You are on page 1of 2

El amor es lo más profundo del ser, algo tan lejano que realmente no podemos saber si existe, o si

nombramos como tal a un cúmulo de procesos similares, pero inconexos.

Un día u hombre de pelo gris, me llevaba en su auto gris como su pelo

Me invitó a tomar un helado

Me pidió que me bajara

Percibí una mirada lejana

Distinta a como siempre me miraba.

Yo caminaba y me sentía como una mercancía

Como el helado que iba a comprar

Me sentía confundida

Entré a auto y lo miré y le sonreí

Y el me dijo que estaba bonita.

¿Por qué no estaba mi madre en ese momento?

“Si me da un beso y eres mi polola te compro todo”

(yo pensé que era una broma)

Nunca creí escuchar esas palabras

De un hombre que creía mi segundo padre

Y que creí conocer de toda la vida.

Era pequeña y no entendía

No sabía si podía contarlo

No podía confiar en mi madre

Ni en mis amigos

No podía decirle a nadie lo que sentía con esto.

Esa misma noche no tenía luz en mi casa

le dije que me dejara donde mis primas

porque me daba miedo la oscuridad


antes de llegar, a una cuadra del lugar

era de noche, estaba oscuro

no corría viento

era verano

el paró el auto y me agarró

no me suelta.

Pero me solté.

Caminé por la calle

Mi prima no estaba

Caminé hasta mi casa

No quería respirar.

Caminé a mi casa

Me senté al lado de un árbol

Mi madre no estaba así que lloré y esperé

Luego llegó y no se dio cuenta de que lloraba

Prendimos las velas

Tomamos once y nos dormimos.

Logré contarle alguna vez esto a mi madre.

Hoy año 2018, el y mi madre siguen juntos.

¿El amor?

De que nos sirve creer en él si nos destruye y nos hace justificar lo injustificable.

Related Interests