You are on page 1of 16

INTRODUCCION

PADRE GUSTAVO E. JAMUT, OMV Querido hermano que sufres a causa de tu enfermedad, o
por la enfermedad de un ser querido, o que quizás estas
afligido y preocupado por alguna herida en tu corazón. o
que oras para unirte a Jesús y a María e interceder por el
mundo entero.

Te invito a que nos unamos para pedir a Dios, por mediación


de la virgen María, madre de Jesús y madre nuestra, para que
recibas en tu vida la acción del Espíritu Santo, que con su
amor por ti y su poder, quiere sanar todas tus dolencias.

ROSARIO DE Toda sanación se da en un proceso gradual que requiere


confianza en Dios, conversión para hacer su voluntad,
crecimiento en la vida espiritual, paciencia y perseverancia.

SANACION Si Jesús vino a través de María, todas las gracias y


bendiciones que Dios nos da en su Hijo, pasan de algún modo
a través de ella. María, al igual que su Hijo; quiere la sanación
de toda la humanidad.

Padre Gustavo E. Jamut


Oblato de la virgen María.
con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus
COMIENZO aspiraciones para gustar siempre del bien y gozar de su
consuelo. por Cristo nuestro señor. Amen.
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos,
líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Peticiones
Hijo y del Espíritu Santo.
Ofrecemos este rosario por…… (ponga en manos de mamá
Señor, abre mis labios, y mi boca proclamara tu alabanza. María, sus intenciones)

Pidiendo perdón y perdonando Las oraciones de cada decena

Hoy señor nuevamente te pido perdón, no solo por mis (Cada misterio, incluye un Padre Nuestro, diez Avemarías, un
pecados, sino también por los de toda la humanidad. Gloria, y algunas de las oraciones sugeridas a continuación).
Yo también quiero renovar mi perdón. y te pido la gracia
necesaria. Oraciones sugeridas para después de cada Misterio
Me perdono a mí mismo por todos los errores del
pasado remoto y del pasado próximo. Perdono a todos Al finalizar cada misterio puede orar la oración que el ángel
aquellos que de algún modo me ofendieron o hirieron, enseño en Fátima a los niños, siendo consciente del poder de
perdono las circunstancias de la vida, en las cuales te su oración para que muchas almas puedan entrar al Cielo:
culpé o responsabilicé.
Oh Jesús mío, perdona nuestras culpas. Líbrame del
Líbranos señor de todo rencor y danos tu perdón. fuego del infierno. Lleva al cielo a todas las almas y
socorre especialmente a las más necesitadas de tu
Dame tu paz y tu gracia y ellas me alcanzan. que así sea. misericordia

G. Ven espíritu santo, llena los corazones de tus fieles. Una de las siguientes oraciones para pedir protección y
R. Y enciende en ellos el fuego de tu amor. sanación:
G. Envía tu espíritu creador.
R. Y renueva la faz de la tierra. Señor Jesús, cúbreme con tu preciosísima sangre,
G. ¡Oh! Dios que has iluminado los corazones de tus hijos, escóndeme en tus santas llagas, líbrame de todo
peligro y de todo mal. envía a tus Santos Ángeles y MISTERIOS GOZOSOS
Arcángeles para que me acompañen a lo largo del
camino. Amén. A través de los misterios gozosos, pediremos a María, la
sanación emocional, para poder tener nueva paz y permitir a
o también: Dios que realice su obra en nosotros.

por el poder de tus santas llagas, libérame y sáname, 1. En el primer misterio, contemplamos el anuncio del
señor. arcángel Gabriel a la virgen María y la encarnación
del Hijo de Dios.

A través de este misterio, te pido mama del cielo, que liberes


mi memoria del miedo que se produjo en mi mientras
esperaba el diagnóstico médico, libérame también de
pensamientos fantasiosos y opresores.

“Tendrás confianza porque hay esperanza” (Jb 11, 18)

2. En el segundo misterio, contemplamos a María que,


a pesar de su embarazo, se pone en camino para
ayudar a su pariente Isabel.
A través de este misterio, te entrego mis miedos a la
soledad, a la incomprensión o a el abandono.

A pesar de nuestras dolencias, podemos ayudar a quienes


sufren más que nosotros, porque consolando seremos
consolados.

3. En el tercer misterio contemplamos el nacimiento del


hijo de Dios en la pobreza de una gruta.
A través de este misterio, entrego a la sagrada familia, “Si oyen a Dios y le sirven, acabaran felices sus días y
la imposibilidad de recurrir a algún tratamiento por lo sus años con toda tranquilidad” (Jb 36,11)
costoso, la preocupación por tener que pagar tantos
medicamentos, el desamparo que experimento ante la
fría burocracia de muchas obras sociales.

“Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida


de ustedes” (Ped 5,7)
4. En el cuarto misterio, contemplamos al Niño Jesús,
que es presentado en el templo por sus padres.

A través de este misterio, le pido perdón y liberación a


Dios por haberme apartado de la iglesia, por descuidar
mi vida espiritual y por enojarme con Él, a causa de la
enfermedad o de cualquier sufrimiento.

“Todo lo que han aprendido, recibido y oído de Dios


háganlo…y el Dios de la Paz estará con ustedes” (Flp
4,9)

5. En el quinto y último misterio, de gozo


contemplamos al Niño Jesús que es encontrado en el
templo (después de tres días de búsqueda de José y
María), escuchando a los maestros.

En este misterio pedimos a María sentirnos cobijados


por ella y por la iglesia, como comunidad para ser
sanados del sentimiento de desamparo y depresión, y
liberados del temor a cualquier tratamiento y al dolor.
MISTERIOS LUMINOSOS
Te pedimos Jesús, a través de este misterio, que, así
A través de los misterios luminosos, pediremos a Dios como transformaste el agua en vino, transformes también
por intercesión de María, la sanación en las relaciones en nuestros hogares, comunidades, iglesia y país,
con los demás, y con la liberación de toda atadura que aquellos vínculos afectivos que están rotos, enfermos o
no nos dejó ser libres. heridos.
Muéstranos las heridas de nuestros corazones que ya
1. En el primer misterio luminoso, contemplamos el están maduras para ser sanadas; danos la fuerza para
bautismo de Jesús en el río Jordán. perdonar las ofensas recibidas, de manera que así traigas
sanación y, aquello que en nosotros había perdido su
A través de este misterio vamos a renovar el sacramento del sabor y fuerza, sea transformado como el agua en vino de
bautismo. excelente calidad.

Por el poder de tu bautismo y el nuestro, danos Señor, “María dijo a los que estaban sirviendo: Hagan todo lo
una nueva efusión del Espíritu Santo, y libéranos de que él les diga” (Jn 2,5)
toda influencia que el maligno haya tenido o tenga
sobre nuestras vidas. Libéranos de las tentaciones de 3. En el tercer misterio, contemplamos a Jesús, que
desaliento, búsqueda de poder, celos o rivalidad. anuncia la venida del Reino, invitando a la
conversión.
Dales a todos los laicos que te sirven en la iglesia, el
deseo de renovarse cada día, para que, guiados por ti, Por el poder de este misterio, te pedimos señor, nos
sean constructores de la civilización del amor. concedas a todos los cristianos, el don de
discernimiento, para darnos cuenta de cuáles son
Te aseguro que el que no nace del agua y del espíritu, no las tentaciones que con mayor frecuencia nos roban
puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne, tu alegría, y nos privan de experimentar en nosotros
es carne, lo que nace del espíritu, es espíritu. (Jn 3,5-6) tu divina presencia.
Quita de nuestro caminar diario, todo aquello que no
2. En el segundo misterio, contemplamos a Jesús nos deja proclamar con el poder de tu espíritu, la
que en Caná de Galilea transforma, ante el pedido venida de tu Reino, haciendo así que nuestra tarea
de María, el agua en vino. evangelizadora se vea diluida.
En este misterio, también te entregamos la con poder, por las necesidades de la iglesia y del mundo
convivencia en nuestros hogares y la economía entero.
familiar, para que tú las ordenes, de modo que
podamos llevar tu palabra y tu amor como “De la nube salió una voz, que dijo: este es mi hijo
constructores de unidad. amado, a quien he elegido, escúchenlo” (Mt 17,5)

Desde entonces Jesús comenzó a proclamar: “vuelvan a 5. En el quinto misterio, contemplamos la institución
Dios, porque el Reino de los Cielos está cerca” (Mt 4, 17) de la sagrada eucaristía.

Venga tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como Por el poder de tu cuerpo y de tu sangre, te pedimos
ene l cielo (Mt 6, 10) Jesús, en este misterio, que sigas liberando,
protegiendo y bendiciendo, a todas las comunidades
4. En el cuarto misterio, contemplamos la cristianas en nuestro país y en el mundo entero.
transfiguración de Jesús. A ti, que eres alfa y omega, principio y fin, te rogamos
que hagas fluir la gracia presente en cada misa
Te pedimos Señor, que, así como llamabas con frecuencia celebrada desde la institución de la eucaristía en la
a tus discípulos, a ir a un lugar apartado para orar al padre, última cena, hasta el día de hoy, así también como el
también suscites en cada uno de nosotros el anhelo de poder de tu gracia en cada misa, que en este momento
crear cada día momentos de desierto para contemplar tu se esté celebrando en cualquier rincón del mundo.
rostro. Despierta, sana y fortalece el corazón de aquellos
Quita de nuestras vidas toda atadura de indiferencia, jóvenes a quienes estas llamando al servicio de tu altar
pereza o tibieza espiritual, que provenga de nuestra y de tu pueblo, fortalécelos en las luchas, que sostiene
herencia familiar, o que nosotros mismos hayamos y que sostendrán. dales, por nuestra oración, la fuerza
provocado por pecar, al no valorar y olvidar las para que te digan: aquí estoy Señor, para hacer tu
bendiciones y las gracias que nos has dado en el voluntad.
transcurso de nuestras vidas.
Libera nuestros pies y nuestros corazones de las trabas “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y
que pone el maligno, con el propósito de que no dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. luego
participemos con frecuencia en la santa misa y en los ven y sígueme. (Mt 19,21).
grupos de oración. Enséñanos con tu santo espíritu a orar
“Jesús les dijo; yo soy el pan que da vida. el que viene a MISTERIOS DOLOROSOS
mí, nunca tendrá hambre y el que cree en mí, nunca
tendrá sed” (Jn 6, 35) A través de los Misterios Dolorosos, pediremos a Dios
por María, la sanación física para poder servirlo a Él en
los demás, y hacer en toda su santa voluntad.

1. En el primer misterio doloroso, contemplamos la


agonía que Jesús experimentó en el huerto de los
olivos.

Te pedimos Jesús, que, así como con la oración venciste


a Satanás, que quería hacerte caer en el desánimo, la
angustia y la desesperanza, también me des a mí el poder
de orar con perseverancia y ser así vencedor.

En este misterio te pedimos la salud para los enfermos de


cáncer.

“La oración de fe, salvará al enfermo y el Señor lo


levantará” (Sant 5,15)
2. En el segundo misterio contemplamos a Jesús que,
atado en la columna, es azotado con látigos.

Señor que, sin poder moverte por estar atado, sentías tan
agudos dolores, te pedimos consueles y sanes a quienes, a
causa de reuma, artritis, accidentes o parálisis, no tienen la
libertad de movimiento que quisieran. bendice las manos, los
brazos, las piernas, los pies, la columna, las vértebras, y todas
las articulaciones, músculos y huesos.
Pídele, si es el caso, que corte todas las
ataduras que pudo crear el maligno, por recurrir a la Señor, que, al caer una y otra vez, te ibas golpeando con
superstición, al curanderismo o a la magia, y rechaza en el las piedras del camino, pero a pesar de todo, seguías
nombre de Cristo todas esas cosas. adelante, sana las dolencias de quienes sufren a causa de
alguna enfermedad o accidente, el deterioro de sus
“Yo haré venir sanidad sobre ti, y sanaré tus heridas, órganos interiores: corazón, riñones, estomago, intestinos,
dice el Señor” (Jer 30,17). páncreas o ganglios, toca con tus benditas manos,
cualquier órgano que deba ser sanado.
3. En el tercer misterio, contemplamos a Jesús,
coronado de espinas. “Y estas señales seguirán a los que crean: pondrán las
manos sobre los enfermos y sanarán” (Mc 16,17)
En este misterio le pedimos a María que toque nuestra
cabeza, como hubiera querido poder tocar la de su hijo, y 5. En el quinto misterio, contemplamos el amor de Jesús
poder curarlo. que nos libere de todo pensamiento de que se derrama desde la cruz.
autodestrucción, de pesimismo, y de todo complejo por las
consecuencias que la enfermedad pueda causar a nuestra Te pedimos Jesús que, con el poder de tus Santas Llagas,
imagen, también le entregamos a quienes sufren de nos libres de toda enfermedad en la sangre, sana a los
problemas psíquicos, o de alguna dolencia en su cabeza, enfermos de sida, renueva nuestras venas y arterias, toca
cerebro, ojos, oídos, boca, garganta, vías respiratorias y a los hermanos que necesitan diálisis. cúbrenos con tu
pulmones. preciosísima sangre y seremos salvados, Ayúdanos a
estar de pie, como María lo estuvo al pie de la cruz, siendo
“Fue tratado como culpable a causa de nuestras rebeldías tu consuelo.
y aplastado por nuestros pecados, Él soportó en castigo “Dios mismo, subiendo a la cruz, cargo con nuestros
que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados” pecados, empecemos una vida santa. y por sus llagas
(Is 53,5). fueron ustedes sanados” (Ped 2, 24)

4. En el cuarto misterio contemplamos, a Jesús que


carga con la cruz, y que es acompañado por su
madre.
MISTERIOS GLORIOSOS

Por la contemplación de los misterios gloriosos


pediremos a María, la sanación de la memoria, herida
por el pecado y la liberación de las herencias
genéticas negativas.

1. En el primer misterio glorioso contemplamos con


nuestra imaginación a Jesús que, después de haber
estado tres días en el sepulcro, resucita, y se presenta
a María y a los discípulos.

En este misterio pedimos a Jesús por la curación


intergeneracional. le entregamos a María nuestros
antepasados, familiares y miembros de
congregaciones que murieron con ataduras de
rencores generacionales, adicciones, ocultismo y todo
mal con el que hayan muerto, y que nosotros hayamos
recibido, como herencia negativa.

“Si el hijo los hace libres, ustedes serán verdaderamente


libres” (Jn 8,36)

2. En el segundo misterio, Jesús sube a los cielos en


presencia de su madre y de sus discípulos.

Pedimos a María en este misterio, ser sanados de las


heridas desde la concepción, pasando por los meses que
estuvimos en el vientre materno, y los traumas que
pudieron producirse en el momento de nacer y las “Confiesen unos a otros sus ofensas y oren los unos por
primeras horas fuera de la seguridad del vientre materno. los otros, para que sean sanados. la oración del justo
tiene mucho poder, con tal de que sea perseverante”
“Tu señor, formaste mis entrañas, me tejiste en el seno (Sant 5,16)
de mi madre” (Sal 139).
5. En el quinto y último Misterio, contemplamos a María
3. En el tercer misterio, contemplamos la venida del que es coronada por la Santísima Trinidad, como
Espíritu Santo, que se derrama en María y los Reina de toda la creación.
apóstoles.
Te pido madre que sanes las dolencias espirituales,
En este misterio entregamos a María la sanación de la psicológicas y físicas, que pude haber recibido a lo largo
primera infancia y de la niñez. especialmente le de mi vida adulta. Libérame de las ataduras del pecado,
entregamos la memoria auditiva herida por gritos, de la sensación de frustración o fracaso, a causa de los
palabras de desprecio, comparaciones traumáticas, problemas afectivos, laborales y de cualquier otra índole,
etcétera. dame mi verdadera identidad y una personalidad en
proceso de constante maduración, sana mi cuerpo para el
“El amado por Dios habitara confiado cerca de Él; lo servicio de Dios; y llévate de mi corazón el miedo al futuro.
cubrirá siempre, y entre sus hombros morara” (Deut
33,12). “Yahvé irá delante de ti., Él estará contigo; no te dejará ni
te abandonará., no temas pues, ni te desanimes”
4. En el cuarto misterio, contemplamos a María que es (Deut 31,8)
llevada en cuerpo y alma a los cielos.

Te entrego Madre, mi adolescencia y juventud. te pido


que sanes toda esta etapa de mi vida, de modo especial
mi memoria visual y mi memoria afectiva. ordena mi
sexualidad, y lléname del amor que me pudo haber
faltado en esta etapa de mi existencia.
POR EL SANTO PADRE Y SUS INTENCIONES Madre virginal. Ruega por nosotros.
Madre sin mancha de pecado. Ruega por nosotros.
Madre Inmaculada. Ruega por nosotros.
Padrenuestro, Ave María, Gloria, Credo. Madre amable. Ruega por nosotros.
Madre admirable. Ruega por nosotros.
 Letanías Marianas Madre del buen consejo. Ruega por nosotros.
Madre del Creador. Ruega por nosotros.
Madre del Salvador. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Virgen prudentísima. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Virgen digna de veneración. Ruega por nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Virgen digna de alabanza. Ruega por nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Virgen poderosa. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Virgen clemente. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Virgen fiel. Ruega por nosotros.
Espejo de justicia. Ruega por nosotros.
Cristo, óyenos, Trono de sabiduría. Ruega por nosotros.
Cristo, óyenos, Causa de nuestra alegría. Ruega por nosotros.
Cristo, escúchanos Vaso espiritual. Ruega por nosotros.
Cristo, escúchanos Vaso digno de honor. Ruega por nosotros.
Vaso insigne de devoción. Ruega por nosotros.
Dios, Padre celestial. Rosa mística. Ruega por nosotros.
Ten piedad de nosotros. Torre de David. Ruega por nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo. Torre de marfil. Ruega por nosotros.
Ten piedad de nosotros. Casa de oro. Ruega por nosotros.
Dios Espíritu Santo. Arca de la Alianza. Ruega por nosotros.
Ten piedad de nosotros. Puerta del cielo. Ruega por nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios. Estrella de la mañana. Ruega por nosotros.
Ten piedad de nosotros. Salud de los enfermos. Ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores. Ruega por nosotros.
Santa María. Consuelo de los afligidos. Ruega por nosotros.
Ruega por nosotros. Auxilio de los cristianos. Ruega por nosotros.
Reina de los ángeles. Ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios. Ruega por nosotros. Reina de los patriarcas. Ruega por nosotros.
Santa Virgen de las vírgenes. Ruega por nosotros. Reina de los profetas. Ruega por nosotros.
Madre de Cristo. Ruega por nosotros. Reina de los apóstoles. Ruega por nosotros.
Madre de la divina gracia. Ruega por nosotros. Reina de los mártires. Ruega por nosotros.
Madre purísima. Ruega por nosotros. Reina de los que confiesan su fe. Ruega por nosotros.
Madre castísima. Ruega por nosotros. Reina de las vírgenes. Ruega por nosotros.
Reina de los santos. Ruega por nosotros. Nuestra Señora del Perpetuo Socorro,
Reina concebida sin pecado original. Ruega por nosotros. que iluminas el horizonte de tus hijos en Haití. Ruega
Reina asunta al cielo. Ruega por nosotros. por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario. Ruega por nosotros. Santa María del Rosario, a quien rezan con piedad filial
Reina de la paz. Ruega por nosotros. los guatemaltecos. Ruega por nosotros.
Nuestra Señora de la Paz, impulso y esperanza del Pueblo
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Fiel de El Salvador. Ruega por nosotros.
Perdónanos, Señor. Nuestra Señora de Suyapa, fortaleza de los humildes de
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Honduras. Ruega por nosotros.
Escúchanos, Señor. Nuestra Señora de la Concepción del Viejo, que acoges
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. en Chinandega a los nicaragüenses. Ruega por nosotros.
Ten piedad de nosotros. Nuestra Señora de los Ángeles, que desde Cartago guías
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. a los costarricenses que te invocan. Ruega por nosotros.
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Inmaculada Concepción, que extiendes tu manto protector
nuestro Señor Jesucristo. Amén. sobre los hijos de Panamá. Ruega por nosotros.
Santa Señora de Coromoto, evangelizadora de los
venezolanos. Ruega por nosotros.
 Letanías de las advocaciones latinoamericanas
Nuestra Señora de Aparecida, que quisiste ser rescatada
de las aguas en el Brasil. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Nuestra Señora de Chiquinquirá, que en tierras de
Señor, ten piedad de nosotros. Colombia permites que tu imagen luzca vistosa ante tus
Cristo, ten piedad de nosotros. hijos. Ruega por nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Nuestra Señora del Quinche, a quien se encomiendan
Señor, ten piedad de nosotros. los ecuatorianos. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Nuestra Señora de la Evangelización, que haces cercano
el Evangelio a los hijos del Perú. Ruega por nosotros.
Virgen del Pilar de Zaragoza. Virgen de Copacabana, que con traje de ñusta auxilias a
Ruega por nosotros tus devotos de Bolivia. Ruega por nosotros.
Virgen del Carmen, que acoges a los chilenos que te rezan
Nuestra Señora de Guadalupe, maternal bendición desde en Maipú. Ruega por nosotros.
tierras mexicanas para toda América Latina. Ruega por Virgencita de Luján, Madre amorosa que quisiste que tus
nosotros. colores vistiesen la bandera argentina. Ruega por nosotros.
Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, que velas por los Virgen de los 33, que educas a los uruguayos en el amor a
hijos de Cuba. Ruega por nosotros Jesús. Ruega por nosotros.
Nuestra Señora de la Providencia, que acompañas a los Santa María de Caacupé, que en Asunción recibes a tus
puertorriqueños con bondad. Ruega por nosotros. hijos del Paraguay. Ruega por nosotros.
Señora de la Alta Gracia, que intercedes por los ruegos de Madre Amorosa de la Reconciliación
los dominicanos. Ruega por nosotros.
a todos los pueblos y razas de América Latina. Ruega por Intercesora de la verdadera libertad que viene de
nosotros. Cristo. Ruega por nosotros.
Admirable y fecunda intercesora de la presencia del
Santa María Madre de Jesús y nuestra Espíritu Santo. Ruega por nosotros.
Intercede siempre por nosotros La más alta realización del Evangelio. Ruega por
nosotros.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios Discípula perfecta que te abres a la Palabra. Ruega por
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas nosotros.
de nuestro Señor Jesucristo. Amén. Resplandor de la fe. Ruega por nosotros.
Madre Creyente. Ruega por nosotros.
 Letanías marianas desde puebla Motivo de alegría Ruega por nosotros.
Fuente de inspiración. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Sierva del Señor. Ruega por nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Corazón tan amplio como el mundo. Ruega por nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Estrella de la Evangelización. Ruega por nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Presurosa anunciadora de la Alegre Nueva. Ruega por
Señor, ten piedad de nosotros. nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Invitante a la comunión. Ruega por nosotros.
Madre Inmaculada de Dios y de los hombres. Voz de unión entre los hombres y los pueblos. Ruega
Ruega por nosotros. por nosotros.
Pedagoga del Evangelio. Ruega por nosotros.
Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros. Madre educadora de la fe. Ruega por nosotros.
Madre de la familia eclesial. Ruega por nosotros. María testigo de la fecundidad de la virginidad, don del
Signo de rostro maternal y misericordioso. Ruega por Espíritu. Ruega por nosotros.
nosotros. Acompañante en esta peregrinación de paz. Ruega por
Modelo extraordinario de la Iglesia. Ruega por nosotros. nosotros.
Madre fiel siempre presente. Ruega por nosotros. Fiel compañera de Jesús en todos los caminos. Ruega
Madre presente en la Iglesia Católica. Ruega por por nosotros.
nosotros. Íntima colaboradora de la obra de Cristo. Ruega por
Madre amantísima venerada con piedad filial. Ruega por nosotros.
nosotros. Protagonista de la historia. Ruega por nosotros.
Madre que con cuidado velas por la vida y plenitud de Devoción de la genuina piedad de la Iglesia. Ruega por
tus hijos. Ruega por nosotros. nosotros.
Cercanía del Padre y de Cristo. Ruega por nosotros. Señora de Guadalupe, Patrona de América Latina. Ruega
Presencia femenina en la Iglesia. Ruega por nosotros. por nosotros.
Presencia sacramental de los rasgos maternales de
Dios. Ruega por nosotros. María de Guadalupe, en cuyo rostro mestizo
Poderosa intercesora. Ruega por nosotros. se refleja luminosamente la identidad
de América Latina. Ruega por nosotros. Jesús, rey de misericordia, que nos has manifestado la
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios omnipotencia divina: confiamos en Ti.
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de nuestro Señor Jesucristo. Amén. Jesús, rey de misericordia, que has creado los ángeles:
confiamos en Ti.
 Letanías a Jesús Misericordioso
Jesús, rey de misericordia, que de la nada nos has
Señor, ten misericordia de nosotros, Señor, ten llamado a la existencia: confiamos en Ti.
misericordia de nosotros,
Jesús, rey de misericordia, que abarcas todo el
Cristo, ten misericordia de nosotros, Cristo, ten universo: confiamos en Ti.
misericordia de nosotros,
Jesús, rey de misericordia, que nos has dado la vida
Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos. inmortal: confiamos en Ti.

Dios Padre Celestial, ten misericordia de nosotros. Jesús, rey de misericordia, que nos proteges de las
penas merecidas: confiamos en Ti.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de
nosotros. Jesús, rey de misericordia, que nos libras de la miseria
del pecado: confiamos en Ti.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Jesús, rey de misericordia, que nos has confiado a María
Santísima Trinidad un solo Dios verdadero, ten Virgen, Madre de Misericordia: confiamos en Ti.
misericordia de nosotros.
Jesús, rey de misericordia, que te hiciste hombre para
Jesús, rey de misericordia, por quien fueron creadas las sellar una Nueva Alianza: confiamos en Ti.
cosas: confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que sufriste la muerte para
Jesús, rey de misericordia, que has redimido al mundo: salvar a la humanidad: confiamos en Ti.
confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que escuchas a quien
Jesús, rey de misericordia, que nos has santificado: recurre a ti: confiamos en Ti.
confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que te anticipas con tu
Jesús, rey de misericordia, que nos has revelado el Gracia. confiamos en Ti.
misterio de la Santísima Trinidad: confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que nos has revelado el
Misterio de Dios: confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que nos has dado la Santa Jesús, rey de misericordia, refugio de los moribundos:
Iglesia: confiamos en Ti. confiamos en Ti.

Jesús, rey de misericordia, que nos has dado los Jesús, rey de misericordia, refrigerio de las almas del
sacramentos de la salvación: confiamos en Ti. Purgatorio: confiamos en Ti.

Jesús, rey de misericordia, que nos limpias con los Jesús, rey de misericordia, corona de todos los santos:
Sacramentos del Bautismo, Penitencia y Unción: confiamos en Ti.
confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, alegría de los
Jesús, rey de misericordia, que nos sostienes con los bienaventurados: confiamos en Ti.
Sacramentos de la Eucaristía y del Orden: confiamos en
Ti. Jesús, rey de misericordia, fuente inextinguible de
milagros: confiamos en Ti.
Jesús, rey de misericordia, que buscas la conversión de
los pecadores: confiamos en Ti. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
Perdónanos Señor.
Jesús, rey de misericordia, que iluminas a los que no
tienen fe: confiamos en Ti. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
Escúchanos Señor.
Jesús, rey de misericordia, que santificas a los justos:
confiamos en Ti. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten
piedad de nosotros.
Jesús, rey de misericordia, que vives Resucitado con
tus llagas: confiamos en Ti.
Oremos:
Jesús, rey de misericordia, cuyo corazón es fuente de
agua viva: confiamos en Ti. Oh Dios clementisimo, Padre de misericordia y Dios de
todo consuelo, que no quieres que perezca ninguno de
Jesús, rey de misericordia, alivio de los enfermos y
los que creen en ti: inclina tu mirada sobre nosotros y
sufrientes: confiamos en Ti.
multiplica tus misericordias según las grandezas de tu
Jesús, rey de misericordia, consuelo de los afligidos: compasión, a fin de que nunca desesperemos tu
confiamos en Ti. voluntad. Con gran confianza te lo pedimos por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo, que es Dios y vive y reina
Jesús, rey de misericordia, esperanza de los que
desesperan: confiamos en Ti. contigo, en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de
los siglos. AMEN.