You are on page 1of 5

SEMINARIO BÍBLICO MEXICANO

Propuesta de una liturgia en la actualidad

Josué Emanuel Miranda Pérez


Estudiante de la Licenciatura en Teología
V Semestre

Prof. José Granillo


Liturgia

Hermosillo, Sonora 27 de Nov. de 17


Propuesta para una liturgia en la actualidad

“que los pueblos te alaben, oh Dios; que todos los pueblos te alaben”
Salmos 67:5

La liturgia ha tomado varios cambios a lo largo de la historia, convirtiéndose


así en un objeto de estudio al saber su diversidad de expresión. El pueblo de Israel
es de alguna manera quien inicio el culto litúrgico a un solo Dios (monoteísmo), se
sabe que las culturas de alrededor eran politeístas y realizaban todo tipo de
sacrificios incluyendo ofrecimiento de vidas humanas a cambio del favor de sus
dioses.

El pueblo hebreo con el tiempo fue elaborando una institución alrededor de


lo que se refería al culto a Dios. Por ejemplo, se puede notar en la época
postcreacionista que las ofrendas eran la base del culto religioso; en la época
patriarcal se le unieron los sacrificios en los altares; en la época mosaica, el
establecimiento del tabernáculo y sus leyes vinieron a darle una base para la liturgia
de los que habían huido de Egipto; en la época monárquica se estableció el Templo
acompañado de todo el ritual religioso mientras que en la época postexílicia
surgieron las sinagogas como centro de liturgia a los que sufrio una
descentralización del templo, ellos se centrarían en la enseñanza.

En la época cristiana con el surgimiento de la Iglesia, la Obra de Cristo y la


Acción del Espíritu Santo se elaboraría un marco litúrgico orientado hacia la
enseñanza de la palabra y la simbología referente a la “Cena del Señor” que
representaba el Cristocentrismo. Así encontramos en Hechos 2:42 “ y perseveraban
en la doctrina de los apóstoles, en la comunión los unos con otros, en el partimiento
del pan y en las oraciones”.

A lo largo de la historia el culto cristiano representa la expresión de fe


cristiana, expresando la enseñanza y “la cena del Señor” en un contexto íntimo,
hasta que por el siglo IV bajo emperador Constantino, el culto cristiano se hace
oficial y por lo tanto público. A lo largo de la época medieval la institución cristiana
iba acrecentarse de una manera impresionante, añadiendo a la liturgia elementos
paganos y dejando al pueblo de alguna manera excluido.

Ya por el siglo XVI hasta el siglo XIX se hizo el intento por retornar a la
Palabra y suprimir todas aquellas prácticas culticas que estaban llenas de
misticismo, la “reforma protestante” vino a poner énfasis nuevamente en el pueblo
y su centralidad en Jesucristo. Debido a eso surgieron múltiples grupos, por
ejemplo: Bautistas, Metodistas, y Pentecostales, cada quién empezó a centrarse
según su creencia les orientaba, llegando así a la actualidad.

En nuestra actualidad, nuestra sociedad se ha mutado a un paso


sorprendente, las tendencias que venían arrastrándose han ido desmoronándose,
quedando una sociedad que busca el placer no importando lo que tenga que hacer,
personas que cada vez decide sin contar la opinión de los demás, una sociedad que
siente la necesidad de admirarse a sí misma como la mejor y la única, y una
sociedad que afirma que todos los puntos de vista son correctos, es decir, una
sociedad relativista.

Ante este marco de diversas creencias, el cristianismo se encuentra ante el


reto de cómo comunicar la verdad al hombre de “hoy”. Es importante entender antes
de elaborar algunas propuestas, Cómo el hombre del “hoy” se comunica, de lo
contrario se podría hacer diversos esquemas litúrgicos, con la buena intención de
guiar a la sociedad al encuentra con Jesús, pero con canales de comunicación
incorrectos, que lo único que creará será malgastos de recursos y defraudación al
notar que los objetivos no están siendo cumplidos.

¿cómo se comunica la sociedad de nuestra actualidad? A lo largo de los


años, se ha ido comunicando la palabra por dos vertientes, una es dirigida por la
razón, es decir, presentar la verdad por medios pedagógicos-razonables que vayan
dirigidos a la mente. Otra vertiente es el lenguaje simbólico, que engloba los
conceptos de Imagen, sensaciones, emociones, experiencias. Las dos vertientes
Conceptual y Simbólica representarían en la actualidad la manera en que la
sociedad se comunica. Pero en los últimos años se ha hecho hincapié especial por
el lenguaje simbólico, las personas son atraídas por experiencias, por la plataforma
de las emociones.

La propuesta que se hace en este ensayo girará en este sentido pedagógico


y simbólico, es decir, enseñando por medio de temáticas conceptuales la Palabra
de Dios y también llevando por medio de simbolismos al individuo a expresarse
delante de su Creador.

Así también es necesario retornar al sentir de los cristianos primitivos al hacer


su culto litúrgico, es necesario saltarse los años de la época moderna y medieval
para encontrarse con el ambiente familiar que provocaban los cultos de la
comunidad primitiva. Por lo que en la actualidad se hará énfasis en los grupos
familiares, para realizar cultos entre semana y que ellos puedan elegir el lugar según
crean conveniente. Al pensar si deben hacerse por separados los “caballeros,
damas, jóvenes o niños” se determina que, así como en una relación social, llega
toda la familia y es por efecto espontaneo que cada quien forma su grupo, así se
hará en la liturgia entre semana; solo se hará un grupo por semana incluyendo
desde niños a adultos.

Se tendrá un culto el domingo, en donde se expresará la palabra de una


manera formal ayudándose de los diversos conceptos tecnológicos y artísticos, los
niños serán atendidos desde el principio del culto del domingo, llevando a cabo la
misma estructura de los mayores pero adecuada a su nivel de comprensión; es
necesario hacer la observación que la cuestión de enseñar diversos temas como:
Valores, Santidad, Obediencia etc. Se harán en los cultos entre semana, y temas
dirigidos a la predicación de la gracia de Jesús se harán los domingos.
Al hablar sobre la estructura de la liturgia se debe hacer la observación, de
que una cosa es la estructura y otra muy distinta es el estilo. Claro que el estilo se
derivará de la estructura, pero tendrá múltiples variaciones.

La estructura se toma de la observación de la sociedad, por ejemplo: cuando


una familia recibe a otra familia en su casa ellos llevan una estructura: 1. Los reciben
y saludan, 2. Pasan a la cena y 3. Se despiden. Así se hará en los cultos, tanto los
de entre semana como los de domingo:

1. Recepción: Bienvenida, oración, lectura devocional.


2. Adoración: Cantos de gratitud, acciones de gracias, reconocimiento del don
de Dios, lectura, danzas, dramas, etc.
3. Confesión: anuncio del perdón de Dios, confesión de pecados, (individual).
(Solo los domingos)
4. Comunicación: predicación de la Palabra de Dios, apoyándose de diversas
herramientas tecnológicas y artísticas.
5. Ofrenda: agradecimiento por la comunicación realizada, ofrenda de recursos.
(solo domingos)
6. La mesa del Señor: De manera simbólica, recordando el sacrificio y los
beneficios de Cristo, oración por las necesidades. (solo los domingos)
7. Despedida. Oración de bendición y despedida.

La propuesta va con el fin de poder mantener el equilibrio entre compartir la


enseñanza de la Palabra de Dios de manera conceptual, y llevar a la persona a
una comunión íntima con Dios; así como la convivencia entre semana de una
manera más íntima y casi familiar. Normalmente se hacían varios cultos entre
semana, pero esta propuesta pretende realizar solo un culto los domingos, con
el objetivo de dar tiempo entre semana para reafirmar los lazos familiares que
en esta sociedad se han perdido. También una reunión entre semana, con el
objetivo de no estar desconectados toda la semana, y que puedan tener una
liturgia cristiana, pero en un contexto más cercano.