You are on page 1of 8

ANALISIS DE LA CASACION

I. DESCRIPCION DE LOS HECHOS:

- La Sra. Lidia Encarnación Amaya García de Pérez (quien junto con el Sr. Zoilo
Javier Amaya Farfán) junto con sus hermanas Inés Ercilla Amaya García,
Georgina Amaya García y Eulalia Cresencia Amaya García adquirieron en
propiedad el inmueble ubicado en el Jr. Junín 260 Trujillo, siendo así a su
hermana Eulalia Cresencia Amaya García le correspondía en propiedad el 25%
de acciones y derechos del mencionado inmueble.

- Ante el repentino deceso de la Sra. Eulalia Cresencia Amaya García, acontecido


en 1991, su sobrino Víctor Raúl Amaya Sánchez mediante un acto de traslación
de dominio por sucesión intestada adquiere el total de acciones y derechos de la
causante (25%).

- La Sra. Lidia Encarnación Amaya García de Pérez interpone demanda de


Petición de Herencia y Declaratoria de Herederos de su hermana Eulalia
Cresencia Amaya García contra Víctor Raúl Amaya Sánchez

- Zoilo Javier Amaya Farfán, solicita intervención como Litisconsorte necesario,


argumentando que tal como lo acredita con la partida de nacimiento y con la
partida de bautismo expedida por la Parroquia “Santísimo Salvador de Paiján”
su recordado padre Oswaldo Javier Amaya García fue también hermano de la
causante su tía Eulalia Cresencia Amaya García al igual que la demandante su
tía Lidia Encarnación Amaya García de Pérez. Siendo que su padre falleció el
05 de marzo del 2009 por lo que cuenta con vocación hereditaria para concurrir
a la herencia de la causante su tía Eulalia Cresencia Amaya García en
representación sucesoria de su señor padre antes mencionado, quien a su
vez fue hermano de la causante.

II. DESCRIPCIÓN DEL PROCESO:

1. El día 15/11/2013 la Sra. Lidia Encarnación Amaya García de Perez


interpone demanda contra Víctor Raúl Amaya Sánchez, sobre PETICIÓN
DE HERENCIA y DECLARATORIA DE HEREDEROS.
2. EL 28/11/2013 Mediante Resolución Nº 04 se admite a trámite la
demanda interpuesta por LIDIA ENCARNACION AMAYA GARCIA DE
PEREZ, contra VICTOR RAUL AMAYA SANCHEZ, sobre PETICION y
DECLARATORIA DE HEREDERO en la vía de proceso de conocimiento.
3. El día 27/02/2014 el señor ZOILO JAVIER AMAYA FARFÁN solicita
intervención en el proceso como litisconsorcio necesario argumentando
que tal como lo acredita con la partida de nacimiento su padre es el Sr.
Oswaldo Javier Amaya García quien fue hermano de la causante, su tía
Eulalia Cresencia Amaya García, al igual que la demandante su tía Lidia
Encarnación Amaya García de Pérez.
4. EL 04/07//2014 mediante Resolución Nº 06 se dispone la integración a la
relación jurídica procesal en calidad de litisconsorte necesario activo a
don ZOILO JAVIER AMAYA FARFAN.
5. El día 10/08/2015 mediante resolución Nº 11 se fijan como puntos
controvertidos a esclarecer durante el proceso, los siguientes:
- Determinar si corresponde ser incorporada como HEREDEROS
LEGALES de la causante doña Eulalia Cresencia Amaya García, a la
demandante Lidia Encarnación Amaya García De Pérez y al Litisconsorte
Necesario Activo ZOILO JAVIER AMAYA FARFAN.
- Determinar si corresponde concurrir en la masa hereditaria dejada por
la causante doña Eulalia Cresencia Amaya García, a la demandante
LIDIA ENCARNACION AMAYA GARCIA DE PEREZ y al Litisconsorte
necesario activo ZOILO JAVIER MAYA FARFAN, conjuntamente con el
demandado VICTOR RAUL AMAYA SANCHEZ.
6. El día 19/01/2016 mediante resolución Nº 13 El Cuarto Juzgado
Especializado Civil de Trujillo emite sentencia en primera instancia
declarando:
- FUNDADA la demanda de folios 19 a 22 de los autos, interpuesta por
Lidia Encarnación Amaya García de Pérez contra Víctor Raúl Amaya
Sánchez sobre PETICION DE HERENCIA Y DECLARATORIA DE
HEREDEROS.
- IMPROCEDENTE la pretensión del litisconsorte necesario ZOILO
JAVIER AMAYA FARFAN,
7. El 08/03/2016 el Sr. Zoilo Javier Amaya Farfán interpone recurso de
apelación contra la sentencia expedida mediante resolución Nº 13, por el
Cuarto Juzgado Especializado Civil.
8. El 12/04/2016 mediante resolución Nº 14 se concede la apelación con
efecto suspensivo contra la sentencia contenida en la resolución Nº 13 los
autos se elevan a la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de la
Libertad.
9. El 28/09/2016 mediante resolución Nº 16 la Sala Civil de la Corte Superior
de Justicia de La Libertad emite la sentencia de vista confirmando la
sentencia de primera instancia.
10. El Sr. Zoilo Javier Amaya Farfán interpone recurso de Casación ante la
Corte Suprema de la República.
11. La Corte Suprema declara improcedente su recurso de casación.

III. ACCIONES DE NATURALEZA CIVIL CONTENIDAS EN LA CASACIÓN :

A) PETICIÓN DE HERENCIA.

De acuerdo al Código Civil Artículo 664º:

“El derecho de petición de herencia corresponde al heredero que no posee los


bienes que considera que le pertenecen, y se dirige contra quien los posea en
todo o parte a título sucesorio, para excluirlo o para concurrir con él. A la
pretensión a que se refiere el párrafo anterior, puede acumularse la de declarar
heredero al peticionante si, habiéndose pronunciado declaración judicial de
herederos, considera que con ella se han preterido sus derechos. Las
pretensiones a que se refiere este Artículo son imprescriptibles y se tramitan
como proceso de conocimiento”

De otro lado, conforme al artículo 660 del Código Civil, solo desde el momento
de la muerte de una persona opera la transmisión de sus bienes, derechos y
obligaciones a sus causahabientes. La sucesión se realiza no en la persona del
causante, sino en el patrimonio que ha dejado al momento de su muerte.

En cuanto a la norma en comento, señala Lohmann Luca de Tena que la


herencia es el contenido y objeto de la sucesión por causa de la muerte, por ello
es una unidad transitoriamente mantenida en conjunto desde la muerte del titular
hasta la partición; es decir que se concibe a la herencia como unidad objetiva
que es materia de transmisión integral «mortis causa», supone un «universum
ius» que no consiste en la suma o agregado de bienes, derechos y obligaciones
singulares, sino en la unidad patrimonial abstracta que ellos conforman y que
abraza tanto el activo y como el pasivo del causante; agrega el citado jurista que
la herencia es una entidad objetiva que contiene los bienes, derechos y
obligaciones del causante susceptibles de transmitirse, manteniéndose
fundamentalmente incólumes las posiciones jurídicas con el solo cambio de su
titular subjetivo.

Asimismo, el artículo 664 del Código Civil, determina tres notas características:

a) el demandante deberá ser un heredero que no posee los bienes que considera
que le pertenecen;

b) el demandado deberá ser una persona que posee a título sucesorio la totalidad
o parte de los bienes de la herencia (poseedor pro heredero); y,

c) la finalidad que persigue el demandante es excluir de la herencia al


demandado por ser un falso sucesor o concurrir con él, en la herencia por tener
ambos derecho a suceder.

B) REPRESENTACIÓN SUCESORIA:

Don Zoilo Javier Amaya Farfán, por su parte ha solicitado también se le declare
heredero de la causante su tía Eulalia Cresencia Amaya García en
representación sucesoria de su señor padre Oswaldo Javier Amaya García,
quien a su vez fue hermano de la causante, así lo ha manifestado en sus escritos
de folios 84 a 90, 114 a 115, 318 a 321, en todos ellos invoca como
fundamentación jurídica de su pretensión los artículos 681° y 683° del Código
Civil.

Así tenemos que, el artículo 681° del Código Civil establece la figura de
herederos por representación, estableciendo que “por la representación
sucesoria los descendientes tienen derecho de entrar en el lugar y en el
grado de su ascendiente, a recibir la herencia que a éste correspondería si
viviese, o la que hubiera renunciado o perdido por indignidad o desheredación.”
Del mismo modo la representación en línea colateral establecida en el
artículo 683° indica que “en la línea colateral sólo hay representación para que
al heredar a un hermano, concurran con los sobrevivientes los hijos de los
hermanos premuertos que tengan derecho a representarlo en los casos
previstos en el artículo 681.”

Como ya es sabido por la representación los herederos por estirpe


heredan en lugar de su ascendente lo que ha perdido este por haberle premuerto
a su causante o en palabras más claras por esta figura se da la situación en la
cual un heredero tiene la facultad de sustituirse o entrar en lugar de su
ascendiente para recibir la herencia que a este (ascendiente) le hubiera
correspondido en vida (se entiende que este ya murió) como heredero o
aquella que le hubiera correspondido antes de haber renunciado a la herencia,
ser declarado indigno o desheredado por su causante, en esa línea de ideas es
como se encuentra regulado actualmente la representación en nuestro Código
civil, que alude a un caso de concurrencia de (los) hermano(s) del causante con
sobrinos de éste, hijos de un hermano premuerto, siendo que esta
representación de los sobrinos opera siempre que concurran con hermanos. Es
decir, necesariamente, unos suceden por derecho propio (los hermanos) y otros
por derecho de representación (los sobrinos), a diferencia de la línea
descendente, en la cual pueden suceder todos por derecho de representación.

En el caso del litisconsorte necesario activo, don ZOILO JAVIER AMAYA


FARFAN, existe abundante material probatorio que demuestra el
entroncamiento con su padre don Oswaldo Javier Amaya García así como
el parentesco de hermanos entre éste y la causante, así es de verse de las
documentales de folios 34, 80, 139, 153, 160 y 161, en ese sentido no cabe
dudas que el litisconsorte es sobrino de la causante Eulalia Cresencia Amaya
García, sin embargo ello no es suficiente para que se le pueda declarar heredero
por representación de su padre, pues el artículo 683° sobre herederos por
representación en línea colateral exige que el hermano de la causante (a quien
se pretende representar) haya PREMUERTO a ella, lo que no sucede en nuestro
caso pues la causante EULALIA CRESENCIA AMAYA GARCIA ha fallecido con
fecha 17 de septiembre de 1991, mientras que su hermano OSWALDO JAVIER
AMAYA GARCÍA ha fallecido el 06 de marzo del 2009, es decir que el padre del
litisconsorte necesario activo ha fallecido con posterioridad al deceso de la
causante y no con anterioridad como se requiere en el dispositivo legal antes
citado.

IV. RAZONAMIENTO DEL TRIBUNAL:

En el recurso de casación interpuesto por Zoilo Javier Amaya Farfán se verifica


que cumpla con los requisitos para su admisibilidad, conforme lo exige el artículo
387º del Código Procesal Civil, modificado por la Ley número 29364, toda vez
que se interpone: i) Contra la resolución de vista expedida por la Primera Sala
Civil de Corte Superior de Justicia de La Libertad que, como órgano jurisdiccional
de segunda instancia, pone fin al proceso; ii) Ante el referido órgano jurisdiccional
que emitió la resolución impugnada; iii) Ha sido presentado dentro del plazo
previsto en la norma, pues ésta fue notificada al recurrente el veintisiete de marzo
de dos mil diecisiete, conforme a la constancia del cargo de notificación de fojas
cuatrocientos veinticinco, y el referido recurso de casación fue interpuesto el diez
de abril del mismo año, esto es, dentro del plazo de diez días hábiles; y, iv) Se
ha cumplido con adjuntar el comprobante de pago del arancel judicial
correspondiente a la interposición del recurso, a fojas cuatrocientos treinta y
siete.

Para establecer el cumplimiento de los incisos 2, 3 y 4 del artículo 388º que habla
sobre los requisitos de procedencia, la parte recurrente debe señalar en qué
consisten las infracciones normativas denunciadas. En el presente caso,
denuncia: a) Infracción normativa de los numerales 3 y 5 del artículo 139º de la
Constitución Política del Estado; el casacionista alega que la sentencia de vista
ha desarrollado la figura de la representación sucesoria, no siendo ello un punto
controvertido fijado en el proceso, alterando la relación jurídico procesal, por
ende vulnerando las garantías del debido proceso. Asimismo, señala que se ha
vulnerado el debido proceso al no haberse pronunciado sobre la aplicación del
principio iura novit curia, solicitado en su escrito de apelación.,

La Corte Suprema considera necesario indicar que el modo en que ha sido


propuesta por la parte recurrente esta denuncia, evidencia que lo pretendido a
través de ella no es obtener una correcta aplicación del derecho objetivo al caso
concreto, sino más bien acceder a un nuevo análisis de los hechos debatidos en
el presente proceso. En efecto, al analizar las distintas alegaciones de la parte
recurrente se observa que, aun cuando éstas se sustentan en la supuesta
infracción del contenido normativo del artículo 139º, incisos 3 y 5, de la
Constitución Política del Perú, en el fondo pretenden convencer a esta Suprema
Sala en relación a: (i) que las instancias debieron haberse pronunciado sobre su
calidad de heredero de la causante, por ser sobrino de doña Eulalia Cresencia
Amaya García, siendo hijo de don Oswaldo Javier Amaya García, hermano de la
causante. Sin embargo, resulta evidente que el análisis de esta alegación exigiría
necesariamente una nueva valoración del caudal probatorio y los hechos
debatidos en esta controversia, lo cual no solo escapa a la competencia de esta
Suprema Sala, sino también al objeto de la casación; máxime, si de la revisión
de los actuados se advierte que mediante escrito de fojas cuarenta y cinco, el
casacionista solicita su intervención en el proceso como litisconsorte necesario
activo, a fin de concurrir con la demandante a la herencia dejada por su tía Eulalia
Cresencia Amaya García, y acumulativamente se le declare heredero de la
causante, invocando representación sucesoria de su señor padre Oswaldo
Javier Amaya García, quien fuera hermano de la causante.

En cuanto a dicha intervención las instancias de mérito, en aplicación de lo


dispuesto en el artículo 683º del Código Civil, han determinado que no
corresponde amparar lo peticionado por el recurrente debido a que dicha norma
exige que la representación en línea colateral, en este caso el hermano de la
causante (a quien se pretende representar) haya premuerto, lo cual no sucede
en la materia de análisis, porque la causante Eulalia Cresencia Amaya García
falleció con fecha diecisiete de septiembre de mil novecientos noventa y uno,
mientras que su hermano Oswaldo Javier Amaya García, falleció el seis de
marzo del dos mil nueve, es decir, el padre del litisconsorte necesario activo
falleció con posterioridad al deceso de la causante y no con anterioridad, como
lo requiere el dispositivo anotado.

Siendo ello así, se concluye que la argumentación del recurso de casación no


cumple con el requisito normado por el inciso 2 del artículo 388º del Código
Procesal Civil, por el cual se exige para la procedencia del mismo “describir con
claridad y precisión la infracción normativa o el apartamiento del precedente
judicial”, puesto que no se dirige a demostrar una infracción en la correcta
aplicación del derecho objetivo, sino busca un nuevo análisis de los hechos
involucrados en el conflicto. Por estos fundamentos fue declarado
IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por el litisconsorte
necesario activo Zoilo Javier Amaya Farfán

V. CONCLUSIONES:

- El recurso de casación se sustenta en la infracción normativa que recae


directamente sobre el contenido la resolución impugnada, mas no realizar
una nueva valoración del caudal probatorio y los hechos contenidos en
dicha resolución.

- La representación sucesoria es una acción civil mediante la cual un


heredero tiene la facultad de sustituirse o entrar en lugar de su
ascendiente para recibir la herencia (del causante) que a este le hubiera
correspondido en vida, o sea, siempre y cuando dicho ascendiente haya
premuerto al causante.