You are on page 1of 3

“CONFLICTOS ÉTNICOS” SON LA BASE DE LOS PROBLEMAS DE

GOBERNABILIDAD EN ECUADOR, BOLIVIA Y PERÚ

Javier Lajo*

En Ecuador, desde el Lunes 07 de Junio, y desde hace mas de una semana antes en Bolivia,
gobiernos y oposición están enfrascados en “levantamientos” indígenas que amenazan con
derrocar a ambos presidentes; y por lo que se refiere al Perú, el 14 de Julio también se viene
un Paro General que va a cuestionar la gobernabilidad del país.

Aunque en este último país el movimiento opositor no esta liderado mayormente por “los
pueblos indígenas”, podemos afirmar que este es un país de mayoría indígena, y de
fuerte tradición incásica, y que por los eventos de Ilave (Puno) y secuelas, así como
también por las últimas marchas de los cocaleros, y la aparición de movimientos como el de
“los Humallas” (las últimas encuestas le dan un 09% a la preferencia nacional de voto por
su líder, un oficial en retiro del ejército, para variar); todo esto sumado a la demagógica
pose electorera de Toledo sobre su presunto “origen indígena”, (que es muy usado por su
esposa, Eliane Karp, para fundamentar su indigenismo militante), nos hacen ver que en el
Perú también los conflictos políticos, entre OPOSICIÓN vs. GOBIERNO, ya no tienen las
mismas características clasistas o las tradicionales de la etapa republicana: entre una
oposición criolla, llámense partidos criollos de izquierda o de derecha, contra los gobiernos
de turno; sino mas bien estos problemas de gobernabilidad vienen tomando cada vez mas
un carácter de CONFLICTOS ÉTNICOS, entre los ESTADOS CRIOLLOS y los
movimientos populares, cada vez mas identificados con “los pueblos indígenas”.

En el Perú, este proceso está mas atrasado, pues las cúpulas que controlan los gremios y
partidos de la izquierda, todavía sufren de la fuerte ANOMIA y ACULTURAMIENTO (Tal
es el caso de los dirigentes “indígenas vergonzantes” de la CGTP, de la CCP, de la CNA, de
la CTP y de otros gremios menores) o sufren el fuerte control político y dependencia -en la
mayoría de los casos, económica- por parte de los partidos criollos, sean estos de izquierda
o de derecha. En Bolivia y en Ecuador los dirigentes indígenas ya han superado este
PONGEAJE POLÍTICO, y han aparecido dirigentes como Leonidas Iza, Luis Maldonado o
Luis Macas; en el norte, y Evo Morales o “El Mallku” Felipe Quispe, en el sur. En el Perú
debemos esperar la pronta aparición de líderes indígenas de igual o mayor talla, pues
nuestro país está bullente de luchadores indígenas que han ofrendado su vida (como es el
caso de Macedonio Lirio y Pedro Huillca Tecse) en estos últimos veinte o veinticinco años
de guerra interna. Pero, ¿qué características principales tienen estos nuevos CONFLICTOS
DE GOBERNABILIDAD INTER-ÉTNICOS?.

Este es un buen tema para los analistas "oficiales" de la clase mediática criolla que censura
estos temas étnicos, por su tácito racismo. Lo que ES INDUDABLE, es que ya han
cambiado los parámetros e indicadores antiguos que ocasionaban o aparentaban ocasionar
los problemas de gobernabilidad. En primer lugar, LOS PROBLEMAS DE
GOBERNABILIDAD ESTÁN TOMANDO CADA VEZ CON MAYOR NITIDEZ UN
MATIZ POLÍTICO ÉTNICO. Pues, en el Ecuador la oposición está dirigida por el
Movimiento Pachakutik, cuya base principal es la Confederación de Nacionalidades
Indígenas del Ecuador (CONAIE); y en Bolivia el protagonismo indígena se ha
diversificado, pues “El Mallku” Quispe del pueblo AYMARA, y su grupo político el
Movimiento Indígena Pachakuti (MIP) está en la oposición con una postura radicalmente
indígena, no así el Movimiento al Socialismo (MAS) del QUECHUA Evo Morales, que con
una táctica que unos califican de “vacilante” y otros de “audaz”, lo encontramos apoyando
al gobierno de Meza, tratando de ayudar a sostener un gobierno y un Estado CRIOLLO,
que se cae a pedazos.

De estos datos ya podemos ir sacando algunas conclusiones, pues, los quechuas en Bolivia
aparecen con una actitud muy moderada frente al dilema indígena de “sustituir o no
sustituir” los viejos Estados criollos corruptos y saqueadores de nuestros países. Pero al
parecer las diferencias y matices entre los indígenas aparecen cuando quieren definir a
qué velocidad tendrían que sustituir el actual estado de cosas en los gobiernos, pues
hasta el Banco Mundial, viene apurando carísimos “cursos de gobernabilidad” (1) para
líderes indígenas, en tele-conferencias simultáneas que cubren los cinco países andinos,
con la intención franca y sincera de ir preparando a los futuros gobernantes de los Estados y
gobiernos. En estos cursos, departen líderes indígenas radicales y moderados juntos, pues
con una mentalidad práctica los funcionarios del BM deben pensar que mas temprano que
tarde “las mayorías deben gobernar”.

En segundo lugar, los analistas políticos del área andina que quieran actualizarse, deberán
incluir seriamente otras variables étnico-religiosas que imponen día a día los movimientos
indígenas. Por ejemplo: El sector evangélico ha colocado en el tablero de la nueva
geopolítica interna del Ecuador y Bolivia (y porqué no adelantar, también en el Perú) una
ficha que el movimiento indígena no se lo esperaba: Los autoproclamados “Pueblos
Evangélicos Indígenas”, y que son una verdadera “pica en Flandes” de occidente en el
mundo indígena; y cuyas herramientas políticas en el Ecuador se llaman FEINE y
CONFENIAE, ambas organizaciones amazónicas, y que actualmente con el Sr. Antonio
Vargas, ex -dirigente de la CONAIE, a la cabeza (como flamante Ministro de Bienestar
Social), están en franco y desesperado apoyo al Presidente Lucio Gutiérrez, contra la
CONAIE y el levantamiento indígena.

Otro tanto sucede en Bolivia. Como se sabe una de las organizaciones indígenas mas
fuertes, es la CIDOB del oriente boliviano cuyos líderes han sufrido una fuerte cooptación
por parte de la Iglesia Evangélica. Estas “Fichas políticas” presuntamente “indígenas” ya
van tomando por asalto el concierto internacional, pues comienzan a ser usadas por sus
auspiciadores y hasta “creadores” (los poderosos capitales de las iglesias evangélicas y
católicas, direccionados por no menos poderosas ONG´s internacionales, que digitan a
conocidas organizaciones indígenas), como podemos notar claramente en el
comportamiento de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica
(COICA), apoyando abiertamente al gobierno reaccionario, proimperialista y
antipopular del coronel Lucio Gutiérrez. En el Perú, la COICA tiene entre sus afiliadas y
fundadoras a la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), que
debería pronunciarse al respecto. Así las cosas, de los avances del movimiento bíblico,
entre los indígenas, podemos esperar también la pronta aparición con los “financiamientos
islámicos” de los “indígenas de Alá”, con todos sus matices, “sunitas”, “shiítas” y porqué
no, hasta indígenas “Al Qaedas”; tal como algunos sectores Aymaras ya lo han anunciado,
aunque metafóricamente, que ellos son los “palestinos” de América y que desean un “país
Aymara con territorios de cuatro países sudamericanos”.

Pero al margen de los análisis coyunturales de estas “novísimas” contradicciones


interétnicas y de “gobernabilidad”, creo que se trata de un tema que debe ser analizado
profunda y extensivamente, porque es una relación extraña, de “desencuentro” e
“incomunicación”, llamada “brecha cultural” entre los dos mundos Indígena y Occidental,
y que siempre ha resultado en una solución desfavorable para el indio, ya que siempre
Occidente le ha impuesto una dominación total, negando su existencia plena, impidiéndole
hablar en primera persona y no reconociéndolo como un pueblo pensante y con capacidad
para el diálogo científico. Para ciertos intelectuales TODAVÍA, la civilización indígena y su
cultura es algo del pasado, no tiene vigencia actual ni futuro. Y estamos hablando de
prestigiosos autores peruanos y latinoamericanos de todo color político como José Carlos
Mariategui, o Alberto Flores Galindo o Mario Vargas Llosa, para mencionar algunos
ejemplos, afirman con todo el peso de su autoridad intelectual, que los indígenas en
nuestra historia hablan y luchan por su libertad y sus reivindicaciones, porque
quieren "REGRESAR AL PASADO". Este terrible anatema, como frase y contenido, es
un ejemplo claro de lo que llamamos: códigos racistas de transculturación, puesto que lo
que es Pasado para estos criollos es Futuro de liberación, para los pueblos indígenas.
Estos temas contemporáneos importantes que tienen que ver con las tareas de
descolonización de nuestras patrias andinas, son tareas y luchas que van desde el
develamiento de estos últimos “pueblos evangélicos indígenas”, hasta la crítica y combate a
la “razón occidental” o “ruptura epistemológica del mundo andino con occidente”; tareas
muy difíciles, pero que ya están siendo tomadas como temas de investigación y de acción
política en el Perú, Ecuador y Bolivia, por algunas organizaciones de la resistencia indígena
al colonialismo interno.

Notas
*
Javier Lajo: Ha sido co-organizador del Primer Congreso de los pueblos Indígenas del
Perú y uno de los fundadores de la Conferencia Permanente de los Pueblos Indígenas del
Perú, en Cusco, 1997, ha sido también el Responsable del Comité Organizador de su
Segundo Congreso en Lima, en Agosto del 2001; y es actual miembro de su Comité
Directivo. Es también Director-Fundador de la Revista Internacional 'Pueblo Indio' (1982)
y de la Revista 'Pachakuti' en 1992. javierlajo@hotmail.com

1. Entre los días 24 de Mayo y 12 de Junio del presente año, se han desarrollado los II y III
Cursos Internacionales de Líderes Indígenas de la Región Andina, auspiciados por el
Instituto del Banco Mundial, y organizados por el Fondo Indígena en estrecha colaboración
con los Movimientos Indígenas de los cinco países mencionados.