You are on page 1of 2

RESPUESTA DEL ANATOMISTA

CLÍNICO JOHN SHARKEY AL


ARTÍCULO SOBRE EL HOMBRO
CONGELADO DESPUÉS DE LA
ANESTESIA

Este es un estudio observacional de corte transversal muy interesante proporcionando


resultados que, si bien se basan en una pequeña cohorte de pacientes, pone en tela de
juicio las suposiciones actuales sobre este "síndrome" doloroso e impactante para la
vida. El hombro congelado es el término extendido para referirse a la condición dolorosa
conocida como capsulitis adhesiva. Dolor en el hombro congelado: se informa que
empeora por la noche y se agrava al dormir sobre el hombro afectado, lo que a menudo
provoca que el paciente se despierte varias veces por la noche. Los resultados
identificados en este estudio observacional requieren una investigación más amplia. Como
anatomista clínica, he tenido un interés especial en el tema de Hombro congelado o
capsulitis adhesiva durante más de tres décadas. La llamada capsulitis adhesiva tiende a
afectar a las personas de 40 años o más y es más predominante en diabéticos y personas
que han sufrido un derrame cerebral, enfermedad de la tiroides,
La capsulitis adhesiva indica que la cápsula articular del hombro tiene adherencias e
inflamación, lo que limita el movimiento disponible en el hombro o la articulación
glenohumeral. Si bien esta condición es común, su origen subyacente no se conoce
bien. Esta condición es más común en mujeres que en hombres. El hombro no dominante
es más afectado que el hombro dominante.
El brazo en general y la articulación glenohumeral específicamente es una estructura
anatómica altamente móvil y compleja que proporciona los más amplios rangos de
movimiento de cualquier articulación en el cuerpo. Cuando estoy enseñando anatomía a
través de disección cadavérica, doy instrucciones a los estudiantes para que no abran el
hombro de los cadáveres hasta que esté presente en la mesa. En más de treinta años
enseñando anatomía y habiendo realizado cientos de disecciones, raramente encontré una
cápsula verdaderamente adherida en cadáveres que fueron identificados con capsulitis
adhesiva cuando estaban vivos. Esto me ha llevado a la conclusión de que muchas
personas son "diagnosticadas" con una patología específica que simplemente no tienen.
Lo que demuestra este estudio observacional reciente es que incluso cuando hay una
cápsula adherida verdadera, la articulación puede mostrar un rango de movilidad casi
normal bajo anestesia. ¿Qué significa esto para los terapeutas en práctica en el entorno
clínico? Este hallazgo sugiere que no es la adhesión sola la que restringe el rango de
movimiento. El movimiento está posiblemente restringido por una "férula" neuromuscular
protectora que da como resultado hipersensibilidad (es decir, sensibilización central) en los
tejidos contráctiles y neurales que da lugar a dolor en el movimiento intentado. De acuerdo
con Latremoliere y Woolf, “La sensibilización central representa una mejora en la función
de las neuronas y circuitos en las vías nociceptivas causada por aumentos en la
excitabilidad de la membrana y la eficacia sináptica, así como a la inhibición reducida y es
una manifestación de la notable plasticidad del sistema nervioso somatosensorial en
respuesta a la actividad, inflamación y lesión neuronal ".

Un plan de tratamiento debe tener en cuenta la posibilidad de que la verdadera fuente de


dolor y el rango de movimiento limitado se deba a un aumento protector o de protección en
el tono contráctil. Este papel de observación también pone de relieve la necesidad de
descartar otras posibles fuentes de dolor y los cambios en la amplitud de movimiento, tales
como los puntos gatillo miofasciales (Sharkey. 2017) o cambios en la densificación fascial
(Pavan, et al. 2014). Si bien esta breve respuesta no brinda la oportunidad de analizar este
tema importante en detalle, sí brinda la oportunidad de resaltar la necesidad de investigar
cada opción en términos de intervenciones terapéuticas y no asumir que hemos tenido la
única palabra o la última palabra sobre congelados. espalda.