You are on page 1of 2

LA INTEGRACIÓN REGIONAL EN LAS POSGUERRA, FRACASOS Y ASIMETRÍAS

Laura Natali Manosalva Caballero

Luego de leído el texto introductorio podemos ver que una integración entre
naciones es más complicada de lo que se podría llegar a pensar, ya que no basta
con el simple deseo de hacer el trato entre estas, aspectos como lo es la
configuración espacial de los participantes, estado económico actual de cada uno
de ellos, entre otros tienen grandes roles en estos asuntos. El texto da inicio
asumiendo la posición de que los procesos de integración no son necesariamente
exitosos ni armoniosos, y resalta el hecho de que muchos de ellos terminaron en
fracaso, luego hace mención de que cuando se trata de encontrar una respuesta
al fracaso (o en algunos casos a logros parciales obtenidos de estas), la palabra o
concepto que suele a la que se hacer referencia es a la “asimetría” (o en efecto a
un tipo especifico de asimetría).

Seguido menciona que si bien se podría declarar a la asimetría como el villano


entre las relaciones entre países, cabe rescatar que este mismo (la asimetría)
también puede actuar como un motor de integración, dando como el ejemplo el
escenario donde: en las presencia de un país que lidere y dirija el proceso de
integración de un grupo de países. Brevemente hace mención que aunque este
concepto puede ser clave para el curso o resultados de este tipo procesos,
literatura como la neoclásica parece marginalizar de cierta manera el tema, y
menciona las pocas ocasiones en la que este término puede llegar a ser usado:

(a) La redistribución de los ingresos arancelarios entre los países miembros a


través del efecto sobre la relación de intercambio interna.
(b) Las asimetrías en las curvas de oferta de los países miembros.
(c) La diferenciación de productos entre países
(d) El efecto de la polarización.

Luego y de manera un poco más extensa el texto explica los tipos de asimetría
que de forma positiva o negativa pueden llegar a afectar una integración. Iniciando
con las asimetrías en las condiciones iníciales o asimetrías estructurales: para
este tipo de asimetría lo que se presenta son unas diferencias en termino de
condiciones y características estructurales de los países que estén en el trato,
para este caso cita el ejemplo dado por Stakhovitch en el que atribuye parte del
éxito de la Unión Europea al balance estructural.

El segundo tipo de integración es el de los compromisos adquiridos: “las


asimetrías en los compromisos pueden presentarse como un sistema jerárquico
formal de integración, consistiendo la integración en diferentes niveles
superpuestos y la existencia de subgrupos formales de integración más profunda”,
LA INTEGRACIÓN REGIONAL EN LAS POSGUERRA, FRACASOS Y ASIMETRÍAS
Laura Natali Manosalva Caballero

para este caso brinda como ejemplo el caso de la Unión Económica Belga-
Luxemburguesa-UEBL. Para finalizar resalta que: “ en el mejor de los casos estas
asimetrías corresponden con una integración <funcional> , con base en los
principios económicos para determinar el nivel óptimo de la intervención estatal”.

Hacia la parte final del texto afirma que al momento de entender el fenómeno de
las integraciones entre países el concepto de asimetría sea cual sea el tipo posible
que se presente, es de gran relevancia ya que puede ayudar a establecer mejores
reglas para la relación.