You are on page 1of 20

Revista de la

CEPAL
Secretario Ejecutivo
Gert Rosenthal

Secretario Ejecutivo Adjunto


Andrés Bianchi

Director de la Revista
Aníbal Pinto

Secretario Técnico
Eugenio Lahera

NACIONES UNIDAS
COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMERICA LATINA Y EL CARIBE
SANTIAGO DF. CHILE, AGOSTO DE 1989
Revista de la

CEPAL

Santiago de Chile Agosto de 1989 Número 38

SUMARIO

La macroeconomía neokeynesiana vista desde el Sur, Joseph Ramos. 7

El ahorro y la inversión bajo restricción externa y fiscal. Nicolás Eyzaguirre. 31

La promoción de exportaciones y la sustitución de importaciones en la industria centroame-


ricana. Larry Willmore. 49

La especificidad del Estado latinoamericano. Enzo Faletto. 69

La ecopolítica en el desarrollo del Brasil. Roberto Guimaráes. 89

Las políticas sociales en Costa Rica. Ana Sojo. 105

La pobreza en el Ecuador. Eduardo Santos. 121

Los desastres naturales y su incidencia económico-social. Roberto Jove!. 133

Institucionalismo y estructuralismo. Osvaldo Sunkel. 147

Orientaciones para los colaboradores de la Revista de la CEPAL 157

Premio de economía Raúl Prebisch 159

Publicaciones recientes de la CEPAL. 161


Introducción*
R E V I S T A D E L A CEPAL N ° 38
La magnitud del adverso impacto que la crisis de
la deuda externa ha tenido sobre la economía
El ahorro latinoamericana alcanza ya proporciones alar-
mantes. El producto interno bruto por habitante
y la inversión decreció más de seis puntos porcentuales entre
1981 y 1988; dadas las tendencias prevalecientes,
bajo restricción hacia fines de la década el habitante medio de la
región estará en peor situación que a comienzos
externa y fiscal de ella.
Además hay indicios de que las dificultades
económicas han tendido a agravarse. El peso de
Nicolás Eyzaguirre* la deuda externa no acusa alivio alguno, a pesar
del esfuerzo desplegado en materia de cancela-
ción de intereses y amortizaciones. En efecto, en
1988 el coeficiente deuda externa/producto in-
El autor examina en este artículo la evolución reciente terno bruto para América Latina en su conjunto
del coeficiente de ahorro interno •—o fracción no con- alcanzó a 55%, comparado con el promedio
sumida del producto— en la región. Muestra su estan- anual de 56 puntos en el sexenio 1982-1987 (CE-
camiento con relación al que prevalecía antes de la
PAL, 1988b).
crisis de la deuda externa, no obstante la aguda caída
que ha sufrido el consumo por habitante; es decir, se Por su parte, la tasa de inversión —clave para
ha producido una reducción paralela del consumo y el crecimiento futuro— ha seguido deteriorán-
del producto. Así, la austeridad ha sido inútil en cuan- dose en la mayoría de los países latinoamerica-
to a elevar el coeficiente de ahorro para evitar que el
nos. En una muestra de seis países, se observa
vuelco producido en la transferencia neta de recursos
al exterior, que debe ser financiada con ahorro inter- que el coeficiente de inversión en 1985-1987 era
no, se tradujera íntegramente en una merma del fi- inferior al que prevalecía antes de la crisis, e
nanciamiento disponible para inversión. inferior también al del trienio 1982-1984, con las
El estancamiento del coeficiente de ahorro es con- excepciones de Chile y Brasil (cuadro 1).
secuencia de la caída de la demanda de inversión,
originada en los desequilibrios macroeconómicos pro-
ducidos por la crisis. Se construye un modelo agregado Cuadro 1
que destaca las estrecheces que operan en tres equili- AMERICA LATINA (SEIS PAÍSES):
brios o brechas fundamentales: el balance ahorro- COEFICIENTE INVERSION INTERNA BRUTA
inversión, el presupuesto fiscal y el balance de pagos. TOTAL/PRODUCTO INTERNO BRUTO
Seguidamente se muestra cómo la brecha fiscal y ex- (Dólares de 1980)
terna pueden actuar como restricciones dominantes,
al reducir la tasa de inversión por debajo de lo que Períodos"
sería factible en virtud del ahorro potencialmente dis- País
ponible. Finalmente, se extraen algunas conclusiones 1975-1981 1982-1984 1985-1987
de política que acentúan la diferencia del impacto de Argentina 21.1 14.1 11.5
los distintos instrumentos disponibles —cambiarios, Brasil 23.3 16.1 16.9
monetarios, fiscales— según cuál o cuáles de las bre- Chile 16.2 10.4 13.7
chas aparezcan más restrictivas. Ecuador 25.0 19.0 16.8
México 24,3 18.6 16.7
Perú 24.6 22.6 19.7

Fuente: C:F,PAI., División de Estadísticas y Análisis Cuantitati-


vo, Sección de Cuentas Nacionales.
'' Promedio aritmético simple para los años señalados.

*E1 amor agradece la colaboración de Raquel Szalach-


•Experto en política monetaria del Proveció
man y la asesoría computational de Carlos Conca, Patricio
PNUD/CEPAL sobre Financiamiento del Desarrollo.
Poblele v jorge Olivos, del Centro de Computación y Depar-
tamento de Ciencias de la Computación, Facultad de Ciencias
32 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

Por último, la inflación ha venido subiendo (cuadro 2). Brasil y México logran incrementar-
sostenidamente desde 1986 para la región en su lo, pero en un porcentaje inferior a la pérdida
conjunto hasta alcanzar un máximo histórico cer- que sufrieron en materia de transferencia de
cano a 500 puntos porcentuales en 1988. Tal recursos. Es sin duda paradójico que el coeficien-
desequilibrio es consecuencia, en parte, de los te de ahorro permanezca estancado, en circuns-
graves problemas fiscales que enfrentan la mayo- tancias que el consumo medio por habitante lati-
ría de los países latinoamericanos. noamericano en 1988 fue alrededor de 7% infe-
En este contexto, es fundamental discernir rior al de 1980. Es más, nadie podría afirmar que
un esquema de políticas capaz de revertir la situa- ha existido falta de austeridad en la fase poste-
ción, de modo de recuperar los niveles de pro- rior a la crisis. Las caídas de salarios reales, la
ducción e inversión. Para ello es necesario inves- elevación de los índices de desempleo, el deterio-
tigar las relaciones que se establecen entre el peso ro del apoyo estatal a los grupos más pobres son,
de la deuda externa y las estrecheces fiscales, las entre otros, indicadores elocuentes del ajuste
presiones inflacionarias y la caída de la tasa de efectuado. Sin embargo, el esfuerzo de austeri-
inversión. dad no se ha traducido en aumento del ahorro;
El cese del flujo de capitales hacia la región y es decir, la crisis ha significado una caída en
el alza de la tasa de interés internacional produje- paralelo del producto y el consumo por habitan-
ron, a partir de 1982, un vuelco en la transferen- te, con el adverso efecto consiguiente en el nivel
cia financiera neta de recursos desde el exterior de vida, pero sin que ello haya redundado en una
(entrada neta de capitales menos pagos de intere- elevación del coeficiente de ahorro. Así, el vuelco
ses). Esta transferencia (en promedio 2.6 puntos en la transferencia de recursos externos ha sido
del PIB en el período 1973-1981) alcanzó a casi equivalente a la caída del coeficiente de inver-
cuatro puntos negativos en 1982-1987. Dado sión, en tanto que la caída del consumo no ha
que, en términos aproximados, el coeficiente de conducido a mayores niveles de ahorro interno
inversión equivale al coeficiente de ahorro más el que amortigüen la caída del financiamiento ex-
cuociente de transferencia financiera neta de re- terno neto.
cursos, tal vuelco significó un duro golpe al fi-
La pregunta es, entonces, cómo moderar el
nanciamiento de la inversión.
consumo y elevar el producto, empujando hacia
La recuperación del coeficiente de inversión arriba el ahorro, en lugar de bajar el producto y
supone disminuir el flujo neto de recursos al el consumo, fórmula esta última que estanca el
exterior o incrementar el coeficiente de ahorro ahorro y castiga la inversión (dado el vuelco en la
interno. La primera alternativa hace imprescin- transferencia de recursos). En la búsqueda de
dible la búsqueda de soluciones y renegociacio- una política expansiva de promoción del ahorro,
nes de la deuda externa así como el descenso de
la tasa de interés internacional. En cuanto a la
segunda, vale decir, la recuperación del coefi- Cuadro 2
ciente de ahorro interno, es el tema del presente AMERICA LATINA (SEIS PAÍSES):
artículo. COEFICIENTE AHORRO INTERNO BRUTO
TOTAL/PRODUCTO INTERNO BRUTO
En la mayoría de los países de la muestra (Dólares de 1980)
—nuevamente Chile presenta una evolución dis-
tinta— el coeficiente de ahorro interno, o frac- Períodos"
ción no consumida del producto, permanece País 1975-1981 1982-1984 1985-1987
prácticamente estancado respecto del nivel im-
Argentina 23.2 22.5 20.5
perante con anterioridad al estallido de la crisis Brasil 19.4 20.1 21.fi
Chile 14.4 16.6 24.9
Ecuador 27,4 25.7 27.9
México 24.3 28.0 27.2
Físicas v Matemáticas, Universidad de Chile. Asimismo, agra- Perú 24.5 25.5 22.0
dece los comentarios de Osear Altimir, Simón Guerberoff',
Juan Carlos Lerda, Jorge Marshall R., Carlos Massad y Jo- Fuente: CEPAL., División de Estadísticas y Análisis Cuantitati-
seph Ramos. Los errores subsistentes son, por cierto, de su vo, Sección de Cuentas Nacionales.
a
exclusiva responsabilidad. Promedio aritmético simple para los años señalados.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 33

es esencial introducir la diferencia entre el aho- Así, parte del aumento ex ante del ahorro produ-
rro ex ante y el ahorro ex post. Si para absorber, sin cido por la caída del consumo se ve frustrado por
detrimento de la inversión, el vuelco en la trans- el descenso de la inversión, ajustándose ex post a
ferencia de recursos intentamos moderar el con- un menor nivel, al caer la producción y el in-
sumo, el resultado será una expansión del ahorro greso.
ex ante. No obstante, si en el esfuerzo de ajuste se También el efecto de la crisis de financia-
verifica una caída de la inversión, el ahorro ex post miento externo en el presupuesto público fue
puede resultar inalterado; es decir, austeridad adverso. El corte del flujo de capitales limitó la
inútil. Por el contrario, si a la moderación inicial capacidad de endeudamiento del sector público
del consumo acompaña un nivel estable de inver- en el exterior, mientras que el alza de la tasa de
sión, el ahorro ex post subirá. interés internacional acrecentó el peso del servi-
Pues bien, ocurre que por acción u omisión cio de la deuda pública externa. En muchos paí-
las políticas de ajuste condicionan las decisiones ses de la región, los gobiernos avalaron una frac-
de inversión. La evidencia empírica prueba que a ción de la deuda privada con el exterior; a veces
menudo, en el afán de promover un ajuste inter- la correspondiente deuda interna del sector pri-
no por la vía de la austeridad, se adoptan medi- vado con el sector público se licuó y, en otros
das en favor del ahorro, que terminan depri- casos, el Estado subsidió a los deudores privados
miéndolo, al inhibir la inversión. Por ese motivo, y al sistema financiero doméstico, a fin de evitar
en este artículo, se agregan dos canales de inte- el colapso de este último. Todo lo anterior pre-
rrelación entre la crisis del financiamiento exter- sionó las finanzas públicas. De otro lado, el ajuste
no y las posibilidades de inversión. El vuelco de la recesivo deterioró los ingresos fiscales, tanto por
transferencia de recursos afecta el comporta- el menor nivel de actividad interna, y la consi-
miento de la inversión no sólo por la merma del guiente merma de la recaudación tributaria, co-
ahorro disponible (ahorro interno más transfe- mo por la caída de las importaciones y sus secue-
rencia de recursos) sino, también, por el impacto las en la recaudación proveniente del comercio
que provoca en el balance de pagos y el presu- exterior. Por último, el esfuerzo de ajuste de las
puesto fiscal. cuentas externas obligó a efectuar devaluaciones
reales de la moneda nacional, provocando, en los
El efecto de la crisis externa en la balanza de
países cuyo sector público es deficitario en mone-
pagos es directo. La disminución del flujo exter-
da extranjera, un aumento del déficit en térmi-
no neto de capitales y el aumento de los intereses
nos reales.
devengados por la deuda erosionan la disponibi-
lidad de divisas. Su consiguiente escasez restrin- Inicialmente, las autoridades intentaron evi-
ge la capacidad de importación, tanto de bienes tar que el deterioro de la posición fiscal se tra-
de consumo final como de insumos intermedios dujera en una merma del consumo y la inversión
para la producción y de bienes de capital para la del gobierno, recurriendo al endeudamiento in-
inversión. Luego, si se desea evitar caídas en la terno y a la emisión. Saturado el endeudamiento
producción y la inversión, es necesario ahorrar interno y enfrentados a una escalada inflaciona-
divisas en consumo de origen importado y susti- ria, 2 los gobiernos se han visto obligados a redu-
tuir por producción nacional los insumos inter- cir sus gastos corrientes y de inversión.'1 La caída
medios y bienes de capital. Sin embargo, dadas la
inflexibilidad de la estructura productiva domés-
tica para sustituir bienes importados y la imposi-
bilidad de discriminar la reducción en el consu- diante los ajustes recesivos, forzados por el desequilibrio del
mo —de modo que esta última recaiga sólo en los balance de pagos; la inestabilidad, introducida por las fluc-
bienes de consumo de importación o en los de tuaciones del financiamiento externo; y la mantención, por
producción doméstica susceptibles de ser expor- parte de las autoridades, de una tasa de interés elevada, a fin
tados— los ajustes en el consumo deprimen la de evitar la fuga de capitales.
"'Además, el desajuste inflacionario deteriora los ingre-
demanda efectiva, la producción y la inversión. 1
sos tributarios (Tanzi, Blejer y Teijeiro, 1987).
'Obsérvese en el cuadro 3 que la trayectoria de la inver-
sión pública, la inversión total y el ahorro interno difiere en
Chile de la tendencia regional. Para un análisis del caso chile-
La escasez de divisas repercute sobre la inversión me- no, véase Eyzaguirre (1989).
34 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

de la inversión fiscal presiona hacia abajo la in- caso, se identifican las políticas más adecuadas
versión privada, limitando el ahorro privado ex para el fomento del ahorro interno.
post (cuadro 3).
En síntesis, la crisis de la deuda externa ha
Cuadro 3
impuesto restricciones directas e indirectas a la AMERICA LATINA (SEIS PAÍSES):
capacidad de inversión. La aplicación de políticas COEFICIENTE INVERSION BRUTA FIJA
de austeridad en el consumo (fomento del aho- PUBLICA/PRODUCTO INTERNO BRUTO
rro ex ante) será ineficiente y recesiva en la medi- (Dólares de ¡980)
da en que no se actúe sobre los factores determi-
nantes de la inversión que también son afectados Períodos*
por la crisis, i.e. el proceso de generación de PI
divisas y el presupuesto fiscal para inversión pú- 1975-1981 1982-1984 1985-1987
blica. Argentina ...b
Brasil
En este artículo se construye un modelo ma- Chile* 5.5a 5.1 9.2
Ecuador 6.2 4.9 5.0
croeconómico que pone de manifiesto las inte- México 9.6 7.6 5.8
rrelaciones anteriores. Intenta mostrar que la Perú 5.6 6.4 4.3
formación de ahorro ex post, o ahorro efectiva-
mente materializado, difiere según si la balanza Fuente: CEPAL, División de Estadística y Análisis Cuantitativo,
de pagos y el presupuestofiscalactúan o no como Sección de Cuentas Nacionales.
'' Se tomó el promedio aritmético simple para los años seña-
variables restrictivas. La presencia de dos even- lados.
tuales brechas, externa yfiscal,abre cuatro posi- b
Cifras oficiales no disponibles.
bles situaciones, según si cada una, ambas, o nin- ' Estimaciones extraoficiales (Larrañaga, 1989).
guna ejercen una presión restrictiva. En cada " Se refiere a 1978-1981.

I
El modelo

La absorción de la crisis de la deuda externa ha lativo entre dicho bien doméstico y un bien gené-
obligado a las economías latinoamericanas a po- rico producido en el exterior al precio p*. Como
ner en vigencia políticas económicas que las han ambos precios —p y p*— están denominados en
alejado del pleno empleo. El desempleo y la capa- distintas monedas, siendo e el número de unida-
cidad instalada ociosa sugieren la conveniencia des de moneda nacional por unidad de moneda
de adoptar un marco analítico keynesiano, que extranjera, el precio relativo entre ellos es ep* / p,
modele la determinación del producto por el que denominaremos tipo de cambio real (TR).
lado de la demanda efectiva. En aras de la simplicidad, determinamos
Así, suponemos que la economía produce un p* = l como numerario del modelo, con lo que
bien genérico en cantidad "Y", que es ofrecido a TR=e/p. A continuación describimos las ecua-
un precio "p"; el producto efectivo es determina- ciones que regulan los distintos componentes de
do por la cantidad demandada de dicho produc- la demanda efectiva.
to al precio p, D(p)~Y.
El producto doméstico es ofrecido en el mer- 1. El sector público
cado interno y en el mercado externo. En este El consumo del gobierno es considerado exóge-
último mercado, el bien nacional enfrenta una
demanda negativamente inclinada 4 al precio re-

tica, de modo que si su demanda externa también lo fuera, el


'La oferta del producto doméstico es infinitamente elás- nivel del producto quedaría indeterminado.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 35

no o, más exactamente, uno de los instrumentos ción fiscal. Hablaremos de restricción fiscal do-
de la política fiscal. minante si el gobierno no puede colocar más
Así, deuda interna real, 6 si le resulta inadmisible o
imposible aumentar la recaudación del impuesto
(1) CG = CG,
inflación, y si su capacidad de aumentar el en-
donde CG representa el consumo del gobierno deudamiento externo está determinada exóge-
en unidades del bien doméstico. namente. 7
Los ingresos tributarios provienen, de un la- El déficit del sector público está dado por:
do, de impuestos directos al ingreso de los resi-
dentes; y, del otro, de impuestos indirectos que (4) DSP = DBGP + DBGX TR + u m ,
gravan tanto el bien nacional como las importa-
ciones del bien extranjero. donde DBGP es el aumento del volumen real de
(2) T = i Y + B TR M, deuda interna pública.
DBGX es el aumento del endeudamiento exter-
donde t es la tasa tributaria media (directa e no del sector público en unidades de moneda
indirecta) por unidad producida del bien nacio- extranjera. 8
nal, en tanto que B representa la tasa combinada
de aranceles medios e impuestos indirectos paga- ir es la tasa de inflación.
dos por las importaciones (M). Estas últimas es- ni es el stock real de dinero."
tán medidas en unidades del bien extranjero. mn es la recaudación real del impuesto infla-
ción '".

(3) YDG = T - DEPMN - TR DEPME Así, la restricción fiscal dominante equivale a


- r BGP - TR r* BGX DBGP=(),DBGX = EyTTm = k, donde Fes el flujo
neto exógeno de capitales desde el exterior y k,
Denominamos ingreso disponible del go- una constante.
bierno (YDG) a la diferencia entre la recaudación Finalmente, la inversión del gobierno está
tributaria v un conjunto de partidas financieras dada por:
que se detalla a continuación. El déficit de las
empresas públicas en moneda nacional y mone- (5) IG = ÍG~= YDG - CG + DSP si la restricción fiscal no
da extranjera está representado por DEPMN y es dominante (RFND)."
DEPME, respectivamente (si existiere superávit
se altera el signo que precede a la partida)/ 1 Eos
bonos emitidos por el gobierno y colocados entre ''I lentos adoptado un supuesto extremo para hacer más
los residentes (BGP) devengan un determinado simple el modelo. Cabe suponer que, dentro de cierto rango,
interés nominal. En el supuesto de que el público el gobierno puede colocar más deuda interna si ofrece mayor
interés. Sin embargo, es probable que esc rango sea estrecho
mantiene constante, al menos, el volumen real de
si el público percibe que al gobierno le resultará imposible
dichos bonos, el servicio de la deuda interna del servir su deuda en el futuro. En este último caso, el gobierno
gobierno está dado por r BGP, donde r es la tasa estaría imposibilitado para financiar su déficit con emisión de
de interés real. Por último, BGX representa títu- deuda interna.
los de la deuda pública emitidos en moneda ex- 'Es la situación que se ha dado en la práctica desde la
tranjera al tipo de interés internacional, ri. crisis de 1ÍÍH2.
"Nótese que, dado p*= 1, unidades de moneda extranje-
El ingreso disponible del gobierno (YDG) ra es equivalente a unidades del bien foráneo.
equivale al volumen de gasto del gobierno sus- "Por razones de simplicidad, suponemos que la deman-
ceptible de ser financiado sin tener que recurrir a da real de dinero, m, es constante. La otra posibilidad sería
introducir una función de demanda de dinero que la relacio-
un aumento del volumen de la deuda pública ne con el ingreso y la tasa de interés. Dicha formulación
interna real, de la base monetaria o del endeuda- permitiría captar los cambios en el señoriaje.
miento externo del sector público. "'En la presente formulación nos situamos en el caso de
Introduzcamos ahora el concepto de restric- una autoridad económica que evita financial' el déficit públi-
co mediante un monto de emisión que acelere el alza del nivel
de precios. Así, la inflación no está causada por el exceso de
'En la formulación se supone implícitamente que las demanda, sino que es meramente inercial, y el gobierno
empresas públicas no emiten sus propios títulos de deuda. recauda el consiguiente impuesto inflación.
36 REVISTA DE LA CEPAL N" 38 / Agosto de 1989

Nótese que si el gobierno puede financiar (8) IP = I 0 + Ii Y + I 2 IG - I 8 r


DSP, la_in versión pública es una variable de polí-
tica (IG) determinada en función de considera-
ciones de mediano plazo; en este caso la variable Está implícito en la formulación el carácter
de ajuste es DSP. Por el contrario, si la restricción complementario de la inversión pública y de la
fiscal es dominante (RFD) la variable DSP está privada.13 Así, una mayor inversión pública (por
fija y la variable que se ajusta es la inversión del ejemplo, en infraestructura) mejora la rentabili-
gobierno. dad de los proyectos privados y empuja hacia
arriba la inversión privada. Por su parte, la tasa
(6) IG = YDG - CG + k + TR F de interés real aproxima el costo del capital.
si la restricción fiscal es dominante.
3. El sector externo
2. El sector privado Las ecuaciones que describen el intercambio con
el exterior corresponden al comportamiento de
El consumo del sector privado, medido en unida-
las importaciones, y las exportaciones, así como
des del bien doméstico, está dado por:
al movimiento de las reservas internacionales.
(7) CP = C 0 + C, (Y - t Y + r BGP - TR BPX r* - irm)
- C 2 TR - C 3 r (9) M = M 0 + M, Y + M a (IP + IG) - M s (1 + B) TR

donde BPX representa el endeudamiento exter-


Se supone que el número de unidades del
no del sector privado en unidades de moneda
bien extranjero demandado por los residentes
extranjera.
está positivamente correlacionado con el produc-
El término entre paréntesis aproxima el in-
to y con la inversión total. Por otra parte, un alza
greso disponible del sector privado. El tipo de
de precio relativo entre el bien extranjero y el
cambio real aparece ejerciendo influencia nega-
bien nacional {(1 + B) TR} desincentivará la de-
tiva en el consumo privado, dado el supuesto
manda del bien importado.
implícito de que el tipo de cambio real se correla-
ciona inversamente con el salario real y que la (10) X = X „ + X, TR
propensión a consumir de los trabajadores es
más alta que la de los capitalistas. Por último, se El número de unidades del bien nacional
postula que la tasa de interés real es una variable vendidas al extranjero (X) viene determinado
que afecta negativamente el consumo del sector por la demanda externa del producto doméstico.
privado, al actuar como precio relativo entre el Ella resultará tanto mayor cuanto más barato sea
consumo presente y el consumo futuro.12 el bien nacional respecto al bien extranjero, es
A su turno, la inversión realizada por el sec- decir cuanto más alto el tipo de cambio real. Por
tor privado se explica en función del producto, construcción, en este modelo una mejoría de los
de la inversión realizada por el gobierno y de la términos del intercambio se aproxima mediante
tasa de interés real. un alza de X0, para un tipo de cambio real
dado. 11
"Nótese que se ha opiado por modelar la inversión
pública como variable de ajuste; y el consumo del gobierno, (11) AR = F - r* (BGX + BPX) + (X/TR) - M
como variable de política. Con ello se quiere significar que el
consumo del gobierno es relativamente más inflexible.
'-'El consumo podría haber sido modelado en función '•'Nótese que la complementariedad de la inversión pú-
de la riqueza, aproximando este último concepto por (Ingre- blica y la inversión privada asume en (8) un carácter técnico,
so disponible/]). La imposibilidad práctica de prestar y pedir en el sentido de que esta última requiere de la primera para la
prestado a la tasa r, sin restricciones de tiempo y cantidad, dotación de infraestructura, servicios, etc. El llamado "efecto
hace recomendable modelar el ingreso y la tasa de interés desplazamiento", en virtud del cual la inversión pública des-
como argumentos separados. Cabe anotar, por otro lado, plazaría a la inversión privada al competir por financiamien-
que, todo lo demás constante, el ahorro privado se vincula to, proviene del impacto indirecto vía tasa de interés. Esto
directamente con la tasa d e interés, Sin embargo, a nivel del también está captado en el modelo.
1
equilibrio general la coi relación entre ahorro y tipo de interés 'En términos mas rigurosos, se trata de un desplaza-
puede ser inversa, según veremos más adelante. miento positivo de la demanda extranjera del bien nacional.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 37

Finalmente, el saldo del balance de pagos, C, (I - t)Y - CP = -Co + G, irm


que se expresa en unidades de moneda extranje- + TR (C, r* BPX + C2)
ra, viene dado por la diferencia entre la transfe- + r (C, - C, BGP)
rencia neta de recursos desde el exterior {F - ri Mt Y + M2 IP - M = - M2 IG - Mo
(BOX + BPX)} y el saldo del balance comercial + Ms(l + B)TR
{(X/TR) - M}. Hablamos de restricción externa
dominante (RED) si la conducción económica, b) Restricción fiscal dominante
enfrentada a una pérdida no sostenible de reser- y holgura externa (caso II)
vas internacionales, impone el equilibrio de la
balanza de pagos, AR = 0. En este caso, la variable macroeconómica crí-
tica es la transferencia interna de recursos desde
el sector privado hacia el sector público, es decir
4. Los cierres del modelo la incapacidad del Estado para financiar su plan
de gastos corrientes y de inversión. Típicamente,
La existencia de dos posibles regímenes fiscales
esta economía afrontará problemas en el finan-
(restricción fiscal dominante y no dominante) y
ciamiento del déficit público, pero puede que sus
de dos posibles situaciones en el intercambio con
cuentas externas exhiban cierta holgura 15 .
el exterior —restricción externa dominante y no
En esta situación, los cambios en el financia-
dominante— configura cuatro eventuales cierres
miento disponible del sector público (motivados,
para el modelo.
por ejemplo, si BGX > 0, por un alza en el costo
internacional del crédito o por una disminución
a) Ambas restricciones no dominantes en el refinanciamiento de los intereses devenga-
(caso I) dos) obligarán a un ajuste de los montos de inver-
sión pública. Dado el carácter complementario
En este caso la economía en cuestión tiene un
de la inversión pública y la privada, el ajuste de la
sector público financieramente solvente, con ca-
primera afectará el monto de la segunda y, ex
pacidad para enfrentar sus gastos corrientes y de
post, el nivel del ahorro interno agregado de la
inversión, ya sea con sus ingresos corrientes o
economía.
mediante la colocación de deuda pública. A la
vez, su posición externa es sólida y el financia- El modelo que describe el caso II puede ser
miento del balance de pagos no presenta pro- presentado mediante las cinco ecuaciones si-
blemas. guientes:
El modelo se cierra con la ecuación de deter-
Y - IG - IP - CP + TR M = CG + X„ + X, TR
minación del producto por el lado de la demanda
efectiva. t Y - IG + B TR M = DEPMN + CG - k
+ TR(DEPME + r* BGX - F)
(12) Y = CP + CG + IP + IG + X - TR M + rBGP
I, Y + I ¡ ¡ I G - IP= - I 0 + I 3 r
Dado lo anterior, en esta solución las ecuacio- C, (1 - t)Y - C P = - C 0 + C, k
nes (3), (4), (6) y (11) no están activas, vale decir, + TR (C, r* BPX + C2)
no contribuyen a la determinación de las varia- + r (Cs - C, BGP)
bles endógenas. La tasa de interés doméstica está M, Y + M2 IG + M2 IP - M = -M 0 + M3 (I + B)TR
definida por la política monetaria, mientras que
la tasa tributaria, el consumo y la inversión del
gobierno son resorte de la política fiscal. El tipo c) Restricción externa dominante
de cambio, por último, es también una variable V holgura fiscal (caso III)
de política.
Reduciendo el modelo a lo fundamental, el Este caso simboliza el problema de una eco-
caso I puede ser descrito por cuatro ecuaciones: nomía que enfrenta serios problemas para finan-
ciar su balance de pagos, no así sus cuentas fisca-
Y - IP - CP + TR M - GG + IG + X„ + X, TR
l:
I, Y - IP = -lo + I 3 r - !*> IG T'.s(e es. claramente, el caso del Brasil durante 1988.
38 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

les. Aquí encontramos un problema de transfe- En el caso III, dado que suponemos la exis-
rencia externa de recursos, y no de transferencia tencia de holgura fiscal, la ecuación (5) vuelve a
interna. Es decir, el gobierno dispone del poder reemplazar las ecuaciones (3) y (6), en tanto que
suficiente para financiar sus planes de consumo e adicionalmente se activa la ecuación (11). A dife-
inversión, ya sea directamente mediante la tribu- rencia de los casos anteriores, la tasa de interés
tación o por la colocación de deuda interna (bo- pasa a ser una variable endógena. El caso puede
nos o dinero). Sin embargo, la economía en su ser descrito por medio de las siguientes cinco
conjunto enfrenta un desequilibrio de pagos in- ecuaciones:
ternacionales; y ni el sector público ni el privado
pueden colocar en el exterior el monto de bonos
Y - IP - CP + TR M = CC + IG + Xo + X, TR
requerido para financiar dicho desequilibrio.
I, Y - I P - I 3 r = - I „ - I*IG
Operacionalizamos la brecha externa domi-
nante por medio de AR = 0. El subsistema C, (1 - t)Y - CP - (C 3 - C, BGP) r = - C „ + C, ir m
( 9 ) - ( l 1) indica que, dado un nivel de inversión, + TR (Ci r* BPX
+ Q.)
el nivel del producto viene determinado por el
equilibrio externo; o, más exactamente, que exis- M, Y + M.¿ IP - M = - M 2 IG - M„ + M;,(l + B)TR
te un nivel de producto doméstico máximo com- TR M = TR {F - r* (BGX + BPX)| + X„ + X, TR
patible con las cuentas externas. Cuando dicho
nivel de producción es inferior a la de pleno
empleo, hablamos de brecha externa dominante. d) Restricción fiscal y externa
Ahora bien, nada garantiza que el nivel de dominantes (caso IV)
producto que satisface la ecuación (12) sea el Examinemos, por último, la situación más
mismo que el implícito en el subsistema (9)—(11). compleja. La economía enfrenta problemas de
Este es un punto importante; si la demanda efec- financiamiento tanto en el sector público como
tiva (ecuación (12)) determina un nivel de pro- en el balance de pagos; i.e., adolece de problemas
ducción superior al compatible con la brecha ex- de transferencia interna y externa. Como señala-
terna, la economía empezará a perder reservas mos anteriormente, no se trata de una mera
internacionales. La autoridad económica se verá especulación académica sino que dado que cho-
forzada, entonces, a contraer la demanda efecti- ques externos —como el de la crisis de 1982—
va; para ello podrá disminuir los gastos públicos, pueden comprometer ambos equilibrios, es el
modificar el tipo de cambio y/o regular la tasa de problema habitual de la política económica de la
interés real vía política monetaria. Sin embargo, hora presente en muchos países de la región.
dado que el consumo y la inversión del gobierno
son típicamente variables, poco flexibles y deter- El modelo que sintetiza el caso IV vuelve a
minados en función de consideraciones distintas activar las ecuaciones (3) y (6), en lugar de la (5).
a la de regular la demanda efectiva, supondre- La restricción externa (ecuación (11)) continúa
mos que el ajuste se materializa a través de la operativa y, por lo mismo, el tipo de interés es
política monetaria."' En otras palabras, en condi- una variable endógena. El caso puede ser descri-
ciones de una brecha externa dominante, la polí- to por las siguientes seis ecuaciones básicas:
tica monetaria regulará el tipo de interés, de
modo de hacer compatible la demanda efectiva Y - IG - IP - CP + TR M = CG + X„ + X, TR
con la restricción externa. 1 ' t Y - IG + B TR M - r BGP = DEPMN + CG - k + TR
(DEPME + r* BGX - F)

I, Y + Ij¡ IG - I P - I 3 r = - I »
16
'El ajuste puede también hacerse a través de la política
cambiaria. Sin embargo, ello requiere modificar el tipo de
cambio real, lo que supone alterar d salario real (al menos en
el enrío plazo); \ por otro lado, el electo del tipo de cambio
real sobre la demanda es más impreciso Krugman \ Taylor. hubiera holgura externa, la tasa de interés no podrá descen-
1978). der por debajo del nivel mínimo necesario para evitarla fuga
,7 de capitales. Cuando el tipo de cambio real está fijo, dicho
Si se están perdiendo reservas, la política monetaria
puede subir la lasa de interés para frenar la demanda electi- nivel es aproximadamente igual a la lasa de interés interna-
va. Sin embarco, lo contrario no es necesariamente cierto. Si tional. menos la inflación externa, más el riesgo país.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 39

C, (1 - t)Y - CP - (O, - C, BGP) r - - C 0 + Ci k Y si la restricción externa es dominante


+ TR (C, r* BPX
+ C2) (15) AI = IP + IG - TR {F - rí (BGX + BPX)}

M, Y + M.¿ IG + M2 IP - M =* - M 0 + M3{1 + B)TR


Lo fundamental aquí es el sentido de la causali-
TR M = TR {F - r * (BGX + BPX)} + X 0 + X, TR dad: ésta va desde la inversión al ahorro, y no
viceversa. El nivel de la inversión, tanto pública
5. Los factores determinantes del ahorro como privada, es una variable endógena, cuyo
valor es el resultado del conjunto de variables
Tras haber desplegado el modelo en sus distintas
que operan en el modelo. Aún más, los factores
fases, estamos en condiciones de hacer explícita
determinantes de la inversión —y por extensión
la teoría subyacente acerca de la determinación
del ahorro— varían, dependiendo de si las res-
de la tasa de ahorro interno de la economía. Al
tricciones fiscal y externa son o no operativas.
introducir el modelo, hablamos de capacidad ins-
Llegamos así al argumento principal de este tra-
talada ociosa y de determinación del producto
bajo: la determinación del ahorro agregado de la
por la vía de la demanda efectiva. Esto equivale,
economía y, por tanto, las medidas de política
en materia del proceso de ahorro-inversión, a
para afectarlo, dependen de las restricciones ma-
introducir la distinción fundamental entre el
croeconómicas, fiscal y externa imperantes.
ahorro ex ante y el ahorro ex post, esto es, a consi-
derar el ahorro como una magnitud resultante El análisis anterior adquiere validez toda vez
derivada, en lo fundamental, de los planes de que la crisis de la deuda externa ha generado en
inversión efectivamente materializados. los países latinoamericanos situaciones macroe-
Las cuentas nacionales establecen que, conómicas caracterizadas por elevado desem-
pleo, cuantiosos déficit fiscales —con las consi-
(13) AI = Y - C G - C P , guientes presiones inflacionarias— y desequili-
brios del balance de pagos. En una situación eco-
donde AI es el ahorro interno, medido en unida- nómica distinta, en la que haya, por ejemplo,
des del bien nacional. abundancia de flujos de crédito voluntario y ple-
Usando (12) tenemos no empleo, el modelo anterior debiera ser refor¬
(14) AI = IP + IG + X - TR M mulado.

II
Los resultados

Como veíamos en la sección anterior, la determi- Cabe destacar que ello es posible únicamente si la
nación del nivel de ahorro interno e inversión de restricción externa no es dominante, dado que,
la economía depende del régimen de brechas cuando lo es, la política monetaria se torna endó-
dominante. En esta sección nos proponemos in- gena.
vestigar el efecto que una gama de políticas y de Enseguida analizaremos la incidencia de un
choques en variables exógenas produce en la grupo de variables que corresponden al dominio
función reducida de ahorro interno y de inver- de la política fiscal. Ellas son el consumo del
sión total. gobierno; la tasa de tributación; 1 ''' y el déficit
En particular nos interesa aislar el efecto de
algunas variables seleccionadas. En primer tér-
mino, investigaremos el impacto de la política
los. lia recibido bastante atención en la literatura. Estudios
monetaria vía cambios en la tasa de interés real.' 8 sobre el tema se encuentran en Fry (198(1), Govannini (1983),
Blinder (1970) y Boskin (1978).'
^'L'na modificación del grado de evasión tributaria pro-
18
Este efecto, aunque en el marco de otro l i pode mode- voca, para fines de este modelo, repercusiones similares.
40 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

(superávit), tanto en moneda nacional como ex- ción de distintas estructuras macroeconómicas,
tranjera, de las empresas públicas. i.e. los niveles de deuda interna y externa y la
Analizaremos, por último, el efecto de las posición de flujo del sector público en moneda
alteraciones provenientes del sector externo de extranjera.
la economía. Las modificaciones del tipo de cam- Se señalan a continuación los supuestos bá-
bio real pertenecen a esta categoría.'20 También sicos.
se consideran el efecto de alteraciones en los i) Coeficientes sobre el producto: exportacio-
términos del intercambio (el cual se aproxima a nes (0.25), importaciones (0.20), inversión públi-
través de modificaciones en X 0 ), en la tasa de ca (0.1), inversión privada (0.05), consumo del
interés internacional y en el flujo de capitales gobierno (0.2) y consumo privado (0.6).
desde el exterior. ii) Elasticidades: todas las elasticidades-
Para establecer el impacto de las distintas producto (importaciones, inversión privada y
políticas y choques en las variables exógenas, consumo privado) equivalen a la unidad. Las
calcularemos el gradiente del ahorro y la inver- elasticidades-precio de las importaciones y ex-
sión respecto de los elementos de interés. 21 Sin portaciones se hicieron ambas igual a 0.5 (ga-
embargo, dada la estructura del modelo, los sig- rantizándose así en el límite la condición de
nos de los distintos elementos de los gradientes Marshall-Lerner).
no pueden ser determinados a priori; para avan- Las elasticidades de la inversión y del consu-
zar en la comprensión de los efectos es necesario mo privados, respecto de la tasa de interés real,
hacer algunos supuestos sobre los datos básicos y fueron fijadas en 0.5 y 0.05. El efecto del tipo de
las elasticidades del modelo estructural.' 22 cambio real en el consumo privado, en términos
de elasticidad, se fijó en 0.12.
1. Supuestos básicos sobre variables iii) Tasa tributaria, 20%; impuestos a las im-
y parámetros portaciones, 30%; impuesto inflación, equivalen-
te a tres puntos del producto.
En la formulación de estos supuestos, se intentó
Sobre la base de dichos datos se efectúan dos
mantener libres algunas variables —en particu-
ejercicios. El primero consiste en averiguar el
lar, los niveles de deuda de los distintos agentes,
signo de la influencia de los distintos factores
el déficit de las empresas públicas y el flujo de
determinantes del ahorro y la inversión, permi-
capitales— con el objeto de ganar generalidad en
tiendo que las variables libres fluctúen dentro de
los resultados. 23 Las variables "libres" fueron se-
rangos razonables. 24 Estos son, expresados en
leccionadas precisamente para flexibilizar los
puntos porcentuales del PIB:
factores que son más esenciales en la diferencia-
BOX : entre 10 y 80
BPX : entre 0 y 40
~'"E1 efecto de las devaluaciones reales en el producto es BGP : entre 0 y 60
un tópico bastante estudiado. Referencias clásicas sobre el DEPMN : entre 0y6
tema, en el contexto de los países en desarrollo, son las de
DEPME : entre -10 y 0
Cooper (1971). Diamand (1978) y Krugman y Taylor (1978).
El impacto de las devaluaciones sobre el ahorro deriva, en F : entre 2y8
parte, de las repercusiones sobre el producto.
21
El recorrido de las distintas variables libres
La solución analítica de las variables endógenas en los
cuatro casos descritos presentaba enormes dificultades de
determina un intervalo para cada elemento de
resolución algebraica. Los obstáculos pudieron ser salvados los gradientes del ahorro y la inversión. El efecto
gracias a la aplicación del programa computacional "Maple",
de reciente elaboración, que permite la manipulación de
24
ecuaciones. Aún así, la estructura algebraica del gradiente del Los rangos surgen de los datos conocidos para países
ahorro es, en los cuatro casos, muy extensa. Su detalle se latinoamericanos. Por ejemplo, según datos de la CEPAL, el
encuentra en Eyzaguirre (1989), coeficiente de deuda externa (promedio 1982-1987) fluctúa
22
Dado que, en esta etapa, no se cuenta con una estima- entre 25% para Colombia y 110% para Costa Rica. En el caso
ción econométrica del modelo. de la deuda interna del gobierno, cabe citar el caso de México:
23 en 1986, el coeficiente respectivo alcanzaba a 62.8%, aunque
También pudo haberse asignado valores a cada una de
las variables y parámetros y simular el modelo. Sin embargo, se proyectaba que bajara a 50.6 en 1987, según antecedentes
esa alternativa no tiene más validez general que la de un suministrados por la Dirección General de Planeación Ha-
ejemplo. cendaría.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 41

de las distintas variables será considerado positi- Dados los parámetros supuestos anterior-
vo si el intervalo no asume valores negativos, y mente, el impacto que un alza de la tasa de interés
viceversa. Si el intervalo posible contiene valores provoca sobre la inversión es negativo en el caso I
negativos y positivos, la variable respectiva será (modelo sin restricciones). En presencia de res-
considerada de efecto ambiguo. tricción fiscal (caso II) el impacto se hace aún más
El segundo ejercicio consiste en escoger un negativo, puesto que al impacto directo del alza
valor dentro de cada intervalo, a fin de calcular del tipo de interés sobre la inversión privada, se
las elasticidades del ahorro y la inversión respec- suma la reducción de la inversión pública, deri-
to de cada uno de sus factores determinantes. vada del aumento del peso del servicio de la
Para tal efecto se adoptó, en cada caso, el valor deuda interna pública.
medio de los intervalos anteriormente mencio- También el efecto del alza del tipo de interés
nados. en el ahorro es negativo en ambos casos, siendo
mayor el impacto cuando existe restricción fiscal.
2. El impacto de la tasa de interés La caída del ahorro obedece a que el descenso de
la inversión induce una disminución mayor en el
Antes de analizar el efecto de la tasa de interés producto que en el consumo.
real en el ahorro y la inversión, es bueno insistir
Se deduce, entonces, que es posible aumen-
en la forma que, según este modelo, se determina
tar el ahorro reduciendo la tasa de interés; la
dicha tasa. La autoridad monetaria, a través de
eficiencia de la medida dependerá del grado de
operaciones de compra y venta de bonos del Ban-
holgura externa y de capacidad instalada ociosa.
co Central que devengan un cierto interés real, 23
El cuadro 4 presenta las elasticidades obtenidas
regula la tasa de interés de la economía. Cuando
en cada caso.
existe restricción externa, la tasa de interés se fija
en un nivel que haga compatible la demanda
global con dicha restricción; es decir, si el Banco 3. El impacto de las variables de política
Central comienza a perder reservas internacio- fiscal sobre el nivel de ahorro interno
nales, puede "frenar" el ritmo de actividad inter- e inversión
na mediante un alza en la tasa de interés, y vice-
versa. a) El consumo del gobierno
Cuando la restricción externa no es domi- En el modelo sin restricciones, el impacto del
nante, la tasa de interés deja de ser una variable consumo del gobierno sobre el nivel de inversión

Cuadro 4
ELASTICIDADES AHORRO INTERNO (S) E INVERSION (I)

íen Caso I Caso II Caso III Caso IV


Variable (RFND-REND) (RFD-REND) (RFND-RED) (RFD-RED)
S -0.13 -0.46 •J

Tasa de interés
1 -0.36 -1.20

" En estos casos la tasa de interés es endógena.

endógena y puede ser alterada libremente por la


autoridad económica. Esto ocurre en el caso I, en embargo, aún en estas condiciones, la autoridad monetaria
puede afectar la demanda agregada, vía compra y venta de
el que ambas restricciones no son dominantes, y
bonos del Banco Central, cambios en la tasa de redescuento o
en el II, en el que la economía enfrenta un pro- crédito al sector privado. Es decir, la restricción fiscal no
blema fiscal.21' implica que la autoridad monetaria pierda el control sobre la
tasa de interés y la demanda agregada. (Agradezco a Roberto
¿:
' 0 , también, a través de la tasa de redescuento. Zahler una discusión sobre este tema, aunque los errores de
2<i
El déficit fiscal apremiante puede traducirse en una comprensión subsistentes son de exclusiva responsabilidad
fuerte expansión del dinero, vía crédito al sector público, Sin del autor).
42 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

de la economía es positivo. La razón está en el negativo de un alza de la tasa de interés en el


argumento keynesiano tradicional del efecto consumo privado y la inversión privada. El equi-
multiplicador de la política fiscal en el producto y librio externo (XX) es inelástico, por cuanto el
el consiguiente aumento de la inversión inducido balance de pagos no se ve afectado directamente
por la expansión de la demanda. Sin embargo, en por la tasa de interés doméstica (en todo el mode-
presencia de una restricción externa (caso III) se lo hemos supuesto que el flujo de capitales exter-
verifica el llamado "efecto desplazamiento", esto nos F es una variable exógena). Finalmente, el
es una sustitución parcial del gasto público por equilibrio fiscal (FF) acusa una pendiente positi-
inversión. El incremento de la demanda efectiva va, por cuanto un alza del tipo de interés aumen-
derivado de la ampliación del consumo del go- ta el peso del servicio de la deuda interna pública
bierno incentiva las importaciones y, por ende, y una expansión del producto incrementa la re-
deteriora la balanza de pagos; la autoridad eco- caudación tributaria.
nómica se ve obligada, entonces, a intervenir, Dado que en presencia de restricción fiscal la
elevando el tipo de interés, lo que desalienta la expansión del consumo del gobierno sustituye
inversión privada. Si la economía presenta, ade- por completo la inversión pública y deprime la
más, problemas fiscales (caso IV), el efecto des- inversión privada, el equilibrio BB se desplaza
plazamiento es aún mayor, por cuanto la expan- hacia abajo. En el caso II la economía queda en el
sión del consumo del gobierno se efectúa a ex- punto 2; y en el caso IV, en el punto 3, caso este
pensas de un repliegue de la inversión pública. último en que el nivel de inversión total es más
Finalmente, el impacto negativo del consumo del alto.
gobierno alcanza su máximo valor cuando sólo
También el efecto de una expansión del con-
hay restricción fiscal (caso II). Al haber restric-
sumo del gobierno en el ahorro interno es, en
ción fiscal se produce una sustitución completa
general, adverso. 27 La argumentación es muy
del consumo público por inversión pública, y el
similar a la expuesta respecto de la inversión.
menor nivel de inversión pública desincentiva la
Para los casos III y IV el efecto en el ahorro es el
inversión privada, por lo que en general la de-
mismo que en la inversión. Dado que en presen-
manda efectiva se contrae y el producto cae. Sin
cia de una restricción externa, el cambio en el
embargo, en este caso es posible evitar el compo-
consumo del gobierno no puede afectar la balan-
nente recesivo mediante una reducción de la tasa
za comercial, cuyo saldo viene determinado por
de interés.
la transferencia neta de recursos desde el exte-
Lo anterior puede explicarse mejor con la rior, el ahorro y la inversión se mueven en
ayuda de un diagrama (gráfico 1). En el espacio paralelo. 28 En el caso I, la economía sin restric-
ciones, el incremento del consumo del gobierno
(y,r), el equilibrio del mercado de bienes (BB)
promueve el ahorro interno, vía el efecto multi-
tiene una pendiente negativa, debida al efecto
plicador. Finalmente, en el caso II, el impacto
negativo del consumo del gobierno sobre el aho-
Gráfico 1
rro interno es máximo, dado el efecto recesivo
EFECTOS DE UNA EXPANSION DEL CONSUMO
comentado anteriormente.
DEL GOBIERNO
X El cuadro 5 presenta el signo del efecto del
B F consumo del gobierno en la inversión y el ahorro
r
I \ I / en los distintos casos, así como la estimación de
I \ \ I / las elasticidades envueltas.2*'
I \ \ I /
I \ \ 11/
27
I \ \l/ EI tipo de relación que se establece en este modelo
I \ /l\ entre ahorro público y ahorro privado es, en general, contra-
I 2 A I \ dictorio con la hipótesis de equivalencia ricardiana (Barro,
I / \ 3 \ 1974).
a8
Las cuentas nacionales indican que la inversión es
I / / I \ \
I ' / I \ \ , igual al ahorro interno más el saldo de la balanza comercial.
a!,
I F / | \ \ B I Téngase en cuenta que el valor de las elasticidades está
I > influido por los supuestos acerca de algunos de los paráme-
tros del modelo estructural.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 43

Cuadro 5
ELASTICIDADES AHORRO INTERNO (S) E INVERSION (I)

^"~---^^ Régimen Caso I Caso II Caso III Caso IV


Variable ^ " - " - - ^ ^ (RFND-REND) (RFD-REND) (RFND-RED) (RFD-RED)
S -0.18 -0.94 -0.43 -0.51
Consumo del
gobierno I 0.11 -1.84 -0.57 -0.67

S 0.09 0.46 0,24 0.35


Impuestos
I -0.05 1.51 0.32 0.47

Déficit de las S — -0.19


empresas públicas
(moneda nacional)
I — -0.48

Déficit de las S — -0.31


empresas públicas
(moneda extranjera)
I — -0.80

b) El impacto de los impuestos tributación difiere ligeramente de lo observado


en lo tocante a la inversión. A diferencia de ésta,
El efecto que una modificación de la tasa
en el modelo sin restricciones el ahorro interno
impositiva (y/o del grado de evasión tributaria)
se expande ante un aumento de la carga tributa-
tiene en la inversión y el ahorro reconoce tam-
ria. Esto se debe a que el consumo se reduce más
bién importantes diferencias según cuál sea el
que el producto; la balanza comercial mejora, ya
régimen de brechas dominante.
que la inversión decrece; y el ahorro interno
En el modelo sin restricciones el incremento sube, por lo que el balance de pagos mejora. En
de la carga tributaria contraerá la inversión. El todos los demás casos, el efecto de un alza en la
aumento de los impuestos reduce el ingreso dis- tributación sobre el ahorro es positivo y el impac-
ponible de las personas y el consumo privado, to, aún mayor. La elasticidad del ahorro frente a
deprimiendo así el producto y la inversión. Sin los tributos es particularmente sensible a la estre-
embargo, si la brecha externa es dominante (caso chez del presupuesto fiscal (cuadro 5).
III), la merma del consumo genera holgura ex-
terna, permitiendo una reducción del tipo de
interés y un aumento de la inversión. Si además, c) El déficit de las empresas públicas
existe restricción fiscal (caso IV), el efecto positi- Las variaciones en los resultados de las em-
vo en la inversión es aún mayor por cuanto el presas del sector público influyen poco en el aho-
aumento de la recaudación fiscal hace posible rro y la inversión si el Estado tiene un margen de
expandir la inversión pública e incentivar la in- endeudamiento u holgura fiscal. Sin embargo,
versión privada. Si sólo hay restricción fiscal, el cuando existe restricción fiscal, una mejoría en el
impacto es máximo, dado que el repunte de la balance de las empresas públicas permite recupe-
inversión pública y privada permite una expan- rar la inversión pública y con ello la inversión
sión tanto de la demanda agregada como del privada y el ahorro (este último sube en el caso II,
producto, lo que a su vez retroalimenta la inver- por cuanto al recuperarse inicialmente la inver-
sión. sión pública, el producto crece más que el con-
El comportamiento del ahorro frente a la sumo).
44 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

Si además existe restricción externa (caso pública y privada. A su turno, incrementa direc-
IV), el impacto sobre el ahorro y la inversión es tamente el ingreso de divisas, por lo que, cuando
ambiguo. El incremento de la inversión pública, la restricción externa es dominante, hace posible
que permitiría la mejoría financiera de las em- una expansión financiada de la demanda in-
presas del Estado, ejerce presión sobre la deman- terna.
da agregada y el balance de pagos. AI haber Similar es el efecto en el ahorro interno. En
restricción externa, la autoridad económica se el modelo sin restricciones el producto crece más
vería obligada a "frenar" el ritmo de actividad que el consumo, debido a lo cual el ahorro sube y
mediante una alza de la tasa de interés. la balanza comercial mejora. El ahorro se expan-
de en todos los demás casos y la elasticidad alcan-
4. El impacto del sector externo za su valor máximo en el caso IV (cuadro 6).
a) Incremento de la demanda externa
b) La política cambiaria
En el marco de este modelo, el efecto de una
Las consecuencias de una devaluación real
expansión de la demanda externa del producto
de la moneda sobre la formación de ahorro y el
doméstico (y/o una mejoría de los términos del
intercambio) es en todos los casos positivo para la nivel de inversión revisten en general un carácter
formación de ahorro y el nivel de inversión. Pero ambiguo. Las devaluaciones desencadenan un
la magnitud del impacto crece cuanto más res- conjunto de efectos, cuyo peso relativo varía se-
tringida esté la economía. gún el régimen de brechas dominante.
Veamos primero el efecto en la inversión. En Una devaluación real fomenta las exporta-
el modelo sin restricciones, el crecimiento de las ciones, al tiempo que inhibe la demanda de im-
exportaciones induce una expansión del produc- portaciones y encarece, en términos reales, ca-
to y la inversión, vía efecto multiplicador. En da unidad del bien importado. La incidencia neta
presencia de una restricción fiscal, el incremento de los cambios anteriores sobre la balanza comer-
de las exportaciones y el producto, expande la cial se estudia en las llamadas condiciones de
recaudación fiscal y, de esta forma, la inversión Marshall-Lerner. Por otro lado, la devaluación

Cuadro 6
ELASTICIDADES AHORRO INTERNO (S) E INVERSION (I)

Régimen Caso I Caso II Caso III Caso IV


Variable (RFND-REND) (RFD-REND) (RFND-RED) (RFD-RED)

S 0.51 0.82 0.94 0.99


Demanda
externa I 0.07 0.83 1.25 1,33

0.44 0.43 u 0.24


S
Tipo de cambio
real I a

S 0.31 0.23 0.28


Flujo
externo de
capitales I — 0.80 0.65 0-70

S -0.30 -0.69 -0.30


Tasa de
interés externa
-0.80 -0.90 -0.87
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 45

real provoca un impacto sobre los salarios reales bajadores y capitalistas. Estos dos últimos facto-
y la carga del servicio de la deuda externa priva- res actúan de modo inverso sobre el ahorro.
da, lo que redunda en un menor consumo pri-
vado. c) El flujo neto de capitales
Al escoger los parámetros, se supuso igual a y la tasa de interés
uno la suma de las elasticidades-precio de las
exportaciones e importaciones; sin embargo, da- El efecto de estas dos variables —que junto al
do que el coeficiente de exportación es mayor volumen de la deuda interna determinan la
que el coeficiente de importación, el impacto ne- transferencia neta de recursos desde el exterior
to de la devaluación real en la balanza comercial (TNRE)— es muy significativo si la economía
es ligeramente positivo. Como la devaluación está enfrentada a algún tipo de restricción. Un
contrae el consumo privado, en el modelo sin alza en el flujo neto de capitales y/o una reduc-
restricciones, el impacto total sobre la demanda ción en el costo internacional del crédito—lo que
agregada es ambiguo. También en el caso I, el equivale a un aumento de TNRE— permite
efecto en el ahorro es positivo, por cuanto el aflojar, al mismo tiempo, la restricción externa y
consumo privado declina. la restricción fiscal. El ahorro aumenta en todos
los casos con restricción (II, III y IV) y otro tanto
Al existir restricción fiscal se añade otro efec- sucede con la inversión.
to; la devaluación afecta el presupuesto fiscal, El aumento de TNRE permite recuperar la
favorable o desfavorablemente, según el signo de inversión fiscal y privada en los casos II y IV; en
la posición fiscal en moneda extranjera (F - r* el caso III, donde sólo hay restricción externa, la
BGX - DEPME). Los países con alta deuda ex- holgura inicial de divisas permite una política
terna fiscal (BGX) y bajos ingresos públicos di- económica más expansiva. Si ello se traduce en
rectos en moneda extranjera (es decir DEPME bajas del tipo de interés, la inversión privada
ligeramente negativos o cercanos a cero) se verán repunta a consecuencia tanto del abaratamiento
afectados desfavorablemente, y viceversa. Por lo del costo del crédito como de la expansión de la
anterior, el impacto de la devaluación sobre el demanda interna.
producto y la inversión sigue siendo ambiguo. El
efecto en el ahorro es positivo, toda vez que el Las elasticidades correspondientes se pre-
consumo privado disminuye. sentan en el cuadro 6. Cabe destacar que en la
economía sin restricciones (caso I), el impacto de
En presencia de una restricción externa, el TNRE es nulo en el contexto de este modelo. Ello
producto crece si la devaluación la relaja. Ello porque se supone que la política económica regu-
depende de la condición de Marshall-Lerner, la los cambios en TNRE mediante el volumen de
que para este caso se supuso nula; por lo tanto, el reservas internacionales (y los efectos monetarios
efecto en la inversión continúa siendo ambiguo, se esterilizan, dado que r no cambia). Es posible
al igual que en el caso IV. —de hecho así ocurrió en América Latina hacia
En suma, la devaluación tenderá a favorecer fines de los años setenta— que el efecto de un
la inversión cuanto mayor es la elasticidad-precio alza de TNRE sea en el caso I adverso para el
de las importaciones y exportaciones, y los ingre- ahorro, si esos nuevos recursos se destinan a fi-
sos del Estado en moneda extranjera, cuanto me- nanciar planes de consumo privados o del go-
nor es el endeudamiento privado en el exterior, y bierno. En tal situación, el financiamiento exter-
más pareja la propensión al consumo de los tra- no sustituye al ahorro interno.
46 REVISTA DE LA CEPAL N" 38 / Agosto de i 989

III
Conclusiones
La evidencia empírica sobre la evolución reciente blica, efecto asimilable a la falta de ahorro. Sin
del consumo, el ahorro tanto interno como exter- embargo, al nivel del sector privado, la caída de la
no, y la tasa de inversión en los países latinoame- inversión pública y la recesión provocada por el
ricanos plantea algunos interrogantes funda- ajuste a la brecha externa, desestimulan la inver-
mentales acerca de sus causas. La espectacular sión. Es en este nivel donde se esteriliza el mayor
caída del financiamiento externo provocada por potencial de ahorro.
la crisis de la deuda ha asestado un duro golpe a El análisis del funcionamiento macroeconó-
la disponibilidad de recursos para la inversión; mico bajo los distintos regímenes de brechas
por su parte, durante el proceso de ajuste el —externa, fiscal, ambas o ninguna— contribuye
consumo por habitante se ha contraído en forma a identificar las políticas capaces de viabilizar un
espectacular. Sin embargo, la reducción del con- aumento de la inversión y del ahorro interno.
sumo no se ha traducido en mayor disponibili- También estudia el impacto que los cambios en
dad de ahorro interno, lo que hubiera evitado las variables que están fuera del control de la
que la caída del financiamiento externo se ajusta- política económica, ejercen en el ahorro y la in-
ra, como ha sucedido, mediante un deterioro versión.
equivalente de la tasa de inversión. Por el contra- Una expansión del consumo del gobierno y/o
rio, el consumo y el producto por habitante han un alivio de la carga tributaria tienden a ser ex-
disminuido en paralelo, la tasa de ahorro interno pansivos en una economía que no encare restric-
ha permanecido inalterada y la inversión se ha ciones presupuestarias importantes, sean ellas
resentido en el mismo monto en que se ha depri- fiscales o de balanza de pagos. Ambas políticas
mido el financiamiento externo neto o la transfe- favorecen la inversión, aunque la segunda perju-
rencia financiera de recursos. Es lo que hemos dica ligeramente el ahorro interno (véanse las
llamado austeridad inútil. elasticidades en el cuadro 2). Sin embargo, en
presencia de una restricción fiscal y/o externa, el
La hipótesis básica que hemos formulado en consumo del gobierno desplaza a la inversión y
este artículo es que la reducción del financia- perjudica la formación de ahorro, en tanto que la
miento externo ha originado, además de la mer- tributación la favorece e incentiva la inversión. 30
ma del ahorro disponible, severas restricciones Si existe restricción externa y, por tanto, el nivel
en el presupuesto en divisas (brecha externa) y de producto queda supeditado al equilibrio del
en el presupuesto del sector público (brecha fis- balance de pagos, la austeridad fiscal permite
cal). Esto habría producido una alteración en la recuperar inversión; si existe restricción fiscal, la
naturaleza del funcionamiento macroeconómi- sustitución es indirecta. Aquí se da el caso de
co; en particular, pusimos de relieve la forma en austeridad útil.
que tales brechas contraen los gastos en inversión
y, por tanto, frustran la materialización de los El efecto de un alza en la tasa de interés
tiende a ser negativo para la formación de ahorro
esfuerzos por elevar el ahorro privado. La racio-
y el nivel de gastos de inversión aun en el caso de
nalización adopta un enfoque nítidamente key-
que se produzca ex ante una merma en el consu-
nesiano: la escasez de inversión produce un ajus-
mo. El impacto adverso de la tasa de interés real
te recesivo, y el exceso potencial de ahorro desa-
es mucho más fuerte cuando existe restricción
parece al caer el ingreso.
fiscal.
Es ciertamente paradójico que una crisis pro- También el efecto de la política cambiaria
vocada por la disminución del ahorro (en este
caso, externo) conduzca a una situación caracte-
rizada por un excedente de ahorro. Cabe, pre- ^"En este modelo la tributación es genérica. Obviamen-
te, un desglose de los impuestos permitiría inferir conclusio-
cisar lo anterior. La merma o el cese del financia- nes más precisas; no es dable suponer, por ejemplo, que la
miento externo, provocan una contracción del carga tributaria a las utilidades tenga el mismo efecto que la
ahorro público y, finalmente, de la inversión pú- tributación indirecta.
EL AHORRO Y LA INVERSION BAJO RESTRICCIÓN EXTERNA Y FISCAL / N. Eyzaguirre 47

depende del régimen de brechas. En ausencia de. tra restringida. En consecuencia, el énfasis actual
restricciones, fiscal y externa, el impacto de una en el mejoramiento de la transferencia neta de
devaluación d e p e n d e r á de las elasticidades- recursos apunta en la dirección correcta. Cabe
precio de las exportaciones e importaciones y del destacar que el efecto del financiamiento externo
nivel de la deuda externa privada, así como del en el ahorro y la inversión no es claro —e incluso
efecto de dicha devaluación en el salario real y de puede ser adverso— si la economía se encuentra
este último en el consumo privado. Sin embargo, libre de restricciones.
en presencia de una restricción fiscal, la devalua- En suma, dado que la crisis de la deuda ex-
ción repercutirá igualmente sobre la inversión terna ha redundado en problemas externos y
pública, en un sentido que dependerá de la posi- fiscales en la mayoría de los países de la región,
ción de flujo que exhiba el sector público en podemos extraer algunas conclusiones de políti-
moneda extranjera. Este último efecto tenderá a ca relativamente generales. En primer término,
ser positivo cuanto más altos sean los ingresos limitar la transferencia negativa de recursos al
directos del Estado en moneda extranjera (activi- exterior es claramente favorable al esfuerzo de
dades de exportación en manos del Estado) y recuperación del ahorro interno y la inversión.
menor el servicio efectivo (r* x BOX — F) de la Segundo, moderar el consumo del gobierno y
deuda pública. La restricción externa altera lige- elevar la carga tributaria —ya sea mediante au-
ramente las condiciones para una devaluación mentos en las tasas impositivas o mejorías en la
expansiva del modelo sin restricciones; lo que eficiencia de la recaudación que apunten a dismi-
importa, en este último caso, es el efecto sobre la nuir la evasión— constituyen políticas inevitables
balanza comercial, en moneda nacional, mien- si se aspira a recuperar el crecimiento en el futu-
tras que en el primero, la clave es el impacto ro. De lo contrario, la inversión fiscal hará el
sobre dicha balanza en moneda extranjera, lo ajuste, desincentivando de paso la inversión pri-
que es más restrictivo. vada. Finalmente, la política cambiaria debe ser
Un choque positivo en la demanda externa manejada con enorme cautela, atendiendo a las
es en todos los casos favorable al ahorro y la especificidades de cada caso. Si el Estado concen-
inversión, pero su impacto es mucho mayor tra parte importante de las actividades de expor-
cuando la economía se encuentra restringida. tación y sus pagos efectivos por endeudamiento
Mejora la balanza de pagos y el presupuesto fis- externo no alcanzan a tornar negativo el presu-
cal, impacto, este último, que es mayor si el cho- puesto público en moneda extranjera, la deva-
que tiene lugar en las exportaciones que controla luación real —en el supuesto de que las exporta-
el Estado. ciones e importaciones cumplen con las elastici-
dades adecuadas— apuntará en la dirección co-
Por último, el financiamiento externo apare-
rrecta. En caso contrario, la devaluación, por sí
ce claramente complementario del ahorro inter-
sola, puede ser contraproducente.
no y la inversión cuando la economía se encuen-

Bibliografía

Bacha, Edmar (1982): Crescimento con oferta limitada de (1988a): Restricciones al desarrollo sostenido en América Lati-
divisas: urna reavaliacáo do modelo de dois hiatos, Pes- na v ('/ (¿aribe y requisitos para su superación (LC/G.1488 (SES.
quisa e Planejamento Económico, agosto. 22/3)/Rev. 1), Vigesimosegundo Período de Sesiones.
Barro, R. (1974): Are government bonds Net wealth?, journal Río de Janeiro, Brasil, abril.
of Political Economy vol. 82, noviembre-diciembre, pp. (1988b): Panorama económico de América Latina 1988
1095-1117. (LC/G.1531). septiembre.
Blinder, A. (1975): Distribution effects and the aggregate (1988c): Estudio económico de América Latina y el Cari-
consumption function, Journal of Political Economy, The be, 1987, Chile (LC/L463/Add.6 , septiembre.
University of Chicago Press, Chicago, junio.
Boskin, M. y I.. Lau (1978): Taxation, saving and the rate of .. (1988d): Balance preliminar de la economía latinoameri-
interest, journal of Political Economy, parte 2, The Uni- cana 1988 (N" 470/471), diciembre.
versity of Chicago Press, Chicago, abril. Cooper, Richard N. (1971): Currency devaluation in developing
CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) countries. Universidad de Princeton, Princeton. N.J.
48 REVISTA DE LA CEPAL N° 38 / Agosto de 1989

Chenery, H.B. (1961): Comparative advantage and develop- fects of devaluation, journal of International Economics.
ment policy, American Economic Review, N" 51. Larrañaga, Osvaldo (1989): El déficit del sector público y la
Chenery, H.B., y A. Strout (1966): Foreign assistance and política fiscal en Chile, 1978-1987,CEPAL.,mimeo, San-
economic development, American Economic Review, tiago de Chile, abril.
N" 56. Marshall, R., Jorge y Klaus Schmidt-Hebbel (1988): Un mar-
Diamand, Marcelo (1978): Towards a change in the economic co analítico-contable para el análisis de la política fiscal
paradigm trough the experience of developing coun- en América Latina, mimeo, CEPAL., Santiago de Chile.
tries, Journal of Development Economics. Massad, Carlos (1986): El alivio del peso de la deuda externa,
Dornbusch, Rudiger y Stanley Fischer (1977): Macroecono- Revista de la CEPAL, N" 30, Santiago de Chile, diciembre.
mics, McGraw-Hill, Nueva York. McKinnon, R.I. (I964): Foreign exchange constraints in eco-
Eyzaguirre, Nicolás (1989): Ahorro e inversión bajo restric- nomic development and efficient aid allocation, Econo-
ción externa y fiscal. El caso de Chile 1982-1987, CKPAI. mic Journal, N" 74.
(LC/IN.65), 17 de enero. (1973): Money and Capital in Economic Development,
Eyzaguirre, N. y M. Valdivia (1987): Restricción externa y The Brookings Institution.
ajuste. Opciones y políticas en América Latina , Revista Meller, P. y A. Sohmano (1985): Reactivación interna ante una
de la CEPAL N" 32, Santiago de Chile, agosto. severa restricción externa: análisis de distintas políticas econó-
Fry, M. (1980): Saving, investment growth and the cost of micas, Colección Estudios CIEPLAN, N" 16, Santiago de
financial repression, World Development, Pergamon Press Chile, junio.
Ltd., Oxford, abril. Ramos, Joseph (1987): Lo central de la transferencia de re-
Giovannini, A. (1983): The interest elasticity of saving in cursos en los procesos de ajuste, estabilización y desarro-
developing countries: the existing evidence, World Deve- llo, mimeo, C;KPAI., Santiago de Chile, noviembre.
lopment, julio. Tanzi, V., M.J. Blejer y M.O. Teijeiro (1987): Inflation and
Kalecki, Michael (1971): Selected essays on the dynamics of the the measurement of fiscal deficits, IMF Staff Papers, vol.
capitalist economy, 1930-1970, Cambridge University 34, N " 4 , diciembre, pp. 711-738.
Press, Cambridge. Reino Unido. Taylor, Lance (1986) \ Modelos macroeconómicos para los paísesen
Krugman, Paul y Lance Taylor (1978): Contractionary ef- desarrollo. Fondo de Cultura Económica, México D.F.