You are on page 1of 21

UN GUERRILLERO HIJO DE UN GENERAL

El que fuera el hombre más buscado del Perú, Oscar Ramírez

Durand, alias Feliciano , es, curiosamente, hijo de un general

retirado del Ejército de ese país. Y la última vez que padre e

hijo se vieron, hace 27 años, se separaron como enemigos.


 Comentar
 Facebook3
 Twitter
 Guardar
 Enviar
 Google+
 Linkedin
Por: REDACCION EL TIEMPO

15 de julio 1999 , 12:00 a.m.

El general Oscar Ramírez narró a la televisión peruana que ese

día le dijo a su heredero: Dios quiera que nunca nos veamos

frente a frente en el campo de batalla, porque yo dispararé

por mi honor de militar y por el amor que le tengo a mi patria

. Y el martes, ante las noticias de una inminente captura, el


militar ratificó su posición diciendo: si se resiste, hay que

liquidarlo .

La explicación de tan dramático abismo entre padre e hijo

nace en la carrera militar del primero. Debido a los constantes

cambios de ciudad de su progenitor, Oscar Ramírez Durand se

crió en Arequipa (sur) bajo tutela e influencia de su abuelo,

Feliciano Durand: un confeccionista de gorras militares con

inclinaciones comunistas de quien el guerrillero tomó su

ideología y su nombre de guerra.

Estudiante brillante en el colegio (con un promedio de 17

sobre 20) pero mediocre en la universidad (que no terminó),

Feliciano fue uno de los fundadores de Sendero Luminoso en

1976, cuando estudiaba ingeniería económica en Lima. En

abril de 1980 se trasladó a Ayacucho para asistir a la primera

escuela militar de esta guerrilla maoísta, en la que participaron


Abimael Guzmán y todos los líderes históricos de ese

movimiento, hoy presos, muertos o en el exilio.

En 1981 extendió el senderismo por la zona minera y

agropecuaria del departamento de Junín y el área de Cerro de

Pasco. Desde esos puntos causó apagones en Lima, degolló

miles de cabezas de ganado selecto y dinamitó granjas y

minas. En 1982 planeó y dirigió el asalto a la cárcel de

Ayacucho, en el que logró excarcelar a más de 200 terroristas

presos, entre ellos, los principales cabecillas de la

organización. Estos éxitos militares le valieron ser ascendido

en 1985 a jefe del Comité Zonal de Ayacucho, corazón del

grupo subversivo.

Gran estratega militar, pero pésimo ideólogo, Feliciano era el

tercero en la línea de mando cuando en septiembre de 1992

Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre (número dos del

movimiento) y otros miembros de la cúpula senderista fueron


capturados en Lima. Eso lo obligó a asumir la dirección del

movimiento a través del llamado Comité de Emergencia.

Contrario al traslado de la lucha armada del campo a la

ciudad, Feliciano luchó desde entonces por el resurgimiento

de Sendero en las selvas de Huancayo, entre los

departamentos de Ayacucho y Junín. En 1993 rompió con

Abimael Guzmán luego de que este último promoviera desde

la cárcel la idea de una negociación con el gobierno, y dio

vida al llamado Sendero Rojo.

Quienes lo conocen lo describen como un hombre

introvertido, desconfiado, terco y sumamente cruel con

enemigos y desertores. Un senderista arrepentido, Teodoro

Huamaní Lloclla, relató que en abril de 1994 Feliciano ordenó

la muerte a machetazos de 42 campesinos de un poblado

selvático porque intentaban formar grupos de autodefensa

contra Sendero. También se sabe que eliminó a decenas de


militantes tras la captura de Guzmán por la sospecha de que

eran soplones .

Protegido casi siempre por unos 20 escoltas, es su mayoría

mujeres, Feliciano , de 46 años, solía desplazarse en mula o a

caballo en vista de su cojera: causada en 1983 por una bala

que lo alcanzó en la rodilla derecha cuando trataba de liberar

de la cárcel a su esposa, Nelly Gamarra, con quien tuvo tres

hijos.

Su cacería fue sumamente difícil pues Feliciano llevaba años

sin permitir que lo fotografiaran o filmaran para evitar que se

conociera su apariencia. La única imagen de su rostro que

tenían las autoridades era de 1991, cuando fue filmado en la

famosa fiesta en la que Abimael Guzmán bailó como Zorba el

Griego. Pero ayer, el misterio llegó a su fin y con el, gran parte

de las posibilidades de un resurgimiento del temido Sendero.


La Vida Partida
Detalles ocultos sobre los primeros años de
Oscar Alberto Ramírez Durand, `Feliciano'. Fue un hijo
ilegítimo criado por su abuelo, el kepicero Feliciano
Durand.
Partida de nacimiento de Oscar Alberto Durand.
No se rectificó su apellido.

El viernes 13 de agosto la DINCOTE terminará de


investigar al terrorista `Feliciano'. Inmediatamente sería
pasado al Fuero Militar para un juicio sumario en el que,
con seguridad, se le sentenciará a cadena perpetua.
CARETAS fue hasta Arequipa, lugar de nacimiento del
cabecilla de Sendero Rojo y descubrió algunos datos
desconocidos sobre su vida. Entre ellos, que en su partida
de nacimiento no figura con el nombre de Oscar Alberto
Ramírez Durand sino con el de Oscar Alberto Durand. Al
parecer, `Feliciano' nunca vivió con su padre, el general (r)
Alberto Ramírez Martínez. Es un hijo ilegítimo de este
oficial y recién fue reconocido en 1969, cuando tenía 16
años de edad. Quien lo crió fue su abuelo materno,
Feliciano Durand -de quien adoptó su sobrenombre de
guerra-, simpatizante comunista y dueño, irónicamente,
de una fábrica artesanal de kepís para militares. La
"Kepicería Durand" aún existe. Un tío de `Feliciano',
Rómulo Durand, la administra y fue quien nos hizo estas
revelaciones.
`Feliciano' el día de su aparatosa presentación a la
prensa. Su infancia no fue precisamente normal.

NADIE en Arequipa ha querido hurgar mucho en el


asunto. Sin embargo, el director de Registros Civiles, doctor
Julio Calizaya, parecía estar esperando: Ahhhh, lo que usted
busca es la partida de nacimiento de `Feliciano'. Pues fíjese,
hemos tenido que zambullirnos en más de 15 libros para
encontrarla. Aquí está.
Tenía, acaso pensando que la prensa le caería encima, varias
copias de este documento hasta ahora desconocido e
importante. Y es que se sabía con exactitud la fecha y lugar
del nacimiento del líder de Sendero Rojo, inclusive algunos
episodios de su pasado. Pero se ignoraba la verdad de su
origen.
Todo parece indicar que en 1952 Oscar Ramírez Martínez
regresó de Lima. Se acababa de graduar en la Escuela Militar
de Chorrillos y era, seguramente, el orgullo de sus padres, el
comandante Oscar Ramírez Pérez y Alicia Martínez de Ramírez
(a quien se conocía como `Pochita' y que por cierto era prima
de María Montesinos Martínez, abuela del capitán en retiro
Vladimiro Montesinos). La familia vivía entonces en la segunda
cuadra de la plácida y hermosa Avenida Siglo XX. Muy cerca
del centenario Hospital Goyeneche, de la cárcel con aspecto
de fortín de utilería y de la "Kepicería Durand".

Rómulo Durand, tío de "Feliciano",


muestra deteriorada fotografía de su
padre, Feliciano Durand. Derecha:
General (r) Oscar Ramírez Martínez,
padre biológico del jefe terrorista. No
lo habría criado.

Allí, en esa kepicería -Siglo XX N° 116-, donde Feliciano


Durand Tito fabricaba kepís y los bordaba, el joven militar
conoció a Josefina Teresa, la tercera de los cuatro hijos de don
Feliciano. En 1953, sin haber mediado compromiso
matrimonial alguno, nació, según la partida: Julián Durand,
hijo ilegítimo de doña Josefina Durand, soltera de 18
años.(Más tarde, y en las mismas circunstancias, nacerían otros
dos niños).
Recién en 1970, aparece en la misma partida una rectificación
que dispone cambiar el nombre de Julián por el de Oscar
Alberto. El trámite lo hizo el Juez Suplente de Primera
Instancia en lo Civil, doctor Francisco Chirinos Soto.
Algunos párrafos del oficio firmado por Chirinos Soto
dicen: Josefina Teresa Durand solicita la rectificación de la
partida de nacimiento de su menor hijo Victoriano Juliano
Durand, quien en todos sus actos lleva el nombre de Oscar
Alberto Ramírez Durand, nombre con el que también figura
en la escritura pública de reconocimiento de paternidad
ilegítima. (...) Que no es procedente ordenarse el agregado del
apellido paterno de Ramírez, porque si es verdad que con el
testimonio de fojas dieciséis correspondiente a la escritura
que pasó por ante el notario Rosendo A. Fernández, de la
ciudad de Lima, con fecha siete de marzo de mil novecientos
sesentinueve, don Oscar Martínez Ramírez reconoce como
hijo ilegítimo a dicho menor, pero para esto es suficiente que
se presente dicha escritura de reconocimiento al Registro del
Estado Civil(...) Por tanto, esta sentencia debe referirse
únicamente al cambio de nombre de Julián por los dos
nombres ya mencionados.
Facsímil de la rectificación del nombre de `Feliciano'. No
del apellido.

Nunca llegó a los Registros Civiles de Arequipa tal escritura de


reconocimiento. En consecuencia, y de acuerdo a su partida y
al sentir de sus familiares maternos, `Feliciano' es y siempre
fue Oscar Alberto Durand.
Ha pasado mucho tiempo. Siglo XX es hoy en día un enjambre
de mercadillos sin nombre y comerciantes de toda laya.
Persisten, no obstante, el Hospital Goyeneche, la cárcel (sin
presos) y la "Kepicería Durand". Esta última -aunque ya no
fabrique kepís para militares sino trajes típicos y mantos de
vírgenes- ha prosperado. Tiene una sucursal en la calle Piérola
y otra en el barrio llamado Vallecito. La dirige un artesano que
hace cuatro años recibió un diploma de la Ciudad de
Arequipa. Es Rómulo Durand Lozada. El hijo mayor de
Feliciano Durand Tito.

De izquierda a derecha, Josefina Teresa, madre de `Feliciano';


Dionisio Durand, su hermano (junto a su esposa e hijo); y
Rómulo Durand (también con su esposa). Tres de los hijos de
Feliciano Durand.

"Por lo Lozada -dice- soy arequipeño. Por lo Durand,


revolucionario". Feliciano Durand no era un militante
comunista, "no tuvo tiempo pues trabajaba de sol a sol", pero
"sus ideas se inclinaban hacia ese lado". Además, su vecino y
amigo era nada menos que Augusto Chávez Bedoya,
secretario general del Partido Comunista de Arequipa. "En ese
ambiente creció mi sobrino Oscar Alberto -afirma don
Rómulo- porque quien lo crió fue mi padre". Rómulo Durand
asegura que su padre "adoraba" a su hija Teresa y que cuando
ésta se vio "abandonada", él la acogió. "A sus hijos, que no
tuvieron papá, los amó, alimentó y educó. ¿Por qué cree que
Oscar Alberto adoptó el nombre de `Feliciano' y no el de
ninguno de sus parientes paternos, que fueron todos
militares?".
Rómulo Durand "no quiere vender la vida de nadie". No desea
hablar mal ni más de su cuñado y de su sobrino, hoy
capturado, sólo puede decir que lo dejó de ver hace
muchísimos años. "Escogió un camino difícil y quizás hoy esté
reflexionando. Espero verlo algún día y
abrazarlo".

Volante de la actual "Kepicería Durand"


y placa recordatoria en el colegio San
Francisco de Asís.

Sus declaraciones distan diametralmente de las del general (r)


Oscar Ramírez Martínez, padre de `Feliciano', quien varias
veces ha dicho que "su hijo ha muerto para él". Es seguro que
Rómulo Durand, honrado artesano arequipeño, no justifica la
insania de su sobrino pero, si su relato es cierto, ¿cómo puede
el general Ramírez expresarse así de un hijo que
prácticamente abandonó?
CARETAS quiso conocer su versión y ésta fue su respuesta:
"Estoy enfermo de las presiones de la prensa y de la familia.
No deseo en absoluto conversar sobre este tema".
En los próximos días, Oscar Alberto Ramírez Durand se
enfrentará al Fuero Militar. Lo espera la cadena perpetua. En
Arequipa, sus parientes -su madre está en la selva con otro de
sus hijos- y quienes lo conocieron de niño y adolescente aún
no pueden creer que ese sea su fin.

Don
Rómulo en
el negocio
familiar.
Centro, estragos de la toma
de la cárcel de Huamanga, que dirigió `Feliciano'. Derecha
Abimael Guzmán, máximo cabecilla de Sendero Luminoso, y
César Rincón, del MRTA. También hijos ilegítimos. Este último
lleva el apellido de su madre.

`Feliciano' estudió la primaria y secundaria en el colegio San


Francisco de Asís. El empresario Germán Cáceres Portilla, su
condiscípulo durante esos años, lo recuerda nítidamente. "Era
muy estudioso -cuenta- y siempre se mantuvo entre los
primeros de la clase. Era más sano y tranquilo que cualquiera
de nosotros. Era un trome jugando ajedrez y también tocaba
el saxo en la banda. Sin embargo, era muy retraído. Yo
caminaba a veces con él hasta la calle Jerusalén, donde
quedaba el colegio, y nunca intimamos mucho. Creo que su
único gran amigo, además de contrincante en el juego, fue
Alberto Campos Ruiz, quien vive en México"
Y continúa: "En 1994, cuando mi promoción festejó sus bodas
de plata, colocamos una placa conmemorativa en el patio del
colegio, donde figuraban los nombres de todos los alumnos.
En esa oportunidad, algunos compañeros quisieron obviar el
nombre de Oscar Alberto, pues ya era uno de los terroristas
más buscados del Perú. No obstante, fue nuestro condiscípulo
y eso no lo podíamos negar".
Ocurre que la mayoría de los arequipeños prefiere obviar el
tema `Feliciano' . Lo consideran un baldón para el prestigio de
este pueblo, ya zaherido por la trayectoria y abominable fama
de Abimael Guzmán Reinoso, otro mistiano descarriado. No
les falta razón. (T.M.N.)
Cabecillas terroristas no serán trasladados a penal
ordinario

El TC declaró fundado en parte el recurso de agravio


constitucional interpuesto por el INPE. Subversivos podrán
estudiar

Cabecillas terroristas no serán trasladados a penal ordinario


Redacción EC09.04.2014 / 12:16 pm

Los cabecillas terroristas Víctor Polay Campos, Peter Cárdenas


Schulte y Miguel Rincón Rincón (MRTA) y Óscar Ramírez
Durand ‘Feliciano’ (Sendero Luminoso) no serán trasladados a
un penal ordinario, luego de que el Tribunal Constitucional
declarara fundado en parte el recurso de agravio
constitucional interpuesto por el Instituto Nacional
Penitenciario (INPE).
El INPE le pidió al TC dejar sin efecto la sentencia de la Quinta
Sala Penal, que ordenó que estos subversivos abandonen
la Base Naval del Callao y sean internados en una cárcel para
reos comunes.

Sobre la sentencia judicial, el colegiado constitucional declaró


improcedente el cuestionamiento de que el Centro de
Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval (Cerec) no
exista un director de penal. En esa línea, advirtió que dicho
argumento está referido al supuesto incumplimiento de una
norma legal y no de una constitucional.

También declaró improcedente respecto a la objeción de falta


de competencia de las Fuerzas Armadas para administrar el
Cerec.

El tribunal recordó que, anteriormente, ha determinado que la


Base Naval es un establecimiento penitenciario común y no
uno militar, como aducían los terroristas.

PODRÁN ESTUDIAR
En el caso de las visitas, el colegiado determinó que las
restricciones que rigen en el Cerec se justifican por la alta
peligrosidad de los internos.

En esa línea, indicó que los cabecillas terroristas solamente


podrán recibir visitas de parientes de hasta el segundo grado
de consanguinidad, así como de otras personas que no sean
familiares, con la debida autorización del Comité Técnico.

El Tribunal Constitucional declaró fundada el extremo referido


a la educación, por lo que le ordenó al Poder Ejecutivo
modificar el Reglamento del Cerec, “a fin de que se permita
estudiar a los internos dentro del referido establecimiento
penal”.

Lee la sentencia de Tribunal Constitucional que deja sin


efecto traslado de terroristas a penal común
TC verá recurso sobre traslado de terrorista el 2 de abril

Colegiado programó la audiencia del caso para las 09:30 a.m.


Jefe del INPE destacó la celeridad para resolver el caso
TC verá recurso sobre traslado de terrorista el 2 de abril
Redacción EC28.03.2014 / 01:40 pm

El polémico fallo judicial que ordena el traslado de


terroristas de la Base Naval a otro centro penal, será visto por
el Tribunal Constitucional el miércoles 2 de abril a las 9:30
a.m., según publicó el colegiado a través de su secretaría.

Quiénes son los terroristas que piden su traslado de la Base


Naval

Esto fue destacado por el jefe del Instituto Nacional


Penitenciario(INPE), José Luis Pérez Guadalupe, pues ocurre
ocho días antes de vencerse el plazo de 30 días dado por el
Poder Judicial para el traslado de uno de los cabecillas.

"Es una magnífica noticia porque el plazo máximo que


tenemos es el 10 de abril para cumplir con la orden de la
Quinta Sala Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte
Superior de Justicia de Lima", afirmó en declaraciones
recogidas por Andina.

El funcionario recordó que el INPE presentó ante el TC un


recurso extaordinario en contra de la decisión dictada por esta
Sala, que acogió un hábeas corpus presentado por Víctor
Polay Campos, Miguel Rincón Rincón, Peter Cárdenas Schulte
(MRTA) y Óscar Ramírez Durand (Sendero Luminoso)
Pérez Gualupe indicó que existe jurisprudencia de
improcedencia en el TC, respecto a otros casos similares
referidos a tráfico ilícito de drogas.

"El mismo TC sustenta el por qué no admite el recurso para


casos de tráfico de drogas, con mayor razón (sería) si se trata
de los más grandes cabecillas por delito de terrorismo", refirió.

Pérez Guadalupe también señaló que actualmente solo la Base


Naval ofrece las condiciones necesarias para albergar a estos
terrorist