2011:13ss) afirma que los alumnos
quinésicos tienen que ser muy activos durante las clases para aprender. Generalmente a los
alumnos quinésicos no les gusta mucho leer, ni se acuerdan mucho de los detalles en la
lengua. Por eso es muy importante que las actividades sean adaptadas a la estrategia
quinésica.
Se puede decir que la estrategia quinésica, la estrategia visual y la estrategia auditiva
van de la mano, porque cuando se utiliza el cuerpo para aprender algo, también se utiliza el
sentido de la vista y el sentido del oído. Con la estrategia quinésica activamos muchos de
nuestros sentidos, y es muy probable que los alumnos utilicen varios sentidos con esta
estrategia. Sin embargo, en este estudio queremos enfocar cada método por separado, para
obtener un resultado lo más válido posible.

2.3.2 El uso de las manos y del cuerpo


Para aprender el vocabulario de una manera quinésica, los alumnos necesitan tocar objetos.
Por ejemplo, si los alumnos van a aprender palabras relacionadas con la cocina, necesitan
tocar los objetos de la cocina. Durante la clase, cuando introducimos las palabras, se puede
usar un cajón con, por ejemplo, un cuchillo, una cuchara, un batidor y una espátula, (ver
apéndice número 3) para que los alumnos puedan tocar y trabajar con todos los objetos, y de
esta manera acordarse de las palabras de una manera eficaz.
Al usar este método es más fácil enseñar los sustantivos concretos, es decir los
sustantivos que se pueden tocar. Claro que se puede relacionar todos los objetos con adjetivos,
por ejemplo con los colores, pero no se puede tocar un color. Aquí también entra el método
visual, como ya hemos mencionado antes, en el apartado 2.3.1. También es posible enseñar
los verbos. Los alumnos pueden utilizar los objetos para aprender para qué se utilizan. Por
ejemplo pueden utilizar el batidor y el bol para aprender el verbo batir. En realidad se puede
enseñar tanto los sustantivos como los verbos de una manera eficaz a través de este método.
Además, sería posible enseñar algunas preposiciones a través del uso del cuerpo. Con
varios cajones, mesas y armarios es posible enseñar, por ejemplo, en, sobre, debajo de, y
entre. Los alumnos pueden poner los objetos en varios lugares para aprender las
preposiciones. Si se enseña vocabulario a un nivel de principiantes, también se puede enseñar
los números a través de este método contando los objetos.
Según este método es posible utilizar las asociaciones acerca de las palabras. ¿Qué
verbos se asocian con qué objetos? De esta manera el aprendizaje se hace más individual y
más eficaz. Los alumnos, por ejemplo, entienden por qué pueden relacionar ciertos verbos
con ciertas actividades.

2.3.3 Las palabras del estudio 3


En nuestro estudio enseñaremos las palabras de la cocina con este método. Enfocaremos los
sustantivos y los verbos. Utilizaremos 15 objetos en la clase y a estos objetos añadiremos 5
verbos que tienen relación con los sustantivos. Las palabras se pueden ver en el apéndice
número 3.

3. Método
Para controlar los resultados de los tres métodos es necesario tomar en cuenta varios factores.
En este apartado describiremos dónde pondremos los métodos a prueba, en qué tenemos que
pensar antes de hacerlo, cuál método de control utilizaremos y por qué hemos elegido esta
forma de controlar las palabras.
Pondremos los tres métodos elegidos a prueba en clases de español en un bachillerato
en una ciudad en el sur de Suecia. Observaremos el resultado para ver qué combinación de
método y estrategia es la más eficaz. Como las estrategias de aprendizaje son individuales,
creemos que es importante también saber las opiniones de los alumnos en cuanto a los
diferentes métodos de enseñar. Por eso, pensamos hacer una pequeña encuesta con los
alumnos después de cada prueba. Describiremos cómo y por qué en el apartado 3.3.
Para obtener un resultado comparable enseñaremos 20 palabras en cada método y
dedicamos el mismo tiempo a cada método. El estudio de campo se hace en el transcurso de
tres semanas y se lleva a cabo en un grupo de alumnos de español como lengua extranjera.
Son en total seis alumnos. La primera semana pondremos la estrategia visual a prueba, la
segunda semana la estrategia auditiva y la tercera semana la estrategia quinésica.

3.1 El grupo y la realización


El grupo en el cual hacemos el estudio tiene dos clases de español cada semana, los lunes y
los jueves. Cada clase es de 90 minutos. Pensamos introducir el nuevo vocabulario los jueves,
o sea una semana antes de controlarlo. El lunes de la semana siguiente lo repasamos y el
jueves lo controlamos con una pequeña prueba. En la clase introductoria dedicamos 20
minutos a la actividad de introducir las palabras. Dedicamos el mismo tiempo al vocabulario
durante la segunda clase, la clase de repetición. Cómo vamos a controlar esto, está descrito en
el apartado 3.2. El mismo jueves, después de la prueba, introducimos el nuevo método y 20
palabras nuevas, y después seguimos trabajando de esta manera. Las pruebas las realizaremos
al principio de las clases y las introducciones de las nuevas palabras al final de las clases.
Los alumnos estudian el paso tres y cuatro del español como lengua extranjera.
Significa que han estudiado tres o cuatro años de español en la Secundaria. Cada paso
corresponde a aproximadamente 100 horas de estudio en clases de español, lo que significa
que los estudiantes del paso tres han tenido aproximadamente 300 horas en clases , y los del
paso cuatro aproximadamente 400 horas de clases. Sus niveles de referencia, según el MCER2
son A2 respectivamente B1. Los alumnos vienen de todas partes de Suecia y sus
conocimientos anteriores varían mucho. En el grupo hay cuatro chicos y dos chicas. Tienen
entre 16 y 17 años. Cómo sus conocimientos anteriores influyen en el resultado de este
estudio discutimos en el análisis, en el apartado 4. La razón por la que no tenemos más
alumnos es por carencia de tiempo.

3.2 El control de los resultados


Para controlar y evaluar los conocimientos de los alumnos hemos consultado otra vez el libro
de Norbert Schmitt (2000) y el de Paul Nation (2001). Schmitt (2000:164) hace la pregunta
siguiente: ¿cuáles palabras queremos controlar? Es decir, es muy importante saber cuáles
palabras controlar y por qué estas palabras. En nuestro caso hemos elegido palabras que les
ayudan a los alumnos a entender textos y ejercicios que leeremos dentro del marco de estos
cursos en el futuro, que corresponden a los pasos que están estudiando. A pesar de estudiar
diferentes pasos, en este momento el grupo lee los mismos textos.
Durante las dos primeras semanas trabajamos con textos personales que tratan de la
vida de unas personas hispanohablantes. Durante la tercera semana empezamos con un texto
que se trata de la cocina. Por eso hemos elegido y queremos controlar las palabras descritas
en los Apéndices 1, 2 y 3.
Además, Schmitt afirma que una prueba tiene que ser válida. Esto significa que la
prueba realmente evalúa lo que queremos evaluar. En este caso son los conocimientos de las

2
Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas,
http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/marco/cvc_mer.pdf página 26 [consultado 2011 11 16]
palabras que tienen los alumnos. Por ejemplo, una prueba de traducción solamente muestra la
capacidad de traducir una palabra de una lengua a otra. Pero en realidad queremos que los
alumnos también sepan utilizar las palabras en contextos reales comunicativos. Entonces
queremos que las pruebas también evalúen esta capacidad. La pregunta es cómo hacerlo.
Nation (2001:351-353) dice que la traducción y el uso de la lengua materna (L1) no
necesariamente deben ser evitados. Nation piensa que la traducción es una buena manera de
poner los conocimientos de los alumnos a prueba, pero también queremos controlar si tienen
conocimientos más profundos. Además, Nation muestra un método de utilizar el contexto
para controlar conocimiento. Según este método se puede controlar mejor la capacidad
comunicativa, porque los alumnos tienen que responder exclusivamente en la lengua meta.
Es importante que nuestras pruebas sean lo más válidas posible. Como utilizamos
tres métodos diferentes, lo más válido sería tener tres pruebas diferentes. Según Ulrika
Tornberg (2009:130), uno se acuerda de las palabras de la misma manera que uno ha
aprendido las palabras. Cada prueba puede corresponder a cada estrategia de aprendizaje y al
mismo tiempo a cada método de enseñar. En cada encuesta les preguntaremos a los alumnos
si piensan que han tenido la oportunidad de mostrar todos sus conocimientos sobre las
palabras, esto para que podamos ver si las pruebas son válidas en las opiniones de los
alumnos.
Cuando enseñamos según los tres métodos diferentes, los conocimientos de los
alumnos varían en cada método. Según el primer método, los alumnos pueden asociar las
palabras con las imágenes, porque esto es lo que enseñamos. Según el segundo método, los
alumnos aprenden a explicar y reflexionar acerca de las palabras y según el tercer método,
aprenden a reconocer objetos concretos y asociar ciertas palabras con aquellos objetos. Como
dice Nation (2001:353), tenemos que medir los conocimientos de los alumnos, los
conocimientos que nosotros suponemos que les hemos enseñado. No es posible enseñar de
una manera y suponer que los alumnos aprendan otras palabras.
Por estas razones, nuestras pruebas serán diferentes. Cuando ponemos el primer
método a prueba, la prueba está constituida por las imágenes y la tarea es asociar las palabras
con las imágenes. La segunda tarea es más compleja. En la prueba todas las palabras están en
español y los alumnos tienen que, o explicarlas o utilizarlas en una frase para mostrar su
significado, todo en la lengua meta, o sea, en español. En la tercera prueba utilizamos los
objetos para evaluar los conocimientos de los alumnos. Tenemos todos los objetos en el aula y
ponemos números a cada objeto. Los alumnos tienen la oportunidad de tocar todos los objetos
y escribir los nombres en español. Mostramos los cinco verbos a través de utilizar los objetos
del estudio.

3.3 Las encuestas


Para obtener un resultado comparable, también queremos averiguar qué piensan los alumnos
acerca de los tres métodos de enseñar el vocabulario. Pensamos hacer una encuesta escrita con
los alumnos, al final de cada prueba. Tres encuestas en total. Pero, antes de formular las
preguntas, tenemos que tomar en cuenta algunos factores.
Runa Patel y Bo Davidson (2011:73ss) describen en su libro, Forskningsmetodikens
grunder, cómo se hace una encuesta, para que el resultado sea relevante. En este estudio, el
número de estudiantes es tan bajo que no se puede generalizar el resultado, solamente ver una
tendencia. Pensamos en hacer una forma de entrevistas estandardizadas o más bien encuestas.
Según Patel y Davidson, este tipo de entrevista parece mucho a una encuesta, con preguntas
cerradas y estructuradas. Ellos utilizan el término entrevista estandardizada, pero a partir de
aquí, la llamamos encuesta.
Una encuesta estructurada tiene preguntas cerradas. Significa que no hay mucho
espacio para desarrollar la respuesta, sino que son preguntas a las que los encuestados tienen
que responder con un sí o un no, o elegir una alternativa. Las encuestas se pueden ver en el
apéndice 5.
Nuestras encuestas no son muy largas. Patel y Davidson explican que con encuestas
largas, los encuestados muy pronto pierden el interés. Cuando formulamos las preguntas, es
necesario que tengamos en cuenta todos los aspectos interesantes y que realmente les
preguntemos a los alumnos todo lo que necesitamos saber. También tenemos que asegurarnos
de que las alternativas son relevantes. Además, Patel y Davidson explican qué tipos de
preguntas se deben evitar, por ejemplo preguntas largas, preguntas con negaciones, y
preguntas ambiguas (con más de una pregunta). Además es muy importante que los
encuestados entiendan perfectamente todas las preguntas. Es muy importante no utilizar
palabras difíciles, o ambiguas y, por eso, pensamos hacer la encuesta en sueco.
Para obtener un resultado cuantitativo y fácil de analizar, Patel y Davidson
recomiendan que se utilice respuestas alternativas. Escriben que una buena idea es tener
diferentes alternativas para cada pregunta. Con preguntas con respuestas de solamente sí o no,
los encuestados suelen empezar a seguir una pauta después de las primeras preguntas. Para
evitar esto, se puede utilizar alternativas desde muy bien hasta muy mal, con, por ejemplo,
cinco opciones. Una de las cuales es una opción neutral. Sin embargo, con una respuesta
alternativa neutral, es muy fácil siempre elegir esta alternativa. Queremos evitar este
fenómeno y, por eso, solamente tener cuatro alternativas, sin una alternativa neutral.
Cuando hemos hecho las encuestas hemos elegido utilizar preguntas con alternativas.
Incluso, durante la última clase de este estudio, les preguntamos a los alumnos “¿De qué
manera crees tú que es más eficaz para ti aprender palabras? ¿Con imágenes, a través de
discusiones, o a través de utilizar tu cuerpo?”3. Esto lo hicimos porque queríamos saber, qué
estrategia creían los alumnos que era la más eficaz para ellos, sin saber los resultados de las
pruebas.

3.4 Las delimitaciones del estudio


Como hemos dicho antes, una delimitación de este estudio es el número de participantes.
Como el número es tan bajo, es muy difícil generalizar los resultados, pero pensamos que es
posible ver unas tendencias que nos podrían servir en el futuro. El estudio es más bien un
estudio piloto, que podría ser la base para un futuro trabajo más profundo acerca del mismo
tema.
Otra delimitación, o más bien un problema con la validez de las pruebas, son las
diferentes maneras de realizar las pruebas. Como en dos pruebas los alumnos solamente
tenían que saber la palabra en cuestión, fue más fácil para ellos hacer la primera y la última
prueba. Sin embargo, para que las pruebas fueran válidas, las hicimos de esta manera.
Teníamos este hecho en mente cuando analizamos los resultados.
Siempre es importante saber que se trabaja con individuos. Muchos factores externos
pueden influir en el resultado. Por ejemplo un alumno estaba enfermo y no podía estudiar para
una prueba, o alguien no estuvo en la clase introductoria. Todo influye en el resultado y hay
que tomar estos aspectos en cuenta cuando se evalúa el resultado.
También, después de haber realizado todos los estudios, nos dimos cuenta de que
hubiera sido interesante saber cuánto tiempo los alumnos dedicaron a estudiar antes de cada
prueba para ver si había una relación entre el tiempo estudiado y el resultado en las pruebas.
Es algo que podríamos haberles preguntado en las encuestas. Hubiera sido interesante ver si
alguna estrategia requería más tiempo que otra.
Un trabajo futuro puede también incluir más grupos de alumnos. Una posibilidad
sería estudiar una estrategia de una manera más profunda y crear varios métodos de enseñar
palabras a través de esta estrategia. Estamos pensando en hacer un trabajo que enfoca la

3
La pregunta que les hicimos es en sueco: ”På vilket sätt tror du att du bäst lär dig ord? Genom att titta på bilder,
genom att delta i diskussioner, eller genom att arbeta med kroppen?”
estrategia visual, pero que controla tres diferentes métodos de enseñar palabras con esta
estrategia, con más grupos de alumnos de español como lengua extranjera.

4. Análisis y resultados
En este apartado describimos los resultados de nuestro estudio. Explicamos cómo fue cada
clase, en relación con el marco teórico y el método, evaluamos el resultado de las encuestas y
de las pruebas, y tratamos de llegar a una conclusión de nuestro estudio. El promedio de los
resultados de las pruebas lo presentaremos en el apartado 4.4.

4.1 Estudio 1
En la clase de la introducción de las palabras del primer método – el uso de imágenes – los
alumnos recibieron las imágenes con las palabras escritas en español, y podían ver todas las
imágenes en la pizarra. Las instrucciones que cada alumno recibió eran las siguientes: que
pensaran en tres imágenes (2 alumnos tenían que pensar en cuatro) para tratar de entender y
explicar la palabra en la clase. También tenían la oportunidad de dibujar algo más en la
imagen, para añadir información extra.
Los alumnos asociaron y adivinaron mucho y como afirma Tornberg (2009:125-126)
es muy útil para el aprendizaje. Además nos parecía que les ayudaba bastante para llegar a los
correctos significados de las palabras. No poníamos límites a sus asociaciones, sino que todo
lo que asociaron con las imágenes fue, de una manera u otra, correcto.
Había diez verbos entre las palabras. Los verbos son muy importantes en el
vocabulario y constituyen un problema fundamental para los alumnos suecos. Muchas veces
se olvidan de conjugar los verbos y por eso también decidimos trabajar con esto. Cada alumno
tenía que conjugar un verbo en el presente en la pizarra. Lo hicieron en la pizarra para
fomentar la estrategia visual, ya que de esta manera todos podían ver las conjugaciones, todo
muy claro y preciso, como fue un criterio de Magaña Valladares (2011:8).
Durante la segunda clase, cuando repasamos las palabras los alumnos trabajaron en
grupos de tres personas. Tuvieron que tratar de acordarse de las palabras y, otra vez, explicar
el significado de ellas. Un alumno dijo, acerca de la palabra disfrazarse, que “fue la imagen
con E.T”. Entonces, la imagen le había ayudado a memorizar la palabra. También dedicamos
algo de tiempo a los verbos y a utilizarlos en diferentes contextos. Los alumnos tenían que
producir oraciones con los verbos conjugados. Utilizamos dos clases para cada estudio porque
es muy importante, según Nation (2001:76), repasar las palabras más de una vez.
En la prueba, a pesar de haber hecho tantas asociaciones en las clases, ninguno de los
alumnos escribió más que una palabra. Solamente escribieron las palabras que nosotros
habíamos relacionado con cada imagen, a pesar de que habían tenido muchas más
asociaciones más durante las clases de preparación.

4.1.1 Las opiniones de los alumnos


Cinco de los seis alumnos respondieron que pensaban que trabajar con las imágenes había
funcionado muy bien. Un alumno había respondido que había funcionado bien. Todos dijeron
que utilizaron las imágenes para estudiar para la prueba. La mitad de los alumnos miró las
imágenes para estudiar y la otra mitad reflexionó y asoció acerca de las imágenes para
estudiar. Solamente un alumno respondió que tuvo la oportunidad de mostrar todos sus
conocimientos de las palabras en la prueba.
¿Qué significa estas respuestas para nosotros? Primero creemos que realmente
trabajar con las imágenes fue una buena manera de enseñar palabras ya que a los alumnos les
gustó. También fue bastante eficaz, puesto que los alumnos aprendieron por lo menos una
palabra por imagen. Sin embargo, como pensaron que no habían podido mostrar todos sus
conocimientos es posible que supieran más palabras.

4.1.2 Los resultados del estudio 1


El resultado del primer estudio fue muy bueno. Los alumnos sabían poner por lo menos una
palabra a casi cada imágen. También el resultado fue bastante equilibrado, todos los alumnos
sabían muchas de las palabras. Se ve el resultado más detallado en el apartado 4.4.

4.2 Estudio 2
Cuando introducimos las palabras del segundo estudio, primero dijimos las palabras, después
escribimos las palabras en la pizarra, y después les dimos la propuesta de una explicación a
cada palabra. Esto hicimos para que los alumnos tuvieran una idea del significado de las
palabras. Después de haberles explicado las palabras para los alumnos, les dividimos en
grupos para que ellos tuvieran la oportunidad de discutir, explicar y tratar de entender las
palabras de una manera más individual. Según Nation (2001), los alumnos utilizan todos sus
conocimientos de la lengua para explicar y definir las palabras.
Nos dimos cuenta de que los alumnos querían saber las palabras en sueco antes de
tratar de explicarlas en español. También notamos que, a pesar de haber explicado, con
antipación, antes que la meta era que hablaran, los alumnos querían escribir las explicaciones.
Algunos dijeron que era más fácil practicar en casa si tenían las explicaciones escritas. Sin
embargo, discutieron mucho acerca de las palabras, con la ayuda del profesor, que les
aconsejaba y les dirigía a una explicación adecuada. Un alumno dijo que “hay varias maneras
de explicar una palabra”, porque se puede utilizar, por ejemplo, sinónimos, antónimos y poner
la palabra en una frase para explicarla.
En la segunda prueba pudimos ver que todos los alumnos tenían dificultades para
escribir explicaciones en la lengua meta. Muchos de ellos se preocupan demasiado por la
forma, en vez de tratar de comunicarse en la lengua. Un alumno pensó mucho tiempo en una
sola palabra en vez de tratar de utilizar otra palabra para explicarla. El propósito del estudio es
que los alumnos aprendan y entiendan nuevas palabras, y si pueden mostrar que sí saben el
significado de las palabras, no importa tanto cómo lo han mostrado. Lo más importante es que
hayan entendido las palabras de una manera correcta.
Es bastante obvio que algunas palabras eran más difíciles de explicar que otras.
Habíamos pensado en esto, como también hubo la alternativa de utilizar las palabras en frases.
Sin embargo, ninguno de los alumnos escribió algo acerca de la expresión darse cuenta.
Solamente un alumno explicó suponer y otro alumno fue el único que explicó extrovertido.
Nos parece que fue más difícil explicar o utilizar los verbos que todas las otras palabras. La
razón puede ser, por ejemplo, que los alumnos no estaban seguros de cómo conjugar los
verbos.

4.2.1 Las opiniones de los alumnos


En la encuesta solamente un alumno respondió que aprender palabras a través de esta manera
le parecía muy bien. Dos alumnos pensaron que estaba bien y dos alumnos pensaron que fue
bastante mal. Un alumno estuvo enfermo y no participó en este segundo estudio. Un alumno
no utilizó las explicaciones para estudiar para la prueba. Dos alumnos escribieron las
explicaciones y dos alumnos respondieron que habían dicho las explicaciones en voz alta.
Tres alumnos pensaron que podían mostrar todos sus conocimientos en la prueba y dos
pensaron que no habían tenido la oportunidad de hacerlo con este método.
Esto puede significar que a los alumnos les parece difícil poner palabras a sus
pensamientos. Realmente estamos seguros de que los alumnos sabían el significado de las
palabras ya que algunos habían escrito las traducciones de las palabras al margen de la página,
pero no podían explicarlas en la lengua meta. Es igual a lo que afirma Tornberg (2009:121-
122) sobre el caso general en la enseñanza de lenguas extranjeras – los alumnos aprenden a
traducir las palabras, pero nada más.
Aquí nos encontramos con un problema bastante grande. Si nos damos cuenta de
que, realmente, los alumnos saben el significado de las palabras, pero si no pueden mostrarlo
en la prueba, ¿cómo evaluamos los conocimientos de los alumnos? En este caso, la tarea era
que los alumnos explicaran la palabra, o la utilizaran en una frase correcta (cf. Apartado 3.4).
Es muy difícil evaluar los conocimientos de los alumnos aquí, porque no han cumplido la
tarea, pero han mostrado que saben el significado de las palabras. Si los alumnos no han dado
una explicación o han utilizado la palabra en una frase, en nuestro caso, no recibieron un
punto en la prueba.

4.2.2 Los resultados del estudio 2


El segundo estudio tenía el resultado más bajo de los tres. Los alumnos tenían problemas con
formular frases completas en español para explicar las palabras del estudio. Ninguno de los
alumnos sabía explicar todas las palabras. Se ven en los resultados de las pruebas más
detallado en el apartado 4.4.

4.3 Estudio 3
Cuando introducimos las últimas palabras, del tercer estudio, habíamos llevado a la clase los
objetos de la cocina. Pasamos los objetos a cada alumno, para que todos pudieran tocar cada
objeto, porque Magaña Valladares (2011:13) afirma que los alumnos quinésicos necesitan
ocupar sus manos con algo para aprender. Al mismo tiempo que los tocaban tenían que decir
las palabras en voz alta. Les encantaba a los alumnos, se reían y hablaban mucho.
En la segunda clase repetimos la actividad y todo el grupo pudo tocar los objetos
para repasar las palabras otra vez. Esto según la teoría de Nation (2001) acerca de la
repetición de espacio, según la cual hay que repasar las palabras varias veces. A pesar de lo
que afirma Magaña Valladares (2011:13), que generalmente los alumnos quinésicos no saben
leer muy bien, les dimos las palabras escritas, para que pudieran practicarlas en casa.
El estudio de esta estrategia nos mostró que a los alumnos les gusta activar todo el
cuerpo. Además, como las clases de español las tienen por la tarde, después de las 3, los
alumnos muchas veces se sienten cansados, pero cuando activan el cuerpo, se despiertan.

4.3.1 Las opiniones de los alumnos


La mitad de los alumnos pensaron que aprender palabras a través de la utilización del cuerpo
era muy bueno para ellos. Un alumno dijo que era bastante bueno y dos alumnos pensaron que
era bastante malo el método. Solamente un alumno respondió que había utilizado los objetos
en casa, para practicar antes de la prueba y todos los otros respondieron que no. El alumno
que había utilizado los objetos los había tocado también en casa. La mitad de los alumno
sentían que podían mostrar todos sus conocimientos sobre las palabras en la prueba y la mitad
de los alumnos pensaron que no.
Es muy probable que fueran los mismos alumnos que sabían todas las palabras que
pensaron que esta estrategia fue la mejor. La encuesta es anónima, así que no podemos saber
quién pensó qué.

4.3.2 Los resultados del estudio 3


Los resultados de la prueba del tercer estudio variaban. La mitad de los alumnos sabían los
nombres de todos los sustantivos y los verbos. Dos alumnos sabían 16 palabras
respectivamente 15 palabras y un alumno sabía solamente 5. Es posible que la estrategia
quinésica no era muy eficaz para este alumno, o porque no había estudiado para la prueba.
Los resultados se ven más detallados en la tabla en el apartado 4.4.

4.4 La estrategia más eficaz


En la última encuesta también les preguntamos a los alumnos qué método o qué estrategia les
parecía la más eficaz para aprender palabras. El resultado fue bastante dividido, la mitad de
los alumnos pensaron que la estrategia visual y el uso de imágenes fueron más eficaces, y la
otra mitad de la clase pensó que la estrategia quinésica y el uso de las manos fue más eficaz.
A nadie le gustó la estrategia auditiva y el uso de la lengua hablada.
Esto puede significar que los alumnos piensan que requiere demasiado trabajo tratar
de explicar y definir palabras en la lengua meta. Es mucho más fácil recibir las palabras y las
traducciones y solamente aprender esto. También seguramente piensan que una imagen o un
objeto concreto son mucho más divertido que solamente una palabra escrita.
Según los resultados de las pruebas, para los alumnos que participaron en este
estudio, la estrategia visual y el uso de las imágenes es la manera más eficaz para aprender el
vocabulario. En la tabla abajo se ven los resultados de las pruebas de cada estudio y también
los promedios de cada prueba.
20
18
Alumno 1
16
14 Alumno 2

12 Alumno 3

10 Alumno 4
8 Alumno 5
6 Alumno 6
4
2 Promedio
0
La estrategia visual La estrategia auditiva La estrategia quinésica

En la tabla se aprecia que el promedio de los estudios fue el mejor en el primer estudio, con la
estrategia visual y el uso de las imágenes. Sin embargo, también es posible ver que tres
alumnos tenían todas las palabras correctas en el tercer estudio. Lo que baja el promedio es un
alumno que solamente tenía 5 palabras correctas. Es posible que la estrategia quinésica no era
muy eficaz para este alumno y por eso no recibió un resultado alto.
Sin embargo, es muy importante que los métodos de enseñar sean eficaces para todo
el grupo, y por eso pensamos que la estrategia visual fue la más eficaz de estas tres, porque
tenía el promedio más alto. No queremos rechazar totalmente la estrategia auditiva y el uso de
la lengua hablada. Todas las estrategias sirven a los alumnos para algo y es importante
practicar el aprendizaje de palabras de diferentes maneras.

Conclusiones
Como el aprendizaje es algo muy individual, cada alumno necesita encontrar la estrategia que
le conviene mejor. Muchas veces los alumnos no son conscientes de cómo aprenden y
entonces es la responsabilidad de los profesores de darles a los alumnos oportunidades de
probar varias estrategias en la enseñanza. También es muy importante que los profesores
sepan cómo se puede enseñar de una manera adaptada a las estrategias de aprendizaje que
utilizan los alumnos.
El propósito de este trabajo fue responder a las preguntas ¿cómo se puede combinar
las estrategias de aprendizaje con métodos de enseñar? Y ¿qué combinación de método y
estrategia funciona mejor para el aprendizaje y la enseñanza de palabras? Realmente se puede
combinar las estrategias de aprendizaje con los métodos de enseñar en cualquier manera. Sin
embargo, es muy importante saber algo sobre las estrategias que utilizan los alumnos. Si se
sabe cómo aprenden ellos es bastante fácil construir ejercicios que estén adaptados a los
alumnos.
Es más difícil determinar qué método de enseñar es la más eficaz, porque todo
depende del grupo de alumnos. Sin embargo, en los estudios que se realizaron en este trabajo,
se llega a la conclusión de que la estrategia visual y la estrategia quinésica son las más
eficaces para los alumnos que participaron en el presente estudio, según las opiniones de los
alumnos.
También se aprecia, en los resultados de las pruebas realizadas en el estudio, que con
la estrategia visual y el uso de imágenes los alumnos aprendieron más palabras, ya que el
promedio del resultado de este estudio fue más alto. Enstonces, para nuestros alumnos, la
estrategia visual fue la más eficaz.
La estrategia auditiva no fue muy eficaz en este estudio, tal vez porque el método de
usar la lengua hablada no era muy eficaz para los alumnos que participaron, o tal vez porque
los alumnos en el estudio no son auditivos. Siempre es importante tratar de adaptarse y variar
los ejercicos y las tareas para que los alumnos encuentren lo más eficiente para ellos.
De esta manera es posible tanto comprobar como rechazar la hipótesis que se
formuló al inicio de este trabajo. Según las opiniones de los alumnos, la mitad pensó que la
estrategia quinésica fue la más eficaz para ellos mientras que la otra mitad pensó que la
estrategia visual era la más eficaz. El resultado de las pruebas, y las opiniones de los alumnos,
mostraron que la combinación de la estrategia visual y el uso de imágenes fue la más eficaz.
Parcialmente se rechaza la hipótesis porque nunca es posible decir que una estrategia es más
eficaz que otras en general. Todo depende de lo que prefieran los alumnos.
En un estudio futuro queremos incluir más alumnos y más grupos. Solamente
queremos enfocarnos en una sola estrategia, pero crear más métodos de enseñar a través de
esta estrategia y comparar los resultados.
Apéndice 1
La estrategia visual
La escalada El barco Cocinar

Caliente Los Mariscos


Caer

Aprender El cohete
Crecer

Juzgar (juez)
La sequía
El medio ambiente

Tomar notas Frente a

Callarse

Disfrazarse
Limpiar

La igualdad

El cuento
Pasear
Apéndice 2
La estrategia auditiva

1. Antes de
2. Fuera de
3. Honesto
4. Tener suerte
5. Ambos
6. Anteayer
7. Acostumbrarse a
8. Por fin
9. Impresionante
10. Indígena
11. Asqueroso
12. Se trata de
13. Recibir
14. La frontera
15. Abierto
16. Cerrado
17. Darse cuenta
18. Suponer
19. Extrovertido
20. Por supuesto
Apéndice 3
La estrategia quinésica

El escurridor = durkslaget

La olla = kastrullen

El bol = skålen/bunken

El batidor = vispen

El cuchillo = kniven

La tabla para cortar = skärbrädan

El cucharón = sleven

La espátula = slickepotten

El tenedor = gaffeln

La cuchara = skeden

Los pelapatatas = potatisskalaren

La taza = koppen

El vaso = glaset

La jarra = kannan

Los cortaquesos = Osthyveln

Batir = att vispa

Pelar = att skala

Hervir = att koka

Mezclar = att blanda/röra om

Enjuagar = att skölja

1
Apéndice 4: las pruebas

Prueba 1, la estrategia visusal


¿Qué palabra/palabras puedes relacionar con las imágenes?

2
Prueba 2, la estrategia auditiva
Explica las siguientes palabras o utiliza las palabras en una frase.
1. Impresionante

2. Fuera de

3. Tener suerte

4. Ambos

5. Asqueroso

6. Acostumbrarse a

7. La frontera

8. Por fin

9. Antes de

10. Anteayer

11. Por supuesto

12. Se trata de

13. Recibir

14. Honesto

15. Abierto

16. Cerrado

17. Darse cuenta de

18. Suponer

19. Extrovertido

20. Indígena

3
Apéndice 5: las encuestas

La Encuesta 1

1. Vad tyckte du om att lära dig ord med hjälp av bilder?

□ □ □ □
Jättebra ganska bra inte så bra inte alls bra

2. Använde du på bilderna när du läste på läxan?

□ Ja □ Nej

3. På vilket sätt använde du bilderna när du läste på?

□ □ □
Jag tittade på dem Jag tänkte på dem Jag använde inte bilderna

4. Kände du att du kunde få fram all din kunskap om orden på


läxförhöret?

□ Ja □ Nej

4
La Encuesta 2

1. Vad tyckte du om att lära dig ord med hjälp av diskussioner och
förklaringar?

□ □ □ □
Jättebra ganska bra inte så bra inte alls bra

2. Använde du förklaringarna och/eller diskussionerna när du läste på


läxan?

□ Ja □ Nej
3. På vilket sätt använde du förklaringarna och/eller diskussionerna när du
läste på?

□ □ □ □
Jag förklarade Jag Jag skrev och Jag använde inte
orden högt för mig diskuterade läste förklaringarna
själv med någon förklaringarna
annan

4. Kände du att du kunde få fram all din kunskap om orden på


läxförhöret?

□ Ja □ Nej

5
La Encuesta 3

1. Vad tyckte du om att lära dig ord med hjälp av konkreta föremål?

□ □ □ □
Jättebra ganska bra inte så bra inte alls bra

2. Använde du föremålen när du läste på läxan?

□ Ja □ Nej
3. På vilket sätt använde du förklaringarna föremålen när du läste på?

□ □ □
Jag använde Jag Jag använde inte
föremål jag hade föreställde föremålen
hemma mig
förmålen

4. Kände du att du kunde få fram all din kunskap om orden på


läxförhöret?

□ Ja □ Nej

5. Vilken metod tyckte du var mest effektiv för att lära dig ord?

□ □ □
Med bilder Med diskussioner Med föremål

och förklaringar

6
Bibliografía
Fernández López, Sonsoles (2004), “Las estrategias de aprendizaje”, en Sánchez Lobato,
Jesús & Santos Gargallo, Isabel (ed.) (2004). Vademécum para la formación de
profesores: enseñar español como segunda lengua (L2)/ lengua extranjera (LE). 1.
ed. Alcobendas (Madrid): Sociedad General Española de Librería.
Krantz, Gösta (1991), Learning vocabulary in a foreign language: a study of reading
strategies, [Nueva edición] Göteborg: Acta Universitatis Gothoburgensis.
Magaña Valladares, Laura, Estilos de aprendizaje
http://www.tecnologias-ova.com/tutores/recursos/recurso23.pdf
[consultado 2011 10 24]
Es una presentación breve acerca de cuatro estilos de aprendizaje. La autora nos da
ejemplos de cómo se puede trabajar con los varios estilos, tanto de la perspectiva de
los alumnos como de la perspectiva de los profesores. Explica las diferencias entre
las estrategias y los factores clave.
Nation, Paul (2001), Learning vocabulary in another language, Cambridge: Cambridge
University Press.
Patel, Runa & Davidson, Bo (2011), Forskningsmetodikens grunder: att planera, genomföra
och rapportera en undersökning, 4a ed., Lund: Studentlitteratur.
La obra explica cómo se hace una investigación cualitativa y cuantitativa. Explica las
diferencias entre varios métodos de evaluación, por ejemplo, cómo se debe
formular las preguntas y qué preguntas se deben hacer. La obra ayuda a las
personas que escriben un trabajo más profundo, porque tiene mucha información
acerca de casi todos los aspectos de un trabajo científico.
Schmitt, Norbert (2000), Vocabulary in language teaching, Cambridge: Cambridge
University Press.
En el libro se puede encontrar información acerca de cómo se evalúa los
conocimientos de los alumnos y cómo se elabora pruebas válidas. También explica
muchos de los factores que tienen que ver con la enseñanza de vocabulario en
general, con muchos ejemplos y consejos concretos.
Skolverket (2011), Ämnesplan för Moderna Språk, gymnasieskolan.
http://www.skolverket.se/forskola_och_skola/gymnasieutbildning/2.2954/amnesplan
er_och_kurser_for_gymnasieskolan_2011/subject.htm;jsessionid=7C75EBE7BB1E0
4D81B1E9B9FDA227167?subjectCode=MOD [consultado 2011 10 13]

7
El nuevo plan de estudio para las lenguas extranjeras de la escuela sueca. Explica las
metas principales con la enseñanza de lenguas. También tiene información del
contenido central de los cursos y los criterios de la calificación.
Tornberg, Ulrika (2009), Språkdidaktik, 4a ed., Malmö: Gleerup.
La obra explica todas las partes de la enseñanza de lenguas, desde la enseñanza de
gramática hasta la enseñanza de la lenguaje oral. Es una obra muy amplia y muy útil
para todos los profesores, tanto los que están trabajando como los que están
estudiando.